Historia de la ecología

AjustarCompartirImprimirCitar
El orígen de las especies
El orígen de las especies

La historia de la ecología como una ciencia biológica es relativamente reciente y se remonta a los siglos XVIII (dieciocho) y XIX (diecinueve), aunque solo comenzó a tener importancia durante la segunda mitad del siglo XX (veinte). Sin embargo, la historia de la ecología como una disciplina filosófica es mucho más antigua, y pueden encontrarse estudios sobre la relación entre los seres vivos y su entorno ya desde el siglo IV (cuarto) a. C. como las obras de Aristóteles (Historia de los Animales) y especialmente las de su discípulo Teofrasto (De Historia Plantarum), quien realizó descripciones detalladas sobre las interacciones entre algunas especies de animales y las plantas, sentando las bases de ciencias como la zoología, botánica y ecología.

La separación de la ecología de la biología como ciencia se aceleró entre los siglos XVIII y XIX, iniciando con Carl Linneo y su estudio sobre la economía de la naturaleza. Le siguieron figuras como Alexander von Humboldt, con sus investigaciones en geografía botánica, y Karl Möbius, quien introdujo el concepto de biocenosis. La consolidación de la ecología como disciplina científica llegó con Eugenius Warming y su enfoque en la geografía ecológica de las plantas, y con Charles Darwin, quien disparó el interés en la joven ciencia de la ecología más que ningún otro autor previo, por sus teorías evolutivas y especialmente por sus investigaciones de campo en las Galápagos, sobre la adaptación de las especies a su entorno. Darwin, es sin duda el autor que más impactó la ecología durante este periodo, hasta mediados del siglo XX y los movimientos conservacionistas.

El siglo XX marcó la expansión definitiva de la ecología, con las contribuciones de autores como Eduard Suess y Vladimir Vernadsky sobre la biosfera, Arthur Tansley sobre los ecosistemas, Charles Elton sobre la ecología animal y marina, y Henry Chandler Cowles sobre la sucesión ecológica. Durante este siglo, se vio cómo la ecología comenzó a influir en las ciencias sociales y humanidades, reconociendo el impacto humano en los ecosistemas y dando lugar a subcampos como la ecología humana.

Es en el siglo XX cuando la historia de la ecología se entrelaza con la historia de la conservación del medio ambiente, gracias a los movimientos enfocadas en la protección y restauración de hábitats naturales, como Shelford y la ESA, a la preocupación de figuras como George Perkins Marsh, Theodore Roosevelt y Stephen A. Forbes, y a políticas públicas como la Ley de Política Nacional sobre Medio Ambiente, y la prevención de eventos como el Dust Bowl. Organizaciones como The Nature Conservancy, fundada en 1951, ayudaron a visibilizar en el público general la conservación ecológica.

Y a finales del siglo XX, autores como James Lovelock propusieron puntos de vista sobre la tierra, que mezclan ciencia y filosofía conservacionista, como la hipótesis Gaia que plantea a la Tierra como un macroorganismo viviente.

Desde comienzos del siglo XXI, la ecología y su estudio sobre el impacto en el medio ambiente de la actividad humana, como el cambio climático, ha generado cambios significativos en las legislaciones de muchas naciones, y ha posicionado este impacto ecológico como una de las principales preocupaciones científicas y políticas de las décadas del 2010 y 2020. En resumen, la historia de la ecología ha evolucionando desde observaciones filosóficas antiguas hasta convertirse una ciencia esencial para comprender las sociedades modernas.

HSD

Primer periodo de la ecología en los siglos XVIII y XIX

Ecología Arcadia e Imperial

A principios del siglo XVIII, antes de Carl Linnaeus, dos escuelas de pensamiento rivales dominaron la creciente disciplina científica de la ecología. Primero, se atribuye a Gilbert White, un "párroco-naturalista", el desarrollo y la aprobación de la visión de la ecología de Arcadia. La ecología arcádica aboga por una “vida sencilla y humilde para el hombre” y una relación armoniosa con los humanos y la naturaleza. En oposición a la visión de Arcadia se encuentra la ideología de Francis Bacon, la “ecología imperial”. Los imperialistas trabajan “para establecer mediante el ejercicio de la razón y el trabajo duro, el dominio del hombre sobre la naturaleza”. Los ecologistas imperiales también creen que el hombre debería convertirse en una figura dominante sobre la naturaleza y todos los demás organismos como “una vez disfrutado en el Jardín del Edén”.Ambos puntos de vista continuaron su rivalidad a principios del siglo XVIII hasta el apoyo del imperialismo de Carl Linnaeus; y en poco tiempo, debido a la popularidad de Linneo, la ecología imperial se convirtió en la visión dominante dentro de la disciplina.

Carl Linneo y el Systema Naturae

Carl Linnaeus, un naturalista sueco, es bien conocido por su trabajo con la taxonomía, pero sus ideas ayudaron a sentar las bases de la ecología moderna. Desarrolló un sistema de nombres de dos partes para clasificar plantas y animales. La nomenclatura binomial se utilizó para clasificar, describir y nombrar diferentes géneros y especies. Las ediciones compiladas de Systema Naturae desarrolló y popularizó el sistema de nombres de plantas y animales en la biología moderna. Reid sugiere que "Linnaeus puede considerarse justamente como el creador de los estudios ecológicos y sistemáticos sobre la biodiversidad", debido a que nombró y clasificó miles de especies de plantas y animales. Linnaeus también influyó en los fundamentos de la evolución darwiniana, creía que podría haber cambios en o entre diferentes especies dentro de géneros fijos. Linneo también fue uno de los primeros naturalistas en colocar a los hombres en la misma categoría que los primates.

