Escuadrón de la muerte

Compartir Imprimir Citar


Asesinatos del escuadrón de la muerte de trabajadores alemanes civiles soviéticos, 1941

Un escuadrón de la muerte es un grupo armado cuya principal actividad es llevar a cabo ejecuciones extrajudiciales o desapariciones forzadas como parte de la represión política, el genocidio, la limpieza étnica o el terror revolucionario. Excepto en casos raros en los que están formados por una insurgencia, los gobiernos nacionales o extranjeros participan activamente, apoyan o ignoran las actividades de los escuadrones de la muerte. Los escuadrones de la muerte se distinguen del asesinato por su organización permanente y el mayor número de víctimas (típicamente miles o más) que pueden no ser individuos prominentes. Junto con los asesinatos, se pueden llevar a cabo otros actos de violencia, como violaciones, torturas, incendios provocados o atentados con bombas. Pueden comprender una fuerza de policía secreta, grupos de milicias paramilitares, soldados del gobierno, policías o combinaciones de los mismos. También pueden estar organizados como justicieros, cazarrecompensas, mercenarios o asesinos a sueldo. Cuando los escuadrones de la muerte no están controlados por el Estado, pueden consistir en fuerzas insurgentes o del crimen organizado, como las que utilizan los cárteles.

Historia

Aunque el término "escuadrón de la muerte" no alcanzó notoriedad hasta que las actividades de dichos grupos se hicieron ampliamente conocidas en América Central y del Sur durante las décadas de 1970 y 1980, los escuadrones de la muerte se han empleado bajo diferentes formas a lo largo de la historia. El término fue utilizado por primera vez por la Guardia de Hierro fascista en Rumania. Instaló oficialmente escuadrones de la muerte de la Guardia de Hierro en 1936 para matar a los enemigos políticos. También fue utilizado durante la Batalla de Argel por Paul Aussaresses.

Uso de la Guerra Fría

En América Latina, los escuadrones de la muerte aparecieron por primera vez en Brasil, donde surgió un grupo llamado Esquadrão da Morte (literalmente "Escuadrón de la muerte") en la década de 1960; posteriormente se extendieron a Argentina y Chile en la década de 1970, y luego se utilizaron en América Central durante la década de 1980. Argentina usó las ejecuciones extrajudiciales como una forma de aplastar a la oposición liberal y comunista a la junta militar durante la "Guerra Sucia" de la década de 1970. Por ejemplo, Alianza Anticomunista Argentina fue un escuadrón de la muerte de extrema derecha principalmente activo durante la 'Guerra Sucia'. El régimen militar chileno de 1973 a 1990 también cometió este tipo de asesinatos. Consulte la Operación Cóndor para ver ejemplos.

Durante la Guerra Civil salvadoreña, los escuadrones de la muerte alcanzaron notoriedad el 24 de marzo de 1980, cuando un francotirador asesinó al arzobispo Óscar Romero mientras oficiaba misa dentro de la capilla de un convento. En diciembre de 1980, tres monjas estadounidenses, Ita Ford, Dorothy Kazel y Maura Clarke, y un trabajador laico, Jean Donovan, fueron violadas en grupo y asesinadas por una unidad militar que más tarde se descubrió que actuaba bajo órdenes específicas. Los escuadrones de la muerte fueron fundamentales para matar a cientos de comunistas reales y presuntos. Los sacerdotes que difundían la teología de la liberación, como el padre Rutilio Grande, a menudo también fueron atacados. Se descubrió que los asesinos eran soldados de las fuerzas armadas salvadoreñas, que recibían fondos y asesores militares estadounidenses durante la administración Carter. Estos eventos provocaron indignación en los EE. UU. y llevaron a un corte temporal de la ayuda militar al final de su presidencia. La actividad del Escuadrón de la Muerte también se prolongó hasta bien entrados los años de Reagan (1981-1989).

Honduras también tuvo escuadrones de la muerte activos durante la década de 1980, el más notorio de los cuales fue la unidad del ejército Batallón 316. Cientos de personas, maestros, políticos y líderes sindicales fueron asesinados por fuerzas respaldadas por el gobierno. El batallón 316 recibió un entrenamiento sustancial de la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos.

En el sudeste asiático, ambos bandos llevaron a cabo ejecuciones extrajudiciales durante la guerra de Vietnam.

Después de ser sorprendido arrojando los cuerpos de sus víctimas durante la Ofensiva Tet en Saigón, Nguyễn Văn Lém, el comandante de una unidad del Viet Cong encargada de asesinar a los policías de Vietnam del Sur y sus familias, fue ejecutado extrajudicialmente ante la cámara por el general de policía Nguyễn. Préstamo de Ngọc el 1 de febrero de 1968.

Uso reciente

A partir de 2010, los escuadrones de la muerte continúan activos en varios lugares, incluidos Chechenia, Afganistán, la República Democrática del Congo, la República Centroafricana, Nigeria, Colombia, Irak, Yemen, Egipto, Arabia Saudita, Sudán, Sudán del Sur, Siria, Somalia, Kenia, Tanzania, India, Pakistán, Bangladesh, Myanmar y Filipinas, entre otros.

Por continente

África

Egipto

La Guardia de Hierro de Egipto era un movimiento político a favor del palacio o una organización secreta del palacio del Reino de Egipto que asesinó a los enemigos de Farouk de Egipto o una unidad secreta con licencia para matar, que se creía recibir órdenes de Farouk. Estuvo involucrado en varios incidentes mortales.

Costa de Marfil

Se informa que los escuadrones de la muerte están activos en este país.

Esta situación ha sido condenada por EE. UU., pero parece difícil de detener. Además, no hay pruebas de quién está detrás de los asesinatos.

En una entrevista con la revista panafricana "Jeune Afrique", Laurent Gbagbo acusó a uno de los líderes de la oposición, Alassane Ouattara (ADO), de ser el principal organizador del frenesí mediático en torno a su esposa&# 39;s participación en los escuadrones de la muerte. También demandó y ganó con éxito, en los tribunales franceses, casos contra los periódicos franceses que hicieron las acusaciones.

Kenia

En diciembre de 2014, agentes de la Unidad de Policía Antiterrorista de Kenia confesaron a Al-Jazeera que eran responsables de casi 500 ejecuciones extrajudiciales. Según los informes, los asesinatos totalizaron varios cientos de homicidios cada año. Incluyeron el asesinato de Abubaker Shariff Ahmed 'Makaburi', un asociado de Al-Shabaab de Kenia, que estaba entre los 21 extremistas islámicos presuntamente asesinados por la policía de Kenia desde 2012. Según los agentes, recurrieron a la asesinato después de que la policía de Kenia no pudiera enjuiciar con éxito a los sospechosos de terrorismo. Al hacerlo, los oficiales indicaron que estaban actuando bajo las órdenes directas del Consejo de Seguridad Nacional de Kenia, que estaba compuesto por el presidente de Kenia, el vicepresidente, el jefe de las Fuerzas de Defensa, el inspector general de policía, el Servicio de Inteligencia de Seguridad Nacional. Director, Secretario de Gabinete del Interior y Secretario Principal del Interior. El presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, y los miembros del Consejo de Seguridad Nacional de Kenia negaron operar un programa de asesinatos extrajudiciales. Además, los oficiales sugirieron que las agencias de seguridad occidentales proporcionaron inteligencia para el programa, incluido el paradero y las actividades de los objetivos del gobierno, alegando que el gobierno británico proporcionó más logística en forma de equipo y capacitación. Un oficial de Kenia dentro de la Unidad de Servicios Generales del consejo también indicó que los instructores israelíes les enseñaron a matar. El director de la Asociación Internacional de Abogados, Mark Ellis, advirtió que cualquier participación de este tipo por parte de naciones extranjeras constituiría una violación del derecho internacional. El Reino Unido e Israel negaron su participación en los escuadrones de la muerte informados por el Consejo de Seguridad Nacional de Kenia, y el Ministerio de Relaciones Exteriores del Reino Unido indicó que se había acercado a las autoridades de Kenia por los cargos.

Sudáfrica

A partir de la década de 1960, el Congreso Nacional Africano (ANC) y su aliado, el Partido Comunista de Sudáfrica (SACP) y el Congreso Panafricanista (PAC), iniciaron una campaña para derrocar al Congreso Nacional de Sudáfrica. Gobierno del Apartheid controlado por el Partido (NP). Tanto el brazo armado del ANC, Umkhonto we Sizwe (MK), como las fuerzas de seguridad sudafricanas se involucraron habitualmente en bombardeos y asesinatos selectivos, tanto en el país como en el extranjero. Los escuadrones de la muerte del apartheid particularmente notorios fueron la Oficina de Cooperación Civil (CCB) y la unidad de contrainsurgencia C10 de la Policía de Sudáfrica, comandada por el coronel Eugene de Kock y con base en la granja Vlakplaas al oeste de Pretoria, también un centro de tortura. de prisioneros

Después del fin del apartheid, la Comisión de la Verdad y la Reconciliación investigó la violencia de los escuadrones de la muerte perpetrada tanto por el Partido Nacional como por el ANC.

Uganda

De 1971 a 1979, el dictador ugandés Idi Amin creó escuadrones de la muerte para asesinar a los enemigos del estado.

América del Norte

República Dominicana

El gobierno dominicano de Rafael Trujillo empleó un escuadrón de la muerte, conocido como la 42 y dirigido por Miguel Ángel Paulino, que se desplazaba en un elegante Packard rojo llamado Carro de la Muerte. Auto). Durante los 12 años de régimen de Joaquín Balaguer, el Frente Democrático Anticomunista y Antiterrorista, más conocido como La Banda Colorá, continuó las prácticas de la 42. También fue conocido por tener el SIM para matar haitianos en la masacre de Perejil.

Haití

El Tonton Macoute fue una fuerza paramilitar creada en 1959 por el dictador haitiano François "Papa Doc" Duvalier que asesinó entre 30.000 y 60.000 haitianos.

México

Cristero rebels colgaron públicamente en postes telegráficos en Jalisco, México. Los cuerpos a menudo permanecieron en los postes hasta los pueblo o ciudad renuncia a la práctica religiosa pública.

De manera similar a las guerras indias americanas, la República Centralista de México luchó contra las incursiones apaches. Entre 1835 y 1837, solo 15 años después de la Guerra de Independencia de México y en medio de la Revolución de Texas, los gobiernos de los estados mexicanos de Sonora y Chihuahua (que limitan con los estados de Texas, Nuevo México y Arizona en EE. las bandas apaches que se encontraban en la zona. En el caso de Chihuahua, la recompensa atrajo a "cazarrecompensas" de los Estados Unidos, que a menudo eran angloamericanos, esclavos fugitivos e incluso de otras tribus indias. Se pagaba en base a cabelleras apaches, 100 pesos por guerrero, 50 pesos por mujer y 25 pesos por niño. Como escribió el historiador Donald E. Worcester: “La nueva política atrajo a un grupo diverso de hombres, incluidos anglosajones, esclavos fugitivos dirigidos por Seminole John Horse e indios: Kirker usó Delawares y Shawnees; otros, como Terrazas, usaban tarahumaras; y el jefe seminola Coacoochee encabezó una banda de su propia gente que había huido del territorio indio.".

