Brigadas Internacionales

Compartir Imprimir Citar

Las Brigadas Internacionales (en español: Brigadas Internacionales) fueron unidades militares creadas por la Internacional Comunista para asistir al gobierno del Frente Popular de la Segunda Guerra Española. República durante la Guerra Civil Española. La organización existió durante dos años, desde 1936 hasta 1938. Se estima que durante toda la guerra sirvieron en las Brigadas Internacionales entre 40.000 y 59.000 miembros, incluidos unos 10.000 que murieron en combate. Más allá de la Guerra Civil Española, "Brigadas Internacionales" a veces también se usa indistintamente con el término legión extranjera en referencia a unidades militares compuestas por extranjeros que se ofrecen como voluntarios para luchar en el ejército de otro estado, a menudo en tiempos de guerra.

El cuartel general de la brigada estaba situado en el Gran Hotel, Albacete, Castilla-La Mancha. Participaron en las batallas de Madrid, Jarama, Guadalajara, Brunete, Belchite, Teruel, Aragón y el Ebro. La mayoría de estos terminaron en derrota. Durante el último año de su existencia, las Brigadas Internacionales se integraron en el Ejército Republicano Español como parte de la Legión Extranjera Española. La organización fue disuelta el 23 de septiembre de 1938 por el presidente del Gobierno español, Juan Negrín, en un vano intento de obtener más apoyo de las democracias liberales en el Comité de No Intervención.

Las Brigadas Internacionales fueron fuertemente apoyadas por la Comintern y representaron el compromiso de la Unión Soviética de ayudar a la República Española (con armas, logística, asesores militares y la NKVD), al igual que Portugal, la Italia fascista y la Alemania nazi. asistían a la insurgencia nacionalista opuesta. El mayor número de voluntarios provino de Francia (donde el Partido Comunista Francés tenía muchos miembros) y exiliados comunistas de Italia y Alemania. Muchos judíos formaban parte de las brigadas, siendo particularmente numerosos los voluntarios provenientes de Estados Unidos, Polonia, Francia, Inglaterra y Argentina.

Los voluntarios republicanos que se oponían al estalinismo no se unieron a las Brigadas, sino que se alistaron en el Frente Popular separado, el POUM (formado por trotskistas, bujarinistas y otros grupos antiestalinistas, que no separaban a los voluntarios españoles y extranjeros), o grupos anarcosindicalistas como la Columna Durruti, la AIT y la CNT.

Formación y reclutamiento

Una unidad de la Brigada Internacional de Bulgaria, 1937
Bandera de las Brigadas Internacionales Húngaras.

El uso de partidos comunistas extranjeros para reclutar voluntarios para España fue propuesto por primera vez en la Unión Soviética en septiembre de 1936, aparentemente por sugerencia de Maurice Thorez, por Willi Münzenberg, jefe de propaganda del Komintern para Europa Occidental. Como medida de seguridad, los voluntarios no comunistas serían entrevistados primero por un agente de la NKVD.

A fines de septiembre, los partidos comunistas italiano y francés habían decidido formar una columna. Luigi Longo, exdirigente de las Juventudes Comunistas Italianas, fue el encargado de realizar las gestiones necesarias con el gobierno español. El Ministerio de Defensa soviético también ayudó, ya que tenían experiencia en el trato con cuerpos de voluntarios internacionales durante la Guerra Civil Rusa. Largo Caballero se opuso inicialmente a la idea, pero tras los primeros contratiempos de la guerra, cambió de opinión y finalmente accedió a la operación el 22 de octubre. Sin embargo, la Unión Soviética no se retiró del Comité de No Intervención, probablemente para evitar un conflicto diplomático con Francia y el Reino Unido.

El principal centro de reclutamiento estaba en París, bajo la supervisión del coronel soviético Karol "Walter" Świerczewski. El 17 de octubre de 1936 se publicó en Mundo Obrero una carta abierta de Joseph Stalin a José Díaz, argumentando que la victoria de la Segunda República española era un asunto no sólo de los españoles sino de todo &# 34;humanidad progresista"; En poco tiempo, los activistas comunistas se unieron a los grupos liberales y socialistas moderados para formar un 'frente popular' antifascista. milicias en varios países, la mayoría de ellas bajo el control o la influencia de la Comintern.

Se organizó la entrada a España de voluntarios, por ejemplo, un yugoslavo, Josip Broz, que se haría famoso como el mariscal Tito, estaba en París para proporcionar asistencia, dinero y pasaportes a los voluntarios de Europa del Este (incluidos numerosos voluntarios yugoslavos en la guerra Civil española). Los voluntarios fueron enviados por tren o barco desde Francia a España y enviados a la base en Albacete. Muchos de ellos también se fueron solos a España. Los voluntarios no tenían contrato ni período de compromiso definido, lo que más tarde resultaría ser un problema.

