Origen del lenguaje

Compartir Imprimir Citar

El origen del lenguaje (hablado y de señas, así como de los sistemas tecnológicos relacionados con el lenguaje como la escritura), su relación con la evolución humana y sus consecuencias han sido objeto de estudio durante siglos. Los académicos que deseen estudiar los orígenes del lenguaje deben sacar inferencias de evidencia como el registro fósil, la evidencia arqueológica, la diversidad del lenguaje contemporáneo, los estudios de adquisición del lenguaje y las comparaciones entre el lenguaje humano y los sistemas de comunicación existentes entre los animales (particularmente otros primates). Muchos argumentan que los orígenes del lenguaje probablemente se relacionan estrechamente con los orígenes del comportamiento humano moderno, pero hay poco acuerdo sobre los hechos y las implicaciones de esta conexión.

La escasez de evidencia empírica directa ha hecho que muchos académicos consideren que todo el tema no es adecuado para un estudio serio; en 1866, la Sociedad Lingüística de París prohibió cualquier debate existente o futuro sobre el tema, una prohibición que siguió siendo influyente en gran parte del mundo occidental hasta finales del siglo XX. Se han desarrollado varias hipótesis sobre cómo, por qué, cuándo y dónde pudo haber surgido el lenguaje. Aún así, poco más se ha acordado universalmente hoy (a partir de 1996) que hace más de un siglo y medio, cuando la teoría de la evolución por selección natural de Charles Darwin provocó una oleada de especulaciones sobre el tema.Sin embargo, desde principios de la década de 1990, varios lingüistas, arqueólogos, psicólogos, antropólogos y otros han intentado abordar este problema con métodos nuevos y modernos.

Enfoques

El origen del lenguaje se puede subdividir de acuerdo con algunos supuestos subyacentes:

La mayoría de los estudiosos de la lingüística a partir de 2018 favorecen las teorías basadas en la continuidad, pero varían en la forma en que plantean la hipótesis del desarrollo del lenguaje. Entre los que consideran que el lenguaje es en su mayor parte innato, algunos evitan especular sobre precursores específicos en primates no humanos, enfatizando simplemente que la facultad del lenguaje debe haber evolucionado de la manera gradual habitual. Otros en este campo intelectual, en particular Ib Ulbæk, sostienen que el lenguaje no evolucionó a partir de la comunicación de los primates sino de la cognición de los primates, que es significativamente más compleja.

Aquellos que consideran que el lenguaje se aprende socialmente, como Michael Tomasello, consideran que se desarrolla a partir de los aspectos controlados cognitivamente de la comunicación de los primates, que son principalmente gestuales en lugar de vocales. En lo que respecta a los precursores vocales, muchos teóricos de la continuidad prevén que el lenguaje evolucione a partir de las primeras capacidades humanas para el canto.

Noam Chomsky, un defensor de la teoría de la discontinuidad, argumenta que una sola mutación fortuita ocurrió en un individuo en el orden de hace 100.000 años, instalando la facultad del lenguaje (un componente hipotético del cerebro medio) en condiciones "perfectas" o "casi perfectas". " forma.

Trascendiendo la división entre continuidad y discontinuidad, algunos académicos ven el surgimiento del lenguaje como la consecuencia de algún tipo de transformación social que, al generar niveles sin precedentes de confianza pública, liberó un potencial genético para la creatividad lingüística que antes había permanecido inactivo. La "teoría de la coevolución del habla/ritual" ejemplifica este enfoque. Los académicos en este campo intelectual señalan el hecho de que incluso los chimpancés y los bonobos tienen capacidades simbólicas latentes que rara vez, si es que alguna vez, usan en la naturaleza.Objetando la idea de la mutación repentina, estos autores argumentan que incluso si una mutación casual instalara un órgano del lenguaje en un primate bípedo en evolución, sería adaptativamente inútil en todas las condiciones sociales conocidas de los primates. Una estructura social muy específica, capaz de mantener niveles inusualmente altos de responsabilidad pública y confianza, debe haber evolucionado antes o al mismo tiempo que el lenguaje para hacer de la confianza en "señales baratas" (palabras) una estrategia evolutivamente estable.

Dado que el surgimiento del lenguaje se remonta tan atrás en la prehistoria humana, los desarrollos relevantes no han dejado rastros históricos directos; tampoco se pueden observar hoy procesos comparables. A pesar de esto, el surgimiento de nuevos lenguajes de señas en los tiempos modernos, por ejemplo, el lenguaje de señas nicaragüense, puede potencialmente ofrecer información sobre las etapas de desarrollo y los procesos creativos necesariamente involucrados. Otro enfoque inspecciona los primeros fósiles humanos en busca de rastros de adaptación física al uso del lenguaje. En algunos casos, cuando se puede recuperar el ADN de seres humanos extintos, la presencia o ausencia de genes considerados relevantes para el lenguaje, por ejemplo, FOXP2, puede resultar informativo.Otro enfoque, esta vez arqueológico, implica invocar un comportamiento simbólico (como una actividad ritual repetida) que puede dejar un rastro arqueológico, como la extracción y modificación de pigmentos ocres para pintar el cuerpo, mientras se desarrollan argumentos teóricos para justificar las inferencias del simbolismo en general al lenguaje. en particular.

El rango de tiempo para la evolución del lenguaje o sus prerrequisitos anatómicos se extiende, al menos en principio, desde la divergencia filogenética de Homo (hace 2,3 a 2,4 millones de años) de Pan (hace 5 a 6 millones de años) hasta el surgimiento de la modernidad conductual plena. hace unos 50.000-150.000 años. Pocos discuten que Australopithecus probablemente carecía de una comunicación vocal significativamente más sofisticada que la de los grandes simios en general, pero las opiniones académicas varían en cuanto a los desarrollos desde la aparición de Homo hace unos 2,5 millones de años. Algunos eruditos asumen el desarrollo de sistemas primitivos parecidos al lenguaje (protolenguaje) ya en el Homo habilis., mientras que otros sitúan el desarrollo de la comunicación simbólica únicamente con el Homo erectus (hace 1,8 millones de años) o con el Homo heidelbergensis (hace 0,6 millones de años) y el desarrollo del lenguaje propiamente dicho con el Homo sapiens, estimado actualmente en menos de 200.000 años.

Utilizando métodos estadísticos para estimar el tiempo necesario para lograr la difusión y diversidad actual de los idiomas modernos, Johanna Nichols, lingüista de la Universidad de California, Berkeley, argumentó en 1998 que los lenguajes vocales deben haber comenzado a diversificarse en la especie humana hace al menos 100 000 años. atrás. Un estudio adicional de QD Atkinsonsugiere que se produjeron sucesivos cuellos de botella en la población a medida que los ancestros humanos africanos emigraron a otras áreas, lo que provocó una disminución de la diversidad genética y fenotípica. Atkinson argumenta que estos cuellos de botella también afectaron la cultura y el idioma, lo que sugiere que cuanto más lejos está un idioma en particular de África, menos fonemas contiene. A modo de prueba, Atkinson afirma que las lenguas africanas actuales tienden a tener una cantidad relativamente grande de fonemas, mientras que las lenguas de áreas de Oceanía (el último lugar al que migraron los humanos) tienen relativamente pocos. Basándose en gran medida en el trabajo de Atkinson, un estudio posterior ha explorado la velocidad a la que los fonemas se desarrollan naturalmente, comparando esta velocidad con algunos de los idiomas más antiguos de África. Los resultados sugieren que el lenguaje evolucionó por primera vez hace entre 50 000 y 150 000 años,El homo sapiens evolucionó. Las estimaciones de este tipo no se aceptan universalmente, pero la consideración conjunta de pruebas genéticas, arqueológicas, paleontológicas y muchas otras indica que el lenguaje probablemente surgió en algún lugar del África subsahariana durante la Edad de Piedra Media, aproximadamente al mismo tiempo que la especiación del Homo sapiens.

Hipótesis del origen del lenguaje

Primeras especulaciones

No puedo dudar de que el lenguaje debe su origen a la imitación y modificación, con la ayuda de signos y gestos, de varios sonidos naturales, las voces de otros animales y los propios gritos instintivos del hombre.—  Charles Darwin, 1871. El origen del hombre y la selección en relación con el sexo

En 1861, el lingüista histórico Max Müller publicó una lista de teorías especulativas sobre los orígenes del lenguaje hablado:

La mayoría de los académicos de hoy consideran que todas esas teorías no son tan erróneas (en ocasiones ofrecen ideas periféricas) como ingenuas e irrelevantes. El problema con estas teorías es que son tan estrictamente mecanicistas. Asumen que una vez que los ancestros humanos descubrieron el mecanismo ingenioso apropiado para vincular los sonidos con los significados, el lenguaje evolucionó y cambió automáticamente.

Los eruditos musulmanes medievales también desarrollaron teorías sobre el origen del lenguaje. Sus teorías eran de cinco tipos generales:

  1. Naturalista: Hay una relación natural entre las expresiones y las cosas que significan. El lenguaje surgió así de una inclinación humana natural a imitar los sonidos de la naturaleza.
  2. Convencionalista: El lenguaje es una convención social. Los nombres de las cosas son invenciones arbitrarias de los humanos.
  3. Revelacionista: El lenguaje fue un regalo de Dios para los humanos y, por lo tanto, fue Dios, y no los humanos, quien nombró todo.
  4. Revelacionista-Convencionalista: Dios reveló a los humanos una base básica del lenguaje, permitiéndoles a los humanos comunicarse entre sí, y luego los humanos inventaron el resto del lenguaje.
  5. Non-Commital: La opinión de que las teorías convencionalistas y revelacionistas son igualmente plausibles.

Problemas de fiabilidad y engaño.

Desde la perspectiva de la teoría de la señalización, el principal obstáculo para la evolución de la comunicación similar al lenguaje en la naturaleza no es mecánico. Más bien, es el hecho de que los símbolos (asociaciones arbitrarias de sonidos u otras formas perceptibles con significados correspondientes) no son confiables y bien pueden ser falsos. Como dice el refrán, "las palabras son baratas". El problema de la fiabilidad no fue reconocido en absoluto por Darwin, Müller ni los otros primeros teóricos de la evolución.

Las señales vocales de los animales son, en su mayor parte, intrínsecamente fiables. Cuando un gato ronronea, la señal constituye una evidencia directa del estado de satisfacción del animal. La señal es confiable, no porque el gato se incline a ser honesto, sino porque simplemente no puede fingir ese sonido. Las llamadas vocales de los primates pueden ser un poco más manipulables, pero siguen siendo confiables por la misma razón, porque son difíciles de falsificar. La inteligencia social de los primates es "maquiavélica", egoísta y libre de escrúpulos morales. Los monos y los simios a menudo intentan engañarse unos a otros, mientras que al mismo tiempo permanecen constantemente en guardia para no ser víctimas del engaño.Paradójicamente, se teoriza que la resistencia de los primates al engaño es lo que bloquea la evolución de sus sistemas de señalización a lo largo de líneas similares a las del lenguaje. Se descarta el lenguaje porque la mejor manera de protegerse contra el engaño es ignorar todas las señales excepto aquellas que son verificables instantáneamente. Las palabras fallan automáticamente en esta prueba.

