Reinos bárbaros

Ajustar Compartir Imprimir Citar
Mapas de los asentamientos de los reinos bárbaros
Territorios ocupados por los pueblos germanos

Los Reinos bárbaros o germánicos-romanos fueron las entidades políticas que surgieron producto del asentamiento de los pueblos germanos, en el territorio del Imperio Romano de Occidente, durante la Temprana Edad Media. Los pueblos germanos adoptaron las costumbres y la infraestructura social y económica dejada por los romanos en los lugares donde se asentaron, especialmente entre los siglos V y VI, como los francos, lombardos, anglos-sajones, visigodos, ostrogodos, sajones, y alamanes.

Por toda Europa occidental y el norte de África, las tribus germanas organizadas en torno a la figura de un jefe tribal, proclamaron su soberanía sobre los territorios que ocupaban del Imperio. La mayoría de estas tribus, ocupaban estos territorios por invitación de los romanos, bajo un acuerdo de foederati, aunque en muchos casos estos territorios fueron invadidos durante el colapso del Imperio. El periodo de los Reinos bárbaros, marca el paso de la Antigüedad a la Edad Media europea.

El proceso de formación de estos reinos fue complejo, gradual y en gran parte involuntario. El Imperio Romano, incapaz de manejar a los inmigrantes bárbaros en sus fronteras, enfrentó invasiones y se vio obligado a invitar a estos pueblos a asentarse pacíficamente en sus territorios. Esto, hizo que los bárbaros encontraran más difícil integrarse en la administración imperial. Inicialmente, los gobernantes bárbaros eran señores de la guerra locales y reyes clientes, sin vínculos firmes con algún territorio específico. Su influencia creció a medida que los emperadores romanos y los usurpadores al trono los usaban como peones en las guerras civiles. Tras el colapso de la autoridad central romana occidental, estas tribus evolucionaron hacia entidades mejor definidas que ejercían control territorial.

Los nuevos reyes germanos legitimaron su poder sobre el territorio vinculándose con el legado del Imperio Romano. Adoptaron el título de "dominus noster", previamente usado por los emperadores romanos, y muchos asumieron el praenomen "Flavio", característico de los emperadores de la antigüedad tardía. Estos pequeños reyes mantuvieron una posición subordinada en su diplomacia con el Imperio Romano de Oriente.

Los nuevos reinos adoptaron las prácticas locales de la administración romana tardía, profundamente clientelista, y las mezclaron con sus propios sistemas de gobierno de clanes. Las nuevas administraciones controlaban menos territorio, eran menos complejas y no gestionaban el comercio (que siempre se hacía desde Roma) sino principalmente la producción agrícola, los impuestos y las fronteras, lo cual dio paso al mundo feudal. Estos reinos germano-romanos son el origen a las naciones europeas y de la moderna civilización occidental.

HSD

Lista de los distintos Reinos

Los reinos bárbaros se formaron a partir del vacío de poder que se produjo tras la caída del Imperio Romano en el año 476. Los reinos bárbaros estaban compuestos por varios pueblos, entre ellos los visigodos, ostrogodos, vándalos, lombardos, anglos y sajones. Estos pueblos tenían características culturales propias, como lengua, leyes, tradiciones y religión. La combinación de estos elementos con los romanos dio lugar a nuevas formas de organización social e instituciones políticas. Los reinos bárbaros aprovecharon en gran medida el legado romano. También asumieron la religión del Bajo Imperio, que era la cristiana católica. Los reinos bárbaros se establecieron en diferentes áreas del antiguo Imperio Romano de Occidente.