También, muchos italianos, alemanes y personas de otros países se unieron al movimiento, con la idea de que combatir en España era el primer paso para restaurar la democracia o promover una causa revolucionaria en su propio país. También había muchos trabajadores desempleados (especialmente de Francia) y aventureros. Finalmente, unos 500 comunistas exiliados en Rusia fueron enviados a España (entre ellos, experimentados líderes militares de la Primera Guerra Mundial como "Kléber" Stern, "Gomez" Zaisser, "Kléber" 34;Lukacs"Zalka y "Gal" Galicz, quienes resultarían invaluables en combate).

La operación fue recibida con entusiasmo por los comunistas, pero por los anarquistas con escepticismo, en el mejor de los casos. Al principio, a los anarquistas, que controlaban las fronteras con Francia, se les dijo que rechazaran a los voluntarios comunistas, pero permitieron su paso de mala gana después de las protestas. Keith Scott Watson, un periodista que luchó junto a Esmond Romilly en el Cerro de los Ángeles y que luego “renunció” al Batallón Thälmann, describe en sus memorias cómo fue detenido e interrogado por guardias fronterizos anarquistas antes de que finalmente se le permitiera ingresar al país. Un grupo de 500 voluntarios (principalmente franceses, con algunos exiliados polacos y alemanes) llegó a Albacete el 14 de octubre de 1936. Fueron recibidos por voluntarios internacionales que ya habían estado combatiendo en España: alemanes del Batallón Thälmann, italianos del Centuria Gastone Sozzi y French del Batallón Commune de Paris. Entre ellos estaba el poeta John Cornford, que había viajado por Francia y España con un grupo de colegas intelectuales y artistas, incluidos John Sommerfield, Bernard Knox y Jan Kurzke, quienes dejaron memorias detalladas de sus experiencias de batalla.

El 30 de mayo de 1937, el transatlántico español Ciudad de Barcelona, que transportaba entre 200 y 250 voluntarios desde Marsella a España, fue torpedeado por un submarino nacionalista frente a la costa de Malgrat de Mar. El barco se hundió y Se estima que hasta 65 voluntarios se ahogaron.

Albacete pronto se convirtió en el cuartel general de las Brigadas Internacionales y su depósito principal. Estaba dirigido por una troika de pesos pesados del Komintern: André Marty era el comandante; Luigi Longo (Gallo) fue Inspector General; y Giuseppe Di Vittorio (Nicoletti) fue comisario político en jefe.

Había muchos voluntarios judíos entre los brigadistas, aproximadamente una cuarta parte del total. Se formó una compañía judía dentro del batallón polaco que recibió su nombre de Naftali Botwin, un joven comunista judío asesinado en Polonia en 1925.

El Partido Comunista Francés proporcionó uniformes para las Brigadas. Estaban organizados en brigadas mixtas, la unidad militar básica del Ejército Popular Republicano. La disciplina era severa. Durante varias semanas, las Brigadas estuvieron encerradas en su base mientras se realizaba su estricto entrenamiento militar.

Servicio

Primeros enfrentamientos: Sitio de Madrid

La bandera de las Brigadas Internacionales fue la bandera republicana española con la estrella de tres puntos del Frente Popular en el centro

La Batalla de Madrid fue un gran éxito para la República y evitó la perspectiva de una rápida derrota a manos de las fuerzas de Francisco Franco. El papel de las Brigadas Internacionales en esta victoria fue generalmente reconocido, pero la propaganda del Komintern lo exageró de modo que el mundo exterior solo se enteró de sus victorias y no de las de las unidades españolas. Tal propaganda tuvo tanto éxito que el embajador británico, Sir Henry Chilton, declaró que no había españoles en el ejército que había defendido Madrid. Las fuerzas de las Brigadas Internacionales que combatieron en Madrid llegaron tras otro exitoso combate republicano. De las 40.000 tropas republicanas en la ciudad, las tropas extranjeras sumaban menos de 3.000.

Aunque las Brigadas Internacionales no ganaron la batalla por sí solas, ni cambiaron significativamente la situación, ciertamente dieron ejemplo con su lucha decidida y mejoraron la moral de la población al demostrar la preocupación de otras naciones en la lucha. Muchos de los miembros más antiguos de las Brigadas Internacionales proporcionaron una valiosa experiencia de combate, habiendo luchado durante la Primera Guerra Mundial (España permaneció neutral en 1914-1918) y la Guerra de Independencia de Irlanda (algunos habían luchado en el ejército británico mientras que otros habían luchado en el Ejército Republicano Irlandés (IRA)).

Uno de los lugares estratégicos de Madrid era la Casa de Campo. Allí las tropas nacionalistas eran marroquíes, comandadas por el general José Enrique Varela. Fueron detenidos por las III y IV Brigadas del Ejército Republicano Español.

