Asalto español a la Florida francesa

Compartir Imprimir Citar

El asalto español a la Florida francesa comenzó como parte de la estrategia geopolítica de la España imperial de desarrollar colonias en el Nuevo Mundo para proteger sus territorios reclamados contra las incursiones de otras potencias europeas. Desde principios del siglo XVI, los franceses reclamaron históricamente algunas de las tierras del Nuevo Mundo que los españoles llamaron La Florida. La corona francesa y los hugonotes dirigidos por el almirante Gaspard de Coligny creían que plantar colonos franceses en Florida ayudaría a calmar los conflictos religiosos en Francia y fortalecería su propio reclamo sobre una parte de América del Norte. La Corona quería descubrir y explotar productos valiosos, especialmente plata y oro, como lo habían hecho los españoles.con las minas de México y América Central y del Sur. Las enemistades políticas y religiosas que existían entre católicos y hugonotes de Francia dieron como resultado el intento de Jean Ribault en febrero de 1562 de establecer una colonia en Charlesfort en Port Royal Sound, y la posterior llegada de René Goulaine de Laudonnière a Fort Caroline, en el Río St. Johns en junio de 1564.

Los españoles reclamaron una vasta área que incluía el moderno estado de Florida, junto con gran parte de lo que ahora es el sureste de los Estados Unidos, gracias a varias expediciones en la primera mitad del siglo XVI, incluidas las de Ponce de León y Hernando. de Soto. Sin embargo, los españoles intentan establecer una presencia duradera en La Floridafracasó hasta septiembre de 1565, cuando Pedro Menéndez de Avilés fundó San Agustín a unas 30 millas al sur de Fort Caroline. Menéndez no sabía que los franceses ya habían llegado a la zona, y al descubrir la existencia de Fort Caroline, se movió agresivamente para expulsar a quienes consideraba herejes e intrusos. Cuando Jean Ribault se enteró de la presencia española en las cercanías, también decidió un asalto rápido y navegó hacia el sur desde Fort Caroline con la mayoría de sus tropas para buscar a St. Augustine. Sin embargo, sus barcos fueron golpeados por una tormenta (posiblemente una tormenta tropical) y la mayor parte de la fuerza francesa se perdió en el mar, dejando a Ribault y varios cientos de sobrevivientes naufragados con alimentos y suministros limitados varias millas al sur de la colonia española. Mientras tanto, Menéndez marchó hacia el norte, superó a los defensores restantes de Fort Caroline, masacró a la mayoría de los protestantes franceses en la ciudad y dejó una fuerza de ocupación en el rebautizado Fuerte Mateo. Al regresar a San Agustín, recibió la noticia de que Ribault y sus tropas estaban varados en el sur. Menéndez se movió rápidamente para atacar y masacrar a la fuerza francesa en la orilla de lo que se conoció como el río Matanzas, dejando solo a los católicos entre los franceses.

Con Fort Caroline capturado y las fuerzas francesas muertas o expulsadas, el reclamo de España sobre La Florida fue legitimado por la doctrina de uti possidetis de facto, u "ocupación efectiva", y la Florida española se extendía desde el río Pánuco en el Golfo de México hasta el costa atlántica hasta la bahía de Chesapeake, dejando a Inglaterra y Francia para establecer sus propias colonias en otros lugares. Si bien los rivales de España no cuestionaron seriamente su reclamo sobre el vasto territorio durante décadas, una fuerza francesa atacó y destruyó el Fuerte Mateo en 1568, y los piratas y corsarios ingleses asaltaron regularmente San Agustín durante el siglo siguiente.

Fuerte carolina

Jean Ribault fundó su colonia en Port Royal en 1562, habiendo topado previamente con St. Johns, al que llamó la Rivière de Mai (el río de mayo), porque lo vio el primero de ese mes. Dos años más tarde, en 1564, Laudonnière desembarcó en la ciudad india de Seloy, el sitio de la actual San Agustín, Florida, y nombró al río la Rivière des Dauphins (el río de los delfines) en honor a sus abundantes delfines; moviéndose hacia el norte, estableció un asentamiento en Fort Caroline en el lado sur de St. Johns, a seis millas de su desembocadura.Felipe II de España, que consideraba necesaria la posesión de Florida para la seguridad del comercio español, al enterarse de que Ribault, que había regresado a Francia, estaba organizando otra expedición para el socorro de su colonia de hugonotes al otro lado del Atlántico, decidió afirmar su reclamar la posesión de Florida sobre la base del descubrimiento previo, y erradicar a los franceses a toda costa. Pedro Menéndez de Avilés ya había sido autorizado para instalarse allí, y se aumentó su fuerza para permitirle primero expulsar a los franceses.

Laudonnière, mientras tanto, había sido llevado a la desesperación por el hambre, aunque rodeado de aguas abundantes en pescado y mariscos, y había sido parcialmente aliviado por la llegada del barco del traficante de lobos de mar y esclavos inglés Sir John Hawkins, quien le proporcionó un barco para volver a Francia. Estaban esperando buenos vientos para navegar cuando Ribault apareció con sus oportunas provisiones y refuerzos. Luego se abandonó el plan de regresar a Francia y se hizo todo lo posible para reparar Fort Caroline.

La expedición de Menéndez había sido duramente azotada por la tormenta, pero finalmente llegó a la costa con parte de su flota, solo para encontrar a Ribault ya allí con su fuerza. Menéndez entonces fundó y nombró a San Agustín (San Agustín) el 8 de septiembre de 1565. Ribault, que había esperado esta llegada de los españoles, y tenía instrucciones de resistirlos, decidió atacar a Menéndez de inmediato, y aunque se opuso a Laudonnière, insistió en llevando a bordo de las naves casi todos los hombres capaces de la flota y colonia, para atacar y aplastar el proyecto español. Laudonnière se quedó en el pequeño fuerte de St. Johns con las mujeres, los enfermos y un puñado de hombres.

Mientras tanto, Menéndez, luego de reunir a sus hombres para escuchar misa alrededor de un altar temporal, trazó el contorno del primer fuerte español que se construyó en San Agustín, en un lugar ubicado cerca del sitio del actual Castillo de San Marcos. En ese momento, los cruceros franceses que atacaban el comercio español mostraban poca piedad con las personas capturadas en los galeones ricamente cargados, a menos que su rango o riqueza hicieran esperar un gran rescate; los españoles, cuando los cruceros franceses cayeron en sus manos, también fueron implacables.

