Lupercalia

Compartir Imprimir Citar

La lupercalia o lupercales era una fiesta pastoral de la Antigua Roma que se celebraba anualmente el 15 de febrero para purificar la ciudad, promover la salud y la fertilidad. Lupercalia también se conocía como dies Februatus, por los instrumentos de purificación llamados februa, la base del mes llamado Februarius.

Nombre

El festival se conocía originalmente como Februa ("Purificaciones" o "Purgas") por el februum que se usaba ese día. También se le conocía como Februatus y le dio su nombre de diversas formas, como epíteto de Juno Februalis, Februlis o Februata en su papel de deidad patrona de ese mes; a una supuesta deidad de purificación llamada Februus; y hasta febrero (mensis februarius), mes durante el cual ocurría la fiesta. Ovidio conecta febrero con una palabra etrusca para "purga".

En la antigüedad, se creía que el nombre Lupercalia evidenciaba alguna conexión con el festival griego antiguo de Arcadian Lykaia, un festival del lobo (griego: λύκος, lýkos; latín: lupus), y la adoración de Lycaean Pan, que se supone que es un equivalente griego de Faunus, tal como lo instituyó Evander. Justin describe una imagen de culto del "dios Lycaean, a quien los griegos llaman Pan y los romanos Lupercus", desnudo, excepto por una faja de piel de cabra.

La estatua se encontraba en Lupercal, la cueva donde la tradición decía que Rómulo y Remo fueron amamantados por la loba (Lupa). La cueva se encontraba al pie de la colina Palatina, en la que se cree que Rómulo fundó Roma. El nombre del festival probablemente deriva de lupus, "lobo", aunque tanto la etimología como su significado son oscuros. A pesar de la afirmación de Justin, no se ha identificado ninguna deidad llamada "Lupercus".

Ritos

Ubicaciones

Los ritos se limitaron a la cueva de Lupercal, la Colina Palatina y el Foro, todos los cuales eran lugares centrales en el mito de la fundación de Roma. Cerca de la cueva se encontraba un santuario de Rumina, diosa de la lactancia; y la higuera silvestre (Ficus Ruminalis) a la que Rómulo y Remo fueron llevados por la intervención divina del río-dios Tiberino; algunas fuentes romanas nombran a la higuera silvestre caprificus, literalmente "higo de cabra". Como el higo cultivado, su fruto es colgante, y el árbol exuda una savia lechosa si se corta, lo que lo convierte en un buen candidato para el culto a la lactancia.

Sacerdocios

Lupercalia tenía su propio sacerdocio, los Luperci ("hermanos del lobo"), cuya institución y ritos se atribuyeron al héroe de la cultura arcádica Evander, o a Rómulo y Remo, antiguos pastores que habían establecido cada uno un grupo de seguidores. Los Luperci eran hombres jóvenes (iuvenes), generalmente de entre 20 y 40 años. Formaban dos collegia (asociaciones) religiosas basadas en la ascendencia; los Quinctiliani (llamado así por la gens Quinctia) y los Fabiani (llamado así por la gens Fabia). Cada colegio estaba dirigido por un magister.

En el 44 a. C., se instituyó un tercer colegio, el Juliani, en honor de Julio César; su primer magister fue Marco Antonio. El colegio de Juliani se disolvió o caducó tras el asesinato de Julio César, y no se restableció en las reformas de su sucesor, Augusto. En la era imperial, la membresía de los dos collegia tradicionales estaba abierta a los jóvenes de estatus ecuestre.

Sacrificio

En el altar de Lupercal, uno u otro de los Luperci sacrificaban un macho cabrío (o machos cabríos) y un perro, bajo la supervisión del Flamen dialis, el sumo sacerdote de Júpiter. También se hizo una ofrenda de tortas saladas, preparadas por las Vírgenes Vestales. Después del sacrificio de sangre, dos Luperci se acercaron al altar. Sus frentes se untaban con la sangre del cuchillo del sacrificio, luego se limpiaban con lana empapada en leche, después de lo cual se esperaba que se rieran.