El 9 de noviembre de 1936, la XI Brigada Internacional, integrada por 1.900 hombres del Batallón Edgar André, el Batallón Commune de Paris y el Batallón Dabrowski, junto con una compañía de ametralladoras británica, tomó posición en la Casa de Campo. Por la tarde, su comandante, el general Kléber, lanzó un asalto a las posiciones nacionalistas. Esto duró toda la noche y parte de la mañana siguiente. Al final de la lucha, las tropas nacionalistas se habían visto obligadas a retirarse, abandonando toda esperanza de un asalto directo a Madrid por parte de Casa de Campo, mientras que la Brigada XI había perdido un tercio de su personal.

El 13 de noviembre se desplegó la XII Brigada Internacional de 1.550 hombres, compuesta por el Batallón Thälmann, el Batallón Garibaldi y el Batallón André Marty. Comandados por el general 'Lukács', asaltaron las posiciones nacionalistas en los altos del Cerro de Los Ángeles. Como resultado de problemas de idioma y comunicación, problemas de mando, falta de descanso, mala coordinación con unidades blindadas y apoyo de artillería insuficiente, el ataque fracasó.

El 19 de noviembre, las milicias anarquistas se vieron obligadas a retirarse y las tropas nacionalistas (legionarios extranjeros marroquíes y españoles, cubiertos por la Legión Cóndor nazi) tomaron un punto de apoyo en la Ciudad Universitaria. La Brigada XI fue enviada para expulsar a los nacionalistas de la Ciudad Universitaria. La batalla fue extremadamente sangrienta, una mezcla de artillería y bombardeo aéreo, con luchas de bayoneta y granadas, cuarto por cuarto. El líder anarquista Buenaventura Durruti fue fusilado allí el 19 de noviembre de 1936 y murió al día siguiente. La batalla en la universidad se prolongó hasta que las tres cuartas partes de la Ciudad Universitaria quedaron bajo control nacionalista. Luego, ambos bandos comenzaron a establecer trincheras y fortificaciones. Entonces quedó claro que cualquier asalto de cualquier lado sería demasiado costoso; los líderes nacionalistas tuvieron que renunciar a la idea de un asalto directo a Madrid y prepararse para el sitio de la capital.

El 13 de diciembre de 1936, 18 000 soldados nacionalistas intentaron un ataque para cerrar el cerco de Madrid en Guadarrama, un enfrentamiento conocido como la Batalla del Camino de La Coruña. Los republicanos enviaron una unidad blindada soviética, al mando del general Dmitry Pavlov, y las Brigadas Internacionales XI y XII. Siguió un violento combate y detuvieron el avance nacionalista.

Entonces se lanzó un ataque de la República en el frente de Córdoba. La batalla terminó en una especie de punto muerto; se emitió un comunicado que decía: "Durante el día continuó el avance sin pérdida de territorio alguno". Los poetas Ralph Winston Fox y John Cornford fueron asesinados. Finalmente, los nacionalistas avanzaron y tomaron la central hidroeléctrica de El Campo. André Marty acusó al comandante del Batallón Marsellesa, Gaston Delasalle, de espionaje y traición y lo hizo ejecutar. (Es dudoso que Delasalle hubiera sido un espía de Francisco Franco; fue denunciado por su segundo al mando, André Heussler, quien posteriormente fue ejecutado por traición durante la Segunda Guerra Mundial por la Resistencia francesa).

Otros intentos nacionalistas después de Navidad para rodear Madrid fracasaron, pero no sin combates extremadamente violentos. El 6 de enero de 1937, el Batallón Thälmann llegó a Las Rozas y mantuvo sus posiciones hasta que fue destruido como fuerza de combate. El 9 de enero, solo se habían perdido 10 km para los nacionales, cuando la XIII Brigada Internacional y la XIV Brigada Internacional y la 1.ª Compañía Británica llegaron a Madrid. Se lanzaron violentos asaltos republicanos en un intento de recuperar la tierra, con poco éxito. El 15 de enero, ambos bandos construyeron trincheras y fortificaciones, lo que resultó en un punto muerto.

Los nacionalistas no tomaron Madrid hasta el final de la guerra, en marzo de 1939, cuando marcharon sin oposición. Hubo algunos focos de resistencia durante los meses siguientes.

Batalla del Jarama

El 6 de febrero de 1937, tras la toma de Málaga, los nacionalistas atacaron la carretera Madrid-Andalucía, al sur de Madrid. Los nacionalistas avanzaron rápidamente sobre el pueblito de Ciempozuelos, en poder de la XV Brigada Internacional. estaba compuesto por el Batallón Británico (Commonwealth británica e irlandesa), el Batallón Dimitrov (nacionalidades balcánicas diversas), el Batallón del Sexto de Febrero (belgas y franceses), el Batallón canadiense Mackenzie-Papineau y la Brigada Abraham Lincoln. También luchó una unidad irlandesa independiente de 80 hombres fuertes (principalmente), conocida después como la Columna Connolly. Los batallones rara vez estaban compuestos en su totalidad por una nacionalidad, sino que, en su mayor parte, eran una mezcla de muchas.