Alexander von Humboldt y la geografía botánica

A lo largo del siglo XVIII y principios del XIX, las grandes potencias marítimas como Gran Bretaña, España y Portugal lanzaron numerosas expediciones de exploración mundial para desarrollar el comercio marítimo con otros países y descubrir nuevos recursos naturales, así como catalogarlos. A principios del siglo XVIII se conocían unas veinte mil especies de plantas, frente a cuarenta mil a principios del siglo XIX y unas 300.000 en la actualidad.

A estas expediciones se unieron muchos científicos, incluidos botánicos, como el explorador alemán Alexander von Humboldt. Humboldt es a menudo considerado como el padre de la ecología. Fue el primero en emprender el estudio de la relación entre los organismos y su entorno. Expuso las relaciones existentes entre las especies de plantas observadas y el clima, y ​​describió las zonas de vegetación utilizando la latitud y la altitud, una disciplina que ahora se conoce como geobotánica. Von Humboldt estuvo acompañado en su expedición por el botánico Aimé Bonpland.

En 1856, se estableció el Park Grass Experiment en la Estación Experimental de Rothamsted para probar el efecto de los fertilizantes y estiércol en los rendimientos de heno. Este es el experimento de campo de mayor duración en el mundo.

Ernst Haeckel, en lo que hoy es Italia, Navidad de 1860
Ernst Haeckel, en lo que hoy es Italia, Navidad de 1860

Alfred Wallace y Karl Möbius y la noción de biocenosis

Alfred Russel Wallace, contemporáneo y colega de Darwin, fue el primero en proponer una "geografía" de las especies animales. Varios autores reconocieron en su momento que las especies no eran independientes entre sí, y las agruparon en especies vegetales, especies animales y posteriormente en comunidades de seres vivos o biocenosis. El primer uso de este término suele atribuirse a Karl Möbius en 1877, pero ya en 1825, el naturalista francés Adolphe Dureau de la Malle utilizó el término société sobre un conjunto de individuos vegetales de diferentes especies.

Eugenius Warming y el comienzo de la ecología como disciplina independiente

Mientras que Darwin se centró exclusivamente en la competencia como fuerza selectiva, Eugen Warming ideó una nueva disciplina que tomaba los factores abióticos, es decir, la sequía, el fuego, la sal, el frío, etc., tan en serio como los factores bióticos en el ensamblaje de las comunidades bióticas. La biogeografía antes del calentamiento era en gran medida de naturaleza descriptiva, faunística o florística. El objetivo del calentamiento era, a través del estudio de la morfología y la anatomía del organismo (planta), es decir, la adaptación, explicar por qué una especie se encontraba en un determinado conjunto de condiciones ambientales. Además, el objetivo de la nueva disciplina era explicar por qué las especies que ocupan hábitats similares, experimentando peligros similares, resolverían problemas de manera similar, a pesar de que a menudo tienen una ascendencia filogenética muy diferente. Basado en sus observaciones personales en el cerrado brasileño, en Dinamarca, Noruega Finnmark y Groenlandia, Warming dictó el primer curso universitario de geografía ecológica vegetal. Basado en sus conferencias, escribió el libro 'Plantesamfund', que fue inmediatamente traducido al alemán, polaco y ruso, y luego al inglés como 'Oecología de las plantas'. A través de su edición alemana, el libro tuvo un efecto inmenso en científicos británicos y norteamericanos como Arthur Tansley, Henry Chandler Cowles y Frederic Clements.

Influencia malthusiana

Thomas Robert Malthus fue un escritor influyente sobre el tema de la población y los límites de población a principios del siglo XIX. Sus obras fueron muy importantes en la configuración de las formas en que Darwin vio que funcionaba el mundo. Malthus escribió:

Que el aumento de la población está necesariamente limitado por los medios de subsistencia,

Esa población aumenta invariablemente cuando aumentan los medios de subsistencia, y,

Que el poder superior de la población es reprimido, y la población actual se mantiene igual a los medios de subsistencia, por la miseria y el vicio.

En Un ensayo sobre el principio de la población, Malthus aboga por controlar el aumento de la población a través de 2 controles: Controles positivos y preventivos. El primero aumenta las tasas de mortalidad, el segundo reduce las tasas de natalidad. Malthus también plantea la idea de que la población mundial superará el número sostenible de personas. Esta forma de pensamiento aún continúa influyendo en los debates sobre las tasas de natalidad y matrimonio a esta teoría presentada por Malthus. El ensayo tuvo una gran influencia en Charles Darwin y lo ayudó a teorizar su teoría de la selección natural. Esta lucha propuesta por el pensamiento malthusiano no solo influyó en el trabajo ecológico de Charles Darwin, sino que ayudó a generar una teoría económica del mundo de la ecología.

Darwinismo y la ecología como ciencia

A menudo se sostiene que las raíces de la ecología científica se remontan a Darwin. Esta afirmación puede parecer convincente a primera vista, ya que El origen de las especies está lleno de observaciones y mecanismos propuestos que encajan claramente dentro de los límites de la ecología moderna (por ejemplo, la cadena del gato al trébol: una cascada ecológica) y porque el término ecología fue acuñado en 1866 por un fuerte defensor del darwinismo, Ernst Haeckel. Sin embargo, Darwin nunca usó la palabra en sus escritos después de este año, ni siquiera en sus escritos más "ecológicos" como el prólogo de la edición en inglés de The Fertilization of Flowers de Hermann Müller.(1883) o en su propio tratado de lombrices y formación de moho en suelos forestales (La formación de moho vegetal a través de la acción de las lombrices, 1881). Además, los pioneros que fundaron la ecología como disciplina científica, como Eugen Warming, AFW Schimper, Gaston Bonnier, FA Forel, SA Forbes y Karl Möbius, casi no hicieron referencia a las ideas de Darwin en sus obras. Esto claramente no fue por ignorancia o porque los trabajos de Darwin no estaban muy extendidos. Algunos, como SAForbes, que estudia las intrincadas redes alimenticias, hicieron preguntas aún sin respuesta sobre la inestabilidad de las cadenas alimenticias que podría persistir si los competidores dominantes no estuvieran adaptados para tener autolimitación.Otros se centraron en los temas dominantes al principio, la relación entre la morfología y la fisiología del organismo por un lado y el medio ambiente por el otro, principalmente el medio ambiente abiótico, por lo tanto, la selección ambiental. El concepto de selección natural de Darwin, por otro lado, se centró principalmente en la competencia. Los mecanismos distintos de la competencia que describió, principalmente la divergencia de carácter que puede reducir la competencia y su declaración de que "luchar" como lo usó era metafórico y, por lo tanto, incluía la selección ambiental, se les dio menos énfasis en El origen que la competencia.A pesar de que la mayoría de las representaciones de Darwin lo presentan como un recluso no agresivo que deja que otros peleen sus batallas, Darwin siguió siendo toda su vida un hombre casi obsesionado con las ideas de competencia, lucha y conquista, con todas las formas de contacto humano como confrontación.

