Historia de Bolivia

AjustarCompartirImprimirCitar

Después de la caída del Imperio Tiwanaku, el Lago Titicaca fue conquistado por el Imperio Inca. Antes de la conquista española, la provincia andina de Qullasuyu formaba parte del imperio inca, mientras que las tierras bajas del norte y el este estaban habitadas por tribus nómadas independientes. Los conquistadores españoles, llegados de Cuzco y Asunción, tomaron el control de la región en el siglo XVI. Durante la mayor parte del dominio colonial español, Bolivia era conocida como el Alto Perú.y administrado por la Real Audiencia de Charcas. Después del primer llamado a la independencia en 1809, siguieron 16 años de guerra antes del establecimiento de la República de Bolivia, llamada así por el Libertador Simón Bolívar, el 6 de agosto de 1825. Desde entonces, Bolivia ha sufrido períodos regulares de inestabilidad política y económica, incluida la pérdida de varias provincias a sus vecinos, como Acre, partes del Gran Chaco y su costa pacífica, convirtiéndolo en un país sin salida al mar.

Periodo precolombino

Las culturas de los pueblos indígenas de Bolivia se desarrollaron en los entornos de gran altitud del altiplano con bajos niveles de oxígeno, suelos pobres y patrones climáticos extremos. Las tierras bajas más adecuadas fueron escasamente inhibidas por sociedades de cazadores-recolectores, mientras que gran parte de la población precolombina se concentró en los valles del altiplano de Cochabamba y Chuquisaca.

La papa fue domesticada cerca del lago Titicaca entre el 8000 y el 5000 a. C., la quinua hace unos 3000 o 4000 años y la producción de cobre comenzó en el 2000 a. La llama, la alpaca y la vicuña fueron domesticadas y utilizadas para el transporte, la alimentación y la vestimenta.

El pueblo aymara llegó a la región hace unos 2000 años y finalmente se asentó en el oeste de Bolivia, el sur de Perú y el norte de Chile. Los aymaras actuales se asocian a la cultura avanzada de Tiwanaku, que a partir del año 600 se convirtió en una importante potencia regional. Según las primeras estimaciones, en su máxima extensión, la ciudad cubría aproximadamente 6,5 kilómetros cuadrados y tenía entre 15.000 y 30.000 habitantes. Sin embargo, recientemente se utilizaron imágenes satelitales para mapear la extensión de los "campos elevados inundados" (suka qullu) en los tres valles principales de Tiwanaku, llegando a estimaciones de capacidad de carga de población de entre 285.000 y 1.482.000 personas.

William H. Isbell afirma que "Tiahuanaco experimentó una transformación dramática entre los años 600 y 700 dC que estableció nuevos estándares monumentales para la arquitectura cívica y aumentó considerablemente la población residente". Tiwanaku ganó su poder a través del comercio que implementó entre todas las ciudades dentro de su imperio. Después de 950 se produjo un cambio dramático en el clima y hubo una caída significativa en las precipitaciones para la cuenca del Titicaca. Tiwanaku desapareció alrededor del año 1150 dC porque la producción de alimentos se derrumbó y ya no pudo sostener a la gran población. La tierra no fue habitada durante muchos años después de eso.

Entre 1438 y 1527, el imperio inca se embarcó en una expansión masiva, adquiriendo gran parte de lo que ahora es el oeste de Bolivia bajo su noveno emperador, Pachacuti Inca Yupanqui, cuyo reinado duró de 1438 a 1471. Pachacuti Yupanqui fue sucedido por su hijo, Topa Inca Yupanqui, cuyo El reinado también aumentó el territorio inca y duró de 1471 a 1493. Durante el siglo XV, los incas conquistaron la región del lago Titicaca y el oeste de Bolivia pasó a formar parte del territorio inca como provincia de Qullasuyu.

Periodo colonial español

Conquista por España

Francisco Pizarro, Diego de Almagro y Hernando de Luque lideraron el descubrimiento y conquista española del imperio Inca. Navegaron por primera vez hacia el sur en 1524 a lo largo de la costa del Pacífico desde Panamá para confirmar la existencia de una legendaria tierra de oro llamada "Biru" (luego cambiada a Perú). Debido a que el Imperio Inca en rápida expansión era internamente débil, la conquista fue notablemente fácil. Después de la muerte del emperador inca Huayna Capac en 1527, sus hijos Huascar y Atahualpa lucharon por la sucesión. Aunque Atahualpa derrotó a su hermano, aún no había consolidado su poder cuando llegaron los conquistadores. Atahualpa no intentó derrotar a Pizarro cuando llegó a la costa en 1532 porque el gobernante inca estaba convencido de que quienes comandaban las montañas también controlaban la costa.La negativa de Atahualpa a aceptar la presencia española permanente y convertirse al cristianismo condujo a la sangrienta Batalla de Cajamarca el 16 de noviembre de 1532. Pizarro mató a la guardia de honor de 12 hombres de Atahualpa y tomó cautivo al Inca en la llamada sala del rescate. Un año después, la capital inca del Cuzco cayó y fue refundada como un nuevo asentamiento español.

