Conquista española de Yucatán

Compartir Imprimir Citar

La Conquista española de Yucatán fue la campaña emprendida por los conquistadores españoles contra los estados y entidades políticas mayas del Posclásico Tardío en la península de Yucatán, una vasta llanura de piedra caliza que cubre el sureste de México, el norte de Guatemala y todo Belice. La conquista española de la península de Yucatán se vio obstaculizada por su estado políticamente fragmentado. Los españoles se involucraron en una estrategia de concentrar las poblaciones nativas en pueblos coloniales recién fundados. La resistencia nativa a los nuevos asentamientos nucleados tomó la forma de la huida a regiones inaccesibles como la selva o la unión de grupos mayas vecinos que aún no se habían sometido a los españoles. Entre los mayas, la emboscada era una táctica favorita. El armamento español incluía sables, estoques, lanzas, picas, alabardas, ballestas, mechas y artillería ligera. Los guerreros mayas lucharon con lanzas con punta de pedernal, arcos, flechas y piedras, y usaban una armadura de algodón acolchado para protegerse. Los españoles introdujeron una serie de enfermedades del Viejo Mundo previamente desconocidas en las Américas, iniciando plagas devastadoras que arrasaron con las poblaciones nativas.

El primer encuentro con los mayas yucatecos pudo haber ocurrido en 1502, cuando el cuarto viaje de Cristóbal Colón se encontró con una gran canoa comercial frente a Honduras. En 1511, los españoles supervivientes de la carabela naufragada llamada Santa María de la Barcabuscó refugio entre grupos nativos a lo largo de la costa oriental de la península. Hernán Cortés se puso en contacto con dos sobrevivientes, Gerónimo de Aguilar y Gonzalo Guerrero, ocho años después. En 1517, Francisco Hernández de Córdoba tocó tierra en la punta de la península. Su expedición continuó por la costa y sufrió grandes pérdidas en una batalla campal en Champotón, lo que obligó a retirarse a Cuba. Juan de Grijalva exploró la costa en 1518 y escuchó historias del rico imperio azteca más al oeste. A raíz de estos rumores, Hernán Cortés zarpó con otra flota. De Cozumel siguió por la península hasta Tabasco donde libró una batalla en Potonchán; desde allí, Cortés continuó hacia adelante para conquistar el Imperio Azteca. En 1524, Cortés dirigió una importante expedición a Honduras, atravesando el sur de Campeche, ya través de Petén en lo que ahora es el norte de Guatemala. En 1527 Francisco de Montejo zarpó de España con una pequeña flota. Dejó guarniciones en la costa este y subyugó el noreste de la península. Montejo luego regresó al este para encontrar que sus guarniciones casi habían sido eliminadas; usó un barco de suministro para explorar hacia el sur antes de dar la vuelta por toda la península hasta el centro de México. Montejo pacificó Tabasco con la ayuda de su hijo, también llamado Francisco de Montejo.

En 1531, los españoles trasladaron su base de operaciones a Campeche, donde rechazaron un importante ataque maya. Después de esta batalla, los españoles fundaron un pueblo en Chichén Itzá en el norte. Montejo se repartió la provincia entre sus soldados. A mediados de 1533, los mayas locales se rebelaron y sitiaron la pequeña guarnición española, que se vio obligada a huir. Hacia fines de 1534 o principios de 1535, los españoles se retiraron de Campeche a Veracruz. En 1535, los intentos pacíficos de la Orden Franciscana de incorporar a Yucatán al Imperio español fracasaron después de que una renovada presencia militar española en Champotón obligara a los frailes a retirarse. Champotón era ahora el último puesto avanzado español en Yucatán, aislado entre una población hostil. En 1541-1542 se fundaron en Campeche y Mérida los primeros ayuntamientos españoles permanentes en toda la península. Cuando el poderoso señor de Tutul-Xiu Maya en Maní se convirtió a la religión católica romana, su sumisión a España y su conversión al cristianismo animó a los señores de las provincias occidentales a aceptar el dominio español. A fines de 1546, una alianza de provincias orientales lanzó un levantamiento fallido contra los españoles. Los mayas orientales fueron derrotados en una sola batalla, que marcó la conquista final de la parte norte de la Península de Yucatán.

Los estados de Petén en el sur permanecieron independientes y recibieron muchos refugiados que huían de la jurisdicción española. En 1618 y en 1619 dos misiones franciscanas fracasadas intentaron la conversión pacífica de los todavía paganos itzáes. En 1622 los itzáes masacraron a dos partidas españolas que intentaban llegar a su capital Nojpetén. Estos eventos terminaron con todos los intentos españoles de contactar a los itzáes hasta 1695. En el transcurso de 1695 y 1696, varias expediciones españolas intentaron llegar a Nojpetén desde las colonias españolas mutuamente independientes en Yucatán y Guatemala. A principios de 1695, los españoles comenzaron a construir un camino desde el sur de Campeche hacia Petén y la actividad se intensificó, a veces con pérdidas significativas por parte de los españoles. Martín de Urzúa y Arizmendi, gobernador de Yucatán, lanzó un asalto a Nojpetén en marzo de 1697; la ciudad cayó después de una breve batalla. Con la derrota de los itzáes, el último reino indígena independiente y no conquistado de las Américas cayó en manos de los españoles.

Geografía

La Península de Yucatán limita con el Mar Caribe al este y con el Golfo de México al norte y al oeste. Puede estar delimitado por una línea que va desde la Laguna de Términos en la costa del Golfo hasta el Golfo de Honduras en la costa del Caribe. Incorpora los modernos estados mexicanos de Yucatán, Quintana Roo y Campeche, la parte oriental del estado de Tabasco, la mayor parte del departamento guatemalteco de Petén y todo Belice. La mayor parte de la península está formada por una vasta llanura con pocas colinas o montañas y una costa generalmente baja. Un tramo de 15 kilómetros (9,3 millas) de costa alta y rocosa corre hacia el sur desde la ciudad de Campeche en la costa del Golfo. Varias bahías están situadas a lo largo de la costa este de la península, de norte a sur son Bahía Ascensión, Bahía Espíritu Santo, Bahía Chetumal y Bahía Amatique.La costa norte presenta una amplia zona litoral arenosa. El extremo norte de la península, que corresponde aproximadamente al estado de Yucatán, tiene un lecho rocoso subyacente que consiste en piedra caliza cenozoica plana. Al sur de este, la piedra caliza se eleva para formar la cadena baja de los Cerros Puuc, con una escarpa inicial empinada que se extiende 160 kilómetros (99 millas) al este desde la costa del Golfo cerca de Champotón, y termina a unos 50 kilómetros (31 millas) de la costa del Caribe cerca de Champotón. la frontera de Quintana Roo. Las colinas alcanzan una altitud máxima de 170 metros (560 pies).

Las porciones noroeste y norte de la península de Yucatán experimentan precipitaciones más bajas que el resto de la península; estas regiones cuentan con un lecho rocoso de piedra caliza altamente poroso que da como resultado menos agua superficial. Esta geología caliza da como resultado que la mayor parte del agua de lluvia se filtre directamente a través del lecho rocoso hacia la zona freática, desde donde fluye lentamente hacia las costas para formar grandes manantiales submarinos. Varios manantiales de agua dulce se elevan a lo largo de la costa para formar abrevaderos. La filtración del agua de lluvia a través de la piedra caliza ha provocado la formación de extensos sistemas de cuevas. Estos techos de cuevas están sujetos a derrumbarse formando profundos sumideros; si el fondo de la cueva es más profundo que el nivel del agua subterránea, entonces se forma un cenote.

En contraste, la porción noreste de la península se caracteriza por pantanos boscosos. La parte norte de la península carece de ríos, a excepción del río Champotón; todos los demás ríos se encuentran en el sur. El río Sibún fluye de oeste a este desde el centro sur de Quintana Roo hasta el lago Bacalar en la costa del Caribe; el Río Hondo fluye hacia el norte desde Belice para desembocar en el mismo lago. El lago Bacalar desemboca en la bahía de Chetumal. El Río Nuevo fluye desde el lago Lamanai en Belice hacia el norte hasta la bahía de Chetumal. El río Mopan y el río Macal atraviesan Belice y se unen para formar el río Belice, que desemboca en el Mar Caribe. En el suroeste de la península, el río San Pedro, el río Candelaria y el río Mamantel, que forman parte de la cuenca del Golfo de México.