Menéndez depositó su principal confianza en el fuerte, y todas las personas que había desembarcado ahora trabajaban para levantar los terraplenes y las defensas, mientras él supervisaba el desembarco de artillería y municiones, suministros y herramientas. Durante el trabajo aparecieron algunos de los barcos de Ribault; podrían haber corrido y capturado al comandante español, pero simplemente hicieron un reconocimiento y se retiraron para informar. Los trabajos de defensa continuaron a buen ritmo y Menéndez, incapaz de competir con los franceses en el mar, envió sus barcos más grandes, conservando solo algunas embarcaciones ligeras.

La flota francesa pronto apareció, pero Ribault vaciló. Si hubiera aterrizado, el éxito era posible; se abrió un camino para la retirada por tierra y agua a su fuerte en St. Johns. Sin embargo, optó por mantenerse al margen. Menéndez, marinero más adiestrado, vio que tenía ventaja; había escaneado el cielo en busca de señales meteorológicas y sabía que se acercaba un norte. La flota francesa sería barrida ante ella y tal vez naufragaría o, escapando de eso, sería empujada tan lejos que pasarían días antes de que Ribault pudiera atacar.

Menéndez decidió a su vez atacar el fuerte francés y privar a Ribault de ese refugio. Guiado por indios, Menéndez, con una fuerza de hombres escogidos, atravesó los pantanos durante la tormenta y, aunque muchos de sus hombres retrocedieron, llegó a Fort Caroline, donde los centinelas, sin sospechar el peligro, se refugiaban de las lluvias.. El ataque español fue breve y exitoso. Laudonnière escapó con algunos compañeros a una embarcación en el río, dejando a su mando para ser asesinado por Menéndez. El fuerte francés fue invadido y se izó la bandera española sobre él.

Mientras tanto, los colonos del fuerte de San Agustín estaban ansiosos por la feroz tormenta que amenazaba con destruir sus casas de madera y todo lo que tenían, y temían que los barcos franceses pudieran haberse atracado en algún puerto vecino debido a la tormenta, listos para partir. atacarlos antes de que Menéndez regresara. A esta zozobra se sumaron los desertores que volvían al fuerte declarando que el marinero asturiano, ignorante de las operaciones militares, no volvería jamás con vida.

Finalmente, se vio a un hombre que se acercó gritando al asentamiento. Cuando estuvo lo suficientemente cerca para ser entendido, gritó que Menéndez había tomado el fuerte francés y pasado a espada a todos los franceses. Se formó una procesión para salir al encuentro del vencedor. Poco después de su triunfante recepción en el fuerte, Menéndez se enteró de que el grupo de Ribault había naufragado y se enteró de que un destacamento se había dirigido a la ensenada de Matanzas. Después de una entrevista ineficaz y una oferta de rescate de 100.000 ducados, los hugonotes se rindieron a Menéndez y corrieron la misma suerte que sus camaradas en Fort Caroline. Un segundo grupo, con el propio Ribault, también fue asesinado a manos de los españoles. Sin embargo, algunos que pertenecían a la fe católica se salvaron.

Historia

Menéndez persigue a la flota francesa

El martes 4 de septiembre, Pedro Menéndez de Avilés, adelantado de La Florida, zarpó del puerto de lo que sería el presidio de San Agustín, y navegando hacia el norte, se topó con cuatro barcos fondeados en la desembocadura de un río.. Estos eran el buque insignia de Jean Ribault, el Trinity, y otros tres de sus barcos, que el francés había dejado en la desembocadura del St. Johns porque eran demasiado grandes para pasar las barras con seguridad. Uno de ellos ondeaba la bandera de Almirante, otro la bandera de Capitán. Menéndez reconoció de inmediato que los refuerzos franceses habían llegado antes que él y convocó un consejo de sus capitanes para considerar qué acción se debía tomar.

A juicio del cabildo se juzgó conveniente navegar a Santo Domingo y volver a Florida en marzo del año siguiente. Pero Menéndez pensó lo contrario. El enemigo ya sabía de su presencia, cuatro de sus barcos estaban tan dañados por el vendaval que no podían avanzar a tiempo, y creía que si los franceses perseguían a su flota, podrían superarla. Llegó a la conclusión de que era mejor atacar de inmediato y, después de vencerlos, regresar a San Agustín y esperar refuerzos. Su consejo prevaleció, por lo que los españoles prosiguieron su camino.Cuando a media legua de los franceses pasó sobre ellos una tormenta, seguida de una calma, y ​​se vieron obligados a permanecer quietos hasta las diez de la noche, entonces se levantó una brisa terrestre y se pusieron de nuevo en marcha. Menéndez había dado orden de acercarse a los barcos franceses de proa a proa, y esperarlos y abordarlos al amanecer, porque temía que incendiaran sus propios barcos y pusieran en peligro el suyo, y luego escaparan a desembarcar en sus botes de remos.

Los franceses pronto percibieron que los españoles se acercaban y comenzaron a dispararles, pero su puntería estaba demasiado alta y el disparo pasó inofensivamente entre los mástiles sin causar ningún daño. Ignorando la descarga y sin contestar, Menéndez siguió su rumbo hasta que, pasando justo en medio de ellos, puso la proa del San Pelayo entre la del Trinity y otra de las naves enemigas. Luego hizo sonar un saludo con sus trompetas y los franceses respondieron. Cuando esto terminó, Menéndez preguntó: "Señores, ¿de dónde viene esta flota?" "De Francia", respondió una voz de la Trinidad.. "¿Qué estás haciendo aquí?" "Trayendo infantería, artillería y pertrechos para un fuerte que el Rey de Francia tiene en esta tierra, y para otros que va a hacer". "¿Son católicos o luteranos?" preguntó a continuación.

"Luteranos, y nuestro general es Jean Ribault", fue la respuesta. Entonces los franceses, a su vez, dirigieron las mismas preguntas a los españoles, a lo que el propio Menéndez respondió: "Soy capitán general de la flota del rey de España, y vengo a este país para colgar y decapitar a todos los luteranos que pueda encontrar". por tierra o por mar, y por la mañana subiré a vuestras naves; y si encuentro católicos, serán bien tratados; pero todos los herejes morirán". En el silencio que prevaleció mientras se desarrollaba el parlamento, los que estaban a bordo de su barco escucharon salir un bote de uno de los franceses, que llevaba un mensaje a su buque insignia y la respuesta del comandante francés: "Soy el Almirante, moriré". primero", de lo que infirieron que se trataba de una propuesta de rendición.

