Cerámica andalusí

AjustarCompartirImprimirCitar

La cerámica hispano-morisca, cerámica andalusí o cerámica hispanomusulmana es un estilo de cerámica inicialmente islámico creado en Al-Andalus, que continuó produciéndose bajo el dominio cristiano en estilos que mezclan elementos islámicos y europeos. Era la cerámica más elaborada y lujosa que se producía en Europa hasta que la industria de mayólica italiana desarrolló estilos sofisticados en el siglo XV y se exportó a la mayor parte de Europa. El período de mayor éxito de la industria fueron los siglos XIV y XV.

Hacia el 711, los moros conquistaron parte de España. A lo largo de los siglos siguientes, introdujeron en Europa dos técnicas cerámicas: el vidriado con un vidriado de estaño blanco opaco y el lustre, que imita los acabados metálicos con efectos iridiscentes. Las vajillas hispano-moriscos utilizan ambos procesos, aplicando la pintura como un sobreesmalte que luego se vuelve a cocer. Lustreware era una especialidad de la cerámica islámica, al menos en parte porque el uso de recipientes para beber y comer en oro y plata, el ideal en la antigua Roma y Persia, así como en las sociedades cristianas medievales, está prohibido por los hadices, con el resultado de que la cerámica y Las élites musulmanas usaban el vidrio para la vajilla, cuando las élites medievales cristianas todavía usaban normalmente el metal tanto para platos como para tazas.

Centrada en un principio en Málaga por el sur, y utilizando la típica decoración islámica, en el siglo XV la mayor producción se concentraba en los alrededores de Valencia, que hacía mucho tiempo había sido reconquistada por la Corona de Aragón. Las mercancías de Manises y otras ciudades valencianas se destinaban principalmente al mercado cristiano y se exportaban muy ampliamente.

Centros de producción

Andaluz

El primer centro importante de cerámica fina en Al-Andalus fue Málaga, en el sur de España. Este es el centro principal cuyas mercancías más conocidas se produjeron en un reino musulmán, a diferencia de una mano de obra que se supone que es mayoritariamente musulmana, o morisca, bajo el dominio cristiano. Ya era célebre por sus artículos de oro en el siglo XIV, y permaneció bajo dominio musulmán hasta 1487, poco antes de la caída de Granada, el último reino árabe. Murcia, Almería y quizás la propia Granada también fueron los primeros centros de producción. Esta cerámica se mantuvo mucho más cercana a los estilos vistos en otros países islámicos, aunque gran parte se exportaba a los mercados cristianos, como se puede ver en los escudos de armas de muchas piezas.

Las mercancías de Málaga se celebraban por su brillo dorado sobre esmalte blanco; se distinguen de la loza granadina por la inclusión de pintura azul con brillo dorado sobre una arcilla roja característica de la región.

Al menos una autoridad, Alan Caiger-Smith, excluye esta cerámica del término "hispano-morisco", pero la mayoría de los que usan el término lo usan para incluir Málaga y otras mercancías andaluzas del período islámico, así como la cerámica valenciana. Cuando se estudió por primera vez la cerámica medieval española en el siglo XIX, se conocían los centros valencianos pero muy poco los de Al-Andalus, y ha habido una constante reatribución de los tipos de cerámica anteriormente atribuidos a Manises a Málaga y los sur, que aún continuaba en la década de 1980, tras los descubrimientos arqueológicos en Málaga y el análisis científico de las arcillas utilizadas.

Aunque antes en Al-Andaluz se producían otros tipos de cerámica pintada, que normalmente no se denominan cerámica hispano-moriscos, no se encuentran pruebas firmes de la producción de loza lustre antes de principios o mediados del siglo XIII, cuando es posible que la iniciaran alfareros egipcios que escapaban disturbios políticos. Ya se estaba exportando, ya que algunas de las pruebas más antiguas son cuencos colocados como decoración en las fachadas de las iglesias de Pisa cuando se construyeron. En 1289 se registró una importación de Málaga a través de Sandwich, Kent en Inglaterra para la reina española Leonor de Castilla, que constaba de "42 cuencos, 10 platos y 4 tinajas de barro de color extranjero (extranei coloris)". La cerámica malagueña también se exportó al mundo islámico y se ha encontrado en Fustat (El Cairo medieval) y en otros lugares.

Los ejemplos más conocidos y más impresionantes de cerámica andaluza son los jarrones de la Alhambra, una serie de jarrones muy grandes hechos para colocarse en nichos en la Alhambra de Granada, y quizás en otros lugares. Estos son muy atípicos en la cerámica islámica al tener solo una función decorativa, sin un propósito práctico, y son "con mucho" las piezas más grandes de lustreware conocidas. Se basan en formas tradicionales descendientes de las antiguas ánforas, pero con una altura de aproximadamente 115 a 170 cm se acercan a la altura de un ser humano. Se cree que proceden de una serie de fechas que abarcan finales del siglo XIV y el siglo XV, y la decoración y la forma precisa del cuerpo son diferentes en cada ejemplar superviviente. Según Alan Caiger-Smith, "pocas otras ollas en el mundo causan una impresión física tan fuerte".