La región de Petén consiste en una planicie de piedra caliza baja densamente boscosa que presenta una topografía kárstica. El área está atravesada por crestas bajas de piedra caliza cenozoica orientadas de este a oeste y se caracteriza por una variedad de bosques y tipos de suelo; las fuentes de agua incluyen generalmente ríos pequeños y pantanos estacionales bajos conocidos como bajos. Una cadena de catorce lagos atraviesa la cuenca de drenaje central de Petén; durante la temporada de lluvias, algunos de estos lagos se interconectan. Esta área de drenaje mide aproximadamente 100 kilómetros (62 millas) de este a oeste por 30 kilómetros (19 millas) de norte a sur.El lago más grande es el lago Petén Itza, cerca del centro de la cuenca de drenaje; mide 32 por 5 kilómetros (19,9 por 3,1 millas). Una amplia sabana se extiende al sur de los lagos centrales. Al norte de la región de los lagos se vuelven más frecuentes los bajos, intercalados con bosques. En el extremo norte de Petén, la Cuenca Mirador forma otra región de drenaje interior. Hacia el sur la llanura se eleva gradualmente hacia el altiplano guatemalteco. La altura del dosel del bosque disminuye gradualmente desde Petén hacia el norte, con un promedio de 25 a 35 metros (82 a 115 pies). Este denso bosque cubre el norte de Petén y Belice, la mayor parte de Quintana Roo, el sur de Campeche y una parte del sur del estado de Yucatán. Más al norte, la vegetación se convierte en un bosque bajo formado por densos matorrales.

Climatizado

El clima se vuelve progresivamente más seco hacia el norte de la península.En el norte, la temperatura media anual es de 27 °C (81 °F) en Mérida. La temperatura promedio en la península varía de 24 °C (75 °F) en enero a 29 °C (84 °F) en julio. La temperatura más baja registrada es de 6 ° C (43 ° F). Para la península en su conjunto, la precipitación media anual es de 1.100 milímetros (43 pulgadas). La temporada de lluvias dura de junio a septiembre, mientras que la temporada seca va de octubre a mayo. Durante la estación seca, la precipitación promedia 300 milímetros (12 pulgadas); en la estación húmeda, esto aumenta a un promedio de 800 a 900 milímetros (31 a 35 pulgadas). Los vientos predominantes son del este y han creado un gradiente de precipitación de este a oeste con una precipitación promedio en el este que supera los 1400 milímetros (55 pulgadas) y las partes norte y noroeste de la península reciben un máximo de 800 milímetros (31 pulgadas).

Petén tiene un clima cálido y recibe la precipitación más alta de toda Mesoamérica. El clima se divide en estaciones húmedas y secas, con la estación lluviosa que dura de junio a diciembre, aunque estas estaciones no están claramente definidas en el sur; con lluvias durante la mayor parte del año. El clima de Petén varía de tropical en el sur a semitropical en el norte; la temperatura varía entre 12 y 40 °C (54 y 104 °F), aunque no suele bajar de los 18 °C (64 °F).La temperatura media varía de 24,3 °C (75,7 °F) en el sureste a 26,9 °C (80,4 °F) en el noreste. Las temperaturas más altas se alcanzan de abril a junio, mientras que enero es el mes más frío; Todo Petén experimenta un período cálido y seco a fines de agosto. La precipitación anual es alta, y varía de una media de 1.198 milímetros (47,2 pulgadas) en el noreste a 2.007 milímetros (79,0 pulgadas) en el centro de Petén.

Yucatán antes de la conquista

Las primeras grandes ciudades mayas se desarrollaron en la cuenca de Petén, en el extremo sur de la Península de Yucatán, ya en el Preclásico Medio (c. 600–350 a. C.), y Petén formó el corazón de la antigua civilización maya durante el período Clásico (c. 250-900 d.C.). Es probable que las provincias mayas del siglo XVI del norte de Yucatán hayan evolucionado a partir de entidades políticas del período Clásico maya. Desde mediados del siglo XIII dC hasta mediados del siglo XV, la Liga de Mayapán unió varias de las provincias del norte; durante un tiempo compartieron una forma conjunta de gobierno. Las grandes ciudades que dominaban Petén se habían arruinado a principios del siglo X d. C. con el inicio del colapso maya clásico.Una presencia maya significativa permaneció en Petén hasta el período Posclásico después del abandono de las principales ciudades del período Clásico; la población estaba particularmente concentrada cerca de fuentes de agua permanentes.

A principios del siglo XVI, cuando los españoles descubrieron la península de Yucatán, la región aún estaba dominada por la civilización maya. Se dividió en una serie de provincias independientes denominadas kuchkabal (plural kuchkabaloob) en lengua maya yucateca. Las distintas provincias compartían una cultura común pero la organización sociopolítica interna variaba de una provincia a otra, al igual que el acceso a importantes recursos. Estas diferencias en la composición política y económica a menudo dieron lugar a hostilidades entre las provincias. El estado políticamente fragmentado de la península de Yucatán en el momento de la conquista obstaculizó la invasión española, ya que no había una autoridad política central que derrocar. Sin embargo, los españoles también pudieron explotar esta fragmentación aprovechando las rivalidades preexistentes entre entidades políticas. Las estimaciones del número de kuchkabal en el norte de Yucatán varían de dieciséis a veinticuatro. Los límites entre estados no eran estables, estando sujetos a los efectos de alianzas y guerras; aquellosEs probable que los kuchkabaloob con formas de gobierno más centralizadas hayan tenido límites más estables que los de las confederaciones sueltas de provincias. Cuando los españoles descubrieron Yucatán, las provincias de Maní y Sotuta eran dos de las entidades políticas más importantes de la región. Eran mutuamente hostiles; los Xiu Maya de Maní se aliaron con los españoles, mientras que los Cocom Maya de Sotuta se convirtieron en enemigos implacables de los colonizadores europeos.

En el momento de la conquista, las entidades políticas del norte incluían a Maní, Chakan y Cehpech. Chakan estaba en gran parte sin salida al mar con un pequeño tramo de costa en el norte de la península. Cehpech era una provincia costera al este; más al este a lo largo de la costa norte estaban Ah Kin Chel, Cupul y Chikinchel. La ciudad moderna de Valladolid está situada en el sitio de la antigua capital de Cupul. Se sabe que Cupul y Chinkinchel fueron mutuamente hostiles y se involucraron en guerras para controlar las salinas de la costa norte.Tazes era una pequeña provincia sin salida al mar al sur de Chikinchel. Ecab era una provincia grande en el este. Uaymil estaba al sureste y Chetumal al sur; los tres limitaban con el Mar Caribe. Cochuah también estaba en la mitad oriental de la península; estaba al suroeste de Ecab y al noroeste de Uaymil. Sus fronteras son poco conocidas y es posible que no tuviera salida al mar o se haya extendido para ocupar una parte de la costa del Caribe entre los dos últimos kuchkabaloob. La capital de Cochuah era Tihosuco. Hocabá y Sotuta eran provincias sin salida al mar al norte de Maní y al suroeste de Ah Kin Chel y Cupul. Ah Canul era la provincia más septentrional de la costa del Golfo de México de la península. Canpech (actual Campeche) estaba al sur, seguida de Chanputun (actual Champotón). Al sur de Chanputun, y extendiéndose hacia el oeste a lo largo de la costa del Golfo, estaba Acalan. Esta provincia de habla maya chontal se extendía al este del río Usumacinta en Tabasco, hasta lo que ahora es la parte sur del estado de Campeche, donde estaba ubicada su capital. En la parte sur de la península, varias entidades políticas ocuparon la cuenca del Petén. Los kejache ocuparon un territorio al norte de los itzáes y al este de Acalan, entre los lagos de Petén y lo que hoy es Campeche,y al oeste de Chetumal. Los lacandones de habla maya cholan (que no deben confundirse con los habitantes modernos de Chiapas con ese nombre) controlaban el territorio a lo largo de los afluentes del río Usumacinta que se extendía por el suroeste de Petén en Guatemala y el este de Chiapas. El Lakandon tenía una reputación feroz entre los españoles.

