Grafema

ImprimirCitar
Grafemas del español
Grafemas del español

En lingüística, un grafema es la unidad funcional más pequeña de un sistema de escritura. La palabra grafema, acuñada en analogía con fonema, se deriva del griego antiguo γράφω (gráphō) 'escribir' y el sufijo -ema por analogía con fonema y otros nombres de unidades émicas. El estudio de los grafemas se denomina grafémica.

El concepto de grafemas es abstracto y similar a la noción en computación de un carácter. En comparación, una forma específica que representa cualquier grafema particular en un tipo de letra específico se llama glifo. Por ejemplo, el grafema correspondiente al concepto abstracto de "el número arábigo uno" tiene un glifo distinto con significado idéntico (un alógrafo) en cada uno de los muchos tipos de letra (como, por ejemplo, una forma serif como en Times New Roman y un forma sans-serif como en Helvetica).

Conceptualización

Hay dos conceptos principales de grafema opuestos.

En la denominada concepción referencial, los grafemas se interpretan como las unidades de escritura más pequeñas que se corresponden con los sonidos (más exactamente, los fonemas). En este concepto, la sh en la palabra escrita en inglés shake sería un grafema porque representa el fonema /ʃ/. Este concepto referencial está ligado a la hipótesis de la dependencia que afirma que la escritura meramente representa el habla.

Por el contrario, el concepto analógico define los grafemas de manera análoga a los fonemas, es decir, a través de pares mínimos escritos como agitar contra serpiente. En este ejemplo, h y n son grafemas porque distinguen dos palabras. Este concepto analógico está asociado con la hipótesis de la autonomía que sostiene que la escritura es un sistema por derecho propio y debe estudiarse independientemente del habla. Ambos conceptos tienen debilidades.

Algunos modelos se adhieren a ambos conceptos simultáneamente al incluir dos unidades individuales, a las que se les da nombres como grafema grafémico para el grafema según la concepción analógica (h in shake), y grafema de ajuste fonológico para el grafema según el concepto referencial (sh en batido).

En conceptos más nuevos, en los que el grafema se interpreta semióticamente como un signo lingüístico diádico, se define como una unidad mínima de escritura que es léxicamente distintiva y se corresponde con una unidad lingüística (fonema, sílaba o morfema).

Notación

Los grafemas a menudo se escriben entre corchetes angulares: ⟨a⟩, ⟨b⟩, etc. Esto es análogo tanto a la notación de barra (/a/, /b/) utilizada para fonemas como a la notación de corchetes utilizada para transcripciones fonéticas ([ a], [b]).

Los mismos fonemas con diferentes grafemas
Los mismos fonemas con diferentes grafemas

Glifos

De la misma manera que las formas superficiales de los fonemas son sonidos del habla o fonemas (y diferentes fonemas que representan el mismo fonema se denominan alófonos), las formas superficiales de los grafemas son glifos (a veces "gráficos"), es decir, representaciones escritas concretas de símbolos, y los diferentes glifos que representan el mismo grafema se denominan alógrafos.

Por lo tanto, un grafema puede considerarse como una abstracción de una colección de glifos que son todos funcionalmente equivalentes.

Por ejemplo, en inglés escrito (u otros idiomas que usan el alfabeto latino), hay dos representaciones físicas diferentes de la letra latina minúscula "a": " a " y " ɑ ". Sin embargo, dado que la sustitución de cualquiera de ellos por el otro no puede cambiar el significado de una palabra, se consideran alógrafos del mismo grafema, que puede escribirse ⟨a⟩. La cursiva y la negrita también son alográficas.

Existe cierto desacuerdo sobre si las letras mayúsculas y minúsculas son alógrafos o grafemas distintos. Las mayúsculas generalmente se encuentran en ciertos contextos desencadenantes que no cambian el significado de una palabra: un nombre propio, por ejemplo, o al comienzo de una oración, o todo en mayúsculas en un titular de periódico. En otros contextos, las mayúsculas pueden determinar el significado: compare, por ejemplo, polaco y polaco: el primero es un idioma, el segundo es para lustrar zapatos.

Algunos lingüistas consideran que los dígrafos como ⟨sh⟩ en ship son grafemas distintos, pero generalmente se analizan como secuencias de grafemas. Sin embargo, las ligaduras no estilísticas, como ⟨æ⟩, son grafemas distintos, al igual que varias letras con diacríticos distintivos, como ⟨ç⟩.

Tipos de grafema

Los principales tipos de grafemas son los logogramas (más exactamente denominados morfogramas), que representan palabras o morfemas (por ejemplo, caracteres chinos, el signo "&" que representa la palabra y números arábigos); caracteres silábicos, que representan sílabas (como en japonés kana); y letras alfabéticas, que corresponden aproximadamente a fonemas (ver la siguiente sección). Para obtener una discusión completa de los diferentes tipos, consulte Sistema de escritura § Clasificación funcional.

Hay componentes grafémicos adicionales que se utilizan en la escritura, como signos de puntuación, símbolos matemáticos, separadores de palabras como el espacio y otros símbolos tipográficos. Las escrituras logográficas antiguas a menudo usaban determinantes silenciosos para eliminar la ambigüedad del significado de una palabra vecina (no silenciosa).

Los grafemas son la forma en que se representan las unidades mínimas de un fonema
Los grafemas son la forma en que se representan las unidades mínimas de un fonema

Relación con los fonemas

Como se mencionó en la sección anterior, en las lenguas que utilizan sistemas de escritura alfabéticos, muchos de los grafemas representan en principio los fonemas (sonidos significativos) de la lengua. En la práctica, sin embargo, las ortografías de tales lenguas implican al menos una cierta desviación del ideal de correspondencia exacta grafema-fonema. Un fonema puede estar representado por un multigrafo (secuencia de más de un grafema), ya que el dígrafo sh representa un solo sonido en inglés (y a veces un solo grafema puede representar más de un fonema, como ocurre con la letra rusa я o la c española). Algunos grafemas pueden no representar ningún sonido (como la b en la deuda inglesa o la hen todas las palabras españolas que contengan dicha letra), y muchas veces las reglas de correspondencia entre grafemas y fonemas se vuelven complejas o irregulares, particularmente como resultado de cambios sonoros históricos que no necesariamente se reflejan en la ortografía. Las ortografías "superficiales" como las del español estándar y el finlandés tienen una correspondencia relativamente regular (aunque no siempre uno a uno) entre grafemas y fonemas, mientras que las del francés y el inglés tienen una correspondencia mucho menos regular y se conocen como ortografías profundas.

Los multigrafos que representan un solo fonema normalmente se tratan como combinaciones de letras separadas, no como grafemas por derecho propio. Sin embargo, en algunos idiomas, un multigrafo puede tratarse como una sola unidad a los efectos de la comparación; por ejemplo, en un diccionario checo, la sección de palabras que comienzan con ⟨ch⟩ viene después de ⟨h⟩. Para obtener más ejemplos, consulte Orden alfabético § Convenciones específicas del idioma.

Contenido relacionado

Idioma armenio

Armenio es una lengua indoeuropea perteneciente a una rama independiente de la que es el único miembro. Es el idioma oficial de Armenia. Históricamente...

Escritura tailandesa

Alfabeto arameo

El antiguo alfabeto arameo fue adaptado por los arameos del alfabeto fenicio y se convirtió en una escritura distinta en el siglo VIII a. Se utilizó para...
Más resultados...
Tamaño del texto:
Editar