Reinos bárbaros
Reinos posrromanos hacia finales del siglo V

Nacimiento de los Reinos bárbaros

En el siglo VI, los historiadores romanos orientales comenzaron a describir el oeste como "perdido" por las invasiones bárbaras, en lugar de que los reyes bárbaros hubieran sido colonizados por los propios romanos, un desarrollo denominado "ofensiva ideológica justiniana" por los historiadores modernos. Aunque el surgimiento de los reinos bárbaros en lugar del imperio occidental estuvo lejos de ser un proceso completamente pacífico, la idea de las "invasiones bárbaras" que trajeron un final repentino y violento al mundo de la antigüedad, una vez la narrativa ampliamente aceptada entre los historiadores modernos, no describe satisfactoriamente el período. Atribuir el fin del Imperio Romano de Occidente a "invasiones bárbaras" ignora la diversidad de los nuevos reinos en favor de una barbarie homogénea no romana e ignora cualquier análisis en el que el imperio pueda ser visto como cómplice de su propio colapso.

El punto de partida del proceso que condujo a la formación de los reinos bárbaros, fueron las grandes migraciones de pueblos germánicos al territorio del Imperio Romano. Las migraciones fueron estimuladas tanto por invasiones como por invitaciones. Invitar a pueblos de más allá de la frontera imperial a asentarse en territorio romano no era una política nueva, sino algo que los emperadores habían hecho varias veces en el pasado, principalmente con fines económicos, agrícolas o militares. La capacidad de inmigración en un estado tan grande y poderoso como el Imperio Romano era casi infinita, pero varios eventos y accidentes entre los siglos cuarto y quinto complicaron la situación.

Invasiones y grandes migraciones bárbaras

Invasiones de los pueblos bárbaros
Flujos migratorios de los pueblos bárbaros

En 376, el gobierno del Imperio Romano de Oriente permitió a los visigodos, que huían ante los ostrogodos, que a su vez huían ante los hunos, cruzar el río Danubio y establecerse en los Balcanes. El maltrato de los refugiados godos provocó una rebelión a gran escala, y en 378 infligieron una derrota paralizante al ejército de campo romano oriental en la batalla de Adrianópolis, en la que también murió el emperador Valente (r. 364-378). La derrota en Adrianópolis fue impactante para los romanos y los obligó a negociar y establecer a los visigodos dentro de las fronteras del Imperio, donde se convertirían en foederati semi-independientes bajo su propio líder.

Las guerras civiles romanas a fines del siglo IV, así como los períodos de guerra fría entre las cortes imperiales de los imperios romano occidental y oriental, permitieron que los visigodos, bajo su líder Alarico I (r. 395–410), se convirtieran en una fuerza activa en la política imperial, solo tenuemente vinculado al propio gobierno imperial. La llegada de los visigodos a los Balcanes fue seguida por los alanos, vándalos y suevos que emigraron a la Galia entre 405 y 407 en el cruce del Rin. Aunque los bárbaros del Rin fueron efectivamente controlados y manejados por el emperador usurpador Constantino III (r. 407-411), el final de su reinado debido a un mayor conflicto interno romano llevó a las tribus a penetrar profundamente en la Galia e Hispania.

Con los bárbaros estableciéndose dentro de las fronteras imperiales en gran número, la segunda etapa en la formación de los reinos bárbaros fue la aceptación imperial del statu quo. Aunque los romanos no consideraban deseable la existencia de los reinos bárbaros, comenzaron a ser tolerados durante los años 420 y 430. No era el objetivo ni de los romanos ni de los bárbaros fundar reinos territoriales duraderos en el sentido de reemplazar al gobierno imperial; su formación no se derivó de un interés de los bárbaros en fundarlos, sino más bien de fallas en el gobierno romano y la falla en otorgar a los gobernantes bárbaros un lugar dentro de los sistemas imperiales romanos. Los primeros reyes bárbaros fueron tolerados solo en los términos del imperio.

Los primeros reinos, como los de los suevos y los vándalos en Hispania, quedaron relegados a los límites de las provincias menos importantes. En 418, el emperador Honorio (r. 393–423) estableció a los visigodos en Aquitania, en el sur de la Galia, el comienzo del Reino visigodo. Los romanos concibieron el asentamiento como un asentamiento provisional de clientes leales del gobierno imperial, en cuyo apoyo se podía confiar en las luchas internas, y no como una cesión de territorio dado que también se concebía que el gobierno imperial continuaría en las tierras concedidas. Aunque los generales romanos en la época de Honorio habían trabajado para frenar la influencia y el poder de los reyes bárbaros, la cantidad de guerras civiles que siguieron a la muerte de Honorio hizo que el estatus de los bárbaros pasara a segundo plano. En lugar de reprimir a los reyes bárbaros, los emperadores y usurpadores del siglo IV los vieron como actores internos útiles.

