Estado desarrollista

Ajustar Compartir Imprimir Citar

Estado desarrollista, o estado duro, es un término utilizado por los estudiosos de la economía política internacional para referirse al fenómeno de la planificación macroeconómica dirigida por el estado en el este de Asia a fines del siglo XX. En este modelo de capitalismo (a veces denominado capitalismo de desarrollo estatal), el estado tiene un poder político más independiente o autónomo, así como un mayor control sobre la economía. Un estado desarrollista se caracteriza por tener una fuerte intervención estatal, así como una amplia regulación y planificación. Posteriormente, el término se ha utilizado para describir países fuera de Asia oriental que cumplen los criterios de un estado desarrollista. El estado de desarrollo a veces se contrasta con un estado depredador o un estado débil.

La primera persona en conceptualizar seriamente el estado desarrollista fue Chalmers Johnson. Johnson definió el estado desarrollista como un estado que se enfoca en el desarrollo económico y toma las medidas políticas necesarias para lograr ese objetivo. Argumentó que el desarrollo económico de Japón tuvo mucho que ver con la intervención previsora ​​de los burócratas, en particular los del Ministerio de Industria y Comercio Internacional (MITI). Escribió en su libro MITI and the Japanese Miracle:

En los estados que tardaron en industrializarse, el propio estado lideró el impulso de industrialización, es decir, asumió funciones de desarrollo. Estas dos orientaciones diferentes hacia las actividades económicas privadas, la orientación regulatoria y la orientación desarrollista, produjeron dos tipos diferentes de relaciones empresa-gobierno. Estados Unidos es un buen ejemplo de un estado en el que predomina la orientación regulatoria, mientras que Japón es un buen ejemplo de un estado en el que predomina la orientación desarrollista.

Un estado regulador gobierna la economía principalmente a través de agencias reguladoras que están facultadas para hacer cumplir una variedad de estándares de comportamiento para proteger al público contra las fallas del mercado de varios tipos, incluidos los precios monopólicos, la depredación y otros abusos del poder de mercado, y proporcionando bienes colectivos. (como la defensa nacional o la educación pública) que, de otro modo, no estarían abastecidos por el mercado. En contraste, un estado desarrollista interviene más directamente en la economía a través de una variedad de medios para promover el crecimiento de nuevas industrias y reducir las dislocaciones causadas por los cambios en la inversión y las ganancias de las viejas industrias a las nuevas. En otras palabras, los estados desarrollistas pueden aplicar políticas industriales, mientras que los estados reguladores generalmente no pueden hacerlo.

Los gobiernos de los estados en desarrollo invierten y movilizan la mayor parte del capital en el sector industrial más prometedor que tendrá el máximo efecto indirecto para la sociedad. La cooperación entre el estado y las principales industrias es crucial para mantener una macroeconomía estable. Según Getting the Price Wrong de Alice Amsden, la intervención del estado en el sistema de mercado, como la concesión de subsidios para mejorar la competitividad de la empresa, el control del tipo de cambio, el nivel de salarios y la manipulación de la inflación para reducir los costos de producción de las industrias, provocó el crecimiento económico, que se encuentra principalmente en países de industrialización tardía, pero es ajeno a los primeros países desarrollados.

Como en el caso de Japón, hay poca propiedad gubernamental de la industria, pero el sector privado está rígidamente guiado y restringido por élites gubernamentales burocráticas. Estas élites gubernamentales burocráticas no son funcionarios electos y, por lo tanto, están menos sujetas a la influencia de la clase empresarial o de la clase trabajadora a través del proceso político. El argumento desde esta perspectiva es que un ministerio del gobierno puede tener la libertad de planificar la economía y velar por los intereses nacionales a largo plazo sin que sus políticas económicas se vean interrumpidas por intereses estrechos o a corto plazo de la clase empresarial o de la clase trabajadora.

Ejemplos en el este y sudeste de Asia

Algunas de las mejores perspectivas de crecimiento económico en las últimas décadas se han encontrado en el este y sureste de Asia. Japón, Corea del Sur, China, Hong Kong, Singapur, India, Tailandia, Taiwán, Vietnam, Malasia, Filipinas e Indonesia se están desarrollando a niveles altos a moderados. Tailandia, por ejemplo, ha crecido a tasas de dos dígitos la mayoría de los años desde principios de la década de 1980. China había sido el líder mundial en crecimiento económico desde 2001 hasta 2015. Se estima que Inglaterra tardó alrededor de 60 años en duplicar su economía cuando comenzó la Revolución Industrial. Estados Unidos tardó alrededor de 50 años en duplicar su economía durante el despegue económico estadounidense a finales del siglo XIX. Varios países de Asia oriental y sudoriental hoy en día han estado duplicando sus economías cada 10 años.

