Sentimiento anti-indio

Ajustar Compartir Imprimir Citar

El sentimiento antiindio, también conocido como indofobia o antiindianismo, es un término moderno que se refiere a los sentimientos negativos y al odio hacia la República de la India, el pueblo indio y la cultura india. La indofobia se define formalmente en el contexto del prejuicio anti-indio como "una tendencia a reaccionar negativamente hacia las personas de extracción india contra aspectos de la cultura y los hábitos normativos indios".

Sentimiento histórico contra los indios

Los sentimientos antiasiáticos y la xenofobia ya habían surgido en América del Norte por la inmigración china y la mano de obra asiática barata que proporcionaba, principalmente para la construcción de ferrocarriles en California y en otros lugares de la costa oeste. En la jerga común de la época, los trabajadores, los periódicos y los políticos comunes se oponían a la inmigración de Asia. La causa común de erradicar a los asiáticos de la fuerza laboral dio lugar a la Liga de Exclusión Asiática.

Durante el Raj británico, cuando la comunidad india, en su mayoría sijs punjabíes, se estableció en California, la xenofobia se expandió para abarcar a los inmigrantes del subcontinente indio.

Período colonial

Indólogos

La relación entre Indomanía e Indofobia en la era colonial La indología británica fue discutida por el indólogo estadounidense Thomas Trautmann (1997), quien descubrió que la indomanía se había convertido en una norma a principios del siglo XIX en Gran Bretaña como resultado de una agenda consciente de evangelicalismo y utilitarismo, especialmente por Charles Grant y James Mill. Los historiadores señalaron que durante el Imperio Británico, "la influencia evangélica llevó a la política británica por un camino que tendía a minimizar y denigrar los logros de la civilización india y a posicionarse como la negación de la Indomanía británica anterior que se nutrió de la creencia en la sabiduría india".

En las muy influyentes "Observaciones sobre los... temas asiáticos de Gran Bretaña" de Grant (1796), criticó a los orientalistas por ser demasiado respetuosos con la cultura y la religión indias. Su trabajo trató de determinar el "verdadero lugar de los hindúes en la escala moral" y alegó que los hindúes son "un pueblo extremadamente depravado". Grant creía que el deber de Gran Bretaña era civilizar y cristianizar a los nativos.

Lord Macaulay, que sirvió en el Consejo Supremo de la India entre 1834 y 1838, jugó un papel decisivo en la creación de los cimientos de la India colonial bilingüe. Convenció al gobernador general para que adoptara el inglés como medio de instrucción en la educación superior a partir del sexto año de escolaridad en adelante, en lugar del sánscrito o el árabe. Afirmó: "Nunca encontré a uno entre ellos que pudiera negar que un solo estante de una buena biblioteca europea valía toda la literatura nativa de la India". Escribió que las obras en árabe y sánscrito sobre medicina contienen "doctrinas médicas que deshonrarían a un herrador inglés - Astronomía, que provocaría la risa en las niñas en un internado inglés - Historia,

Uno de los historiadores más influyentes de la India durante el Imperio Británico, James Mill, fue criticado por sus prejuicios contra los hindúes. Horace Hayman Wilson escribió que la tendencia del trabajo de Mill era "malvada". Mill afirmó que tanto los indios como los chinos son cobardes, insensibles y mendaces. Tanto Mill como Grant atacaron la erudición orientalista que era demasiado respetuosa con la cultura india: "Fue desafortunado que una mente tan pura, tan cálida en la búsqueda de la verdad y tan dedicada al saber oriental, como la de Sir William Jones, hubiera adoptado la hipótesis de un alto estado de civilización en los principales países de Asia".

Dadabhai Naoroji habló en contra de tal sentimiento anti-India.

Colonialistas

Los estereotipos de los indios se intensificaron durante y después de la rebelión india de 1857, conocida como la Primera Guerra de Independencia de la India para los indios y como el motín de los cipayos para los británicos, cuando los cipayos indios se rebelaron contra el gobierno de la Compañía Británica de las Indias Orientales en la India. Los colonialistas británicos utilizaron las denuncias de violaciones de guerra como propaganda para justificar la colonización de la India. Si bien los incidentes de violación cometidos por rebeldes indios contra mujeres y niñas británicas fueron generalmente poco comunes, los medios británicos exageraron esto para justificar la continuación de la intervención británica en el subcontinente indio.

En ese momento, los periódicos británicos habían publicado varios relatos aparentemente de testigos presenciales de mujeres y niñas británicas violadas por rebeldes indios, pero citaron pocas pruebas físicas. Más tarde se descubrió que algunas eran ficciones creadas para pintar a los nativos como salvajes que necesitaban ser civilizados, una misión a veces conocida como "La carga del hombre blanco". Uno de esos relatos publicado por The Times, sobre un incidente en el que 48 niñas británicas de entre 10 y 14 años habían sido violadas por rebeldes indios en Delhi, fue criticado por Karl Marx, quien señaló que la historia era propaganda escrita por un clérigo en Bangalore., lejos de los acontecimientos.Una ola de vandalismo contra los indios acompañó la rebelión. Cuando Delhi cayó ante los británicos, la ciudad fue saqueada, los palacios saqueados y las mezquitas profanadas en lo que se ha llamado "un acto deliberado de vandalismo innecesario".

