Segundo templo

Compartir Imprimir Citar
Templo en Jerusalén (c. 516 BCE–70 CE)

El Segundo Templo (hebreo: בֵּית־הַמִּקְדָּשׁ‎ הַשֵּׁנִי, Bēṯ hamMīqdāš hašŠēnī, transl. 'Segunda Casa del Sanctum'), más tarde conocido como Templo de Herodes , fue el Templo reconstruido en Jerusalén entre c. 516 BCE y 70 EC. Reemplazó al Templo de Salomón, que se presume que fue construido en el mismo lugar antes de su destrucción por parte del Imperio neobabilónico durante el sitio babilónico de Jerusalén en c..  587 a. C.. La construcción del Segundo Templo comenzó algún tiempo después de que el Imperio Persa Aqueménida conquistara el Imperio Neobabilónico; siguió a una proclamación del rey persa Ciro el Grande (ver Edicto de Ciro) que puso fin al cautiverio babilónico e inició el regreso a Sión. En la historia judía, la finalización del Segundo Templo en la Judá persa marca el comienzo del período del Segundo Templo.

Según la Biblia, el Segundo Templo fue originalmente una estructura relativamente modesta construida por judíos que habían regresado del exilio en Babilonia bajo la autoridad del gobernador designado por los persas Zorobabel, nieto del penúltimo rey judaíta Jeconías. Sin embargo, durante el reinado de Herodes el Grande sobre el reino herodiano de Judea, fue completamente remodelado; la estructura original fue reacondicionada en los grandes edificios y fachadas que se reconocen más en los modelos recreados modernos.

Después de estar en pie durante aproximadamente 586 años, el Segundo Templo fue destruido por el Imperio Romano durante el asedio romano de Jerusalén en el año 70 EC.

Narrativa bíblica

Reconstrucción del Templo (lustración de Gustave Doré desde el 1866 La Santa Biblia)

La ascensión al trono de Ciro el Grande del Imperio aqueménida en 559 a. C. hizo posible el restablecimiento de la ciudad de Jerusalén y la reconstrucción del Templo. Algún sacrificio ritual rudimentario había continuado en el sitio del primer templo después de su destrucción. Según los últimos versículos del segundo libro de Crónicas y los libros de Esdras y Nehemías, cuando los judíos exiliados regresaron a Jerusalén siguiendo un decreto de Ciro el Grande (Esdras 1:1–4, 2 Crónicas 36:22–23), la construcción comenzó en el sitio original del altar del Templo de Salomón. Estos eventos representan la sección final en la narrativa histórica de la Biblia hebrea.

Reconstrucción moderna de Jerusalén durante el siglo X BCE, mostrando el Templo de Salomón, que estaba en el sitio antes de la construcción del Segundo Templo.

Es posible que el núcleo original del libro de Nehemías, las memorias en primera persona, se haya combinado con el núcleo del Libro de Esdras alrededor del año 400 a. La edición adicional probablemente continuó hasta la era helenística.

Según el relato bíblico, después del regreso del cautiverio babilónico, se hicieron arreglos de inmediato para reorganizar la desolada provincia de Yehud después de la desaparición del Reino de Judá setenta años antes. El cuerpo de peregrinos, que formaba una banda de 42.360, habiendo completado el largo y fatigoso viaje de unos cuatro meses, desde las orillas del Éufrates hasta Jerusalén, estaba animado en todo su recorrido por un fuerte impulso religioso, y por tanto uno de sus primeros preocupaciones era restaurar su antigua casa de culto mediante la reconstrucción de su templo destruido.

Por invitación de Zorobabel, el gobernador, quien les mostró un notable ejemplo de generosidad al contribuir personalmente con 1.000 daricos de oro, además de otros obsequios, el pueblo vertió sus ofrendas en el tesoro sagrado con gran entusiasmo. Primero erigieron y dedicaron el altar de Dios en el lugar exacto donde antes había estado, y luego limpiaron los montones de escombros carbonizados que ocupaban el sitio del antiguo templo; y en el segundo mes del segundo año (535 a. EC), en medio de gran entusiasmo y regocijo público, se colocaron los cimientos del Segundo Templo. Se sintió un amplio interés por este gran movimiento, aunque fue visto con sentimientos encontrados por los espectadores.