Durante el régimen de Benito Juárez y su regreso como presidente, usó un escuadrón de la muerte para matar a Maximiliano I de México, Tomás Mejía y Miguel Miramón por traición y las reformas que Maximiliano hizo y por su apoyo al emperador francés Napoleón III.. Uno de los soldados del escuadrón de la muerte llamado Aureliano Blanquet sería luego condenado a muerte por fusilamiento bajo Francisco I. Madero 45 años después, en 1912. Francisco fue ejecutado unos meses después en 1913.

Después de la Revolución Mexicana

Durante más de siete décadas después de la Revolución Mexicana, México fue un estado de partido único gobernado por el Partido Revolucionario Institucional (PRI). Durante esta era, las tácticas de los escuadrones de la muerte se usaban de forma rutinaria contra los presuntos enemigos del estado.

Durante las décadas de 1920 y 1930, el fundador del PRI, el presidente Plutarco Elías Calles, usó escuadrones de la muerte contra la mayoría católica romana de México en la Guerra Cristera. Calles explicó sus razones en un telegrama privado al embajador de México en la Tercera República Francesa, Alberto J. Pani. "...La Iglesia Católica en México es un movimiento político, y debe ser eliminada... libre de hipnotismo religioso que engaña a la gente... dentro de un año sin los sacramentos, la gente se olvidará de la fe..."

Calles y sus seguidores utilizaron al ejército y la policía mexicanos, así como a las fuerzas paramilitares como los Camisas Rojas, para secuestrar, torturar y ejecutar a sacerdotes, monjas y laicos religiosos activos. Los católicos mexicanos también fueron ahorcados de manera rutinaria en postes de telégrafo a lo largo de las vías del tren. Entre las víctimas destacadas de la campaña del Estado mexicano contra el catolicismo se encuentran el adolescente José Sánchez del Río, el sacerdote jesuita Padre Miguel Pro y el pacifista cristiano Anacleto González Flores (ver también Santos de la Guerra Cristera).

En respuesta, en 1927 comenzó una revuelta armada contra el Estado mexicano, la Guerra Cristera. Compuesta en gran parte por campesinos voluntarios y comandada por el general retirado Enrique Gorostieta Velarde, los cristeros también fueron responsables de atrocidades. Entre ellos, el asesinato del expresidente mexicano Álvaro Obregón, robos a trenes y ataques violentos contra maestros rurales. El levantamiento terminó en gran medida después de que la Santa Sede y el Estado mexicano negociaran un acuerdo de compromiso. Al negarse a deponer las armas a pesar de las ofertas de amnistía, el general Gorostieta fue asesinado en acción por el ejército mexicano en Jalisco el 2 de junio de 1929. Tras el cese de las hostilidades, más de 5000 cristeros fueron ejecutados sumariamente por las fuerzas de seguridad mexicanas. Los eventos de la Guerra Cristera se representan en la película de 2012 For Greater Glory.

Durante la Guerra Fría

Durante las décadas de 1960, 1970, 1980 y 1990, los escuadrones de la muerte continuaron utilizándose contra activistas anti-PRI, tanto marxistas como conservadores sociales. Un ejemplo de esto es la masacre de Tlatelolco de 1968, en la que las fuerzas de seguridad atacaron una manifestación contra el régimen en la Ciudad de México. Luego de este hecho, grupos paramilitares como "Los Halcones" (Los Halcones) y la "Brigada blanca" (brigada blanca) fueron utilizados para atacar, cazar y exterminar a los disidentes políticos.

Tanto los periodistas como las fuerzas del orden estadounidenses han hecho denuncias de colusión entre altos estadistas del PRI y los cárteles mexicanos de la droga. Incluso se ha alegado que, bajo el gobierno del PRI, ningún narcotraficante tuvo éxito sin el permiso del Estado mexicano. Sin embargo, si el mismo narcotraficante cayera en desgracia, se ordenaría a las fuerzas del orden público mexicanas actuar en contra de su operación, como le sucedió a Pablo Acosta Villarreal en 1987. Los capos de la droga como Ernesto Fonseca Carrillo, Rafael Caro Quintero y Juan José Esparragoza Moreno usarían la Dirección Federal de Seguridad como escuadrón de la muerte para matar a los agentes de la DEA y a los comandantes de la Policía Judicial Federal que investigaron o destruyeron plantaciones de droga en las décadas de 1970 y 1980 en México. Un ejemplo fue el asesinato (después de la tortura) del agente de la DEA Kiki Camarena, quien fue asesinado en Guadalajara por su participación en la redada de Rancho Bufalo. La DFS también organizó escuadrones de la muerte para matar a periodistas, incluido Manuel Buendía, quien fue asesinado por órdenes del jefe de la DFS, José-Antonio Zorrilla.

Cambio de régimen y "tácticas de guerra contra las drogas"

A principios de la década de 1990, el PRI comenzó a perder el control de su poder político absoluto, sin embargo, su corrupción se hizo tan generalizada que el jefe del Cartel de Juárez, Amado Carrillo Fuentes, incluso pudo comprar una ventana en la defensa aérea de México. sistema. Durante este período, a sus aviones se les permitió contrabandear narcóticos a los Estados Unidos sin la interferencia de la Fuerza Aérea Mexicana. Como resultado, Carillo Fuentes pasó a ser conocido como "El Señor de los Cielos". Durante la década de 1990, los carteles de la droga estaban en auge en México y grupos como el Cartel del Golfo formaban escuadrones de la muerte como Los Zetas para reprimir, controlar y desarraigar a las facciones rivales de los carteles.

El PRI también utilizó tácticas de escuadrones de la muerte contra el Ejército Zapatista de Liberación Nacional en el conflicto de Chiapas. En 1997, cuarenta y cinco personas fueron asesinadas por fuerzas de seguridad mexicanas en Chenalhó, Chiapas.

En 2000, sin embargo, durante una lucha interna por el poder entre el expresidente Carlos Salinas de Gortari y el presidente Zedillo, el PRI fue expulsado pacíficamente del poder en las elecciones generales mexicanas de 2000, hasta 2013, cuando recuperaron parcialmente su influencia y poder. solo para perder nuevamente en las elecciones generales mexicanas de 2018. También se alega que, durante el tiempo que perdieron la presidencia por primera vez, algunos de los priistas más poderosos estaban apoyando y protegiendo a los cárteles de la droga que usaban como escuadrones de la muerte contra sus rivales criminales y políticos, siendo esa una de las verdaderas razones por las que El gobierno del Partido Acción Nacional aceptó iniciar la guerra contra las drogas en México contra los Cárteles. Sin embargo, también se alega que durante este período los partidos en el poder han utilizado la agitación de la guerra para exterminar a más disidentes políticos, activistas y sus propios rivales. Un ejemplo de ello es el caso de la desaparición forzada y asesinato en 2014 de 43 activistas estudiantiles rurales del Cuerpo de Maestros de Ayotzinapa. College, en manos de policías coludidos con los "Guerreros Unidos" Cartel de la droga. Seis años después, en 2020, se confirmó que miembros de la base del Ejército Mexicano en la ciudad habían trabajado con policías y pandilleros para secuestrar a los estudiantes. El Cartel de Sinaloa ha sido conocido por tener escuadrones de la muerte como Gente Nueva, Los Ántrax y sicarios que forman sus propios escuadrones de la muerte. De 2009 a 2012, el Cartel Jalisco Nueva Generación bajo el nombre de Los Matazetas hizo masacres en los estados de Veracruz y Tamaulipas con la intención de eliminar al rival Cartel de Los Zetas. Un ejemplo fue la masacre de Boca del Río en 2011, donde se encontraron 35 cadáveres debajo de un puente en camiones cubiertos con bolsas de papel. Gente Nueva fue acusada de colaborar con la organización.

Estados Unidos

Durante la fiebre del oro de California, el gobierno estatal entre 1850 y 1859 financió y organizó unidades de milicias para cazar y matar a los indígenas californianos. Entre 1850 y 1852 el estado asignó casi un millón de dólares para las actividades de estas milicias, y entre 1854 y 1859 el estado asignó otros $500 000, de los cuales casi la mitad fueron reembolsados por el gobierno federal. Según una estimación, al menos 4500 indígenas californianos fueron asesinados en el genocidio de California entre 1849 y 1870. El historiador contemporáneo Benjamin Madley ha documentado el número de indígenas californianos asesinados entre 1846 y 1873; él estima que durante este período al menos 9.492 indios californianos fueron asesinados por no indios. La mayoría de las muertes ocurrieron en lo que él definió como más de 370 masacres (definidas como el “asesinato intencional de cinco o más combatientes desarmados o no combatientes en gran parte desarmados, incluidas mujeres, niños y prisioneros, ya sea en el contexto de una batalla o de otra manera"). Algunos académicos sostienen que el financiamiento estatal de estas milicias, así como el papel del gobierno de EE. UU. en otras masacres en California, como las masacres de Bloody Island y Yontoket, en las que murieron hasta 400 o más nativos en cada masacre, constituye actos de genocidio contra los nativos de California.

La redada 1863 de Quantrill quemó la ciudad de Lawrence y mató a 164 defensores.

A partir de la década de 1850, los Bushwhackers a favor de la esclavitud y los Jayhawkers antiesclavistas se enfrentaron entre sí en el territorio de Kansas. Debido a las terribles atrocidades cometidas por ambos bandos contra los civiles, el territorio se denominó "Bleeding Kansas". Después de que comenzó la Guerra Civil estadounidense, el derramamiento de sangre fraternal aumentó.

La atrocidad más infame que se cometió en Kansas durante la Guerra Civil Estadounidense fue la Masacre de Lawrence. Un grupo numeroso de guardabosques partisanos dirigidos por William Clarke Quantrill y Bloody Bill Anderson y afiliados a la Confederación atacaron e incendiaron la ciudad pro-Unión de Lawrence, Kansas, en represalia por los Jayhawkers. destrucción anterior de Osceola, Missouri. Los Bushwhackers abatieron a casi 150 hombres y niños desarmados.

Durante la era de la Reconstrucción, los veteranos confederados amargados apoyaron al Ku Klux Klan y organizaciones de vigilancia similares en todo el sur de Estados Unidos. El Klan y sus contrapartes aterrorizaron y lincharon a afroamericanos, acaparadores de alfombras del norte y 'bribones' del sur. Esto se hizo a menudo con el apoyo no oficial de la dirección del Partido Demócrata. El historiador Bruce B. Campbell ha llamado al KKK "uno de los primeros proto-escuadrones de la muerte". Campbell alega que la diferencia entre él y los escuadrones de la muerte de hoy en día es el hecho de que el Ku Klux Klan estaba compuesto por miembros de un régimen derrotado en lugar de miembros del gobierno gobernante. "Por lo demás, en su intención asesina, sus vínculos con los intereses de la élite privada y su naturaleza encubierta, se parece mucho a los escuadrones de la muerte de hoy en día".