A pesar de la cuestionable autenticidad de los relatos coloniales sobre la rebelión, el estereotipo del indio "violador de piel oscura" aparecía con frecuencia en la literatura inglesa de finales del siglo XIX y principios del XX. La idea de proteger la "castidad femenina" británica del "macho indio lujurioso" tuvo una influencia significativa en las políticas del Raj británico que prohibían el mestizaje entre británicos e indios. Si bien se impusieron algunas políticas restrictivas a las mujeres británicas para "protegerlas" del mestizaje, la mayoría estaban dirigidas contra los indios. Por ejemplo, el proyecto de ley Ilbert de 1883, que habría otorgado a los jueces indios el derecho de juzgar a los delincuentes británicos,

Sentimiento regional anti-India

País encuestadopos.negativoNeutralPositivo – Negativo
Pakistán11%62%27%-51
Brasil23%57%20%-25
Porcelana35%56%9%-21
Francia39%53%8%-14
Pavo32%44%24%-12
Canada41%44%15%-3
Nigeria47%39%14%+8
Reino Unido56%38%6%+18
Estados Unidos49%37%14%+12
España23%35%32%-12
Australia49%34%17%+15
Alemania1%33%66%-32
México42%33%25%+9
Grecia19%27%54%-8
Kenia48%26%26%+22
Indonesia50%18%32%+32
Rusia41%10%49%+31

Asia del Sur

Pakistán

Según Christophe Jaffrelot y Jean-Luc Racine, el nacionalismo de Pakistán es principalmente anti-indio, a pesar de que Pakistán fue parte de la India británica (antes de 1947) y la civilización del valle del Indo durante muchos miles de años. "Esta es la esencia de la identidad del país". Sin embargo, los sentimientos anti-indios y anti-hindúes han aumentado y disminuido en el país desde su independencia. Según el profesor de la Universidad de Tufts, Seyyed Vali Reza Nasr, el sentimiento anti-India en Pakistán aumentó con el ascenso del islamista Jamaat-e-Islami bajo Sayyid Abul Ala Maududi.

Histórico

Algunos musulmanes indios temían que la mayoría hindú ganaría ascendencia política después de la independencia del Raj británico. Esta opinión se vio reforzada por disturbios religiosos en la India británica, como los disturbios de Nagpur de 1927. La teoría de las dos naciones fue enunciada por Allama Iqbal, que contó con el apoyo de la Liga Musulmana de Toda la India y finalmente culminó con la independencia del dominio colonial británico tanto de la India como de Pakistán en 1947.

La violencia en el momento de la partición de la India e incluso antes provocó tensiones comunitarias y enemistad entre hindúes y musulmanes. En Pakistán, esto contribuyó a la indofobia. En una entrevista con el canal de noticias indio CNN-IBN, el jugador de críquet y político pakistaní Imran Khan dijo en 2011: "Crecí odiando India porque crecí en Lahore y hubo masacres en 1947, tanto derramamiento de sangre e ira. Pero cuando comencé a viajar India, recibí tal amor y amistad allí que todo esto desapareció".

La teoría de las dos naciones se basa en la creencia de que, en el momento de la partición, el subcontinente indio no era una nación y, en su interpretación extrema, postula la creencia de que los indios hindúes y los indios musulmanes constituían naciones que no pueden coexistir "en un relación armoniosa".

Según Husain Haqqani, Pakistán enfrentó múltiples desafíos para su supervivencia después de la partición. En ese momento, los líderes seculares de Pakistán decidieron usar el Islam como un grito de guerra contra las amenazas percibidas de la India predominantemente hindú. Inseguros del futuro de Pakistán, promovieron deliberadamente el sentimiento anti-indio con el "Pakistán islámico" resistiendo a la "India hindú".

Según Nasr, los sentimientos antiindios, junto con los prejuicios antihindúes, han existido en Pakistán desde su formación. Con el ascenso de Jamaat-e-Islami bajo Maududi, la indofobia aumentó en Pakistán.

Al comentar sobre la indofobia en Pakistán en 2009, la exsecretaria de Estado de los Estados Unidos, Condoleezza Rice, calificó la relación Pakistán-India como ensombrecida por la indofobia.

En su artículo "El futuro de Pakistán", publicado por Brookings Institution, el experto estadounidense en el sur de Asia, Stephen P. Cohen, describe la relación Pakistán-India como una espiral interminable de sentimientos mutuos.

En los libros de texto de Pakistán

Según el Instituto de Políticas de Desarrollo Sostenible, desde la década de 1970, los libros de texto escolares paquistaníes han inculcado sistemáticamente el odio hacia la India y los hindúes. Según este informe, "Asociado con la insistencia en la Ideología de Pakistán ha sido un componente esencial del odio contra la India y los hindúes. Para los defensores de la Ideología de Pakistán, la existencia de Pakistán se define solo en relación con los hindúes, de ahí la Hay que pintar a los hindúes de la forma más negativa posible".

Un informe de 2005 de la Comisión Nacional para la Justicia y la Paz, una organización sin fines de lucro en Pakistán, encontró que los libros de texto de estudios de Pakistán en Pakistán se han utilizado para articular el odio que los políticos pakistaníes han intentado inculcar hacia los hindúes. "Las animosidades vituperantes legitiman el gobierno militar y autocrático, fomentando una mentalidad de asedio. Los libros de texto de Estudios de Pakistán son un sitio activo para representar a India como un vecino hostil", afirma el informe. "La historia del pasado de Pakistán se escribe intencionalmente para que sea distinta de las interpretaciones de la historia que se encuentran en la India, a menudo en contraste directo. A partir de los libros de texto emitidos por el gobierno, se enseña a los estudiantes que los hindúes son atrasados ​​y supersticiosos". Además, el informe decía: "Los libros de texto reflejan una ofuscación intencional. Los estudiantes de hoy,

Conflictos militares

India y Pakistán han tenido numerosos conflictos militares que han provocado un sentimiento antiindio, siendo el conflicto de Cachemira el más destacado e importante.