A pesar de la rápida victoria de Pizarro, las rebeliones incas pronto comenzaron y continuaron periódicamente a lo largo del período colonial. En 1537 Manco Inca, a quien los españoles habían establecido como emperador títere, se rebeló contra los nuevos gobernantes y restauró un estado "neo-inca". Este estado continuó desafiando la autoridad española incluso después de que los españoles reprimieran la revuelta y decapitaran a Túpac Amaru en la plaza pública de Cuzco en 1572. Las revueltas posteriores en las tierras altas de Bolivia generalmente fueron organizadas por los ancianos de la comunidad y permanecieron de naturaleza local, a excepción de la gran rebelión de Túpac Amaru II.

Durante las dos primeras décadas del dominio español, el asentamiento de las tierras altas de Bolivia, ahora conocido como Alto Perú (Alto Perú) o Real Audiencia de Charcas, se retrasó por una guerra civil entre las fuerzas de Pizarro y Diego de Almagro. Los dos conquistadores habían dividido el territorio inca, con el norte bajo el control de Pizarro y el sur bajo el de Almagro. La lucha estalló en 1537 cuando Almagro se apoderó de Cuzco después de reprimir la rebelión de Manco Inca. Pizarro derrotó y ejecutó a Almagro en 1538, pero él mismo fue asesinado tres años después por antiguos partidarios de Almagro. El hermano de Pizarro, Gonzalo, asumió el control del Alto Perú, pero pronto se vio envuelto en una rebelión contra la corona española.Solo con la ejecución de Gonzalo Pizarro en 1548 la corona española logró reafirmar su autoridad; más tarde ese mismo año, las autoridades coloniales establecieron la ciudad de La Paz, que pronto se convirtió en un importante centro comercial.

La conquista y el dominio colonial fueron experiencias traumáticas para los pueblos indígenas de Bolivia. Fácilmente susceptible a las enfermedades europeas, la población nativa disminuyó rápidamente. Sin embargo, la resistencia de los indígenas de las tierras bajas bolivianas logró retrasar la conquista y poblamiento de sus tierras. Los españoles establecieron Santa Cruz de la Sierra en 1561, pero el Gran Chaco (el nombre colonial de la árida región del Chaco) siguió siendo una frontera salvaje durante todo el dominio colonial. En el Chaco, los nativos americanos, en su mayoría chiriguanos, llevaron a cabo ataques implacables contra los asentamientos coloniales y se mantuvieron independientes del control español directo.

Administración española

Durante la mayor parte del período colonial español, este territorio estuvo bajo la autoridad del Virreinato del Perú. El gobierno local fue implementado por la Real Audiencia de Charcas, ubicada en Chuquisaca o La Plata (actual Sucre). Las minas de plata bolivianas produjeron gran parte de la riqueza del imperio español, y Potosí, sitio del famoso Cerro Rico ("Montaña rica"), fue durante un par de siglos la ciudad más grande del hemisferio occidental.

La riqueza del Alto Perú y su lejanía de Lima convencieron a las autoridades de crear una nueva audiencia en la ciudad de Chuquisaca (actual Sucre) en 1558. Chuquisaca se había vuelto particularmente importante como centro administrativo y de abastecimiento agrícola de Potosí. La jurisdicción de la audiencia, conocida como Charcas, cubría inicialmente un radio de 100 leguas (1.796 km²) alrededor de Chuquisaca, pero pronto incluyó Santa Cruz y territorio perteneciente al actual Paraguay y, hasta 1568, también todo el distrito de Cuzco. El presidente de la audiencia tenía autoridad judicial así como poderes administrativos y ejecutivos en la región, pero sólo en asuntos de rutina; las decisiones más importantes se tomaron en Lima.Esta situación generó una actitud competitiva y la reputación del Alto Perú de asertividad, condición reforzada por la importancia económica de la región.

La longevidad del imperio español en América del Sur puede explicarse en parte por la exitosa administración de las colonias. Al principio, España estaba principalmente interesada en controlar a los conquistadores de mentalidad independiente, pero su objetivo principal pronto se convirtió en mantener el flujo de ingresos a la corona y recaudar el tributo de bienes y mano de obra de la población nativa americana. Con este fin, España pronto creó una elaborada burocracia en el Nuevo Mundo, en la que varias instituciones servían como perros guardianes entre sí y los funcionarios locales tenían una autonomía considerable. España ejercía su control de las unidades administrativas más pequeñas de las colonias a través de funcionarios reales, como el corregidor, que representaba al rey en los gobiernos municipales elegidos por sus ciudadanos.A principios del siglo XVII, había cuatro corregidores en el Alto Perú.