Aunque no hay nada incorrecto en los detalles presentados en el párrafo anterior, no debe ignorarse el hecho de que el darwinismo usó una visión particularmente ecológica de la adaptación y que el uso y las definiciones del término por parte de Haeckel estaban inmersos en el darwinismo. Según el ecologista e historiador Robert P. McIntosh, "la relación de la ecología con la evolución darwiniana está explícita en el título de la obra en la que apareció por primera vez la ecología". Una definición más elaborada de Haeckel en 1870 se traduce en el frontispicio del influyente texto de ecología conocido como 'Grandes simios' como "... la ecología es el estudio de todas esas interrelaciones complejas a las que Darwin se refiere como las condiciones de la lucha por la existencia".Los temas planteados en el párrafo anterior se tratan con más detalle en la sección Primeros comienzos debajo de la de Historia en la página de Wikipedia sobre ecología.

Segundo periodo de la ecología en el siglo XX

La biosfera – Eduard Suess y Vladimir Vernadsky

En el siglo XIX, la ecología floreció debido a los nuevos descubrimientos en química de Lavoisier y de Saussure, en particular el ciclo del nitrógeno. Después de observar el hecho de que la vida se desarrolló solo dentro de los límites estrictos de cada compartimento que forma la atmósfera, la hidrosfera y la litosfera, el geólogo austriaco Eduard Suess propuso el término biosfera en 1875. Suess propuso el nombre de biosfera para las condiciones que promueven la vida, como los que se encuentran en la Tierra, que incluye flora, fauna, minerales, ciclos de la materia, etcétera.

En la década de 1920, Vladimir I. Vernadsky, un geólogo ruso que había desertado a Francia, detalló la idea de la biosfera en su obra "La biosfera" (1926) y describió los principios fundamentales de los ciclos biogeoquímicos. Redefinió así la biosfera como la suma de todos los ecosistemas.

Los primeros daños ecológicos se reportaron en el siglo XVIII, ya que la multiplicación de colonias provocó la deforestación. Desde el siglo XIX, con la revolución industrial, han crecido preocupaciones cada vez más apremiantes sobre el impacto de la actividad humana en el medio ambiente. El término ecologista ha estado en uso desde finales del siglo XIX.

El ecosistema: Arthur Tansley

Durante el siglo XIX, la geografía botánica y la zoogeografía se combinaron para formar la base de la biogeografía. Esta ciencia, que se ocupa de los hábitats de las especies, busca explicar las razones de la presencia de determinadas especies en un lugar determinado.

Fue en 1935 cuando Arthur Tansley, el ecologista británico, acuñó el término ecosistema, el sistema interactivo que se establece entre la biocenosis (el conjunto de seres vivos) y su biotopo, el medio en el que viven. La ecología se convirtió así en la ciencia de los ecosistemas.

El concepto de ecosistema de Tansley fue adoptado por el enérgico e influyente educador en biología Eugene Odum. Junto con su hermano, Howard T. Odum, Eugene P. Odum escribió un libro de texto que (a partir de 1953) educó a más de una generación de biólogos y ecologistas en América del Norte.

Sucesión ecológica - Henry Chandler Cowles

A principios del siglo XX, Henry Chandler Cowles fue uno de los fundadores del estudio emergente de la "ecología dinámica", a través de su estudio de la sucesión ecológica en las Dunas de Indiana, dunas de arena en el extremo sur del lago Michigan. Aquí Cowles encontró evidencia de sucesión ecológica en la vegetación y el suelo con relación a la edad. Cowles era muy consciente de las raíces del concepto y de sus predecesores (primordiales). Así, atribuye el primer uso de la palabra al naturalista francés Adolphe Dureau de la Malle, quien describió el desarrollo de la vegetación después de la tala de bosques, y el primer estudio completo de los procesos de sucesión al botánico finlandés Ragnar Hult (1881).

Ecología Animal - Charles Elton

El zoólogo y ecologista inglés del siglo XX, Charles Elton, es comúnmente reconocido como “el padre de la ecología animal”. Elton, influenciado por Animal Communities in Temperate America de Victor Shelford, comenzó su investigación sobre ecología animal como asistente de su colega, Julian Huxley, en un estudio ecológico de la fauna en Spitsbergen en 1921. Los estudios más famosos de Elton se realizaron durante su tiempo como biólogo. consultor de Hudson Bay Company para ayudar a comprender las fluctuaciones en las cosechas de pieles de la empresa. Elton estudió las fluctuaciones y la dinámica de la población de la liebre con raquetas de nieve, el lince canadiense y otros mamíferos de la región. Elton también es considerado el primero en acuñar los términos cadena alimentaria y ciclo alimentario en su famoso libro Ecología animal.A Elton también se le atribuye su contribución a las disciplinas de: ecología de invasiones, ecología de comunidades y ecología de enfermedades de la vida silvestre.