Aunque no hay datos suficientes para estimar con precisión el tamaño de la población en el momento del contacto con los españoles, los primeros informes españoles sugieren que existían poblaciones mayas considerables en Petén, particularmente alrededor de los lagos centrales y a lo largo de los ríos. Antes de su derrota en 1697, los itzáes controlaban o influían en gran parte de Petén y partes de Belice. Los itzáes eran belicosos y su destreza marcial impresionó tanto a los reinos mayas vecinos como a sus enemigos españoles. Su capital era Nojpetén, ciudad isleña sobre el lago Petén Itzá; se ha convertido en la moderna ciudad de Flores, que es la capital del departamento de Petén en Guatemala. Los itzáes hablaban una variedad del maya yucateco.Los Kowoj eran los segundos en importancia; eran hostiles hacia sus vecinos itzáes. Los Kowoj estaban ubicados al este de los itzáes, alrededor de los lagos orientales de Petén: lago Salpetén, lago Macanché, lago Yaxhá y lago Sacnab. Los Yalain parecen haber sido una de las tres entidades políticas dominantes en el Petén central del Posclásico, junto con los Itza y los Kowoj. El territorio de Yalain tuvo su máxima extensión desde la orilla este del lago Petén Itzá hacia el este hasta Tipuj en Belice. En el siglo XVII la capital de Yalain estaba ubicada en el sitio del mismo nombre en la orilla norte del lago Macanché. En el momento del contacto español, los Yalain estaban aliados con los itzáes, una alianza cimentada por matrimonios mixtos entre las élites de ambos grupos.A fines del siglo XVII, los registros coloniales españoles documentan las hostilidades entre los grupos mayas en la región de los lagos, con la incursión de los kowoj en los antiguos sitios de Yalain, incluidos Zacpeten en el lago Macanché e Ixlu en el lago Salpetén. Otros grupos en Petén son menos conocidos, y su extensión territorial precisa y su composición política siguen siendo oscuras; entre ellos estaban la Chinamita, la Icaiche, la Kejache, la Lakandon Chʼol, la Manche Chʼol y la Mopan.

Impacto de las enfermedades del Viejo Mundo

Un soldado que llegó a México en 1520 portaba viruela y provocó las plagas que arrasaron con las poblaciones nativas de las Américas.Las enfermedades europeas que asolaron a los habitantes indígenas de las Américas también afectaron severamente a los diversos grupos mayas de toda la península de Yucatán. Las estimaciones modernas de la disminución de la población nativa varían del 75% al ​​90% de mortalidad. Las terribles plagas que azotaron la península se registraron en las historias escritas de los mayas yucatecos, que combinadas con las de los pueblos mayas vecinos en las tierras altas de Guatemala, sugieren que la viruela se transmitió rápidamente por toda el área maya el mismo año en que llegó al centro de México con las fuerzas al mando de Pánfilo Narváez. Las enfermedades del Viejo Mundo a menudo se mencionan brevemente en los relatos indígenas, lo que dificulta identificar al culpable. Entre las más mortíferas estaban la viruela, la influenza, el sarampión y varias enfermedades pulmonares, incluida la tuberculosis;

Estas enfermedades se extendieron por Yucatán en las décadas de 1520 y 1530, con recurrencias periódicas a lo largo del siglo XVI. A fines del siglo XVI, los informes de fiebres altas sugieren la llegada de la malaria a la región y la fiebre amarilla se informó por primera vez a mediados del siglo XVII, con una breve mención en el Chilam Balam de Chumayel.para 1648. Ese brote en particular se remonta a la isla de Guadalupe en el Caribe, desde donde se introdujo a la ciudad portuaria de Campeche, y desde allí se transmitió a Mérida. La mortalidad fue alta, con aproximadamente el 50% de la población de algunos asentamientos mayas yucatecos aniquilados. Se informa que dieciséis frailes franciscanos murieron en Mérida, probablemente la mayoría de los franciscanos con base allí y que probablemente no eran mucho más de veinte antes del brote.Aquellas áreas de la península que experimentan condiciones más húmedas, particularmente aquellas que poseen pantanos, se despoblaron rápidamente después de la conquista con la introducción de la malaria y otros parásitos transmitidos por el agua. Un ejemplo fue la antiguamente poblada provincia de Ecab que ocupaba la parte nororiental de la península. En 1528, cuando Francisco de Montejo ocupó la villa de Conil durante dos meses, los españoles contabilizaron unas 5.000 casas en la localidad; la población masculina adulta en ese momento se ha estimado conservadoramente en 3.000. Hacia 1549, los registros españoles muestran que solo 80 afluentes estaban registrados para ser gravados, lo que indica una caída de la población en Conil de más del 90% en 21 años. La población nativa de la porción nororiental de la península fue casi eliminada dentro de los cincuenta años posteriores a la conquista.

En el sur, existían condiciones propicias para la propagación de la malaria en Petén y Belice. En el momento de la caída de Nojpetén en 1697, se estima que había 60.000 mayas viviendo alrededor del lago Petén Itzá, incluida una gran cantidad de refugiados de otras áreas. Se estima que el 88% de ellos murió durante los primeros diez años del dominio colonial debido a una combinación de enfermedad y guerra. En Tabasco la población de aproximadamente 30,000 se redujo en un 90% estimado, siendo el sarampión, la viruela, los catarros, la disentería y las fiebres los principales culpables.

Armamento, estrategias y tácticas

Los españoles se involucraron en una estrategia de concentrar las poblaciones nativas en nuevos pueblos coloniales, o reducciones (también conocidas como congregaciones). La resistencia nativa a los nuevos asentamientos nucleados tomó la forma de la huida de los habitantes indígenas hacia regiones inaccesibles como la selva o la unión de grupos mayas vecinos que aún no se habían sometido a los españoles. Los que quedaban en las reducciones a menudo eran víctimas de enfermedades contagiosas.Un ejemplo del efecto sobre las poblaciones de esta estrategia es la provincia de Acalan, que ocupaba un área que abarcaba el sur de Campeche y el este de Tabasco. Cuando Hernán Cortés pasó por Acalan en 1525, estimó el tamaño de la población en al menos 10,000. En 1553 la población se registró en alrededor de 4.000. En 1557 la población fue trasladada a la fuerza a Tixchel en la costa del Golfo de México, para que fuera más accesible a las autoridades españolas. En 1561, los españoles registraron solo 250 habitantes tributarios de Tixchel, que probablemente tenía una población total de alrededor de 1,100. Esto indica una caída del 90% en la población en un lapso de 36 años. Algunos de los habitantes habían huido de Tixchel hacia la selva, mientras que otros habían sucumbido a las enfermedades, la desnutrición y las viviendas inadecuadas en la reducción española. Costerolas reducciones, aunque convenientes para la administración española, eran vulnerables a los ataques piratas; en el caso de Tixchel, los ataques de piratas y las enfermedades europeas contagiosas llevaron a la erradicación del pueblo de la reducción y la extinción de los mayas chontales de Campeche. Entre los mayas, la emboscada era una táctica favorita.

Armamento y armaduras españolas

Los conquistadores españoles del siglo XVI estaban armados con espadas anchas, estoques, ballestas, mechas y artillería ligera. Los conquistadores montados estaban armados con una lanza de 3,7 metros (12 pies), que también servía como pica para los soldados de infantería. También se emplearon una variedad de alabardas y billetes. Además de la espada ancha de una mano, también se utilizó una versión de dos manos de 1,7 metros (5,5 pies) de largo. Las ballestas tenían brazos de 0,61 metros (2 pies) reforzados con maderas duras, cuerno, hueso y caña, y provistos de un estribo para facilitar el tiro de la cuerda con una manivela y una polea. Las ballestas eran más fáciles de mantener que las mechas, especialmente en el clima tropical húmedo de la región del Caribe que incluía gran parte de la península de Yucatán.

Armamento y armadura nativos

Los guerreros mayas entraron en batalla contra los españoles con lanzas de pedernal, arcos, flechas y piedras. Llevaban armaduras de algodón acolchado para protegerse. Los miembros de la aristocracia maya vestían armaduras de algodón acolchado y algunos guerreros de menor rango vestían rollos de algodón retorcidos envueltos alrededor de sus cuerpos. Los guerreros portaban escudos de madera o de piel de animal decorados con plumas y pieles de animales.