El presidente Ulysses S Grant impulsó la Ley del Ku Klux Klan en el Congreso en 1871 y pidió al Ejército de los Estados Unidos que ayudara a los funcionarios federales a arrestar y disolver el Klan. 600 miembros del Klan fueron condenados y 65 hombres fueron enviados a prisión por hasta cinco años.

Human Rights Watch afirmó en un informe de 2019 que la Agencia Central de Inteligencia estaba respaldando a los escuadrones de la muerte en la Guerra de Afganistán. El informe alega que las Fuerzas Armadas afganas, apoyadas por la CIA, cometieron "ejecuciones sumarias y otros abusos graves sin rendir cuentas". en el transcurso de más de una docena de redadas nocturnas que tuvieron lugar entre 2017 y 2019. Los escuadrones de la muerte presuntamente cometieron "ejecuciones extrajudiciales de civiles, desapariciones forzadas de detenidos y ataques a instalaciones de salud que tratan a insurgentes" según el informe de Vice sobre el contenido del informe de Human Rights Watch. Según el mismo artículo, "Las fuerzas se reclutan, equipan, entrenan y despliegan bajo los auspicios de la CIA para atacar a los insurgentes de los talibanes, Al Qaeda e ISIS". El artículo también establece que estas fuerzas afganas tienen la capacidad de solicitar ataques aéreos de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, que han resultado en la muerte de civiles, incluidos niños, y se han producido en áreas civiles, incluso en bodas, parques y escuelas.

En junio de 2020, el alguacil adjunto del condado de Los Ángeles, Austreberto "Art" González presentó un reclamo contra el condado, alegando que aproximadamente el veinte por ciento de los agentes que operaban en la estación de Compton del Departamento del Sheriff del condado de Los Ángeles pertenecían a un escuadrón secreto de la muerte. Gonzales alega que el grupo, llamado 'Los Ejecutores', llevó a cabo múltiples ejecuciones extrajudiciales a lo largo de los años y que los miembros siguieron rituales de iniciación, incluido tatuarse calaveras e imágenes nazis.

Centroamérica

El Salvador
A billboard serving as a reminder of one of many massacres that occurred during the civil war

Durante la guerra civil salvadoreña, los escuadrones de la muerte (conocidos en español con el nombre de Escuadrón de la Muerte) alcanzaron notoriedad cuando un francotirador asesinó al arzobispo Óscar Romero mientras oficiaba misa en Marzo de 1980. En diciembre de 1980, tres monjas estadounidenses y un trabajador laico fueron violados en grupo y asesinados por una unidad militar que luego se descubrió que había estado actuando bajo órdenes específicas. Los escuadrones de la muerte fueron fundamentales para matar a miles de campesinos y activistas. La financiación de los escuadrones provino principalmente de empresarios y terratenientes salvadoreños de derecha. Debido a que se descubrió que los escuadrones de la muerte involucrados eran soldados de las Fuerzas Armadas de El Salvador, que estaban recibiendo armas, financiamiento, entrenamiento y asesoramiento de los EE. UU. durante las administraciones de Carter, Reagan y George H. W. Bush, estos hechos provocaron cierta indignación en los EE. UU. Activistas de derechos humanos criticó a las administraciones estadounidenses por negar los vínculos del gobierno salvadoreño con los escuadrones de la muerte. La veterana investigadora de Human Rights Watch, Cynthia J. Arnson, escribe que "particularmente durante los años 1980–1983, cuando los asesinatos estaban en su apogeo (el número de asesinatos podría llegar a 35.000), asignando la responsabilidad por la violencia y los abusos contra los derechos humanos fue producto de la intensa polarización ideológica en Estados Unidos. La administración Reagan minimizó la escala del abuso, así como la participación de actores estatales. Debido al nivel de negación, así como al alcance de la participación de EE. UU. con las fuerzas militares y de seguridad salvadoreñas, el papel de EE. UU. en El Salvador: qué se sabía sobre los escuadrones de la muerte, cuándo se supo y qué acciones hizo o hizo Estados Unidos. no tomó para frenar sus abusos- se convirtió en una parte importante de la historia de los escuadrones de la muerte de El Salvador." Algunos escuadrones de la muerte, como Sombra Negra, siguen operando en El Salvador.

El Batallón Atlácatl del Ejército de El Salvador, entrenado por Estados Unidos, fue responsable de la masacre de El Mozote, donde fueron asesinados más de 800 civiles, más de la mitad de ellos niños, la masacre de El Calabozo y el asesinato de seis jesuitas en 1989.

Honduras

Honduras tuvo escuadrones de la muerte activos durante la década de 1980, el más notorio de los cuales fue el Batallón 3-16. Cientos de personas, maestros, políticos y jefes sindicales fueron asesinados por fuerzas respaldadas por el gobierno. El Batallón 316 recibió apoyo y entrenamiento sustanciales de la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos. Al menos 19 miembros eran graduados de la Escuela de las Américas. Siete miembros, incluyendo a Billy Joya, desempeñaron posteriormente papeles importantes en la administración del presidente Manuel Zelaya a partir de mediados de 2006. Después del golpe de estado de 2009, el ex miembro del Batallón 3-16 Nelson Willy Mejía Mejía se convirtió en Director General de Inmigración y Billy Joya fue de facto el asesor de seguridad del presidente Roberto Micheletti. Otro ex miembro del Batallón 3-16, Napoleón Nassar Herrera, fue alto Comisionado de Policía para la región noroeste bajo Zelaya y Micheletti, y también se convirtió en portavoz del Secretario de Seguridad "para el diálogo" bajo Micheletti. Zelaya afirmó que Joya había reactivado el escuadrón de la muerte, con decenas de opositores al gobierno asesinados desde el ascenso de los gobiernos de Michiletti y Lobo.

Guatemala

A lo largo de la Guerra Civil de Guatemala, tanto militares como "civiles" Los gobiernos utilizaron los escuadrones de la muerte como estrategia de contrainsurgencia. El uso de "escuadrones de la muerte" como táctica gubernamental se generalizó particularmente después de 1966. A lo largo de 1966 y los primeros tres meses de 1967, en el marco de lo que los comentaristas militares denominaron 'el-contra terror', las fuerzas gubernamentales mataron a unos 8.000 civiles acusados de "subversivo" actividad. Esto marcó un punto de inflexión en la historia del aparato de seguridad guatemalteco y provocó una nueva era en la que el asesinato masivo de subversivos reales y presuntos por parte de los 'escuadrones de la muerte' del gobierno; se convirtió en algo común en el país. Un destacado sociólogo guatemalteco estimó el número de asesinatos por parte del gobierno entre 1966 y 1974 en aproximadamente 5.250 por año (para un número total de muertos de aproximadamente 42.000 durante las presidencias de Julio César Méndez Montenegro y Carlos Arana Osorio). Los asesinatos por parte de las fuerzas de seguridad oficiales y no oficiales alcanzarían su clímax a fines de la década de 1970 y principios de la de 1980 bajo las presidencias de Fernando Romeo Lucas García y Efraín Ríos Montt, con más de 18.000 asesinatos documentados solo en 1982.

Greg Grandin afirma que "Washington, por supuesto, negó públicamente su apoyo al paramilitarismo, pero la práctica de las desapariciones políticas dio un gran salto adelante en Guatemala en 1966 con el nacimiento de un escuadrón de la muerte creado y supervisado directamente, por asesores de seguridad de EE. UU." Un recrudecimiento de la actividad rebelde en Guatemala convenció a EE. UU. de brindar una mayor asistencia de contrainsurgencia al aparato de seguridad de Guatemala entre mediados y fines de la década de 1960. Documentos publicados en 1999 detallan cómo los asesores militares y policiales de los Estados Unidos alentaron y ayudaron a los oficiales militares guatemaltecos en el uso de técnicas represivas, incluida la ayuda para establecer una "casa segura" desde dentro del palacio presidencial como un lugar para coordinar las actividades de contrainsurgencia. En 1981, Amnistía Internacional informó que esta misma "casa segura" fue utilizado por funcionarios de seguridad guatemaltecos para coordinar actividades de contrainsurgencia que implicaban el uso de los 'escuadrones de la muerte'.

Según el hermano de una víctima, Mirtala Linares "Él no nos decía nada; afirmó que no habían capturado a [Sergio], que no sabía nada de su paradero, ¡y que tal vez mi hermano se había ido como extranjero ilegal a los Estados Unidos! Así nos respondió."

Nicaragua

A lo largo del gobierno de Ortega, comenzando en 2006, pero aumentando con las protestas nicaragüenses de 2018-2020, el gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional ha empleado escuadrones de la muerte también conocidos como "Turbas" o grupos de milicianos armados y ayudados por la Policía Nacional para atacar a los manifestantes prodemocráticos. La represión del uso de la fuerza letal por parte del gobierno fue condenada por la comunidad internacional, la Organización de los Estados Americanos, Human Rights Watch y la Iglesia católica local e internacional.

América del Sur

Argentina

Amnistía Internacional informa que "las fuerzas de seguridad en Argentina comenzaron a usar "escuadrones de la muerte" a fines de 1973. Un ejemplo fue la Alianza Anticomunista Argentina, un escuadrón de la muerte de extrema derecha principalmente activo durante la 'Guerra Sucia'. Cuando finalizó el gobierno militar en 1983, unas 1.500 personas habían sido asesinadas directamente por "escuadrones de la muerte", y más de 9.000 personas nombradas y muchas más víctimas indocumentadas habían sido "desaparecidas": secuestradas y asesinadas. secretamente—según la Comisión Nacional de Personas Desaparecidas (CONADEP), oficialmente designada.

Brasil

Esquadrão da Morte

El Esquadrão da Morte ("Escuadrón de la Muerte" en portugués) fue una organización paramilitar que surgió a fines de la década de 1960 en el contexto de la Dictadura Militar brasileña. Fue el primer grupo que recibió el nombre de "Death Squad" en América Latina, pero sus acciones se parecían al vigilantismo tradicional ya que la mayoría de las ejecuciones no estaban relacionadas exclusivamente con la política. La mayor parte de las ejecuciones políticas durante los 21 años de la Dictadura Militar (1964-1985) fueron realizadas por las propias Fuerzas Armadas de Brasil. El propósito del "Escuadrón de la muerte" original era, con el consentimiento del gobierno militar, perseguir, torturar y matar a presuntos delincuentes (marginais) considerados peligrosos para la sociedad. Comenzó en el antiguo Estado de Guanabara dirigido por la Detective Mariel Mariscot, una de los 'Doce Hombres de Oro de la Policía de Río de Janeiro', y desde allí se extendió por todo Brasil en la década de 1970. En general, sus miembros eran políticos, miembros del poder judicial y policías. Por regla general, estos grupos eran financiados por miembros de la comunidad empresarial.