El 11 de febrero de 1937, una brigada nacionalista atacó por sorpresa al Batallón André Marty (XIV Brigada Internacional), matando silenciosamente a sus centinelas y cruzando el Jarama. El Batallón Garibaldi detuvo el avance con intenso fuego. En otro momento, la misma táctica permitió a los nacionalistas mover sus tropas al otro lado del río. El 12 de febrero, el Batallón Británico, XV Brigada Internacional se llevó la peor parte del ataque, permaneciendo bajo fuego intenso durante siete horas. El puesto se conoció como "Suicide Hill". Al final del día, solo quedaban 225 de los 600 miembros del batallón británico. Una compañía fue capturada con artimaña, cuando los nacionalistas avanzaron entre sus filas cantando La Internacional.

El 17 de febrero, el Ejército Republicano contraatacó. Los días 23 y 27 de febrero se comprometieron las Brigadas Internacionales, pero con poco éxito. El Batallón Lincoln fue sometido a una gran presión, sin apoyo de artillería. Sufrió 120 muertos y 175 heridos. Entre los muertos estaba el poeta irlandés Charles Donnelly y Leo Greene.

Hubo numerosas bajas en ambos bandos, y aunque "ambos reclamaron la victoria... ambos sufrieron derrotas". La batalla resultó en un punto muerto, con ambos lados excavando y creando elaborados sistemas de trincheras. El 22 de febrero de 1937, entró en vigor la prohibición del Comité de No Intervención de la Sociedad de Naciones sobre voluntarios extranjeros.

Batalla de Guadalajara

Bandera de Giustizia e Libertà, un movimiento italiano de resistencia antifascista dirigido por Carlo Rosselli. Rosselli participó en la guerra, uniendo una mezcla de fuerzas políticas antifascistas italianas, incluyendo socialistas, anarquistas, comunistas y liberales para apoyar la causa republicana y participó en la lucha. Rosselli fue asesinado por un fascista francés en 1937.

Tras el fallido asalto al Jarama, los nacionalistas intentaron otro asalto a Madrid, esta vez desde el noreste. El objetivo era la localidad de Guadalajara, a 50 km de Madrid. Se desplegó todo el cuerpo expedicionario italiano, 35.000 hombres, con 80 carros de combate y 200 artillería de campaña, ya que Benito Mussolini quería que la victoria se atribuyera a Italia. El 9 de marzo de 1937, los italianos abrieron una brecha en las líneas republicanas pero no aprovecharon adecuadamente el avance. Sin embargo, el resto del ejército nacionalista avanzaba y la situación parecía crítica para los republicanos. Rápidamente se reunió una formación extraída de las mejores unidades disponibles del ejército republicano, incluidas las Brigadas Internacionales XI y XII.

En la madrugada del 10 de marzo, los nacionalistas se acercaron y, al mediodía, el batallón Garibaldi contraatacó. Surgió cierta confusión por el hecho de que los lados no estaban al tanto de los movimientos del otro y que ambos lados hablaban italiano; esto resultó en que los exploradores de ambos lados intercambiaran información sin darse cuenta de que eran enemigos. Las líneas republicanas avanzaron y tomaron contacto con la XI Brigada Internacional. Se disparó contra tanques nacionalistas y entraron en acción patrullas de infantería.

El 11 de marzo, el ejército nacionalista rompió el frente del ejército republicano. El Batallón Thälmann sufrió grandes pérdidas, pero logró mantener la carretera Trijueque-Torija. Los Garibaldi también ocuparon sus cargos. El 12 de marzo, aviones y tanques republicanos atacaron. El Batallón Thälmann atacó Trijuete con una carga de bayoneta y volvió a tomar la ciudad, capturando numerosos prisioneros.

Otras batallas

Las Brigadas Internacionales también entraron en combate en la Batalla de Teruel en enero de 1938. La 35.ª División Internacional sufrió mucho en esta batalla por los bombardeos aéreos y la escasez de alimentos, ropa de invierno y municiones. La XIV Brigada Internacional luchó en la Batalla del Ebro en julio de 1938, última ofensiva republicana de la guerra.

Víctimas

Las fuentes primarias existentes brindan información contradictoria sobre el número de brigadistas asesinados; un informe del personal del IB Albacete de finales de marzo de 1938 reclamaba 4.575 KIA, una comunicación interna soviética a Moscú del comandante de la NKVD Semyon Gnadin de finales de julio de 1938 reclamaba 3.615 KIA, mientras que el presidente del Gobierno Juan Negrín en su discurso de despedida en Barcelona el 28 de octubre, 1938 menciona 5.000 caídos.