Primeros encuentros: 1502 y 1511

El 30 de julio de 1502, durante su cuarto viaje, Cristóbal Colón llegó a Guanaja, una de las Islas de la Bahía frente a la costa de Honduras. Envió a su hermano Bartolomé a explorar la isla. Mientras Bartolomé exploraba la isla con dos botes, una gran canoa se acercó desde el oeste, aparentemente en ruta hacia la isla. La canoa fue tallada en un gran tronco de árbol y fue impulsada por veinticinco remeros desnudos. Curioso por los visitantes, Bartolomé Colón se apoderó de él y lo abordó. Descubrió que era una canoa comercial maya de Yucatán, que transportaba mayas bien vestidos y un rico cargamento que incluía cerámica, textiles de algodón, hachas de piedra amarilla, garrotes de guerra con incrustaciones de pedernal, hachas y campanas de cobre y cacao.También entre el cargamento había un pequeño número de mujeres y niños, probablemente destinados a ser vendidos como esclavos, al igual que varios remeros. Los europeos saquearon todo lo que les interesó de entre el cargamento y se apoderaron del anciano capitán maya para que sirviera de intérprete; luego se permitió que la canoa continuara su camino. Este fue el primer contacto registrado entre los europeos y los mayas. Es probable que las noticias de los piratas extranjeros en el Caribe pasaran a lo largo de las rutas comerciales mayas: las primeras profecías de invasores barbudos enviadas por Kukulkan, el dios serpiente emplumada del norte de los mayas, probablemente se registraron en esta época y, a su debido tiempo, pasaron a la historia. libros de Chilam Balam.

En 1511 la carabela española Santa María de la Barca zarpó por la costa centroamericana al mando de Pedro de Valdivia. El barco navegaba a Santo Domingo desde Darién para informar a las autoridades coloniales del conflicto en curso entre los conquistadores Diego de Nicuesa y Vasco Núñez de Balboa en Darién. El barco se hundió en un arrecife conocido como Las Víboras ("Las víboras") o, alternativamente, Los Alacranes ("Los escorpiones"), en algún lugar de Jamaica. Del naufragio quedaron apenas veinte sobrevivientes, entre ellos el Capitán Valdivia, Gerónimo de Aguilar y Gonzalo Guerrero.Se echaron a la deriva en uno de los botes del navío, con malos remos y sin vela; después de trece días durante los cuales murió la mitad de los sobrevivientes, tocaron tierra en la costa de Yucatán.Allí fueron capturados por Halach Uinik, un señor maya. El Capitán Valdivia fue sacrificado con cuatro de sus compañeros, y sus carnes fueron servidas en un banquete. Aguilar y Guerrero fueron hechos prisioneros y cebados para matar, junto con cinco o seis de sus compañeros. Aguilar y Guerrero lograron escapar de sus captores y huyeron a un señor vecino que era enemigo de Halach Uinik; los tomó prisioneros y los mantuvo como esclavos. Pasado un tiempo, Gonzalo Guerrero pasó como esclavo al señor Nachan Can de Chetumal. Guerrero se mayanizó por completo y sirvió a su nuevo señor con tanta lealtad que se casó con una de las hijas de Nachan Chan, Zazil Ha, con quien tuvo tres hijos. Para 1514, Guerrero había alcanzado el rango de nacom, un líder de guerra que sirvió contra los enemigos de Nachan Chan.

Francisco Hernández de Córdoba, 1517

En 1517, Francisco Hernández de Córdoba zarpó de Cuba con una pequeña flota, compuesta por dos carabelas y un bergantín, con la doble intención de exploración y apresamiento de esclavos. El experimentado Antón de Alaminos sirvió como piloto; anteriormente había servido como piloto bajo el mando de Cristóbal Colón en su último viaje. También entre los aproximadamente 100 miembros de la expedición estaba Bernal Díaz del Castillo.La expedición navegó hacia el oeste desde Cuba durante tres semanas y soportó una tormenta de dos días una semana antes de avistar la costa del extremo nororiental de la península de Yucatán. Los barcos no pudieron acercarse a la costa debido a la poca profundidad de las aguas costeras. Sin embargo, pudieron ver una ciudad maya unas dos leguas tierra adentro, sobre una colina baja. Los españoles lo llamaron Gran Cairo (literalmente "Gran Cairo") debido a su tamaño y sus pirámides. Aunque ahora no se sabe con certeza la ubicación, se cree que este primer avistamiento de Yucatán fue en Isla Mujeres.

A la mañana siguiente, los españoles enviaron los dos barcos con un calado menos profundo para encontrar un acercamiento seguro a través de los bajíos. Las carabelas fondearon como a una legua de la playa. Diez grandes canoas impulsadas tanto por velas como por remos remaron para encontrarse con los barcos españoles. Más de treinta mayas abordaron los barcos y se mezclaron libremente con los españoles. Los visitantes mayas aceptaron regalos de cuentas, y el líder indicó con señas que regresarían para llevarse a los españoles a tierra al día siguiente.

El líder maya regresó al día siguiente con doce canoas, como prometió. Los españoles pudieron ver desde lejos que la costa estaba repleta de nativos. Los conquistadores desembarcaron en el bergantín y los botes de los navíos; algunos de los españoles más atrevidos abordaron las canoas nativas. Los españoles llamaron al promontorio Cabo Catoche, por unas palabras pronunciadas por el líder maya, que a los españoles les sonaron como conos catoche.. Una vez en tierra, los españoles se agruparon libremente y avanzaron hacia la ciudad por un camino entre lomas bajas cubiertas de maleza. En este punto, el líder maya dio un grito y el grupo español fue emboscado por guerreros mayas armados con lanzas, arcos y flechas y piedras. Trece españoles resultaron heridos por flechas en el primer asalto, pero los conquistadores se reagruparon y rechazaron el ataque maya. Avanzaron hasta una pequeña plaza rodeada de templos en las afueras de la ciudad.Cuando los españoles saquearon los templos encontraron una serie de objetos de oro de baja ley, lo que los llenó de entusiasmo. La expedición capturó a dos mayas para usarlos como intérpretes y se retiró a los barcos. Durante los días siguientes los españoles descubrieron que aunque las flechas mayas habían golpeado con poca fuerza, las puntas de flecha de pedernal tendían a romperse con el impacto, provocando heridas infectadas y una muerte lenta; dos de los españoles heridos murieron a causa de las flechas infligidas en la emboscada.

Durante los siguientes quince días, la flota siguió lentamente la costa hacia el oeste y luego hacia el sur. Los toneles traídos de Cuba estaban goteando y la expedición ahora se estaba quedando sin agua dulce peligrosamente; la búsqueda de más se convirtió en una prioridad absoluta a medida que avanzaba la expedición, y los grupos en tierra que buscaban agua quedaron peligrosamente expuestos porque los barcos no podían acercarse a la costa debido a las aguas poco profundas. El 23 de febrero de 1517,el día de San Lázaro, otra ciudad fue avistada y nombrada San Lázaro por los españoles – ahora es conocida por su nombre maya original, Campeche. Un numeroso contingente desembarcó en el bergantín y los botes de los navíos para llenar sus toneles de agua en una poza de agua dulce. Se les acercaron unos cincuenta indios finamente vestidos y desarmados mientras se cargaba el agua en las barcas; interrogaron a los españoles sobre su propósito por medio de señas. El grupo español aceptó entonces una invitación para entrar en la ciudad.Fueron conducidos entre grandes edificios hasta que estuvieron ante un altar cubierto de sangre, donde muchos de los habitantes de la ciudad se apiñaron alrededor. Los indios amontonaron cañas ante los visitantes; este acto fue seguido por una procesión de guerreros mayas armados con pintura de guerra completa, seguida por diez sacerdotes mayas. Los mayas prendieron fuego a las cañas e indicaron que los españoles serían asesinados si no se habían ido antes de que se consumieran las cañas. El grupo español se retiró en formación defensiva a la orilla y rápidamente abordó sus botes para retirarse a la seguridad de los barcos.