Los samaritanos querían ayudar con este trabajo, pero Zorobabel y los ancianos rechazaron tal cooperación, sintiendo que los judíos debían construir el Templo sin ayuda. Inmediatamente se difundieron malos informes sobre los judíos. Según Esdras 4:5, los samaritanos buscaron "frustrar su propósito" y envió mensajeros a Ecbatana y Susa, con el resultado de que el trabajo fue suspendido.

Siete años después, murió Ciro el Grande, quien permitió a los judíos regresar a su tierra natal y reconstruir el Templo, y fue sucedido por su hijo Cambises. A su muerte, el "falso Smerdis", un impostor, ocupó el trono durante unos siete u ocho meses, y luego Darío se convirtió en rey (522 a. C.). En el segundo año de su gobierno se reanudó la obra de reconstrucción del templo y se llevó adelante hasta su terminación, bajo el estímulo de los fervientes consejos y amonestaciones de los profetas Ageo y Zacarías. Estaba listo para la consagración en la primavera de 516 a. C., más de veinte años después del regreso del cautiverio. El Templo fue terminado el tercer día del mes de Adar, en el año sexto del reinado de Darío, en medio de grandes regocijos de parte de todo el pueblo, aunque era evidente que los judíos ya no eran un pueblo independiente, sino que estaban sujeto a una potencia extranjera. El Libro de Hageo incluye una predicción de que la gloria del Segundo Templo sería mayor que la del primero.

Algunos de los artefactos originales del Templo de Salomón no se mencionan en las fuentes después de su destrucción en 586 a. C. y se presume que se han perdido. El Segundo Templo carecía de los siguientes artículos sagrados:

En el Segundo Templo, el Lugar Santísimo (Kodesh Hakodashim) estaba separado por cortinas en lugar de una pared como en el Primer Templo. Aún así, como en el Tabernáculo, el Segundo Templo incluía:

Según la Mishná, la "Piedra fundamental" se paró donde solía estar el Arca, y el Sumo Sacerdote puso su incensario sobre ella en Yom Kippur.

El Segundo Templo también incluía muchas de las vasijas de oro originales que habían sido tomadas por los babilonios pero restauradas por Ciro el Grande. Sin embargo, según el Talmud de Babilonia, el Templo carecía de la Shekhinah (la presencia divina de Dios que habita o se asienta) y el Ruach HaKodesh (espíritu santo) presentes en el Primer Templo.

Literatura rabínica

La literatura rabínica tradicional afirma que el Segundo Templo estuvo en pie durante 420 años y, según la obra del siglo II, Seder Olam Rabbah, situó la construcción en el 356 a. C. (3824 a. m.), 164 años después de las estimaciones académicas, y la destrucción en el 68 d. C. (3828 a. m.).

La quinta orden, o división, de la Mishná, conocida como Kodashim, proporciona descripciones y discusiones detalladas de las leyes religiosas relacionadas con el servicio del Templo, incluidos los sacrificios, el Templo y su mobiliario, así como los sacerdotes que llevaron a cabo el deberes y ceremonias de su servicio. Los tratados de la orden tratan sobre los sacrificios de animales, pájaros y ofrendas de harina, las leyes de traer un sacrificio, como la ofrenda por el pecado y la ofrenda por la culpa, y las leyes de apropiación indebida de bienes sagrados. Además, la orden contiene una descripción del Segundo Templo (tratado Middot) y una descripción y reglas sobre el servicio de sacrificio diario en el Templo (tratado Tamid).

Rededicación de los Macabeos

Después de la conquista de Judea por parte de Alejandro Magno, pasó a formar parte del reino ptolemaico de Egipto hasta el año 200 a. C., cuando el rey seléucida Antíoco III el Grande de Siria derrotó al faraón Ptolomeo V Epífanes en la batalla de Paneion.