En las décadas de 1970 y 1980, varias otras organizaciones se inspiraron en la Esquadrão da Morte de la década de 1960. La organización más famosa es Scuderie Detetive Le Cocq (inglés: Escudo del Detective Le Cocq), llamado así por el difunto Detective Milton Le Cocq. El grupo fue particularmente activo en los estados de Guanabara y Río de Janeiro, en el sureste de Brasil, y permanece activo en el estado de Espírito Santo. En el estado de São Paulo, los escuadrones de la muerte y los pistoleros individuales llamados justiceiros estaban generalizados y las ejecuciones eran casi exclusivamente obra de policías fuera de servicio. En 1983, un oficial de policía apodado "Cabo Bruno" fue declarado culpable de asesinar a más de 50 víctimas.

Los "Escuadrones de la Muerte" activos bajo el gobierno de la dictadura militar continúan como un legado cultural de la policía brasileña. En la década de 2000, los policías siguen vinculados a ejecuciones al estilo de los escuadrones de la muerte. En 2003, se produjeron aproximadamente 2.000 asesinatos extrajudiciales en São Paulo y Río de Janeiro, y Amnistía Internacional afirma que es probable que las cifras sean mucho más altas. El político brasileño Flávio Bolsonaro, hijo del expresidente brasileño Jair Bolsonaro, fue acusado de tener vínculos con escuadrones de la muerte.

Chile

Una de las bandas asesinas más notorias operadas por el Ejército de Chile fue la Caravana de la Muerte, cuyos miembros viajaron en helicóptero por todo Chile entre el 30 de septiembre y el 22 de octubre de 1973. Durante esta incursión, miembros de la escuadrón ordenó o llevó a cabo personalmente la ejecución de al menos 75 personas que se encontraban bajo custodia del Ejército en estas guarniciones. Según la ONG Memoria y Justicia, el pelotón mató a 26 en el Sur ya 71 en el Norte, haciendo un total de 97 víctimas. Augusto Pinochet fue imputado en diciembre de 2002 por este caso, pero murió cuatro años después sin haber sido condenado. Sin embargo, el juicio está en curso desde septiembre de 2007, ya que otros militares y un ex capellán militar han sido acusados en este caso. El 28 de noviembre de 2006, Víctor Montiglio, imputado por este caso, ordenó el arresto domiciliario de Pinochet. Según el propio informe Verdad y Reconciliación (Rettig) del Gobierno de Chile, 2.279 personas murieron en los operativos de Pinochet.;s régimen. En junio de 1999, el juez Juan Guzmán Tapia ordenó la detención de cinco generales retirados.

Colombia

Estados Unidos apoyó a los escuadrones de la muerte en Colombia, El Salvador y Guatemala durante la década de 1980. En 1993, Amnistía Internacional informó que las unidades militares clandestinas comenzaron a operar de manera encubierta como escuadrones de la muerte en 1978. Según el informe, a lo largo de la década de 1980, los asesinatos políticos aumentaron hasta un máximo de 3.500 en 1988, con un promedio de unas 1.500 víctimas por año desde entonces, y &# 34;también se cree que más de 1.500 civiles han "desaparecido" desde 1978." Las AUC, formadas en 1997, eran el grupo paramilitar más prominente.

Según un informe de 2014 publicado por Human Rights Watch (HRW) sobre Buenaventura, una ciudad portuaria de Colombia, "vecindarios enteros estaban dominados por poderosos grupos sucesores de paramilitares" HRW informa que los grupos "restringen a los residentes' movimientos, reclutan a sus hijos, extorsionan a las empresas y se involucran rutinariamente en horribles actos de violencia contra cualquiera que desafíe su voluntad." Se informa que decenas de personas han sido "desaparecidas" del pueblo a lo largo de los años. Los cuerpos son desmembrados antes de ser eliminados y los residentes han denunciado la existencia de casas de pique, "chop-up houses" donde la gente es masacrada. Muchos residentes han huido y se considera que han sido "desplazados por la fuerza": 22.028 residentes huyeron en 2011, 15.191 en 2012 y 13.468 entre enero y octubre de 2013.

En Colombia, los términos "escuadrones de la muerte", "paramilitares" o "grupos de autodefensa" se han utilizado indistintamente y de otra manera, refiriéndose a un solo fenómeno, también conocido como paramilitarismo, o a aspectos diferentes pero relacionados del mismo. Hay informes de que Los Pepes, el escuadrón de la muerte dirigido por los hermanos Fidel y Carlos Castaño, tenía vínculos con algunos miembros de la Policía Nacional de Colombia, especialmente con la unidad del Bloque de Búsqueda.

Un informe del Ministerio Público del país a fines de 2009 reportó la cifra de 28.000 desaparecidos por grupos paramilitares y guerrilleros. Hasta 2008 solo se identificaron 300 cadáveres y 600 en 2009. Según la fiscalía, pasarán muchos años más antes de que se puedan identificar todos los cuerpos recuperados.

Se dice que al menos el 40% de la legislatura nacional tiene vínculos con grupos paramilitares. En agosto de 2018, los fiscales en Colombia acusaron a 13 marcas de Chiquita de apoyar al escuadrón de la muerte de derecha que mató a cientos en la región de Urabá Antioquia entre 1996 y 2004. Salvatore Mancuso, un líder paramilitar encarcelado, acusó a Del Monte, Dole y Chiquita de financiar el derecho alas escuadrones de la muerte. Chiquita fue multada con $25 millones después de admitir que había pagado $1,7 millones a los paramilitares durante seis años; el motivo de los pagos sigue siendo motivo de controversia, y Chiquita afirma que el dinero era dinero de extorsión de rutina pagado a grupos paramilitares para proteger a los trabajadores. Los activistas, por otro lado, insisten en que una parte del dinero pagado por Chiquita se utilizó para financiar asesinatos políticos.

Perú

Escuadrones de la muerte del gobierno peruano perpetraron masacres contra radicales y civiles en su lucha contra Sendero Luminoso y el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru.

Venezuela

En sus informes mundiales de 2002 y 2003, Human Rights Watch informó sobre la existencia de escuadrones de la muerte en varios estados de Venezuela, en los que participan miembros de la policía local, la DISIP y la Guardia Nacional. Estos grupos fueron responsables de las ejecuciones extrajudiciales de civiles y de delincuentes buscados o presuntos, incluidos delincuentes callejeros, saqueadores y consumidores de drogas.

En 2019, en medio de la crisis en la Venezuela bolivariana, un informe de derechos humanos de la ONU acusó al gobierno de Nicolás Maduro de utilizar escuadrones de la muerte para llevar a cabo miles de ejecuciones extrajudiciales. El informe transmitió una multitud de relatos de testigos oculares, que describían que las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) del gobierno llegaban con frecuencia a las casas en vehículos sin identificación, ejecutaban a los sospechosos masculinos en el lugar y luego colocaban drogas o armas en el cadáver para que pareciera el Víctima murió resistiéndose al arresto. Según el informe, las ejecuciones formaban parte de una campaña destinada a 'neutralizar, reprimir y criminalizar a los opositores políticos y a las personas críticas con el gobierno'. El gobierno de Maduro condenó el informe como 'abiertamente sesgado'.

Asia

Bangladés

En la época contemporánea, el "Batallón de Acción Rápida" ha sido criticado por grupos de derechos por su uso de ejecuciones extrajudiciales. Además, ha habido muchos informes de tortura en relación con las actividades del batallón. Varios miembros del batallón han sido acusados de asesinato y obstrucción de la justicia durante el asesinato de Narayanganj Seven. Se sabe que han matado a civiles sospechosos con el propósito explícito de evitar los juicios. También han sido acusados de realizar una campaña de desapariciones forzadas.

Camboya

Los Jemeres Rojos comenzaron a emplear escuadrones de la muerte para purgar a Camboya de los no comunistas después de apoderarse del país en 1975. Reunían a sus víctimas, las interrogaban y luego las llevaban a los campos de exterminio.

India

Los asesinatos secretos de Assam (1998-2001) fueron probablemente el capítulo más oscuro de la historia política de Assam cuando familiares, amigos y simpatizantes de los insurgentes del Frente Unido de Liberación de Asom fueron asesinados sistemáticamente por asaltantes desconocidos. Estos asesinatos extrajudiciales ocurrieron en Assam entre 1998 y 2001. Estos asesinatos extrajudiciales fueron realizados por el gobierno de Assam utilizando a miembros de SULFA y las fuerzas de seguridad en nombre de operaciones de contrainsurgencia. Las víctimas de estos asesinatos fueron familiares, amigos y compañeros de militantes del ULFA. La justificación más aparente de todo el ejercicio fue que se trataba de una respuesta de ojo por ojo al terrorismo patrocinado por el ULFA, especialmente a los asesinatos de sus viejos camaradas, los SULFA.

Indonesia

Durante la transición al Nuevo Orden en 1965–1966, con el respaldo del gobierno de los Estados Unidos y sus aliados occidentales, las Fuerzas Armadas Nacionales de Indonesia y los escuadrones de la muerte paramilitares de derecha masacraron a cientos de miles de izquierdistas y a quienes se creía vinculados. al Partido Comunista de Indonesia (PKI) después de un fallido intento de golpe del que se culpó a los comunistas. Al menos entre 400 000 y 500 000 personas, quizás hasta 3 millones, fueron asesinadas durante un período de varios meses, y miles más fueron enterradas en prisiones y campos de concentración en condiciones extremadamente inhumanas. La violencia culminó con la caída de la "democracia guiada" régimen bajo el presidente Sukarno y el comienzo del reinado autoritario de treinta años de Suharto.

Irán

Bajo el reinado de Shah Mohammad Reza Pahlavi (1941–1979), se fundó el SAVAK (Servicio de Seguridad e Inteligencia). Durante las décadas de 1960 y 1970, fue acusado de utilizar escuadrones de la muerte. Después de que la Revolución Islámica derrocara al sha, Amnistía Internacional siguió denunciando abusos contra los derechos humanos en Irán. Los presuntos enemigos del ayatolá Jomeini fueron encarcelados, torturados, juzgados por tribunales irregulares y ejecutados. La víctima más famosa de la violencia de los escuadrones de la muerte de la era sigue siendo Amir-Abbas Hoveida, primer ministro de Irán bajo el Shah. Sin embargo, el mismo trato también se impuso a los oficiales superiores del ejército iraní. Existen otros casos de disidentes iraníes opuestos a la República Islámica que han sido localizados y asesinados en el extranjero. Uno de los ejemplos más notorios de esto sigue siendo el asesinato en el restaurante Mykonos de 1992 en Berlín, Alemania.

Entre las víctimas del gobierno iraní se encuentran civiles asesinados por "escuadrones de la muerte" que operan bajo el control de agentes del gobierno, pero el gobierno iraní ha negado estas operaciones de asesinato. Este fue particularmente el caso durante la década de 1990 cuando más de 80 escritores, traductores, poetas, activistas políticos y ciudadanos comunes que habían criticado al gobierno de alguna manera, desaparecieron o fueron encontrados asesinados. En 1983, la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA) le dio a uno de los líderes de Irán, Jomeini, información sobre los agentes comunistas de la KGB en Irán. Es casi seguro que esta información fue utilizada. Más tarde, el régimen iraní utilizó ocasionalmente escuadrones de la muerte durante las décadas de 1970, 1980 y 1990. Sin embargo, en la década de 2000, parece haber cesado casi por completo sus operaciones. Esta occidentalización parcial del país puede verse como paralela a eventos similares en el Líbano, los Emiratos Árabes Unidos y el norte de Irak a partir de fines de la década de 1990.