La pequeña flota continuó durante seis días más con buen tiempo, seguidos de cuatro días tormentosos. Para entonces, el agua volvía a ser peligrosamente escasa. Los barcos divisaron una ensenada cerca de otra ciudad, Champotón,y un grupo de desembarco descubrió agua dulce. Guerreros mayas armados se acercaron desde la ciudad mientras se llenaban los toneles de agua. Una vez más se intentó la comunicación con señas. Caía la noche cuando se llenaron los toneles de agua y concluyeron los intentos de comunicación. En la oscuridad, los españoles podían escuchar los movimientos de un gran número de guerreros mayas. Decidieron que un retiro nocturno sería demasiado arriesgado; en cambio, colocaron guardias y esperaron el amanecer. Al amanecer, los españoles vieron que habían sido rodeados por un ejército considerable. Los guerreros mayas en masa lanzaron un asalto con proyectiles, incluyendo flechas, dardos y piedras; luego cargaron en combate cuerpo a cuerpo con lanzas y garrotes. Ochenta de los defensores resultaron heridos en el bombardeo inicial de misiles, y dos españoles fueron capturados en la frenética pelea que siguió. Todo el grupo español recibió heridas, incluido Hernández de Córdoba. Los españoles se reagruparon en una formación defensiva y forzaron el paso a la orilla, donde su disciplina colapsó y se produjo una lucha frenética por los botes, dejando a los españoles vulnerables a los guerreros mayas que los perseguían y que se adentraban en el mar detrás de ellos.La mayoría de los preciosos toneles de agua fueron abandonados en la playa. Cuando los españoles supervivientes llegaron a la seguridad de los barcos, se dieron cuenta de que habían perdido más de cincuenta hombres, más de la mitad de ellos. Cinco hombres murieron a causa de sus heridas en los días siguientes. La batalla había durado solo una hora, y los españoles nombraron el lugar como la Costa de la Batalla Desastrosa. Ahora estaban lejos de recibir ayuda y con pocos suministros; demasiados hombres se habían perdido y herido para navegar los tres barcos de regreso a Cuba. Decidieron abandonar su barco más pequeño, el bergantín, aunque lo compraron a crédito al gobernador Velásquez de Cuba.

Los pocos hombres que no habían resultado heridos porque tripulaban los barcos durante la batalla fueron reforzados con tres hombres que habían sufrido heridas relativamente menores; desembarcaron en una playa remota para cavar en busca de agua. Encontraron un poco y lo trajeron de regreso a los barcos, aunque enfermó a quienes lo bebieron. Los dos barcos navegaron a través de una tormenta durante dos días y noches; Alaminos, el piloto, luego tomó rumbo a Florida, donde encontraron buena agua potable, aunque perdieron a un hombre a manos de los indios locales y otro bebió tanta agua que murió. Los barcos finalmente llegaron a puerto en Cuba, donde Hernández de Córdoba escribió un informe al gobernador Velázquez describiendo el viaje, las ciudades, las plantaciones y, lo más importante, el descubrimiento de oro. Hernández murió poco después a causa de sus heridas.Los dos mayas capturados sobrevivieron al viaje a Cuba y fueron interrogados; juraron que había abundante oro en Yucatán.

Con base en el informe de Hernández de Córdoba y el testimonio de los indios prisioneros interrogados, el gobernador Velázquez escribió al Consejo de Indias notificándole "su" descubrimiento.

Juan de Grijalva, 1518

Diego Velázquez de Cuéllar, el gobernador de Cuba, estaba entusiasmado con el informe de Hernández de Córdoba sobre el oro en Yucatán. Organizó una nueva expedición compuesta por cuatro barcos y 240 hombres. Puso al mando a su sobrino Juan de Grijalva. Francisco de Montejo, quien eventualmente conquistaría gran parte de la península, era capitán de uno de los barcos; Pedro de Alvarado y Alonso d'Avila capitaneaban los otros barcos. Bernal Díaz del Castillo sirvió en la tripulación; pudo asegurarse un lugar en la expedición como favor del gobernador, que era pariente suyo. Antón de Alaminos volvió a ejercer de piloto. El gobernador Velázquez proporcionó los cuatro barcos, en un intento de proteger su reclamo sobre la península.La pequeña flota estaba equipada con ballestas, mosquetes, artículos de trueque, carne de cerdo salada y pan de mandioca. Grijalva también se llevó a uno de los indios capturados de la expedición de Hernández.

La flota salió de Cuba en abril de 1518 y tocó tierra por primera vez en la isla de Cozumel, frente a la costa este de Yucatán. Los habitantes mayas de Cozumel huyeron de los españoles y no respondieron a las propuestas amistosas de Grijalva. La flota navegó hacia el sur desde Cozumel, a lo largo de la costa este de la península. Los españoles divisaron tres grandes ciudades mayas a lo largo de la costa, una de las cuales probablemente era Tulum. El jueves de la Ascensión la flota descubrió una gran bahía, a la que los españoles llamaron Bahía de la Ascensión. Grijalva no desembarcó en ninguna de estas ciudades y se volvió hacia el norte desde Bahía Ascensión. Recorrió el norte de la península de Yucatán para navegar por la costa oeste.En Campeche, los españoles intentaron hacer trueque por agua, pero los mayas se negaron, por lo que Grijalva abrió fuego contra la ciudad con un pequeño cañón; los habitantes huyeron, permitiendo que los españoles tomaran la ciudad abandonada. Se enviaron mensajes con algunos mayas que habían sido demasiado lentos para escapar, pero los mayas permanecieron escondidos en el bosque. Los españoles abordaron sus barcos y continuaron bordeando la costa.

En Champotón, donde los habitantes habían derrotado a Hernández y sus hombres, la flota fue abordada por un pequeño número de grandes canoas de guerra, pero los cañones de los barcos pronto las pusieron en fuga. En la desembocadura del río Tabasco, los españoles avistaron guerreros y canoas en masa, pero los nativos no se acercaron. Por medio de intérpretes, Grijalva indicó que deseaba comerciar y trocar vino y abalorios a cambio de alimentos y otros víveres. De los nativos recibieron algunas baratijas de oro y noticias de las riquezas del Imperio Azteca al oeste. La expedición continuó lo suficiente como para confirmar la realidad del imperio rico en oro,navegando hacia el norte hasta el río Pánuco. Cuando la flota regresó a Cuba, los españoles atacaron Champotón para vengar la derrota del año anterior de la expedición española dirigida por Hernández. Un español murió y cincuenta resultaron heridos en la batalla que siguió, incluido Grijalva. Grijalva recaló en el puerto de La Habana cinco meses después de su partida.

Hernán Cortés, 1519

El regreso de Juan de Grijalva despertó un gran interés en Cuba, y se creía que Yucatán era una tierra de riquezas esperando ser saqueadas. Se organizó una nueva expedición, con una flota de once barcos que transportaban 500 hombres y algunos caballos. Hernán Cortés fue puesto al mando, y su tripulación incluía oficiales que se convertirían en famosos conquistadores, incluidos Pedro de Alvarado, Cristóbal de Olid, Gonzalo de Sandoval y Diego de Ordaz. También iban a bordo Francisco de Montejo y Bernal Díaz del Castillo, veteranos de la expedición Grijalva.

La flota tocó tierra por primera vez en Cozumel, y Cortés permaneció allí durante varios días. Los templos mayas fueron derribados y en uno de ellos se colocó una cruz cristiana. En Cozumel, Cortés escuchó rumores de hombres barbudos en el continente de Yucatán, que supuso que eran europeos. Cortés les envió mensajeros y pudo rescatar al náufrago Gerónimo de Aguilar, que había sido esclavizado por un señor maya. Aguilar había aprendido el idioma maya yucateco y se convirtió en intérprete de Cortés.

Desde Cozumel, la flota rodeó el norte de la península de Yucatán y siguió la costa hasta el río Tabasco, que Cortés rebautizó como río Grijalva en honor al capitán español que lo había descubierto. En Tabasco, Cortés ancló sus barcos en Potonchán, un pueblo maya chontal. Los mayas se prepararon para la batalla, pero los caballos y las armas de fuego españoles decidieron rápidamente el resultado. Los señores mayas chontales derrotados ofrecieron oro, alimentos, ropa y un grupo de mujeres jóvenes en homenaje a los vencedores. Entre estas mujeres se encontraba una joven noble maya llamada Malintzin, a quien se le dio el nombre español de Marina. Hablaba maya y náhuatl y se convirtió en el medio por el cual Cortés pudo comunicarse con los aztecas.Marina se convirtió en consorte de Cortés y finalmente le dio un hijo. De Tabasco, Cortés siguió hasta Cempoala en Veracruz, ciudad súbdita del imperio azteca, y de allí a conquistar a los aztecas.

