Maitreya Upanishad

Compartir Imprimir Citar

El Maitreya Upanishad (sánscrito: मैत्रेय उपनिषत्, IAST: Maitreya Upaniṣad) es uno de los Upanishads menores del hinduismo. Compuesto en sánscrito, es uno de los 16 Upanishads que pertenecen al Samaveda, está clasificado como uno de los 20 Upanishads de Sannyasa (Renuncia) y es uno de los Vedanta Upanishads. El texto aparece en el puesto 29 en el orden serial en el Muktika enumerado por Rama a Hanuman en la antología de la era moderna de 108 Upanishads.

El Upanishad afirma que la renuncia y el autoconocimiento es el camino hacia moksha (liberación y libertad espiritual). Según Maitreya, “el Señor está dentro del corazón de cada persona, es el testigo de la danza de la razón, y el objeto del sumo amor”. Uno debe renunciar al mundo, para lograr el éxtasis del Ser y volverse uno con Brahman. La mejor renuncia es aquella, afirma Maitreya, en la que uno abandona el orgullo, la riqueza, la ilusión y la lujuria; cuando la ilusión muere en una persona, nace la iluminación.

En los capítulos 2 y 3 del Upanishad, el Señor Shiva predica al sabio Maitreya el secreto de la más alta realidad (Brahman). El texto establece que Atman (alma, yo), Brahman y Shiva son lo mismo, uno debe comprender la verdadera esencia de uno que es el alma, y ​​uno debe adorar con el pensamiento, "Yo soy él".

El Maitreya Upanishad, afirma Patrick Olivelle, es un registro de los rituales y ritos de Sandhya que fueron abandonados en la tradición Advaita Vedanta del hinduismo, junto con la justificación de este desarrollo.

Etimología

La palabra "Maitreya" significa "benevolente" o "amigable". El texto también se conoce como Maitreyopanishad.

Cronología

Patrick Olivelle afirma que seis Sannyasa Upanishads (Aruni, Laghu-Sannyasa, Kathasruti Paramahamsa, Jabala y Brahma Upanishads) se completaron en los últimos siglos del primer milenio a. C., seguidos por Ashrama Upanishad, que se completó alrededor del año 300 d. El Maitreya Upanishad es uno de los Upanishads más jóvenes que probablemente siguieron al Ashrama en el período medieval del primer milenio EC.

Manuscritos

Dos versiones de los manuscritos de Maitreya Upanishad han sobrevivido hasta los tiempos modernos, una del norte de la India y otra del sur. Estos difieren principalmente en el capítulo 2, pero el mensaje es esencialmente el mismo. El manuscrito del sur de la India forma parte de la colección de 108 Upanishads y suele ser la versión más traducida.

El Maitreya Upanishad también se nombra como Maitreyi Upanishad en dos antologías. Schrader afirma que esto es un error, pero que se ha extendido a muchas colecciones de manuscritos.

Estructura

El Upanishad está estructurado en tres capítulos. El primer capítulo tiene cuatro secciones, las tres primeras son en prosa y la última sección tiene un prólogo en prosa y catorce versos, todo estructurado como un diálogo entre el asceta rey Brhadratha y Sakayanya. El segundo capítulo comienza con un prólogo en prosa, tiene tres secciones con un total de treinta versos, estructurados como conocimiento del dios Shiva a Maitreya. El capítulo tres no tiene secciones separadas y consta de 24 versos, que elaboran aún más la sabiduría de Shiva sobre Brahman, Atman y la unidad de los dos.

Contenido

Capítulo 1: El rey asceta y el camino a moksha

El rey Brihadratha renuncia a su reino y se retira al desierto. Realiza Tapas durante mil días a Surya (dios del sol), después de lo cual es visitado por el sabio Sakayanya, el que conoce el Ser. Complacido con Brihadratha, el sabio le pide que busque una bendición. El sannyasi Brihadratha le pide al sabio el conocimiento del alma.

