Pelagianismo

Ajustar Compartir Imprimir Citar

El pelagianismo es una posición teológica cristiana herética que sostiene que el pecado original no contaminó la naturaleza humana y que los humanos por la gracia divina tienen libre albedrío para lograr la perfección humana. Pelagio (c.  355 - c.  420 d. C.), un asceta y filósofo de las islas británicas, enseñó que Dios no podía ordenar a los creyentes que hicieran lo imposible y, por lo tanto, debe ser posible satisfacer todos los mandamientos divinos. También enseñó que era injusto castigar a una persona por los pecados de otra; por lo tanto, los infantes nacen sin culpa. Pelagio no aceptó ninguna excusa por el comportamiento pecaminoso y enseñó que todos los cristianos, independientemente de su posición en la vida, deben vivir vidas impecables y sin pecado.

En gran medida, el "pelagianismo" fue definido por su oponente Agustín, y las definiciones exactas siguen siendo difíciles de alcanzar. Aunque el pelagianismo tuvo un apoyo considerable en el mundo cristiano contemporáneo, especialmente entre la élite y los monjes romanos, fue atacado por Agustín y sus seguidores, quienes tenían puntos de vista opuestos sobre la gracia, la predestinación y el libre albedrío. Agustín resultó victorioso en la controversia pelagiana; El pelagianismo fue condenado de manera decisiva en el Concilio de Cartago de 418 y todavía es considerado herético por la Iglesia Católica Romana y la Iglesia Ortodoxa Oriental. Durante siglos después, el "pelagianismo" se usó de varias formas como una acusación peyorativa de herejía para los cristianos que tienen creencias poco ortodoxas, pero ha sido reevaluado por estudios recientes.

Fondo

Durante los siglos cuarto y quinto, la Iglesia estaba experimentando un cambio rápido debido al cambio de Constantino al cristianismo. Muchos romanos se estaban convirtiendo al cristianismo, pero no necesariamente seguían estrictamente la fe. Como los cristianos ya no eran perseguidos, se enfrentaban a un nuevo problema: cómo evitar la reincidencia y la adhesión nominal a la religión del estado mientras conservaban el sentido de urgencia causado originalmente por la persecución. Para muchos, la solución fue adoptar el ascetismo cristiano.

El cristianismo primitivo era teológicamente diverso. Mientras que el cristianismo occidental enseñaba que la muerte era el resultado de la caída del hombre, una tradición siria, incluidas las figuras del siglo II Teófilo e Ireneo, afirmaba que la mortalidad precedía a la caída. Alrededor del año 400, la doctrina del pecado original estaba emergiendo en el cristianismo occidental, derivada de la enseñanza de Cipriano de que los niños debían ser bautizados por el pecado de Adán. Otros cristianos siguieron a Orígenes en la creencia de que los niños nacen en pecado debido a sus fallas en una vida anterior. Rufino el sirio, que llegó a Roma en 399 como delegado de Jerónimo, siguió la tradición siria, declarando que el hombre había sido creado mortal y que cada ser humano solo es castigado por su propio pecado.

Pelagio (c.  355 - c.  420) fue un laico ascético, probablemente de las islas británicas, que se mudó a Roma a principios de la década de 380. Al igual que Jerónimo, Pelagio criticó lo que vio como una laxitud cada vez mayor entre los cristianos, y en cambio promovió estándares morales más altos y ascetismo. Se opuso al maniqueísmo por su fatalismo y determinismo y abogó por la posibilidad de una vida sin pecado. Aunque Pelagio predicó la renuncia a la riqueza terrenal, sus ideas se hicieron populares entre partes de la élite romana.El historiador Peter Brown argumentó que el pelagianismo apelaba "a una poderosa tendencia centrífuga en la aristocracia de Roma, una tendencia a dispersarse, a formar un patrón de pequeños grupos, cada uno esforzándose por ser una élite, cada uno ansioso por superar a sus vecinos y rivales, la residentes promedio de clase alta de Roma". El poderoso administrador romano Paulinus de Nola era cercano a Pelagio y al escritor pelagiano Juliano de Eclanum, y Gerald Bonner describió al ex aristócrata romano Caelestius como "el verdadero apóstol del llamado movimiento pelagiano". Muchas de las ideas que promovió Pelagio eran corrientes en el cristianismo contemporáneo, defendidas por figuras como Juan Crisóstomo, Atanasio de Alejandría, Jerónimo e incluso los primeros Agustín.