En 1519, Cortés envió de vuelta a España al veterano Francisco de Montejo con un tesoro para el rey. Mientras estuvo en España, Montejo abogó por la causa de Cortés contra los partidarios de Diego de Velásquez. Montejo permaneció en España durante siete años y finalmente logró adquirir el título militar hereditario de adelantado.

Hernán Cortés en las tierras bajas mayas, 1524–25

En 1524, después de la conquista española del imperio azteca, Hernán Cortés dirigió una expedición a Honduras por tierra, atravesando Acalan en el sur de Campeche y el reino de Itza en lo que ahora es el norte del departamento de Petén en Guatemala. Su objetivo era someter al rebelde Cristóbal de Olid, a quien había enviado a conquistar Honduras; Sin embargo, Olid se había establecido de forma independiente a su llegada a ese territorio.Cortés salió de Tenochtitlán el 12 de octubre de 1524 con 140 soldados españoles, 93 de ellos a caballo, 3000 guerreros mexicanos, 150 caballos, una piara de cerdos, artillería, municiones y otros pertrechos. También tenía consigo al emperador azteca capturado Cuauhtémoc, y Cohuanacox y Tetlepanquetzal, los señores aztecas cautivos de Texcoco y Tlacopan. Cortés entró en territorio maya en Tabasco; el ejército cruzó el río Usumacinta cerca de Tenosique y cruzó a la provincia maya chontal de Acalan, donde reclutó a 600 porteadores mayas chontales. En Acalan, Cortés creyó que los señores aztecas cautivos conspiraban contra él y mandó ahorcar a Cuauhtémoc y Tetlepanquetzal. Cortés y su ejército partieron de Acalan el 5 de marzo de 1525.

La expedición atravesó el territorio kejache e informó que los pueblos kejache estaban situados en lugares fácilmente defendibles y, a menudo, estaban fortificados. Uno de estos se construyó sobre un afloramiento rocoso cerca de un lago y un río que desembocaba en él. La ciudad estaba fortificada con una empalizada de madera y rodeada por un foso. Cortés informó que el pueblo de Tiac era aún más grande y estaba fortificado con murallas, atalayas y terraplenes; la ciudad en sí estaba dividida en tres distritos fortificados individualmente. Se decía que Tiac había estado en guerra con la ciudad más pequeña sin nombre. Los Kejache afirmaron que sus pueblos estaban fortificados contra los ataques de sus agresivos vecinos itzáes.

Llegaron a la orilla norte del lago Petén Itzá el 13 de marzo de 1525. Los sacerdotes católicos romanos que acompañaban a la expedición celebraron una misa en presencia de Aj Kan Ekʼ, el rey de los itzáes, de quien se dijo que estaba tan impresionado que se comprometió a adorar la cruz y destruir sus ídolos. Cortés aceptó una invitación de Kan Ekʼ para visitar Nojpetén (también conocido como Tayasal), y cruzó a la ciudad maya con 20 soldados españoles mientras el resto de su ejército continuaba bordeando el lago para encontrarse con él en la orilla sur. A su salida de Nojpetén, Cortés dejó una cruz y un caballo cojo que los itzáes trataban como una deidad, intentando alimentarlo con aves, carne y flores, pero el animal murió pronto.Los españoles no volvieron a contactar oficialmente a los itzáes hasta la llegada de los sacerdotes franciscanos en 1618, cuando se decía que la cruz de Cortés aún estaba en pie en Nojpetén.

Desde el lago, Cortés continuó hacia el sur a lo largo de las laderas occidentales de las Montañas Mayas, un viaje particularmente arduo que tomó 12 días para cubrir 32 kilómetros (20 millas), durante el cual perdió más de dos tercios de sus caballos. Cuando llegó a un río crecido por las constantes lluvias torrenciales que habían estado cayendo durante la expedición, Cortés se dirigió río arriba hacia los rápidos de Gracias a Dios, que tardó dos días en cruzar y le costó más caballos.

El 15 de abril de 1525 la expedición llegó al pueblo maya de Tenciz. Con guías locales se dirigieron a los cerros al norte del lago Izabal, donde sus guías los abandonaron a su suerte. La expedición se perdió en las colinas y estuvo a punto de morir de hambre antes de capturar a un niño maya que los condujo a un lugar seguro. Cortés encontró un pueblo a orillas del lago Izabal, quizás Xocolo. Cruzó el río Dulce hasta el asentamiento de Nito, en algún lugar de la bahía de Amatique, con una docena de compañeros, y esperó allí a que el resto de su ejército se reagrupara durante la semana siguiente.Para entonces, los restos de la expedición se habían reducido a unos pocos cientos; Cortés logró contactar a los españoles que estaba buscando, solo para descubrir que los propios oficiales de Cristóbal de Olid ya habían sofocado su rebelión. Cortés luego regresó a México por mar.

Francisco de Montejo, 1527–28

Las tierras más ricas de México captaron la atención principal de los conquistadores durante algunos años, luego, en 1526, Francisco de Montejo (un veterano de las expediciones de Grijalva y Cortés) solicitó con éxito al rey de España el derecho a conquistar Yucatán. El 8 de diciembre de ese año se le otorgó el título militar hereditario de adelantado y permiso para colonizar la península de Yucatán. En 1527 salió de España con 400 hombres en cuatro naves, con caballos, armas cortas, cañones y provisiones. Zarpó hacia Santo Domingo, donde recogió más provisiones y caballos, lo que permitió a Montejo aumentar su caballería a cincuenta.Uno de los barcos quedó en Santo Domingo como barco de suministros para brindar apoyo posterior; los otros barcos zarparon y llegaron a Cozumel en la segunda quincena de septiembre de 1527. Montejo fue recibido en paz por el señor de Cozumel, Aj Naum Pat, pero los barcos solo se detuvieron brevemente antes de dirigirse a la costa de Yucatán. La expedición tocó tierra en algún lugar cerca de Xelha en la provincia maya de Ekab, en lo que ahora es el estado mexicano de Quintana Roo.

Montejo acuarteló Xelha con 40 soldados bajo su segundo al mando, Alonso d 'Ávila, y apostó 20 más en el cercano Polo. Xelha pasó a llamarse Salamanca de Xelha y se convirtió en el primer asentamiento español en la península. Las provisiones pronto se agotaron y se incautaron alimentos adicionales de los aldeanos mayas locales; esto también se consumió pronto. Muchos mayas locales huyeron al bosque y los grupos de asalto españoles recorrieron los alrededores en busca de comida, encontrando poco. Con el creciente descontento entre sus hombres, Montejo tomó la drástica medida de quemar sus barcos; esto fortaleció la determinación de sus tropas, quienes gradualmente se aclimataron a las duras condiciones de Yucatán. Montejo pudo obtener más comida del aún amigable Aj Nuam Pat, cuando este último visitó el continente.Montejo tomó 125 hombres y emprendió una expedición para explorar la parte noreste de la península de Yucatán. Su expedición pasó por los pueblos de Xamanha, Mochis y Belma, ninguno de los cuales sobrevive hoy. En Belma, Montejo reunió a los líderes de los pueblos mayas cercanos y les ordenó jurar lealtad a la Corona española. Después de esto, Montejo condujo a sus hombres a Conil, un pueblo en Ekab que se describió con 5.000 casas, donde el grupo español se detuvo durante dos meses.

En la primavera de 1528, Montejo partió de Conil rumbo a la ciudad de Chauaca, que fue abandonada por sus habitantes mayas al amparo de la oscuridad. A la mañana siguiente, los habitantes atacaron al grupo español pero fueron derrotados. Luego, los españoles continuaron hasta Ake, a unos 16 kilómetros (9,9 millas) al norte de Tizimín, donde participaron en una gran batalla contra los mayas, matando a más de 1200 de ellos. Después de esta victoria española, todos los líderes mayas vecinos se rindieron. El grupo de Montejo luego continuó hacia Sisia y Loche antes de regresar a Xelha. Montejo llegó a Xelha con solo 60 de su grupo y descubrió que solo sobrevivieron 12 de su guarnición de 40 hombres, mientras que la guarnición de Pole había sido completamente aniquilada.