Las palabras son fáciles de falsificar. Si resultan ser mentiras, los oyentes se adaptarán ignorándolas en favor de indicios o pistas difíciles de falsificar. Entonces, para que el lenguaje funcione, los oyentes deben estar seguros de que aquellos con los que se hablan son generalmente honestos.Una característica peculiar del lenguaje es la "referencia desplazada", que significa referencia a temas fuera de la situación perceptible actual. Esta propiedad impide que los enunciados sean corroborados en el "aquí" y el "ahora" inmediatos. Por ello, el lenguaje presupone niveles relativamente altos de confianza mutua para consolidarse en el tiempo como una estrategia evolutivamente estable. Esta estabilidad nace de una confianza mutua de larga data y es lo que le otorga al lenguaje su autoridad. Por lo tanto, una teoría de los orígenes del lenguaje debe explicar por qué los humanos podrían comenzar a confiar en señales baratas de una manera que otros animales aparentemente no pueden (ver teoría de señalización).

La hipótesis de las "lenguas maternas"

La hipótesis de las "lenguas maternas" se propuso en 2004 como una posible solución a este problema. W. Tecumseh Fitch sugirió que el principio darwiniano de 'selección de parentesco' —la convergencia de intereses genéticos entre parientes— podría ser parte de la respuesta. Fitch sugiere que los idiomas eran originalmente "lenguas maternas". Si el lenguaje evolucionó inicialmente para la comunicación entre las madres y su propia descendencia biológica, extendiéndose más tarde para incluir también a los parientes adultos, los intereses de hablantes y oyentes habrían tendido a coincidir. Fitch argumenta que los intereses genéticos compartidos habrían llevado a suficiente confianza y cooperación para que las señales intrínsecamente poco confiables (palabras) fueran aceptadas como confiables y así comenzaran a evolucionar por primera vez.

Los críticos de esta teoría señalan que la selección de parentesco no es exclusiva de los humanos. Entonces, incluso si uno acepta las premisas iniciales de Fitch, la extensión de las redes de 'lengua materna' postuladas de parientes cercanos a parientes más lejanos permanece sin explicación. Fitch argumenta, sin embargo, que el período prolongado de inmadurez física de los bebés humanos y el crecimiento posnatal del cerebro humano dan a la relación humano-bebé un período de dependencia intergeneracional diferente y más prolongado que el que se encuentra en cualquier otra especie.

La hipótesis del 'altruismo recíproco obligatorio'

Ib Ulbæk invoca otro principio darwiniano estándar, el 'altruismo recíproco', para explicar los niveles inusualmente altos de honestidad intencional necesarios para que el lenguaje evolucione. El 'altruismo recíproco' puede expresarse como el principio de que si tú me rascas la espalda, yo te rasco la tuya. En términos lingüísticos, significaría que si me hablas con la verdad, te hablaré con la verdad.. El altruismo recíproco darwiniano ordinario, señala Ulbæk, es una relación establecida entre individuos que interactúan con frecuencia. Sin embargo, para que el idioma prevaleciera en toda una comunidad, la reciprocidad necesaria habría tenido que imponerse universalmente en lugar de dejarse a la elección individual. Ulbæk concluye que para que el lenguaje evolucione, la sociedad en su conjunto debe haber estado sujeta a una regulación moral.

Los críticos señalan que esta teoría no explica cuándo, cómo, por qué o quién podría haber impuesto el "altruismo recíproco obligatorio". Se han ofrecido varias propuestas para remediar este defecto. Otra crítica es que el lenguaje no funciona de todos modos sobre la base del altruismo recíproco. Los seres humanos en grupos de conversación no ocultan información a todos, excepto a los oyentes que probablemente ofrezcan información valiosa a cambio. Por el contrario, parecen querer publicitar al mundo su acceso a información socialmente relevante, transmitiendo esa información sin esperar reciprocidad a cualquiera que la escuche.

La hipótesis del chisme y el acicalamiento

El chisme, según Robin Dunbar en su libro Grooming, Gossip and the Evolution of Language, hace por los seres humanos que viven en grupo lo que el acicalamiento manual hace por otros primates: permite a los individuos cuidar sus relaciones y así mantener sus alianzas sobre la base del principio: si me rascas la espalda, yo te rasco la tuya. Dunbar argumenta que a medida que los humanos comenzaron a vivir en grupos sociales cada vez más grandes, la tarea de preparar manualmente a todos los amigos y conocidos se volvió tan lenta que se volvió inasequible. En respuesta a este problema, los humanos desarrollaron 'una forma barata y ultraeficiente de acicalamiento': el acicalamiento vocal.. Para mantener contentos a los aliados, ahora solo es necesario 'prepararlos' con sonidos vocales de bajo costo, sirviendo a varios aliados simultáneamente y manteniendo ambas manos libres para otras tareas. La preparación vocal luego evolucionó gradualmente hacia el lenguaje vocal, inicialmente en forma de 'chismes'. La hipótesis de Dunbar parece estar respaldada por el hecho de que la estructura del lenguaje muestra adaptaciones a la función de la narración en general.

Los críticos de esta teoría señalan que la eficacia misma de la "preparación vocal" (el hecho de que las palabras sean tan baratas) habría socavado su capacidad para señalar un compromiso del tipo que transmite la preparación manual costosa y que requiere mucho tiempo. Otra crítica es que la teoría no hace nada para explicar la transición crucial de la preparación vocal, la producción de sonidos agradables pero sin sentido, a las complejidades cognitivas del habla sintáctica.

Coevolución ritual/discurso

La teoría de la coevolución ritual/habla fue propuesta originalmente por el antropólogo social Roy Rappaport antes de ser elaborada por antropólogos como Chris Knight, Jerome Lewis, Nick Enfield, Camilla Power e Ian Watts. El científico cognitivo e ingeniero en robótica Luc Steels es otro partidario destacado de este enfoque general, al igual que el antropólogo biológico y neurocientífico Terrence Deacon.

Estos eruditos argumentan que no puede haber tal cosa como una 'teoría de los orígenes del lenguaje'. Esto se debe a que el lenguaje no es una adaptación separada sino un aspecto interno de algo mucho más amplio, a saber, la cultura simbólica humana como un todo. Los intentos de explicar el lenguaje independientemente de este contexto más amplio han fracasado, dicen estos científicos, porque están abordando un problema sin solución. El lenguaje no funcionaría fuera de un conjunto específico de mecanismos e instituciones sociales. Por ejemplo, no funcionaría para un simio no humano que se comunica con otros en la naturaleza. Ni siquiera el simio no humano más inteligente podría hacer funcionar el lenguaje en tales condiciones.

Mentira y alternativa, inherentes al lenguaje... plantean problemas a cualquier sociedad cuya estructura se base en el lenguaje, es decir, a todas las sociedades humanas. Por lo tanto, he argumentado que si ha de haber palabras, es necesario establecer La Palabra, y que La Palabra se establece por la invariancia de la liturgia.—Roy  Rappaport

Los defensores de esta escuela de pensamiento señalan que las palabras son baratas. Si un simio no humano especialmente inteligente, o incluso un grupo de simios no humanos articulados, trataran de usar palabras en la naturaleza, no tendrían convicción. Las vocalizaciones de los primates que transmiten convicción, las que realmente usan, son diferentes a las palabras, ya que son emocionalmente expresivas, intrínsecamente significativas y confiables porque son relativamente costosas y difíciles de falsificar.

El lenguaje consiste en contrastes digitales cuyo costo es esencialmente cero. Como puras convenciones sociales, las señales de este tipo no pueden evolucionar en un mundo social darwiniano: son una imposibilidad teórica. Al ser intrínsecamente poco confiable, el lenguaje funciona solo si uno puede construir una reputación de confiabilidad dentro de cierto tipo de sociedad, a saber, uno donde los hechos culturales simbólicos (a veces llamados "hechos institucionales") pueden establecerse y mantenerse a través del respaldo social colectivo. En cualquier sociedad de cazadores-recolectores, el mecanismo básico para establecer la confianza en los hechos culturales simbólicos es el ritual colectivo.Por tanto, la tarea a la que se enfrentan los investigadores de los orígenes del lenguaje es más multidisciplinar de lo que suele suponerse. Implica abordar el surgimiento evolutivo de la cultura simbólica humana como un todo, con el lenguaje como un componente importante pero subsidiario.

Los críticos de la teoría incluyen a Noam Chomsky, quien la llama la hipótesis de la 'no existencia', una negación de la existencia misma del lenguaje como objeto de estudio para las ciencias naturales. La propia teoría de Chomsky es que el lenguaje surgió en un instante y en forma perfecta, lo que llevó a sus críticos a replicar que solo algo que no existe, una construcción teórica o una ficción científica conveniente, podría surgir de una manera tan milagrosa. La controversia sigue sin resolverse.

Resiliencia cultural de herramientas y gramática en los primeros Homo

Si bien es posible imitar la fabricación de herramientas como las que fabricó el Homo primitivo en circunstancias de demostración, la investigación sobre las culturas de herramientas de los primates muestra que las culturas no verbales son vulnerables al cambio ambiental. En particular, si el entorno en el que se puede usar una habilidad desaparece durante un período de tiempo más largo que la vida de un simio individual o de un ser humano primitivo, la habilidad se perderá si la cultura es imitativa y no verbal. Se sabe que los chimpancés, macacos y monos capuchinos pierden técnicas de herramientas en tales circunstancias. Por lo tanto, los investigadores sobre la vulnerabilidad de la cultura de los primates argumentan que desde las primeras especies de Homo hasta el Homo habilis conservaron sus cultivos de herramientas a pesar de muchos ciclos de cambio climático en escalas de tiempo de siglos a milenios cada uno.

La teoría de que las primeras especies de Homo tenían cerebros suficientemente desarrollados para la gramática también está respaldada por investigadores que estudian el desarrollo del cerebro en niños, y señalan que la gramática se desarrolla mientras las conexiones en el cerebro aún son significativamente más bajas que el nivel adulto. Estos investigadores argumentan que estos requisitos reducidos del sistema para el lenguaje gramatical hacen plausible que el género Homo tuviera una gramática en niveles de conexión en el cerebro significativamente más bajos que los del Homo sapiens y que los pasos más recientes en la evolución del cerebro humano no fueran sobre idioma.

Teoría humanista

La tradición humanista considera el lenguaje como una invención humana. El filósofo renacentista Antoine Arnauld dio una descripción detallada de su idea del origen del lenguaje en Port-Royal Grammar. Según Arnauld, las personas son sociales y racionales por naturaleza, y esto las impulsó a crear el lenguaje como medio para comunicar sus ideas a los demás. La construcción del lenguaje habría ocurrido a través de un proceso lento y gradual. En la teoría posterior, especialmente en la lingüística funcional, se enfatiza la primacía de la comunicación sobre las necesidades psicológicas.