Controversia pelagiana

En 410, Pelagio y Celestio huyeron de Roma a Sicilia y luego al norte de África debido al saqueo de Roma por parte de los visigodos. En el Concilio de Cartago de 411, Caelestius se acercó al obispo Aurelio para la ordenación, pero en cambio fue condenado por su creencia en el pecado y el pecado original. Caelestius se defendió argumentando que este pecado original todavía se estaba debatiendo y que sus creencias eran ortodoxas. No se mencionaron sus puntos de vista sobre la gracia, aunque Agustín (que no había estado presente) afirmó más tarde que Caelestius había sido condenado por "argumentos contra la gracia de Cristo". A diferencia de Caelestius, Pelagio se negó a responder a la pregunta de si el hombre había sido creado mortal y, fuera del norte de África, fueron las enseñanzas de Caelestius las que fueron los principales objetivos de la condena.En 412, Agustín leyó el Comentario a los Romanos de Pelagio y describió a su autor como un "cristiano muy avanzado". Agustín mantuvo relaciones amistosas con Pelagio hasta el año siguiente, inicialmente solo condenando las enseñanzas de Celestio y considerando su disputa con Pelagio como académica.

Jerónimo atacó al pelagianismo por decir que los humanos tenían el potencial de no tener pecado y lo conectó con otras herejías reconocidas, como el origenismo, el jovinianismo, el maniqueísmo y el priscilianismo. El erudito Michael Rackett señaló que el vínculo del pelagianismo y el origenismo era "dudoso" pero influyente. Jerome tampoco estuvo de acuerdo con la fuerte opinión de Pelagio sobre el libre albedrío. En 415, escribió Dialogus adversus Pelagianos para refutar las declaraciones de Pelagian. Al señalar que Jerónimo también era un asceta y crítico de la riqueza terrenal, el historiador Wolf Liebeschuetz sugirió que su motivo para oponerse al pelagianismo era la envidia del éxito de Pelagio. En 415, el emisario de Agustín, Orosio, presentó cargos contra Pelagio en un concilio en Jerusalén, que fueron remitidos a Roma para su juicio.El mismo año, los obispos galos exiliados Héroes de Arles y Lázaro de Aix acusaron a Pelagio de herejía, citando pasajes del Liber de 13 capitula de Caelestius. Pelagio se defendió negando las enseñanzas de Caelestius, lo que llevó a su absolución en el Sínodo de Diospolis en Lod, lo que resultó ser un punto de inflexión clave en la controversia. Tras el veredicto, Agustín convenció a dos sínodos en el norte de África para que condenaran el pelagianismo, cuyos hallazgos fueron parcialmente confirmados por el Papa Inocencio I. En enero de 417, poco antes de su muerte, Inocencio excomulgó a Pelagio y a dos de sus seguidores. El sucesor de Inocencio, Zósimo, revocó el juicio contra Pelagio, pero dio marcha atrás tras la presión de los obispos africanos. El pelagianismo fue posteriormente condenado en el Concilio de Cartago en 418, después de lo cual Zósimo emitió la Epistola tractoria excomulgando tanto a Pelagio como a Celestio. En la sentencia se citó específicamente la preocupación de que el pelagianismo socavara el papel del clero y el episcopado.

En ese momento, las enseñanzas de Pelagio tenían un apoyo considerable entre los cristianos, especialmente entre otros ascetas. Partes considerables del mundo cristiano nunca habían oído hablar de la doctrina del pecado original de Agustín. Dieciocho obispos italianos, incluido Julián de Eclano, protestaron contra la condena de Pelagio y se negaron a seguir la Epistola tractoria de Zósimo. Muchos de ellos más tarde tuvieron que buscar refugio con los obispos griegos Teodoro de Mopsuestia y Nestorio, lo que llevó a acusaciones de que los errores pelagianos yacen debajo de la controversia nestoriana sobre la cristología. Tanto el pelagianismo como el nestorianismo fueron condenados en el Concilio de Éfeso en 431.Con sus partidarios condenados u obligados a trasladarse a Oriente, el pelagianismo dejó de ser una doctrina viable en el Occidente latino. A pesar de los repetidos intentos de suprimir el pelagianismo y enseñanzas similares, algunos seguidores todavía estaban activos en el Reino Ostrogodo (493–553), sobre todo en Picenum y Dalmacia durante el gobierno de Teodorico el Grande. También se informó que el pelagianismo era popular en Gran Bretaña, ya que Germano de Auxerre hizo al menos una visita (en 429) para denunciar la herejía. Algunos académicos, incluidos Nowell Myres y John Morris, han sugerido que el pelagianismo en Gran Bretaña se entendía como un ataque a la decadencia y corrupción romanas, pero esta idea no ha ganado una aceptación general.