En 167 a. C., Antíoco IV Epífanes ordenó que se erigiera un altar a Zeus en el Templo. Él también, según Josefo, 'obligó a los judíos a disolver las leyes del país, a mantener a sus niños sin circuncidar, y a sacrificar carne de cerdo sobre el altar; contra lo cual todos se opusieron, y los más aprobados entre ellos fueron ejecutados." Después de la revuelta de los macabeos contra el imperio seléucida, el Segundo Templo se volvió a dedicar y se convirtió en el pilar religioso del reino judío hasmoneo, así como culturalmente asociado con la festividad judía de Hanukkah.

Dinastía hasmonea y conquista romana

Existe alguna evidencia de la arqueología de que se realizaron más cambios en la estructura del Templo y sus alrededores durante el gobierno asmoneo. Salomé Alexandra, la reina del Reino Hasmoneo, nombró a su hijo mayor Hircano II como sumo sacerdote de Judea. Su hijo menor, Aristóbulo II, estaba decidido a ocupar el trono y, tan pronto como ella murió, él se apoderó del trono. Hircano, que era el siguiente en la sucesión, accedió a contentarse con ser sumo sacerdote. Antipater, el gobernador de Idumaea, animó a Hyrcanus a no renunciar a su trono. Finalmente, Hyrcanus huyó a Aretas III, rey de los nabateos, y regresó con un ejército para recuperar el trono. Derrotó a Aristóbulo y sitió Jerusalén. El general romano Pompeyo, que se encontraba en Siria luchando contra los armenios en la Tercera Guerra Mitridática, envió a su lugarteniente a investigar el conflicto de Judea. Tanto Hircano como Aristóbulo le pidieron apoyo. Pompeyo no fue diligente en tomar una decisión al respecto, lo que provocó que Aristóbulo se marchara. Fue perseguido por Pompeyo y se rindió, pero sus seguidores cerraron Jerusalén a las fuerzas de Pompeyo. Los romanos sitiaron y tomaron la ciudad en el 63 a. Los sacerdotes continuaron con las prácticas religiosas dentro del Templo durante el asedio. El templo no fue saqueado ni dañado por los romanos. El propio Pompeyo, quizás sin darse cuenta, entró en el Lugar Santísimo y al día siguiente ordenó a los sacerdotes volver a purificar el Templo y reanudar las prácticas religiosas.

Templo de Herodes

Templo de Herodes como se imagina en el Modelo de Tierra Santa de Jerusalén; al este en el fondo.
Vista del Monte del Templo en 2013; al este en la parte inferior
Templo de Herodes de La Presentación en el Templo (1910)

Expansión de Temenos, fecha y duración

La reconstrucción del templo bajo Herodes comenzó con una expansión masiva del Temenos del Monte del Templo. Por ejemplo, el complejo del Monte del Templo inicialmente medía 7 hectáreas (17 acres), pero Herodes lo amplió a 14,4 hectáreas (36 acres) y así duplicó su área. El trabajo de Herodes en el Templo generalmente data del 20/19 a. C. hasta el 12/11 o 10 a. El escritor Bieke Mahieu data el trabajo en los recintos del Templo del 25 a. C. y el del edificio del Templo en el 19 a. C., y sitúa la dedicación de ambos en el 18 de noviembre a.

El culto religioso y los rituales del templo continuaron durante el proceso de construcción. Se hizo un acuerdo entre Herodes y las autoridades religiosas judías: los rituales de sacrificio, llamados korbanot (ofrendas), debían continuar sin cesar durante todo el tiempo de construcción, y el Templo mismo sería construido por los sacerdotes. Esta es la razón por la cual el Templo de Herodes todavía se cuenta como el Segundo: el funcionamiento no se detuvo, aunque fue el tercer edificio que cumplió el propósito.

Extensión y financiación

El antiguo templo construido por Zorobabel fue reemplazado por un magnífico edificio. El Templo de Herodes fue uno de los proyectos de construcción más grandes del siglo I a. Josefo registra que Herodes estaba interesado en perpetuar su nombre a través de proyectos de construcción, que sus programas de construcción fueron extensos y pagados con fuertes impuestos, pero que su obra maestra fue el Templo de Jerusalén.