G. Evelyn Hutchinson - padre de la ecología moderna

George "G" Evelyn Hutchinson fue un ecologista del siglo XX, comúnmente reconocido como el "Padre de la Ecología Moderna". Hutchinson es descendiente de ingleses, pero pasó la mayor parte de su carrera profesional estudiando en New Haven, Connecticut, en la Universidad de Yale. A lo largo de su carrera, durante más de seis décadas, Hutchinson contribuyó a las ciencias de la limnología, la entomología, la genética, la biogeoquímica, la teoría matemática de la dinámica de poblaciones y muchas más. A Hutchinson también se le atribuye ser el primero en infundir ciencia con teoría dentro de la disciplina de la ecología.Hutchinson también fue uno de los primeros en combinar la ecología con las matemáticas. Otra contribución importante de Hutchinson fue su desarrollo de la definición actual de "nicho" de un organismo, ya que reconoció el papel de un organismo dentro de su comunidad. Finalmente, junto con su gran impacto dentro de la disciplina de la ecología a lo largo de sus años profesionales, Hutchinson también dejó un impacto duradero en la ecología a través de los muchos estudiantes a los que inspiró. Los más destacados entre ellos fueron Robert H. MacArthur, quien recibió su doctorado con Hutchinson, y Raymond L. Lindemann, quien terminó su tesis doctoral durante una beca con él. MacArthur se convirtió en el líder de la ecología teórica y, con EO Wilson, desarrolló la teoría biográfica de islas. Raymond Lindemann fue fundamental en el desarrollo de la ciencia moderna de los ecosistemas.

Tercer periodo: Transición del siglo XX a la ecología moderna

Figura de Stephen Hales dentro de sus ilustraciones de 1700 sobre botánica
Figura de Stephen Hales dentro de sus ilustraciones de 1700 sobre botánica

“¿Qué es la ecología?” fue una pregunta que se hizo en casi todas las décadas del siglo XX. Desafortunadamente, la respuesta más frecuente fue que se trataba principalmente de un punto de vista para ser utilizado en otras áreas de la biología y también "suave", como la sociología, por ejemplo, en lugar de "duro", como la física. Aunque la autecología (esencialmente ecología fisiológica) podía progresar a través del método científico típico de observación y prueba de hipótesis, la sinecología (el estudio de las comunidades animales y vegetales) y la genecología (ecología evolutiva), para las cuales la experimentación era tan limitada como lo era, digamos, la geología, continuó con la misma recopilación inductiva de datos que los estudios de historia natural.La mayoría de las veces, los patrones, presentes e históricos, se utilizaron para desarrollar teorías que tenían poder explicativo, pero que tenían pocos datos reales que las respaldaran. La teoría de Darwin, por mucho que sea un fundamento de la biología moderna, es un excelente ejemplo.

GE Hutchinson, identificado anteriormente como el "padre de la ecología moderna", a través de su influencia elevó el estatus de gran parte de la ecología al de una ciencia rigurosa. Al guiar el trabajo de Raymond Lindemann sobre el concepto trófico-dinámico de los ecosistemas a través del proceso de publicación después de la prematura muerte de Lindemann, Hutchinson sentó las bases de lo que se convirtió en la ciencia moderna de los ecosistemas. Con sus dos artículos famosos de fines de la década de 1950, "Comentarios finales" y "Homenaje a Santa Rosalía", como se los conoce ahora, Hutchinson lanzó la ecología teórica que defendía Robert MacArthur.

La ciencia de los ecosistemas se asoció rápida y sensatamente con la “Gran Ciencia” —y obviamente la ciencia “dura”— de las pruebas atómicas y la energía nuclear. Fue presentado por Stanley Auerbach, quien estableció la División de Ciencias Ambientales en el Laboratorio Nacional de Oak Ridge, para rastrear las rutas de los radionúclidos a través del medio ambiente, y por los hermanos Odum, Howard y Eugene, gran parte de cuyo trabajo inicial fue respaldado por Atomic. Comisión de Energía. El libro de texto de Eugene Odum, Fundamentals of Ecology, se ha convertido en una especie de biblia en la actualidad. Cuando, en la década de 1960, el Programa Biológico Internacional (PBI) adquirió un carácter ecosistémico,la ecología, con su base en la ciencia de sistemas, entró para siempre en el terreno de la Gran Ciencia, con proyectos de grandes alcances y grandes presupuestos. Solo dos años después de la publicación de Silent Spring en 1962, la ecología de los ecosistemas fue anunciada como LA ciencia del medio ambiente en una serie de artículos en una edición especial de BioScience.

La ecología teórica tomó un camino diferente para establecer su legitimidad, especialmente en las universidades del este y ciertos campus de la costa oeste. Fue el camino de Robert MacArthur, quien usó matemáticas simples en sus “Tres artículos influyentes”, también publicados a fines de la década de 1950, sobre población y ecología comunitaria. Aunque las ecuaciones simples de la ecología teórica en ese momento no estaban respaldadas por datos, todavía se consideraban "heurísticas". Sin embargo, fueron resistidos por un número de ecologistas tradicionales, cuyas quejas de “censura intelectual” de estudios que no encajaban en la estructura hipotético-deductiva de la nueva ecología podrían verse como evidencia de la estatura a la que se acerca el enfoque de Hutchinson-MacArthur. había aumentado en la década de 1970.

La muerte prematura de MacArthur en 1972 también fue sobre el momento en que el posmodernismo y las "Guerras de la ciencia" llegaron a la ecología. Los nombres de Kuhn, Wittgenstein, Popper, Lakatos y Feyerbrend comenzaron a entrar en discusiones en la literatura ecológica. La teoría de la adaptación de Darwin a través de la selección natural fue acusada de ser tautológica. Surgieron preguntas sobre si los ecosistemas eran cibernéticos y si la teoría de los ecosistemas tenía alguna utilidad en su aplicación a la gestión ambiental. Lo más vituperante de todo fue el debate que surgió sobre la ecología al estilo MacArthur.