A fines del siglo XVIII, España emprendió una reforma administrativa para aumentar los ingresos de la corona y eliminar una serie de abusos. Creó un sistema de intendencia, otorgando amplios poderes a funcionarios altamente calificados que eran directamente responsables ante el rey. En 1784, España estableció cuatro distritos de intendencia en el Alto Perú, cubriendo los actuales departamentos de La Paz, Cochabamba, Potosí y Chuquisaca.

El Alto Perú se unió al nuevo Virreinato del Río de la Plata con capital en Buenos Aires) desde su creación en 1776. El virrey fue asistido por la audiencia (consejo), que era simultáneamente el más alto tribunal de apelación en la jurisdicción y, en ausencia del virrey, también tenía poderes administrativos y ejecutivos.

Cristiandad

Junto a los conquistadores llegó el clero católico que inició la conversión de los pueblos originarios al cristianismo. En 1552 se estableció en La Plata el primer obispado del Alto Perú; en 1605 La Paz y Santa Cruz también se convirtieron en obispados. En 1623, los jesuitas establecieron la Real y Pontificia Universidad Superior de San Francisco Xavier de Chuquisaca, la primera universidad del Alto Perú.

La religión inca oficial desapareció rápidamente y los nativos americanos continuaron con su culto local bajo la protección de los gobernantes nativos americanos locales. A medida que crecía la influencia del cristianismo, se desarrolló un nuevo catolicismo popular que incorporó símbolos de la religión indígena. Mientras que las primeras rebeliones de los nativos americanos fueron anticristianas, las revueltas de finales del siglo XVI se basaron en el simbolismo cristiano mesiánico que era católico romano y antiespañol. La iglesia era tolerante con las religiones nativas americanas locales. En 1582 el obispo de La Plata permitió la construcción de un santuario para la Virgen morena de Copacabana a orillas del lago Titicaca.

Rebeliones de los pueblos originarios

Si bien muchos nativos americanos se adaptaron a las costumbres españolas rompiendo con sus tradiciones e intentando activamente ingresar a la economía de mercado, también utilizaron los tribunales para proteger sus intereses, especialmente contra las evaluaciones de tributos. Otros se aferraron a sus costumbres tanto como les fue posible y algunos se rebelaron contra los gobernantes blancos. Durante el gobierno colonial se produjeron rebeliones locales, en su mayoría descoordinadas. Más de 100 revueltas ocurrieron en el siglo XVIII en Bolivia y Perú.

El resentimiento de los nativos americanos hacia el gobierno colonial aumentó en el siglo XVIII cuando España exigió mayores pagos de tributos y mayores obligaciones de mita en un intento por mejorar la producción minera. Provocó la gran rebelión de Túpac Amaru II. Nacido como José Gabriel Condorcanqui, este educado nativo americano de habla hispana tomó el nombre de su antepasado, Túpac Amaru. Aunque Túpac Amaru II insistió en que su movimiento era reformista y no buscaba derrocar el dominio español, sus demandas incluían una región autónoma. El levantamiento se convirtió rápidamente en una revuelta a gran escala. Aproximadamente 60.000 nativos americanos en los Andes peruanos y bolivianos se unieron a la causa.Después de anotar algunas victorias iniciales, incluida la derrota de un ejército español de 1200 hombres, Túpac Amaru II fue capturado y ejecutado en mayo de 1781; no obstante, la revuelta continuó, principalmente en el Alto Perú. Allí, un partidario de Túpac Amaru II, el jefe nativo americano Tomás Catari, había liderado un levantamiento en Potosí durante los primeros meses de 1780. Catari fue asesinado por los españoles un mes antes que Túpac Amaru II. Otra revuelta importante fue encabezada por Julián Apaza, un sacristán que tomó los nombres de los dos mártires rebeldes llamándose a sí mismo Túpac Catari (también deletreado Katari). Sitió La Paz durante más de 100 días en 1781. Durante el asedio murieron 20.000 personas. En 1782, una mujer aymara, Bartolina Sisa, fue ejecutada por provocar otra revuelta.España no logró sofocar todas las revueltas hasta 1783 y luego procedió a ejecutar a miles de nativos americanos.

Lucha por la independencia

A fines del siglo XVIII, se desarrolló un creciente descontento con el dominio español entre los criollos que comenzaron a asumir roles activos en la economía, especialmente en la minería y la producción agrícola, y por lo tanto resentían las barreras comerciales establecidas por las políticas mercantilistas de la corona española. Además, los criollos estaban indignados porque España reservaba todos los puestos administrativos más altos para los peninsulares (personas nacidas en España).

La Ilustración, con su énfasis en la razón, el cuestionamiento de la autoridad y la tradición, y las tendencias individualistas, también contribuyeron al descontento criollo. La Inquisición no había mantenido fuera de Hispanoamérica los escritos de Nicolás Maquiavelo, Benjamín Franklin, Thomas Paine, Jean-Jacques Rousseau, John Locke y otros; sus ideas fueron discutidas a menudo por los criollos, especialmente los educados en la universidad de Chuquisaca. Aunque el Alto Perú era fundamentalmente leal a España, las ideas de la Ilustración y la independencia de España continuaron siendo discutidas por grupos dispersos de radicales.