Todos están ahora en museos, cinco en España y otros en San Petersburgo, Berlín, Washington DC, Estocolmo y Palermo; también sobreviven varios fragmentos grandes. Los azulejos de brillo también están todavía en su lugar en la Alhambra. La "Tabla de Fortuny", una placa única de 90 x 44 cm, tiene un diseño similar a un jardín, dentro de un borde con una inscripción alabando a Yusuf III, Sultán de Granada (r. 1408-1417). Su diseño recuerda al de algunas alfombras españolas.

Después de que el trono de Yusuf fuera heredado por un niño de ocho años en 1418, el reino nazarí entró en declive antes de su conquista final, y la producción de cerámica fina parece cesar abruptamente hacia 1450, aunque el nombre de obra de Malequa ("Málaga trabajo") siguió utilizándose en Valencia para loza de lustre mucho tiempo después.

Valencia

Valencia y sus suburbios Manises y Paterna se convirtieron en centros importantes después de que los alfareros emigraran allí desde el sur; la ciudad había regresado al dominio cristiano a partir de 1238, y la inmigración de alfareros expertos había estado ocurriendo desde al menos mediados del siglo XIV. En 1362, un cardenal encargó baldosas en "obra de Malicha" ("obra de Málaga", probablemente significando lustreware) para el Palais des Papes del Papa en Aviñón a dos maestros en Manises, al menos uno con un nombre árabe (aunque "Juan" como su nombre de pila). En 1484 un viajero alemán menciona vasijas "que son hechas por los alfareros moros".

Parece que los señores locales de Manises, la familia de Buyl, alentaron la inmigración, y pudieron actuar como distribuidores y agentes del producto; ciertamente cuando María de Castilla, reina de Aragón, quiso encargar un gran servicio en 1454, escribió al señor Buyl para que lo arreglara. Varios Buyl's habían servido como embajadores, tanto en Granada como en las cortes cristianas, dándoles contactos en muchos mercados. Parece que tomaron una regalía del 10% sobre todas las ventas de cerámica y disfrutaron de un ingreso muy alto de estas. El mayor depósito de cerámica de Manises encontrado por la arqueología, además de la propia Manises, proviene de Sluis en los Países Bajos, entonces parte de los territorios del rico Ducado de Borgoña. Manises también contaba con arcillas y una cueva cercana de donde se extraía una arena especial que se utilizaba como materia prima para los esmaltes.

Cataluña

Barcelona en Cataluña en el noreste de España, que estuvo bajo el dominio musulmán desde 718 hasta 801, se convirtió en un centro de cerámica mucho más tarde, probablemente recibiendo alfareros cristianos inmigrantes de Al-Andalus, especialmente Valencia, durante el período posterior de la Reconquista. Fue importante al principio para artículos que se asemejaban a la cerámica decorada en marrón y verde de Paterna y en el siglo XVI para artículos de lustre en un "dorado plateado cálido", ya sea reflejando diferentes materiales disponibles o un cambio de estilo deliberado. Varias otras ciudades comenzaron a producir lustreware en el mismo período.

Estilo

Mucha, en Valencia la mayoría, de la cerámica se hizo claramente para un mercado cristiano, ya que incluye escudos de armas y otros elementos occidentales en la decoración. Además del monograma cristiano IHS en el centro, la decoración naturalista de hojas de vid del plato que se muestra en la parte superior se deriva del arte gótico, probablemente a través de la decoración del borde de los manuscritos iluminados. Todavía no se han encontrado piezas firmadas (como sí lo están muchas piezas de otras regiones islámicas), y casi ninguna fechada, por lo que la heráldica, especialmente cuando se supone que las piezas fueron encargadas para celebrar una boda, es una prueba importante para la datación. Las piezas "tenían que ser espectaculares y elegantes, pero cada categoría de vasija tenía un uso particular" y en grandes ocasiones todas podían usarse, aunque las fuentes más grandes pasaban la mayor parte del tiempo expuestas apoyadas verticalmente en aparadores, como se muestra. en algunas pinturas contemporáneas.

Los diseños andaluces utilizan un repertorio de motivos geométricos, muchos de los cuales probablemente tenían un significado religioso que los compradores cristianos desconocían. Estos suelen estar contenidos en compartimentos pintados. Se utiliza escritura pseudocúfica, así como inscripciones en árabe propiamente dicho. Los colores dominantes de oro y azul quizás representen el sol y el cielo; otros colores disponibles, como el marrón, el verde y el amarillo, se utilizan mucho menos. Desde alrededor de 1400, algunos elementos, incluida la representación de animales, que probablemente se usaron por primera vez para exportar mercancías, parecen haberse vuelto populares también entre los compradores musulmanes locales; dos de los últimos "jarrones de la Alhambra" descritos anteriormente tienen pares de gacelas. Para entonces los reyes nazaríes de Granada se habían dotado de armas heráldicas a la manera cristiana, que también se ven en la cerámica.