Las cosas llegaron a un punto crítico después de un simposio organizado por acólitos de MacArthur en homenaje a él y un segundo simposio organizado por lo que se denominó despectivamente la "mafia de Tallahassee" en Wakulla Springs en Florida. El volumen de homenaje, publicado en 1975, tenía un extenso capítulo escrito por Jared Diamond, quien en ese momento enseñaba fisiología renal en la Facultad de Medicina de la UCLA, que presentaba una serie de “reglas de ensamblaje” para explicar los patrones de las especies de aves que se encuentran en la isla. archipiélagos,como los famosos pinzones de Darwin en las Islas Galápagos. La conferencia de Wakulla fue organizada por un grupo de disidentes encabezado por Daniel Simberloff y Donald Strong, Jr., a quienes David Quammen describió en su libro argumentando que esos patrones “podrían no ser más que las caras que vemos en la luna, en nubes, en manchas de tinta de Rorschach”. Su punto era que el trabajo de Diamond (y el de otros) no caía dentro del criterio de falsabilidad, establecido para la ciencia por el filósofo Karl Popper. Un crítico de los intercambios entre los dos campos en una edición de Synthese encontró que le venían a la mente "imágenes de combate cuerpo a cuerpo o una pelea en un bar". El grupo del estado de Florida sugirió un método que desarrollaron, el de modelos "nulos",ser usado de la misma manera que todos los científicos usan hipótesis nulas para verificar que sus resultados podrían no haber sido obtenidos simplemente por casualidad. Diamond y Michel Gilpin lo reprocharon con mayor dureza en el volumen del simposio y Jonathan Roughgarden en el American Naturalist.

Hubo una controversia paralela que agregó calor a lo anterior que se conoció en los círculos de conservación como SLOSS (reservas individuales grandes o varias pequeñas). Diamond también había propuesto que, de acuerdo con la teoría de la geografía insular desarrollada por MacArthur y EO Wilson, las reservas naturales deberían diseñarse para ser lo más grandes posible y mantenerse como una entidad unificada. Incluso cortar un camino a través de un área natural, en la interpretación de Diamond de la teoría de MacArthur y Wilson, conduciría a la pérdida de especies, debido a las áreas más pequeñas de las piezas restantes. Mientras tanto, Simberloff, quien había defaunado islas de manglares frente a la costa de Florida en su estudio experimental ganador de premios bajo la dirección de EO Wilson y probó el ajuste de la curva especie-área de la teoría de la biogeografía insular a la fauna que regresó,había recopilado datos que mostraban todo lo contrario: que muchos fragmentos más pequeños juntos a veces contenían más especies que el todo original. Condujo a una considerable vituperación en las páginas de Science.

Al final, de una manera un tanto kuhniana, las discusiones probablemente finalmente serán resueltas (o no) por la muerte de los participantes. Sin embargo, la ecología continúa a buen ritmo como una ciencia rigurosa, incluso experimental. Se utilizan modelos nulos, ciertamente difíciles de perfeccionar, y, aunque un destacado científico de la conservación elogió recientemente la teoría de la biogeografía insular como “una de las teorías más elegantes e importantes de la ecología contemporánea, que se eleva por encima de miles de ideas y conceptos menores”, no obstante encuentra que "la curva especie-área es una herramienta contundente en muchos contextos" y "ahora parece simplista hasta el punto de ser caricaturizado".

Línea de tiempo de los principales ecólogos

figura destacadaEsperanza de vidaMayor contribución y cita
Antonie van Leeuwenhoek1632-1723Primero en desarrollar el concepto de cadenas alimentarias.
Carl Linneo1707-1778Naturalista influyente, inventor de la ciencia sobre la economía de la naturaleza.
Alejandro Humboldt1769–1859Primero en describir el gradiente ecológico del aumento de la biodiversidad latitudinal hacia los trópicos en 1807
charles darwin1809–1882Fundador de la hipótesis de la evolución por medio de la selección natural, fundador de los estudios ecológicos de los suelos
Isabel Catalina Thomas Carne1817-1873Geólogo, mineralogista y filósofo que observó la vida rural frente a la urbana, espacial y culturalmente, encontrando en la vida en el campo el mejor ataque contra las asfixiantes divisiones de clase, una vida más saludable y el mejor acceso a la educación natural.
herbert spencer1820-1903Uno de los primeros fundadores de la ecología social, acuñó la frase "supervivencia del más apto".
Carlos Möbius1825-1908Primero en desarrollar el concepto de comunidad ecológica, biocenosis o comunidad viva
Ernst Haeckel1834-1919Inventó el término ecología, popularizó los vínculos de investigación entre ecología y evolución.
Víctor Hensen1835-1924Inventó el término plancton, desarrolló medidas cuantitativas y estadísticas de productividad en los mares.
Calentamiento de Eugenio1841-1924Uno de los primeros fundadores de la geografía ecológica de las plantas
ellen golondrina richards1842-1911Pionero y educador que vinculó la ecología urbana con la salud humana
Esteban Forbes1844-1930Uno de los primeros fundadores de la entomología y los conceptos ecológicos en 1887
Vito Volterra1860-1940Modelos matemáticos de poblaciones pioneros de forma independiente casi al mismo tiempo que Alfred J. Lotka.
vladimir vernadsky1869-1939Fundó el concepto de biosfera.
Henry C. Cowles1869-1939Estudios pioneros y desarrollo conceptual en estudios de sucesión ecológica
Jan Christiaan Smuts1870-1950Acuñó el término holismo en un libro de 1926 Holism and Evolution.
Arthur G. Tansley1871-1955Primero en acuñar el término ecosistema en 1936 y notable investigador
Carlos Christopher Adams1873-1955Ecologista animal, biogeógrafo, autor del primer libro estadounidense sobre ecología animal en 1913, fundó energía ecológica.
Federico Ratzel1844-1904Geógrafo alemán que acuñó por primera vez el término biogeografía en 1891.
Frederic Clements1874-1945Escribió el primer libro influyente de ecología estadounidense en 1905.
Víctor Ernest Shelford1877-1968Fundó la ecología fisiológica, fue pionero en los conceptos de red alimentaria y bioma, fundó The Nature Conservancy
Alfred J. Lotka1880-1949Primero en ser pionero en modelos matemáticos de poblaciones que explican las interacciones tróficas (depredador-presa) utilizando ecuaciones logísticas
henry gleason1882-1975Pionero de la ecología temprana, teórico cuantitativo, autor y fundador del concepto individualista de ecología.
Carlos S. Elton1900-1991'Padre' de la ecología animal, fue pionero en los conceptos de redes tróficas y nichos y fue autor de un influyente texto sobre ecología animal
G. Evelyn Hutchinson1903-1991Limnólogo y avanzado conceptualmente el concepto de nicho
Eugene P. Odum1913-2002Co-fundador de ecología de ecosistemas y conceptos termodinámicos ecológicos
Howard T. Odum1924-2002Co-fundador de ecología de ecosistemas y conceptos termodinámicos ecológicos
Robert MacArthur1930-1972Co-fundador de Theory of Island Biogeography e innovador de métodos estadísticos ecológicos