Tampoco en la historiografía hay acuerdo en cuanto a las bajas mortales. Una de las cifras exactas ofrecidas es 9.934; se calculó a mediados de la década de 1970 y en ocasiones se repite hasta la actualidad. La estimación más alta identificada es de 15.000 KIA. Muchos estudiosos prefieren 10.000, también en trabajos publicados recientemente. La popular serie Osprey afirma que hubo al menos 7.800 muertos. Sin embargo, otros autores aportan estimaciones que apuntan más bien al rango de 6.100 a 6.500. En algunas publicaciones no académicas, el número se da como 4.900. Las cifras anteriores incluyen a los brigadistas muertos en combate, a los que murieron posteriormente por heridas oa los que fueron ejecutados como prisioneros de guerra. No incluyen a los brigadieres que fueron ejecutados por su propio bando, cifra que algunos afirman podría haber sido de 500; tampoco incluyen a las víctimas de accidentes (autodisparos, tráfico, ahogamientos, etc.) o aquellas que fallecieron por problemas de salud (enfermedad, congelación, envenenamiento, etc.).

El número total de bajas es de 48.909. Incluye muertos, desaparecidos y heridos, aunque probablemente contiene numerosos casos duplicados, ya que un individuo podría haber sufrido heridas varias veces.

La proporción de KIA a todos los combatientes de IB calculada por los historiadores podría diferir aún más, ya que depende no solo de las estimaciones del número de muertos, sino también de las estimaciones del número total de voluntarios. Algunas fuentes sugieren la cifra del 8,3%, algunos autores afirman el 15%, otros optan por el 16,7% o avalan la ratio del 28,6%; un solo autor llegó incluso al 33%. En comparación, en las unidades de choque utilizadas por los nacionalistas, aunque no eran del todo comparables, la relación era del 11,3% para los requetés carlistas y del 14,6% para los regulares marroquíes. El porcentaje total de muertos en acción en los ejércitos de ambos bandos se estima en un 7%.

Las estimaciones de la relación KIA para los principales contingentes nacionales difieren enormemente y, a menudo, no guardan una relación razonable con la relación KIA general, calculada para las Brigadas. Para los franceses (incluidos los belgas y los suizos francófonos), las cifras oscilan entre el 12 % y el 18 %; para los alemanes (incluidos los austriacos y los suizos de habla alemana) entre el 22% y el 40% para los polacos (incluidos los ucranianos, judíos, bielorrusos) entre el 30% y el 62%, para los italianos entre el 18% y el 20%, para los estadounidenses entre 13% y 32%, para los yugoslavos entre 35% y 50%, para británicos entre 16% y 22% y para canadienses entre 43% y 57%.

Disolución

Placa de bronce en honor a los soldados británicos de las Brigadas Internacionales que murieron defendiendo a la República Española en el monumento de Hill 705, Serra de Pàndols.

En octubre de 1938, en plena Batalla del Ebro, el Comité de No Intervención exigió la retirada de las Brigadas Internacionales. El gobierno republicano de Juan Negrín anunció la decisión en la Sociedad de Naciones el 21 de septiembre de 1938. La disolución fue parte de un esfuerzo desacertado para conseguir que los Nacionalistas' patrocinadores extranjeros a retirar sus tropas y persuadir a las democracias occidentales, como Francia y Gran Bretaña, de poner fin al embargo de armas a la República.

En ese momento había unos 10.000 voluntarios extranjeros que todavía prestaban servicios en España para el bando republicano y unos 50.000 reclutas extranjeros para los nacionalistas (excluyendo otros 30.000 marroquíes). Quizás la mitad de los brigadistas internacionales eran exiliados o refugiados de la Alemania nazi, la Italia fascista u otros países, como Hungría, que en ese momento tenían gobiernos autoritarios de derecha. Estos hombres no pudieron regresar a casa de manera segura y, en cambio, a algunos se les otorgó la ciudadanía española honoraria y se integraron en las unidades españolas del Ejército Popular. El resto fue repatriado a sus propios países. Los voluntarios belgas y holandeses perdieron su ciudadanía porque habían servido en un ejército extranjero.

Composición

Resumen

Las primeras brigadas estaban compuestas principalmente por voluntarios franceses, belgas, italianos y alemanes, respaldados por un considerable contingente de mineros polacos del norte de Francia y Bélgica. La XI, XII y XIII fueron las primeras brigadas formadas. Posteriormente, se levantaron las Brigadas XIV y XV, mezclando soldados experimentados con nuevos voluntarios. Las Brigadas más pequeñas, la 86, la 129 y la 150, se formaron a fines de 1937 y 1938, principalmente por razones tácticas temporales.

Cerca de 32.000 extranjeros se ofrecieron como voluntarios para defender la República Española, la gran mayoría de ellos con las Brigadas Internacionales. Muchos eran veteranos de la Primera Guerra Mundial. Sus primeros compromisos en 1936 durante el Sitio de Madrid demostraron ampliamente su valor militar y propagandístico.