En 1971, el creciente descontento político en el este de Pakistán, al otro lado de la India del oeste de Pakistán, provocó llamados a la secesión de Pakistán, que fueron brutalmente reprimidos por el ejército de Pakistán, lo que condujo a la Guerra de Liberación de Bangladesh. India intervino, desencadenando la breve guerra indo-paquistaní de 1971 que culminó con la derrota de Pakistán y la secesión de Pakistán Oriental, que luego se convirtió en Bangladesh. Según Ardeshir Cowasjee, en el oeste de Pakistán, los líderes políticos y militares de la región fomentaron el sentimiento antiindio con el lema "aplastar a la India", en un intento de convencer a la gente de que el único problema en el este de Pakistán era el apoyo de la India a un movimiento secesionista.

Escribiendo para el Proyecto de Información e Investigación de Medio Oriente, el científico nuclear pakistaní Pervez Hoodbhoy declaró que el sentimiento anti-indio se inculca en los soldados pakistaníes al principio de su entrenamiento en Cadet College Hasan Abdal y Cadet College Petaro. También afirmó que para prosperar, Pakistán necesitaba superar su odio hacia la India.

Bangladesh

La relación entre India y Bangladesh comenzó a agriarse en unos pocos años. Las disputas políticas, como la matanza fronteriza de India, Farakka Barrage, los enclaves indo-bangladesíes y la barrera indo-bangladesí crearon divisiones entre los dos países. La indofobia, junto con el antihinduismo, dio lugar a acusaciones de doble lealtad entre los hindúes de Bangladesh por parte de los extremistas islámicos de derecha de Bangladesh.

Bután

Los sentimientos anti-India aumentaron cuando el gobierno indio retiró su subsidio para el queroseno y el gas para cocinar a Bután en el proceso electoral de 2013. Además, los sentimientos anti-India también se han atribuido a los comentarios insensibles de diplomáticos indios y figuras políticas de alto nivel. En agosto de 2017, en el punto álgido del enfrentamiento entre India y China en Doklam, los butaneses recibieron negativamente la respuesta del exsecretario de Relaciones Exteriores Shyam Saran con respecto a la intervención india en la expansión de las relaciones exteriores de Bután. Afirmó que "... realmente le corresponde a Bután decidir cuál es su nivel de comodidad, en términos de expandir su propio compromiso con el resto del mundo. Lo único que a la parte india le gustaría estar seguro es que debería haber no hay sorpresas en cuanto al movimiento que hace Bután. Ese es el único requisito".Se consideró que Bután había sentado las bases de la democracia basada en sentimientos anti-India.

El mal comportamiento de algunos turistas indios en Bután ha generado quejas en los medios locales, y el gobierno de Bután respondió implementando una tarifa de "desarrollo sostenible" para los visitantes regionales.

Maldivas

Los sentimientos anti-India en Maldivas aumentaron cuando el hastag "India Out" fue tendencia en Twitter en Maldivas el 26 de julio de 2021, el Día de la Independencia de Maldivas. Los sentimientos anti-India se remontan cuando Abdulla Yameen fue elegido presidente de Maldivas en 2013. Durante el gobierno de Abdulla Yameen, dos helicópteros Dhruv Advanced Light Helicopters (ALF) con base en Addu Atoll y Hanimaadhoo que fueron obsequiados por India a la costa de Maldivas. El gobierno de Yameen devolvió la guardia citando una intervención militar y una amenaza a la soberanía de Maldivas. Además, Yameen acusó a India de desarrollar intenciones de capturar el estado durante la agitación política interna en el país cuando el ex presidente de Maldivas, Mohammed Nasheed, solicitó la intervención india. Según Ahmed Azaan de la organización de noticias en línea de Maldivas Dhiyares, "...El 2 de julio de 2021, el partido gobernante del país, el Partido Democrático de Maldivas (MDP), emitió un comunicado oficial citando "preocupación por los comentarios infundados y despectivos contra los diplomáticos indios". El MDP alegó que el medio de comunicación local Dhiyares y su cofundador y escritor Ahmed Azaan se habían involucrado en un "aluvión continuo de vitriolo anti-India" que "parece ser una campaña política bien financiada, bien orquestada y premeditada". con el propósito expreso de avivar el odio contra el aliado más cercano de Maldivas, India".

Nepal

A pesar de la relación de siglos entre las dos naciones, Nepal se ha enfrentado con India por diferentes cuestiones, como disputas territoriales, disputa sobre el lugar de nacimiento de Gautama Buddha, intervención en cuestiones internas y por el apoyo a los disturbios étnicos nepalíes directamente responsables del bloqueo de Nepal de 2015. El hashtag #BackoffIndia en Twitter fue utilizado por simpatizantes nepaleses de todo el mundo, acusando al gobierno indio de interferir en los asuntos internos del país.