Las enseñanzas de Pelagio

Libre albedrío y pecado original

La idea de que Dios había creado cualquier cosa o persona que fuera mala por naturaleza le pareció a Pelagio maniquea. Pelagio enseñó que los humanos estaban libres de la carga del pecado original, porque sería injusto que una persona fuera culpada por las acciones de otra. Según el pelagianismo, los seres humanos fueron creados a imagen de Dios y se les concedió conciencia y razón para distinguir el bien del mal, y la capacidad de llevar a cabo las acciones correctas. Si el "pecado" no podía evitarse, no podía considerarse pecado. En opinión de Pelagio, la doctrina del pecado original puso muy poco énfasis en la capacidad humana para la superación personal, lo que llevó a la desesperación oa confiar en el perdón sin responsabilidad.También argumentó que muchos jóvenes cristianos fueron consolados con una falsa seguridad acerca de su salvación, lo que los llevó a relajar su práctica cristiana.

Pelagio creía que la transgresión de Adán había hecho que los humanos se volvieran mortales, y les dio un mal ejemplo, pero no corrompió su naturaleza, mientras que Celestio fue aún más lejos, argumentando que Adán había sido creado mortal. Ni siquiera aceptaba la idea de que el pecado original había infundido miedo a la muerte entre los humanos, como decía Agustín. En cambio, Pelagio enseñó que los cristianos devotos podían superar el miedo a la muerte, y que la muerte podía ser una liberación del trabajo en lugar de un castigo. Tanto Pelagio como Celestio razonaron que no sería razonable que Dios ordenara lo imposible y, por lo tanto, cada ser humano retuvo la libertad absoluta de acción y la responsabilidad total de todas las acciones.Pelagio no aceptó ninguna limitación al libre albedrío, incluida la necesidad, la compulsión o las limitaciones de la naturaleza. Creía que enseñar una posición fuerte sobre el libre albedrío era la mejor motivación para que las personas reformaran su conducta.

Pecado y virtud

el es cristianoque muestra compasión por todos,que no se irrita en absoluto por el mal que se le hace,que no permite que los pobres sean oprimidos en su presencia,que ayuda a los desdichados,que socorre a los necesitados,que llora con los dolientes,que siente el dolor ajeno como si fuera propio,que se conmueve hasta las lágrimas por las lágrimas de los demás,cuya casa es común a todos,cuya puerta no está cerrada para nadie,cuya mesa ningún pobre no conoce,cuyo alimento se ofrece a todos,cuya bondad todos conocen y en cuyas manos nadie sufre daño,que sirve a Dios día y noche,que reflexiona y medita sobre sus mandamientos sin cesar,que se hace pobre a los ojos del mundo para enriquecerse ante Dios.

Sobre la vida cristiana, un tratado pelagiano

En la perspectiva pelagiana, por corolario, el pecado no fue un resultado inevitable de la naturaleza humana caída, sino que surgió por la libre elección y los malos hábitos; a través del pecado repetido, una persona puede corromper su propia naturaleza y esclavizarse al pecado. Pelagio creía que Dios le había dado al hombre el Antiguo Testamento y la Ley Mosaica para contrarrestar estos malos hábitos arraigados, y cuando eso desapareció con el tiempo, Dios reveló el Nuevo Testamento. Sin embargo, debido a que Pelagio consideraba que una persona siempre tenía la capacidad de elegir la acción correcta en cada circunstancia, era teóricamente posible (aunque raro) vivir una vida sin pecado.Jesucristo, sostenido en la doctrina cristiana por haber vivido una vida sin pecado, fue el máximo ejemplo para los pelagianos que buscaban la perfección en sus propias vidas, pero también había otros humanos que no tenían pecado, incluidos algunos paganos notables y especialmente los profetas hebreos. Este punto de vista estaba en desacuerdo con el de Agustín y el cristianismo ortodoxo, que enseñaba que Jesús era el único hombre libre de pecado. Pelagio enseñó la expiación vicaria de Jesús por los pecados de la humanidad y el efecto limpiador del bautismo, pero puso menos énfasis en estos aspectos.