Irak

Irak fue formado por el Imperio Británico a partir de tres provincias del Imperio Otomano tras la desintegración del imperio después de la Primera Guerra Mundial. Su población es mayoritariamente musulmana, pero está dividida en chiítas y sunitas, con una minoría kurda en el norte.. El nuevo liderazgo estatal en la capital de Bagdad estuvo compuesto anteriormente, en su mayor parte, por la antigua élite árabe sunita.

Después de que Saddam Hussein fuera derrocado por la invasión de Irak encabezada por Estados Unidos en 2003, el liderazgo socialista secular baazista fue reemplazado por un gobierno provisional y posteriormente constitucional que incluyó roles de liderazgo para chiítas y kurdos. Esto fue paralelo al desarrollo de milicias étnicas por parte de los chiítas, los sunitas y los peshmerga kurdos.

Durante el transcurso de la Guerra de Irak, el país se ha ido dividiendo cada vez más en tres zonas: una zona étnica kurda al norte, un centro sunita y la zona étnica chiíta al sur.

Si bien los tres grupos han operado escuadrones de la muerte, en la capital nacional de Bagdad, algunos miembros de la ahora policía chiíta iraquí y del ejército iraquí formaron escuadrones de la muerte no oficiales, no sancionados, pero tolerados durante mucho tiempo. Posiblemente tengan vínculos con el Ministerio del Interior y sean conocidos popularmente como los 'cuervos negros'. Estos grupos operaban de noche o de día. Por lo general, arrestaban a las personas y luego las torturaban o las mataban.

Las víctimas de estos ataques eran predominantemente hombres jóvenes de los que probablemente se sospechaba que eran miembros de la insurgencia sunita. También han sido asesinados agitadores como Abdul Razaq al-Na'as, el Dr. Abdullateef al-Mayah y el Dr. Wissam Al-Hashimi. Mujeres y niños también han sido arrestados o asesinados. Algunos de estos homicidios también han sido simples robos u otras actividades delictivas.

Un artículo en una edición de mayo de 2005 de la revista The New York Times acusó al ejército estadounidense de modelar la 'Brigada Wolf', los comandos de policía del ministerio del interior iraquí, en los escuadrones de la muerte que se utilizaron en la década de 1980 para aplastar la insurgencia marxista en El Salvador.

En 2004, EE. UU. envió a James Steele como enviado y asesor de capacitación especial de los Comandos de la Policía Especial Iraquí, quienes luego fueron acusados de tortura y actividades de escuadrones de la muerte. Steele había servido en El Salvador en la década de 1980, donde ayudó a entrenar a las unidades gubernamentales involucradas en los escuadrones de la muerte de violaciones de derechos humanos en su guerra contra el FMLNF.

Líbano

Los escuadrones de la muerte estuvieron activos durante la Guerra Civil Libanesa de 1975 a 1990. El número de personas que desaparecieron durante el conflicto se calcula en alrededor de 17.000. Grupos como Hezbollah han utilizado escuadrones de la muerte y alas de élite para aterrorizar a los oponentes y a los miembros de ISIS.

Filipinas

Presidente Rodrigo Duterte

Hay ciertos escuadrones de la muerte de vigilantes que están activos en Filipinas, especialmente en la ciudad de Davao, donde los escuadrones de la muerte locales deambulan por la ciudad para cazar criminales.

Después de ganar la presidencia en junio de 2016, Rodrigo Duterte instó: "Si conoce a algún adicto, adelante, mátelo usted mismo, ya que sería demasiado doloroso hacer que sus padres lo hicieran". En marzo de 2017, el número de muertos por la guerra contra las drogas en Filipinas superó las 8.000 personas.

Arabia Saudita

Corea del Sur

Las noticias sobre el uso de escuadrones de la muerte en Corea se originaron a mediados del siglo XX, como la Masacre de Jeju y Daejeon. También estaban las múltiples muertes que fueron noticia en 1980 en Gwangju.

Tailandia

Durante la Guerra Fría, en el breve período de democracia en Tailandia después del levantamiento popular tailandés de 1973 (1973-1976), tres grupos paramilitares de derecha, Nawaphon, Red Gaurs y Village Scouts, fueron fundados y apoyados por Seguridad Interna. Comando de Operaciones y Policía de Patrulla Fronteriza para promover la unidad nacional, la lealtad a la familia real tailandesa y el anticomunismo. También estaban fuertemente financiados y respaldados por el gobierno de los Estados Unidos, y estaban bajo el patrocinio de la propia familia real. Entre sus filas había ex soldados, veteranos de la guerra de Vietnam, ex mercenarios en Laos y estudiantes de formación profesional violentos.

Estos grupos se emplearon primero para contrarrestar las protestas del movimiento estudiantil prodemocrático y de izquierda, atacándolos con armas de fuego y granadas. Cuando el conflicto ideológico escaló, comenzaron a asesinar a dirigentes sindicales y campesinos ya políticos progresistas, el más famoso fue el Dr. Boonsanong Punyodyana, secretario general del Partido Socialista de Tailandia. El conflicto alcanzó su punto máximo con la masacre de la Universidad de Thammasat en 1976, en la que las Fuerzas Armadas Reales de Tailandia y la Policía Real de Tailandia, con el apoyo de los tres grupos paramilitares antes mencionados, asaltaron la Universidad de Thammasat y dispararon indiscriminadamente contra estudiantes que protestaban, en su mayoría desarmados, lo que resultó en al menos 46 muertes. Un golpe militar se llevó a cabo más tarde ese mismo día. Durante el régimen militar, los grupos paramilitares' la popularidad disminuyó.

En la Tailandia contemporánea, muchas ejecuciones extrajudiciales ocurridas durante el esfuerzo antidrogas de 2003 del primer ministro de Tailandia, Thaksin Shinawatra, se atribuyeron a escuadrones de la muerte patrocinados por el gobierno. Todavía persisten los rumores de que existe una colusión entre el gobierno, oficiales militares deshonestos y escuadrones de la muerte de extrema derecha/antidrogas, siamexpats.com Tailandia: "El magnate corrupto de los medios contra el periodista cruzado" Comprometerse Enlaces del Escuadrón de la Muerte. Guerra contra las drogas y más. Mundial. En su mayoría terrorismo dirigido por Estados Unidos o con ayuda de Estados Unidos. Millones asesinados durante décadas. Tortura a escala industrial. "Guerras sucias" asesinato, corrupción, desestabilización, desinformación, subversión de la democracia, etc. Arriba Los escuadrones de la muerte antidrogas de Tailandia | Revista Cultura Cannábica Galería de la Red Marihemp:: Tailandia. 2500 asesinatos extrajudiciales de personas inocentes en la guerra contra las drogas. La guerra contra las drogas en Tailandia se vuelve asesina, 600 muertos este mes: grupos de derechos humanos denuncian escuadrones de la muerte y ejecuciones Sudeste asiático: Comienza la investigación sobre los asesinatos en la guerra contra las drogas en Tailandia | StoptheDrugWar.org con escuadrones de la muerte sectarios tanto musulmanes como budistas que siguen operando en el sur del país.

Turquía

Los Lobos Grises fueron fundados por el coronel Alparslan Türkeş en la década de 1960. Fue la principal fuerza nacionalista turca durante la violencia política de 1976-1980 en Turquía. Durante este período, la organización se convirtió en un "escuadrón de la muerte" involucrados en "asesinatos callejeros y tiroteos". Según las autoridades, 220 de sus miembros llevaron a cabo 694 asesinatos de activistas e intelectuales de izquierda y liberales. Los ataques a estudiantes universitarios eran habituales. Mataron a cientos de alevíes en la masacre de Maraş de 1978 y se alega que estuvieron detrás de la masacre de la plaza Taksim de 1977. Los autores intelectuales del atentado contra la vida del Papa Juan Pablo II en 1981 por parte de Mehmet Ali Ağca, miembro de los Lobos Grises, fueron no identificado y el papel de la organización sigue sin estar claro.

Imperio Otomano

Durante el genocidio armenio, la Organización Especial funcionó como un escuadrón de la muerte. /

Europa

Croacia

La Ustaše fue una organización fascista y ultranacionalista croata activa, como una sola organización, entre 1929 y 1945, conocida formalmente como Ustaša - Movimiento Revolucionario Croata (en croata: < i lang="hr">Ustaša – Hrvatski revolucionarni pokret). Sus miembros asesinaron a cientos de miles de serbios, judíos y romaníes, así como a disidentes políticos en Yugoslavia durante la Segunda Guerra Mundial.

Francia

Las Fuerzas Armadas francesas utilizaron escuadrones de la muerte durante la Guerra de Argelia (1954-1962).

Alemania

República de Weimar

Los escuadrones de la muerte aparecieron por primera vez en Alemania tras el final de la Primera Guerra Mundial y el derrocamiento de la Casa de Hohenzollern. Para evitar un golpe de Estado por parte del Partido Comunista de Alemania respaldado por los soviéticos, el gobierno de la República de Weimar, dominado por la mayoría socialdemócrata, declaró el estado de emergencia y ordenó el reclutamiento de veteranos de la Primera Guerra Mundial en las milicias llamadas Freikorps. Aunque oficialmente respondían al ministro de Defensa Gustav Noske, los Freikorps tendían a estar borrachos, a gatillo fácil y leales solo a sus propios comandantes. Sin embargo, jugaron un papel decisivo en la derrota del Levantamiento Espartaquista de 1919 y la anexión de la efímera República Soviética de Baviera. Las víctimas más famosas de los Freikorps fueron los líderes comunistas Karl Liebknecht y Rosa Luxemburg, quienes fueron capturados después de la represión del Levantamiento Espartaquista y fusilados sin juicio. Después de que las unidades de Freikorps se volvieron contra la República en el Kapp Putsch monárquico, muchos de los líderes se vieron obligados a huir al extranjero y las unidades se disolvieron en gran parte.

Algunos veteranos de Freikorps derivaron hacia la ultranacionalista Organización Cónsul, que consideró el Armisticio de 1918 y el Tratado de Versalles como políticos traidores y asesinados que estaban asociados con ellos. Entre sus víctimas estaban Matthias Erzberger y Walter Rathenau, ambos ministros del gabinete del régimen de Weimar.

Además, la ciudad de Múnich siguió siendo un cuartel general de los equipos de sicarios de emigrados blancos rusos, que tenían como objetivo a aquellos que se creía que habían traicionado al zar. Su operación más infame sigue siendo el atentado de 1922 contra la vida del estadista del gobierno provisional ruso Pavel Miliukov en Berlín. Cuando el editor del periódico Vladimir Dmitrievich Nabokov intentó proteger a la víctima prevista, el asesino Piotr Shabelsky-Bork le disparó fatalmente.

