Príncipes en la Torre

AjustarCompartirImprimirCitar
hermanos ingleses del siglo XV que desaparecieron
Los dos príncipes Edward y Richard en la torre, 1483 por Sir John Everett Millais, 1878, parte de la colección de imágenes Royal Holloway. Edward V a la derecha lleva el garter de la Orden del Garter bajo su rodilla izquierda.

Los príncipes en la torre se refiere al aparente asesinato en Inglaterra en la década de 1480 del depuesto rey Eduardo V de Inglaterra y Ricardo de Shrewsbury, duque de York. Estos dos hermanos eran los únicos hijos del rey Eduardo IV e Isabel Woodville que sobrevivieron al momento de la muerte de su padre en 1483. Cuando tenían 12 y 9 años, respectivamente, fueron alojados en la Torre de Londres por su tío paterno y todopoderoso regente el duque de Gloucester. Esto supuestamente fue en preparación para la próxima coronación de Edward V. Sin embargo, antes de que el joven rey pudiera ser coronado, él y su hermano fueron declarados ilegítimos. Gloucester ascendió al trono como Ricardo III.

No está claro qué pasó con los niños después del último avistamiento registrado de ellos en la torre. Generalmente se supone que fueron asesinados; una hipótesis común es que fueron asesinados por Richard en un intento de asegurar su control sobre el trono. Sus muertes pueden haber ocurrido en algún momento de 1483, pero aparte de su desaparición, la única evidencia es circunstancial. Como resultado, se han propuesto varias otras hipótesis sobre sus destinos, incluida la sugerencia de que fueron asesinados por su tío materno, el duque de Buckingham, o su futuro cuñado, el rey Enrique VII, entre otros. También se ha sugerido que uno o ambos príncipes pueden haber escapado al asesinato. En 1487, Lambert Simnel inicialmente afirmó ser el duque de York, pero luego afirmó ser el primo de York, el conde de Warwick. Desde 1491 hasta su captura en 1497, Perkin Warbeck afirmó ser el duque de York, supuestamente habiendo escapado a Flandes. La afirmación de Warbeck fue apoyada por algunos contemporáneos, incluida la tía de York, la duquesa de Borgoña.

En 1674, los trabajadores de la torre desenterraron, debajo de la escalera, una caja de madera que contenía dos pequeños esqueletos humanos. Los huesos fueron ampliamente aceptados en ese momento como los de los príncipes, pero esto no ha sido probado y está lejos de ser cierto. El rey Carlos II hizo enterrar los huesos en la Abadía de Westminster, donde permanecen.

Antecedentes

El 9 de abril de 1483, Eduardo IV de Inglaterra murió inesperadamente tras una enfermedad que duró alrededor de tres semanas. En ese momento, el hijo de Eduardo, el nuevo rey Eduardo V, estaba en el castillo de Ludlow, y el hermano del rey muerto, Ricardo, duque de Gloucester, estaba en el castillo de Middleham en Yorkshire. La noticia llegó a Gloucester alrededor del 15 de abril, aunque pudo haber sido advertido de la enfermedad de Edward. Se informa que luego fue a la catedral de York para "prometer públicamente su lealtad a su nuevo rey". El Croyland Chronicle afirma que, antes de su muerte, Eduardo IV designó a su hermano Gloucester como Lord Protector. Sin embargo, es posible que la solicitud de Eduardo no importara, ya que "como mostró el precedente de Enrique V, el Consejo Privado no estaba obligado a seguir los deseos de un rey muerto".

Edward V y Gloucester partieron hacia Londres desde el oeste y el norte respectivamente, y se encontraron en Stony Stratford el 29 de abril. A la mañana siguiente, Gloucester arrestó al séquito de Edward, incluidos los niños. tío, Anthony Woodville, segundo conde de Rivers, y su medio hermano, Sir Richard Grey. Fueron enviados al castillo de Pontefract en Yorkshire donde, el 25 de junio, fueron decapitados. Gloucester luego tomó posesión del propio príncipe, lo que llevó a Elizabeth Woodville a llevar a su otro hijo, Ricardo, duque de York, y a sus hijas al santuario de la Abadía de Westminster.

Edward V y Gloucester llegaron juntos a Londres. Los planes continuaron para la coronación de Eduardo, pero la fecha se pospuso del 4 de mayo al 25 de junio. El 19 de mayo de 1483, Eduardo fue alojado en la Torre de Londres, entonces residencia tradicional de los monarcas antes de la coronación. El 16 de junio, se le unió su hermano menor Ricardo, duque de York, que anteriormente estaba en el santuario. En este punto, la fecha de la coronación de Edward fue pospuesta indefinidamente por su tío, Gloucester. El domingo 22 de junio, el Dr. Ralph Shaa, hermano del alcalde de Londres, predicó un sermón en Saint Paul's Cross afirmando que Gloucester era el único heredero legítimo de la Casa de York. El 25 de junio, "un grupo de lores, caballeros y caballeros" pidió a Ricardo que tomara el trono. Posteriormente, ambos príncipes fueron declarados ilegítimos por el Parlamento; esto fue confirmado en 1484 por una Ley del Parlamento conocida como Titulus Regius. El acto establecía que el matrimonio de Eduardo IV y Elizabeth Woodville no era válido debido al precontrato de matrimonio de Eduardo con Lady Eleanor Butler. Gloucester fue coronado rey Ricardo III de Inglaterra el 6 de julio. La declaración de los chicos' La ilegitimidad ha sido descrita por Rosemary Horrox como una justificación ex post facto para la adhesión de Richard.