Sri Lanka

El prejuicio contra los indios puede deberse a la mala experiencia de la nación isleña con las invasiones de las dinastías indias tamiles (como la dinastía Chola), sus tensiones étnicas con la minoría tamil de Sri Lanka, acusada de lealtad a la India, el supuesto apoyo y entrenamiento de India de los LTTE, así como masacres contra civiles tamiles de Sri Lanka cometidas por el ejército indio negadas por los indios, como la masacre del hospital de Jaffna.

Histórico

Durante la defensa contra la dinastía invasora Tamil Chola, los tamiles mataron a unos 23,23 millones de cingaleses en Sri Lanka como represalia por invadir Sri Lanka.

Siglo 20

A pesar de la alianza de India con el gobierno de Sri Lanka durante la Guerra Civil de Sri Lanka, las opiniones contra los indios son bastante comunes entre los cingaleses étnicos, intensificadas por el nacionalismo budista y la militancia. Las actitudes hacia los tamiles están asociadas con la indofobia y se sospechaba que los tamiles espiaban para los indios. Los comerciantes y empresarios indios, patrocinados por la minoría tamil, han sido rechazados y atacados por los cingaleses.

Durante la década de 1950, las medidas discriminatorias tomadas por el gobierno de Sri Lanka se dirigieron a los comerciantes indios (generalmente de los estados indios de Tamil Nadu y Kerala), lo que obligó a los comerciantes a abandonar Sri Lanka. Después de esto, el comercio con India se hundió deliberadamente, al igual que la venta de revistas indias.

La indofobia de esa época llevó al gobierno de Sri Lanka a perseguir a los llamados tamiles de origen indio 'reciente'. Estos trabajadores inmigrantes de las plantaciones fueron importados por los británicos más de cien años antes y ya habían sido despojados de la ciudadanía por una legislación anterior: el primer Acto Legislativo del país recién independizado en 1948. Desde entonces, estos tamiles vivieron como personas 'apátridas' y muchos regresaron a la India. La participación de la IPKF en Sri Lanka condujo al surgimiento del Frente Popular Patriótico antiindio.

Durante el Julio Negro, los alborotadores atacaron a los tamiles indios. Durante un caso, los empleados de autobuses de Sri Lanka mataron brutalmente a siete tamiles, incluidos seis miembros de la familia Ramanathan (padre, hija pequeña, tres hijos y su tío) y su conductor, algunos de los cuales fueron asesinados a golpes.

El sudeste de Asia

Birmania

El sentimiento anti-indio contra los indios durante el Raj británico comenzó a aumentar en Birmania después de que terminó la Primera Guerra Mundial por varias razones. La población india étnica del país estaba creciendo rápidamente en Myanmar (casi la mitad de la población de Yangon era india en la Segunda Guerra Mundial). Los indios desempeñaron un papel destacado en la administración británica y, como resultado, comenzaron a ser objeto de persecución por parte de los nacionalistas birmanos. La animosidad racial hacia los indios por el color de su piel y su apariencia también influyó. Mientras tanto, el precio del arroz se desplomó durante la depresión económica de la década de 1930 y los Chettiar del sur de la India, que eran destacados prestamistas en el cinturón de arroz, comenzaron a ejecutar hipotecas en tierras en manos de nativos birmanos.

En mayo de 1930, una empresa de estibadores de propiedad británica que operaba en el puerto de Rangún empleó a trabajadores birmanos en un intento de romper una huelga que estaba siendo organizada por sus trabajadores indios. Cuando, el 26 de mayo, terminó la huelga y los indios volvieron al trabajo, pronto estallaron enfrentamientos entre los trabajadores indios que regresaban y los trabajadores birmanos que los habían reemplazado. Los enfrentamientos pronto se convirtieron en disturbios anti-indios a gran escala en la ciudad, matando a más de doscientos indios y sus cadáveres fueron arrojados al río. Las autoridades ordenaron a la policía que disparara contra cualquier reunión de cinco o más que se negaran a deponer las armas, en virtud del artículo 144 del Código de Procedimiento Penal. En dos días, los disturbios se extendieron por todo el país a lugares como Maymyo.

Después de que Birmania lograra la independencia, la ley birmana trató a un gran porcentaje de la comunidad india como "extranjeros residentes". Aunque muchos tenían vínculos prolongados con Birmania o nacieron allí, no se los consideraba ciudadanos según la ley de ciudadanía de Birmania de 1982, que restringía la ciudadanía a los grupos que emigraban antes de 1823.

Después de tomar el poder mediante un golpe militar en 1962, el general Ne Win ordenó una expulsión a gran escala de los indios. Aunque muchos indios habían vivido en Birmania durante generaciones y se habían integrado a la sociedad birmana, se convirtieron en blanco de discriminación y opresión por parte de la junta. Esto, junto con una nacionalización total de las empresas privadas en 1964, condujo a la emigración de más de 300.000 indios étnicos de Birmania. Las empresas de propiedad india fueron nacionalizadas y sus propietarios recibieron 175 kyats para su viaje a la India. Esto provocó un deterioro significativo en las relaciones entre India y Birmania y el gobierno indio dispuso transbordadores y aviones para sacar a los birmanos de etnias indias de Birmania.

Malasia

El 28 de junio de 1969, estallaron disturbios contra los indios en Sentul, donde los malayos atacaron y mataron a 15 indios.

En marzo de 2001, se produjo un período de violencia comunitaria de 9 días conocido como los disturbios de Kampung Medan de 2001 entre indios y malayos que costó la muerte a 6 personas e hirió a muchas más. La gravedad de las lesiones varía desde lesiones en la cabeza hasta extremidades amputadas. Sin duda, los disturbios provocaron sentimientos contra los indios entre los malayos que residen en Selangor y Klang Valley.