A medida que la autoridad real española se debilitaba durante las guerras napoleónicas, crecía el sentimiento contra el dominio colonial. La independencia se proclamó en 1809, pero siguieron 16 años de lucha antes del establecimiento de una república que lleva el nombre de Simón Bolívar.

La invasión de la Península Ibérica en 1807-08 por las fuerzas de Napoleón resultó fundamental para la lucha por la independencia en América del Sur. El derrocamiento de la dinastía de los Borbones y la colocación de José Bonaparte en el trono español pusieron a prueba la lealtad de las élites locales en el Alto Perú, quienes de repente se enfrentaron a varias autoridades en conflicto. La mayoría permaneció leal a los Borbones españoles. Adoptando una actitud de esperar y ver, apoyaron a la Junta Suprema Central en España, un gobierno que pretendía gobernar en nombre del abdicado Fernando VII. Algunos liberales dieron la bienvenida con entusiasmo a las posibles reformas al gobierno colonial prometidas por Joseph Bonaparte.Algunos funcionarios apoyaron las pretensiones de una especie de regencia de los reinos españoles por parte de la hermana de Fernando, Carlota, que en ese momento gobernaba desde Brasil con su marido, el príncipe regente Juan de Portugal. Finalmente, un pequeño número de criollos radicales querían la independencia del Alto Perú.

Este conflicto de autoridad dio lugar a una lucha por el poder local en el Alto Perú entre 1808 y 1810, que constituyó la primera fase de los esfuerzos por lograr la independencia. En 1808, el presidente de la Audiencia, Ramón García León de Pizarro, se inclinó por la filiación de Carlota. Pero los oidores de la Audiencia favorecieron a la Suprema Junta Central. El 25 de mayo de 1809, los oidores destituyeron al presidente García León y establecieron una junta para gobernar en nombre de Fernando VII. El 16 de julio de 1809, Pedro Domingo Murillo encabezó otra revuelta de criollos y mestizos en La Paz y proclamó una junta independiente del Alto Perú, que gobernaría en nombre de Fernando VII.Para noviembre de 1809, Cochabamba, Oruro y Potosí se habían unido a la junta de La Paz. Ambas revueltas fueron sofocadas por fuerzas enviadas a La Paz por los virreyes del Perú y del Río de La Plata.

Durante los siguientes siete años, el Alto Perú se convirtió en el campo de batalla de las fuerzas de las Provincias Unidas del Río de la Plata y las tropas realistas del Perú. Aunque los realistas rechazaron tres invasiones argentinas, las guerrillas controlaron partes del campo, donde formaron seis importantes republiquetas, o zonas de insurrección. En estas zonas, el patriotismo local eventualmente se convertiría en una lucha plena por la independencia. Para 1817, el Alto Perú estaba relativamente tranquilo y bajo el control del Virreinato del Perú.

Después de 1820, los criollos conservadores apoyaron al general Pedro Antonio de Olañeta, nativo de Charcas, quien se negó a aceptar la restauración de la Constitución española liberal de 1812. Olañeta, convencido de que estas medidas amenazaban la autoridad real, se negó a unirse a las fuerzas realistas liberales o a la ejércitos rebeldes al mando de Bolívar y Antonio José de Sucre. Olañeta no renunció a su mando incluso después de que los realistas peruanos lo incluyeron a él y a sus fuerzas en su acuerdo de capitulación luego de su derrota en la Batalla de Ayacucho en 1824. Olañeta fue asesinado por sus propios hombres el 1 de abril de 1825.Un congreso constitucional declaró a Bolivia una república independiente el 6 de agosto y nombró a la nueva república en honor a Bolívar, porque quería obtener su apoyo para la independencia de Bolivia de Perú.

Siglo 19

Durante la presidencia del Mariscal Andrés de Santa Cruz, Bolivia vivió el período más exitoso de su historia con un gran avance social y económico. Santa Cruz se involucró en los problemas políticos internos peruanos y logró unificar Perú y Bolivia en una confederación, la Confederación Perú-Boliviana. Como Santa Cruz declaró abiertamente que el Imperio Inca era un predecesor de su estado, este movimiento se percibió como una amenaza para el equilibrio de poder regional y una amenaza para los países en el antiguo territorio inca. Estalló la Guerra de la Confederación y durante este período se libraron diferentes guerras contra casi todos sus vecinos con muchas victorias sonoras contra sus enemigos. Podría decirse que el punto de inflexión se dio en los campos de Paucarpata, donde la Confederación Perú-Bolivia, encabezada por Santa Cruz,Tratado de Paucarpata, que incluía su rendición incondicional; posteriormente este tratado fue descartado por el parlamento chileno. Los rebeldes peruanos y el ejército chileno emprenden una nueva guerra contra Santa Cruz, derrotando a la Confederación en la Batalla de Yungay. Este fue el punto de inflexión en la historia de Bolivia; después de este momento, los golpes y las constituciones efímeras dominaron la política boliviana durante casi 40 años.