Inicialmente, el sabio dice que el tema de Brahman o Atma era difícil de explicar, un conocimiento anticuado, y el rey asceta debería pedir algo más. El rey asceta afirma que todo es transitorio, los altos picos se derrumban, la estrella polar se desvía con las estaciones, los océanos se secan y los dioses caen con el tiempo. Al igual que todo en el universo, afirma el rey renunciante, los deseos y la alegría son transitorios, el renacimiento es parte de la existencia. Él busca la liberación del ciclo de la vida.

Sakayanya luego expone la naturaleza de la vida humana, comenzando con la afirmación de que "Artha es Anartha", o "los objetos de los sentidos en verdad no tienen valor", que un alma que anhela y se apega a los placeres hedonistas nunca alcanza su máximo potencial.

Por Tapas un hombre alcanza la bondad,a través de la bondad se apodera de la mente.A través de la mente llega al yo,al llegar al yo llega a descansar.—  Maitreya Upanishad, 1.4.2

El Maitreya Upanishad, en el verso 1.4.4 afirma que la búsqueda de rituales y ritos es falsa, que es la mente la que recorre el camino de la verdad la que se autolibera y alcanza la libertad. Un hombre de mente tranquila es sereno, es él quien mora en su alma y disfruta de una bienaventuranza imperecedera, afirma el Upanishad. Uno debe fijar su mente en Brahman, como lo hace con un objeto sensorial, y aquellos que lo hacen están en camino a la liberación.

¡Pues sólo la mente es samsara!Que un hombre lo purifique con celo.La mente que posee un hombre moldea su curso futuro:ese es el misterio eterno.—  Maitreya Upanishad, 1.4.5

El Señor (Dios) está en el corazón de cada persona, traduce Olivelle, "Él es el testigo de la danza de la razón, y el objeto del mayor amor". Este Señor no tiene principio ni fin, es pura luz, no puede ser agarrado ni abandonado, no tiene marca ni signo, es tranquilo y profundo, afirma el Upanishad. Él no es ni luz ni oscuridad, Él es inmutable y sin falsas apariencias, Él es conocimiento, Él es libre, Él es verdadero, Él es sutil, Él es un océano de bienaventuranza, Él es yo, la esencia interna de una persona. afirma el Maitreya Upanishad. Para refugiarse, uno debe regresar a su dicha innata.Al que no tiene apegos, nada lo afecta y ninguna pena lo alcanza. Quien no acepta clases sociales, subdivisiones, deberes impuestos por otros, vive de su conciencia y se sacia de su propia dicha, ningún tormento puede tocar su núcleo, afirma el Maitreya Upanishad.

Capítulo 2: Contemplar la verdad, abandonar rituales e ídolos

El segundo capítulo del Upanishad comienza cuando Maitreya se encuentra con el dios Shiva en el monte Kailasha y le pregunta sobre el conocimiento de la realidad más elevada. Le pide que lo ilumine sobre los secretos de Tattva.

Shiva le explica que el cuerpo humano es un santuario con Jiva embebido en él que lo representa solo a Él.

Se dice que el cuerpo es un temploy que el alma es verdaderamente Shiva.Desecha las ofrendas de flores marchitas de la ignorancia,Adora con el pensamiento: "Yo soy él".—  Maitreya Upanishad, 2.1.1

El cuerpo humano, afirma el texto, es una "casa inmunda de alegría y de dolor", que se construye con humores, nace, sufre enfermedades a lo largo de su vida y finalmente muere. La sección 2 del capítulo 2 establece que quien busca la liberación debe buscar, afirma el Upanishad, el “baño interno o espiritual que consiste en limpiar la mente”. La verdadera purificación se logra "lavando con la tierra del conocimiento y el agua del desapego", trayendo a la mente la pureza.

Un hombre que busca la liberación, afirma el Upanishad, debe renunciar a todo y abandonar su tierra natal. Debe abandonar el orgullo, abandonar la riqueza, abandonar el engaño y abandonar la lujuria. Cuando muere el engaño, afirma el versículo 2.3.4, nace la iluminación.