Terminada la conversación siguió un intercambio de insultos y palabrotas, hasta que Menéndez ordenó a su tripulación desenvainar las espadas y tender el cable para embarcar de inmediato. Los marineros mostraron cierta vacilación, por lo que Menéndez saltó del puente para animarlos y descubrió que el cable estaba atrapado en el cabrestante, lo que provocó cierta demora. Los franceses también habían oído la señal y, aprovechando la pausa momentánea, cortaron sus cables, atravesaron la flota española y huyeron, tres barcos girando hacia el norte y otro hacia el sur, con los españoles en persecución. Los dos barcos de Menéndez tomaron rumbo norte, pero los tres galeones franceses lo superaron y al amanecer abandonó la persecución.Llegó a la desembocadura del St. Johns a las diez de la mañana para continuar con su plan original de apoderarse de él y fortificarlo.

Al intentar su entrada descubrió tres barcos río arriba y en la punta de la tierra dos compañías de infantería, que llevaron su artillería contra él. Así que dejó de intentar capturar la entrada y se dirigió a San Agustín. Los tres barcos españoles que tomaron rumbo sur en persecución del barco francés restante continuaron la persecución toda la noche. Menéndez les había ordenado reunirse con él en la desembocadura del St. Johns por la mañana y, si no podían hacerlo, regresar a St. Augustine. Se levantó una tormenta y se vieron obligados a echar el ancla frente a la costa, siendo los barcos tan pequeños que no se atrevieron a hacerse a la mar. Uno de los tres se separó, y estando en este peligro se avistó un barco francés, pero no los atacó, aunque se acercó a una legua de su propio barco.

Fundación de San Agustín

Al día siguiente, jueves 6 de septiembre, tras avistar un segundo navío francés se dirigieron a un puerto cercano, que resultó ser el de San Agustín, y al desembarcar comprobaron que los otros dos navíos les habían precedido, habiendo llegado también el mismo día. El puerto estaba cerca del pueblo de un cacique indio llamado Seloy, quien los recibió cordialmente. Los españoles inmediatamente se pusieron a trabajar para fortificar una gran vivienda indígena, probablemente una casa comunal, que se encontraba cerca de la orilla del agua. Cavaron una zanja a su alrededor y arrojaron un parapeto de tierra y haces de leña. Este fue el comienzo de la colonia española en St. Augustine, que se convirtió en el asentamiento europeo habitado continuamente más antiguo en los Estados Unidos.Cuando, en mayo del año siguiente, el asentamiento se trasladó temporalmente a lo que se consideró una posición más ventajosa en la isla Anastasia, el primer lugar recibió el nombre de San Agustín Antigua (Viejo San Agustín) de los españoles.

Menéndez inmediatamente comenzó a desembarcar sus tropas, desembarcando doscientos de ellos. El viernes 7 de septiembre envió sus tres barcos más pequeños al puerto y desembarcaron trescientos colonos más, junto con los hombres casados, sus esposas e hijos, y la mayor parte de la artillería y municiones. El sábado, fiesta de Nuestra Señora de la Caridad, se desembarcaron el resto de los colonos, en número de cien, y provisiones. Entonces el propio Adelantado desembarcó en medio del ondear de banderas, el sonido de trompetas y otros instrumentos, y las salvas de la artillería. El capellán Mendoza, que había desembarcado el día anterior, avanzó a su encuentro cantando el Te Deum Laudamus y llevando una cruz que besaron Menéndez y los que estaban con él, cayendo de rodillas.Entonces Menéndez tomó posesión en nombre del Rey. Se cantó solemnemente la misa de Nuestra Señora, y se administró el juramento a los diversos funcionarios en presencia de una gran concurrencia de indios amigos que imitaron todas las posturas de los españoles. La ceremonia concluyó con el servicio de comida a colonos e indios por igual. Los esclavos negros fueron alojados en las chozas de la aldea india y el trabajo en las defensas prosiguió con su trabajo.

Mientras se desarrollaban estos hechos, dos de los navíos de Ribault, que los españoles habían perseguido la noche del 4 de septiembre, hacían una demostración en la bocana del puerto, ofreciendo combate al San Pelayo y al San Salvador, que no podían cruzar. la barra debido a su tamaño, y quedaron afuera expuestos a ataques. El desafío no fue aceptado, y después de observar desde la distancia el desembarco de las tropas, los franceses se hicieron a la vela esa misma tarde y regresaron a la desembocadura del St. Johns.

Menéndez temía que Ribault regresara, atacara su flota mientras descargaba y quizás capturara el San Pelayo, que transportaba la mayor parte de sus suministros y municiones; también estaba ansioso por enviar dos de sus balandras de regreso a La Habana en busca de refuerzos. Por estas razones, la descarga se adelantó rápidamente. Mientras tanto, reforzó su posición y buscó qué información podía obtener de los indios sobre la situación del fuerte francés. Le dijeron que se podía llegar desde la cabecera del puerto de San Agustín, sin pasar por mar, indicando probablemente un camino por North River y Pablo Creek.

El 11 de septiembre Menéndez escribe desde San Agustín su informe al Rey de la marcha de la expedición. En esta primera carta escrita desde el suelo de Florida, Menéndez trató de prevenir aquellas dificultades que habían resultado ser el principal obstáculo para las colonias francesa y española antes que él.

En dos días los barcos estaban en su mayor parte descargados, pero Menéndez estaba convencido de que Ribault regresaría lo antes posible, por lo que el San Pelayo no esperó a descargar todo su cargamento, sino que zarpó hacia Hispaniola a la medianoche del 10 de septiembre. con el San Salvador, que llevaba los despachos del almirante. El San Pelayo llevó consigo algunos pasajeros que resultaron preocupantes para los celosos católicos. A la salida de Cádiz, Menéndez había sido informado por la Inquisición de Sevilla de que había "luteranos" en su flota, y habiendo hecho una investigación, descubrió y apresó a veinticinco de ellos, a los que despachó en los dos navíos a Santo Domingo o Puerto Rico, para ser devuelto a España.

En el mismo momento en que Menéndez estaba matando "luteranos" en Florida, los "luteranos" a bordo del San Pelayo, convencidos del destino que les esperaba en Sevilla, se levantaron contra sus captores. Mataron al capitán, al patrón ya todos los católicos a bordo, y atravesaron España, Francia y Flandes, hasta la costa de Dinamarca, donde naufragó el San Pelayo y los herejes parecen haber escapado finalmente. Menéndez envió también a La Habana dos balandras para los refuerzos que se esperaba que llegaran con Esteban de las Alas, y para caballos. Contó especialmente con este último en su campaña contra los franceses, ya que había perdido todos menos uno de los que había embarcado desde Puerto Rico.