Sin embargo, la forma exacta en que evolucionó el idioma no se considera vital para el estudio de los idiomas. El lingüista estructural Ferdinand de Saussure abandonó la lingüística evolutiva después de haber llegado a la firme conclusión de que no sería capaz de proporcionar ninguna nueva visión revolucionaria después de la finalización de las principales obras de lingüística histórica a finales del siglo XIX. Saussure se mostró particularmente escéptico ante los intentos de August Schleicher y otros lingüistas darwinianos de acceder a las lenguas prehistóricas a través de una serie de reconstrucciones de protolenguas.

La investigación evolutiva también tuvo muchos otros críticos. La sociedad lingüística de París prohibió el tema de la evolución del lenguaje en 1866 porque se consideró que carecía de pruebas científicas. Casi al mismo tiempo, Max Müller ridiculizó los relatos populares para explicar el origen del idioma. En sus clasificaciones, la 'teoría del guau-guau' es el tipo de explicación que considera que las lenguas han evolucionado como una imitación de los sonidos naturales. La 'teoría pooh-pooh' sostiene que el habla se originó a partir de gritos y exclamaciones humanas espontáneas; la 'teoría yo-he-ho' sugiere que el lenguaje se desarrolló a partir de gruñidos y jadeos provocados por el esfuerzo físico; mientras que la 'teoría del canto' afirma que el habla surgió de cantos rituales primitivos.

La solución de Saussure al problema de la evolución del lenguaje implica dividir la lingüística teórica en dos. La lingüística evolutiva e histórica se renombra como lingüística diacrónica. Es el estudio del cambio lingüístico, pero tiene un poder explicativo limitado debido a la insuficiencia de todo el material de investigación confiable que podría estar disponible. La lingüística sincrónica, por el contrario, tiene como objetivo ampliar la comprensión científica del lenguaje a través del estudio de una determinada etapa contemporánea o histórica del lenguaje como un sistema por derecho propio.

Aunque Saussure prestó mucha atención a la lingüística diacrónica, los estructuralistas posteriores que equipararon el estructuralismo con el análisis sincrónico a veces fueron criticados por ahistoricismo. Según el antropólogo estructural Claude Lévi-Strauss, el lenguaje y el significado, en oposición al "conocimiento, que se desarrolla lenta y progresivamente", debieron aparecer en un instante.

El estructuralismo, tal como fue introducido por primera vez en la sociología por Émile Durkheim, es, sin embargo, un tipo de teoría evolutiva humanista que explica la diversificación como necesaria por la creciente complejidad. Hubo un cambio de enfoque hacia la explicación funcional después de la muerte de Saussure. Los estructuralistas funcionales, incluidos los lingüistas del Círculo de Praga y André Martinet, explicaron que el crecimiento y el mantenimiento de las estructuras son necesarios para sus funciones. Por ejemplo, las tecnologías novedosas obligan a las personas a inventar nuevas palabras, pero estas pueden perder su función y ser olvidadas a medida que las tecnologías sean finalmente reemplazadas por otras más modernas.

La teoría del paso único de Chomsky

Según la teoría de la mutación única de Noam Chomsky, la aparición del lenguaje se asemejaba a la formación de un cristal; con el infinito digital como el cristal semilla en un cerebro de primate sobresaturado, a punto de florecer en la mente humana, por ley física, una vez que la evolución agregó una única piedra angular pequeña pero crucial.Así, en esta teoría, el lenguaje apareció bastante repentinamente dentro de la historia de la evolución humana. Chomsky, escribiendo con el lingüista computacional y científico informático Robert C. Berwick, sugiere que este escenario es completamente compatible con la biología moderna. Señalan que "ninguno de los relatos recientes de la evolución del lenguaje humano parece haber captado completamente el cambio del darwinismo convencional a su versión moderna completamente estocástica, específicamente, que hay efectos estocásticos no solo debido al muestreo como la deriva sin dirección, sino también debido a la deriva dirigida". variación estocástica en aptitud, migración y heredabilidad; de hecho, todas las "fuerzas" que afectan las frecuencias individuales o genéticas... Todo esto puede afectar los resultados evolutivos, resultados que, hasta donde podemos entender, no aparecen en los libros recientes sobre la evolución del lenguaje, pero que surgirían inmediatamente en el caso de cualquier nueva innovación genética o individual, precisamente del tipo de escenario que probablemente esté en juego cuando se habla del surgimiento del lenguaje".

Citando al genetista evolutivo Svante Pääbo, coinciden en que debe haber ocurrido una diferencia sustancial para diferenciar al Homo sapiens de los neandertales para "impulsar la implacable expansión de nuestra especie, que nunca había cruzado aguas abiertas, hacia arriba y fuera de África y luego por todo el planeta". en unas pocas decenas de miles de años.... Lo que no vemos es ningún tipo de 'gradualismo' en las tecnologías de nuevas herramientas o innovaciones como el fuego, los refugios o el arte figurativo". Por lo tanto, Berwick y Chomsky sugieren que el lenguaje surgió aproximadamente entre hace 200.000 y 60.000 años (entre aparición de los primeros humanos anatómicamente modernos en el sur de África y el último éxodo de África, respectivamente). "Eso nos deja con unos 130.000 años, o aproximadamente 5.000-6.000 generaciones de tiempo para el cambio evolutivo. Esto no es 'de la noche a la mañana en una generación' como algunos han inferido (incorrectamente), pero tampoco está en la escala de eones geológicos. Es tiempo suficiente, dentro del rango de lo que Nilsson y Pelger (1994) estimaron como el tiempo requerido para la evolución completa de un ojo vertebrado a partir de una sola célula,

La teoría de la mutación única de la evolución del lenguaje ha sido cuestionada directamente por diferentes motivos. Un análisis formal de la probabilidad de que se produzca una mutación de este tipo y se fije en la especie ha concluido que tal escenario es poco probable, siendo más probables múltiples mutaciones con efectos de aptitud más moderados. Otra crítica ha cuestionado la lógica del argumento a favor de la mutación única y plantea que a partir de la simplicidad formal de Merge, la capacidad que Berwick y Chomsky consideran la propiedad central del lenguaje humano que surgió repentinamente, no se puede derivar el (número de) pasos evolutivos. que condujo a eso.

La hipótesis de Rómulo y Remo

La hipótesis de Rómulo y Remo, propuesta por el neurocientífico Andrey Vyshedskiy, busca abordar la pregunta de por qué el aparato del habla moderno se originó más de 500.000 años antes de los primeros signos de la imaginación humana moderna. Esta hipótesis propone que hubo dos fases que condujeron al lenguaje recursivo moderno. El fenómeno de la recursividad ocurre en múltiples dominios lingüísticos, posiblemente de manera más prominente en la sintaxis y la morfología. Por lo tanto, al anidar una estructura como una oración o una palabra dentro de sí mismos, permite la generación de nuevas variaciones potencialmente (contables) infinitas de esa estructura. Por ejemplo, la oración base [A Pedro le gustan las manzanas.] se puede anidar en cláusulas irrealis para producir [María dijo [A Pedro le gustan las manzanas.]], [Pablo creía [María dijo [a Pedro le gustan las manzanas.]]] y así sucesivamente.

La primera fase incluye el lento desarrollo del lenguaje no recursivo con un amplio vocabulario junto con el aparato del habla moderno, que incluye cambios en el hueso hioides, mayor control voluntario de los músculos del diafragma, la evolución del gen FOXP2, así como como otros cambios por hace 600.000 años. Luego, la segunda fase fue un rápido paso único chomskiano, que consta de tres eventos distintos que ocurrieron en rápida sucesión hace unos 70.000 años y permitieron el cambio de un lenguaje no recursivo a uno recursivo en los primeros homínidos.

  1. Una mutación genética que ralentizó el período crítico de Síntesis Prefrontal (PFS) de al menos dos niños que vivían juntos;
  2. Esto permitió a estos niños crear elementos recursivos del lenguaje como las preposiciones espaciales;
  3. Luego, esto se fusionó con el lenguaje no recursivo de sus padres para crear un lenguaje recursivo.

No es suficiente que los niños tengan una corteza prefrontal moderna (PFC) para permitir el desarrollo de PFS; los niños también deben estar mentalmente estimulados y tener elementos recursivos ya en su lenguaje para adquirir PFS. Como sus padres aún no habrían inventado estos elementos, los niños habrían tenido que hacerlo ellos mismos, lo cual es común entre los niños pequeños que viven juntos, en un proceso llamado criptofasia. Esto significa que el retraso en el desarrollo de PFC habría permitido más tiempo para adquirir PFS y desarrollar elementos recursivos.

El retraso en el desarrollo de PFC también tiene consecuencias negativas, como un período más largo de dependencia de los padres para sobrevivir y tasas de supervivencia más bajas. Para que se produjera el lenguaje moderno, el retraso de PFC tenía que tener un inmenso beneficio de supervivencia en la vida posterior, como la capacidad de PFS. Esto sugiere que la mutación que causó el retraso de PFC y el desarrollo del lenguaje recursivo y PFS ocurrieron simultáneamente, lo que se alinea con la evidencia de un cuello de botella genético hace unos 70 000 años. Esto podría haber sido el resultado de unas pocas personas que desarrollaron PFS y un lenguaje recursivo que les dio una ventaja competitiva significativa sobre todos los demás humanos en ese momento.

Teoría gestual

La teoría gestual establece que el lenguaje humano se desarrolló a partir de gestos que se usaban para la comunicación simple.

Dos tipos de evidencia apoyan esta teoría.

  1. El lenguaje gestual y el lenguaje vocal dependen de sistemas neuronales similares. Las regiones de la corteza que son responsables de los movimientos de la boca y las manos están bordeadas entre sí.
  2. Los primates no humanos pueden usar gestos o símbolos para una comunicación al menos primitiva, y algunos de sus gestos se asemejan a los de los humanos, como la "postura de mendicidad", con las manos extendidas, que los humanos comparten con los chimpancés.

La investigación ha encontrado un fuerte apoyo a la idea de que el lenguaje verbal y el lenguaje de señas dependen de estructuras neuronales similares. Los pacientes que usaban lenguaje de señas y que padecían una lesión en el hemisferio izquierdo, mostraban los mismos trastornos con su lenguaje de señas que los pacientes vocales con su lenguaje oral. Otros investigadores encontraron que las mismas regiones cerebrales del hemisferio izquierdo estaban activas durante el lenguaje de señas que durante el uso del lenguaje vocal o escrito.

El gesto de los primates es al menos parcialmente genético: diferentes simios no humanos realizarán gestos característicos de su especie, incluso si nunca han visto a otro simio realizar ese gesto. Por ejemplo, los gorilas se golpean el pecho. Esto muestra que los gestos son una parte intrínseca e importante de la comunicación de los primates, lo que respalda la idea de que el lenguaje evolucionó a partir de los gestos.