Desaparición

Dominic Mancini, un fraile italiano que visitó Inglaterra en la década de 1480 y que estuvo en Londres en la primavera y el verano de 1483, registró que después de que Ricardo III subiera al trono, Eduardo y su hermano menor, Ricardo, fueron llevados al "apartamentos interiores de la Torre" y luego fueron vistos cada vez menos hasta que desaparecieron por completo. Mancini registra que durante este período Edward fue visitado regularmente por un médico, quien informó que Edward, "como una víctima preparada para el sacrificio, buscaba la remisión de sus pecados mediante la confesión diaria y la penitencia, porque creía que la muerte lo enfrentaba". " La referencia latina a "Argentinus medicus", se tradujo originalmente como "un médico de Estrasburgo"; sin embargo, D. E. Rhodes sugiere que en realidad puede referirse a 'Doctor Argentino', a quien Rhodes identifica como John Argentino, un médico inglés que luego se desempeñó como rector del King's College, Cambridge, y como médico de Arthur, Prince of Gales, hijo mayor del rey Enrique VII de Inglaterra (Henry Tudor).

Hay informes de que se vio a los dos príncipes jugando en los terrenos de la torre poco después de que Ricardo se reuniera con su hermano, pero no hay registros de avistamientos de ninguno de ellos después del verano de 1483. Un intento de rescatarlos a finales de julio fracasó. Su destino sigue siendo un misterio perdurable.

Muchos historiadores creen que los príncipes fueron asesinados; algunos han sugerido que el acto pudo haber ocurrido a fines del verano de 1483. Maurice Keen argumenta que la rebelión contra Ricardo en 1483 inicialmente "tenía como objetivo rescatar a Eduardo V y su hermano de la Torre antes de que fuera demasiado tarde"., pero que, cuando el duque de Buckingham se involucró, pasó a apoyar a Enrique Tudor porque "Buckingham casi con certeza sabía que los príncipes de la Torre estaban muertos". Alison Weir propone el 3 de septiembre de 1483 como fecha potencial; sin embargo, el trabajo de Weir ha sido criticado por "llegar a una conclusión que depende más de su propia imaginación que de la evidencia incierta que ha presentado de manera tan engañosa".

Clements Markham sugiere que los príncipes pueden haber estado vivos hasta julio de 1484, señalando las normas emitidas por la casa de Ricardo III que establecían: "los niños deben estar juntos en un desayuno". James Gairdner, sin embargo, argumenta que no está claro a quién pertenece la frase "los niños" alude, y que puede no haber sido una referencia a los príncipes. Puede referirse a Eduardo, conde de Warwick (hijo del duque de Clarence) y a las dos hijas menores de Eduardo IV (Catherine y Bridget), quienes vivían bajo el cuidado de Richard en el Sheriff Hutton.

Evidencia

Rey Eduardo V y el Duque de York (Richard) en la Torre de Londres por Paul Delaroche. El tema de los niños inocentes que esperan un destino incierto fue popular entre los pintores del siglo XIX. Edward V es de nuevo representado usando el emblema de la Orden del Garter. Louvre, París.

Aparte de su desaparición, no hay evidencia directa de que los príncipes hayan sido asesinados, y "no hay fuentes confiables, bien informadas, independientes o imparciales" para los eventos asociados. Sin embargo, tras su desaparición, rápidamente corrieron rumores de que habían sido asesinados. Solo un relato narrativo contemporáneo de los chicos & # 39; tiempo en la torre existe: el de Dominic Mancini. El relato de Mancini no se descubrió hasta 1934, en la Biblioteca Municipal de Lille. A menudo se afirma que los relatos posteriores escritos después de la adhesión de Enrique Tudor están sesgados o influenciados por la propaganda de Tudor.

Se han encontrado cuatro cuerpos no identificados que se consideran posiblemente relacionados con los acontecimientos de este período: dos en la Torre de Londres y dos en la Capilla de San Jorge, en el Castillo de Windsor. Los que se encontraron en la torre fueron enterrados en la Abadía de Westminster, pero las autoridades se han negado a permitir que ninguno de los dos conjuntos sea sometido a análisis de ADN para identificarlos positivamente como los restos de los príncipes.

Rumores

Varias fuentes sugieren que hubo rumores de que los príncipes & # 39; muertes en el tiempo siguiente a su desaparición. Los rumores de asesinato también se extendieron a Francia. En enero de 1484, Guillaume de Rochefort, Lord Canciller de Francia, instó a los Estados Generales a "tomar advertencia" del destino de los príncipes, como su propio rey, Carlos VIII, fue sólo 13. Los primeros informes, incluido el de Rochefort, Philippe de Commines (político francés), Caspar Weinreich (cronista alemán contemporáneo) y Jan Allertz (Registrador de Rotterdam), todos afirman que Ricardo mató a los príncipes antes de tomar el trono (por lo tanto, antes de junio de 1483). De Commines' Memorias (c. 1500), sin embargo, identifica al duque de Buckingham como la persona "que les dio muerte".

Solo el relato de Mancini es contemporáneo, ya que fue escrito en Londres antes de noviembre de 1483. The Croyland Chronicle y de Commines' El relato se escribió tres y diecisiete años después, respectivamente (y, por lo tanto, después de la muerte de Ricardo III y el ascenso al trono de Enrique VII). Markham, que escribió mucho antes de que se descubriera el relato de Mancini, argumentó que algunos relatos, incluido Croyland Chronicle, podrían haber sido escritos o fuertemente influenciados por John Morton, arzobispo de Canterbury, para incriminar a Ricardo III.