Influencia de la ecología en las ciencias sociales y humanidades

Ecología humana

La ecología humana se inició en la década de 1920, a través del estudio de los cambios en la sucesión de la vegetación en la ciudad de Chicago. Se convirtió en un campo de estudio distinto en la década de 1970. Esto marcó el primer reconocimiento de que los humanos, que habían colonizado todos los continentes de la Tierra, eran un factor ecológico importante. Los seres humanos modifican en gran medida el medio ambiente mediante el desarrollo del hábitat (en particular, la planificación urbana), mediante actividades de explotación intensiva como la tala y la pesca, y como efectos secundarios de la agricultura, la minería y la industria. Además de la ecología y la biología, esta disciplina involucraba muchas otras ciencias naturales y sociales, como la antropología y la etnología, la economía, la demografía, la arquitectura y el urbanismo, la medicina y la psicología, y muchas más.

En los últimos años la ecología humana ha sido un tema que ha interesado a los investigadores organizacionales. Hannan y Freeman (Population Ecology of Organisations (1977), American Journal of Sociology) argumentan que las organizaciones no solo se adaptan a un entorno. En cambio, también es el entorno el que selecciona o rechaza poblaciones de organizaciones. En cualquier entorno dado (en equilibrio) solo habrá una forma de organización (isomorfismo). La ecología organizacional ha sido una teoría prominente en la explicación de la diversidad de las organizaciones y su composición cambiante a lo largo del tiempo.

James Lovelock y la hipótesis Gaia

La teoría de Gaia, propuesta por James Lovelock, en su obra Gaia: una nueva mirada a la vida en la Tierra, avanzó la opinión de que la Tierra debe considerarse como un único macroorganismo vivo. En particular, argumentó que el conjunto de organismos vivos ha desarrollado conjuntamente la capacidad de controlar el medio ambiente global, al influir en los principales parámetros físicos como la composición de la atmósfera, la tasa de evaporación, la química de los suelos y los océanos, para mantener las condiciones. favorable a la vida. La idea ha sido apoyada por Lynn Margulis, quien amplió su teoría endosimbiótica que sugiere que los orgánulos celulares se originaron a partir de organismos de vida libre a la idea de que los organismos individuales de muchas especies podrían considerarse simbiontes dentro de un "superorganismo" metafórico más grande.

Esta visión fue en gran parte un signo de los tiempos, en particular la creciente percepción después de la Segunda Guerra Mundial de que las actividades humanas como la energía nuclear, la industrialización, la contaminación y la sobreexplotación de los recursos naturales, alimentadas por el crecimiento exponencial de la población, amenazaban con crear catástrofes en una escala planetaria, y ha influenciado a muchos en el movimiento ambientalista desde entonces.

Historia y relación entre la ecología y los movimientos conservacionistas y ambientales

Los ambientalistas y otros conservacionistas han utilizado la ecología y otras ciencias (p. ej., la climatología) para respaldar sus posiciones de defensa. Los puntos de vista ambientalistas suelen ser controvertidos por razones políticas o económicas. Como resultado, algunos trabajos científicos en ecología influyen directamente en las políticas y el debate político; estos, a su vez, a menudo dirigen la investigación ecológica.

La historia de la ecología, sin embargo, no debe confundirse con la del pensamiento ambiental. La ecología como ciencia moderna se remonta solo a la publicación de Darwin del Origen de las especies y al posterior nombramiento de Haeckel de la ciencia necesaria para estudiar la teoría de Darwin. La conciencia del efecto de la humanidad en su medio ambiente se remonta a Gilbert White en Selborne, Inglaterra, en el siglo XVIII. La conciencia de la naturaleza y sus interacciones se remonta aún más atrás en el tiempo. La ecología anterior a Darwin, sin embargo, es análoga a la medicina anterior al descubrimiento de Pasteur de la naturaleza infecciosa de la enfermedad. La historia está ahí, pero sólo es parcialmente relevante.