Más evidencia sugiere que el gesto y el lenguaje están vinculados. En los seres humanos, la gesticulación manual tiene un efecto sobre las vocalizaciones simultáneas, creando así ciertas asociaciones vocales naturales de los esfuerzos manuales. Los chimpancés mueven la boca cuando realizan tareas de motricidad fina. Estos mecanismos pueden haber jugado un papel evolutivo al permitir el desarrollo de la comunicación vocal intencional como complemento de la comunicación gestual. La modulación de voz podría haber sido provocada por acciones manuales preexistentes.

Desde la infancia, los gestos complementan y predicen el habla. Esto aborda la idea de que los gestos cambian rápidamente en los humanos de un único medio de comunicación (desde una edad muy temprana) a un comportamiento complementario y predictivo que se usa a pesar de la capacidad de comunicarse verbalmente. Esto también sirve como un paralelismo con la idea de que los gestos se desarrollaron primero y el lenguaje se construyó posteriormente sobre ellos.

Se han propuesto dos escenarios posibles para el desarrollo del lenguaje, uno de los cuales apoya la teoría gestual:

  1. El lenguaje se desarrolló a partir de las llamadas de los ancestros humanos.
  2. El lenguaje se derivó del gesto.

La primera perspectiva de que el lenguaje evolucionó a partir de las llamadas de los ancestros humanos parece lógica porque tanto los humanos como los animales emiten sonidos o gritos. Una razón evolutiva para refutar esto es que, anatómicamente, el centro que controla las llamadas en los monos y otros animales está ubicado en una parte del cerebro completamente diferente a la de los humanos. En los monos, este centro se encuentra en las profundidades del cerebro relacionado con las emociones. En el sistema humano, se encuentra en un área no relacionada con la emoción. Los humanos pueden comunicarse simplemente por comunicarse, sin emociones. Entonces, anatómicamente, este escenario no funciona. Esto sugiere que el lenguaje se derivó de los gestos (los humanos se comunicaban primero con gestos y luego con el sonido).

La pregunta importante para las teorías gestuales es por qué hubo un cambio hacia la vocalización. Se han propuesto varias explicaciones:

  1. Los antepasados ​​humanos comenzaron a usar más y más herramientas, lo que significa que sus manos estaban ocupadas y ya no podían usarse para gesticular.
  2. La gesticulación manual requiere que los hablantes y los oyentes sean visibles entre sí. En muchas situaciones, es posible que necesiten comunicarse, incluso sin contacto visual, por ejemplo, después del anochecer o cuando el follaje obstruye la visibilidad.
  3. Una hipótesis compuesta sostiene que el lenguaje primitivo tomó la forma de una mimesis en parte gestual y en parte vocal ('canto y baile' imitativos), combinando modalidades porque todas las señales (como las de los simios y monos no humanos) aún necesitaban ser costosas para poder expresarse. ser intrínsecamente convincente. En ese caso, cada pantalla multimedia habría necesitado no solo eliminar la ambigüedad de un significado pretendido, sino también inspirar confianza en la confiabilidad de la señal. La sugerencia es que solo una vez que los entendimientos contractuales de toda la comunidad hayan entrado en vigor podría asumirse automáticamente la confianza en las intenciones comunicativas, permitiendo finalmente al Homo sapienspara cambiar a un formato predeterminado más eficiente. Dado que las características vocales distintivas (contrastes de sonido) son ideales para este propósito, fue solo en este punto, cuando ya no se requería un lenguaje corporal intrínsecamente persuasivo para transmitir cada mensaje, que se produjo el cambio decisivo de los gestos manuales a la confianza principal actual en el habla. ocurrió el lenguaje.

Una hipótesis comparable establece que en el lenguaje 'articulado', el gesto y la vocalización están intrínsecamente vinculados, ya que el lenguaje evolucionó a partir de la danza y el canto igualmente intrínsecamente vinculados.

Los humanos todavía usan gestos manuales y faciales cuando hablan, especialmente cuando se encuentran personas que no tienen un idioma en común. También existe una gran cantidad de lenguajes de señas, comúnmente asociados con las comunidades sordas. Estos lenguajes de señas son iguales en complejidad, sofisticación y poder expresivo a cualquier lenguaje oral. Las funciones cognitivas son similares y las partes del cerebro utilizadas son similares. La principal diferencia es que los "fonemas" se producen en el exterior del cuerpo, articulados con las manos, el cuerpo y la expresión facial, y no en el interior del cuerpo articulado con la lengua, los dientes, los labios y la respiración. (Compare la teoría motora de la percepción del habla).

Los críticos de la teoría gestual señalan que es difícil nombrar razones serias por las que la comunicación vocal inicial basada en el tono (que está presente en los primates) se abandonaría en favor de la comunicación gestual no vocal mucho menos efectiva. Sin embargo, Michael Corballis ha señalado que se supone que la comunicación vocal de los primates (como las llamadas de alarma) no puede controlarse conscientemente, a diferencia del movimiento de la mano y, por lo tanto, no es creíble como precursor del lenguaje humano; la vocalización de los primates es más bien homóloga y continúa en los reflejos involuntarios (conectados con las emociones humanas básicas) como los gritos o la risa (el hecho de que estos puedan fingirse no refuta el hecho de que existan respuestas involuntarias genuinas al miedo o la sorpresa).Además, el gesto generalmente no es menos efectivo y, según la situación, incluso puede ser ventajoso, por ejemplo, en un entorno ruidoso o donde es importante estar en silencio, como en una cacería. Los investigadores en psicolingüística, incluido David McNeill, han presentado otros desafíos a la teoría del "gesto primero".

El sonido asociado al uso de herramientas en la evolución del lenguaje

Los defensores de la teoría motora de la evolución del lenguaje se han centrado principalmente en el dominio visual y la comunicación a través de la observación de movimientos. La hipótesis del sonido del uso de herramientas sugiere que la producción y la percepción del sonido también contribuyeron sustancialmente, en particular el sonido incidental de locomoción (ISOL) y el sonido del uso de herramientas (TUS). El bipedalismo humano dio como resultado un ISOL rítmico y más predecible. Eso puede haber estimulado la evolución de las habilidades musicales, la memoria de trabajo auditiva y las habilidades para producir vocalizaciones complejas e imitar sonidos naturales.Dado que el cerebro humano extrae hábilmente información sobre objetos y eventos de los sonidos que producen, TUS y la imitación de TUS podrían haber logrado una función icónica. El predominio del simbolismo sonoro en muchos idiomas existentes respalda esta idea. La TUS autoproducida activa el procesamiento cerebral multimodal (neuronas motoras, audición, propiocepción, tacto, visión), y la TUS estimula las neuronas espejo audiovisuales de los primates, lo que probablemente estimule el desarrollo de cadenas de asociación. El uso de herramientas y los gestos auditivos involucran el procesamiento motor de las extremidades anteriores, que está asociado con la evolución de la comunicación vocal de los vertebrados. La producción, percepción y mimetismo de TUSpuede haber resultado en un número limitado de vocalizaciones o protopalabras asociadas con el uso de herramientas. Una nueva forma de comunicar sobre herramientas, especialmente cuando no se ven, habría tenido una ventaja selectiva. Un cambio gradual en las propiedades acústicas, el significado o ambos podría haber resultado en arbitrariedad y un repertorio ampliado de palabras. Los humanos han estado cada vez más expuestos a TUS durante millones de años, coincidiendo con el período durante el cual evolucionó el lenguaje hablado.

Neuronas espejo y orígenes del lenguaje

En humanos, los estudios de resonancia magnética funcional han informado que se han encontrado áreas homólogas al sistema de neuronas espejo del mono en la corteza frontal inferior, cerca del área de Broca, una de las regiones del lenguaje del cerebro. Esto ha llevado a sugerir que el lenguaje humano evolucionó a partir de un sistema de interpretación/comprensión de gestos implementado en neuronas espejo. Se ha dicho que las neuronas espejo tienen el potencial de proporcionar un mecanismo para la comprensión de la acción, el aprendizaje por imitación y la simulación del comportamiento de otras personas. Esta hipótesis está respaldada por algunas homologías citoarquitectónicas entre el área premotora F5 del mono y el área de Broca humana.

Las tasas de expansión del vocabulario se relacionan con la capacidad de los niños para imitar verbalmente las palabras que no son palabras y así adquirir nuevas pronunciaciones de palabras. Tal repetición del habla ocurre de forma automática, rápida y separada en el cerebro para la percepción del habla. Además, dicha imitación vocal puede ocurrir sin comprensión, como en el sombreado del habla y la ecolalia.Más evidencia de este vínculo proviene de un estudio reciente en el que se midió la actividad cerebral de dos participantes mediante resonancia magnética funcional (fMRI, por sus siglas en inglés) mientras se hacían gestos con las manos en un juego de charadas, una modalidad que algunos han sugerido que podría representar el precursor evolutivo del lenguaje humano. El análisis de los datos utilizando Granger Causality reveló que el sistema de neuronas espejo del observador refleja el patrón de actividad del sistema motor del emisor, lo que respalda la idea de que el concepto motor asociado con las palabras se transmite de un cerebro a otro. otra usando el sistema de espejos.

Sin embargo, no todos los lingüistas están de acuerdo con los argumentos anteriores. En particular, los partidarios de Noam Chomsky argumentan en contra de la posibilidad de que el sistema de neuronas espejo pueda desempeñar algún papel en las estructuras recursivas jerárquicas esenciales para la sintaxis.

Teoría de dejar al bebé

De acuerdo con la teoría de "abandonar al bebé" de Dean Falk, las interacciones vocales entre las primeras madres homínidas y los bebés iniciaron una secuencia de eventos que condujo, finalmente, a las primeras palabras de los ancestros humanos.La idea básica es que las madres humanas en evolución, a diferencia de sus contrapartes en otros primates, no podrían moverse y alimentarse con sus bebés aferrados a sus espaldas. La pérdida de pelaje en el caso humano dejó a los bebés sin medios para aferrarse. Con frecuencia, por lo tanto, las madres tenían que sacrificar a sus bebés. Como resultado, estos bebés necesitaban que se les asegurara que no estaban siendo abandonados. Las madres respondieron desarrollando 'maternales', un sistema comunicativo dirigido por el bebé que abarca las expresiones faciales, el lenguaje corporal, tocar, dar palmaditas, acariciar, reír, hacer cosquillas y llamadas de contacto emocionalmente expresivas. El argumento es que el lenguaje se desarrolló a partir de esta interacción.

En The Mental and Social Life of Babies, el psicólogo Kenneth Kaye señaló que ningún lenguaje adulto utilizable podría haber evolucionado sin la comunicación interactiva entre niños muy pequeños y adultos. "Ningún sistema simbólico podría haber sobrevivido de una generación a la siguiente si los niños pequeños no lo hubieran podido adquirir fácilmente en sus condiciones normales de vida social".