Primeras escritoras

(feminine)
KING RICHARD III
¿Te atreves a matar a un amigo mío?
TYRREL
Ay, mi señor;
Pero había matado a dos enemigos.
KING RICHARD III
¿Por qué lo tienes? Dos enemigos profundos,
Foes to my rest and my sweet sleep's disturbers
¿Son ellos los que te tendrían en cuenta:
Tyrrel, quiero decir esos bastardos en la Torre.

– William Shakespeare Rey Richard III (Acto IV, escena II)

Las Crónicas de Londres de Robert Fabyan, recopiladas unos 30 años después de que los príncipes vivieran. desaparición, nombra a Richard como asesino.

Thomas More (un leal Tudor que había crecido en la casa de John Morton, un enemigo declarado de Ricardo III) escribió The History of King Richard III, c.1513. Esto identificó a Sir James Tyrrell como el asesino, actuando por orden de Richard. Tyrrell fue el leal sirviente de Ricardo III, de quien se dice que confesó el asesinato de los príncipes antes de su ejecución por traición en 1502. En su historia, More dijo que los príncipes fueron asfixiados en sus camas por dos agentes de Tyrrell (Miles Forrest y John Dighton) y luego fueron enterrados 'al pie de la viga, meticulosamente profundos en el suelo bajo un gran montón de piedras', pero luego fueron desenterrados y enterrados en un lugar secreto. El historiador Tim Thornton afirmó que los hijos de Miles Forrest estaban en la corte en la Inglaterra de Enrique VIII, y los contactos de Tomás Moro con ellos podrían haberle proporcionado los detalles del asesinato.

Polydore Vergil, en su Anglica Historia (c. 1513), también especifica que Tyrrell fue el asesino, afirmando que "cabalgó tristemente hacia Londres" y cometió el hecho de mala gana, por orden de Ricardo III, y que el propio Ricardo difundió los rumores de los príncipes. muerte en la creencia de que desalentaría la rebelión.

Las Crónicas de Holinshed, escritas en la segunda mitad del siglo XVI, afirman que los príncipes fueron asesinados por Ricardo III. Las crónicas fueron una de las principales fuentes utilizadas por William Shakespeare para su obra Richard III, que también retrata a Richard como el asesino, en el sentido de que encarga a Tyrrell que mate a los niños. A. J. Pollard cree que el relato de la crónica reflejaba el 'relato estándar y aceptado' contemporáneo, pero que cuando se escribió 'la propaganda se había transformado en un hecho histórico'.

More escribió su relato con la intención de escribir sobre un punto moral en lugar de una historia estrechamente reflejada. Si bien la cuenta de More se basa en algunas fuentes de primera mano, la cuenta generalmente se toma de otras fuentes. Además, el relato de Moro es una de las bases para Ricardo III de Shakespeare, que acusa de manera similar a Ricardo de asesinar a los jóvenes príncipes.

Cuerpos

Torre de Londres

El 17 de julio de 1674, los trabajadores que remodelaban la Torre de Londres desenterraron una caja de madera que contenía dos pequeños esqueletos humanos. Los huesos se encontraron enterrados 10 pies (3,0 m) debajo de la escalera que conduce a la capilla de la Torre Blanca. Los restos no fueron los primeros esqueletos de niños encontrados dentro de la torre; los huesos de dos niños se habían encontrado previamente 'en una cámara antigua que había sido tapiada', lo que Pollard sugiere que bien podría haber sido los de los príncipes. La razón por la que los huesos se atribuyeron a los príncipes fue porque la ubicación coincidía parcialmente con el relato dado por Moro. Sin embargo, More afirmó además que luego fueron trasladados a un "lugar mejor", lo que no concuerda con el lugar donde se descubrieron los huesos. La escalera debajo de la cual se encontraron los huesos aún no se había construido, en la época de Ricardo III. Un informe anónimo fue que se encontraron con "pedazos de trapo y terciopelo alrededor de ellos"; el terciopelo podría indicar que los cuerpos eran de aristócratas. Cuatro años después de su descubrimiento, los huesos fueron colocados en una urna y, por orden del rey Carlos II, enterrados en la Abadía de Westminster, en la pared de la Capilla de la Virgen Enrique VII. Un monumento diseñado por Christopher Wren marca el lugar de descanso de los supuestos príncipes. La inscripción, escrita en latín, dice: "Aquí yacen enterrados los restos de Eduardo V, rey de Inglaterra, y de Ricardo, duque de York, cuyos huesos largamente deseados y buscados, después de más de ciento noventa años, fueron encontrado enterrado bajo los escombros de las escaleras que conducían a la Capilla de la Torre Blanca, el 17 de julio en el Año de Nuestro Señor 1674."

Los huesos fueron extraídos y examinados en 1933 por el archivista de la Abadía de Westminster, Lawrence Tanner; un destacado anatomista, el profesor William Wright; y el presidente de la Asociación Dental, George Northcroft. Al medir ciertos huesos y dientes, concluyeron que los huesos pertenecían a dos niños de la edad correcta para los príncipes. Se descubrió que los huesos habían sido enterrados descuidadamente junto con huesos de pollo y otros animales. También había tres clavos muy oxidados. Un esqueleto era más grande que el otro, pero faltaban muchos de los huesos, incluida parte de la mandíbula más pequeña y todos los dientes de la más grande. Muchos de los huesos habían sido quebrados por los trabajadores originales. El examen ha sido criticado porque se realizó bajo la presunción de que los huesos eran los de los príncipes y se concentró solo en si los huesos mostraban evidencia de asfixia; ni siquiera se intentó determinar si los huesos eran masculinos o femeninos.