Tratados de "Foederati" con los romanos

La tercera etapa fue cuando el gobierno imperial del Imperio Romano Occidental reconociendo que ya no podía administrar sus territorios de manera efectiva. Esto llevó al imperio a ceder el control efectivo de más tierras a los reyes bárbaros, cuyos reinos ahora formaban parte permanente del paisaje, aunque esto no significó que las tierras dentro de las antiguas fronteras imperiales dejaran de ser parte del imperio en un plano conceptual. Los tratados hechos con los visigodos en 439 y los vándalos, que habían conquistado el norte de África, en 442 reconocieron efectivamente a los gobernantes de esos pueblos como gobernadores territoriales de partes del territorio imperial, cesando la pretensión de una administración imperial activa. Estos tratados, aunque no se consideran irrevocables, sentaron las bases de verdaderos reinos territoriales.

Casi en ninguna parte de Occidente los reyes estuvieron firmemente vinculados a reinos territoriales hasta muy finales del siglo V o incluso más tarde. La cuarta y última etapa en la formación de los reinos bárbaros fue la de los reyes bárbaros, abandonados a su suerte, perdiendo lentamente la costumbre de esperar a que el imperio volviera a funcionar correctamente y, en cambio, comenzando a asumir los roles de los antiguos emperadores, convirtiéndose en reyes territoriales apropiados. Este proceso solo fue posible a través de la aceptación de los gobernantes bárbaros por parte de los aristócratas romanos locales, quienes en muchos casos apoyaron a los reyes bárbaros porque vieron la posibilidad de restaurar el control central romano occidental como una perspectiva cada vez más inútil.

El proceso exacto en el que los reyes bárbaros asumieron ciertas funciones y prerrogativas anteriormente atribuidas a los emperadores romanos no está del todo claro, pero fue un proceso muy largo. Alarico I, el primer rey de los visigodos generalmente reconocido, solo es visto como rey retroactivamente; las fuentes contemporáneas lo llaman solo dux o, a veces, hegemon, y no gobernó un reino, sino que pasó gran parte de su carrera tratando sin éxito de integrarse en el sistema imperial romano como oficial militar romano. El primer gobernante visigodo que se autodenominó inequívocamente rey y emitió documentos de algo parecido a una cancillería imperial fue Alarico II (r. 484-507), aunque los escritos contemporáneos aluden a la aceptación y el reconocimiento generalizados de un reino visigodo en la Galia en la década de 450. Los visigodos no establecieron una base de poder segura como un reino posimperial consciente hasta la década de 560 bajo Liuvigild, después de conquistas lentas y a menudo brutales en Hispania.

Herencia romana en los Reinos bárbaros

Aunque el poder se dispersó de una sola capital, como Roma o Rávena, a los reyes y señores de la guerra locales, el aparato del antiguo gobierno imperial romano continuó funcionando fundamentalmente en el oeste a medida que los nuevos gobernantes bárbaros adoptaron muchos aspectos de la administración romana tardía.

Adopción del derecho romano

El derecho romano continuó siendo el sistema legal predominante en Occidente durante los siglos quinto y sexto. Varios reyes bárbaros mostraron interés por los asuntos legales y emitieron sus propios códigos de leyes, desarrollados en base a la ley romana.Inicialmente, los pueblos y ciudades, los principales bloques de construcción del Imperio Romano, siguieron siendo también los bloques de construcción de los reinos bárbaros. El antiguo marco administrativo imperial romano se disolvió y desapareció solo gradualmente en un proceso lento que abarcó siglos, a veces acelerado debido a la agitación política.