Teoría de dónde a qué

El modelo "De dónde a qué" es un modelo de evolución del lenguaje que se deriva principalmente de la organización del procesamiento del lenguaje en el cerebro en dos estructuras: la corriente dorsal auditiva y la corriente ventral auditiva.Plantea la hipótesis de siete etapas de la evolución del lenguaje (ver ilustración). El habla se originó con el propósito de intercambiar llamadas de contacto entre las madres y sus hijos para encontrarse en caso de que se separaran (ilustración parte 1). Las llamadas de contacto podrían modificarse con entonaciones para expresar un nivel de angustia más alto o más bajo (ilustración parte 2). El uso de dos tipos de llamadas de contacto permitió la primera conversación de preguntas y respuestas. En este escenario, el niño emitiría una llamada de socorro de bajo nivel para expresar su deseo de interactuar con un objeto, y la madre respondería con otra llamada de socorro de bajo nivel (para expresar aprobación de la interacción) o una llamada de alto nivel. llamada de socorro (para expresar desaprobación) (ilustración parte 3). Tiempo extraordinario, el uso mejorado de las entonaciones y el control vocal condujo a la invención de llamadas únicas (fonemas) asociadas con objetos distintos (ilustración parte 4). Al principio, los niños aprendían las llamadas (fonemas) de sus padres imitando los movimientos de sus labios (ilustración parte 5). Eventualmente, los bebés pudieron codificar en la memoria a largo plazo todas las llamadas (fonemas). En consecuencia, la mímica a través de la lectura de labios se limitaba a la infancia y los niños mayores aprendían nuevas llamadas a través de la mímica sin lectura de labios (ilustración parte 6). Una vez que los individuos se volvieron capaces de producir una secuencia de llamadas, esto permitió palabras de varias sílabas, lo que aumentó el tamaño de su vocabulario (ilustración parte 7). El uso de palabras, compuestas de secuencias de sílabas, proporcionó la infraestructura para comunicarse con secuencias de palabras (es decir, oraciones). los niños aprendieron las llamadas (fonemas) de sus padres imitando los movimientos de sus labios (ilustración parte 5). Eventualmente, los bebés pudieron codificar en la memoria a largo plazo todas las llamadas (fonemas). En consecuencia, la mímica a través de la lectura de labios se limitaba a la infancia y los niños mayores aprendían nuevas llamadas a través de la mímica sin lectura de labios (ilustración parte 6). Una vez que los individuos se volvieron capaces de producir una secuencia de llamadas, esto permitió palabras de varias sílabas, lo que aumentó el tamaño de su vocabulario (ilustración parte 7). El uso de palabras, compuestas de secuencias de sílabas, proporcionó la infraestructura para comunicarse con secuencias de palabras (es decir, oraciones). los niños aprendieron las llamadas (fonemas) de sus padres imitando los movimientos de sus labios (ilustración parte 5). Eventualmente, los bebés pudieron codificar en la memoria a largo plazo todas las llamadas (fonemas). En consecuencia, la mímica a través de la lectura de labios se limitaba a la infancia y los niños mayores aprendían nuevas llamadas a través de la mímica sin lectura de labios (ilustración parte 6). Una vez que los individuos se volvieron capaces de producir una secuencia de llamadas, esto permitió palabras de varias sílabas, lo que aumentó el tamaño de su vocabulario (ilustración parte 7). El uso de palabras, compuestas de secuencias de sílabas, proporcionó la infraestructura para comunicarse con secuencias de palabras (es decir, oraciones). En consecuencia, la mímica a través de la lectura de labios se limitaba a la infancia y los niños mayores aprendían nuevas llamadas a través de la mímica sin lectura de labios (ilustración parte 6). Una vez que los individuos se volvieron capaces de producir una secuencia de llamadas, esto permitió palabras de varias sílabas, lo que aumentó el tamaño de su vocabulario (ilustración parte 7). El uso de palabras, compuestas de secuencias de sílabas, proporcionó la infraestructura para comunicarse con secuencias de palabras (es decir, oraciones). En consecuencia, la mímica a través de la lectura de labios se limitaba a la infancia y los niños mayores aprendían nuevas llamadas a través de la mímica sin lectura de labios (ilustración parte 6). Una vez que los individuos se volvieron capaces de producir una secuencia de llamadas, esto permitió palabras de varias sílabas, lo que aumentó el tamaño de su vocabulario (ilustración parte 7). El uso de palabras, compuestas de secuencias de sílabas, proporcionó la infraestructura para comunicarse con secuencias de palabras (es decir, oraciones).

El nombre de la teoría se deriva de las dos corrientes auditivas, que se encuentran en el cerebro de los humanos y otros primates. La corriente ventral auditiva es responsable del reconocimiento de sonido, por lo que se denomina corriente auditiva qué. En los primates, la corriente dorsal auditiva es responsable de la localización del sonido y, por lo tanto, se le llama la corriente auditiva dondearroyo. Solo en humanos (en el hemisferio izquierdo), también es responsable de otros procesos asociados con el uso y la adquisición del lenguaje, como la repetición y producción del habla, la integración de fonemas con sus movimientos labiales, la percepción y producción de entonaciones, la memoria fonológica a largo plazo. (almacenamiento en la memoria a largo plazo de los sonidos de las palabras) y memoria de trabajo fonológica (el almacenamiento temporal de los sonidos de las palabras). Alguna evidencia también indica un papel en el reconocimiento de otros por sus voces. La aparición de cada una de estas funciones en la corriente dorsal auditiva representa una etapa intermedia en la evolución del lenguaje.

El origen de una llamada de contacto para el lenguaje humano es consistente con los estudios en animales, ya que, al igual que el lenguaje humano, la discriminación de la llamada de contacto en los monos está lateralizada hacia el hemisferio izquierdo. Los ratones con genes relacionados con el lenguaje (como FOXP2 y SRPX2) también dieron como resultado que los cachorros ya no emitieran llamadas de contacto cuando se separaron de sus madres. Apoyando este modelo también está su capacidad para explicar fenómenos humanos únicos, como el uso de entonaciones al convertir palabras en órdenes y preguntas, la tendencia de los bebés a imitar vocalizaciones durante el primer año de vida (y su desaparición más adelante) y la protuberancia y labios humanos visibles, que no se encuentran en otros simios. Esta teoría se podría considerar una elaboración de la teoría de la evolución del lenguaje de menospreciar al bebé.

Teoría de la gramaticalización

La 'gramaticalización' es un proceso histórico continuo en el que las palabras independientes se convierten en apéndices gramaticales, mientras que estos, a su vez, se vuelven cada vez más especializados y gramaticales. Un uso inicialmente 'incorrecto', al ser aceptado, conduce a consecuencias imprevistas, provocando efectos colaterales y secuencias extendidas de cambio. Paradójicamente, la gramática evoluciona porque, en última instancia, a los humanos les importan menos las sutilezas gramaticales que hacerse entender. Si así es como evoluciona la gramática hoy, de acuerdo con esta escuela de pensamiento, se pueden inferir legítimamente principios similares en el trabajo entre ancestros humanos lejanos, cuando la gramática misma se estaba estableciendo por primera vez.

Para reconstruir la transición evolutiva del lenguaje primitivo a lenguajes con gramáticas complejas, es necesario saber qué secuencias hipotéticas son plausibles y cuáles no. Para transmitir ideas abstractas, el primer recurso de los hablantes es recurrir a imágenes concretas inmediatamente reconocibles, muy a menudo desplegando metáforas enraizadas en la experiencia corporal compartida.Un ejemplo familiar es el uso de términos concretos como 'vientre' o 'espalda' para transmitir significados abstractos como 'adentro' o 'detrás'. Igualmente metafórica es la estrategia de representar patrones temporales sobre el modelo de los espaciales. Por ejemplo, los angloparlantes podrían decir 'Va a llover', siguiendo el modelo de 'Voy a Londres'. Esto se puede abreviar coloquialmente como 'Va a llover'. Incluso cuando tienen prisa, los angloparlantes no dicen 'I'm going London'; la contracción está restringida al trabajo de especificar el tiempo. A partir de tales ejemplos, se puede ver por qué la gramaticalización es consistentemente unidireccional: del significado concreto al abstracto, y no al revés.

Los teóricos de la gramaticalización describen el lenguaje primitivo como simple, tal vez compuesto solo por sustantivos. Sin embargo, incluso bajo esa suposición teórica extrema, es difícil imaginar qué habría impedido de manera realista que las personas usaran, digamos, 'lancear' como si fuera un verbo ('¡Lancear a ese cerdo!'). La gente podría haber usado sus sustantivos como verbos o sus verbos como sustantivos según lo exigiera la ocasión. En resumen, mientras que un lenguaje de solo sustantivos puede parecer teóricamente posible, la teoría de la gramaticalización indica que no puede haber permanecido fijo en ese estado por mucho tiempo.

La creatividad impulsa el cambio gramatical. Esto presupone una cierta actitud por parte de los oyentes. En lugar de castigar las desviaciones del uso aceptado, los oyentes deben priorizar la lectura mental imaginativa. La creatividad imaginativa (por ejemplo, emitir una alarma de leopardo cuando no hay ningún leopardo presente) no es el tipo de comportamiento que, digamos, los monos verdes apreciarían o recompensarían. La creatividad y la fiabilidad son exigencias incompatibles; para los primates 'maquiavélicos' como para los animales en general, la presión primordial es demostrar confiabilidad. Si los humanos escapan a estas limitaciones es porque, en su caso, los oyentes están interesados ​​principalmente en los estados mentales.

Centrarse en los estados mentales es aceptar las ficciones, habitantes de la imaginación, como potencialmente informativas e interesantes. Un ejemplo es la metáfora: una metáfora es, literalmente, una afirmación falsa. En Romeo y Julieta, Romeo declara "¡Julieta es el sol!". Juliet es una mujer, no una bola de plasma en el cielo, pero los oyentes humanos no son (o no suelen) pedantes que insistan en la exactitud de los hechos punto por punto. Quieren saber qué tiene en mente el orador. La gramaticalización se basa esencialmente en la metáfora. Prohibir su uso sería detener la evolución de la gramática y, al mismo tiempo, excluir toda posibilidad de expresar el pensamiento abstracto.

Una crítica a todo esto es que, si bien la teoría de la gramaticalización podría explicar el cambio lingüístico actual, no aborda satisfactoriamente el desafío realmente difícil: explicar la transición inicial de la comunicación al estilo de los primates al lenguaje como se conoce a partir de 2021. Más bien, la teoría asume que el lenguaje ya existe. Como reconocen Bernd Heine y Tania Kuteva: "La gramaticalización requiere un sistema lingüístico que se utilice con regularidad y frecuencia dentro de una comunidad de hablantes y que se transmita de un grupo de hablantes a otro". Fuera de los humanos modernos, tales condiciones no prevalecen.