Desde entonces, no se han realizado más exámenes científicos de los huesos, que permanecen en la Abadía de Westminster, y no se ha intentado realizar un análisis de ADN (si es que se pudo obtener ADN). Se inició una petición sobre la "petición electrónica" del gobierno británico. sitio web que solicitaba que se hiciera una prueba de ADN a los huesos, pero se cerró meses antes de la fecha de cierre prevista. Si hubiera recibido 100.000 firmantes se habría desencadenado un debate parlamentario. Pollard señala que incluso si el ADN moderno y la datación por carbono probaran que los huesos pertenecían a los príncipes, no probaría quién o qué los mató.

Capilla de San Jorge

En 1789, los trabajadores que realizaban reparaciones en la Capilla de St. George, Windsor, redescubrieron y accidentalmente irrumpieron en la bóveda de Eduardo IV y la reina Isabel Woodville, descubriendo en el proceso lo que parecía ser una pequeña bóveda contigua. Se encontró que esta bóveda contenía los ataúdes de dos niños no identificados. Sin embargo, no se llevó a cabo ninguna inspección o examen y la tumba se volvió a sellar. La tumba estaba inscrita con los nombres de dos de los hijos de Eduardo IV: Jorge, primer duque de Bedford, que había muerto a la edad de 2 años, y María de York, que había muerto a la edad de 14 años; ambos habían fallecido antes que el rey. Sin embargo, dos ataúdes de plomo claramente etiquetados como George Plantagenet y Mary Plantagenet se descubrieron posteriormente en otra parte de la capilla (durante la excavación de la tumba real del rey Jorge III bajo la tumba de Wolsey en 1810-13), y se trasladaron a la bóveda contigua de la de Eduardo IV, pero en ese momento no se hizo ningún esfuerzo por identificar los dos ataúdes de plomo que ya estaban en la bóveda de Eduardo IV.

A fines de la década de 1990, se estaban realizando obras cerca y alrededor de la tumba de Eduardo IV en la capilla de San Jorge; el área del piso fue excavada para reemplazar una vieja caldera y también para agregar un nuevo depósito para los restos de los futuros decanos y canónigos de Windsor. Se envió una solicitud al Decano y a los Canónigos de Windsor para considerar un posible examen de las dos bóvedas con una cámara de fibra óptica o, si es posible, un nuevo examen de los dos ataúdes de plomo no identificados en la tumba que también albergan los ataúdes de plomo de dos de Los hijos de Eduardo IV que fueron descubiertos durante la construcción de la Tumba Real del Rey Jorge III (1810-13) y colocados en la bóveda contigua en ese momento. Sería necesario el consentimiento real para abrir cualquier tumba real, por lo que se consideró mejor dejar el misterio medieval sin resolver al menos durante las próximas generaciones. La excavación arqueológica de Leicester de 2012 ha despertado un renovado interés en volver a excavar los esqueletos de los "dos príncipes", pero la reina Isabel II nunca otorgó la aprobación requerida para tales pruebas de un miembro de la realeza enterrado. En 2022, Tracy Borman, curadora en jefe conjunta de Palacios Reales Históricos, afirmó que el rey Carlos III tenía 'una visión muy diferente' sobre el tema y podría potencialmente apoyar una investigación.

Teorías

Los hijos de Eduardo IV de Inglaterra por Pedro Américo

La ausencia de pruebas contundentes de lo que les sucedió a los príncipes ha llevado a que se presenten varias teorías. La teoría más común es que fueron asesinados cerca del momento en que desaparecieron, y entre los historiadores y autores que aceptan la teoría del asesinato, la explicación más común es que fueron asesinados por Richard.

Ricardo III

Muchos historiadores concluyen que Ricardo III, los príncipes' tío, es el culpable más probable en el caso de la desaparición de los príncipes por varias razones. Aunque los príncipes habían sido eliminados de la sucesión, el control de Ricardo sobre la monarquía era muy inseguro debido a la forma en que había obtenido la corona, lo que provocó una reacción violenta contra él por parte del establishment de York. Ya se había hecho un intento de rescatarlos y restaurar a Eduardo en el trono, clara evidencia de que la existencia de los príncipes seguiría siendo una amenaza mientras estuvieran vivos. Los enemigos de Richard podrían haber utilizado a los niños como testaferros para la rebelión. Los rumores de su muerte estaban en circulación a fines de 1483, pero Richard nunca intentó demostrar que estaban vivos haciéndolos ver en público, lo que sugiere fuertemente que estaban muertos para entonces. Sin embargo, no se quedó callado al respecto. Raphael Holinshed, en sus Crónicas de Inglaterra, Escocia e Irlanda, escritas en 1577, informa que Richard, "con purgar y declarar su inocencia sobre el asesinato de sus sobrinos hacia el mundo, y lo que a costa de obtener el amor y favor del lazo comunal (que exteriormente glosaba, y abiertamente disimulaba con él)... dio pródigamente tantos y tan grandes premios, que ahora tanto le faltaba, y escasamente con honestidad cómo tomar prestado. " Richard tampoco abrió ninguna investigación sobre el asunto, que habría sido de su interés si no fuera responsable de la muerte de sus sobrinos.