Los voluntarios internacionales eran principalmente socialistas, comunistas u otros dispuestos a aceptar la autoridad comunista, y una gran proporción eran judíos. Algunos estuvieron involucrados en los Primeros de Mayo de Barcelona luchando contra los opositores de izquierda de los comunistas: el Movimiento de los Trabajadores. Partido de Unificación Marxista (POUM) (Partido Obrero de Unificación Marxista, un partido marxista antiestalinista) y la anarquista CNT (CNT, Confederación Nacional del Trabajo) y FAI (FAI, Federación Anarquista Ibérica), que contó con un fuerte apoyo en Cataluña. Estos grupos libertarios atrajeron a menos voluntarios extranjeros.

Para simplificar la comunicación, los batallones generalmente se concentraban en personas de la misma nacionalidad o grupo lingüístico. Los batallones a menudo (formalmente, al menos) tenían el nombre de personas o eventos inspiradores. Desde la primavera de 1937 en adelante, muchos batallones contenían una compañía de voluntarios españoles de unos 150 hombres.

Más adelante en la guerra, la disciplina militar se hizo más estricta y aprender español se volvió obligatorio. Por decreto de 23 de septiembre de 1937, las Brigadas Internacionales se convirtieron formalmente en unidades de la Legión Extranjera Española. Esto los sometió al Código de Justicia Militar español. Sin embargo, la propia Legión Extranjera española se puso del lado de los nacionalistas durante el golpe y la guerra civil. El mismo decreto también especificaba que los oficiales no españoles en las Brigadas no debían superar a los españoles en más del 50 por ciento.

Batallones no españoles

Medalla de Guerra Civil Española otorgada a las Brigadas Internacionales

Brigadistas por país de origen

PaísEstimaciónNotas
Francia8.962 a 99.000
Italia3.000 a 3,350
Alemania 3.000 a 5.000 Beevor cita 2.217 alemanes y 872 austriacos. Austrian Resistance documents name 1400 Austrians
Austria anexado en 1938 por Alemania
Polonia500-5,000La historiografía internacional tiende a rodear la figura de 3.000 "Poles". Incluye migrantes de Polonia, pero reclutados en Francia y Bélgica, que componen un 75% del contingente polaco; también incluye voluntarios de origen Belorusiano, ucraniano y especialmente judío; este último podría haber representado el 45% de todos los voluntarios clasificados como "Poles"
Estados Unidos2.341 a 2.800
Yugoslavia 1.500–2.095
Reino Unido2.500 - 4.700
Bélgica1.600–1,722
Canadá1,546–2.000 Thomas estima 1.000.
Cuba1.101
Checoslovaquia1.006 a 1.500
Argentina740
Países Bajos628-691
Dinamarca550220 murieron.
Hungría528 a 1.500
Suecia500Est. 799–1.000 de Escandinavia (de los cuales 500 eran suecos).
Rumania500
Bulgaria462
Suiza408–800
Lituania 300-600
Irlanda250Dividir entre el Batallón Británico y el Batallón Lincoln que incluía la famosa Columna Connolly
Noruega225100 murieron.
Finlandia225Incluyendo 78 americanos finlandeses y 73 canadienses finlandeses, ca. 70 murió.
Estonia200
Grecia290-400
Portugal134Debido a la proximidad geográfica y lingüística, la mayoría de los voluntarios portugueses se unieron directamente a las fuerzas republicanas y no a las brigadas internacionales (como es el caso de Emídio Guerreiro y ese fue el plan de la fracasada Revuelta Naval de 1936). En ese momento se estimó que alrededor de 2.000 portugueses lucharon en el lado republicano, se extendieron a través de diferentes unidades.
Luxemburgo103Livre historiographic d'Henri Wehenkel - D'Spueniekämfer (1997)
China100Organizado por el Partido Comunista Chino, los miembros eran principalmente chinos en el extranjero liderados por Xie Weijin.
México90
Chipre60
Australia60De los cuales 16 murieron.
Philippines50
Albania43Organizado en el Batallón Garibaldi junto con italianos. Fueron dirigidos por el revolucionario Kosovar Asim Vokshi
Costa Rica24
Nueva Zelandia"Quizás 20"Mezclado en unidades británicas
Otros1.122

Estado después de la guerra

Este sello alemán honra a Hans Beimler con una escena de combate de las Brigadas Internacionales en el fondo

Después de que los nacionalistas finalmente ganaran la Guerra Civil, los brigadistas estaban inicialmente en el "lado equivocado" de la historia, especialmente porque la mayoría de sus países de origen tenían gobiernos de derecha (en Francia, por ejemplo, el Frente Popular ya no estaba en el poder).