Pelagio enseñó que la capacidad humana para actuar correctamente era un don de Dios, así como la revelación divina y el ejemplo y las enseñanzas de Jesús. Un mayor desarrollo espiritual, incluida la fe en el cristianismo, dependía de la elección individual, no de la benevolencia divina. Pelagio no aceptó ninguna excusa por el pecado y argumentó que los cristianos deberían ser como la iglesia descrita en Efesios 5:27, "sin mancha ni arruga". En lugar de aceptar la imperfección inherente del hombre o argumentar que los estándares morales más elevados solo se pueden aplicar a una élite, Pelagio enseñó que todos los cristianos deben esforzarse por alcanzar la perfección. Al igual que Joviniano, Pelagio enseñó que la vida matrimonial no era inferior al monacato, pero con el giro de que todos los cristianos, independientemente de la situación de la vida, estaban llamados a una especie de ascetismo.Pelagio enseñó que no era suficiente que una persona se llamara cristiana y siguiera los mandamientos de las Escrituras; también era esencial hacer activamente buenas obras y cultivar la virtud, diferenciándose de las masas que eran "cristianas solo de nombre", y que los cristianos debían ser extraordinarios e irreprochables en su conducta. Específicamente, enfatizó la importancia de leer las Escrituras, seguir los mandamientos religiosos, la caridad y asumir la responsabilidad de las propias acciones, y mantener la modestia y la moderación. Pelagio enseñó que la verdadera virtud no se refleja externamente en el estatus social, sino que es un estado espiritual interno.Llamó explícitamente a los cristianos ricos a compartir sus fortunas con los pobres. (Agustín criticó el llamado de Pelagio a la redistribución de la riqueza).

Bautismo y juicio

Debido a que el pecado en el punto de vista pelagiano era deliberado, con personas responsables solo de sus propias acciones, los bebés se consideraban sin culpa en el pelagianismo y no se pensaba que los bebés no bautizados fueran enviados al infierno. Como los primeros Agustín, los pelagianos creían que los niños serían enviados al purgatorio. Aunque Pelagio rechazó que el bautismo infantil fuera necesario para limpiar el pecado original, apoyó la práctica porque sintió que mejoraba su espiritualidad a través de una unión más cercana con Jesús. Para los adultos, el bautismo era fundamental porque era el mecanismo para obtener el perdón de los pecados que una persona había cometido personalmente y un nuevo comienzo en su relación con Dios.Después de la muerte, los adultos serían juzgados por sus actos y omisiones y consignados al fuego eterno si hubieran fallado: "no por los males que hayan hecho, sino por no haber hecho el bien". No aceptó el purgatorio como posible destino de los adultos. Aunque Pelagio enseñó que el camino de la justicia estaba abierto a todos, en la práctica solo unos pocos lograrían seguirlo y salvarse. Como muchos teólogos medievales, Pelagio creía que inculcar en los cristianos el miedo al infierno a menudo era necesario para convencerlos de seguir su religión donde la motivación interna estaba ausente o era insuficiente.

Comparación

Las influencias significativas en Pelagio incluyeron el cristianismo oriental, que tenía una visión más positiva de la naturaleza humana, y la filosofía clásica, de la que extrajo las ideas de autonomía personal y superación personal. Agustín acusó la idea de la virtud de Pelagio de ser "ciceroniana", porque enfatizaba demasiado el papel del intelecto y la voluntad humanos. Aunque sus enseñanzas sobre el pecado original eran novedosas, las opiniones de Pelagio sobre la gracia, el libre albedrío y la predestinación eran similares a las de los teólogos contemporáneos de habla griega como Orígenes, Juan Crisóstomo y Jerónimo.