Es importante señalar que en la mayoría de estos países asiáticos, no solo los ricos se están volviendo más ricos, sino que los pobres se están volviendo menos pobres. Por ejemplo, la pobreza se ha reducido drásticamente en Tailandia. La investigación en la década de 1960 mostró que el 60 por ciento de las personas en Tailandia vivían por debajo del nivel de pobreza estimado con el costo de las necesidades básicas. Para 2004, sin embargo, estimaciones similares mostraron que la pobreza allí era de alrededor del 13 al 15 por ciento. Algunas cifras del Banco Mundial han demostrado que Tailandia ha tenido el mejor historial de reducción de la pobreza por aumento del PNB de cualquier nación del mundo.

Cuando se ve a través de la lente de la teoría de la dependencia, el desarrollismo se trata de países como Tailandia, Taiwán, Malasia, Japón, Corea del Sur y, cada vez más, Vietnam, donde los gobiernos pueden y están dispuestos a proteger a su gente de las consecuencias negativas de la explotación corporativa extranjera. Tienden a tener un gobierno fuerte, también llamado "estado desarrollista" o "estado duro", y tienen líderes que pueden confrontar a las multinacionales y exigir que operen para proteger los intereses de su pueblo. Estos "estados de desarrollo" tienen la voluntad y la autoridad para crear y mantener políticas que conduzcan a un desarrollo a largo plazo que ayude a todos sus ciudadanos, no solo a los ricos. Las corporaciones multinacionales están reguladas para que puedan seguir las normas impuestas a nivel nacional en materia de salarios y condiciones laborales,

Específicamente, lo que se entiende por estado desarrollista es un gobierno con suficiente organización y poder para lograr sus objetivos de desarrollo. Debe haber un estado con la capacidad de demostrar una orientación económica consistente y una organización racional y eficiente, y el poder para respaldar sus políticas económicas de largo alcance. Todo esto es importante porque el estado debe ser capaz de resistir las demandas externas de corporaciones multinacionales externas para hacer cosas para su beneficio a corto plazo, superar la resistencia interna de grupos fuertes que intentan proteger intereses estrechos a corto plazo y controlar las luchas internas dentro de la nación. relativo a quién se beneficiará más de los proyectos de desarrollo.

Tailandia

A fines de la década de 1990, se realizó un estudio en el que los investigadores entrevistaron a personas de 24 grandes fábricas en Tailandia, propiedad de corporaciones japonesas y estadounidenses. Descubrieron que la mayoría de los empleados de estas corporaciones ganaban más que el promedio en Tailandia y sustancialmente más que el salario mínimo de $ 4.40 por día en el país en ese momento. El análisis de los investigadores de más de 1000 cuestionarios detallados indicó que los empleados califican sus ingresos y beneficios significativamente por encima del promedio en comparación con las fábricas de propiedad tailandesa. Encontraron las condiciones de trabajo en las 24 empresas lejos de las condiciones reportadas sobre Nike en el sudeste asiático.

Una respuesta a las discrepancias encontradas entre las corporaciones multinacionales en Tailandia y las condiciones descritas para los trabajadores de Nike es que empresas como Wal-Mart, The Gap o Nike subcontratan trabajo a pequeñas fábricas locales. Estos subcontratistas siguen siendo más invisibles, lo que facilita sobornar a los funcionarios locales para mantener las malas condiciones de trabajo. Cuando las corporaciones multinacionales establecen negocios en países como Malasia, Taiwán o Tailandia, su visibilidad hace que sea mucho menos probable que los empleados tengan salarios y condiciones por debajo de los estándares de vida del país.