Más tarde, se restableció el siclo del santuario para sostener el templo como impuesto del templo.

Elementos

Plataforma, subestructuras, muros de contención

Monte. Moriah tenía una meseta en el extremo norte y descendía abruptamente en la ladera sur. Era el plan de Herodes que toda la montaña se convirtiera en una plataforma cuadrada gigante. El Monte del Templo originalmente tenía la intención de tener 490 m (1,600 pies) de ancho por 270 m (900 pies) de ancho por 9 pisos de alto, con paredes de hasta 4,9 m (16 pies) de espesor, pero nunca se había terminado. Para completarlo, se cavó una trinchera alrededor de la montaña y se colocaron enormes "ladrillos" fueron puestos. Algunos de estos pesaban más de 100 toneladas, el más grande medía 44,6 por 11 por 16,5 pies (13,6 m × 3,4 m × 5,0 m) y pesaba aproximadamente entre 567 y 628 toneladas.

El rey Herodes hizo que arquitectos de Grecia, Roma y Egipto planificaran la construcción. Presumiblemente, los bloques se extrajeron utilizando picos para crear canales. Luego martillaron vigas de madera y las enjuagaron con agua para expulsarlas. Una vez que se retiraron, se tallaron en cuadrados precisos y se numeraron en la cantera para mostrar dónde se instalarían. El tallado final se habría hecho usando piedras más duras para molerlas o cincelarlas para crear uniones precisas. Habrían sido transportados utilizando bueyes y carretas especializadas. Dado que la cantera estaba cuesta arriba desde el templo, tenían la gravedad de su lado, pero había que tener cuidado para controlar el descenso. La instalación final se habría realizado mediante poleas o grúas. Las poleas y grúas romanas no eran lo suficientemente fuertes para levantar los bloques por sí solas, por lo que es posible que hayan usado varias grúas y palancas para colocarlos.

El proyecto comenzó con la construcción de bóvedas subterráneas gigantes sobre las cuales se construiría el templo para que pudiera ser más grande que la pequeña área plana en la cima del monte Moriah. El nivel del suelo en ese momento estaba al menos 20 pies (6,1 m) por debajo del nivel actual, como se puede ver al caminar por los túneles del Muro Occidental. La leyenda dice que la construcción de todo el complejo duró solo tres años, pero fuentes escritas como Josefo dicen que tomó mucho más tiempo, aunque el Templo en sí solo pudo haber tomado ese tiempo. Durante una visita de Pascua de Jesús, se le dijo que había estado en construcción durante 46 años.

Corte de las gentiles

(feminine)

La Corte de los Gentiles era principalmente un bazar, con vendedores que vendían recuerdos, animales de sacrificio, comida. También se intercambió moneda, con moneda romana cambiada por dinero tirio, como también se menciona en el relato del Nuevo Testamento de Jesús y los cambistas, cuando Jerusalén estaba repleta de peregrinos judíos que habían venido para la Pascua, quizás entre 300.000 y 400.000.

Por encima de las puertas de Hulda, en lo alto de los muros del templo, estaba la Royal Stoa, una gran basílica elogiada por Josefo como "más digna de mención que cualquier otra [estructura] bajo el sol"; su parte principal era una larga Sala de Columnas que incluye 162 columnas, estructuradas en cuatro filas.

The Royal Stoa in the Holyland Model of Jerusalem

La Stoa Real es ampliamente aceptada como parte de la obra de Herodes; sin embargo, hallazgos arqueológicos recientes en los túneles del Muro Occidental sugieren que fue construido en el siglo I durante el reinado de Agripas, a diferencia del siglo I a.

Pináculo

Los relatos de la tentación de Cristo en los evangelios de Mateo y Lucas sugieren que el Segundo Templo tenía uno o más 'pináculos':

Entonces él [Satanás] lo llevó a Jerusalén, lo puso en el pináculo del templo, y le dijo: "Si eres el Hijo de Dios, tírate de aquí."

La palabra griega utilizada es πτερυγιον (pterugion), que literalmente significa torre, muralla o pináculo. Según la Concordancia de Strong, puede significar ala pequeña o, por extensión, cualquier cosa como un ala, como una almena o un parapeto. El arqueólogo Benjamín Mazar pensó que se refería a la esquina sureste del Templo que domina el Valle de Cedrón.