Sin embargo, dado que la mayoría de estos países pronto se encontraron en guerra con las mismas potencias que habían estado apoyando a los nacionalistas, los brigadistas ganaron cierto prestigio como la primera guardia de las democracias, por haber previsto el peligro del fascismo y haber ido a luchar. eso. Retrospectivamente, estaba claro que la guerra en España fue tanto un precursor de la Segunda Guerra Mundial como una guerra civil española.

Por lo tanto, los voluntarios acumularon algo de gloria (muchos de los sobrevivientes también lucharon durante la Segunda Guerra Mundial), pero pronto se desvaneció por el temor de que promovería el comunismo por asociación.

Una excepción es entre algunos izquierdistas, por ejemplo, muchos anarquistas. Entre estos, las Brigadas, o al menos su dirección, son criticadas por su papel en la represión de la Revolución Española. Un ejemplo de una obra moderna que promueve este punto de vista es la película Land and Freedom de Ken Loach. Un relato contemporáneo bien conocido de la Guerra Civil española que también adopta este punto de vista es el libro Homenaje a Cataluña de George Orwell.

Alemania del Este

Alemania estuvo indivisa hasta después de la Segunda Guerra Mundial. En ese momento, el nuevo estado comunista, la República Democrática Alemana, comenzó a crear una identidad nacional separada y antítesis de la antigua Alemania nazi. La Guerra Civil Española, y especialmente el papel de las Brigadas Internacionales, se convirtió en una parte sustancial de los rituales conmemorativos de Alemania Oriental debido a la gran cantidad de comunistas alemanes que habían servido en las brigadas. Estos mostraron un compromiso de muchos alemanes con el antifascismo en un momento en que Alemania y el nazismo a menudo se fusionaban.

Canadá

Los sobrevivientes del Batallón Mackenzie-Papineau a menudo eran investigados por la Real Policía Montada de Canadá y se les negaba el empleo cuando regresaban a Canadá. A algunos se les impidió servir en el ejército durante la Segunda Guerra Mundial debido a la "falta de fiabilidad política".

En 1995, se construyó un monumento a los veteranos de guerra cerca del parlamento provincial de Ontario. El 12 de febrero de 2000, una estatua de bronce "El Espíritu de la República" del escultor Jack Harman, basado en un cartel original de la República Española, fue colocado en los terrenos de la Legislatura de la Columbia Británica. En 2001, los pocos veteranos canadienses restantes de la Guerra Civil Española dedicaron un monumento a los miembros canadienses de las Brigadas Internacionales en el Green Island Park de Ottawa.

Polonia

Eugeniusz Szyr, combatiente IB de mayor rango

De acuerdo con la legislación de 1920, a los ciudadanos polacos que se ofrecieron como voluntarios para el IB se les quitó automáticamente la ciudadanía como personas que sirvieron en fuerzas armadas extranjeras sin aprobación formal. Tras la derrota republicana, los combatientes reclutados en Francia y Bélgica regresaron allí. Entre los otros, algunos sirvieron en unidades partisanas procomunistas en la Polonia ocupada por los alemanes y algunos llegaron a la URSS y sirvieron en el ejército polaco procomunista formado allí.

En la Polonia comunista, los combatientes del IB, conocidos como "Dąbrowszczacy" - se les concedieron derechos de veterano, pero su destino difería según las circunstancias políticas. Después de una exaltación temprana en 1945-1949, más tarde se les abordó con cierta cautela. Hubo casos de asumir altos cargos en la administración y especialmente en la seguridad, pero también hubo casos de deposición, arresto y prisión por cargos falsos de conspiración política; estos fueron lanzados a mediados de la década de 1950.

Aunque desde el principio la participación polaca en el IB fue aclamada como "la clase obrera tomando las armas contra el fascismo", la idolatría más intensa tuvo lugar entre mediados de la década de 1950 y mediados de la de 1960, con una avalancha de publicaciones, escuelas y calles con el nombre de "Dąbrowszczacy". Sin embargo, el giro antisemita de finales de la década de 1960 hizo que se restara importancia a los voluntarios del IB, muchos de los cuales abandonaron Polonia. Hasta el final del gobierno comunista, el episodio del IB fue debidamente reconocido, pero la propaganda relacionada estaba muy lejos de la veneración reservada para los partisanos comunistas en tiempos de guerra o el ejército polaco reclutado por la URSS. A pesar de algunos esfuerzos por parte de los combatientes del IB, no se ha erigido ningún monumento.

squat with IB murale, Warsaw
squat with IB murale, Warsaw

Después de 1989, no estaba claro si Dąbrowszczacy tenía más derecho a los privilegios de veterano; el tema generó debates políticos hasta que quedaron sin sentido, ya que casi todos los combatientes del IB habían fallecido. Otra pregunta fue sobre las referencias de homenaje, existentes en el espacio público. Una institución estatal IPN declaró a los combatientes polacos IB al servicio del régimen estalinista y las referencias de homenaje relacionadas sujetas a la legislación de descomunización. Sin embargo, la eficiencia de las purgas del espacio público difiere dependiendo de la configuración política local y ocasionalmente se produce un acalorado debate público. Hasta el día de hoy, el papel de los combatientes polacos del IB sigue siendo un tema muy divisivo; para unos son traidores y para otros son héroes.