La novela Interlok provocó una enorme reacción controvertida por supuestamente ser antiindia, ya que el libro incluye términos despectivos racistas que se usan para referirse a los indios como "paria" y "gente negra". La novela también incluye el uso del término kasta paria ("casta de parias"), que a menudo se refiere a personas de la casta más baja en el sistema de castas indio.

El 26 de noviembre de 2018, un motín lanzado por varios grupos de personas debido al propósito de demoler el Templo Seafield Sri Mariamman de 147 años de antigüedad en Subang Jaya con la muerte del bombero malasio, Mohammad Adib Mohd Kassim, de 24 años, estalló contra la India. sentimiento, incluidos varios políticos.

Singapur

En 2020 hubo mucha discriminación hacia los trabajadores inmigrantes de origen indio. También hay varios lugareños que hicieron comentarios racistas sobre ellos en Facebook.

Este de Asia

Porcelana

Los oficiales de policía indios enviados a Hong Kong y Shanghai durante la era colonial británica a menudo eran discriminados por los chinos locales y los llamaban "A'san pelirrojo" (红头阿三) debido al turbante sij. Desde que estalló la disputa entre los dos países por la frontera del Tíbet en la década de 1950, las dos partes han estado llenas de desconfianza. La propaganda del Partido Comunista Chino alimenta la antipatía china hacia la India.

Asia occidental

Katar

Las llamadas para boicotear los productos indios comenzaron a ser tendencia en el Twitter de Qatar después de que los videos de las autoridades indias atacaran y desalojaran a miles de musulmanes en Assam se volvieron virales. Llevó a la embajada de la India en Qatar a tuitear en respuesta que hubo un “intento malicioso en las redes sociales de difundir el odio y la falta de armonía a través de una falsa propaganda sobre la India”. Una campaña de 'Boicot a la India' también fue tendencia en junio de 2022 después de que un par de miembros del BJP hicieran comentarios controvertidos contra el profeta Mahoma.

África

Kenia

Tras el intento de golpe de estado de Kenia de 1982 para destituir al presidente Moi, muchas tiendas y negocios indios en Nairobi fueron atacados y saqueados, mientras que los alborotadores violaron a varias mujeres indias.

Sudáfrica

La primera conmoción contra los indios que tuvo lugar en Sudáfrica fueron los disturbios de Durban en 1949 que tuvieron lugar en la ciudad más grande de Sudáfrica, Durban, donde sudafricanos negros enojados atacaron y mataron a 142 indios, destruyeron y saquearon propiedades indias. Muchos blancos locales que estaban presentes apoyaron abiertamente a los sudafricanos negros en sus asesinatos contra los indios e incluso participaron en los saqueos.

Otro motín contra los indios tuvo lugar nuevamente en Durban en 1985.

El influyente líder Mahatma Gandhi experimentó el racismo contra los indios cuando estaba en Sudáfrica, fue golpeado por un conductor por viajar en autocar de primera clase. A los indios no se les permitía caminar por las aceras públicas en Sudáfrica y un oficial de policía echó a Gandhi de la acera a la calle sin previo aviso.

En 2015, Phumlani Mfeka, un empresario de KwaZulu-Natal y portavoz del Foro Africano Mazibuye radical tuiteó "Un buen indio es un indio muerto". Publicó una carta en la prensa de la ciudad afirmando que los sudafricanos de origen indio no tienen derecho a la ciudadanía ni a la propiedad en Sudáfrica. Mfeka también afirmó que hay una "bomba de relojería de un enfrentamiento mortal" entre africanos e indios en KwaZulu-Natal. La corte sudafricana le prohibió hacer comentarios contra los indios en noviembre de 2015.

En 2017, el líder de la EFF, Julius Malema, declaró durante un mitin en KwaZulu-Natal: "Están maltratando a nuestra gente. Son peores que los afrikáners. Esta no es una declaración contra los indios, es la verdad. Los indios que poseen tiendas no A nuestra gente no le pagan, pero le dan paquetes de comida”, y acusaba a los políticos locales de estar en los bolsillos de los empresarios indios. Malema también dijo que el éxito de las empresas indias en la provincia se debió a sus estrategias de explotación y monopolización de la economía. Malema también se refirió a los indios en 2011 como 'coolies' (que se considera un término peyorativo fuertemente ofensivo en la Sudáfrica contemporánea).

En 2021, los indios sudafricanos fueron atacados en gran medida durante los disturbios sudafricanos de 2021. Muchos indios en Phoenix, KwaZulu-Natal se han armado para luchar contra los alborotadores en ausencia de fuerzas policiales. El ministro de policía, Bheki Cele, declaró que el motivo principal detrás de los disturbios de Phoenix era criminal y que los problemas raciales eran secundarios. Confirmó que 20 personas habían muerto en la ciudad en los disturbios. También advirtió a la gente que no caiga en las noticias falsas diseñadas para aumentar las tensiones raciales. Las secuelas de los eventos vieron una afluencia de emigración de comunidades indias de Sudáfrica. Beaver Canadian Immigration Consultants señaló que la solicitud de inmigración para indios se ha cuadruplicado al 40 por ciento, principalmente de Sudáfrica.

Uganda

El caso más infame de indofobia es la limpieza étnica de indios y otros asiáticos del sur (a veces llamados simplemente "asiáticos") en Uganda por Idi Amin. (Ver Expulsión de asiáticos de Uganda).