Richard estaba fuera de la corte en una progresión a través del corazón de York en el momento en que los príncipes desaparecieron; si murieran en este momento, no habría podido asesinarlos en persona. Estaban bajo vigilancia en la Torre de Londres, que estaba controlada por sus hombres, y el acceso a ellos estaba estrictamente limitado por sus instrucciones. Por lo tanto, podría haber enviado a uno de sus criados a asesinar a los príncipes en su nombre, pero es poco probable que hayan sido asesinados sin su conocimiento. Esta es la versión presentada por More y Polydore Vergil, quienes nombran a Sir James Tyrrell como el asesino. Tyrrell fue un caballero inglés que luchó por la Casa de York en muchas ocasiones. Tyrrell fue arrestado por las fuerzas de Enrique VII en 1502 por apoyar a otro aspirante al trono de York. Poco antes de su ejecución, More dice que Tyrrell admitió, bajo tortura, haber asesinado a los príncipes a instancias de Ricardo III. El único registro de esto es el escrito de Tomás Moro, quien escribió que, durante su interrogatorio, Tyrrell hizo su confesión sobre los asesinatos, diciendo que Ricardo III ordenó su muerte. También implicó a otros dos hombres; Sin embargo, a pesar de más preguntas, no pudo decir dónde estaban los cuerpos, alegando que Brackenbury los había movido. William Shakespeare lo retrata como el culpable, buscado por Richard después de las objeciones de Buckingham. Esta versión de los hechos es aceptada por Alison Weir y Hicks señala que su exitosa carrera y rápida promoción después de 1483 'es consistente con su presunto asesinato de los príncipes'. Sin embargo, el único registro de la confesión de Tyrrell es a través de More, y "nunca se ha encontrado ninguna confesión real". Pollard arroja dudas sobre la precisión de los relatos de More, sugiriendo que fue "una elaboración de uno de varios relatos circulantes"; sin embargo, no descarta la posibilidad de que sea 'solo su propia invención', señalando las 'claras similitudes con las historias de los bebés en el bosque'. Clements Markham sugiere que el relato de Moro en realidad fue escrito por el arzobispo Morton y que Enrique VII indujo a Tyrrell a realizar el acto entre el 16 de junio y el 16 de julio de 1486, las fechas de dos indultos generales que recibió del rey.

La culpabilidad de Richard fue ampliamente aceptada por los contemporáneos. George Cely, Dominic Mancini, John Rous, Fabyan's Chronicle, Crowland Chronicler y London Chronicle notaron la desaparición de los príncipes, y todos menos Mancini (quien señaló que no tenía conocimiento de lo que había sucedido) repitieron los rumores. nombrando a Richard como el asesino. Guillaume de Rochefort, canciller de Francia, nombró a Richard como el asesino de los Estados Generales en Tours en enero de 1484. También parece haber sido la creencia de Elizabeth Woodville, quien continuaría apoyando a Enrique Tudor en su campaña contra Ricardo III. Un motivo posible para que Elizabeth Woodville hiciera las paces con Richard y sacara a sus hijas del santuario podría ser que Richard tuvo que hacer un juramento solemne, ante testigos, para proteger y mantener a sus hijos sobrevivientes, lo que hizo mucho menos probable que pudieran ser asesinados silenciosamente como se creía que habían sido sus hermanos.

De acuerdo con esta opinión contemporánea, muchos historiadores actuales, incluidos David Starkey, Michael Hicks, Helen Castor y A. J. Pollard, consideran al propio Richard como el culpable más probable. No hubo acusación formal contra Ricardo III sobre el asunto; el Proyecto de Ley de Attainder presentado por Enrique VII no hizo una mención definitiva de los Príncipes en la Torre, pero sí acusó a Ricardo de "los perjurios, traiciones, homicidios y asesinatos antinaturales, traviesos y grandes, en el derramamiento de infantes' s sangre, con otros muchos males, ofensas odiosas y abominaciones contra Dios y el hombre". El "derramamiento de sangre infantil" puede ser una acusación de los Príncipes' asesinato. Hicks especuló que se trataba de una referencia a los discursos pronunciados en el Parlamento condenando el asesinato de los príncipes, lo que sugería que la culpabilidad de Ricardo se había convertido en conocimiento común, o al menos sabiduría común.

Henry Stafford, segundo duque de Buckingham

La plausibilidad de Henry Stafford, segundo duque de Buckingham, la mano derecha de Ricardo, como sospechoso depende de que los príncipes ya estuvieran muertos cuando Stafford fue ejecutado en noviembre de 1483. Se ha sugerido que Buckingham tenía varios motivos potenciales. Como descendiente de Eduardo III, a través de John of Gaunt, primer duque de Lancaster y Thomas de Woodstock, primer duque de Gloucester por parte de su padre, así como a través de John of Gaunt, primer duque de Lancaster a través de John Beaufort, hijo de John of Gaunt por parte de su madre, Buckingham puede haber esperado acceder al trono él mismo a su debido tiempo; alternativamente, puede haber estado actuando en nombre de un tercero.

Algunos, especialmente Paul Murray Kendall, consideran a Buckingham como el sospechoso más probable: su ejecución, después de rebelarse contra Ricardo en octubre de 1483, podría significar que él y el rey se habían peleado; Weir toma esto como una señal de que Richard había asesinado a los príncipes sin el conocimiento de Buckingham y Buckingham se había sorprendido por ello. Un documento portugués contemporáneo sugiere a Buckingham como culpable, afirmando "...y tras el fallecimiento del rey Eduardo en el año 83, otro de sus hermanos, el duque de Gloucester, tuvo en su poder al príncipe de Gales y el duque de York, los jóvenes hijos de dicho rey y su hermano, y los entregó al duque de Buckingham, bajo cuya custodia los dichos príncipes fueron muertos de hambre." Un documento fechado algunas décadas después de la desaparición fue encontrado dentro de los archivos del Colegio de Armas de Londres en 1980; este afirmaba que el asesinato "sea el tornillo de banco del duque de Buckingham". Esto llevó a Michael Bennett a sugerir que posiblemente algunos de los partidarios destacados de Ricardo, Buckingham y James Tyrrell, asesinaron a los príncipes por iniciativa propia sin esperar las órdenes de Ricardo. Bennett señaló en apoyo de esta teoría: "Después de la partida del rey, Buckingham estaba al mando efectivo en la capital, y se sabe que cuando los dos hombres se encontraron un mes después, hubo una disputa profana entre ellos". '