Se dice que Tailandia se encuentra entre el modelo estadounidense, donde el gobierno tiene poca participación en la política económica, y Japón, que ha gobernado con mano dura durante más de 100 años.Uno de los focos de las políticas de desarrollo de Tailandia fue la sustitución de importaciones. Aquí, un estado en desarrollo debe poder decirles a las corporaciones multinacionales que los bienes se importarán, si es que se importan, con aranceles tan altos como del 80 al 150 por ciento para evitar que estos bienes compitan con bienes fabricados en (al menos al principio) menos eficientemente. fábricas en el país más pobre. Solo un estado en desarrollo puede tener la influencia para hacer cumplir tal política sobre las corporaciones multinacionales ricas (y sus gobiernos), y solo un estado en desarrollo puede tener la influencia para hacer cumplir tal política contra las demandas de sus propios ciudadanos ricos que quieren los bienes importados. y quererlos a un precio más barato, sin esperar a que las industrias nacientes produzcan productos adecuados. Tailandia comenzó a imponer aranceles del 150 por ciento a automóviles importantes,

Tailandia continuó protegiendo su economía durante las décadas de 1980 y 1990 a pesar de la avalancha de inversión extranjera que atrajo a la nación. Los burócratas tailandeses introdujeron reglas como las que exigen un porcentaje suficiente de contenido nacional en los bienes fabricados por empresas extranjeras en Tailandia y la regla del 51 por ciento. Según la regla del 51 por ciento, una corporación multinacional que inicia operaciones en Tailandia debe formar una empresa conjunta con una empresa tailandesa. El resultado es que una empresa tailandesa con un control del 51 por ciento está en mejores condiciones para mantener los empleos y las ganancias en el país. Países como Tailandia han podido evitar que los inversionistas extranjeros se vayan porque el gobierno ha mantenido más inversiones en infraestructura para proporcionar un buen transporte y una fuerza laboral bastante educada, mejorando la productividad.

Singapur

Singapur es una ciudad-estado relativamente joven y obtiene el título de país desarrollado. A pesar de que tiene una escasez de recursos naturales y un entorno geográfico intensamente competitivo, ha ido creciendo como nación como un estado desarrollista. En 1965, Singapur se independizó con éxito de la Federación de Malasia y, más tarde, cambió su ciudad-estado orientada a la producción de fordismo a una ciudad-estado en desarrollo en menos de medio siglo.

El Partido de Acción Popular (PAP), el partido gobernante desde 1965, afirmó que adoptar la estrategia del estado desarrollista es lo mejor para Singapur debido a su característica única de condiciones sociales, políticas, geográficas y económicas. Al principio, la estrategia económica de PAP fue proporcionar mano de obra barata y disciplinada y proporciona un sistema político estable; Singapur tiene un solo sindicato dirigido por el gobierno del PAP. Como resultado, muchas corporaciones multinacionales (MNC) invirtieron en Singapur y pronto Singapur se convirtió en una base de fabricación sólida.

Sin embargo, el PAP pronto se dio cuenta de que si Singapur quería avanzar hacia la industrialización, entonces necesitaba mejorar su educación nacional. En la década de 1960, la educación de Singapur estaba fragmentada básicamente por líneas de raza, idioma y hábitat. Por lo tanto, se lanzaron una serie de proyectos educativos con la esperanza de ayudar a Singapur a industrializarse. Por ejemplo, en 1970, se creó la Junta de Formación Profesional e Industrial (VITB) para brindar educación técnica a los trabajadores que abandonaron la escuela secundaria.Los programas de formación de Singapur tienen una función diferente a la de otras ciudades neoliberales; estos programas combinan las habilidades de los trabajadores con el mercado del desarrollo económico. La economía es planificada por el gobierno; organiza la demanda de trabajo del mercado por un lado y proporciona la oferta de trabajo por el otro.

El gobierno de Singapur ha notado la debilidad del país y su especial ubicación geográfica. Esto se debe a que la población de Singapur era mucho menor que la de otros países vecinos, por lo que pronto su estado de fabricación sería reemplazado por otros países asiáticos como Indonesia, Vietnam, China, etc. Además, otros países asiáticos podrían proporcionar mano de obra relativamente más barata y más grande. y se podrían explotar más materias primas de producción. Por lo tanto, Singapur era vulnerable a enfrentar tales amenazas circundantes. Sin embargo, el gobierno de Singapur ha adoptado una visión especial de la nueva división internacional del trabajo; se ha posicionado como una ciudad global en la región del Sudeste Asiático. Según las "ciudades globales" de Saskia Sassen,