Mientras tanto, los franceses de Fort Caroline no tenían noticias del resultado del ataque. Pero al reaparecer dos de sus barcos en la desembocadura del St. Johns, Ribault bajó el río para enterarse de lo que había sucedido. Al salir se encontró con un bote lleno de hombres que regresaban de uno de los barcos, quienes le contaron su encuentro con los españoles y le informaron que habían visto tres barcos enemigos en el Río de los Delfines y dos más en los caminos., donde los españoles habían desembarcado y estaban fortificando su posición.

Ribault volvió inmediatamente al fuerte y, entrando en la cámara de Laudonnière, que yacía allí enfermo, propuso en su presencia y en la de los capitanes y demás caballeros reunidos, embarcarse inmediatamente con todas sus fuerzas en los cuatro barcos que estaban en el puerto, porque la Trinidad aún no había regresado, y buscar la flota española. Laudonnière, conocedor de las repentinas tormentas a las que se vio sometida la región durante el mes de septiembre, desaprobó su plan, señalando el peligro al que estarían expuestos los barcos franceses de ser arrojados mar adentro, y la indefensión en que se encontraba Fort Caroline. quedaría.Los capitanes, que habían recibido de un jefe vecino confirmación del desembarco de los españoles y de las defensas que levantaban, desaconsejaron también el plan de Ribault, y le aconsejaron que al menos esperara el regreso del Trinity antes de ejecutarlo. Pero Ribault persistió en su plan, mostró las instrucciones de Laudonnière Coligny, que no estaba dispuesta a ello, y procedió a llevarlo a cabo. No solo se llevó a todos sus propios hombres con él, sino que se llevó a treinta y ocho de la guarnición y al alférez de Laudonnière, dejando atrás a su tesorero, el Sieur de Lys, con el teniente enfermo a cargo de la mermada guarnición.

El 8 de septiembre, el mismo día en que Menéndez tomaba posesión de Florida en nombre de Philip, Ribault se embarcó a bordo de su flota, pero esperó dos días en el puerto hasta que convenció al capitán François Léger de La Grange para que lo acompañara, aunque La Grange desconfiaba tanto de la empresa que deseaba quedarse con Laudonniere. El 10 de septiembre, Ribault zarpó.

Si la lista de Laudonnière es exacta, la guarnición que Ribault dejó atrás para defender Fort Caroline no estaba en condiciones de resistir un ataque de la bien alimentada y disciplinada soldadesca española.El número total de colonos que quedaban en el fuerte era de unos doscientos cuarenta. Pasaron tres días sin noticias de Ribault y, cada día que pasaba, Laudonnière se ponía más ansioso. Conociendo la proximidad de los españoles y temiendo un descenso repentino sobre el fuerte, resolvió hacer algo para su propia defensa. Aunque las reservas de alimentos se agotaron, ya que Ribault se había llevado dos de sus barcos con la comida que había sobrado después de hacer la galleta para el regreso a Francia, y aunque el propio Laudonnière se vio reducido a las raciones de un soldado raso, todavía comandaba la asignación debe aumentarse para levantar la moral de sus hombres. También se puso manos a la obra para reparar la empalizada que había sido derribada para abastecer de material a los barcos, pero las continuas tormentas dificultaron la obra, que nunca llegó a completarse.

Destrucción de Fort Caroline

El intento de asalto de Ribault en St. Augustine frustrado por la tormenta

Ribault se dirigió inmediatamente a San Agustín con doscientos marineros y cuatrocientos soldados, que incluían a los mejores hombres de la guarnición de Fort Caroline. Al amanecer del día siguiente se topó con Menéndez en el mismo acto de intentar pasar la barra y desembarcar una balandra y dos botes llenos de hombres y artillería del San Salvador que había zarpado a medianoche con el San Pelayo.. La marea estaba baja y sus botes tan cargados que solo con gran habilidad pudo cruzarlo con su balandra y escapar; porque los franceses, que habían intentado de inmediato impedir su desembarco y así apoderarse de su cañón y las provisiones que tenía a bordo, se acercaron tanto a él que lo saludaron y le ordenaron que se rindiera, prometiéndole que no le ocurriría ningún daño. a él. Tan pronto como Ribault percibió que las barcas se le habían escapado de su alcance, desistió de la tentativa y partió en persecución del San Salvador, que estaba ya a seis u ocho leguas.

Dos días después, en confirmación de los presentimientos de Laudonnière, se levantó un norte tan violento que los mismos indios declararon que era el peor que habían visto en la costa. Menéndez se dio cuenta de inmediato de que se había presentado el momento adecuado para atacar el fuerte. Convocando a sus capitanes, se dijo una misa para darle sagacidad en la elaboración de sus planes, y luego se dirigió a ellos con palabras de aliento.

Luego les expuso la ventaja que presentaba el momento para un ataque a Fort Caroline, con sus defensas debilitadas por la ausencia de Ribault, que podría haberse llevado consigo la mayor parte de su guarnición, y la incapacidad de Ribault para regresar contra el viento contrario. que a su juicio continuaría por algunos días. Su plan era llegar al fuerte a través del bosque y atacarlo. Si se descubría su aproximación, propuso, al llegar al margen del bosque que rodeaba el prado abierto donde se encontraba, desplegar los estandartes de tal manera que hiciera creer a los franceses que su fuerza era de dos mil. Luego se debe enviar un trompetista para llamarlos a rendirse, en cuyo caso la guarnición debe ser enviada de regreso a Francia y, si no lo hacen, pasar por el cuchillo. En caso de fracaso, los españoles se habrían familiarizado con el camino y podrían esperar en San Agustín la llegada de refuerzos en marzo. Aunque su plan no obtuvo la aprobación general al principio, finalmente se acordó, y así sucedió que Menéndez pudo escribir al Rey en su carta del 15 de octubre que sus capitanes habían aprobado su plan.