Buckingham es la única persona nombrada como responsable en una crónica contemporánea además del propio Richard. Sin embargo, por dos razones es poco probable que haya actuado solo. En primer lugar, si fue culpable de actuar sin las órdenes de Ricardo, es extremadamente sorprendente que Ricardo no culpó a los príncipes de que no lo hicieran. asesinato en Buckingham después de que Buckingham fuera deshonrado y ejecutado, especialmente porque Richard podría haber limpiado su propio nombre al hacerlo. En segundo lugar, es probable que hubiera requerido la ayuda de Ricardo para acceder a los príncipes, bajo estrecha vigilancia en la Torre de Londres, aunque Kendall argumentó que, como agente de Inglaterra, podría haber estado exento de esta decisión. Como resultado, aunque es muy posible que estuviera implicado en la decisión de asesinarlos, la hipótesis de que actuó sin el conocimiento de Richard no es ampliamente aceptada por los historiadores. Si bien Jeremy Potter sugirió que Richard se habría mantenido en silencio si Buckingham hubiera sido culpable porque nadie habría creído que Richard no era parte del crimen, señala además que "los historiadores están de acuerdo en que Buckingham nunca se habría atrevido a actuar sin Richard".;su complicidad, o al menos, connivencia". Sin embargo, Potter también planteó la hipótesis de que tal vez Buckingham estaba fantaseando con apoderarse de la corona él mismo en este punto y vio el asesinato de los príncipes como un primer paso para lograr este objetivo. Esta teoría formó la base de la novela histórica de Sharon Penman, The Sunne in Splendour.

Enrique VII

Enrique VII (Enrique Tudor), luego de apoderarse de la corona, ejecutó a algunos de los aspirantes rivales al trono. Algunas fuentes dicen que Juan de Gloucester, hijo ilegítimo de Ricardo III, fue uno de los ejecutados. Henry estaba fuera del país entre los príncipes' desaparición y agosto de 1485, por lo que su única oportunidad de asesinarlos habría sido después de su acceso al trono en 1485. Pollard sugiere que Enrique (o aquellos que actúan bajo sus órdenes) es "la única alternativa plausible a Ricardo III".

Al año siguiente de convertirse en rey, Enrique se casó con los príncipes' hermana mayor, Isabel de York, para reforzar su derecho al trono. No queriendo que se cuestionara la legitimidad de su esposa o su reclamo como heredera de Eduardo IV, antes del matrimonio había derogado el Titulus Regius que anteriormente había declarado ilegítimos a los príncipes (e Isabel). Markham sugiere que los príncipes fueron ejecutados bajo las órdenes de Enrique entre el 16 de junio y el 16 de julio de 1486, alegando que fue solo después de esta fecha que se emitieron órdenes para hacer circular la historia de que Ricardo había matado a los príncipes y que los príncipes...; madre, Elizabeth Woodville, sabía que esta historia era falsa, por lo que Henry tuvo que hacerla silenciar. Markham sugiere que esta fue la motivación detrás de la decisión de Enrique, en febrero de 1487, de confiscar todas las tierras y posesiones de Isabel y confinarla en la abadía de Bermondsey, "donde murió seis años después". 34;. Sin embargo, Arlene Okerlund sugiere que su retiro a la abadía fue su propia decisión, mientras que Michael Bennett y Timothy Elston sugieren que la mudanza fue por precaución, precipitada por la afirmación de Lambert Simnel de ser su hijo Richard. Pollard llama a la teoría de Markham 'altamente especulativa' y afirma que el silencio de Enrique sobre los príncipes fue más probablemente 'un cálculo político que una culpa personal'. Henry tampoco fue acusado nunca del asesinato por ningún contemporáneo, ni siquiera por sus enemigos, lo que probablemente habría sido si sus contemporáneos hubieran pensado que existía alguna posibilidad de su culpabilidad. Jeremy Potter, en el momento en que escribió Presidente de la Sociedad Ricardo III, señaló: "Con Enrique, como con Ricardo, no hay evidencia real y uno debe sospechar que si él mismo hubiera matado a los príncipes, rápidamente habría producido los cadáveres y alguna historia ingeniosamente apropiada que implica a Richard.' Además, Raphael Holinshed informó en 1577 que Richard "purgó y declaró su inocencia" con respecto a 'el asesinato de sus sobrinos hacia el mundo', lo que indica que los niños efectivamente encontraron su fin durante los días de Richard. También es poco probable que Richard hubiera mantenido vivos a los príncipes en secreto durante dos años después de su último avistamiento mientras circulaban rumores de su responsabilidad por su asesinato.

Otros sospechosos

Algunos escritores también han acusado a John Howard, primer duque de Norfolk; Margaret Beaufort, madre de Enrique VII; y Jane Shore (amante de Eduardo IV). Pollard escribe sobre estas teorías: “Ninguna merece una consideración seria. El problema con todas estas acusaciones es que plantean la cuestión del acceso a la Torre sin el conocimiento de Richard y pasan por alto el hecho de que Richard era responsable de la custodia de sus sobrinos. La teoría de Beaufort ha sido respaldada más recientemente por Philippa Gregory en su serie documental de la BBC The Real White Queen and her Rivals, pero no está respaldada por ninguna evidencia que no sea especulativa sobre un posible motivo.