La principal diferencia entre la administración imperial romana y las nuevas administraciones reales que pretendían imitarla y replicarla era su escala. Sin una corte imperial central y oficiales que vincularan a los gobiernos de las diferentes provincias, la administración de los reinos quedó aplastada. En comparación con el Imperio Romano, los gobiernos de los reinos bárbaros eran significativamente menos profundos y menos complejos. Este quiebre en el orden romano tuvo el efecto secundario de resultar en una marcada disminución del nivel de vida, así como un marcado colapso en la complejidad económica y social.

Adopción de las costumbres romanas y el cristianismo

A raíz del colapso del Imperio Romano Occidental, los diversos gobernantes bárbaros de Europa Occidental hicieron un esfuerzo por fortalecer la legitimidad mediante la adopción de ciertos elementos del antiguo imperio. El título más utilizado por los reyes fue rex , que formaba una base de autoridad que podían utilizar en la diplomacia con otros reinos y la corte imperial superviviente de Constantinopla. Aunque algunos autores romanos orientales, como Procopio, describieron rex como un "término bárbaro", en ocasiones en el pasado se había utilizado para describir a los emperadores romanos e indicaba claramente que los gobernantes bárbaros eran gobernantes soberanos, aunque no con autoridad eclipsando eso. del emperador en Constantinopla.Muchos, pero no todos, de los reyes bárbaros utilizaron calificadores étnicos en su título, los reyes francos, por ejemplo, tradujeron su título como rex Francorum ("rey de los francos"). Los gobernantes de Italia, donde la pretensión de continuidad romana era especialmente fuerte, son notables porque rara vez usaron calificativos étnicos.

Además de rex , los gobernantes bárbaros también asumieron una selección de títulos y honores imperiales romanos. Prácticamente todos los reyes bárbaros asumieron el estilo dominus noster ("nuestro señor"), utilizado anteriormente solo por los emperadores romanos, y casi todos los reyes visigodos y los reyes bárbaros de Italia (hasta el final del reino lombardo) utilizaron el praenomen Flavius, a cargo de prácticamente todos los emperadores romanos en la antigüedad tardía. Los primeros gobernantes bárbaros tuvieron cuidado de mantener una posición subordinada a los emperadores en Constantinopla y, a su vez, a veces fueron reconocidos con varios honores por los emperadores, siendo en realidad reyes clientes altamente autónomos.

Reclamación de la gloria imperial romana

Imperio de Teodorico el Grande hacia el 523, dirigido por el reino bárbaro ostrogodo
Extensión del Imperio de Teodorico el Grande hacia el 523

A principios del siglo V, los reyes más poderosos de Europa occidental fueron Teodorico el Grande de Italia y Clodoveo I de los francos. Ambos gobernantes recibieron honores y reconocimiento por parte de la corte imperial de Constantinopla, lo que les otorgó cierto grado de legitimidad y fue utilizado para justificar la expansión territorial. Teodorico fue reconocido como patricio por el emperador Anastasio I, quien también devolvió las insignias imperiales occidentales, en Constantinopla desde 476, a Italia.

Estas insignias fueron usadas por Teodorico en ocasiones, y algunos de sus súbditos romanos se refirieron a él como un emperador, pero parece que él mismo solo usó el título rex , con cuidado de no insultar al emperador.Después de que los francos derrotaran a los visigodos en la batalla de Vouillé en 507, Clodoveo fue reconocido por Anastasio como cónsul honorario, patricio y rey ​​cliente. Al igual que Teodorico, algunos de los súbditos de Clodoveo también se refirieron a él como emperador, en lugar de rey, aunque nunca adoptó ese título.

Si Teodorico y Clodoveo hubieran ido a la guerra entre sí, algo que parecía probable muchas veces, es concebible que cualquiera de los dos hubiera restablecido el Imperio Romano Occidental bajo su propio gobierno. Aunque no hubo guerra, tales desarrollos preocuparon a los emperadores orientales, quienes después de ver cómo los honores otorgados podían verse como "sellos de aprobación" imperiales, nunca más los otorgaron en la misma medida. En cambio, el imperio oriental comenzó a enfatizar su propia legitimidad romana exclusiva, lo que continuaría haciendo por el resto de su historia.