Parte la expedición española

Los preparativos de Menéndez se hicieron con prontitud; puso a su hermano Bartolomé a cargo del fuerte de San Agustín, en caso de regreso de la flota francesa. Luego seleccionó una compañía de quinientos hombres, trescientos de los cuales eran arcabuceros y el resto piqueros (soldados armados con armas de fuego de avancarga y lanzas) y tiradores (hombres armados con espadas y escudos).El 16 de septiembre se reunió la fuerza al son de trompetas, tambores, pífanos y repique de campanas. Después de oír misa, se puso en marcha, llevando cada hombre a la espalda sus brazos, una botella de vino y seis libras de bizcocho, en lo que el propio Menéndez puso el ejemplo. Dos jefes indios, en cuya hostilidad habían incurrido los franceses y que habían visitado Fort Caroline seis días antes, acompañaron al grupo para mostrar el camino. Una escogida compañía de veinte asturianos y vascos al mando de su capitán, Martín de Ochoa, encabezaba la marcha armados de hachas con las que abrían camino entre bosques y pantanos para los hombres que iban detrás, guiados por Menéndez, que portaba una brújula para encontrar el camino adecuado. dirección.

El punto de tierra en el que estaba situado Fort Caroline está separado de la costa por un extenso pantano a través del cual fluye Pablo Creek, que se eleva a unas pocas millas de la cabecera del North River. Era necesario que los españoles dieran la vuelta a esto, porque todos los arroyos y ríos estaban llenos y las tierras bajas anegadas por las continuas lluvias. En ningún momento el agua estuvo más baja que hasta las rodillas. No se llevaron botes, por lo que los soldados nadaron en los diversos arroyos y arroyos, Menéndez tomó la delantera con una pica en la mano en el primero que encontraron. Los que no sabían nadar eran llevados en picas. Fue un trabajo extremadamente fatigoso, porque "las lluvias continuaron tan constantes y fuertes como si el mundo fuera a ser abrumado nuevamente por una inundación".Sus ropas quedaron empapadas y pesadas de agua, la comida también, la pólvora mojada, y las cuerdas de los arcabuces sin valor, y algunos de los hombres comenzaron a refunfuñar, pero Menéndez fingió no oír. La vanguardia seleccionó el lugar para el campamento nocturno, pero fue difícil encontrar terreno elevado a causa de la inundación. Durante sus paradas, se encendían hogueras, pero cuando estaban a un día de marcha de Fort Caroline, incluso esto estaba prohibido, por temor a que traicionara su acercamiento al enemigo.

Así avanzaron los españoles durante dos días a través de bosques, arroyos y pantanos, sin rastro que seguir. En la tarde del tercer día, 19 de septiembre, Menéndez llegó a las cercanías del fuerte. La noche era tormentosa y la lluvia caía tan fuerte que pensó que podía acercarse a ella sin ser descubierto, y acampó a dormir en el pinar a la orilla de un estanque que estaba a menos de un cuarto de legua de allí. El lugar que había elegido era pantanoso; en algunos lugares, el agua llegó hasta los cinturones de los soldados y no se pudo encender fuego por temor a revelar su presencia a los franceses.

Dentro de Fort Caroline, La Vigne montaba guardia con su compañía, pero apiadándose de sus centinelas, mojados y fatigados por la fuerte lluvia, les dejó abandonar sus puestos al acercarse el día, y finalmente él mismo se retiró a sus propios aposentos. Con el amanecer del 20 de septiembre, festividad de San Mateo, Menéndez ya estaba alerta. Antes del amanecer celebró una consulta con sus capitanes, después de lo cual todo el grupo se arrodilló y oró por la victoria sobre sus enemigos. Luego se encaminó hacia el fuerte por el estrecho sendero que conducía a él desde el bosque. Un prisionero francés, Jean Francois, abrió el camino, con las manos atadas a la espalda y el extremo de la cuerda sostenido por el propio Menéndez.

El ataque de Menéndez

En la oscuridad, los españoles pronto perdieron el camino al cruzar un pantano con agua hasta las rodillas, y se vieron obligados a esperar hasta el amanecer para encontrar el camino nuevamente. Cuando llegó la mañana, Menéndez partió en dirección al fuerte y, al llegar a una pequeña elevación, Francois anunció que el fuerte Caroline se encontraba justo más allá, en la orilla del río. Entonces se adelantaron a reconocer el maestre de campo Pedro Valdez y Menéndez, yerno de Pedro Menéndez de Avilés, y el asturiano Ochoa.Fueron saludados por un hombre que tomaron por un centinela. "¿Quien va alla?" gritó. "Francés", respondieron, y acercándose a él, Ochoa lo golpeó en la cara con su cuchillo, que no había desenvainado. El francés detuvo el golpe con su espada, pero al retroceder para evitar una estocada de Valdez, tropezó, cayó hacia atrás y comenzó a gritar. Entonces Ochoa lo apuñaló y lo mató. Menéndez, al oír los gritos, pensó que estaban matando a Valdez y Ochoa, y gritó "¡Santiago, a ellos! ¡Dios ayuda! ¡Victoria! ¡Los franceses están muertos! El jefe de campo está dentro del fuerte y lo ha tomado", y el toda la fuerza corrió por el camino. En el camino, dos franceses con los que se encontraron fueron asesinados.

Algunos de los franceses que vivían en las dependencias lanzaron un grito al ver muertos a dos de ellos, a lo que un hombre dentro del fuerte abrió el portillo de la entrada principal para dejar pasar a los fugitivos. El maestro del campo se acercó a él y lo mató, y los españoles se precipitaron en el recinto. El trompetista de Laudonnière acababa de subir a la muralla, y al ver que los españoles venían hacia él dio la voz de alarma. Los franceses, la mayoría de los cuales aún dormían en sus camas, completamente sorprendidos, salieron corriendo de sus habitaciones bajo la lluvia torrencial, algunos a medio vestir y otros completamente desnudos. Entre los primeros estaba Laudonnière, que salió corriendo de su cuartel en camisa, espada y escudo en las manos, y empezó a reunir a sus soldados. Pero el enemigo había sido demasiado rápido para ellos, y el patio húmedo y fangoso pronto se cubrió con la sangre de los franceses degollados por los soldados españoles, que ahora lo llenaban. A la llamada de Laudonnière, algunos de sus hombres se habían precipitado hacia la brecha del lado sur, donde estaban las municiones y la artillería. Pero se encontraron con un grupo de españoles que los rechazaron y los mataron, y que finalmente levantaron sus estandartes en triunfo sobre las murallas. Otro grupo de españoles entró por una brecha similar por el oeste, aplastando a los soldados que intentaron resistirlos allí, y también plantaron sus insignias en la muralla. y quienes finalmente levantaron sus estandartes en triunfo sobre las murallas. Otro grupo de españoles entró por una brecha similar por el oeste, aplastando a los soldados que intentaron resistirlos allí, y también plantaron sus insignias en la muralla. y quienes finalmente levantaron sus estandartes en triunfo sobre las murallas. Otro grupo de españoles entró por una brecha similar por el oeste, aplastando a los soldados que intentaron resistirlos allí, y también plantaron sus insignias en la muralla.

