Teología aristotélica

La teología aristotélica y la visión escolástica de Dios han influido en la historia intelectual occidental.

En su primera filosofía, más tarde llamada Metafísica, (o “después de la Física”), Aristóteles discute el significado del ser. Se refiere al motor inmóvil (hiperagente) y asigna uno a cada movimiento en los cielos y encarga a los futuros astrónomos que correlacionen los 47 a 55 movimientos estimados del modelo planetario de Eudoxan con las observaciones más actuales y precisas. Según Aristóteles, el motor inmóvil contempla continuamente su propia contemplación; los planetas y las estrellas, que tienen en sí mismos su fuente de movimiento (en virtud del éter, el quinto elemento de Aristóteles) aspiran a emular el movimiento circular uniforme del motor inmóvil. Así cautivados, su incansable desempeño es enteramente el resultado de su propio deseo. Esta es una de las formas en que se dice que el motor es inmóvil. Asimismo, no debe tener percepción sensorial alguna debido a la teoría de la cognición de Aristóteles:la autorreflexión real es su esencia singular, todo su ser. Como los cuerpos celestes en su búsqueda sin adornos, así los sabios miran, con afecto, hacia la estrella; y por lo tanto, como un modelo a seguir, inspiran a aquellos que los admiran, y por quienes otros todavía se sentirán cautivados, y así sucesivamente, creando el orden natural perdurable de eón, estación, animal y planta.

Aristóteles concluye que el motor inmóvil es Dios. Metafísica 12 1072b. "Por lo tanto, es la actualidad más que la potencialidad lo que se considera la posesión divina del pensamiento racional, y su contemplación activa es la que es más placentera y mejor. Si, entonces, la felicidad de la que Dios siempre disfruta es tan grande como la que nosotros disfrutar a veces, es maravilloso, y si es mayor, esto es aún más maravilloso. Sin embargo, es así. Además, la vida pertenece a Dios. Porque la actualidad del pensamiento es la vida, y Dios es esa actualidad, y la actualidad esencial de Dios es vida bonísima y eterna. Sostenemos, pues, que Dios es un ser vivo, eterno, bonísimo, y por tanto de Dios es la vida y una existencia eterna continua, porque eso es Dios.

It is a long established fact that a reader will be distracted by the readable content of a page when looking at its layout. The point of using Lorem Ipsum is that it has a more-or-less normal distribution of letters, as opposed to using 'Content here, content here', making it look like readable English.

You must log in to access this content
Iniciar con Google
Iniciar con Facebook
x