Corea del Sur

Corea del Sur ha experimentado un rápido desarrollo económico desde el golpe militar de 1961 que llevó al poder a Park Chung-Hee. Park, un japonófilo que estudió en la Academia del Ejército Imperial Japonés durante la Segunda Guerra Mundial como oficial del ejército de Manchukuo, vio el modelo de desarrollo de Japón, en particular el Ministerio de Industria y Comercio Internacional (MITI) y el Keiretsu, como un ejemplo para Corea. Park emuló al MITI al establecer el Ministerio de Comercio e Industria (MTI) y la Junta de Planificación Económica (EPB) que controlaba y manipulaba el sistema de mercado, mientras organizaba las empresas privadas en conglomerados masivos orientados a la exportación que se conocieron como los Chaebol.

El gobierno coreano implementó varias medidas económicas para lograr un crecimiento orientado a las exportaciones. Corea a principios de los años 60 carecía de capital y base tecnológica, por lo que la única ventaja competitiva que tenía el país era el bajo salario. Por lo tanto, Corea penetró por primera vez en el mercado global con mano de obra barata en el sector de la industria ligera, como pelucas e hilado de algodón en los años 50 y 60. La política industrial coreana se movió hacia las industrias pesada y química en los años 70 y 80, movilizando los recursos financieros del estado para el rápido crecimiento de industrias como la del acero y la construcción naval.

Durante esos períodos de desarrollo, el gobierno otorgó diversas formas de subsidios a las industrias. Se otorgaron préstamos y créditos a largo plazo para una mayor competencia en el mercado global, aumentando así las exportaciones. Las tasas de cambio de divisas a menudo se manipulaban para estimular la exportación o importar las materias primas a un costo más bajo. Debido a tales subsidios a las exportaciones ya la manipulación por parte del gobierno, los precios relativos en la industria coreana divergieron de los equilibrios del mercado libre. Tales intervenciones del estado se denominan "obtener deliberadamente precios relativos incorrectos" (Amsden, 1989), lo que significa que los precios se desvían intencionalmente de los precios "correctos", el equilibrio del mercado. El gobierno apoyó e invirtió a grandes grupos empresariales en industrias seleccionadas, formando así estrechos lazos económicos y políticos.

El PIB per cápita de Corea del Sur creció de $ 876 en 1950 a $ 22,151 en 2010. La producción industrial en Corea del Sur fue del 9% en 1953 pero alcanzó el 38% en 2013. Corea adoptó primero un ISI pero siguió una estrategia de crecimiento estatal desarrollista. Corea después de su independencia en 1945 condujo al fin de los lazos económicos con Japón en los que se confiaba en gran medida. Durante la guerra de Corea, el país quedó devastado tanto física como mentalmente. Después de la guerra de Corea, Corea del Sur se centró en la exportación de productos primarios como cultivos y minerales mientras importaba productos manufacturados de EE. UU. Al comienzo de la era ISI, las industrias coreanas tuvieron éxito en las industrias textil y de bienes de consumo ligero (Charles, 1975).Corea del Sur finalmente se centró en industrias orientadas a la exportación a través de la participación directa del gobierno. El estado de Corea del Sur tiene más autonomía sobre la regulación de la economía, el estado creó condiciones favorables para un rápido crecimiento económico, por ejemplo, el estado otorgó préstamos a largo plazo para industrias con mayor competencia en el mercado global, lo que finalmente incrementó el sector exportador (Chibber, 2014).). Bajo el liderazgo de Park Chung Hee, Corea del Sur creó en la década de 1960 la Junta de Planificación Económica (EPB) que unificó industrias previamente divididas y creó un estado de toma de decisiones centralizado.

Corea ha sido llamada uno de los "cuatro pequeños dragones de Asia" o los Cuatro Tigres Asiáticos con su destacado crecimiento económico (los otros tres son Taiwán, Hong Kong y Singapur). El PIB per cápita de Corea en 1980 fue de $ 1.778,5, que era sólo una fracción del per cápita de Japón ($ 9.307,8). En 2014, el PIB de Corea fue de $ 25,977.0, habiendo mostrado un crecimiento dramático en la última década.