Durante la misma época, el Partido Comunista de Alemania también operaba sus propios escuadrones de asesinos. Titulado Rotfrontkämpferbund, llevaron a cabo asesinatos de individuos cuidadosamente seleccionados del régimen de Weimar, así como asesinatos de miembros de partidos políticos rivales. Las operaciones más infames de los escuadrones de la muerte comunistas de la era de Weimar siguen siendo los asesinatos en 1931 de los capitanes de la policía de Berlín, Paul Anlauf y Franz Lenck. Los involucrados en la emboscada huyeron a la Unión Soviética o fueron arrestados y procesados. Entre los que recibieron la pena de muerte estaba Max Matern, quien más tarde fue glorificado como mártir por el Estado de Alemania Oriental. El último conspirador sobreviviente, el exjefe de la policía secreta de Alemania Oriental, Erich Mielke, fue juzgado y condenado por los asesinatos en 1993 con retraso. Las pruebas necesarias para enjuiciarlo con éxito se encontraron en su caja fuerte personal después de la reunificación alemana.

Alemania nazi
Einsatzgruppen judíos asesinados en Ivanhorod, Ucrania, 1942

Entre 1933 y 1945, Alemania era un estado de partido único gobernado por el Partido Nazi fascista y su líder, Adolf Hitler. Durante este período, los nazis hicieron un amplio uso de los escuadrones de la muerte y los asesinatos selectivos.

En 1934, Hitler ordenó la ejecución extrajudicial de Ernst Röhm y de todos los miembros de la Sturmabteilung que permanecieron leales a él. Simultáneamente, Hitler también ordenó una purga masiva de la Reichswehr alemana, apuntando a los oficiales que, como el general Kurt von Schleicher, se habían opuesto a su impulso por el poder absoluto. Estas masacres han pasado a la historia como "La noche de los cuchillos largos".

Después de la invasión de la Unión Soviética en 1941, la Wehrmacht alemana fue seguida por cuatro escuadrones de la muerte ambulantes llamados Einsatzgruppen para perseguir y asesinar a judíos, comunistas y otros supuestos indeseables en las áreas ocupadas.. Esta fue la primera de las masacres que comprendieron el Holocausto. Por lo general, las víctimas, entre las que había mujeres y niños, eran obligadas a marchar desde sus hogares hasta tumbas abiertas o barrancos antes de dispararles. Muchos otros se asfixiaron en camiones venenosos especialmente diseñados llamados camionetas de gas. Entre 1941 y 1944, los Einsatzgruppen asesinaron a unos 7,4 millones de civiles soviéticos, 1,3 millones de judíos, así como a decenas de miles de presuntos disidentes políticos, la mayoría de la clase alta y la intelectualidad polaca, prisioneros de guerra y números incontables de romaníes. Estas tácticas terminaron solo con la derrota de la Alemania nazi en 1945.

Alemania del Este

Entre el final de la Segunda Guerra Mundial y 1989, Alemania se dividió en la República Federal de Alemania democrática y capitalista y la República Democrática Alemana Comunista, un estado de partido único bajo el Partido de Unidad Socialista y su policía secreta, la Stasi. Durante estos años, los tribunales canguro y el uso arrogante de la pena de muerte se utilizaron de forma rutinaria contra presuntos enemigos del Estado. Para evitar que los ciudadanos de Alemania Oriental desertaran a Occidente, se dieron órdenes a los guardias fronterizos de disparar a los presuntos desertores en cuanto los vieran. Durante la década de 1980, la Stasi llevó a cabo una misión para perseguir y asesinar a los alemanes occidentales sospechosos de contrabando de alemanes orientales.

Bajo las órdenes de los líderes del Partido y del jefe de la Stasi, Erich Mielke, el gobierno de Alemania Oriental financió, armó y entrenó a las "guerrillas urbanas" de numerosos países. Según el ex coronel de la Stasi, Rainer Wiegand, los vínculos con organizaciones terroristas fueron supervisados por Markus Wolf y el Departamento Tres del ala de inteligencia extranjera de la Stasi. Miembros de la Fracción Rote Armee de Alemania Occidental, el Frente Patriótico Manuel Rodríguez de Chile y el Umkhonto we Sizwe de Sudáfrica fueron llevados a Alemania Oriental para entrenamiento en el uso de equipo militar y, "el papel de liderazgo del Partido". Se infligió un trato similar a los terroristas palestinos del Frente Popular para la Liberación de Palestina, Abu Nidal y Septiembre Negro.

Otros agentes de la Stasi trabajaron como asesores militares de las guerrillas marxistas africanas y de los gobiernos que formaron más tarde. Incluían la SWAPO de Namibia y la MPLA de Angola durante la Guerra Fronteriza de Sudáfrica, la FRELIMO durante la Guerra de Independencia de Mozambique y la guerra civil, y ZANLA de Robert Mugabe durante la guerra de Rhodesia Bush.

El coronel Wiegand reveló que Mielke y Wolf proporcionaron guardaespaldas de la división antiterrorista de la Stasi al terrorista senior de la OLP Carlos el Chacal y al líder de Septiembre Negro Abu Daoud durante sus visitas a la RDA. El coronel Wiegand se había sentido asqueado por la masacre de Munich de 1972 y estaba horrorizado de que la RDA tratara al hombre que la ordenó como un invitado de honor. Cuando protestó, le dijeron a Wiegand que Abu Daoud era "un amigo de nuestro país, un funcionario político de alto rango"; y que no había pruebas de que fuera un terrorista.

Durante la década de 1980, Wiegand reclutó en secreto a un diplomático libio para que espiara a sus colegas. El informante de Wiegand le dijo que la bomba de La Belle y otros ataques terroristas contra ciudadanos occidentales estaban siendo planeados en la Embajada de Libia en Berlín Oriental. Cuando Wiegand le mostró un informe detallado, Mielke informó al Politburó del SED, que ordenó al Coronel que continuara con la vigilancia pero que no interfiriera en los planes de los libios.

Poco antes de la reunificación alemana, el Tribunal Constitucional Federal de Alemania Occidental acusó al exjefe de la Stasi, Erich Mielke, de colusión con dos ataques terroristas de la Facción del Ejército Rojo contra personal militar estadounidense. El primero fue el ataque con coche bomba en la base aérea de Ramstein el 31 de agosto de 1981. El segundo fue el intento de asesinato del general del ejército de los Estados Unidos Frederick Kroesen en Heidelberg el 15 de septiembre de 1981. El último ataque, que fue llevado a cabo por miembros de la RAF Brigitte Mohnhaupt y Christian Klar, implicó disparar un cohete antitanque RPG-7 contra el Mercedes blindado del General. Debido a razones de demencia senil, Mielke nunca fue llevado a juicio por ninguno de los dos ataques.

República Federal de Alemania

Después de la reunificación alemana, los escuadrones de la muerte vinculados a los servicios de inteligencia extranjeros continuaron operando en Alemania. El ejemplo más infame de esto siguen siendo los asesinatos en el restaurante Mykonos de 1992, en los que un grupo de iraníes anti-islamistas fueron ametrallados fatalmente en un restaurante griego en Berlín. Un tribunal alemán finalmente condenó a los asesinos y expuso la participación de los servicios de inteligencia de la República Islámica de Irán. El asesinato y el posterior juicio han sido publicados en el bestseller de no ficción The Assassins of the Turquois Palace de Roya Hakakian.

Hungría

Durante la mayor parte de la Segunda Guerra Mundial, Hungría fue aliada de la Alemania nazi. Sin embargo, el Consejo de Regencia del almirante Miklós Horthy se negó a permitir la deportación de judíos húngaros a los campos de exterminio nazis.

Luego, en octubre de 1944, Horthy anunció un alto el fuego con las potencias aliadas y ordenó al ejército real húngaro que depusiera las armas. En respuesta, la Alemania nazi lanzó la Operación Panzerfaust, una operación encubierta que obligó a Horthy a abdicar en favor del partido fascista y militantemente racista Arrow Cross, que estaba dirigido por Ferenc Szálasi. Esto fue seguido por un golpe de Arrow Cross en Budapest el mismo día. Szálasi fue declarado "Líder de la Nación" y primer ministro de un "Gobierno de Unidad Nacional".

El gobierno de Arrow Cross, a pesar de durar solo tres meses, fue brutal. Los escuadrones de la muerte mataron a unos 38.000 húngaros. Los oficiales de Arrow Cross ayudaron a Adolf Eichmann a reactivar los procedimientos de deportación de los que los judíos de Budapest se habían librado anteriormente, enviando a unos 80.000 judíos fuera de la ciudad en detalles de trabajo esclavo y muchos más directamente a los campos de exterminio. Muchos varones judíos en edad de conscripción ya estaban sirviendo como mano de obra esclava para los batallones de trabajos forzados del ejército húngaro. La mayoría de ellos murieron, incluidos muchos que fueron asesinados inmediatamente después del final de la lucha cuando regresaban a casa. Los batallones formados rápidamente asaltaron las Casas de la Estrella Amarilla y peinaron las calles, persiguiendo a los judíos que afirmaban ser partisanos y saboteadores, ya que los judíos atacaron a los escuadrones de Arrow Cross al menos de seis a ocho veces con disparos. Estos aproximadamente 200 judíos fueron llevados a los puentes que cruzan el Danubio, donde fueron fusilados y sus cuerpos arrastrados por las aguas del río porque muchos fueron atados a pesos mientras estaban esposados entre sí en parejas.

Las tropas del Ejército Rojo llegaron a las afueras de la ciudad en diciembre de 1944 y comenzó la Batalla de Budapest, aunque a menudo se ha afirmado que no hay pruebas de que los miembros de Arrow Cross y los alemanes conspiraran para destruir el gueto de Budapest. Días antes de huir de la ciudad, el ministro del Interior de Arrow Cross, Gábor Vajta, ordenó que se cambiara el nombre de las calles y plazas con nombres judíos.

A medida que el control de las instituciones de la ciudad comenzó a decaer, Arrow Cross apuntó sus armas hacia los objetivos más indefensos posibles: pacientes en las camas de los dos hospitales judíos de la ciudad en Maros Street y Bethlen Square., y residentes en el asilo judío en Alma Road. Los miembros de Arrow Cross buscaron continuamente asaltar los guetos y los edificios de concentración judíos; la mayoría de los judíos de Budapest fueron salvados solo por un puñado de líderes judíos y diplomáticos extranjeros, el más famoso el sueco Raoul Wallenberg, el nuncio papal monseñor Angelo Rotta, el cónsul suizo Carl Lutz y el cónsul general de la España franquista. Jorge Perlasca. Szálasi sabía que los documentos utilizados por estos diplomáticos para salvar judíos no eran válidos según el derecho internacional, pero ordenó que se respetaran.