Patios interiores

Según Josefo, había diez entradas a los atrios interiores, cuatro al sur, cuatro al norte, una al este y una que conducía de este a oeste desde el atrio de las mujeres hasta el atrio de los israelitas, llamado el Puerta de Nicanor. Según Josefo, Herodes el Grande erigió un águila dorada sobre la gran puerta del Templo.

Peregrinaciones

Los judíos de partes distantes del Imperio Romano llegaban en barco al puerto de Jaffa, donde se unían a una caravana para el viaje de tres días a la Ciudad Santa y luego encontraban alojamiento en uno de los muchos hoteles u hosterías.. Luego cambiaron parte de su dinero de la moneda estándar griega y romana profana por dinero judío y tirio, estos dos últimos considerados religiosos.

Destrucción

Asedio y destrucción de Jerusalén por los romanos (1850 pintura de David Roberts). Mirando hacia el suroeste
Vista actual del Monte del Templo mirando al suroeste, con la Doma dorada del centro visible Rock y la mezquita Al-Aqsa a la izquierda más allá de algunos árboles. Parte de la Ciudad Vieja de Jerusalén se puede ver alrededor del Monte.

En el año 66 EC, la población judía se rebeló contra el Imperio Romano. Cuatro años más tarde, el 4 de agosto de 70 d. C. (el noveno día de Av y posiblemente el día en que se observó Tishá Be Av) o el 30 de agosto de 70 d. C., las legiones romanas bajo el mando de Tito recuperaron y destruyeron gran parte de Jerusalén y el Segundo Templo.. El Arco de Tito, que se construyó en Roma para conmemorar la victoria de Tito en Judea, representa una procesión de la victoria romana con soldados que llevan el botín del Templo, incluida la Menorá. Según una inscripción en el Coliseo, el emperador Vespasiano construyó el Coliseo con botines de guerra en el año 79 EC, posiblemente con los botines del Segundo Templo.

Las sectas del judaísmo que tenían su base en el Templo perdieron importancia, incluyendo el sacerdocio y los saduceos.

El Templo estaba en el sitio de lo que hoy es la Cúpula de la Roca. Las puertas conducían cerca de la Mezquita Al-Aqsa (que llegó mucho más tarde). Aunque los judíos continuaron habitando la ciudad destruida, el emperador Adriano estableció una nueva ciudad llamada Aelia Capitolina. Al final de la revuelta de Bar Kokhba en 135 EC, muchas de las comunidades judías fueron masacradas y se prohibió a los judíos vivir dentro de Jerusalén. Se erigió un templo romano pagano en el antiguo emplazamiento del Templo de Herodes.

Los relatos históricos relatan que no solo el Templo judío fue destruido, sino también toda la ciudad Baja de Jerusalén. Aun así, según Josefo, Tito no arrasó totalmente las torres (como la Torre de Fasael, ahora erróneamente llamada Torre de David), conservándolas como memorial de la ciudad. fortaleza. El Midrash Rabba (Eikha Rabba 1:32) relata un episodio similar relacionado con la destrucción de la ciudad, según el cual Rabban Yohanan ben Zakkai, durante el sitio romano de Jerusalén, pidió a Vespasiano que perdonara las puertas más occidentales de la ciudad (en hebreo: פילי מערבאה) que conducen a Lydda (Lod). Cuando finalmente se tomó la ciudad, los auxiliares árabes que habían luchado junto a los romanos bajo el mando de su general, Fanjar, también evitaron que la muralla más occidental fuera destruida.

La escatología judía incluye la creencia de que el Segundo Templo será reemplazado por un futuro Tercer Templo en Jerusalén; Los cristianos ortodoxos orientales sostienen que el Tercer Templo ya existe en cada iglesia consagrada y canónica a través de la presencia real de Cristo en la Eucaristía.