Estado de desarrollo local

Si bien el estado desarrollista está asociado con el este de Asia, se ha argumentado que después de 30 años de muchas experiencias negativas con el Consenso de Washington, comenzaron a aparecer estructuras similares en América Latina. Sin embargo, el enfoque "latinoamericano" es diferente, ya que a menudo se lleva a cabo a nivel de ciudad/municipal, en lugar de a nivel estatal, y pone un gran énfasis en abordar la exclusión social. Una pionera en esta experiencia ha sido Medellín, cuya experiencia con un estado de desarrollo local ha sido muy elogiada por investigadores del Overseas Development Institute.La administración de la ciudad de Medellín utilizó su propiedad del principal proveedor de energía de la ciudad, Empresas Públicas de Medellín (EPM), y desvió el 30% de las ganancias de EPM para financiar el gasto municipal. El gasto se destinó en parte a una variedad de proyectos de infraestructura, como el metro de la ciudad, la red de autobuses y un sistema de teleférico que conecta las comunidades de los barrios más pobres con el centro de la ciudad. Sin embargo, la ciudad también desarrolló un programa de subvenciones en efectivo llamado 'Medellín Solidaria' que es muy similar al exitoso Bolsa Familia de Brasil que brinda apoyo a las familias pobres. Además, la ciudad desarrolló el programa Cultura E que estableció una red de 14 centros de apoyo empresarial financiados con fondos públicos conocidos como CEDEZO, Centros de Desarrollo Empresarial Zonal.Los CEDEZO se encuentran en las zonas más pobres de Medellín y apoyan a los pobres en el desarrollo de negocios proporcionando servicios de apoyo empresarial y asesoramiento técnico gratuitos. Además, como parte de Cultura E, está el Banco de las Oportunidades que otorga microcréditos (hasta $2,500 a una tasa de interés económica de 0.91% mensual). Esto ha ayudado a crear más igualdad de oportunidades para todos y a superar las barreras de entrada a los negocios para los empresarios pobres con buenas ideas, pero que carecen de capital, habilidades y conexiones. También ha ayudado a desarrollar la economía local con nuevas microempresas. Sin embargo, varios candidatos a la alcaldía para las elecciones de octubre de 2011 han argumentado que las tasas de interés del Banco de las Oportunidades son demasiado altas, el vencimiento del préstamo es demasiado corto y debería tener períodos de gracia.Por lo tanto, sugieren un nuevo banco de desarrollo de la pequeña y mediana empresa (PYME) para complementar el Banco de las Oportunidades.

Dificultades

Hay dificultades con el modelo estatal de desarrollo local. A pesar de las afirmaciones de algunos, como Hernando de Soto (1989) a fines de la década de 1980, de que las microempresas liderarían el crecimiento económico, esto no ha sucedido. Por ejemplo, en Medellín, el sector informal ha visto un gran crecimiento en microempresas, pero el impacto en la pobreza y el desarrollo ha sido mínimo. Casi ninguna de estas microempresas ha evolucionado a pequeñas o medianas empresas informales, ya que no existe la demanda para absorber el aumento de la producción.En otras palabras, un productor exitoso de helados que produzca 30 helados por día en su casa puede vender todo su producto y ganarse la vida con ello, pero transformándolo en un negocio, incurriendo en los costos de mecanización para producir quizás 300., puede no valer la pena si no hay demanda para tantos helados. Las tasas de fracaso son muy altas y la deuda contraída por los propietarios se vuelve inmanejable. Reconocer qué microempresas tienen un alto potencial es extremadamente difícil y los costos involucrados en brindar apoyo y asesoramiento comercial son muy altos. Existe una gran dificultad para identificar la demanda, especialmente a nivel mundial y los patrones de demanda cambian constantemente.La capacidad limitada de las administraciones de la ciudad para reunir suficientes recursos para apoyar a las empresas y realizar inversiones sólidas puede ser problemática.

Reconocimiento público

A pesar de toda la evidencia de la importancia de un estado de desarrollo, algunas agencias de ayuda internacional recientemente han reconocido públicamente el hecho. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, por ejemplo, publicó un informe en abril de 2000 que se centraba en la buena gobernanza en los países pobres como clave para el desarrollo económico y la superación de los intereses egoístas de las élites adineradas, que a menudo están detrás de las acciones estatales en los países en desarrollo. El informe concluye que “sin una buena gobernanza, la dependencia del desarrollo económico gradual y una serie de otras estrategias no funcionarán”.