En la sección 3 del capítulo 2, el texto cuestiona el valor de los rituales para la iluminación espiritual, así como la necesidad de un claustro y la vida en un bosque. Estos versos, afirma Patrick Olivelle, resumen las razones por las que la tradición Advaita Vedanta abandonó los rituales védicos y redefinió lo que significa la soledad y el camino hacia el autoconocimiento:

El sol de la conciencia siempre brilla intensamente,en el cielo de nuestros corazones,no se pone y no sale,¿cómo podemos realizar la adoración del crepúsculo?Hay uno solo sin segundo:esta convicción a la que llega por las palabras de este maestro,dicen, esta es la verdadera soledad,no un claustro ni la profundidad de un bosque.—  Maitreya Upanishad, 2.3.5 – 2.3.6

Este sentimiento se repite en los versos 2.3.8 en adelante en el Upanishad, pero el texto agrega que "abandonar los ritos y cantar la renuncia" por sí solo no conduce al conocimiento. Es la meditación sobre la unidad del "alma y el yo supremo" lo que conduce a la iluminación. Antes de renunciar, sugiere Maitreya, una persona debe alcanzar un estado interior que tenga aversión a todos los bienes mundanos. Una vez alcanzado ese estado, y renunciado, se debe contemplar sobre las verdades espirituales, afirma el texto. El Upanishad afirma, traduce Olivelle, que "reflexionar sobre las escrituras es mediocre, reflexionar sobre mantras es peor, pensar en lugares de baño sagrados es aún peor". El Upanishad recomienda que el hombre verdaderamente espiritual no debe adorar ídolos:

La adoración de ídolos hechos de piedra, metal, barro o piedras preciosas,hace que un hombre que busca la libertad sufra nacimientos repetidos.Un recluso, por lo tanto, adorará solo dentro de su corazón,para evitar el renacimiento, que evite la adoración externa.—  Maitreya Upanishad, 2.3.17

Adora al Ser (alma) dentro de ti, eso que brilla antes del acto de la vista, el estado que está más allá de la conciencia despierta y la conciencia dormida, uno que es el estado más alto y esencial dentro, afirman los versos 2.3.20 y 2.3.21 del Upanishad.

Capítulo 3: Yo soy yo, yo soy Brahman, yo soy él

El capítulo 3 es una celebración y alabanza de quien ha logrado la liberación viviente. También incluye declaraciones sobre el estado interior y las características de una persona que ha alcanzado moksha.

soy yo, pero también el otro; ¡Soy Brahman, soy la fuente,soy el maestro del mundo entero, soy el mundo entero, soy él!¡Soy solo yo, soy perfecto, soy puro, soy supremo,soy inmaculado y eterno, soy yo, soy siempre él!Soy libre del honor y la deshonra y de las cualidades, soy Shiva, soy libre de launidad y la dualidad y de los opuestos, ¡yo soy él!De nacer y dejar de ser, y de la luz soy libre,soy a la vez feo y hermoso, soy libre de lo igual y lo desigual,soy libre del Todo y del No-todo, tengo la naturaleza del bien, siempre lo soy,no tengo refugio, no soy ningún refugio, soy puro, soy Brahman, ¡soy él!—  Maitreya Upanishad, 3.1.1 – 3.1.9 (resumido), traducido por Patrick Olivelle

El capítulo afirma que el alma liberada es eterna, es Om, y más allá del meditador, la meditación y el objeto meditado, es Brahman, es "ser-consciencia-bienaventuranza", es esencia de "todos los lugares de baño sagrados", es es Shiva, es el fruto de toda santidad, y es espíritu puro. El alma, afirma el texto, está libre de seis cambios (existencia, nacimiento, crecimiento, madurez, decadencia y muerte), está libre de seis envolturas (piel, sangre, carne, grasa, médula y huesos) y está libre de seis enemigos internos (deseo, odio, codicia, engaño, orgullo y envidia). Esta alma es “luz de conciencia pura” y sin atributos, declara Maitreya Upanishad.