Arqueología

Inscripciones de advertencia del templo

En 1871, cerca de un tribunal en el Monte del Templo en Jerusalén, se descubrió una piedra tallada que medía 60 cm × 90 cm (24 in × 35 in) y estaba grabada con unciales griegas, y Charles Simon Clermont-Ganneau la identificó como el Templo. Inscripción de advertencia. La inscripción de piedra delineaba la prohibición extendida a aquellos que no eran de la nación judía de proceder más allá del soreg separando el gran atrio de los gentiles y los atrios interiores. La inscripción decía en siete líneas:

- No.
- ¿Qué?
ΡThe ΕνΕ YouЁA
No hay información sobre el tema.
Descubriendo quiénes son ustedes
Por favor.
No.

Traducción: "Que ningún extranjero entre dentro del parapeto y la partición que rodea los recintos del Templo. Cualquier persona atrapada [violando] será responsable de su muerte subsiguiente."

Hoy, la piedra se conserva en Museo de Antigüedades de Estambul.

En 1935 se encontró un fragmento de otra inscripción similar de advertencia del Templo.

Lugar de trompeta

Otra inscripción antigua, parcialmente preservada en una piedra descubierta debajo de la esquina suroeste del Monte Herodiano, contiene las palabras "al lugar de tocar la trompeta...". La forma de la piedra sugiere que formaba parte de un parapeto, y se ha interpretado que pertenecía a un lugar del monte descrito por Josefo, 'donde uno de los sacerdotes se paraba y daba aviso, por sonido de trompeta, en la tarde de la aproximación, y en la noche siguiente de la clausura, de cada séptimo día..." muy parecido a lo que dice el Talmud.

Muros y puertas del complejo del Templo

Después de 1967, los arqueólogos descubrieron que el muro se extendía alrededor del Monte del Templo y formaba parte del muro de la ciudad cerca del Palacio de los Leones. Puerta. Por lo tanto, el Muro Occidental no es la única parte restante del Monte del Templo. Actualmente, el Arco de Robinson (llamado así por el estadounidense Edward Robinson) permanece como el comienzo de un arco que atravesaba el espacio entre la parte superior de la plataforma y el terreno más alto más alejado. Los visitantes y peregrinos también entraban a través de las puertas aún existentes, pero ahora tapadas, en el lado sur que conducían a través de columnatas a la parte superior de la plataforma. El muro sur fue diseñado como una gran entrada. Recientes excavaciones arqueológicas han encontrado numerosos mikvehs (baños rituales) para la purificación ritual de los fieles, y una gran escalera que conduce a una de las entradas ahora bloqueadas.

Estructuras subterráneas

Dentro de los muros, la plataforma estaba sostenida por una serie de arcos abovedados, ahora llamados Establos de Salomón, que aún existen. Su renovación actual por parte del Waqf es extremadamente controvertida.

Cantera

El 25 de septiembre de 2007, Yuval Baruch, arqueólogo de la Autoridad de Antigüedades de Israel, anunció el descubrimiento de un compuesto de cantera que pudo haber proporcionado al rey Herodes las piedras para construir su Templo en el Monte del Templo. Se encontraron monedas, cerámica y una estaca de hierro que demostraron que la fecha de la extracción fue alrededor del 19 a. El arqueólogo Ehud Netzer confirmó que los grandes contornos de los cortes de piedra son evidencia de que fue un proyecto público masivo trabajado por cientos de esclavos.

Solados de patios

Hallazgos más recientes del Proyecto de Tamizado del Monte del Templo incluyen baldosas del período del Segundo Templo.

Interpretación de la piedra de Magdala

Se cree que la piedra de Magdala es una representación del Segundo Templo tallada antes de su destrucción en el año 70.

Galería

Judaísmo del Segundo Templo

El período entre la construcción del Segundo Templo en el 515 a. C. y su destrucción por los romanos en el 70 d. C. fue testigo de importantes trastornos históricos y cambios religiosos significativos que afectarían a la mayoría de las religiones abrahámicas posteriores. Los orígenes de la autoridad de las Escrituras, de la centralidad de la ley y la moralidad en la religión, de la sinagoga y de las expectativas apocalípticas para el futuro, todo se desarrolló en el judaísmo de este período.