La teóloga Carol Harrison comentó que el pelagianismo es "una alternativa radicalmente diferente a la comprensión occidental de la persona humana, la responsabilidad y la libertad humanas, la ética y la naturaleza de la salvación" que podría haber surgido si Agustín no hubiera obtenido la victoria en la controversia pelagiana. Según Harrison, "el pelagianismo representa un intento de salvaguardar la justicia de Dios, de preservar la integridad de la naturaleza humana creada por Dios, y de la obligación, responsabilidad y capacidad de los seres humanos para alcanzar una vida de justicia perfecta". Sin embargo, esto es a expensas de minimizar la fragilidad humana y presentar "la operación de la gracia divina como algo meramente externo".Según la erudita Rebecca Weaver, "lo que más distinguió a Pelagio fue su convicción de una libertad de elección sin restricciones, otorgada por Dios e inmune a la alteración por el pecado o las circunstancias".

Definición

Lo que Agustín llamó "pelagianismo" fue más una invención suya que de Pelagio. Según Thomas Scheck, el pelagianismo es la herejía de negar la enseñanza de la Iglesia Católica sobre el pecado original, o más específicamente las creencias condenadas como heréticas en 417 y 418. En su estudio, Ali Bonner (profesora de la Universidad de Cambridge) encontró que había ningún individuo que sostuviera todas las doctrinas del "pelagianismo", ni hubo un movimiento pelagiano coherente, aunque estos hallazgos son discutidos.Bonner argumentó que las dos ideas centrales promovidas por Pelagio eran "la bondad de la naturaleza humana y el libre albedrío efectivo", aunque ambas fueron defendidas por otros autores cristianos de la década de 360. Debido a que Pelagio no inventó estas ideas, recomendó atribuirlas al movimiento ascético en lugar de usar la palabra "Pelagio". Los cristianos posteriores usaron el "pelagianismo" como un insulto para los cristianos teológicamente ortodoxos que tenían posiciones con las que no estaban de acuerdo. El historiador Eric Nelson definió el pelagianismo genuino como el rechazo del pecado original o la negación del efecto del pecado original en la capacidad del hombre para evitar el pecado. Incluso en la literatura académica reciente, el término "pelagianismo" no está definido de manera clara o consistente.

Pelagianismo y agustinianismo

Las enseñanzas de Pelagio sobre la naturaleza humana, la gracia divina y el pecado se oponían a las de Agustín, quien declaró a Pelagio "enemigo de la gracia de Dios". Agustín destiló lo que llamó pelagianismo en tres principios heréticos: "pensar que Dios redime de acuerdo con alguna escala de mérito humano; imaginar que algunos seres humanos son realmente capaces de llevar una vida sin pecado; suponer que los descendientes de los primeros seres humanos que pecado, ellos mismos nacen inocentes". En los escritos de Agustín, Pelagio es un símbolo del humanismo que excluyó a Dios de la salvación humana. El pelagianismo dio forma a las ideas de Agustín en oposición a las suyas propias sobre el libre albedrío, la gracia y el pecado original, y gran parte de La Ciudad de Dios está dedicada a contrarrestar los argumentos pelagianos.Otra gran diferencia entre los dos pensadores fue que Pelagio enfatizó la obediencia a Dios por temor al infierno, que Agustín consideraba servil. En contraste, Agustín argumentó que los cristianos deberían estar motivados por el deleite y las bendiciones del Espíritu Santo y creía que era traición "hacer lo correcto por una razón incorrecta". Según Agustín, el crédito de todas las virtudes y buenas obras se debe sólo a Dios, y decir lo contrario provocaba la soberbia, que es el fundamento del pecado.

Según Peter Brown, "Para un hombre sensible del siglo V, el maniqueísmo, el pelagianismo y las opiniones de Agustín no estaban tan ampliamente separados como los veríamos ahora: le habrían aparecido como puntos a lo largo del gran círculo de problemas. planteada por la religión cristiana". John Cassian abogó por un camino intermedio entre el pelagianismo y el agustinianismo, en el que la voluntad humana no se niega sino que se presenta como intermitente, enferma y débil, y Jerome mantuvo una posición intermedia sobre la impecabilidad. En la Galia, los llamados "semi-pelagianos" no estuvieron de acuerdo con Agustín sobre la predestinación (pero reconocieron las tres doctrinas pelagianas como heréticas) y Agustín los acusó de ser seducidos por las ideas pelagianas. Según Ali Bonner, la cruzada contra el pelagianismo y otras herejías redujo el rango de opiniones aceptables y redujo la libertad intelectual de la Roma clásica. Cuando se trataba de la gracia y especialmente de la predestinación, eran las ideas de Agustín, no las de Pelagio, las que eran novedosas.