Muchos platos valencianos grandes con diseños complicados típicos centrados en un escudo de armas también están decorados en la parte inferior con figuras de animales pintadas con audacia que ocupan todo el espacio, a menudo también tomadas de la heráldica. Sobre la cerámica de Manises, Alan Caiger-Smith ha escrito, "la producción sostenida de piezas finas en Manises durante los años 1380-1430 no tiene paralelo en la historia de la cerámica. Muchas de estas vasijas mantendrán su lugar entre las mejores cerámicas del mundo para siempre".; independientemente de los cambios y las perspectivas".

Las formas hispano-moriscos del siglo XV incluían el albarello (jarra alta), fuentes grandes con escudos de armas, hechas para gente adinerada de toda Europa, cántaros (algunos de pie alto, la citra y el grealet), una vasija de fondo guarnición (el lebrillo de alo) y el cuenco de orejas (cuenco de oreja). Las cerámicas hispano-moriscos tuvieron una influencia considerable en la mayólica italiana temprana; de hecho, dos posibles derivaciones del nombre tienen conexiones con ella. Hacia finales de siglo, los diseños comenzaron a incorporar elementos en relieve a imitación de las formas de la platería europea, como el gallooning. En todos los centros se hicieron azulejos, y la pequeña lápida de cerámica de un estudiante andaluz fallecido en 1409 es una de las pocas piezas datables con precisión.

Albert Van de Put categoriza los motivos decorativos en diez categorías: carácter árabe falso grande, carácter árabe falso pequeño, banda de espuelas y rayado, flor y hoja sobre fondo punteado, hoja de parra grande y flor pequeña (dos tamaños), follaje, hoja de bryony y flor pequeña, hoja de vid redondeada más pequeña, y pañales de puntos y tallos derivados de los anteriores, y gadroons.

Declive y renacimiento

La Reconquista capturó Valencia por tercera y última vez en 1238, y Málaga fue una de las últimas ciudades en caer, tras el Sitio de Málaga (1487). El resto de la población mudéjar islámica y moriscos convertidos fueron expulsados ​​de España en 1496 y 1609 respectivamente, afectando esta última a un tercio de la población de la provincia de Valencia. Pero muchos de los artesanos habían sido cristianos durante mucho tiempo en cualquier caso, y el estilo hispano-morisco sobrevivió en la provincia de Valencia, aunque mostrando una inmediata disminución de la calidad. Los artículos posteriores suelen tener un cuerpo tosco de color beige rojizo, decoración y brillo azul oscuro; a estas alturas, su posición como la cerámica europea más prestigiosa se había perdido ante los productores italianos y otros.

Alan Caiger-Smith describe a la industria valenciana como víctima de su propio éxito; A medida que los artículos producidos inicialmente para la parte más alta de la sociedad, generalmente como encargos a medida con heráldica personalizada, fueron demandados por la pequeña nobleza y la burguesía en expansión, tanto el tamaño de las piezas como la calidad de la decoración declinaron, y la pintura se convirtió en repeticiones más rutinarias de simples motivos La industria de mayólica italiana, desarrollada en gran medida a imitación de la española, se estaba desarrollando en direcciones que Valencia podía o no seguir. Que la pintura renacentista figurativa italiana no se intentara en España quizás no sea sorprendente, pero Valencia solo se unió a los italianos para copiar formas más simples de artículos de metal, siendo los italianos más ambiciosos.

Los productos continuaron produciéndose en un lento declive, ahora dependiendo de la demanda relativamente local de azulejos y otros artículos decorados, incluidas las ofrendas votivas. Se decía que todavía había treinta hornos en funcionamiento en Manises alrededor de 1800, momento en el que ya se habían hecho los primeros esfuerzos para revivir la antigua gloria de la industria. Los secretos de las técnicas para fabricar artículos de alta calidad se perdieron en gran medida, y después de que Carlos III de España se interesara personalmente, se encargó un informe en 1785 para registrar los métodos que se usaban en ese momento, para que no se perdiera más. En la década de 1870 se había desarrollado un mercado para piezas lo más cercanas posible al trabajo inicial, y se establecieron varias empresas nuevas, algunas de las cuales continúan hoy, aunque se realiza poco trabajo original en la tradición.

Otros usos del término

El término "hispano-morisco" también se utiliza para describir los textiles de seda figurados con motivos geométricos tejidos en Al-Andalus, y en ocasiones para referirse al mudéjar u otros trabajos en otros medios, como las alfombras, industria que siguió un patrón similar a la cerámica. en España. El Museo Metropolitano de Arte usa el término para describir un casco de desfile dorado en su colección.

Contenido relacionado

Guerra del Rif

La Guerra del Rif fue un conflicto armado que se libró entre 1921 y 1926 entre los colonos ocupantes de España y las tribus bereberes de la región...

Batalla de Puerto Rico (1595)

La Batalla de Puerto Rico o Batalla de San Juan fue una victoria española durante la Guerra Anglo-Española. Esta guerra estalló en 1585 y se libró no...

Dinastía omeya

Dinastía omeya u omeyas fueron la familia gobernante del Califato entre 661 y 750 y posteriormente de Al-Andalus entre 756 y 1031. En el período...
Más resultados...