Otras reclamaciones

El historiador David Baldwin sugiere que la reticencia de Enrique VII sobre el tema puede deberse a que al menos uno de los príncipes aún vivía; considera que es más probable que Richard sobreviva, con Edward muriendo de una enfermedad. Baldwin argumenta que es "imposible" que nadie supo qué pasó con los Príncipes después de que entraron en la Torre; él cree que Ricardo III y Enrique VII, los principales cortesanos y su madre habrían conocido a los niños. paradero y bienestar. Baldwin argumenta que si este hubiera sido el caso, Enrique VII habría tenido la opción de guardar silencio sobre la supervivencia de Ricardo o ejecutarlo, y concluyó: "Él [Henry] habría estado feliz de dejar que la gente pensar que los niños habían sido asesinados, pero no especular cuándo o por manos de quién."

Durante el reinado de Enrique VII, dos personas afirmaron ser Ricardo, duque de York, que de alguna manera había escapado de la muerte. Lambert Simnel inicialmente afirmó ser Richard, antes de cambiar su historia y afirmar ser Edward Plantagenet, decimoséptimo conde de Warwick. Perkin Warbeck más tarde afirmó ser Ricardo, apareció en Irlanda y se hizo llamar rey Ricardo IV. Margarita de York, duquesa de Borgoña, reconoció formalmente a Warbeck como Ricardo. Margaret, la hermana de Ricardo III, una implacable oponente de Enrique VII, había reconocido previamente a Simnel como Warwick. Warbeck también fue aceptado como Richard por James IV de Escocia. Después de un intento fallido de invadir Inglaterra, fue capturado. Se retractó de sus afirmaciones, fue encarcelado y luego ejecutado. Muchos historiadores modernos creen que fue un impostor, cuyos partidarios aceptaron su reclamo por razones políticas.

El hecho de que dos personas afirmaran ser Richard llevó al escritor del siglo XVIII Horace Walpole a argumentar que Richard había escapado de la muerte y que Warbeck realmente era Richard, una opinión que también apoya el historiador escocés Malcolm Laing. Walpole, sin embargo, más tarde se retractó de sus puntos de vista y declaró que ahora creía que los príncipes habían sido asesinados por Ricardo III para asegurar su control sobre la corona. En tiempos más recientes, la teoría de que Warbeck era Richard ha sido respaldada por Annette Carson, una escritora independiente con un "interés de por vida" en Ricardo III. Ella sugirió que Ricardo pasó de contrabando a los príncipes al extranjero bajo la custodia de su tía, la duquesa de Borgoña, y se criaron allí con identidades falsas. La teoría de Baldwin era que, al quitarlos de la vista para evitar que se convirtieran en un foco de oposición, no pudo llevarlos de vuelta a la corte para disipar los rumores de su asesinato sin que una vez más se convirtieran en una amenaza.

En 2021, investigadores del "Proyecto Príncipes Perdidos" afirmó haber encontrado evidencia de que Edward había vivido sus días en el pueblo rural de Coldridge en Devon. Vincularon al príncipe de 13 años con un hombre llamado John Evans, que llegó al pueblo alrededor de 1484 e inmediatamente se le otorgó un puesto oficial y el título de Señor de la mansión. El investigador John Dike notó los símbolos de York y las vidrieras que representan a Eduardo V en una capilla de Coldridge encargada por Evans y construida alrededor de 1511, algo inusual para el lugar.

Impacto

La realidad política de la desaparición de los príncipes, independientemente de lo que les haya sucedido, es que se creía que habían sido asesinados y se culpaba a Ricardo de sus asesinatos. Incluso si él no hubiera sido directamente responsable de sus muertes, el hecho de que los hubiera depuesto y mantenido bajo estricta vigilancia lo hizo responsable de su bienestar a los ojos de sus contemporáneos, y la creencia de que habían sido asesinados lo hizo culpable por negligencia. si no malicia. Como señaló Baldwin en apoyo de su conclusión de que Ricardo no habría asesinado a los príncipes, "Parece increíble que Ricardo supusiera que matar a sus sobrinos ayudaría a asegurar su posición o lo haría más aceptable para sus súbditos". Un levantamiento inicial en septiembre de 1483, con el objetivo de deponer a Ricardo y restaurar a Eduardo V en el trono, no fue detenido por los rumores del asesinato de Eduardo. En cambio, los rebeldes apoyaron a Henry Tudor como posible candidato alternativo; Horrox dice que Tudor era "una elección inconcebible si se pensaba que Eduardo V y su hermano todavía estaban disponibles". Anthony Cheetham, quien consideró probable que Richard hubiera hecho asesinar a los príncipes, comentó que fue "un error colosal". Nada más podría haber incitado a los desinflados Woodville a subirse al carro de Enrique Tudor." El hecho de que la mayoría de los rebeldes fueran acaudalados y poderosos nobles del sur, leales a Eduardo IV, sugiere cierto grado de repulsión contra la usurpación del trono por parte de Ricardo: su voluntad de seguir luchando con un candidato alternativo inverosímil sugiere que consideraban cualquiera tan preferible a Ricardo como rey por su usurpación y el asesinato de sus sobrinos. Bennett sugirió que quizás aquellos que inicialmente habían apoyado a Richard en su toma del poder se sintieron cómplices del crimen, lo que pensó que "podría explicar la amargura de las recriminaciones posteriores contra él". Hicks especuló que estos hombres podrían haber estado "horrorizados por el carácter del régimen... conmocionados por los crímenes de Richard". Su deserción debilitó severamente a Richard, quien tuvo que imponer a sus partidarios entre los lores del norte como titulares de cargos en los condados del sur para mantener el orden, un acto muy impopular en sí mismo que dañó aún más su reputación. En palabras de Pollard, "la creencia de que había asesinado a sus sobrinos obstaculizó seriamente los esfuerzos de Ricardo por asegurarse el trono que había usurpado".