Según HH Patel, muchos indios en África Oriental y Uganda eran sastres y banqueros, lo que generaba estereotipos.

La indofobia en Uganda también existió bajo Milton Obote, antes del ascenso de Amin. El Comité de 1968 sobre "Africanización en el Comercio y la Industria" en Uganda hizo propuestas indofóbicas de gran alcance.

En 1969 se introdujo un sistema de permisos de trabajo y licencias comerciales para las actividades económicas y profesionales de los indios. Los indios fueron segregados y discriminados en todos los ámbitos de la vida. Después de que Amin llegó al poder, explotó estas divisiones para difundir propaganda contra los indios.

Los indios fueron estereotipados como "únicos comerciantes" y, por lo tanto, "innatos" a su profesión. Los indios fueron atacados como "dukawallas" (un término ocupacional que degeneró en un insulto antiindio durante la época de Amin). Fueron estereotipados como "codiciosos, intrigantes", sin identidad racial ni lealtad, pero "siempre haciendo trampa, conspirando y conspirando" para subvertir a Uganda.

Amin usó esto para justificar una campaña de "desindianización", que finalmente resultó en la expulsión y limpieza étnica de la minoría india de Uganda. Unos 80.000 fueron expulsados, lo que llevó a unos 25.000 a establecerse en el Reino Unido.

Islas del pacifico

Fiyi

Estallaron disturbios contra los indios en todo Fiji en medio de un intento de golpe de Estado. Los manifestantes atacaron tiendas indias.

Mundo occidental

La indofobia contemporánea ha aumentado en el mundo occidental, particularmente en los Estados Unidos, debido al aumento de la comunidad indio estadounidense y al aumento de la deslocalización de trabajos administrativos a la India por parte de las corporaciones multinacionales estadounidenses.

Australia

En mayo y junio de 2009, los ataques por motivos raciales contra estudiantes internacionales indios y una aparente mala respuesta policial provocaron protestas. Las manifestaciones se llevaron a cabo tanto en Melbourne como en Sydney. Se llevaron a cabo protestas callejeras improvisadas en Harris Park, un suburbio del oeste de Sydney con una gran población india. Representantes del gobierno indio se reunieron con el gobierno australiano para expresar su preocupación y solicitar que se proteja a los indios. El primer ministro Kevin Rudd expresó su pesar y pidió que los atacantes sean llevados ante la justicia. Las Naciones Unidas calificaron estos ataques de "perturbadores" y la comisionada de derechos humanos Navi Pillay, ella misma miembro de la diáspora india, pidió a Australia que investigara más a fondo los asuntos.

Algunos grupos de Facebook se crearon con inclinaciones indofóbicas. El gobierno de Rudd estableció un grupo de trabajo para abordar una propuesta para hacer que el envío de un mensaje de texto que aliente la comisión de un ataque racial sea un delito federal. El grupo estaba encabezado por el asesor de seguridad nacional Duncan Lewis. La enmienda propuesta fortalecería los poderes policiales para responder a los ataques contra estudiantes indios. Los comentarios racistas en Internet pudieron continuar gracias a la protección que brindan las leyes de privacidad. El sistema actual permite que la comisión investigue quejas de difamación racial y luego intente resolver las quejas mediante la conciliación con los ISP y los operadores del sitio.

Canada

El sentimiento contra los indios entre los blancos y otras poblaciones aumentó a medida que aumentaba el número de canadienses del sur de Asia. Continúa aumentando incluso en la actualidad. El creciente sentimiento contra los indios en Canadá se basa, en parte, en el creciente número de víctimas de estafas indias en el país. Se realizaron más de 2 mil millones de llamadas fraudulentas a canadienses en 2019. 46 000 canadienses fueron víctimas de fraude en 2021, perdiendo un total estimado de 231 millones de dólares.

Alemania

India sufre un grave déficit de imagen en Alemania.

En agosto de 2007, una turba de más de 50 personas atacó a 8 indios en Mügeln.

Una encuesta del Servicio Mundial de la BBC de 2014 mostró que el 68% de los alemanes ven negativamente la influencia de la India.

Reino Unido

La rebelión india de 1857 provocó un sentimiento masivo contra los indios entre el público británico cuando las noticias de las atrocidades cometidas por los rebeldes indios contra los civiles británicos se hicieron cada vez más conocidas en todo el Reino Unido, lo que resultó en masacres a gran escala contra los indios por parte de las tropas británicas. Las tropas británicas mataron a unos 150.000 indios solo en Oudh, la mayoría de ellos civiles. Lugares como Delhi, Allahabad, Kanpur y Lucknow sufrieron una masacre general después de que las fuerzas británicas los recuperaron. Aparentemente, se grabó a un joven oficial diciendo que "las órdenes eran dispararle a cada alma... fue literalmente un asesinato".

El primer ministro británico, Winston Churchill, también expresó su odio y repugnancia hacia los indios con frecuencia a lo largo de su carrera política. Durante la hambruna de Bengala de 1943, cuando algunos funcionarios británicos confrontaron a Churchill para dirigir los suministros de alimentos para salvar a los indios hambrientos, Churchill respondió bromeando: "¿Por qué Gandhi no ha muerto todavía?".