La debilidad militar de Bolivia se demostró durante la Guerra del Pacífico (1879-1883), cuando perdió su costa del Pacífico y los campos ricos en nitrato adyacentes a Chile. Un aumento en el precio mundial de la plata trajo a Bolivia cierta prosperidad y estabilidad política a fines del siglo XIX.

Durante la primera parte del siglo XX, el estaño reemplazó a la plata como la fuente de riqueza más importante del país. Una sucesión de gobiernos liberales aplicó políticas de laissez-faire durante el primer tercio del siglo.

Siglo 20

Principios del siglo 20

Las condiciones de vida de los pueblos indígenas, que constituían la mayor parte de la población, seguían siendo deplorables. Obligados a trabajar en condiciones primitivas en las minas y en un estado casi feudal en grandes propiedades, se les negó el acceso a la educación, la oportunidad económica o la participación política. La derrota de Bolivia ante Paraguay en la Guerra del Chaco (1932-1935) marcó un punto de inflexión. La gran pérdida de vidas y territorios desacreditó a las clases dominantes tradicionales, mientras que el servicio en el ejército produjo movimientos de conciencia política entre los indígenas. En 1936 se nacionalizó la Standard Oil y se creó la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).Desde el final de la Guerra del Chaco hasta la revolución de 1952, el surgimiento de ideologías enfrentadas y las demandas de nuevos grupos convulsionaron la política boliviana.

Revolución Nacional Boliviana

Junto a la Revolución Mexicana, la Revolución Nacional Boliviana es uno de los eventos sociopolíticos más significativos ocurridos en América Latina durante el siglo XX. El Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) surgió de las cenizas de la Guerra del Chaco en 1941 como una coalición política de clase media que se alejaba del marxismo por el nacionalismo. El MNR participó en el régimen cívico-militar de Gualberto Villarroel (1943-1946), pero fue depuesto en 1946 por la oligarquía minera y el Partido Izquierda Revolucionario (PIR). El partido inició una breve pero sangrienta guerra civil en octubre de 1949, pero fue derrotado. El MNR salió victorioso en las elecciones de 1951, pero los resultados fueron calificados de fraudulentos por la oposición y se le negó el derecho a la presidencia.

El 9 de abril de 1952, el MNR lideró una revuelta exitosa y puso en marcha la Revolución Nacional Boliviana. Bajo la presidencia de Víctor Paz Estenssoro, el MNR introdujo el sufragio universal adulto, nacionalizó las minas de estaño más grandes del país, llevó a cabo una reforma agraria radical y promovió la educación rural.

Lo especialmente significativo de la Revolución es que, por primera vez en la historia republicana, el Estado intentó incorporar a la vida nacional a los campesinos aymaras y quechuas que en conjunto constituían no menos del 65 por ciento de la población total. Aunque las políticas seguidas por el MNR fueron en gran medida corporativistas y asimilacionistas, marcó un punto de inflexión significativo en la controvertida historia de las relaciones indígenas-estado de Bolivia. Luego de la revolución de 1952, el estado boliviano buscó fortalecer su papel en las áreas rurales, implementando una extensa campaña de salud pública que incluyó específicamente a los indígenas bolivianos.

Reglas militares

Doce años tumultuosos más de reforma nacional dejaron dividido al MNR, y en 1964, una junta militar encabezada por el vicepresidente René Barrientos derrocó al presidente Paz Estenssoro al comienzo de su tercer mandato, un evento que muchos afirman puso fin a la Revolución Nacional. y marcó el comienzo de casi 20 años de gobierno militar en Bolivia.Muchos académicos han recurrido a la CIA para explicar el golpe de noviembre de 1964, pero un número cada vez mayor de documentos estadounidenses desclasificados refutan la afirmación. Hacia el final del segundo mandato de Paz, Barrientos —un general popular de habla quechua— había logrado cooptar los sindicatos campesinos formados a raíz de la reforma agraria de 1953, estableciendo el Pacto Militar-Campesino (PMC). A lo largo de la década de 1960 los sindicatos campesinos se nivelaron frente a la conflictividad laboral en las minas.