Modelo de evolución-progresión

El lenguaje humano se usa para la autoexpresión; sin embargo, la expresión presenta diferentes etapas. La conciencia de sí mismo y de los sentimientos representa la etapa inmediatamente anterior a la expresión fonética externa de los sentimientos en forma de sonido, es decir, lenguaje. Los animales inteligentes como los delfines, las urracas euroasiáticas y los chimpancés viven en comunidades, en las que se asignan roles para la supervivencia del grupo y muestran emociones como la simpatía. Cuando tales animales ven su reflejo (prueba del espejo), se reconocen a sí mismos y muestran timidez.En particular, los humanos evolucionaron en un entorno bastante diferente al de estos animales. La supervivencia humana se hizo más fácil con el desarrollo de herramientas, refugio y fuego, lo que facilitó un mayor avance de la interacción social, la autoexpresión y la fabricación de herramientas, como para la caza y la recolección. El aumento del tamaño del cerebro permitió el aprovisionamiento y las herramientas avanzadas, y los avances tecnológicos durante la era paleolítica que se basaron en las innovaciones evolutivas anteriores del bipedalismo y la versatilidad de las manos permitieron el desarrollo del lenguaje humano.

Teoría del simio autodomesticado

Según un estudio que investiga las diferencias de canto entre las munias de rabadilla blanca y su contraparte domesticada (pinzón bengalí), las munias salvajes usan una secuencia de canciones altamente estereotipada, mientras que las domesticadas cantan una canción sin restricciones. En los pinzones salvajes, la sintaxis de las canciones está sujeta a la preferencia femenina (selección sexual) y permanece relativamente fija. Sin embargo, en el pinzón bengalí, la selección natural es reemplazada por la reproducción, en este caso por el colorido del plumaje, y por lo tanto, desvinculada de las presiones selectivas, se permite que la sintaxis estereotipada del canto fluya. Se reemplaza, supuestamente dentro de 1000 generaciones, por una secuencia variable y aprendida. Además, se cree que los pinzones salvajes son incapaces de aprender secuencias de canciones de otros pinzones.En el campo de la vocalización de las aves, los cerebros capaces de producir solo un canto innato tienen vías neuronales muy simples: el centro motor primario del cerebro anterior, llamado núcleo robusto de arcopallium, se conecta a las salidas vocales del cerebro medio, que a su vez se proyectan a los núcleos motores del tronco encefálico. Por el contrario, en los cerebros capaces de aprender canciones, el arcopallium recibe información de numerosas regiones adicionales del cerebro anterior, incluidas las involucradas en el aprendizaje y la experiencia social. El control sobre la generación de canciones se ha vuelto menos restringido, más distribuido y más flexible.

Una forma de pensar sobre la evolución humana es que los humanos son simios autodomesticados.Así como la domesticación relajó la selección de cantos estereotipados en los pinzones (la elección de pareja fue suplantada por elecciones hechas por las sensibilidades estéticas de los criadores de aves y sus clientes), así podría la domesticación cultural humana haber relajado la selección en muchos de sus rasgos de comportamiento de los primates, permitiendo que los viejos caminos se reanuden. degenerar y reconfigurarse. Dada la forma altamente indeterminada en que se desarrollan los cerebros de los mamíferos, básicamente se construyen a sí mismos "de abajo hacia arriba", con un conjunto de interacciones neuronales preparándose para la siguiente ronda de interacciones, las vías degradadas tenderían a buscar y encontrar nuevas oportunidades para conexiones sinápticas. Tales desdiferenciaciones heredadas de las vías cerebrales podrían haber contribuido a la complejidad funcional que caracteriza el lenguaje humano. Y, como lo ejemplifican los pinzones,

Habla y lenguaje para la comunicación.

Se puede establecer una distinción entre el habla y el lenguaje. El lenguaje no es necesariamente hablado: alternativamente puede ser escrito o firmado. El habla se encuentra entre una serie de métodos diferentes de codificación y transmisión de información lingüística, aunque podría decirse que es el más natural.

Algunos académicos ven el lenguaje como un desarrollo inicialmente cognitivo, su 'externalización' para servir a propósitos comunicativos que ocurren más adelante en la evolución humana. Según una de esas escuelas de pensamiento, la característica clave que distingue el lenguaje humano es la recursividad (en este contexto, la incorporación iterativa de frases dentro de frases). Otros estudiosos, en particular Daniel Everett, niegan que la recursividad sea universal y citan ciertos idiomas (por ejemplo, Pirahã) que supuestamente carecen de esta característica.

Algunos consideran que la capacidad de hacer preguntas distingue el lenguaje de los sistemas de comunicación no humanos. Algunos primates cautivos (sobre todo bonobos y chimpancés), habiendo aprendido a usar señas rudimentarias para comunicarse con sus entrenadores humanos, demostraron ser capaces de responder correctamente a preguntas y solicitudes complejas. Sin embargo, no lograron hacer ni siquiera las preguntas más simples.Por el contrario, los niños humanos pueden hacer sus primeras preguntas (usando solo la entonación de pregunta) en el período de balbuceo de su desarrollo, mucho antes de que comiencen a usar estructuras sintácticas. Aunque los bebés de diferentes culturas adquieren los idiomas nativos de su entorno social, todos los idiomas del mundo sin excepción (tonal, no tonal, entonativo y acentuado) usan una "entonación de pregunta" ascendente similar para las preguntas de sí o no. Este hecho es una fuerte evidencia de la universalidad de la entonación de preguntas. En general, según algunos autores, la entonación/tono de las oraciones es fundamental en la gramática hablada y es la información básica que utilizan los niños para aprender la gramática de cualquier idioma.

Desarrollo cognitivo y lenguaje

Los usuarios del lenguaje tienen una referencia de alto nivel (o deixis), la capacidad de referirse a cosas o estados del ser que no están en el ámbito inmediato del hablante. Esta habilidad a menudo se relaciona con la teoría de la mente, o la conciencia del otro como un ser como uno mismo con deseos e intenciones individuales. Según Chomsky, Hauser y Fitch (2002), hay seis aspectos principales de este sistema de referencia de alto nivel:

Teoria de la mente

Simon Baron-Cohen (1999) argumenta que la teoría de la mente debe haber precedido al uso del lenguaje, basándose en la evidencia del uso de las siguientes características hasta hace 40 000 años: comunicación intencional, reparación de la comunicación fallida, enseñanza, persuasión intencional, engaño intencional, construcción planes y objetivos compartidos, intercambio intencional de enfoque o tema, y ​​fingir. Además, Baron-Cohen argumenta que muchos primates muestran algunas de estas habilidades, pero no todas. La investigación de Call y Tomasello sobre los chimpancés respalda esto, en el sentido de que los chimpancés individuales parecen entender que otros chimpancés tienen conciencia, conocimiento e intención, pero no parecen entender las creencias falsas. Muchos primates muestran algunas tendencias hacia una teoría de la mente, pero no tan completa como la que tienen los humanos.

En última instancia, existe cierto consenso dentro del campo de que una teoría de la mente es necesaria para el uso del lenguaje. Por lo tanto, el desarrollo de una teoría completa de la mente en humanos fue un precursor necesario para el uso completo del lenguaje.

Representación de números

En un estudio en particular, se requirió que ratas y palomas presionaran un botón un cierto número de veces para obtener comida. Los animales mostraron una distinción muy precisa para números menores de cuatro, pero a medida que aumentaban los números, aumentaba la tasa de error. En otro, el primatólogo Tetsuro Matsuzawa intentó enseñar los números arábigos a los chimpancés.La diferencia entre los primates y los humanos en este sentido era muy grande, ya que los chimpancés necesitaron miles de intentos para aprender del 1 al 9, y cada número requirió una cantidad similar de tiempo de entrenamiento; sin embargo, después de aprender el significado de 1, 2 y 3 (y a veces 4), los niños (después de la edad de 5,5 a 6 años) comprenden fácilmente el valor de los números enteros mayores mediante el uso de una función de sucesor (es decir, 2 es 1 mayor que 1, 3 es 1 mayor que 2, 4 es 1 mayor que 3; una vez que se llega a 4 parece que la mayoría de los niños entienden de repente que el valor de cualquier número entero n es 1 mayor que el número anterior).En pocas palabras, otros primates aprenden el significado de los números uno por uno, de forma similar a como lo hacen con otros símbolos referenciales, mientras que los niños primero aprenden una lista arbitraria de símbolos (1, 2, 3, 4...) y luego aprenden su forma precisa. significados Estos resultados pueden verse como evidencia de la aplicación de la "propiedad generativa abierta" del lenguaje en la cognición numérica humana.

Estructuras lingüísticas

Principio léxico-fonológico

Hockett (1966) detalla una lista de características consideradas esenciales para describir el lenguaje humano. En el dominio del principio léxico-fonológico, dos características de esta lista son las más importantes:

El sistema de sonido de una lengua se compone de un conjunto finito de elementos fonológicos simples. Bajo las reglas fonotácticas específicas de un idioma dado, estos elementos pueden recombinarse y concatenarse, dando lugar a la morfología y al léxico abierto. Una característica clave del lenguaje es que un conjunto simple y finito de elementos fonológicos da lugar a un sistema léxico infinito en el que las reglas determinan la forma de cada elemento y el significado está inextricablemente vinculado a la forma. La sintaxis fonológica, entonces, es una simple combinación de unidades fonológicas preexistentes. Relacionado con esto hay otra característica esencial del lenguaje humano: la sintaxis léxica, en la que se combinan unidades preexistentes, dando lugar a elementos léxicos semánticamente nuevos o distintos.

Se sabe que ciertos elementos del principio léxico-fonológico existen fuera de los humanos. Si bien todos (o casi todos) han sido documentados de alguna forma en el mundo natural, muy pocos coexisten dentro de la misma especie. El canto de los pájaros, el canto de los simios no humanos y los cantos de las ballenas muestran una sintaxis fonológica, combinando unidades de sonido en estructuras más grandes aparentemente desprovistas de un significado mejorado o novedoso. Ciertas otras especies de primates tienen sistemas fonológicos simples con unidades que se refieren a entidades en el mundo. Sin embargo, a diferencia de los sistemas humanos, las unidades en los sistemas de estos primates normalmente ocurren de forma aislada, lo que revela una falta de sintaxis léxica. hay nuevoevidencia que sugiere que los monos de Campbell también muestran sintaxis léxica, combinando dos llamadas (una llamada de alarma de depredador con un "boom", cuya combinación denota una menor amenaza de peligro), sin embargo, aún no está claro si se trata de una llamada léxica o morfológica. fenómeno.

Pidgins y criollos

Los pidgins son idiomas significativamente simplificados con solo una gramática rudimentaria y un vocabulario restringido. En su etapa inicial, los pidgins consisten principalmente en sustantivos, verbos y adjetivos con pocos o ningún artículo, preposición, conjunción o verbo auxiliar. A menudo, la gramática no tiene un orden de palabras fijo y las palabras no tienen inflexión.