Creenciapelagianismoagustinianismo
Caída del hombreDa un mal ejemplo, pero no afecta la naturaleza humana.La naturaleza de todo ser humano está corrompida por el pecado original, y también hereda la culpa moral
Libre albedríoAbsoluta libertad de elecciónEl pecado original hace que los hombres no puedan elegir el bien
Estado de los infantesInocenteCorrompido por el pecado original y enviado al infierno si no está bautizado
PecadoSe produce por libre elección.Resultado inevitable de la naturaleza humana caída
Perdón por el pecadoDado a aquellos que se arrepienten sinceramente y lo merecenParte de la gracia de Dios, desembolsada según su voluntad
impecabilidadTeóricamente posible, aunque inusualImposible debido a la corrupción de la naturaleza humana.
SalvaciónLos humanos serán juzgados por sus elecciones.La salvación es otorgada por la gracia de Dios.
PredestinaciónRechazadoDios predestina a las personas a la salvación incondicionalmente. Sin embargo, se discute si enseñó la doble predestinación.

Según Nelson, el pelagianismo es una solución al problema del mal que invoca el libre albedrío libertario como la causa del sufrimiento humano y como un bien suficiente para justificarlo. Al postular que el hombre podía elegir entre el bien y el mal sin la intercesión divina, el pelagianismo cuestionó la doctrina central del cristianismo del acto de expiación sustitutiva de Jesús para expiar los pecados de la humanidad. Por esta razón, el pelagianismo se asoció con interpretaciones no trinitarias del cristianismo que rechazaban la divinidad de Jesús, así como con otras herejías como el arrianismo, el socinianismo y el mortalismo (que rechazaban la existencia del infierno). Agustín argumentó que si el hombre "pudo haberse vuelto justo por la ley de la naturaleza y el libre albedrío... equivale a anular la cruz de Cristo".Argumentó que ningún sufrimiento era verdaderamente inmerecido, y que la gracia era igualmente inmerecida pero otorgada por la benevolencia de Dios. La solución agustiniana, si bien era fiel a la cristología ortodoxa, agudizaba el problema del mal porque según las interpretaciones agustinianas, Dios castiga a los pecadores que por su propia naturaleza no pueden dejar de pecar. La defensa agustiniana de la gracia de Dios contra las acusaciones de arbitrariedad es que los caminos de Dios son incomprensibles para los simples mortales.Sin embargo, como afirmaron críticos posteriores como Gottfried Wilhelm Leibniz, preguntando "¿es bueno y justo porque Dios lo quiere o si Dios lo quiere porque es bueno y justo?", esta defensa (aunque aceptada por muchos teólogos católicos y reformados) crea una moralidad centrada en Dios que, en opinión de Leibniz, "destruiría la justicia de Dios" y lo convertiría en un tirano.

Pelagianismo y judaísmo

Una de las distinciones más importantes entre el cristianismo y el judaísmo es que el primero enseña convencionalmente la justificación por la fe, mientras que el segundo enseña que el hombre tiene la opción de seguir la ley divina. Al enseñar la ausencia del pecado original y la idea de que los humanos pueden elegir entre el bien y el mal, el pelagianismo abogó por una posición cercana a la del judaísmo. Pelagio escribió positivamente sobre los judíos y el judaísmo, recomendando que los cristianos estudien la ley del Antiguo Testamento (es decir, el Tanakh), una simpatía que no se encuentra comúnmente en el cristianismo después de Pablo. Agustín fue el primero en acusar al pelagianismo de "judaizar", lo que se convirtió en una crítica común.Sin embargo, aunque la literatura rabínica contemporánea tiende a adoptar una perspectiva pelagiana sobre las cuestiones principales, y se podría argumentar que los rabinos compartían una visión del mundo con Pelagio, había opiniones minoritarias dentro del judaísmo (como los esenios) que defendían ideas más similares a las de Pelagio. de Agustín. En general, el discurso judío no discutió el libre albedrío y enfatizó la bondad de Dios en su revelación de la Torá.