Jacques le Moyne, el artista, todavía cojo de una pierna por una herida que había recibido en la campaña contra el jefe timucua Outina, fue despertado de su sueño por los gritos y el sonido de los golpes que provenían del patio. Al ver que los españoles que ahora lo ocupaban lo habían convertido en un matadero, huyó de inmediato, pasando por encima de los cadáveres de cinco o seis de sus compañeros, saltó a la zanja y escapó al bosque vecino.. Menéndez se había quedado afuera alentando a sus tropas al ataque, pero cuando vio avanzar en número suficiente, corrió al frente gritando que bajo pena de muerte no se mataría a ninguna mujer, ni a ningún niño menor de quince años. de edad.

Menéndez había encabezado el ataque por la brecha suroeste y, después de rechazar a sus defensores, se encontró con Laudonnière, que corría en su ayuda. Jean Francois, el francés renegado, se lo señaló a los españoles y sus piqueros lo condujeron de regreso a la cancha. Al ver que el lugar estaba perdido, e incapaz de enfrentarse solo a sus agresores, Laudonnière se volvió para escapar por su casa. Los españoles lo persiguieron, pero escapó por la brecha occidental.

Mientras tanto, los trompetistas anunciaban una victoria desde sus puestos en las murallas junto a las banderas. Ante esto, los franceses que quedaron con vida se desanimaron por completo, y mientras el cuerpo principal de los españoles atravesaba los cuarteles, matando a los ancianos, los enfermos y los débiles, un buen número de los franceses logró pasar la empalizada y escapar.. Algunos de los fugitivos se adentraron en el bosque. Jacques Ribault con su navío la Perla, y otro navío con un cargamento de vino y víveres, fueron fondeados en el río pero a muy poca distancia del fuerte y rescataron a otros que remaban en un par de botes; y algunos incluso nadaron la distancia hasta los barcos.

Para entonces, el fuerte estaba prácticamente ganado y Menéndez centró su atención en las embarcaciones ancladas en el vecindario. Varias mujeres y niños se habían salvado y sus pensamientos se dirigieron a cómo podría deshacerse de ellos. Su decisión fue tomada rápidamente. Se envió un trompetista con una bandera de tregua para convocar a alguien a bajar a tierra desde los barcos para tratar las condiciones de rendición. Al no recibir respuesta, envió a Jean Francois a la Perla con la propuesta de que los franceses deberían tener un salvoconducto para regresar a Francia con las mujeres y los niños en cualquier barco que eligieran, siempre que entregaran sus barcos restantes y todos los demás. su armamento.

Pero Jacques Ribault no escuchó tales términos y, ante su negativa, Menéndez volvió los cañones del fuerte capturado contra Ribault y logró hundir uno de los barcos en aguas poco profundas, donde pudo recuperarse sin dañar la carga. Jacques Ribault recibió a la tripulación del barco que se hundía en la Perla, y luego se dejó caer una legua río abajo hasta donde estaban dos barcos más que habían llegado de Francia y que ni siquiera habían sido descargados. Al enterarse por el carpintero Jean de Hais, que había escapado en un pequeño bote, de la toma del fuerte, Jacques Ribault decidió permanecer un poco más en el río para ver si podía salvar a alguno de sus compatriotas.

Masacre de la guarnición francesa en Fort Caroline

Tan exitoso había sido el ataque que la victoria se obtuvo en una hora sin pérdida para los españoles de un solo hombre, y solo uno resultó herido. De los doscientos cuarenta franceses en el fuerte, ciento treinta y dos murieron en el acto, incluidos los dos rehenes ingleses dejados por Hawkins. Aproximadamente media docena de tamborileros y trompetistas fueron retenidos como prisioneros, de los cuales Jean Memyn, quien más tarde escribió un breve relato de sus experiencias; cincuenta mujeres y niños fueron capturados y el resto de la guarnición escapó.

En una obra escrita en Francia unos siete años después, y publicada por primera vez en 1586, se relata que Menéndez colgó a algunos de sus prisioneros en árboles y colocó sobre ellos la inscripción en español: "No hago esto a los franceses, sino a los luteranos". La historia encontró una rápida aceptación entre los franceses de ese período, y los historiadores, tanto nativos como extranjeros, la creyeron y la repitieron posteriormente, pero no está respaldada por el testimonio de un solo testigo presencial.

Durante todo el ataque la tormenta había continuado y la lluvia caía a cántaros, por lo que no fue poco consuelo para los cansados ​​soldados cuando Jean Francois les señaló el almacén, donde todos obtenían ropa seca y donde se distribuía una ración de pan y vino. con manteca y cerdo se sirvió a cada uno de ellos. La mayoría de las tiendas de alimentos fueron saqueadas por los soldados. Menéndez encontró cinco o seis mil ducados de plata, en gran parte mineral, parte de ella traída por los indios de los Montes Apalaches, y parte recogida por Laudonnière de Outina, de quien también había obtenido algo de oro y perlas. La mayor parte de la artillería y municiones traídas por Ribault no habían sido desembarcadas, y como Laudonnière había intercambiado las suyas con Hawkins por el barco, se capturó poco.

Menéndez capturó además ocho barcos, uno de los cuales era una galera en el astillero; de los siete restantes, cinco eran franceses, incluido el buque hundido en el ataque, los otros dos eran los capturados frente a Yaguana, cuyos cargamentos de cueros y azúcar Hawkins se había llevado consigo. Por la tarde Menéndez reunió a sus capitanes, y después de señalar lo agradecidos que debían estar a Dios por la victoria, pasó lista a sus hombres, y halló presentes sólo a cuatrocientos, muchos de los cuales ya habían emprendido el camino de regreso a San Agustín.

Menéndez quería regresar de inmediato, anticipando un descenso de la flota francesa sobre su asentamiento allí. También deseaba intentar la captura de las naves de Jacques Ribault antes de que salieran de St. Johns, y preparar una nave para transportar a las mujeres y niños de los franceses a Santo Domingo, y de allí a Sevilla.