Si se mantiene el contacto entre los grupos que hablan el pidgin durante largos períodos de tiempo, los pidgin pueden volverse más complejos a lo largo de muchas generaciones. Si los niños de una generación adoptan el pidgin como lengua materna, se convierte en una lengua criolla, que se vuelve fija y adquiere una gramática más compleja, con fonología, sintaxis, morfología e incrustaciones sintácticas fijas. La sintaxis y la morfología de tales idiomas a menudo pueden tener innovaciones locales que obviamente no se derivan de ninguno de los idiomas originales.

Los estudios de las lenguas criollas de todo el mundo han sugerido que muestran notables similitudes en la gramática y se desarrollan uniformemente a partir de pidgins en una sola generación. Estas similitudes son evidentes incluso cuando los criollos no tienen orígenes lingüísticos comunes. Además, los criollos son similares, a pesar de haberse desarrollado aislados unos de otros. Las similitudes sintácticas incluyen el orden de las palabras sujeto-verbo-objeto. Incluso cuando los criollos se derivan de idiomas con un orden de palabras diferente, a menudo desarrollan el orden de palabras SVO. Los criollos tienden a tener patrones de uso similares para artículos definidos e indefinidos, y reglas de movimiento similares para estructuras de frases, incluso cuando los idiomas principales no los tienen.

Cronología evolutiva

Cronología de los homínidos
Esta caja: vistahablareditar
−10 —–−9.5 —–−9 —–−8.5 —–−8 —–−7.5 —–−7 —–−6.5 —–−6 —–−5.5 —–−5 —–−4.5 —–−4 —–−3.5 —–−3 —–−2.5 —–−2 —–−1.5 —–−1 —–−0.5 —–0 —miocenoPliocenopleistocenohomínidosNakalipitecoOuranopithecusOreopithecusSahelanthropusOrrorínArdipithecusaustralopitecoHomo habilisHomo erectusHomo bodoensisHomo sapiensneandertales, denisovanos←simios anteriores←división de gorila←división de chimpancé←Primer bípedo←Las primeras herramientas de piedra←Dispersión más allá de África←Primer fuego/cocción←Primeras prendas←humanos modernos
homínidos

_

_

_

_

_

_

_
(hace millones de años)

Comunicación de primates

Los primatólogos de campo pueden brindar información útil sobre la comunicación de los grandes simios en la naturaleza. Un hallazgo importante es que los primates no humanos, incluidos los otros grandes simios, producen llamadas graduadas, en lugar de diferenciadas categóricamente, y los oyentes se esfuerzan por evaluar las gradaciones sutiles en los estados emocionales y corporales de los emisores de señales. A los simios no humanos aparentemente les resulta extremadamente difícil producir vocalizaciones en ausencia de los estados emocionales correspondientes. En cautiverio, a los simios no humanos se les han enseñado formas rudimentarias de lenguaje de señas o se les ha persuadido para que usen lexigramas (símbolos que gráficamente no se parecen a las palabras correspondientes) en los teclados de las computadoras. Algunos simios no humanos, como Kanzi, han podido aprender y utilizar cientos de lexigramas.

Las áreas de Broca y Wernicke en el cerebro de los primates son responsables de controlar los músculos de la cara, la lengua, la boca y la laringe, además de reconocer los sonidos. Se sabe que los primates hacen "llamadas vocales", y estas llamadas son generadas por circuitos en el tronco encefálico y el sistema límbico.

En la naturaleza, la comunicación de los monos verdes ha sido la más estudiada. Se sabe que hacen hasta diez vocalizaciones diferentes. Muchos de estos se utilizan para advertir a otros miembros del grupo sobre los depredadores que se acercan. Incluyen una "llamada de leopardo", una "llamada de serpiente" y una "llamada de águila". Cada llamada desencadena una estrategia defensiva diferente en los monos que escuchan la llamada y los científicos pudieron obtener respuestas predecibles de los monos utilizando altavoces y sonidos pregrabados. Se pueden usar otras vocalizaciones para la identificación. Si un mono bebé llama, su madre se vuelve hacia él, pero otras madres verdes se vuelven hacia la madre de ese bebé para ver qué hace.

De manera similar, los investigadores han demostrado que los chimpancés (en cautiverio) usan diferentes "palabras" en referencia a diferentes alimentos. Grabaron vocalizaciones que los chimpancés hacían en referencia, por ejemplo, a las uvas, y luego otros chimpancés señalaron imágenes de uvas cuando escucharon el sonido grabado.

Ardipithecus ramidus

Un estudio publicado en HOMO: Journal of Comparative Human Biology en 2017 afirma que Ardipithecus ramidus, un homínido fechado en aproximadamente 4,5 Ma, muestra la primera evidencia de un cambio anatómico en el linaje de homínidos que sugiere una mayor capacidad vocal. Este estudio comparó el cráneo de A. ramidus con 29 cráneos de chimpancé de diferentes edades y descubrió que, en numerosas características, A. ramidus se agrupaba con las medidas de bebés y juveniles en lugar de las medidas de adultos. Significativamente,Se argumentó que tal afinidad con las dimensiones de la forma de la arquitectura del cráneo de chimpancés infantes y juveniles puede haber resultado en una mayor capacidad vocal. Esta afirmación se basó en la noción de que las proporciones del tracto vocal del chimpancé que impiden el habla son el resultado de factores de crecimiento asociados con la pubertad, factores de crecimiento ausentes en la ontogenia de A. ramidus. También se encontró que A. ramidus tenía un grado de lordosis cervical más propicio para la modulación vocal en comparación con los chimpancés, así como una arquitectura de la base del cráneo que sugiere una mayor capacidad vocal.

Lo que fue significativo en este estudio fue la observación de que los cambios en la arquitectura del cráneo que se correlacionan con la reducción de la agresión son los mismos cambios necesarios para la evolución de la capacidad vocal de los primeros homínidos. Al integrar datos sobre los correlatos anatómicos del apareamiento de primates y los sistemas sociales con estudios de la arquitectura del cráneo y del tracto vocal que facilitan la producción del habla, los autores argumentan que los paleoantropólogos hasta la fecha no han logrado comprender la importante relación entre la evolución social de los primeros homínidos y la capacidad lingüística.

Si bien el cráneo de A. ramidus, según los autores, carece de los impedimentos anatómicos para el habla evidentes en los chimpancés, no está claro cuáles eran las capacidades vocales de este homínido primitivo. Si bien sugieren que A. ramidus, basado en proporciones similares del tracto vocal, puede haber tenido capacidades vocales equivalentes a las de un bebé humano moderno o un niño muy pequeño, admiten que esta es obviamente una hipótesis discutible y especulativa. Sin embargo, afirman que los cambios en la arquitectura del cráneo a través de procesos de selección social fueron un requisito previo necesario para la evolución del lenguaje. Como escriben:

Proponemos que como resultado de la morfogénesis pedomórfica de la base del cráneo y la morfología craneofacial Ar. ramidus no habría estado limitado en términos de los componentes mecánicos de la producción del habla como lo están los chimpancés y los bonobos. Es posible que Ar. ramidus tenía una capacidad vocal cercana a la de los chimpancés y los bonobos, y su morfología idiosincrásica del cráneo no resultó en ningún avance significativo en la capacidad del habla. En este sentido, las características anatómicas analizadas en este ensayo habrían sido extraídas en especies posteriores de homínidos más volubles. Sin embargo, dadas las ventajas selectivas de la sincronía vocal prosocial, sugerimos que la especie habría desarrollado habilidades vocales significativamente más complejas que los chimpancés y los bonobos.

Homo primitivo

Anatómicamente, algunos estudiosos creen que las características del bipedalismo se desarrollaron en los australopitecinos hace unos 3,5 millones de años. Alrededor de este tiempo, estos desarrollos estructurales dentro del cráneo llevaron a un tracto vocal en forma de L más prominente. Para generar los sonidos que el homo sapiens moderno es capaz de hacer, como las vocales, es vital que las poblaciones de Homo primitivo tengan una pista de voz con una forma específica y una laringe sentada más baja.La investigación opuesta sugirió previamente que los neandertales eran físicamente incapaces de crear la gama completa de voces que se ven en los humanos modernos debido a las diferencias en la ubicación de la laringe. Establecer distintas posiciones de la laringe a través de restos fósiles de Homo sapiens y neandertales apoyaría esta teoría; sin embargo, la investigación moderna ha revelado que el hueso hioides no se distinguía de las dos poblaciones. Aunque la investigación ha demostrado que una laringe más baja es importante para producir el habla, otra teoría afirma que puede no ser tan importante como se pensaba. Cataldo, Migliano y Vinicius (2018) afirmaron que el habla puede haber surgido debido a un aumento en el comercio y la comunicación entre diferentes grupos. Otra opinión de Cataldo afirma que el habla se desarrolló para permitir la fabricación de herramientas por parte de los neandertales.

Homo sapiens arcaico

Steven Mithen propuso el término Hmmmmm para el sistema prelingüístico de comunicación postulado por haber sido utilizado por el Homo arcaico, comenzando con el Homo ergaster y alcanzando la mayor sofisticación en el Pleistoceno medio con el Homo heidelbergensis y el Homo neanderthalensis. Hmmmmm es un acrónimo de holístico (no composicional), manipulativo (los enunciados son órdenes o sugerencias, no declaraciones descriptivas), multimodal (acústico además de gestual y facial) , musical y mimético.

Homo heidelbergensis

El Homo heidelbergensis era un pariente cercano (muy probablemente un descendiente migratorio) del Homo ergaster. Algunos investigadores creen que esta especie fue el primer homínido en hacer vocalizaciones controladas, posiblemente imitando las vocalizaciones de los animales, y que a medida que Homo heidelbergensis desarrolló una cultura más sofisticada, partió de este punto y posiblemente desarrolló una forma temprana de lenguaje simbólico.

Homo neanderthalensis

El descubrimiento en 1989 del hueso hioides (neandertal) Kebara 2 sugiere que los neandertales pueden haber sido anatómicamente capaces de producir sonidos similares a los humanos modernos. El nervio hipogloso, que pasa a través del canal hipogloso, controla los movimientos de la lengua, lo que puede haber permitido expresar la exageración del tamaño (consulte la hipótesis de la exageración del tamaño a continuación) o puede reflejar las habilidades del habla.

Sin embargo, aunque los neandertales pueden haber sido anatómicamente capaces de hablar, Richard G. Klein en 2004 dudaba de que poseyeran un lenguaje completamente moderno. Basa en gran medida sus dudas en el registro fósil de humanos arcaicos y su caja de herramientas de piedra. Bart de Boer en 2017 reconoce esta ambigüedad de un tracto vocal neandertal universalmente aceptado; sin embargo, señala las similitudes en el canal vertebral torácico, los sacos de aire potenciales y los huesos hioides entre los humanos modernos y los neandertales para sugerir la presencia de un habla compleja. Durante dos millones de años después de la aparición del Homo habilis, la tecnología de herramientas de piedra de los homínidos cambió muy poco. Klein, que ha trabajado extensamente en herramientas de piedra antiguas, describe el conjunto de herramientas de piedra cruda de los humanos arcaicos como imposible de dividir en categorías según su función, e informa que los neandertales parecen haber tenido poca preocupación por la forma estética final de sus herramientas.. Klein argumenta que es posible que el cerebro neandertal no haya alcanzado el nivel de complejidad requerido para el habla moderna, incluso si el aparato físico para la producción del habla estuviera bien desarrollado. La cuestión del nivel de sofisticación cultural y tecnológica de los neandertales sigue siendo controvertida.