El barco de apoyo llegó finalmente desde Santo Domingo, y Montejo lo utilizó para navegar hacia el sur por la costa, mientras enviaba a Ávila por tierra. Montejo descubrió la próspera ciudad portuaria de Chaktumal (capital de la provincia de Chetumal). En Chaktumal, Montejo se enteró de que el náufrago español Gonzalo Guerrero estaba en la región, y Montejo le envió mensajes invitándolo a regresar para unirse a sus compatriotas, pero el Guerrero mayanizado declinó.

Los mayas en Chaktumal proporcionaron información falsa a los españoles, y Montejo no pudo encontrar a Ávila y vincularse con él. Ávila regresó por tierra a Xelha y transfirió la incipiente colonia española a la cercana Xamanha, la actual Playa del Carmen, que Montejo consideraba un mejor puerto. Después de esperar a Ávila sin resultado, Montejo navegó hacia el sur hasta el río Ulúa en Honduras antes de dar la vuelta y regresar a la costa para finalmente encontrarse con su lugarteniente en Xamanha. A finales de 1528, Montejo salió de Ávila para supervisar Xamanha y navegó hacia el norte para rodear la península de Yucatán y dirigirse a la colonia española de Nueva España en el centro de México.

Francisco de Montejo y Alonso d'Ávila, 1531-1535

Montejo fue nombrado alcalde mayor (un gobernador colonial local) de Tabasco en 1529 y pacificó esa provincia con la ayuda de su hijo, también llamado Francisco de Montejo. Alonso d'Ávila fue enviado desde el este de Yucatán para conquistar Acalan, que se extendía al sureste de la Laguna de Términos. Montejo el Joven fundó Salamanca de Xicalango como base de operaciones. En 1530 Ávila estableció Salamanca de Acalan como base desde la que emprender nuevos intentos de conquista de Yucatán. Salamanca de Acalan resultó una decepción, sin oro para tomar y con niveles de población más bajos de lo que se esperaba. Ávila pronto abandonó el nuevo asentamiento y partió por tierras de los kejache hasta Champotón, donde llegó a fines de 1530.Durante una lucha por el poder colonial en Tabasco, el padre de Montejo fue encarcelado por un tiempo. Al ser liberado, se reunió con su hijo en Xicalango, Tabasco, y luego ambos se reincorporaron a Ávila en Champotón.

En 1531 Montejo trasladó su base de operaciones a Campeche. Alonso d'Ávila fue enviado por tierra a Chauaca en el este de la península, pasando por Maní, donde fue bien recibido por los Xiu Maya. Ávila continuó hacia el sureste hasta Chetumal, donde fundó la ciudad española de Villa Real ("Pueblo Real"). Los mayas locales resistieron ferozmente la colocación de la nueva colonia española y Ávila y sus hombres se vieron obligados a abandonar Villa Real y dirigirse a Honduras en canoas.

En Campeche, los mayas reunieron una gran fuerza y ​​atacaron la ciudad; los españoles pudieron luchar contra ellos, una batalla en la que el mayor de Montejo casi muere. Aj Canul, el señor de los mayas atacantes, se rindió a los españoles. Después de esta batalla, el joven Francisco de Montejo fue enviado a la provincia norteña de Cupul, donde el señor Naabón Cupul le permitió a regañadientes fundar la ciudad española de Ciudad Real en Chichén Itzá. Montejo repartió la provincia entre sus soldados y entregó a cada uno de sus hombres de dos a tres mil mayas en encomienda.. Después de seis meses de dominio español, el descontento de Cupul ya no se pudo contener y Naabon Cupul fue asesinado durante un intento fallido de matar a Montejo el Joven. La muerte de su señor solo sirvió para inflamar la ira de Cupul y, a mediados de 1533, sitiaron la pequeña guarnición española en Chichén Itzá. Montejo el Joven abandonó Ciudad Real de noche después de preparar una distracción para sus atacantes, y él y sus hombres huyeron hacia el oeste, donde las provincias de Chel, Pech y Xiu permanecieron obedientes al dominio español. Montejo el Joven fue recibido con amistad por Namux Chel, señor de la provincia de Chel, en Dzilam. En la primavera de 1534 se reunió con su padre en la provincia de Chakan en Dzikabal, cerca de Tʼho (la actual ciudad de Mérida).

Mientras su hijo intentaba consolidar el control español de Cupul, Francisco de Montejo el Viejo se había encontrado con el gobernante Xiu en Maní. Los mayas Xiu mantuvieron su amistad con los españoles durante la conquista y finalmente se estableció la autoridad española sobre Yucatán en gran parte gracias al apoyo de los Xiu. Los Montejos, tras reunirse en Dzikabal, fundaron un nuevo pueblo español en Dzilam, aunque los españoles sufrieron allí penurias. Montejo el Viejo regresó a Campeche, donde fue recibido con amistad por los mayas locales. Lo acompañaba el amable señor Chel Namux Chel, que viajaba a caballo, y dos de los primos del señor, que fueron llevados encadenados.Francisco de Montejo el Joven se quedó en Dzilam para continuar con sus intentos de conquista de la región pero, al ver la situación demasiado difícil, pronto se retiró a Campeche para reunirse con su padre y Alonso d'Ávila, quien había regresado a Campeche poco antes que Montejo el Más joven. Por esta época comenzaron a llegar noticias de las conquistas de Francisco Pizarro en el Perú y del rico botín que sus soldados estaban haciendo allí, minando la moral de la ya desencantada partida de Montejo. Los soldados de Montejo comenzaron a abandonarlo para buscar fortuna en otra parte; en siete años de intentos de conquista en las provincias del norte de la Península de Yucatán, se había encontrado muy poco oro. Hacia fines de 1534 o principios del año siguiente, Montejo el Viejo y su hijo se retiraron de Campeche a Veracruz,

Montejo el Viejo se vio envuelto en luchas internas coloniales por el derecho a gobernar Honduras, un reclamo que lo puso en conflicto con Pedro de Alvarado, capitán general de Guatemala, quien también reclamaba a Honduras como parte de su jurisdicción. El reclamo de Alvarado finalmente resultó exitoso. En ausencia de Montejo el Viejo, primero en el centro de México y luego en Honduras, Montejo el Joven actuó como teniente gobernador y capitán general en Tabasco.

Conflicto en Champotón

El fraile franciscano Jacobo de Testera llegó a Champotón en 1535 para intentar la incorporación pacífica de Yucatán al Imperio español. Las autoridades españolas le habían asegurado a Testera que no se emprendería ninguna actividad militar en Yucatán, mientras intentaba su conversión a la fe católica romana, y que no se permitiría la entrada de soldados a la península. Sus primeros esfuerzos estaban dando sus frutos cuando el capitán Lorenzo de Godoy llegó a Champotón al mando de los soldados enviados allí por Montejo el Joven. Godoy y Testera pronto entraron en conflicto y el fraile se vio obligado a abandonar Champotón y regresar al centro de México.

El intento de Godoy de someter a los mayas alrededor de Champotón no tuvo éxito y los kowoj mayas locales resistieron sus intentos de afirmar el dominio español de la región. Esta resistencia fue lo suficientemente tenaz que Montejo el Joven envió a su primo de Tabasco a Champotón para tomar el mando. Sus propuestas diplomáticas al Champotón Kowoj tuvieron éxito y se sometieron al dominio español. Champotón fue el último puesto avanzado español en la península de Yucatán; estaba cada vez más aislado y la situación allí se volvió difícil.