Cultura de los nuevos Reinos

A pesar de estar dividido en varios reinos más pequeños, la población de los reinos bárbaros mantuvo fuertes conexiones culturales y religiosas entre sí y continuó hablando latín. Los reyes bárbaros adoptaron tanto el cristianismo (en este punto firmemente establecido como religión romana) como la lengua latina, heredando y manteniendo así la herencia cultural de Roma. Al mismo tiempo, también permanecieron conectados a su identidad no romana y se esforzaron por establecer sus propias identidades distintas. El Imperio Romano de Oriente enfatizando su propia legitimidad romana única, a veces mediante la guerra contra los reinos bárbaros, y la fusión étnica de la clase dominante bárbara y la población romana, condujo a la desaparición gradual de la identidad romana en el oeste. El desvanecimiento de la conectividad con el Imperio Romano y la división política del oeste llevaron a una fragmentación gradual de la cultura y el idioma, lo que finalmente dio lugar a los pueblos romances modernos y las lenguas romances.

Colapso de los Reinos bárbaros

Los reinos bárbaros resultaron ser estados extremadamente frágiles. Incluso de los reinos más poderosos y duraderos, los de los visigodos, los francos y los lombardos, solo el de los francos sobrevivió a la Alta Edad Media. El reino visigodo se derrumbó ya en el siglo VI y tuvo que ser restaurado casi desde cero bajo Liuvigild en los años 560 y 570. Finalmente fue destruido cuando fue conquistado por el califato omeya a principios del siglo VIII. En una serie de guerras en el siglo VI, el Imperio Romano de Oriente bajo Justiniano I ( r. 527–565) conquistó y destruyó los reinos de los vándalos en el norte de África y el de los ostrogodos en Italia. La mayoría de los reinos más pequeños de la Galia fueron conquistados y absorbidos por el reino franco o desaparecieron por completo de las fuentes históricas.

Surgimiento de los Reinos medievales europeos

Los nuevos reinos que surgieron entre los siglos VII y IX representaron un nuevo orden en gran medida desconectado del antiguo mundo romano. El califato omeya, que conquistó Hispania a los visigodos y el norte de África a los romanos orientales, no pretendía la continuidad romana. El reino lombardo, aunque a menudo se cuenta entre los otros reinos bárbaros, gobernó una Italia destruida por el conflicto entre los ostrogodos y el Imperio Romano de Oriente. Su dominio en Italia llegó a su fin cuando su reino fue conquistado por los francos en el año 774. Los pequeños reinos sucesores de los visigodos en Hispania, antecesores de reinos medievales como León, Castilla y Aragón, fueron fundamentalmente subfrancos, cultural y administrativamente más cerca del reino franco que del caído reino visigodo.

Como único sobreviviente del antiguo reino, el reino franco proporcionó el modelo de realeza medieval temprana que más tarde inspiraría a los monarcas medievales durante el resto del período medieval. Aunque los gobernantes francos recordaban los ideales romanos y a menudo aspiraban a ideas vagas de restauración imperial, los siglos de su gobierno habían transformado el gobierno de su reino en algo que se parecía muy poco al Imperio Romano. La nueva forma de gobierno era personal, basada en los poderes y las relaciones entre los individuos, en lugar del sistema judicial y burocrático fuertemente administrado del Imperio Romano. La época de los reinos bárbaros llegó a su fin con la coronación de Carlomagno, rey de los francos, como emperador romano por el Papa León III en el año 800,en oposición a la autoridad del resto del Imperio Romano de Oriente. El Imperio Carolingio de Carlomagno, un predecesor de Francia y Alemania, era en realidad más similar a una colección de reinos unidos solo por la autoridad de Carlomagno que a un reino con una conexión significativa con el antiguo Imperio Romano Occidental.