Respuestas posteriores

Controversia semipelagiana

La resolución de la controversia pelagiana dio lugar a una nueva controversia en el sur de la Galia en los siglos V y VI, denominada retrospectivamente con el nombre inapropiado de "semi-pelagianismo". Todos los "semi-pelagianos" aceptaron la condenación de Pelagio, creían que la gracia era necesaria para la salvación y eran seguidores de Agustín. La controversia se centró en las diferentes interpretaciones del versículo 1 Timoteo 2:4: "Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad".Agustín y Próspero de Aquitania asumieron que la voluntad de Dios es siempre efectiva y que algunos no se salvan (es decir, se oponen a la reconciliación universal). Sus oponentes, basados ​​en la tradición del cristianismo oriental, argumentaron que la predestinación agustiniana contradecía el pasaje bíblico. Casiano, cuyos escritos sobrevivieron, abogó por la gracia preveniente que las personas podían aceptar o rechazar. Se dijo que otros semipelagianos socavaron el papel esencial de la gracia de Dios en la salvación y abogaron por un término medio entre el agustinianismo y el pelagianismo, aunque estos supuestos escritos ya no existen.En el Concilio de Orange de 529, convocado y presidido por el agustino Cesáreo de Arles, se condenó el semipelagianismo pero tampoco se aceptaron del todo las ideas agustinianas: el sínodo abogó por el sinergismo, la idea de que la libertad humana y la gracia divina trabajan juntas para la salvación.

Los cristianos a menudo usaban el "pelagianismo" como un insulto para implicar que el objetivo negaba la gracia de Dios y se desviaba hacia la herejía. Los agustinos posteriores criticaron a aquellos que afirmaron un papel significativo para el libre albedrío humano en su propia salvación como "pelagianos" o "semi-pelagianos" encubiertos.

Manuscritos pelagianos

Durante la Edad Media, los escritos de Pelagio fueron populares, pero generalmente se atribuyeron a otros autores, especialmente a Agustín y Jerónimo. El Comentario de Pelagio sobre Romanos circuló bajo dos versiones seudónimas, "Pseudo-Jerónimo" (copiado antes de 432) y "Pseudo-Primasio", revisado por Casiodoro en el siglo VI para eliminar los "errores pelagianos" que Casiodoro encontró en él. Durante la Edad Media, pasó como obra de Jerónimo. Erasmo de Rotterdam imprimió el comentario en 1516, en un volumen de obras de Jerónimo. Erasmo reconoció que la obra no era realmente de Jerónimo y escribió que no sabía quién era el autor. Erasmo admiró el comentario porque seguía la interpretación consensuada de Pablo en la tradición griega.El teólogo del siglo XIX Jacques Paul Migne sospechaba que Pelagio era el autor, y William Ince reconoció la autoría de Pelagio ya en 1887. La versión original del comentario fue encontrada y publicada por Alexander Souter en 1926. Según el erudito francés Yves-Marie Duval [ fr ], el tratado pelagiano Sobre la vida cristiana fue la segunda obra más copiada durante la Edad Media (detrás de La ciudad de Dios de Agustín) fuera de la Biblia y los textos litúrgicos.

Era moderna temprana

Durante la era moderna, el pelagianismo continuó usándose como un epíteto contra los cristianos ortodoxos. Sin embargo, también hubo algunos autores que tenían puntos de vista esencialmente pelagianos según la definición de Nelson. Nelson argumentó que muchos de los que se consideraban los predecesores del liberalismo moderno adoptaron posiciones pelagianas o adyacentes a las pelagianas sobre el problema del mal. Por ejemplo, Leibniz, quien acuñó la palabra teodicea en 1710, rechazó el pelagianismo pero, sin embargo, demostró ser "un conducto crucial para las ideas pelagianas". Argumentó que "la libertad se considera necesaria para que el hombre pueda ser considerado culpable y sujeto a castigo". En De doctrina cristiana, John Milton argumentó que "si, debido al decreto de Dios, el hombre no pudo evitar caer... entonces la restauración de Dios del hombre caído fue una cuestión de justicia, no de gracia". Milton también abogó por otras posiciones que podrían considerarse pelagianas, como que "El conocimiento y la inspección del vicio son en este mundo... necesarios para la constitución de la virtud humana". Jean-Jacques Rousseau hizo argumentos casi idénticos para ese punto. John Locke argumentó que la idea de que "toda la posteridad de Adán [están] condenadas al Castigo Eterno e Infinito, por la Transgresión de Adán " era "poco consistente con la Justicia o la Bondad del Dios Grande e Infinito".No aceptó que el pecado original corrompiera la naturaleza humana y argumentó que el hombre podía vivir una vida cristiana (aunque no "sin resbalones y caídas") y tener derecho a la justificación.