La muerte de Barrientos en 1969 provocó una sucesión de gobiernos débiles.Los militares lideraron un golpe de estado, solo para ver un contragolpe liderado por el izquierdista Juan José Torres. Su gobierno fue rápidamente sometido a presiones externas. El embajador estadounidense Ernest Siracusa (quien participó en el golpe de Estado contra Jacobo Arbenz en Guatemala en 1954, luego fue expulsado de Perú en 1968 acusado de ser hombre de la CIA) le ordenó cambiar de política, amenazándolo con bloqueo financiero. El Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo se niegan a otorgarle los préstamos necesarios para realizar trabajos de desarrollo industrial. Pero su gobierno no es estable, porque lo apoya sólo una minoría del ejército y la clase media del país. Las clases adineradas, parte del ejército, la derecha del MNR y el partido falangista conspiran contra él. Después de menos de un año en el poder, Torres fue derrocado en un sangriento golpe de Estado estado dirigido por el coronel Hugo Banzer, apoyado por el régimen militar brasileño y los Estados Unidos. A pesar de la resistencia masiva, tanto civil como militar, las fuerzas conservadoras habían aprendido las lecciones del fallido levantamiento de octubre de 1970 y aplicaron la brutalidad sin escrúpulos.Banzer gobernó con el apoyo del MNR de 1971 a 1974. Luego, impaciente por los cismas en la coalición, reemplazó a los civiles con miembros de las fuerzas armadas y suspendió las actividades políticas. La economía creció de manera impresionante durante la presidencia de Banzer, pero las demandas de mayor libertad política socavaron su apoyo. Su convocatoria a elecciones en 1978 volvió a sumergir a Bolivia en la agitación. En el sótano del Ministerio del Interior o "las cámaras del terror" fueron detenidos y torturados alrededor de 2.000 presos políticos durante el gobierno militar de 1971-1974.

Las elecciones de 1978, 1979 y 1980 no fueron concluyentes y estuvieron marcadas por el fraude. Hubo golpes, contragolpes y gobiernos provisionales. En 1980, el general Luis García Meza llevó a cabo un golpe de estado despiadado y violento. Su gobierno fue notorio por los abusos a los derechos humanos, el narcotráfico y la mala gestión económica. Esto llevó a una ruptura en las relaciones con los EE. UU., que bajo las administraciones de Carter y Ronald Reagan se negaron a reconocer al gobierno de García debido a sus vínculos con las drogas. [1] Más tarde condenado en ausencia por delitos, incluido el asesinato, García Meza fue extraditado de Brasil y comenzó a cumplir una condena de 30 años en 1995.

Transición a la democracia

Después de que una rebelión militar derrocara a García Meza en 1981, otros tres gobiernos militares en 14 meses lucharon con los crecientes problemas de Bolivia. Los disturbios obligaron a los militares a convocar el Congreso elegido en 1980 y le permitieron elegir un nuevo jefe ejecutivo.

1982 al presente

En octubre de 1982, 22 años después del final de su primer mandato (1956-1960), Hernán Siles Zuazo asumió nuevamente la presidencia. La severa tensión social, exacerbada por la mala gestión económica y la debilidad del liderazgo, lo obligó a convocar elecciones anticipadas y renunciar al poder un año antes de finalizar su mandato constitucional.

En las elecciones de 1985, el Partido Nacionalista Acción Democrática (ADN) del Gral. Banzer ganó por mayoría del voto popular, seguido por el MNR del expresidente Paz Estenssoro y el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) del exvicepresidente Jaime Paz Zamora. En la segunda vuelta del Congreso, el MIR se puso del lado del MNR y Paz Estenssoro fue elegido para un cuarto mandato como presidente. Cuando asumió el cargo en 1985, enfrentó una asombrosa crisis económica. La producción económica y las exportaciones habían estado disminuyendo durante varios años.

La hiperinflación había alcanzado una tasa anual de 24.000%. El malestar social, las huelgas crónicas y el tráfico de drogas sin control eran generalizados. En 4 años, la administración de Paz Estenssoro logró la estabilidad económica y social. Los militares se mantuvieron al margen de la política y todos los principales partidos políticos se comprometieron pública e institucionalmente con la democracia. Las violaciones de los derechos humanos, que afectaron gravemente a algunos gobiernos a principios de la década, ya no eran un problema. Sin embargo, sus notables logros no se obtuvieron sin sacrificio. El colapso de los precios del estaño en octubre de 1985, justo cuando el gobierno estaba tomando medidas para reafirmar su control de la empresa minera estatal mal administrada, obligó al gobierno a despedir a más de 20.000 mineros.

Aunque la lista del MNR encabezada por Gonzalo Sánchez de Lozada terminó primera en las elecciones de 1989, ningún candidato obtuvo la mayoría de los votos populares y, de acuerdo con la constitución, una votación del Congreso determinó quién sería presidente. Ganó la coalición Acuerdo Patriótico (AP) entre el ADN del Gral. Banzer y el MIR de Jaime Paz Zamora, segundo y tercer lugar, respectivamente. Paz Zamora asumió la presidencia y el MIR tomó la mitad de los ministerios. El ADN de centroderecha de Banzer tomó el control del Consejo Político Nacional (CONAP) y los demás ministerios.