Siguió la fiesta del sacrificio, después de la cual los Luperci cortaron correas (conocidas como februa) de la piel desollada del animal y corrieron con ellas, desnudos o semidesnudos, a lo largo del antiguo límite palatino, en sentido contrario a las agujas del reloj alrededor de la colina. En la descripción de Plutarco de la Lupercalia, escrita durante el Imperio temprano,

... muchos de los jóvenes nobles y de los magistrados corren desnudos de un lado a otro de la ciudad, por diversión y risa golpeando a los que encuentran con correas peludas. Y muchas mujeres de rango también se interponen deliberadamente en su camino, y como niños en la escuela presentan sus manos para ser golpeadas, creyendo que así se ayudará a las embarazadas en el parto, y a las estériles para el embarazo.

Los Luperci completaron su circuito por el Palatino y luego regresaron a la cueva de Lupercal.

Historia

La Februa era de origen antiguo y posiblemente sabino. Después de que se agregó febrero al calendario romano, Februa ocurrió en su decimoquinto día (ad XV Kal. Mart.). De sus diversos rituales, los más importantes llegaron a ser los de las Lupercalia. Los propios romanos atribuyeron la instigación de la Lupercalia a Evandro, un héroe cultural de Arcadia a quien se le atribuye haber traído el panteón olímpico, las leyes griegas y el alfabeto a Italia, donde fundó la ciudad de Pallantium en el futuro sitio de Roma, 60 años antes. la Guerra de Troya.

Lupercalia se celebró en partes de Italia y la Galia; Luperci están atestiguados por inscripciones en Velitrae, Praeneste, Nemausus (actual Nîmes) y en otros lugares. El antiguo culto de Hirpi Sorani ("lobos de Sorano", de Sabine hirpus "lobo"), que practicaba en el monte Soracte, 45 km (28 millas) al norte de Roma, tenía elementos en común con la Lupercalia romana.

Las descripciones del festival Lupercalia del 44 a. C. dan fe de su continuidad; Julio César lo usó como telón de fondo para rechazar públicamente una corona de oro que le ofreció Marco Antonio. La cueva de Lupercal fue restaurada o reconstruida por Augustus y se ha especulado que es idéntica a una gruta descubierta en 2007, 50 pies (15 m) debajo de los restos de la residencia de Augustus; según el consenso académico, la gruta es un ninfeo, no el Lupercal. El festival Lupercalia está marcado en un calendario de 354 junto con festivales tradicionales y cristianos.

A pesar de la prohibición en 391 de todos los cultos y festivales no cristianos, la población nominalmente cristiana celebraba la Lupercalia de forma regular durante el reinado del emperador Anastasio. El Papa Gelasio I (494-496) afirmó que solo la "chusma vil" estaba involucrada en el festival y buscó su abolición por la fuerza; el Senado romano protestó que la Lupercalia era esencial para la seguridad y el bienestar de Roma. Esto provocó la sugerencia despectiva de Gelasio de que "si afirman que este rito tiene una fuerza saludable, celébrenlo ustedes mismos a la manera ancestral; corran desnudos para que puedan llevar a cabo adecuadamente la burla".

No hay evidencia contemporánea que apoye las nociones populares de que Gelasio abolió la Lupercalia, o que él, o cualquier otro prelado, la reemplazó con la Fiesta de la Purificación de la Santísima Virgen María. Una asociación literaria entre la Lupercalia y los elementos románticos del Día de San Valentín se remonta a Chaucer y las tradiciones poéticas del amor cortés.

Legado

La Oda III de Horacio, 18 alude a la Lupercalia. El festival o sus rituales asociados dieron su nombre al mes romano de febrero (mensis februarius) y de ahí al mes moderno. El dios romano Februus personificaba tanto el mes como la purificación, pero parece ser posterior a ambos.

La obra de William Shakespeare Julio César comienza durante la Lupercalia. Marco Antonio recibe instrucciones de César de golpear a su esposa Calpurnia, con la esperanza de que pueda concebir.

Una investigación publicada en 2019 sugiere que la palabra Leprechaun deriva de Lupercus.

Hoy, el Templo Satánico celebra la Lupercalia entre sus fiestas oficiales.