Con base en simulaciones por computadora utilizadas para evaluar esa evolución del lenguaje que resultó en mostrar tres etapas en la evolución de la sintaxis, se cree que los neandertales estuvieron en la etapa 2, lo que demuestra que tenían algo más evolucionado que el protolenguaje pero no tan complejo como el lenguaje de los humanos modernos.

Algunos investigadores, aplicando modelos de bioingeniería auditiva a tomografías computarizadas de cráneos de neandertales, han afirmado que los neandertales tenían una capacidad auditiva muy similar a la de los humanos anatómicamente modernos. Estos investigadores afirman que este hallazgo implica que "los neandertales desarrollaron las capacidades auditivas para apoyar un sistema de comunicación vocal tan eficiente como el habla humana moderna".

Homo sapiens

Los humanos anatómicamente modernos comienzan a aparecer en el registro fósil en Etiopía hace unos 200.000 años. Aunque todavía hay mucho debate sobre si la modernidad del comportamiento surgió en África más o menos al mismo tiempo, un número creciente de arqueólogos hoy en día invocan el uso de pigmentos de ocre rojo en la Edad de Piedra Media del sur de África, por ejemplo, en la cueva de Blombos, como evidencia de que la anatomía moderna y el comportamiento coevolucionó. Estos arqueólogos argumentan con fuerza que si los humanos modernos en esta etapa temprana usaban pigmentos de ocre rojo con fines rituales y simbólicos, probablemente también tenían un lenguaje simbólico.

Según la reciente hipótesis de los orígenes africanos, hace alrededor de 60.000 a 50.000 años un grupo de humanos abandonó África y comenzó a migrar para ocupar el resto del mundo, llevando consigo el lenguaje y la cultura simbólica.

La laringe descendida

Illu laringe.jpg

La laringe o caja de la voz es un órgano en el cuello que alberga las cuerdas vocales, que son responsables de la fonación. En los humanos, la laringe desciende. La especie humana no es única en este sentido: cabras, perros, cerdos y titíes bajan la laringe temporalmente, para emitir fuertes llamadas. Varias especies de ciervos tienen una laringe permanentemente baja, que los machos pueden bajar aún más durante sus exhibiciones rugientes. Los leones, jaguares, guepardos y gatos domésticos también lo hacen. Sin embargo, el descenso laríngeo en no humanos (según Philip Lieberman) no se acompaña del descenso del hioides; por lo tanto, la lengua permanece horizontal en la cavidad oral, impidiendo que actúe como articulador faríngeo.

A pesar de todo esto, los estudiosos siguen divididos en cuanto a cuán "especial" es realmente el tracto vocal humano. Se ha demostrado que la laringe desciende hasta cierto punto durante el desarrollo de los chimpancés, seguida de un descenso hioidal. En contra de esto, Philip Lieberman señala que solo los humanos han desarrollado un descenso laríngeo permanente y sustancial en asociación con el descenso hioidal, lo que da como resultado una lengua curva y un tracto vocal de dos tubos con proporciones de 1:1. Argumenta que los neandertales y los primeros humanos anatómicamente modernos no podrían haber poseído tractos vocales supralaríngeos capaces de producir un "habla completamente humana".Excepcionalmente en el caso humano, el contacto simple entre la epiglotis y el velo ya no es posible, interrumpiendo la separación normal de los mamíferos de los tractos respiratorio y digestivo durante la deglución. Dado que esto implica costos sustanciales, lo que aumenta el riesgo de asfixia al tragar alimentos, nos vemos obligados a preguntarnos qué beneficios podrían haber superado esos costos. El beneficio obvio, según se afirma, debe haber sido el habla. Pero esta idea ha sido fuertemente cuestionada. Una objeción es que los humanos, de hecho, no corren un riesgo grave de atragantarse con los alimentos: las estadísticas médicas indican que los accidentes de este tipo son extremadamente raros. Otra objeción es que, en opinión de la mayoría de los estudiosos, el habla, como se la conoce, surgió relativamente tarde en la evolución humana, aproximadamente al mismo tiempo que el surgimiento del Homo sapiens.. Un desarrollo tan complejo como la reconfiguración del tracto vocal humano habría requerido mucho más tiempo, lo que implicaría una fecha de origen temprana. Esta discrepancia en las escalas de tiempo socava la idea de que la flexibilidad vocal humana fue impulsada inicialmente por presiones de selección para el habla, por lo que no excluye que se seleccionara, por ejemplo, para mejorar la capacidad de cantar.

La hipótesis de la exageración del tamaño

Bajar la laringe es aumentar la longitud del tracto vocal, lo que a su vez reduce las frecuencias de los formantes para que la voz suene "más profunda", dando la impresión de un mayor tamaño. John Ohala argumenta que la función de la laringe baja en los humanos, especialmente en los hombres, es probablemente mejorar las manifestaciones de amenaza en lugar del habla en sí. Ohala señala que si la laringe baja fuera una adaptación para el habla, se esperaría que los machos humanos adultos estuvieran mejor adaptados a este respecto que las hembras adultas, cuya laringe es considerablemente menos baja. Sin embargo, las mujeres superan a los hombres en las pruebas verbales, falseando toda esta línea de razonamiento.

W. Tecumseh Fitch también argumenta que esta fue la ventaja selectiva original del descenso laríngeo en la especie humana. Aunque (según Fitch) el descenso inicial de la laringe en los humanos no tenía nada que ver con el habla, la mayor variedad de posibles patrones de formantes se cooptó posteriormente para el habla. La exageración del tamaño sigue siendo la única función del descenso laríngeo extremo observado en los ciervos machos. De acuerdo con la hipótesis de la exageración del tamaño, en los humanos se produce un segundo descenso de la laringe en la pubertad, aunque solo en los varones. En respuesta a la objeción de que la laringe desciende de las hembras humanas, Fitch sugiere que las madres que vocalizan para proteger a sus crías también se habrían beneficiado de esta capacidad.

Diversidad fonémica

En 2011, Quentin Atkinson publicó una encuesta de fonemas de 500 idiomas diferentes, así como familias de idiomas, y comparó su diversidad fonémica por región, número de hablantes y distancia de África. La encuesta reveló que las lenguas africanas tenían la mayor cantidad de fonemas y Oceanía y América del Sur tenían la menor cantidad. Después de permitir el número de hablantes, la diversidad fonémica se comparó con más de 2000 posibles ubicaciones de origen. El modelo de "mejor ajuste" de Atkinson es que el idioma se originó en el centro y sur de África hace entre 80.000 y 160.000 años. Esto es anterior al poblamiento hipotético de la costa sur de Arabia, India, el sudeste de Asia y Australia. También significaría que el origen del lenguaje se produjo al mismo tiempo que el surgimiento de la cultura simbólica.

Historia

En la religión y la mitología

La búsqueda del origen del lenguaje tiene una larga historia en la mitología. La mayoría de las mitologías no atribuyen a los humanos la invención del lenguaje, sino que hablan de un lenguaje divino anterior al lenguaje humano. Los lenguajes místicos utilizados para comunicarse con animales o espíritus, como el lenguaje de los pájaros, también son comunes y fueron de particular interés durante el Renacimiento.

Vāc es la diosa hindú del habla, o "habla personificada". Como "pronunciación sagrada" de Brahman, ella tiene un papel cosmológico como la "Madre de los Vedas". La historia de los aztecas sostiene que sólo un hombre, Coxcox, y una mujer, Xochiquetzal, sobrevivieron a una inundación, flotando sobre un trozo de corteza. Se encontraron en tierra y tuvieron muchos hijos que al principio nacieron sin poder hablar, pero posteriormente, con la llegada de una paloma, se les dotó de lenguaje, aunque a cada uno se le dio un habla diferente de modo que no se entendían entre sí.

En el Antiguo Testamento, el Libro del Génesis (11) dice que Dios impidió que la Torre de Babel se completara a través de un milagro que hizo que sus trabajadores de la construcción comenzaran a hablar diferentes idiomas. Después de esto, emigraron a otras regiones, agrupados según cuál de los idiomas recién creados hablaban, lo que explica los orígenes de los idiomas y las naciones fuera del Creciente Fértil.

Experimentos históricos

La historia contiene una serie de anécdotas sobre personas que intentaron descubrir el origen del lenguaje mediante experimentos. El primero de estos relatos fue contado por Heródoto (Historias 2.2). Relata que el faraón Psamético (probablemente Psamético I, siglo VII a. C.) tenía dos hijos criados por un pastor, con las instrucciones de que nadie les hablara, pero que el pastor los alimentara y cuidara mientras escuchaba para determinar sus primeras palabras.. Cuando uno de los niños gritó "bekos" con los brazos extendidos, el pastor concluyó que la palabra era frigia, porque ese era el sonido de la palabra frigia para "pan". A partir de esto, Psamético concluyó que el primer idioma era el frigio. Se dice que el rey James V de Escocia intentó un experimento similar;

Se dice que tanto el monarca medieval Federico II como Akbar intentaron experimentos similares; los niños involucrados en estos experimentos no hablaban. La situación actual de las personas sordas también apunta en esta dirección.

Historia de la investigacion

La lingüística moderna no comenzó hasta finales del siglo XVIII, y las tesis románticas o animistas de Johann Gottfried Herder y Johann Christoph Adelung siguieron siendo influyentes hasta bien entrado el siglo XIX. La cuestión del origen del lenguaje parecía inaccesible a los enfoques metódicos, y en 1866 la Sociedad Lingüística de París prohibió toda discusión sobre el origen del lenguaje, considerándolo un problema sin respuesta. Un enfoque cada vez más sistemático de la lingüística histórica se desarrolló en el transcurso del siglo XIX, alcanzando su culminación en la escuela neogramática de Karl Brugmann y otros.

Sin embargo, el interés académico en la cuestión del origen del lenguaje solo se ha reavivado gradualmente a partir de la década de 1950 (y luego de manera controvertida) con ideas como la gramática universal, la comparación de masas y la glotocronología.

El "origen del lenguaje" como sujeto por derecho propio surgió de los estudios en neurolingüística, psicolingüística y evolución humana. La Bibliografía lingüística introdujo el "Origen del lenguaje" como un título separado en 1988, como un subtema de la psicolingüística. Los institutos de investigación dedicados a la lingüística evolutiva son un fenómeno reciente, que surgió solo en la década de 1990.