Ni Darwin ni Haeckel, es cierto, hicieron estudios ecológicos declarados. Lo mismo puede decirse de los investigadores en varios campos que contribuyeron al pensamiento ecológico hasta bien entrada la década de 1940 sin ser ecologistas declarados. Los estudios de población de Raymond Pearl son un buen ejemplo. La ecología en materia y técnicas surgió de estudios realizados por botánicos y geógrafos de plantas a fines del siglo XIX y principios del XX que, paradójicamente, carecían de perspectivas evolutivas darwinianas. Hasta que los estudios de Mendel con guisantes fueron redescubiertos y fusionados con la Síntesis Moderna, el darwinismo sufrió en credibilidad. Muchos de los primeros ecólogos de plantas tenían una visión lamarckiana de la herencia, al igual que Darwin, en ocasiones. Sin embargo, los estudios ecológicos de animales y plantas, preferiblemente vivos y en el campo, continuaron a buen ritmo.

Protección ambiental y movimientos ecologistas - Siglo XX

Cuando se fundó la Sociedad Ecológica de América (ESA) en 1915, ya tenía una perspectiva de conservación. Victor E. Shelford, líder en la formación de la sociedad, tuvo como una de sus metas la preservación de las áreas naturales que entonces eran objeto de estudio de los ecologistas, pero que estaban en peligro de ser degradadas por la incursión humana.La ecología humana también había sido una parte visible de la ESA desde sus inicios, como lo demuestran publicaciones como: "El control de la neumonía y la influenza por el clima", "Una mirada a las relaciones del polvo con la humanidad", "Las relaciones ecológicas of the Polar Eskimo" y "City Street Dust and Infectious Diseases", en las primeras páginas de Ecology and Ecological Monographs. El segundo presidente de la ESA, Ellsworth Huntington, era un ecologista humano. Stephen Forbes, otro de los primeros presidentes, pidió "humanizar" la ecología en 1921, ya que el hombre era claramente la especie dominante en la Tierra.

Este comienzo auspicioso en realidad fue el primero de una serie de progresiones y reversiones intermitentes de la nueva ciencia con respecto a la conservación. La ecología humana se centró necesariamente en los entornos influenciados por el hombre y sus problemas prácticos. Los ecologistas en general, sin embargo, estaban tratando de establecer la ecología como una ciencia básica, con suficiente prestigio para incursionar en las facultades de la Ivy League. Se pensó que los entornos perturbados no revelarían los secretos de la naturaleza.

El interés en el medio ambiente creado por el American Dust Bowl produjo una ráfaga de llamadas en 1935 para que la ecología echara un vistazo a los problemas prácticos. El ecólogo pionero CC Adams quería devolver la ecología humana a la ciencia. Frederic E. Clements, el ecólogo de plantas dominante de la época, revisó los problemas de uso de la tierra que llevaron al Dust Bowl en términos de sus ideas sobre la sucesión de plantas y el clímax. Paul Sears llegó a una amplia audiencia con su libro Deserts on the March. La Segunda Guerra Mundial, tal vez, hizo que el tema se dejara de lado.

La tensión entre la ecología pura, que busca comprender y explicar, y la ecología aplicada, que busca describir y reparar, llegó a un punto crítico después de la Segunda Guerra Mundial. Adams nuevamente trató de empujar a la ESA hacia áreas aplicadas haciendo que recaudara una dotación para promover la ecología. Predijo que "una gran expansión de la ecología" era inminente "por su tendencia integradora".Los ecologistas, sin embargo, eran sensibles a la percepción de que la ecología todavía no se consideraba una ciencia cuantitativa rigurosa. Aquellos que presionaron por los estudios aplicados y la participación activa en la conservación fueron una vez más rechazados discretamente. La ecología humana quedó subsumida por la sociología. Fue el sociólogo Lewis Mumford quien trajo las ideas de George Perkins Marsh a la atención moderna en la conferencia de 1955, "El papel del hombre en el cambio de la faz de la Tierra". Ese prestigioso cónclave estuvo dominado por científicos sociales. En él, se acusó a la ecología de "carecer de métodos experimentales" y de descuidar "al hombre como agente ecológico". Un participante descartó la ecología como "arcaica y estéril".Dentro de la ESA, un frustrado Shelford fundó el Sindicato de Ecologistas cuando su Comité de Preservación de las Condiciones Naturales dejó de funcionar debido a las luchas políticas internas sobre la postura de la ESA sobre la conservación. En 1950, la incipiente organización cambió de nombre y se incorporó como Nature Conservancy, un nombre tomado de la agencia del gobierno británico con el mismo propósito.

Sin embargo, dos acontecimientos devolvieron el curso de la ecología a los problemas aplicados. Uno fue el Proyecto Manhattan. Se había convertido en la Comisión de Energía Nuclear después de la guerra. Ahora es el Departamento de Energía (DOE). Su amplio presupuesto incluía estudios sobre los impactos del uso y la producción de armas nucleares. Eso trajo a la ecología al tema, y ​​lo convirtió en una "Gran Ciencia". La ciencia de los ecosistemas, tanto básica como aplicada, comenzó a competir con la ecología teórica (entonces llamada ecología evolutiva y también ecología matemática). Eugene Odum, quien publicó un libro de texto de ecología muy popular en 1953, se convirtió en el campeón del ecosistema. En sus publicaciones, Odum llamó a que la ecología tenga un enfoque ecosistémico y aplicado.

El segundo evento fue la publicación de Silent Spring. El libro de Rachel Carson trajo la ecología como palabra y concepto al público. Su influencia fue instantánea. Un comité de estudio, aguijoneado por la publicación del libro, informó a la ESA que su ciencia no estaba preparada para asumir la responsabilidad que se le encomendaba.

El concepto de ecología de Carson era muy parecido al de Gene Odum. Como resultado, la ciencia de los ecosistemas dominó el Programa Biológico Internacional de las décadas de 1960 y 1970, aportando dinero y prestigio a la ecología. Silent Spring también fue el impulso para los programas de protección ambiental que se iniciaron en las administraciones de Kennedy y Johnson y se aprobaron como ley justo antes del primer Día de la Tierra. El aporte de los ecologistas fue bien recibido. El ex presidente de la ESA, Stanley Cain, por ejemplo, fue nombrado subsecretario del Departamento del Interior.

