Rechazo de trasplante

El rechazo del trasplante ocurre cuando el tejido trasplantado es rechazado por el sistema inmunitario del receptor, que destruye el tejido trasplantado. El rechazo del trasplante se puede reducir determinando la similitud molecular entre el donante y el receptor y mediante el uso de medicamentos inmunosupresores después del trasplante.

El rechazo del trasplante se puede clasificar en tres tipos: hiperagudo, agudo y crónico. Estos tipos se diferencian por la rapidez con la que se activa el sistema inmunitario del receptor y el aspecto o aspectos específicos de la inmunidad involucrados.

El rechazo hiperagudo es una forma de rechazo que se manifiesta en los minutos u horas posteriores al trasplante. Está causada por la presencia de anticuerpos preexistentes en el receptor que reconocen antígenos en el órgano del donante. Estos antígenos están ubicados en el revestimiento endotelial de los vasos sanguíneos dentro del órgano trasplantado y, una vez que los anticuerpos se unen, conducirán a la rápida activación del sistema del complemento. Es de esperar un daño irreversible a través de la trombosis y la subsiguiente necrosis del injerto. El tejido que se deja implantado no funcionará y podría provocar fiebre alta y malestar general, ya que el sistema inmunitario actúa contra el tejido extraño.

It is a long established fact that a reader will be distracted by the readable content of a page when looking at its layout. The point of using Lorem Ipsum is that it has a more-or-less normal distribution of letters, as opposed to using 'Content here, content here', making it look like readable English.

You must log in to access this content
Iniciar con Google
Iniciar con Facebook
x