Paz Zamora fue un presidente moderado de centro izquierda cuyo pragmatismo político en el cargo superó sus orígenes marxistas. Habiendo visto la hiperinflación destructiva de la administración de Siles Zuazo, continuó las reformas económicas neoliberales iniciadas por Paz Estenssoro. Paz Zamora tomó una línea bastante dura contra el terrorismo interno, ordenando personalmente el ataque de diciembre de 1990 contra terroristas del Comité Néstor Paz Zamora.

El régimen de Paz Zamora fue menos contundente contra el narcotráfico.El gobierno disolvió una serie de redes de tráfico, pero emitió un decreto de rendición en 1991 que otorgaba sentencias indulgentes a los mayores capos del narcotráfico. Además, su administración se mostró extremadamente renuente a emprender la erradicación de la coca. No estuvo de acuerdo con un tratado de extradición actualizado con los EE. UU., aunque dos traficantes han sido extraditados a los EE. UU. desde 1992. A principios de 1994, el Congreso boliviano investigó los vínculos personales de Paz Zamora con el importante traficante acusado Isaac Chavarria, quien posteriormente murió en prisión. mientras esperaba el juicio. El subjefe del MIR, Oscar Eid, fue encarcelado por vínculos similares en 1994; fue declarado culpable y sentenciado a 4 años de prisión en noviembre de 1996. Técnicamente aún bajo investigación, Paz Zamora se convirtió en un candidato presidencial activo en 1996.

Las elecciones de 1993 continuaron la tradición de elecciones abiertas y honestas y transiciones de poder pacíficas y democráticas. El MNR derrotó a la coalición ADN/MIR por un margen de 33% a 20%, y Sánchez de Lozada del MNR fue seleccionado como presidente por una coalición MNR/MBL/UCS en el Congreso.

Sánchez de Lozada siguió una agresiva agenda de reformas económicas y sociales. El cambio más dramático emprendido por el gobierno de Sánchez de Lozada fue el programa de capitalización, bajo el cual los inversionistas adquirieron el 50% de la propiedad y el control administrativo de las empresas públicas, como la corporación petrolera Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), el sistema de telecomunicaciones, los servicios públicos de electricidad, y otros. Ciertos segmentos de la sociedad se opusieron fuertemente a las reformas y la reestructuración económica, lo que instigó frecuentes disturbios sociales, particularmente en La Paz y la región cocalera del Chapare, desde 1994 hasta 1996.

En las elecciones de 1997, el general Hugo Banzer, líder del ADN, obtuvo el 22% de los votos, mientras que el candidato del MNR obtuvo el 18%. El General Banzer formó una coalición de los partidos ADN, MIR, UCS y CONDEPA que tienen la mayoría de los escaños en el Congreso boliviano. El Congreso lo eligió como presidente y asumió el cargo el 6 de agosto de 1997.

2000 Protestas de Cochabamba

Entre enero y abril de 2000, tuvo lugar en Cochabamba una serie de protestas contra la privatización contra la privatización del suministro de agua municipal que estaba siendo impulsada por recomendación del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. El gobierno boliviano declaró la ley marcial, mató a varias personas, arrestó a los líderes de las protestas y cerró las estaciones de radio. Después de continuos disturbios y presión cívica, el gobierno finalmente revocó la privatización el 10 de abril de 2000.

En 2001, Bechtel presentó una demanda contra el gobierno boliviano citando daños por más de $25 millones. Bechtel argumenta que su contrato era solo para administrar el sistema de agua, que padecía una terrible corrupción interna y un servicio deficiente, y que el gobierno local elevó los precios del agua. La continua batalla legal atrajo la atención de grupos antiglobalización y anticapitalistas. Este tema se explora en el documental de 2003 The Corporation y en el sitio web de Bechtel. En enero de 2006, Bechtel y los demás socios internacionales resolvieron la demanda contra el gobierno boliviano por $ 0,30 (treinta centavos) luego de intensas protestas y un fallo sobre jurisdicción favorable a Bechtel por parte del Centro Internacional para la Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones.

Elecciones presidenciales de 2002

El presidente Hugo Banzer renunció en agosto de 2001 debido a que le diagnosticaron cáncer de pulmón. Le sucedió su vicepresidente, Jorge Quiroga. En las elecciones presidenciales de 2002, Sánchez de Lozada volvió a postularse y venció por un estrecho margen a Manfred Reyes Villa de NFR y al líder cocalero e indígena Evo Morales del partido Movimiento al Socialismo (MAS).

Varios días antes de que los bolivianos acudieran a las urnas, el embajador de Estados Unidos, Manuel Rocha, advirtió al electorado boliviano que, si votaban por Morales, Estados Unidos cortaría la ayuda exterior y cerraría sus mercados al país. No obstante, Morales recibió casi el 21% de los votos, lo que lo coloca solo un par de puntos por detrás de Sánchez de Lozada.

Octubre negro

En los últimos años, un conflicto cada vez más divisivo ha sido la Guerra del Gas de Bolivia; una disputa por la explotación de las grandes reservas de gas natural de Bolivia en el sur del país.