El requisito de evaluación ambiental de la Ley de Política Ambiental Nacional (NEPA) de 1969, "ecología legitimada", en palabras de un abogado ambientalista. Un presidente de la ESA lo llamó "una 'Carta Magna' ecológica". Un destacado ecologista canadiense lo declaró un "despilfarro". NEPA y estatutos estatales similares, por lo menos, proporcionaron mucho empleo para los ecologistas. Ahí estaba el problema. Ni la ecología ni los ecologistas estaban preparados para la tarea. No había suficientes ecólogos disponibles para trabajar en la evaluación de impacto, fuera de los laboratorios del DOE, lo que llevó al surgimiento de "ecólogos instantáneos", con credenciales y capacidades dudosas. Empezaron a surgir llamados a la profesionalización de la ecología. El científico inconformista Frank Egler, en particular, Una vez más, surgió un cisma entre los científicos básicos y aplicados en la ESA, esta vez exacerbado por la cuestión de la defensa del medio ambiente. La controversia, cuya historia aún no ha recibido un tratamiento adecuado, se prolongó durante las décadas de 1970 y 1980 y terminó con un proceso de certificación voluntaria por parte de la ESA, junto con un brazo de cabildeo en Washington.

Después del Día de la Tierra, además de cuestiones de defensa y profesionalismo, la ecología también tuvo que lidiar con cuestiones relacionadas con sus principios básicos. Muchos de los principios y métodos teóricos tanto de la ciencia de los ecosistemas como de la ecología evolutiva comenzaron a mostrar poco valor en el análisis y evaluación ambiental. Los ecologistas, en general, comenzaron a cuestionar los métodos y la lógica de su ciencia bajo la presión de su nueva notoriedad. Mientras tanto, el personal de las agencias gubernamentales y los grupos defensores del medio ambiente fueron acusados ​​de aplicar religiosamente principios dudosos en su trabajo de conservación. El manejo de las poblaciones de búho manchado en peligro de extinción llevó la controversia a un punto crítico.

La conservación para los ecologistas creó tribulaciones paralelas a las que la energía nuclear dio a los antiguos científicos del Proyecto Manhattan. En cada caso, la ciencia tuvo que reconciliarse con la política individual, las creencias religiosas y las visiones del mundo, un proceso difícil. Algunos ecologistas lograron mantener su ciencia separada de su defensa; otros sin arrepentimiento se convirtieron en ecologistas declarados.

Roosevelt y la protección ambiental en Estados Unidos

Theodore Roosevelt se interesó por la naturaleza desde muy joven. Llevó su pasión por la naturaleza a sus políticas. Roosevelt sintió que era necesario preservar los recursos de la nación y su medio ambiente. En 1902 creó el servicio de recuperación federal, que recuperó tierras para la agricultura. También creó la Oficina de Silvicultura. Esta organización, encabezada por Gifford Pinchot, se formó para administrar y mantener las tierras madereras de la nación. Roosevelt firmó la Ley para la Preservación de las Antigüedades Estadounidenses en 1906. Esta ley le permitía "declarar mediante proclamación pública monumentos históricos, estructuras históricas y prehistóricas y otros objetos de interés histórico y científico que estén situados en terrenos de propiedad o controlados por el Gobierno de los Estados Unidos para ser monumentos nacionales". En virtud de esta ley creó hasta 18 monumentos nacionales. Durante su presidencia, Roosevelt estableció 51 Reservas Federales de Aves, 4 Reservas Nacionales de Caza, 150 Bosques Nacionales y 5 Parques Nacionales. En general, protegió más de 200 millones de acres de tierra.

Política global y Ecología

La ecología se convirtió en una parte central de la política mundial ya en 1971, la UNESCO lanzó un programa de investigación llamado Hombre y Biosfera, con el objetivo de aumentar el conocimiento sobre la relación mutua entre los humanos y la naturaleza. Unos años más tarde se definió el concepto de Reserva de la Biosfera.

En 1972, las Naciones Unidas celebraron la primera Conferencia internacional sobre el Medio Humano en Estocolmo, preparada por René Dubos y otros expertos. Esta conferencia fue el origen de la frase "Piensa Globalmente, Actúa Localmente". Los siguientes grandes acontecimientos en ecología fueron el desarrollo del concepto de biosfera y la aparición de los términos "diversidad biológica" —o ahora más comúnmente biodiversidad— en la década de 1980. Estos términos fueron desarrollados durante la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro en 1992, donde el concepto de biosfera fue reconocido por las principales organizaciones internacionales y se reconocieron públicamente los riesgos asociados con la reducción de la biodiversidad.

Luego, en 1997, los peligros a los que se enfrentaba la biosfera fueron reconocidos en todo el mundo en la conferencia que condujo al Protocolo de Kioto. En particular, esta conferencia destacó los crecientes peligros del efecto invernadero, relacionado con la creciente concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera, lo que lleva a cambios globales en el clima. En Kioto, la mayoría de las naciones del mundo reconocieron la importancia de considerar la ecología desde un punto de vista global, a escala mundial, y de tener en cuenta el impacto de los seres humanos en el medio ambiente de la Tierra.

Contenido relacionado

Taiga

Taiga generalmente conocida en América del Norte como bosque boreal o bosque nevado, es un bioma caracterizado por bosques de coníferas que consisten...

Hollín

El hollín es una masa de partículas de carbono impuro que resulta de la combustión incompleta de los hidrocarburos. Se restringe más apropiadamente al...

Zona fótica

La zona fótica, zona eufótica, zona epipelágica o zona de luz solar es la capa superior de un cuerpo de agua que recibe luz solar, lo que permite que el...
Más resultados...