Nombró a Gonzalo de Villarroel capitán de puerto y gobernador del distrito y puso bajo su vigilancia el fuerte, que había llamado San Mateo, habiéndolo tomado en la fiesta de San Mateo. Quedaron para defender el fuerte el maestre de campo Valdez, que había probado su valor en el ataque, y una guarnición de trescientos hombres; las armas de Francia fueron arrancadas de la entrada principal y reemplazadas por las armas reales españolas coronadas por una cruz. El dispositivo fue pintado por dos soldados flamencos en su destacamento. Luego se erigieron dos cruces dentro del fuerte y se seleccionó un lugar para una iglesia dedicada a San Mateo.

Cuando Menéndez buscó una escolta, encontró a sus soldados tan agotados por la marcha mojada, las noches de insomnio y la batalla, que no encontró un hombre dispuesto a acompañarlo. Por lo tanto, decidió pasar la noche y luego dirigirse a San Agustín por delante del cuerpo principal de sus hombres con una compañía escogida de treinta y cinco de los que estaban menos fatigados.

La fuga de Laudonaire de Fort Caroline

El destino de los fugitivos franceses de Fort Caroline fue variado y lleno de acontecimientos. Cuando Laudonniere llegó al bosque, encontró allí un grupo de hombres que habían escapado como él, y tres o cuatro de los cuales estaban gravemente heridos. Se consultó sobre los pasos que se debían dar, porque era imposible permanecer mucho tiempo donde estaban, sin comida, y expuestos en todo momento a un ataque de los españoles. Algunos del grupo decidieron refugiarse entre los nativos y partieron hacia un pueblo indio vecino. Estos fueron posteriormente rescatados por Menéndez y devueltos por él a Francia.

Laudonnière luego avanzó por el bosque, donde su grupo se incrementó al día siguiente con el del artista Jacques Le Moyne. Vagando por uno de los senderos del bosque con los que estaba familiarizado, Le Moyne se había encontrado con otros cuatro fugitivos como él. Después de consultar juntos, el grupo se disolvió, Le Moyne se dirigió en dirección al mar para encontrar los barcos de Ribault y los demás se dirigieron a un asentamiento indio. Le Moyne finalmente, mientras aún estaba en el bosque, se encontró con el grupo de Laudonnière. Laudonnière había tomado la dirección del mar con la evidente esperanza de encontrar los barcos que Ribault había enviado dentro de la barra. Después de un rato se llegó a los pantanos, "Donde", escribió, "no pudiendo ir más lejos a causa de mi enfermedad que tenía, envié dos de mis hombres que estaban conmigo, que sabían nadar bien, a las naves para avisarles de lo que había pasado, y mandarles mensaje para que viniesen a ayudarme. No pudieron ese día llegar a los barcos para certificarlos: así que me vi obligado a estar de pie en el agua hasta los hombros toda la noche, con uno de mis hombres que nunca me abandonaría ".

Luego vino el viejo carpintero, Le Challeux, con otro grupo de refugiados, a través del agua y la hierba alta. Le Challeux y otros seis de la compañía decidieron dirigirse a la costa con la esperanza de ser rescatados por los barcos que habían quedado en el río. Pasaron la noche en una arboleda con vista al mar, y a la mañana siguiente, mientras atravesaban a duras penas un gran pantano, observaron que bajaban unos hombres medio ocultos por la vegetación, a los que tomaron por una partida de españoles. para cortarlos. Pero una observación más cercana mostró que estaban desnudos y aterrorizados como ellos, y cuando reconocieron a su líder, Laudonnière, y otros de sus compañeros, se unieron a ellos. Toda la compañía ahora constaba de veintiséis.

Dos hombres fueron enviados a la copa de los árboles más altos desde donde descubrieron uno de los barcos franceses más pequeños, el del capitán Maillard, que luego envió un bote en su rescate. A continuación, el bote fue a relevar a Laudonnière, que estaba tan enfermo y débil que tuvieron que llevarlo hasta él. Antes de volver a la nave, se reunió el resto de la compañía, debiendo los marineros ayudar a los marineros a subir a la barca, agotados por el hambre, la ansiedad y el cansancio.

Ahora se llevó a cabo una consulta entre Jacques Ribault y el Capitán Maillard, y se tomó la decisión de regresar a Francia. Pero en su estado debilitado, sin armas y suministros y la mayor parte de sus tripulaciones ausentes con Jean Ribault, los franceses fugitivos no pudieron navegar en los tres barcos; por lo tanto, seleccionaron los dos mejores y hundieron el otro. El armamento del barco comprado a Hawkins se dividió entre los dos capitanes y luego el barco fue abandonado. El jueves 25 de septiembre, los dos barcos zarparon hacia Francia, pero se separaron al día siguiente. Jacques Ribault con Le Challeux y su grupo, después de una aventura en el camino con un barco español, finalmente llegaron a La Rochelle.

El otro barco, con Laudonnière a bordo, fue arrastrado por el mal tiempo a la bahía de Swansea en el sur de Gales, donde volvió a caer muy enfermo. Parte de sus hombres los envió a Francia con el barco. Con el resto fue a Londres, donde vio al señor de Foix, el embajador francés, y de allí se dirigió a París. Al enterarse de que el rey había ido a Moulins, finalmente partió hacia allí con parte de su compañía para hacer su informe, y llegó allí a mediados de marzo del año siguiente.

El destino de la flota de Ribault

A la mañana siguiente de la captura de Fort Caroline, Menéndez emprendió su regreso a San Agustín. Pero primero envió al jefe de campo con una partida de cincuenta hombres a buscar a los que habían escapado por la empalizada, y a reconocer los barcos franceses que aún estaban en el río, y que sospechaba que permanecían allí para rescatar a sus compatriotas Se encontraron veinte fugitivos en el bosque, donde todos fueron asesinados a tiros; esa noche, el jefe del campo regresó a Fort Caroline, sin encontrar más franceses.

El regreso a San Agustín resultó aún más arduo y peligroso que el viaje de ida. Los españoles cruzaron los arroyos más profundos y más grandes sobre los troncos de árboles que talaron para construir puentes improvisados. Se trepó a un palmito alto y se encontró el sendero por el que habían venido. Acamparon esa noche en un poco de tierra seca, donde se encendió un fuego para secar sus ropas empapadas, pero la lluvia torrencial comenzó de nuevo.