El gobierno de Arrow Cross cayó efectivamente a fines de enero de 1945, cuando el ejército soviético tomó Pest y las fuerzas enemigas se retiraron cruzando el Danubio hacia Buda. Szálasi había escapado de Budapest el 11 de diciembre de 1944, llevándose consigo la corona real húngara, mientras que los miembros de Arrow Cross y las fuerzas alemanas continuaron luchando en la retaguardia en el extremo oeste de Hungría hasta el final de la guerra en abril de 1945.

Después de la guerra, muchos de los líderes de Arrow Cross fueron capturados y juzgados por crímenes de guerra. Muchos fueron ejecutados, incluido Ferenc Szálasi. Padre András Kun, un sacerdote católico romano que comandó un escuadrón de la muerte de Arrow Cross mientras vestía su sotana, también fue condenado y ahorcado después de la guerra. Padre La sotana de Kun permanece en exhibición permanente en la Casa del Terror en Budapest.

Irlanda

Guerra de Independencia de Irlanda
A group of British intelligence agents (reputedly either the Cairo Gang or Igoe Gang) formed to counter IRA actions during the Irish War of Independence.

Durante la Guerra de Independencia de Irlanda, el Ejército Republicano Irlandés bajo el mando de Michael Collins utilizó escuadrones de la muerte y ejecuciones selectivas. Al comienzo del conflicto, Collins reclutó a un grupo de hombres de la Brigada de Dublín del IRA, que fueron apodados 'Los Doce Apóstoles'. En Collins' órdenes, los Doce Apóstoles asesinaron estratégicamente a miembros de las fuerzas de seguridad de la Corona, jefes de espionaje de la inteligencia británica y topos dentro de las filas del IRA. Collins fue asistido en esto por topos del IRA dentro de la Real Policía Irlandesa (RIC) y la Policía Metropolitana de Dublín. Además, varios secretarios que trabajaban para el Alto Mando del Ejército Británico en Dublín también trabajaban como espías para Collins.

Cuando la autoridad británica en Irlanda comenzó a desintegrarse, el primer ministro David Lloyd George declaró el estado de emergencia. Para derrotar al IRA, Winston Churchill, el Secretario de Estado para la Guerra, sugirió el reclutamiento de veteranos de la Primera Guerra Mundial en un grupo paramilitar de aplicación de la ley que se integraría en el RIC. Lloyd George estuvo de acuerdo con la propuesta y se publicaron anuncios en los periódicos británicos. Los grupos de hombres anteriormente alistados se formaron en Black and Tans, llamados así por la mezcla de excedentes militares y uniformes RIC que se les dio. Los veteranos que habían ocupado el rango de oficiales se formaron en la División Auxiliar del RIC, cuyos miembros estaban mejor pagados y recibían mejores suministros. Los miembros de ambas unidades, sin embargo, fueron despreciados por el público irlandés, contra el cual los "Tans" y "Auxiliares" rutinariamente contra represalias por redadas y asesinatos del IRA.

Miembros del Gobierno del Reino Unido, la administración británica en Irlanda y altos funcionarios del RIC apoyaron tácitamente las represalias como una forma de asustar a los irlandeses para que rechazaran al IRA. En diciembre de 1920, el gobierno británico aprobó oficialmente ciertas represalias contra la propiedad. Se estima que hubo 150 represalias oficiales durante los siguientes seis meses. Esto erosionó aún más el apoyo al gobierno británico entre la población irlandesa.

Un grupo de negros y tanques en Dublín, abril de 1921.

El 20 de marzo de 1920, Tomás Mac Curtain, el alcalde nacionalista de Cork, fue asesinado a tiros frente a su esposa e hijo por un grupo de oficiales del RIC con el rostro ennegrecido.

Enfurecido, Collins ordenó a los Doce Apóstoles que persiguieran y asesinaran a todos los oficiales del RIC involucrados en el asesinato de Mac Curtain. El 22 de agosto de 1920, el inspector de distrito de RIC, Oswald Swanzy, que había ordenado el asesinato, fue asesinado a tiros con el revólver Mac Curtain cuando salía de un servicio religioso protestante en Lisburn, condado de Antrim. Esto provocó un "pogrom" contra los católicos vecinos del pueblo.

El Domingo Sangriento, Collins' Los hombres se dispusieron a asesinar a miembros de un grupo de inteligencia británico conocido como Cairo Gang, matando o hiriendo fatalmente a quince hombres, algunos de los cuales no estaban relacionados con la pandilla. En un incidente, se escuchó al grupo IRA gritar, 'Que el Señor tenga piedad de vuestras almas', antes de abrir fuego.

Collins dijo más tarde sobre el incidente:

Mi única intención fue la destrucción de los indeseables que continuaron haciendo miserables las vidas de ciudadanos decentes comunes. Tengo pruebas suficientes para asegurarme de las atrocidades que esta banda de espías e informantes han cometido. Si tuviera un segundo motivo, no era más que un sentimiento como el que tendría para un reptil peligroso. Por su destrucción el aire se hace más dulce. Para mí, mi conciencia está clara. No hay crimen en detectar en tiempos de guerra al espía y al informante. Han destruido sin juicio. Los he pagado en su propia moneda.

Esa tarde, la División Auxiliar abrió fuego contra la multitud durante un partido de fútbol gaélico en Croke Park como represalia, matando a 14 e hiriendo a 68 jugadores y espectadores.

Las hostilidades terminaron en 1921 con la firma del Tratado Anglo-Irlandés, que garantizaba la independencia del Estado Libre Irlandés.

Guerra Civil Irlandesa
Soldados del ejército irlandés escoltando a un miembro capturado del IRA

Después de la independencia, el movimiento nacionalista irlandés se dividió por los términos del Tratado anglo-irlandés, que otorgaba un estado de dominio de Irlanda dividido dentro del Imperio Británico. Además, todos los funcionarios del nuevo Estado Libre de Irlanda debían prestar juramento de lealtad al rey Jorge V.

Como resultado, la Guerra Civil Irlandesa se libró entre los nacionalistas irlandeses que aceptaron el Tratado y los que lo consideraron una traición. Aunque lucharon entre hombres que recientemente habían servido juntos contra los británicos, la lucha fue a menudo sin cuartel y ambos bandos cometieron brutales atrocidades.

En las comunicaciones del IRA, se hacía referencia al Estado irlandés como "La banda imperial", el "Gobierno asesino" y como "Un Dáil impuesto por los británicos".;. Por lo tanto, los hombres y mujeres irlandeses que apoyaban al Estado Libre eran considerados traidores. A las órdenes del Jefe de Gabinete del IRA, Liam Lynch, el IRA Anti-Tratado comenzó a recaudar dinero para su causa mediante el robo a mano armada de bancos y oficinas de correos. El 30 de noviembre de 1922, Liam Lynch emitió lo que se denominó "órdenes de terror", en las que ordenaba a los miembros del IRA que asesinaran a los miembros del Parlamento irlandés, o Dáil Éireann, y a los senadores siempre que fuera posible. Esta Orden General sancionó el asesinato de ciertos jueces y directores de periódicos. El IRA también lanzó una campaña concertada de incendios provocados contra los hogares de los miembros del Dáil o TD. Entre estos ataques se encuentran el incendio de la casa de TD James McGarry, que resultó en la muerte de su hijo de siete años y el asesinato del anciano ministro del Estado Libre, Kevin O'Higgins, y el incendio de la casa de su familia en Stradbally en principios de 1923.

Después del asesinato de TD Sean Hales, el Dáil comenzó a tratar la guerra civil como un estado de emergencia. Votaron a favor de tomar represalias mediante la ejecución sumaria de cuatro miembros capturados del Ejecutivo del IRA: Rory O'Connor, Liam Mellows, Richard Barrett y Joe McKelvey. Después de que se aprobó la moción, los cuatro hombres fueron ejecutados por un pelotón de fusilamiento el 8 de diciembre de 1922. Durante el conflicto, al menos otros 73 hombres del IRA capturados fueron tratados de la misma manera, algunos después de un consejo de guerra, otros sin juicio. No hay cifras concluyentes sobre el número de ejecuciones no oficiales de insurgentes del IRA capturados, pero el oficial republicano Todd Andrews estimó 153 (ver Ejecuciones durante la Guerra Civil Irlandesa).

Al comienzo de la Guerra Civil, el Estado irlandés formó una policía especial antiterrorista, que se denominó Departamento de Investigación Criminal. Con sede en Oriel House de Dublín, el CID fue despreciado por el IRA Anti-Tratado, que se refirió a ellos como 'La pandilla asesina'. Durante la Batalla de Dublín, se sabe que el CID disparó contra 25 militantes en contra del Tratado, oficialmente mientras "se resistían al arresto". En última instancia, el Estado irlandés disolvió el CID tras el cese de las hostilidades en 1923.

A pesar de los mejores esfuerzos de las fuerzas Anti-Tratado, tanto el ejército irlandés como el CID demostraron ser muy efectivos tanto en el combate como en el trabajo de inteligencia. Una táctica consistía en poner bajo vigilancia a los mensajeros del IRA, lo que habitualmente llevaba a las fuerzas de seguridad irlandesas a los miembros de alto rango de la insurgencia.

Según el historiador Tom Mahon, la guerra civil irlandesa "terminó efectivamente" el 10 de abril de 1923, cuando el ejército irlandés localizó e hirió de muerte a Liam Lynch durante una escaramuza en las montañas Knockmealdown del condado de Tipperary. Veinte días después, el sucesor de Lynch, Frank Aiken, dio la orden de 'rendirse y deshacerse de las armas'.

Rusia

Imperio Ruso
Oprichniki, pintura de Nikolai Nevrev

El primer uso organizado de la violencia de los escuadrones de la muerte en Rusia data del reinado de Iván el Terrible en el siglo XVI, el primer monarca ruso en reclamar el título de zar. Llamados Oprichniki, llevaban carcajes que contenían escobas, simbolizando su misión de descubrir a los enemigos del Zar. Vestían ropa negra, que era similar a un hábito monástico ortodoxo ruso, y llevaban la insignia de una cabeza de perro cortada (para olfatear la traición y los enemigos del zar) y una escoba (para barrerlos). La cabeza del perro también simbolizaba su "mordisco en los talones de los enemigos del zar." A veces se les llamaba los "Tsar's Dogs" a causa de su lealtad hacia él. También montaban caballos negros para inspirar un mayor nivel de terror.

Su juramento de lealtad fue: Juro ser fiel al Señor, Gran Príncipe y su reino, a los jóvenes Grandes Príncipes y a la Gran Princesa, y no guardar silencio sobre ningún mal que pueda saber o haber oído o pueda oír. se está contemplando contra el Zar, sus reinos, los jóvenes príncipes o la Tsaritsa. También juro no comer ni beber con los zemshchina, y no tener nada en común con ellos. En esto beso la cruz.

Dirigidos por Malyuta Skuratov, los Oprichniki solían torturar y ejecutar a todo aquel que el zar sospechara de traición, incluidos boyardos, mercaderes, clérigos, plebeyos e incluso ciudades enteras. Las memorias de Heinrich von Staden proporcionan una descripción detallada tanto de las motivaciones del zar como del funcionamiento interno de los Oprichniki.