En la cultura popular

El misterio de los príncipes en la torre ha generado novelas de gran éxito de ventas como La hija del tiempo de Josephine Tey y cuatro novelas en Primos& de Philippa Gregory. #39; Guerra serie, y sigue atrayendo la atención de historiadores y novelistas.

Literatura

Ficción

  • C. Lysah – Los pequeños príncipes de la torre (1892)
  • Elaine M. Alphin – Torneo del tiempo (1994)
  • Sonya Hartnett - Princes (1997)
  • Valerie Anand – Corona de Roses (1989)
  • Margaret Campbell Barnes – El Tudor Rose (1953)
  • Emma Darwin – Una Alquimia Secreta (2009)
  • John M. Ford - La espera del dragón: una máscara de la historia (1983)
  • Elizabeth George – "Yo, Richard" (historia corta) (2002)
  • Philippa Gregory
    • La Reina Blanca (2009)
    • La Reina Roja (2010)
    • La hija del rey (2012)
    • La Princesa Blanca (2013)
  • Margaret Peterson Haddix
    • Found (2008)
    • Sent (2009)
  • Rosemary Hawley Jarman – "Hablamos sin traición" (1971)
  • Sharon Kay Penman – El Sol en esplendor (1982)
  • Elizabeth Peters – Los asesinatos de Richard III (1974)
  • Anne Easter Smith
    • Una rosa para la corona (2008)
    • La Hija de York (2008)
    • La Gracia del Rey (2009)
    • Royal Mistress (2013)
  • Jason Charles – Las garras del tiempo (2017)
  • William Shakespeare – Richard III (circa 1595)
  • Josephine Tey – La Hija del Tiempo (1951)
  • George R. R. Martin - Un choque de reyes (1998), donde los cuerpos de dos jóvenes, considerados príncipes, se encuentran colgados y quemados. Martin Juego de Tronos se inspira en parte en las Guerras de las Rosas.
  • Jodi Taylor - Plan para el peor (2020)

No ficción

  • Horace Walpole – Dudas históricas sobre la vida y el Reino de Richard III (1768)
  • Markham, Clements (1906). Richard III: Su vida y carácter.
  • Audrey Williamson – El Misterio de los Príncipes (1978)
  • Giles St. Aubyn – El año de tres reyes, 1483 (Atenio, 1983)
  • A. J. Pollard – Richard III y los Príncipes en la Torre (1991) (1991)
  • Alison Weir – Los Príncipes en la Torre (1992)
  • Bert Fields – Sangre Real: Richard III y el misterio de los príncipes (HarperCollins, 1998) (ISBN 0-06-039269-X)
  • Josephine Wilkinson – Los Príncipes en la Torre (2013)
  • John Ashdown-Hill - The Mythology of the "Princes in the Tower" (2018)
  • Nathen Amin - Henry VII y los asistentes de Tudor; Simnel, Warbeck y Warwick (2020)

Televisión

  • La primera serie del sitcom británico Blackadder está establecido en una historia alternativa cómica donde los Príncipes de la Torre sobrevivieron y crecieron a la edad adulta, el Príncipe Richard asumiendo el trono como Richard IV sobre la muerte de Richard III en Bosworth Field. Edward V es ignorado por la historia, y nunca se menciona en script.
  • Un episodio de la serie documental infantil canadiense Mystery Hunters está dedicado al caso sin resolver de los príncipes desaparecidos.
  • En 1984, el Canal 4 emitió un "juicio" de cuatro horas de Richard III a cargo de asesinar a los príncipes. El juez presidente era el Señor Elwyn-Jones y los camareros fueron reclutados del abogado de la Reina, pero tuvieron que permanecer anónimos. Los testigos de expertos incluyeron a David Starkey. El jurado estaba compuesto por ciudadanos comunes. The burden of proof was left to the prosecution. El jurado encontró a favor del acusado.
  • En 2005 el Canal 4 y RDF Media produjeron un drama titulado Príncipes en la Torre sobre el interrogatorio de Perkin Warbeck, en el que Warbeck casi convence Henry VII que realmente es Richard, Duque de York. Warbeck "recuerda" que la madre de Henry Margaret Beaufort envenenó a su hermano Edward V, después de lo cual Richard III lo llevó a salvo. Warbeck tiene éxito en alienar al rey Henry de su madre y esposa, que ahora cree que Warbeck es su hermano perdido. Margaret entonces muestra a Warbeck dos jóvenes en cadenas, a quienes presenta como los verdaderos príncipes, encerrados durante años en aislamiento y ahora completamente loco. Ella obliga a Warbeck a confesar que es un impostor, y es ahorcado. En la escena final Margaret es vista supervisando el entierro de un pedazo de ropa regal con dos esqueletos, mientras que la cuenta secreta de los eventos de Thomas More se revela como la fuente de toda la historia.
  • La serie BBC One 10-part TV 2013 La Reina Blanca es una adaptación de las novelas de Philippa Gregory La Reina Blanca (2009), La Reina Roja (2010) y 2010 La hija del rey (2012). Y Secretos de los castillos británicos (2015) que explora toda la realeza de Londres.
  • Las miniserie Starz 2017 La Princesa Blanca es una adaptación de la novela de Philippa Gregory del mismo nombre que especula sobre el destino del príncipe Richard.

Contenido relacionado

Salamina, Chipre

Ferrocarril de Long Island

Guglielmo Marconi

Más resultados...