En octubre de 2018, se informó que el candidato del Partido Conservador a la alcaldía de Londres, Shaun Bailey, había escrito un folleto, titulado No Man's Land, para el Centro de Estudios Políticos. En él, Bailey afirmó que los asiáticos del sur "traen consigo su cultura, su país y cualquier problema que puedan tener" y que esto no era un problema dentro de la comunidad negra "porque compartimos una religión y en muchos casos un idioma". ".

Estados Unidos

La inmigración de la India a los Estados Unidos se hizo más frecuente entre 1907 y 1920 debido a la Ley de Inmigración de Canadá de 1910 que restringió el número de indios que ingresaban al país. California fue a donde emigraron la mayoría de los indios y los inmigrantes indios tenían un estigma negativo a su alrededor.

El odio hacia los indios entre los estadounidenses condujo a los disturbios de Bellingham en 1907. A fines de la década de 1980 en Nueva Jersey, una pandilla de grupos de odio anti-indios que se autodenominaban "Dotbusters" apuntó, amenazó y golpeó brutalmente a los indios hasta que quedaron en coma y murieron. o sufrió daño cerebral. Se encontró al ex presidente Richard Nixon expresando comentarios despectivos sobre los indios en unas cintas de la Casa Blanca recientemente desclasificadas que citaban a los indios como los "más asexuados", "nada" y "patéticos". Además, comenta sobre las mujeres indias como "Sin duda, las mujeres menos atractivas del mundo son las mujeres indias. Sin duda".

Vamsee Juluri, autor y profesor de Estudios de Medios en la Universidad de San Francisco, identifica la indofobia en ciertas secciones de los medios estadounidenses como parte de un discurso racista poscolonial/neocolonial utilizado para atacar y difamar a la India y fomentar los prejuicios raciales contra los estadounidenses de origen indio, particularmente en a la luz del reciente progreso económico de la India, que algunos colonialistas de la "vieja escuela" encuentran incompatible con su visión del mundo del Choque de Civilizaciones. Juluri identificó numerosos casos de sesgo y prejuicio contra los indios en los medios estadounidenses, como The New York Times y Foreign Policy.y los intentos de borrar y menospreciar la historia de la India en los libros de texto escolares estadounidenses tergiversan la historia de la India durante la controversia de los libros de texto de California sobre la historia hindú con el veredicto final de retener el término "India" en los libros de texto de California y eliminar los contenidos denigrantes de los libros de texto.

América Latina y el Caribe

Caribe

Existe discriminación ocasional contra los indios entre los lugareños de las islas del Caribe, especialmente Trinidad y Tobago.

Guayana

Los sentimientos anti-indios de Guyana a veces se vuelven violentos. Los disturbios contra los indios de Guyana vieron a la población negra quemar negocios pertenecientes a los indios, cientos de africanos e indios perdieron la vida en los disturbios.

Medios de comunicación

BBC

En 2008, la BBC fue criticada por referirse a quienes llevaron a cabo los ataques de Mumbai de noviembre de 2008 como "hombres armados" y no como terroristas. El periodista MJ Akbar optó por boicotear a la BBC cuando habló de los ataques de Bombay en 2008. El parlamentario británico Stephen Pound se refirió al presunto blanqueo de los ataques por parte de la BBC como "el peor tipo de postura malhumorada. Es la desesperación por evitar ofender lo que en última instancia ofende más a todos".

Alasdair Pinkerton, que escribió para la edición de 2008 de la publicación histórica revisada por pares sobre cine, radio y televisión, analizó la cobertura india de la BBC desde la independencia hasta 2008. Pinkerton sugirió una historia tumultuosa que involucra acusaciones de sesgo indofóbico, particularmente durante la guerra fría, y concluye que La cobertura de la BBC de la geopolítica y la economía del sur de Asia muestra un sesgo indofóbico generalizado.

En la revista del Instituto de Estudios y Análisis de Defensa, el analista de medios Ajai K. Rai criticó duramente a la BBC por su sesgo indofóbico. Encontró una falta de profundidad y equidad en los informes de la BBC sobre las zonas de conflicto en el sur de Asia y que la BBC, al menos en una ocasión, había fabricado fotografías mientras informaba sobre el conflicto de Cachemira para hacer quedar mal a la India. Afirmó que la red hizo acusaciones falsas de que el ejército indio irrumpió en un santuario musulmán sagrado, la tumba del jeque Noor-u-din Noorani en Charari Sharief, y solo se retractó después de fuertes críticas.

El periodista inglés Christopher Booker también ha criticado a la BBC por su cobertura de asuntos relacionados con la India. Concluye que los esfuerzos de la BBC para reforzar los estereotipos de los sudasiáticos han sido directamente responsables de dañar la imagen de India y alentar incidentes racistas contra los indios, como la controversia sobre las pasantías en la Universidad de Leipzig.

New York Times

La cobertura de India del periódico ha sido fuertemente criticada por académicos como Sumit Ganguly, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Indiana y miembro del Consejo de Relaciones Exteriores, así como del Instituto de Estudios Estratégicos con sede en Londres. En un artículo de Forbes de 2009, Ganguly culpa al consejo editorial del New York Times por su tono "intimidatorio" y "condescendiente" hacia la India. Él encuentra un sesgo anti-India en la cobertura del Conflicto de Cachemira, la Ley Hyde y otros asuntos relacionados con la India.

En 2010, el Huffington Post denunció que The New York Times es indofóbico y promueve el neocolonialismo con su cobertura sesgada y negativa. El legislador estadounidense Kumar P. Barve describió un editorial reciente sobre la India como lleno de "errores u omisiones de hecho flagrantes y poco profesionales" con un tono "altivo, condescendiente, arrogante y condescendiente".