Las víctimas más famosas de los Oprichniki siguen siendo Kyr Philip Kolychev, el obispo metropolitano de Moscú. El metropolitano pronunció un sermón en presencia del zar en el que reprendió a Iván por aterrorizar y asesinar a un gran número de personas inocentes y sus familias. Enfurecido, el zar Iván convocó un concilio eclesiástico que declaró expulsado del sacerdocio al metropolitano Felipe y encarcelado en un monasterio para el clero delincuente. Años más tarde, el zar Iván envió un emisario exigiendo la bendición del metropolitano Felipe sobre sus planes para la masacre de Novgorod. El metropolitano Philip dijo: "Solo los buenos son bendecidos".

Enfurecido, el zar Iván envió a Skuratov a estrangular personalmente al metropolitano en su celda monástica. Posteriormente, el metropolitano Felipe fue glorificado como santo por la Iglesia ortodoxa rusa.

En siglos posteriores, los zares rusos declararon el estado de emergencia y usaron tácticas de escuadrones de la muerte para reprimir levantamientos internos como la rebelión de Pugachev y la revolución rusa de 1905. Durante esta última, el zar Nicolás II de Rusia ordenó el Ejército Imperial Ruso para aliarse con los Black Hundreds, un grupo paramilitar ultranacionalista. Los capturados en armas contra las fuerzas del zar eran juzgados por tribunales militares antes de ser ahorcados o fusilados. Según Simon Sebag Montefiore, ser sorprendido con ropa similar a las milicias antizaristas a menudo era suficiente para un consejo de guerra seguido de la ejecución. Estas tácticas fueron continuadas por el Movimiento Blanco anticomunista durante la Guerra Civil Rusa (1917-1920).

Los opositores a la Casa de Romanov también llevaron a cabo asesinatos selectivos de aquellos considerados enemigos del socialismo, lo que se denominó terror individual. Entre ellos estaban la Voluntad del Pueblo, el Escuadrón de Batalla Bolchevique y la Brigada de Combate del Partido Socialista Revolucionario. Entre las víctimas de los escuadrones de la muerte marxistas se encontraban el zar Alejandro II de Rusia, el gran duque Sergei Alexandrovich de Rusia y el poeta y editor en lengua georgiana Ilia Chavchavadze. Estas tácticas se aceleraron drásticamente después de la Revolución de Octubre.

Unión Soviética

Después de la Revolución Bolchevique, el antiguo Imperio Ruso pasó 73 años como la Unión Soviética, un estado de partido único gobernado por el Partido Comunista de la Unión Soviética. Especialmente entre 1917 y 1953, el PCUS ordenó rutinariamente el secuestro, la tortura y la ejecución de un gran número de anticomunistas reales y presuntos. Aquellos con orígenes de clase alta fueron atacados rutinariamente de esta manera durante los primeros años de la Unión Soviética.

La mayor parte de la represión estuvo a cargo de las fuerzas regulares del Estado, como el ejército y la policía, pero también hubo muchos casos de operaciones clandestinas y encubiertas.

Durante el período de entreguerras, la NKVD solía atacar a los antiestalinistas en Occidente para secuestrarlos o asesinarlos. Entre ellos estaba el ex Comisario de Guerra del PCUS, León Trotsky, quien fue asesinado en la Ciudad de México el 21 de agosto de 1940 por el oficial de la NKVD Ramón Mercador. Además, los ex generales del ejército blanco Alexander Kutepov y Evgeny Miller fueron secuestrados en París por la NKVD. Se alega que Kutepov sufrió un ataque al corazón antes de que pudieran llevarlo de contrabando a Moscú y dispararle. El general Miller no tuvo tanta suerte y murió en la prisión de Lubianka en Moscú. Yevhen Konovalets, el fundador de la Organización de Nacionalistas Ucranianos, fue volado en pedazos por el oficial de la NKVD Pavel Sudoplatov en Rotterdam el 23 de mayo de 1938.

En el período de posguerra, la Iglesia Ortodoxa Rusa colaboró con el Estado soviético en una campaña para eliminar el catolicismo de rito oriental en las regiones recientemente anexadas a la República Socialista Soviética de Ucrania. Sacerdotes y laicos que se negaron a convertirse a la ortodoxia fueron asesinados o deportados a los GULAG en Karaganda. El 27 de octubre de 1947, la NKVD organizó un accidente automovilístico para asesinar al obispo ucraniano greco-católico Theodore Romzha de Mukachevo. Cuando el "accidente" no logró matar al obispo, la NKVD lo envenenó en su cama de hospital el 1 de noviembre de 1947.

Incluso en la era posterior a Stalin, la policía secreta soviética continuó asesinando a anticomunistas en Occidente. Dos de las víctimas más notables fueron Lev Rebet y Stepan Bandera, nacionalistas ucranianos que fueron asesinados por la KGB en Munich, Alemania Occidental. Se creía que ambas muertes habían sido accidentales hasta 1961, cuando su asesino, Bohdan Stashynsky, desertó a Occidente con su esposa y se entregó voluntariamente a las autoridades de Alemania Occidental.

Federación Rusa

Las Fuerzas Armadas rusas han sido acusadas de utilizar escuadrones de la muerte contra los insurgentes chechenos. Después de desertar a los Estados Unidos en octubre de 2000, Sergei Tretyakov, un agente de SVR, acusó al gobierno de la Federación Rusa de seguir las prácticas de la era soviética al asesinar rutinariamente a sus críticos en el extranjero.

España

Antes de la Segunda Guerra Mundial, la Alemania nazi y la Unión Soviética libraron una guerra por poder durante la Guerra Civil Española. Hubo escuadrones de la muerte utilizados tanto por los falangistas como por los republicanos durante este conflicto. Entre las víctimas destacadas de la violencia de los escuadrones de la muerte de la época se encuentran el poeta Federico García Lorca, José Robles y el periodista Ramiro Ledesma Ramos. (ver también Mártires de la Guerra Civil Española).

Los escuadrones de la muerte republicanos estaban integrados en gran medida por miembros de la OGPU de Joseph Stalin y tenían como objetivo a miembros del clero católico y la nobleza española para asesinarlos (ver Red Terror).

Según el autor Donald Rayfield,

Stalin, Yezhov y Beria desconfiaron a los participantes soviéticos en la guerra española. Los asesores militares como Vladimir Antonov-Ovseenko, periodistas como Koltsov estaban abiertos a la infección por las herejías, especialmente Trotsky, prevaleciendo entre los partidarios de la República. Los agentes del NKVD enviados a España estaban más interesados en secuestrar y asesinar a antiestalinistas entre los líderes republicanos y los comandantes de la Brigada Internacional que en luchar contra Franco. La derrota de la República, a los ojos de Stalin, no fue causada por los esfuerzos desviadores del NKVD, sino por la traición de los herejes.

John Dos Passos escribió más tarde:

He venido a pensar, especialmente desde mi viaje a España, que las libertades civiles deben ser protegidas en cada etapa. En España estoy seguro de que la introducción de métodos de GPU por los comunistas hizo tanto daño como sus hombres tanque, pilotos y hombres militares experimentados hicieron bien. El problema con toda una poderosa policía secreta en manos de fanáticos, o de cualquiera, es que una vez que empieza no hay parar hasta que ha corrompido todo el cuerpo político.

Las filas de los escuadrones de la muerte republicanos incluían a Erich Mielke, el futuro jefe del Ministerio de Seguridad del Estado de Alemania Oriental. Walter Janka, un veterano de las fuerzas republicanas que lo recuerda, describió la carrera de Mielke de la siguiente manera:

Mientras luchaba en el frente, disparando contra los fascistas, Mielke sirvió en la parte trasera, disparando trotskistas y anarquistas.

En la era moderna, funcionarios del gobierno español establecieron ilegalmente escuadrones de la muerte, incluido el Batallón Vasco Español, Triple A, Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL) para luchar contra ETA. Estuvieron activos desde 1975 hasta 1987, operando bajo el mando de los Trabajadores Socialistas Españoles' Gabinetes de fiesta de 1982.

Reino Unido

Durante los disturbios, un conflicto etnonacionalista en Irlanda del Norte que duró desde la década de 1960 hasta la década de 1990, se hicieron numerosas acusaciones de colusión entre el estado británico y los paramilitares republicanos. La Fuerza de Reacción Militar (MRF), una unidad disuelta del Cuerpo de Inteligencia Británico que operó de forma encubierta en Irlanda del Norte durante los disturbios, fue descrita por un ex miembro como un "escuadrón de la muerte legalizado". En una entrevista, otro exmiembro de MRF afirmó que 'si tenías un jugador que era un tirador muy conocido que cometió muchos asesinatos... entonces había que eliminarlo. [Ellos eran] asesinos, y no tenían piedad de nadie."

El Ejército Republicano Irlandés Provisional (IRA), una organización paramilitar republicana irlandesa, también fue acusado de operar escuadrones de la muerte en Irlanda del Norte durante los disturbios. Los historiadores han descrito a la Unidad de Seguridad Interna del IRA como un escuadrón de la muerte, que se enfocaba en los presuntos informantes realizando investigaciones, interrogando a los sospechosos y ejecutando a aquellos que el IRA consideraba culpables de pasar información a las fuerzas de seguridad británicas. Antes de cualquier ejecución llevada a cabo por la Unidad de Seguridad Interna, se llevaría a cabo un consejo de guerra ad hoc del presunto informante, y cualquier sentencia de muerte dictada tendría que ser ratificada por adelantado por el Consejo del Ejército del IRA..

Yugoslavia

La Masacre de Srebrenica, también conocida como el Genocidio de Srebrenica, fue el asesinato en julio de 1995 de aproximadamente 8000 hombres y niños bosnios, así como la limpieza étnica de 1000 a 2000 refugiados en el área de Srebrenica en Bosnia y Herzegovina, por unidades del Ejército de la República Srpska (VRS) bajo el mando del General Ratko Mladić durante la Guerra de Bosnia. Además del VRS, una unidad paramilitar de Serbia conocida como Scorpions participó en la masacre.

En Potočari, algunas de las ejecuciones se llevaron a cabo de noche bajo lámparas de arco, y luego excavadoras industriales empujaron los cuerpos a fosas comunes. Según las pruebas recopiladas de los bosnios por el policía francés Jean-René Ruez, algunos fueron enterrados vivos; también escuchó testimonios que describían a las fuerzas serbias matando y torturando a los refugiados a voluntad, calles llenas de cadáveres, personas que se suicidaban para evitar que les cortaran la nariz, los labios y las orejas, y adultos obligados a ver cómo los soldados mataban a sus hijos.

En 2004, en un fallo unánime sobre el "Fiscal contra Krstić" caso, la Sala de Apelaciones del Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY) con sede en La Haya dictaminó que la masacre de Srebrenica fue un genocidio.

Grupos de derechos humanos

Muchas organizaciones de derechos humanos como Amnistía Internacional están haciendo campaña contra el castigo extrajudicial junto con la ONU.