Las primeras huelgas y bloqueos estallaron en septiembre de 2003, con varios muertos y decenas de heridos en enfrentamientos con las fuerzas armadas. El presidente Gonzalo Sánchez de Lozada renunció bajo la presión de los manifestantes, entregando formalmente la presidencia a su vicepresidente, Carlos Mesa, para preservar el orden constitucional. Lozada huyó del país a los Estados Unidos. Mesa fue inaugurada y prometió atender las demandas de la mayoría que protesta. Ante las crecientes protestas, dimitió el 7 de marzo de 2005, alegando que no podía seguir gobernando el país. Con promesas de apoyo, retiró su renuncia.

En mayo-junio de 2005, Mesa presentó nuevamente su renuncia y en una sesión del Parlamento convocada apresuradamente en Sucre, el señor Eduardo Rodríguez Veltzé -Presidente de la Corte Suprema- asumió la presidencia en la noche del 9 de junio de 2005. Se lograron acuerdos políticos para modificar la Constitución y permitir la renovación total del Parlamento, simultáneamente con una Elección Presidencial, el 4 de diciembre de 2005.

Las elecciones de 2005 y el gobierno de Evo Morales

El deterioro del sistema político contribuyó al surgimiento de una confederación laxa de movimientos sociales indígenas, el MAS y otros partidos, con el líder del MAS, Evo Morales, excocalero, como líder. En las elecciones de diciembre de 2005 Evo Morales y el MAS obtuvieron una cómoda victoria alcanzando el 54% de los votos del electorado, convirtiéndose en el primer presidente indígena boliviano de la historia.

El 1 de mayo de 2006, Evo Morales cumplió sus promesas de nacionalizar la mayor parte de los yacimientos de gas natural de Bolivia, que muchos indígenas bolivianos habían exigido durante años. Se enviaron tropas para ocupar los campos de gas y recuperar el control de las empresas extranjeras ese mismo día. Muchos eran operados por Petrobras, la compañía energética más grande de Brasil, y se esperaba que este desarrollo político tensara las relaciones entre Morales y el presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva. El 29 de octubre de 2006, el gobierno de Morales firmó acuerdos con ocho empresas de gas extranjeras, incluida Petrobras, para otorgar a la empresa nacional de gas boliviana una participación mayoritaria en los campos de gas, completando la nacionalización.

A fines de agosto de 2007, el MAS purgó al Tribunal Constitucional de los magistrados que votaron a principios de año en contra de la decisión de Morales de llenar las vacantes de la Corte Suprema mientras el Congreso estaba en receso. La purga desmanteló la vía de arbitraje entre poderes del Estado.

El 4 de mayo de 2008 se realizaron referéndums autonómicos en cuatro departamentos del oriente, en los que se declararon autónomos del gobierno central. Los cuatro referéndums pasaron. Evo Morales consideró ilegal este referéndum en parte debido a la baja participación.

En febrero de 2009, Evo Morales promulgó una nueva constitución. Esto dio a los bolivianos de ascendencia indígena más derechos económicos y políticos.

Entre 2006 y 2014, el PIB per cápita se duplicó y la tasa de pobreza extrema se redujo del 38 al 18%. Además, el coeficiente de Gini (una medida de dispersión estadística destinada a representar la distribución de ingresos o riqueza de los residentes de una nación) disminuyó de 0,60 a 0,47.

Evo Morales fue reelegido en 2009. Su segundo mandato fue testigo de la continuación de las políticas de izquierda y la incorporación de Bolivia al Banco del Sur y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños; fue reelegido nuevamente en las elecciones generales de 2014.

Tras las disputadas elecciones generales de 2019 y los disturbios posteriores, en hechos caracterizados como un golpe de estado por parte de los partidarios de Morales, el presidente renunció y declaró que lo hizo para "proteger a las familias de los miembros del Movimiento al Socialismo". Luego voló a México, donde se le había otorgado asilo político.

Las elecciones de 2020 y el gobierno de Luis Arce

Después de la crisis política boliviana de 2019 que vio la renuncia del presidente Evo Morales, la presidenta interina Jeanine Áñez convocó nuevas elecciones presidenciales.

Las elecciones se llevaron a cabo el 18 de octubre de 2020 y las ganó Luis Arce, respaldado por Evo Morales, candidato del Movimiento al Socialismo que anteriormente se desempeñó como Ministro de Economía y Finanzas Públicas en la administración de Morales.

El 12 de marzo de 2021, el gobierno ordenó el arresto de Jeanine Áñez, la expresidenta interina, y cinco miembros de su gobierno por terrorismo, sedición y conspiración. Según los fiscales, ella y los ministros participaron en un golpe de Estado contra Evo Morales en 2019.

Contenido relacionado

Castillo de Peckforton

Enoch Powell

Ley de liquidación de 1701

Más resultados...