En septiembre de 2014, la Organización de Investigación Espacial de la India (ISRO) colocó con éxito una nave espacial en órbita alrededor del planeta Marte, completando así la Misión Mars Orbiter. CNN informó esto como una "misión a Marte innovadora", convirtiendo a India en la primera nación en llegar en su primer intento y el primer país asiático en llegar a Marte. Unos días después, The New York Times publicó una caricatura sobre este evento, que mostraba a un hombre con turbante con una vaca llamando a la puerta de un "club espacial de élite". The Huffington Post dijo que la caricatura era de "mal gusto" y que "los estereotipos raciales, nacionales y clasistas son evidentes". Los New York Times posteriormente publicó una disculpa diciendo que "un gran número de lectores se han quejado" de la caricatura y que "piden disculpas a los lectores que se sintieron ofendidos".

En junio de 2016, el New York Times publicó un editorial en el que se oponía a la entrada de India en el Grupo de Proveedores Nucleares (NSG). Durante este tiempo, la administración estadounidense encabezada por el presidente Barack Obama apoyaba activamente la membresía de la India. El periódico dijo que la membresía "no era merecida" y que India "se había quedado corta" al asumir las responsabilidades de una nación nuclear. Este punto de vista fue criticado por varios expertos occidentales e indios en temas nucleares. Ramesh Thakur, director del Centro para la No Proliferación y el Desarme Nuclear de la Universidad Nacional de Australia, dijo que The New York Times es "frecuentemente chovinista" y que el editorial "refleja un sesgo deliberado".Alyssa Ayres, investigadora principal para el sur de Asia en el Consejo de Relaciones Exteriores, refutó el editorial y dijo que "la pequeña comunidad de observadores de la India en Washington leyó estas palabras con incredulidad" y el periódico "debería basar sus argumentos en una evaluación de la hechos completos".

En noviembre de 2017, el New York Times publicó un artículo de Asgar Qadri atacando el sari indio como una "conspiración de los nacionalistas hindúes". El artículo fue muy criticado en las redes sociales por asociar un vestido indio común con prejuicios religiosos y comunalismo. Además, el artículo fue fuertemente criticado por varios periodistas indios, como Barkha Dutt, quien lo calificó de "comentario tonto" y una "tergiversación grosera de lo que significa el sari para nosotros", y la noción de que el sari es exclusivamente un vestido hindú. como "tontería total". Otros criticaron al New York Times por promover estereotipos racistas coloniales y señalaron que el sari también es popular en países de mayoría musulmana como Bangladesh.

Medios paquistaníes

Los comentaristas de los medios paquistaníes como Zaid Hamid fueron acusados ​​por otros paquistaníes de promover la indofobia. En un editorial publicado en el Daily Times, Tayyab Shah lo acusó de actuar a instancias del establecimiento de seguridad pakistaní y condenó sus puntos de vista. Junto con Lashkar-e-Taiba, es uno de los principales defensores en el actual Pakistán de Ghazwatul Hind, una batalla en la que los musulmanes conquistarán la India y establecerán el gobierno de la sharia de acuerdo con un hadiz.

Hablando con los periodistas después de inaugurar una exposición en Lahore, Majid Nizami, editor en jefe de Nawa-i-Waqt, afirmó que "la libertad es la mayor bendición del Todopoderoso, que puede salvarnos del dominio de los hindúes, ya que nuestro enemigo jurado, la India, está doblado". al destruir Pakistán. Sin embargo, si no se abstuvo de cometer una agresión contra nosotros, entonces Pakistán está destinado a derrotar a India porque nuestros caballos en forma de bombas atómicas y misiles son mucho mejores que los 'burros' indios".

Se afirma que parte de la propaganda contra la India está impulsada por el ejército pakistaní. En diciembre de 2010, muchos periódicos paquistaníes publicaron informes basados ​​en filtraciones de cables diplomáticos de Estados Unidos que presentaban a India de manera negativa. The Guardian informó que ninguna de la información reportada por los medios pakistaníes pudo ser verificada en su base de datos de cables filtrados. A partir de entonces, varios periódicos se disculparon. Se creía que los cables falsos habían sido colocados por Inter-Services Intelligence.

millonario

La película indobritánica Slumdog Millionaire fue objeto de muchas controversias en cuanto a su título, su descripción de los barrios marginales indios y su uso del lenguaje. El título de la película fue cuestionado constantemente por contener la palabra "perro". La protesta tuvo lugar en Patna, donde estaba escrito en un cartel "No soy un perro". Los activistas afirmaron que los habitantes de los barrios marginales continuarían protestando hasta que el director de la película eliminara la palabra "perro" del título.

La codirectora Loveleen Tandan fue demasiado criticada por el productor Christian Colson. Colson definió su asociación con Boyle como una falta de coincidencia. Colson señaló que el título de "codirectora (India)" otorgado a Tandan era "extraño pero merecido" y se desarrolló con "una Coca Cola y una taza de té" para identificarla como "uno de nuestros puentes culturales clave".." Durante la ceremonia de entrega de los premios Oscar de 2009, Tandan fue ignorado y Boyle se llevó todo el crédito de la película. Algunos cineastas y actores de Bollywood también criticaron a Slumdog Millionaire, incluidos Aamir Khan, Priyadarshan y el director musical Aadesh Shrivastava.

Argot y términos