Historia de Italia

La historia de Italia abarca el período antiguo, la Edad Media y la era moderna. Desde la antigüedad clásica, los antiguos etruscos, varios pueblos itálicos (como los latinos, samnitas y umbros), celtas, colonos griegos y otros pueblos antiguos han habitado la península itálica. En la antigüedad, Italia fue la patria de los romanos y la metrópoli del Imperio Romano. Roma fue fundada como Reino en el 753 a. C. y se convirtió en república en el 509 a. C., cuando la monarquía fue derrocada a favor de un gobierno del Senado y el Pueblo. La República romana luego unificó Italia a expensas de los etruscos, celtas y colonos griegos de la península. Roma lideró la federación de los pueblos itálicos y más tarde, con el ascenso de Roma, dominó Europa occidental, el norte de África y el Cercano Oriente.

La República romana vio su caída tras el asesinato de Julio César. El Imperio Romano luego dominó Europa Occidental y el Mediterráneo durante muchos siglos, haciendo contribuciones inconmensurables al desarrollo de la filosofía, la ciencia y el arte occidentales. Después de la caída de Roma en el año 476 d. C., Italia quedó fragmentada en numerosas ciudades-estado y entidades políticas regionales y, a pesar de ver personalidades famosas de su territorio y otras estrechamente relacionadas (como Dante Alighieri, Leonardo da Vinci, Miguel Ángel, Niccolò Machiavelli, Galileo Galilei o incluso Napoleón Bonaparte), permaneció dividida políticamente en gran medida. Las repúblicas marítimas, en particular Venecia y Génova, alcanzaron una gran prosperidad a través del transporte marítimo, el comercio y la banca, actuando como Europa.Italia central permaneció bajo los Estados Pontificios, mientras que la parte sur permaneció en gran medida feudal debido a una sucesión de coronas bizantinas, árabes, normandas, españolas y borbónicas. El Renacimiento italiano se extendió al resto de Europa, trayendo un renovado interés por el humanismo, la ciencia, la exploración y el arte con el comienzo de la era moderna. Los exploradores italianos (incluidos Marco Polo, Cristóbal Colón y Amerigo Vespucci) descubrieron nuevas rutas hacia el Lejano Oriente y el Nuevo Mundo, lo que ayudó a marcar el comienzo de la Era de los Descubrimientos, aunque los estados italianos no tuvieron ocasiones para fundar imperios coloniales fuera de la cuenca del Mediterráneo..

A mediados del siglo XIX, la unificación italiana (dirigida por Giuseppe Garibaldi, respaldada por el Reino de Cerdeña) condujo al establecimiento de un estado-nación italiano. El nuevo Reino de Italia, establecido en 1861, se modernizó rápidamente y construyó un imperio colonial, controlando partes de África y países a lo largo del Mediterráneo. Sin embargo, el sur de Italia permaneció rural y pobre, originando la diáspora italiana.

It is a long established fact that a reader will be distracted by the readable content of a page when looking at its layout. The point of using Lorem Ipsum is that it has a more-or-less normal distribution of letters, as opposed to using 'Content here, content here', making it look like readable English.

You must log in to access this content
Iniciar con Google
Iniciar con Facebook
x