El 19 de septiembre, tres días después de que Menéndez partiera de San Agustín y acampara con sus tropas cerca de Fort Caroline, una fuerza de veinte hombres fue enviada en su socorro con provisiones de pan, vino y queso, pero el asentamiento quedó sin más noticias. de él. El sábado bajaron unos pescadores a la playa a echar sus redes, donde descubrieron a un hombre al que agarraron y condujeron al fuerte. Resultó ser miembro de la tripulación de uno de los cuatro barcos de Jean Ribault y temía que lo ahorcaran. Pero el capellán lo examinó, y al ver que era "cristiano", de lo cual dio testimonio recitando las oraciones, se le prometió la vida si decía la verdad.Su historia era que en la tempestad que se levantó después de las maniobras francesas frente a San Agustín, su fragata había naufragado en la desembocadura de un río cuatro leguas al Sur y se ahogaron cinco tripulantes. A la mañana siguiente, los nativos atacaron a los supervivientes y mataron a tres más a palos. Entonces él y un compañero habían huido por la orilla, caminando en el mar con solo la cabeza fuera del agua para escapar de la detección de los indios.

Bartolomé Menéndez envió de inmediato una partida para sacar a flote la fragata y llevarla hasta San Agustín. Pero cuando los españoles se acercaron al lugar del naufragio, los indios, que ya habían sacrificado al resto de la tripulación, los ahuyentaron. Un segundo intento resultó más exitoso y el barco fue llevado a San Agustín.

La continua ausencia de noticias de la expedición contra Fort Caroline preocupó mucho a los españoles en San Agustín. San Vicente, uno de los capitanes que se había quedado atrás, profetizó que Menéndez nunca volvería y que matarían a todo el grupo. Esta impresión fue confirmada por el regreso de un centenar de hombres desesperados por las penurias de la marcha, que traían consigo su versión de la dificultad del intento. En la tarde del lunes 24, justo después del exitoso rescate de la fragata francesa, los colonos vieron a un hombre que venía hacia ellos gritando a todo pulmón. El capellán salió a su encuentro y el hombre lo abrazó gritando: "¡Victoria, victoria! ¡El puerto de los franceses es nuestro!" Al llegar a San Agustín, Menéndez armó de inmediato dos botes para enviarlos a la desembocadura del San Agustín. Johns tras Jacques Ribault, para evitar que se reuniera con su padre o regresara a Francia con la noticia del ataque español; pero, al enterarse de que Jacques ya había zarpado, abandonó su plan y envió un solo barco con suministros al Fuerte San Mateo.

Masacre en la ensenada de Matanzas

Pedro Menéndez fundó St. Augustine a unas 30 millas al sur del asentamiento francés recién establecido en Fort Caroline en el río St. Johns, y actuó agresivamente para expulsar a quienes consideraba herejes e intrusos cuando se enteró de la existencia de Fort Caroline. Cuando el líder hugonote francés, Jean Ribault, se enteró del asentamiento español, también decidió un asalto rápido y navegó hacia el sur desde Fort Caroline con la mayoría de sus tropas para buscar San Agustín. Sus barcos fueron golpeados por una tormenta y la mayor parte de su fuerza se perdió en el mar, dejando a Ribault y varios cientos de sobrevivientes naufragados con alimentos y suministros limitados varias millas al sur de la colonia española. Mientras tanto, Menéndez marchó hacia el norte, aplastó a los defensores restantes de Fort Caroline, masacró a la mayoría de los protestantes franceses en el asentamiento, y dejó una fuerza de ocupación en el rebautizado Fuerte Mateo. Al regresar a San Agustín, recibió noticias de que Ribault y sus tropas en dos grupos separados estaban varados en el sur y se movió rápidamente para atacar. Después de encontrar a los franceses varados, los masacró en la orilla de lo que se conoció como el río Matanzas, salvando solo a los católicos entre los franceses.

Secuelas

Los indios, que habían sido particularmente amigos de los franceses, resentidos por la invasión española y la crueldad de Menéndez, y dirigidos por su jefe Saturiwa, hicieron la guerra a los colonos españoles. Estos últimos se quedaron sin provisiones y se amotinaron durante la ausencia de Menéndez, que había vuelto a Cuba en busca de socorro, y que finalmente tuvo que pedírselo personalmente al Rey en 1567.

Laudonnière y sus compañeros, que habían llegado sanos y salvos a Francia, habían difundido relatos exagerados de las atrocidades cometidas por los españoles contra los desafortunados hugonotes en Fort Caroline. La corte real francesa no tomó medidas para vengarlos a pesar de la indignación nacional. Esto estaba reservado para Dominique de Gourgues, un noble que antes había sido hecho prisionero por los españoles y consignado a las galeras. De esta servidumbre había sido rescatado y finalmente regresó a Francia, desde donde hizo una provechosa excursión a los Mares del Sur. Luego, con la ayuda de amigos influyentes, preparó una expedición para África, de la que tomó un cargamento de esclavos para Cuba y los vendió a los españoles.

Cuando la noticia de la masacre en Fort Caroline llegó a Francia, De Gourgues, enfurecido y vengativo, equipó tres barcos de guerra y reclutó a más de 200 hombres. Desde este punto zarpó en 1568 rumbo a Cuba y luego a Florida, ayudado por algunos desertores españoles. Su fuerza entró fácilmente en el plan de atacar el Fuerte San Mateo, como los españoles habían rebautizado el Fuerte Caroline. Cuando sus galeras pasaron la batería española en el fuerte, saludaron a sus barcos, confundiéndolos con un convoy propio.De Gourgues devolvió el saludo para continuar con el engaño, luego navegó costa arriba y ancló cerca de lo que luego se convertiría en el puerto de Fernandina. Uno de los hombres de De Gourgues fue enviado a tierra para incitar a los indios contra los españoles. Los indios estaban encantados con la perspectiva de la venganza, y su jefe, Saturiwa, prometió "tener a todos sus guerreros en tres días listos para la guerra". Esto se hizo, y las fuerzas combinadas avanzaron y dominaron el fuerte español, que fue rápidamente tomado. La mayoría en San Mateo fueron asesinados por las fuerzas francesas y nativas, y De Gourgues ahorcó a los españoles capturados donde Menéndez había masacrado a los hugonotes, según se informa bajo un cartel que decía "No hago esto como a los españoles, sino como a los traidores, ladrones y asesinos". ".Sin embargo, no intentó restablecer una colonia francesa y, en cambio, destruyó el fuerte y se retiró antes de que llegaran las fuerzas españolas de San Agustín o Cuba.

Menéndez estaba disgustado por su regreso a Florida; sin embargo, mantuvo el orden entre sus tropas, y después de fortificar San Agustín como cuartel general de la colonia española, navegó a casa para usar su influencia en la corte real para el bienestar de ellos. Antes de que pudiera ejecutar sus planes, murió de fiebre en 1574.