Historia de las patentes

En general, se considera que la historia de las patentes y la ley de patentes comenzó con el Estatuto de Venecia de 1474.

Existe alguna evidencia de que en la antigua Grecia se reconocía alguna forma de derechos de patente. En el año 500 a. C., en la ciudad griega de Síbaris (ubicada en lo que ahora es el sur de Italia), "se dio aliento a todos los que descubrieran cualquier nuevo refinamiento en el lujo, cuyas ganancias se aseguraron al inventor mediante patente para el espacio de un año". Athenaeus, escribiendo en el siglo III EC, cita a Phylarchus al decir que en Sybaris se otorgaron derechos exclusivos por un año a los creadores de platos culinarios únicos.

En Inglaterra, el soberano concedía concesiones en forma de cartas de patente a los inventores que lo solicitaron y fueron aprobadas: una concesión de 1331 a John Kempe y su compañía es el primer ejemplo autenticado de una concesión real realizada con el propósito declarado de instruir a los Inglés en una nueva industria. Estas patentes otorgaban al destinatario un monopolio para producir determinados bienes o prestar determinados servicios. Otro ejemplo temprano de tales patentes de letras fue una concesión de Enrique VI en 1449 a Juan de Utynam, un hombre flamenco, por un monopolio de veinte años para su invención.

It is a long established fact that a reader will be distracted by the readable content of a page when looking at its layout. The point of using Lorem Ipsum is that it has a more-or-less normal distribution of letters, as opposed to using 'Content here, content here', making it look like readable English.

You must log in to access this content
Iniciar con Google
Iniciar con Facebook
x