Bernardino Ochino

Compartir Imprimir Citar
Retrato de un autor desconocido, 1748

Bernardino Ochino (1487–1564) fue un italiano, que se crió como católico romano y luego se volvió protestante y se convirtió en un reformador protestante.

Biografía

Bernardino Ochino nació en Siena, hijo del barbero Domenico Ochino, ya la edad de 7 u 8 años, alrededor de 1504, fue encomendado a la orden de los Frailes Franciscanos. A partir de 1510 estudió medicina en Perugia.

Transferencia a las capuchinas

(feminine)
Bernardino Ochino en un grabado del siglo XVI.

A la edad de 38 años, Ochino se transfirió en 1534 a la recién fundada Orden de los Frailes Menores Capuchinos. Para entonces era íntimo amigo de Juan de Valdés, Pietro Bembo, Vittoria Colonna, Pietro Martire, Carnesecchi. En 1538 fue elegido vicario general de su orden. En 1539, a instancias de Bembo, visitó Venecia y pronunció una serie de sermones mostrando una simpatía con la justificación por la fe, que apareció más claramente en sus Diálogos publicados el mismo año. Fue sospechoso y denunciado, pero nada sucedió hasta el establecimiento de la Inquisición en Roma en junio de 1542, por instigación del cardenal Giovanni Pietro Carafa. Ochino recibió una citación para Roma y se dispuso a obedecerla a mediados de agosto. Según su propia declaración, fue disuadido de presentarse en Roma por las advertencias del cardenal Contarini, a quien encontró en Bolonia muriendo por el veneno administrado por el partido reaccionario.

Escapada a Ginebra

Ochino se desvió hacia Florencia y, tras algunas dudas, cruzó los Alpes hasta Ginebra. Juan Calvino lo recibió cordialmente y en dos años publicó varios volúmenes de Prediche, tratados controvertidos que justificaban su cambio de religión. También envió respuestas a la marquesa Vittoria Colonna, Claudio Tolomei y otros simpatizantes italianos que se mostraban reacios a llegar al mismo extremo que él. Su propia ruptura con la Iglesia Católica Romana fue definitiva.

Augsburgo e Inglaterra

En 1545, Ochino se convirtió en ministro de la congregación protestante italiana en Augsburgo. De esta época data su contacto con Caspar Schwenckfeld. Se vio obligado a huir cuando, en enero de 1547, la ciudad fue ocupada por las fuerzas imperiales para la Dieta de Augsburgo.

Ochino encontró asilo en Inglaterra, donde fue nombrado prebendado de la catedral de Canterbury, recibió una pensión del monedero privado de Eduardo VI y compuso su obra principal, la Tragoedie o Diálogo de la injusta primacía usurpada del obispo de Roma. Este texto, originalmente escrito en latín, solo existe en la traducción de 1549 del obispo John Ponet. La forma es una serie de diálogos. Lucifer, enfurecido por la expansión del reino de Jesús, convoca a los demonios en consejo y resuelve establecer al papa como anticristo. El estado, representado por el emperador Focas, es persuadido de confabularse con la asunción de la autoridad espiritual por parte del papa; las otras iglesias son intimidadas para que acepten; Los proyectos de Lucifer parecen totalmente cumplidos, cuando el Cielo levanta a Enrique VIII de Inglaterra y a su hijo para derrocarlos.

Varios de los Prediches de Ochino fueron traducidos al inglés por Anna Cooke; y publicó numerosos tratados controvertidos sobre el continente. El Che Cosa è Christo de Ochino fue traducido al latín y al inglés por la futura reina Isabel I de Inglaterra en 1547.

Zúrich

En 1553, la ascensión de María I expulsó a Ochino de Inglaterra. Fue a Basilea, donde Lelio Sozzini y el abogado Martino Muralto fueron enviados para asegurar a Ochino como pastor de la iglesia italiana en Zúrich, lo que Ochino aceptó. La congregación italiana allí estaba compuesta principalmente por refugiados de Locarno. Allí, durante 10 años, Ochino escribió libros que dieron cada vez más evidencia de su alienación de la ortodoxia que lo rodeaba. El más importante de estos fue el Laberinto, una discusión sobre la libertad de la voluntad, socavando encubiertamente la doctrina calvinista de la predestinación.

En 1563 una larga tormenta latente estalló sobre Ochino con la publicación de sus Treinta diálogos, en uno de los cuales sus adversarios sostenían que había justificado la poligamia bajo el disfraz de una supuesta refutación. Sus diálogos sobre el divorcio y contra la Trinidad también fueron considerados heréticos.

Polonia y la muerte

Ochino no tuvo oportunidad de defenderse y fue desterrado de Zúrich. Tras serle negada la admisión por otras ciudades protestantes, dirigió sus pasos hacia Polonia, en ese momento el estado más tolerante de Europa. No había residido allí mucho tiempo cuando apareció un edicto (8 de agosto de 1564) que desterró a todos los disidentes extranjeros. Huyendo del país, se encontró con la peste en Pińczów; se llevaron a tres de sus cuatro hijos; y él mismo, agotado por la desgracia, murió en soledad y oscuridad en Slavkov en Moravia, a fines de 1564.

Legado

La reputación de Ochino entre los protestantes era baja. Fue acusado por Thomas Browne en 1643 de la autoría del tratado hereje legendario-apócrifo De tribus Impostoribus, así como de haber llevado a la práctica su supuesta aprobación de la poligamia.

Su biógrafo Karl Benrath lo justificó, representándolo como un ferviente evangelista y al mismo tiempo como un pensador especulativo apasionado por la libre investigación. La imagen es de Ochino siempre aprendiendo y desaprendiendo y discutiendo cuestiones difíciles consigo mismo en sus diálogos, frecuentemente sin llegar a una convicción absoluta.

Obras