Suiza

monumento a los voluntarios del IB suizo, Ginebra

En Suiza, la simpatía del público por la causa republicana era alta, pero el gobierno federal prohibió todas las actividades de recaudación de fondos y reclutamiento un mes después del comienzo de la guerra como parte de la política de neutralidad de larga data del país. Alrededor de 800 voluntarios suizos se unieron a las Brigadas Internacionales, entre ellos un pequeño número de mujeres. El sesenta por ciento de los voluntarios suizos se identificaron como comunistas, mientras que los demás incluían socialistas, anarquistas y antifascistas.

Alrededor de 170 voluntarios suizos murieron en la guerra. Los sobrevivientes fueron juzgados por tribunales militares a su regreso a Suiza por violar la prohibición penal del servicio militar en el extranjero. Los tribunales dictaron 420 sentencias que oscilaron entre 2 semanas y 4 años de prisión y, a menudo, también despojaron a los condenados de sus derechos políticos por un período de hasta 5 años. En la sociedad suiza, tradicionalmente muy apreciadora de las virtudes cívicas, esto se tradujo en una estigmatización prolongada incluso después de que expirara el período de sanción. A juicio del historiador suizo Mauro Cerutti, los voluntarios eran castigados con más dureza en Suiza que en cualquier otro país democrático.

Mociones para indultar a los brigadistas suizos por haber luchado por una causa justa se han presentado repetidamente en el parlamento federal suizo. Una primera propuesta de este tipo fue rechazada en 1939 por motivos de neutralidad. En 2002, el Parlamento volvió a rechazar el indulto de los voluntarios de guerra suizos, y la mayoría argumentó que infringieron una ley que sigue vigente hasta el día de hoy. En marzo de 2009, el Parlamento aprobó el tercer proyecto de ley de indulto, rehabilitando retroactivamente a las brigadas suizas, de las cuales solo unas pocas seguían vivas. En 2000 se inauguró en Ginebra un monumento en honor a los combatientes suizos del IB; también hay numerosas placas montadas en otros lugares, p. en la Volkshaus de Zúrich.

Reino Unido

Al disolverse, 305 voluntarios británicos abandonaron España para regresar a casa. Llegaron a la estación Victoria en el centro de Londres el 7 de diciembre y fueron recibidos calurosamente como héroes que regresaban por una multitud de seguidores, incluidos Clement Attlee, Stafford Cripps, Willie Gallacher y Will Lawther.

El último miembro británico superviviente de las Brigadas Internacionales, Geoffrey Servante, murió en abril de 2019 a los 99 años.

Estados Unidos

En los Estados Unidos, los voluntarios que regresaron fueron etiquetados como "antifascistas prematuros" por el FBI, negado el ascenso durante el servicio en el ejército de los EE. UU. durante la Segunda Guerra Mundial y perseguido por los comités del Congreso durante el Terror Rojo de 1947-1957. Sin embargo, las amenazas de pérdida de la ciudadanía no se cumplieron.

Reconocimiento

Josep Almudéver, que se cree que es el último superviviente de las Brigadas Internacionales, murió el 23 de mayo de 2021 a la edad de 101 años. Aunque nació en una familia española y vivía en España al estallar el conflicto, también era francés ciudadanía y se alistó en las Brigadas Internacionales para evitar las restricciones de edad en el ejército republicano español. Sirvió en la CXXIX Brigada Internacional y luego luchó en el Maquis español, y después de la guerra vivió exiliado en Francia.

España

El 26 de enero de 1996, el gobierno español otorgó la ciudadanía española a los aproximadamente 600 brigadistas restantes, cumpliendo una promesa hecha por el primer ministro Juan Negrín en 1938.

Francia

En 1996, Jacques Chirac, entonces presidente francés, otorgó a los ex miembros franceses de las Brigadas Internacionales el estatus legal de ex militares ("antiguos combatientes") tras la solicitud de dos diputados comunistas franceses, Lefort y Asensi, ambos hijos de voluntarios. Antes de 1996, la misma solicitud fue rechazada varias veces, incluso por François Mitterrand, el expresidente socialista.

Simbolismo y heráldica

Las Brigadas Internacionales fueron herederas de una estética socialista. Las banderas presentaban los colores de la República Española: rojo, amarillo y morado, a menudo junto con símbolos socialistas (banderas rojas, hoz y martillo, puño). El emblema de las propias brigadas era la estrella roja de tres puntas, que se presenta a menudo.