Nelson argumenta que el impulso por la justificación racional de la religión, más que un síntoma de secularización, fue en realidad "una respuesta pelagiana al problema de la teodicea" porque "la convicción de que todo lo necesario para la salvación debe ser accesible a la razón humana fue otra inferencia más de la voluntad de Dios". justicia". En el pelagianismo, el libre albedrío libertario es necesario pero no suficiente para que el castigo de Dios a los humanos esté justificado, porque el hombre también debe comprender los mandatos de Dios. Como resultado, pensadores como Locke, Rousseau e Immanuel Kant argumentaron que seguir la ley natural sin la religión revelada debe ser suficiente para la salvación de aquellos que nunca estuvieron expuestos al cristianismo porque, como señaló Locke, el acceso a la revelación es una cuestión de moral. suerte.Los primeros protoliberales modernos como Milton, Locke, Leibniz y Rousseau defendieron la tolerancia religiosa y la libertad de acción privada (con el tiempo codificada como derechos humanos), ya que solo las acciones libremente elegidas podían merecer la salvación.

El filósofo del siglo XIX Søren Kierkegaard se ocupó de los mismos problemas (naturaleza, gracia, libertad y pecado) que Agustín y Pelagio, que creía que eran opuestos en una dialéctica hegeliana. Rara vez mencionó a Pelagio explícitamente a pesar de que se inclinaba hacia un punto de vista pelagiano. Sin embargo, Kierkegaard rechazó la idea de que el hombre pudiera perfeccionarse a sí mismo.

Respuestas contemporáneas

John Rawls fue un crítico del pelagianismo, actitud que mantuvo incluso después de convertirse en ateo. Sus ideas anti-pelagianas influyeron en su libro A Theory of Justice, en el que argumentó que las diferencias en la productividad entre los humanos son el resultado de la "arbitrariedad moral" y, por lo tanto, la riqueza desigual no se merece. Por el contrario, la posición pelagiana sería que los sufrimientos humanos son en gran medida el resultado del pecado y, por lo tanto, son merecidos. Según Nelson, muchos social liberales contemporáneos siguen a Rawls en lugar de la antigua tradición liberal-pelagiana.

El conflicto entre Pelagio y las enseñanzas de Agustín fue un tema constante a lo largo de las obras de Anthony Burgess, en libros como La naranja mecánica, Poderes terrenales, Una visión de almenas y La semilla que quiere.

Reevaluación académica

Durante el siglo XX, Pelagio y sus enseñanzas sufrieron una reevaluación. En 1956, John Ferguson escribió:

Si un hereje es alguien que enfatiza una verdad con exclusión de otras, de todos modos parecería que [Pelagio] no era más hereje que Agustín. Su culpa estuvo en el énfasis exagerado, pero en la forma final que tomó su filosofía, después de las modificaciones necesarias y apropiadas como resultado de la crítica, no es seguro que cualquier declaración suya sea totalmente irreconciliable con la fe cristiana o indefendible en términos de la Nueva. Testamento. De ningún modo está tan claro que se pueda decir lo mismo de Agustín.

Thomas Scheck escribe que aunque las opiniones de Pelagio sobre el pecado original todavía se consideran "unilaterales y defectuosas":

Un resultado importante de la reevaluación moderna de la teología de Pelagio ha sido una evaluación más comprensiva de su teología y doctrina de la gracia y el reconocimiento de su profundo arraigo en los teólogos griegos precedentes... La doctrina de la gracia, el libre albedrío y la predestinación de Pelagio, tal como se representa en su Comentario a los Romanos, tiene vínculos muy fuertes con la teología oriental (griega) y, en su mayor parte, estas doctrinas no son más reprochables que las de los teólogos griegos ortodoxos como Orígenes y Juan Crisóstomo, y de San Jerónimo.