Conquista y asentamiento en el norte de Yucatán, 1540-1546

En 1540, Francisco de Montejo el Viejo, que ahora tenía más de 60 años, entregó sus derechos reales para colonizar Yucatán a su hijo, Francisco de Montejo el Joven. A principios de 1541, Montejo el Joven se reunió con su primo en Champotón; no permaneció allí mucho tiempo y rápidamente trasladó sus fuerzas a Campeche. Una vez allí, Montejo el Joven, al mando de entre 300 y 400 soldados españoles, estableció el primer ayuntamiento español permanente en la península de Yucatán. Poco después de establecer la presencia española en Campeche, Montejo el Joven convocó a los señores mayas locales y les ordenó que se sometieran a la Corona española. Varios señores se sometieron pacíficamente, incluido el gobernante de Xiu Maya. El señor de los Canul Maya se negó a someterse y Montejo el Joven envió a su primo contra ellos;

El primo de Montejo el Joven conoció a los Canul Maya en Chakan, no lejos de Tʼho. El 6 de enero de 1542 fundó el segundo cabildo permanente, llamando a la nueva ciudad colonial Mérida. El 23 de enero, Tutul-Xiu, el señor de Maní, se acercó en paz al campamento español en Mérida, con los alimentos que tanto necesitaba. Expresó interés en la religión española y fue testigo de una misa católica romana celebrada en su beneficio. Tutul-Xiu quedó muy impresionado y se convirtió a la nueva religión; fue bautizado como Melchor y permaneció dos meses con los españoles en Mérida, recibiendo instrucción en la fe católica. Tutul-Xiu fue el gobernante de la provincia más poderosa del norte de Yucatán y su sumisión a España y conversión al cristianismo tuvo repercusiones en toda la península,Las provincias orientales continuaron resistiendo las propuestas españolas.

Montejo el Joven envió luego a su primo a Chauaca donde la mayoría de los señores orientales lo saludaron en paz. Los Cochua Maya resistieron ferozmente pero pronto fueron derrotados por los españoles. Los Cupul Maya también se levantaron contra la dominación española recién impuesta, y también su oposición fue rápidamente sofocada. Montejo continuó hacia la provincia oriental de Ekab, llegando a la costa este en Pole. El clima tormentoso impidió que los españoles cruzaran a Cozumel y nueve españoles se ahogaron en el intento de cruzar. Otro conquistador español fue asesinado por mayas hostiles. Los rumores de este revés crecieron en la narración y las provincias de Cupul y Cochua una vez más se levantaron contra sus aspirantes a señores europeos. El dominio español en la parte oriental de la península siguió siendo tenue y varias entidades políticas mayas permanecieron independientes, incluidas Chetumal, Cochua,

El 8 de noviembre de 1546, una alianza de provincias orientales lanzó un levantamiento coordinado contra los españoles. Las provincias de Cupul, Cochua, Sotuta, Tazes, Uaymil, Chetumal y Chikinchel se unieron en un esfuerzo concertado para expulsar a los invasores de la península; el levantamiento duró cuatro meses.Dieciocho españoles fueron sorprendidos en los pueblos orientales, y fueron sacrificados. Un relato contemporáneo describió la matanza de más de 400 mayas aliados, así como ganado. Mérida y Campeche fueron advertidos del inminente ataque; Montejo el Joven y su prima estaban en Campeche. Montejo el Viejo llegó a Mérida procedente de Chiapas en diciembre de 1546, con refuerzos de Champotón y Campeche. Los mayas orientales rebeldes fueron finalmente derrotados en una sola batalla, en la que murieron veinte españoles y varios cientos de mayas aliados. Esta batalla marcó la conquista final de la parte norte de la Península de Yucatán.Como resultado del levantamiento y la respuesta española, muchos de los habitantes mayas de los territorios del este y sur huyeron a la cuenca del Petén, aún no conquistada, en el extremo sur de la península. Los españoles solo lograron el dominio en el norte y las entidades políticas de Petén permanecieron independientes y continuaron recibiendo muchos refugiados del norte.

Cuenca del Petén, 1618-1697

La cuenca del Petén cubre un área que ahora es parte de Guatemala; en la época colonial originalmente estuvo bajo la jurisdicción del Gobernador de Yucatán, antes de ser transferido a la jurisdicción de la Audiencia Real de Guatemala en 1703. El reino itzá centrado en el lago Petén Itzá había sido visitado por Hernán Cortés en su marcha a Honduras en 1525.

Principios del siglo XVII

Después de la visita de Cortés, ningún español intentó visitar a los belicosos habitantes itzáes de Nojpetén durante casi cien años. En 1618, dos frailes franciscanos partieron de Mérida en una misión para intentar la conversión pacífica de los itzáes todavía paganos en el centro de Petén. Bartolomé de Fuensalida y Juan de Órbita iban acompañados de algunos mayas cristianizados. Luego de un arduo viaje de seis meses los viajeros fueron bien recibidos en Nojpetén por el actual Kan Ekʼ. Se quedaron algunos días en un intento de evangelizar a los itzáes, pero Aj Kan Ekʼ se negó a renunciar a su religión maya, aunque mostró interés por las misas que oficiaban los misioneros católicos. Los intentos de convertir a los itzá fracasaron y los frailes abandonaron Nojpetén en términos amistosos con Kan Ekʼ.Los frailes regresaron en octubre de 1619, y nuevamente Kan Ekʼ los recibió de manera amistosa, pero esta vez el sacerdocio maya fue hostil y los misioneros fueron expulsados ​​sin comida ni agua, pero sobrevivieron al viaje de regreso a Mérida.

En marzo de 1622, el gobernador de Yucatán, Diego de Cárdenas, ordenó al capitán Francisco de Mirones y Lezcano que lanzara un asalto contra los itzáes; partió de Yucatán con 20 soldados españoles y 80 mayas de Yucatán. Más tarde se unió a su expedición el fraile franciscano Diego Delgado. En mayo la expedición avanzó hacia Sakalum, al suroeste de Bacalar, donde hubo una larga demora en espera de refuerzos. De camino a Nojpetén, Delgado creyó que el trato de los soldados a los mayas era excesivamente cruel, y abandonó la expedición para emprender su propio camino a Nojpetén con ochenta mayas cristianizados de Tipuj en Belice. Mientras tanto, los itzáes se habían enterado de la expedición militar que se acercaba y se habían endurecido contra nuevos intentos misioneros españoles.Cuando Mirones se enteró de la partida de Delgado, envió 13 soldados para persuadirlo de regresar o continuar como su escolta si se negaba. Los soldados lo alcanzaron poco antes de Tipuj, pero estaba decidido a llegar a Nojpetén. Desde Tipuj, Delgado envió un mensajero a Kan Ekʼ, pidiendo permiso para viajar a Nojpetén; el rey itzá respondió con la promesa de un salvoconducto para el misionero y sus acompañantes. El grupo fue inicialmente recibido en paz en la capital itzá, pero tan pronto como los soldados españoles bajaron la guardia, los itzáes capturaron y ataron a los recién llegados. Los soldados fueron sacrificados a los dioses mayas. Después de su sacrificio, los itzáes tomaron a Delgado, le cortaron el corazón y lo descuartizaron; exhibieron su cabeza en una estaca con los demás.La fortuna del líder de los compañeros mayas de Delgado no fue mejor. Sin noticias de la escolta de Delgado, Mirones envió a dos soldados españoles con un explorador maya para conocer su destino. Cuando llegaron a la orilla del lago Petén Itzá, los itzáes los llevaron a su isla capital y los encarcelaron. Bernardino Ek, el explorador, escapó y regresó a Mirones con la noticia. Poco después, el 27 de enero de 1624, un grupo de guerra itzá dirigido por AjKʼin Pʼol tomó a Mirones y sus soldados con la guardia baja y desarmados en la iglesia de Sakalum, y los mató a todos. Los refuerzos españoles llegaron demasiado tarde. Varios hombres y mujeres mayas locales fueron asesinados por atacantes españoles, que también quemaron la ciudad.

Después de estos asesinatos, se colocaron guarniciones españolas en varios pueblos del sur de Yucatán y se ofrecieron recompensas por el paradero de AjKʼin Pʼol. El gobernador maya de Oxkutzcab, Fernando Kamal, partió con 150 arqueros mayas para rastrear al líder de la guerra; lograron capturar al capitán itzá y sus seguidores, junto con la platería de la iglesia saqueada de Sakalum y objetos pertenecientes a Mirones. Los prisioneros fueron devueltos al capitán español Antonio Méndez de Canzo, interrogados bajo tortura, juzgados y condenados a la horca, descuartizados y descuartizados. Fueron decapitados y las cabezas exhibidas en las plazas de los pueblos del Partido de la Sierra colonial en lo que ahora es el estado de Yucatán en México.Estos eventos terminaron con todos los intentos españoles de contactar a los itzáes hasta 1695. En la década de 1640, las luchas internas en España distrajeron al gobierno de los intentos de conquistar tierras desconocidas; la Corona española careció de tiempo, dinero o interés en tales aventuras coloniales durante las próximas cuatro décadas.

Finales del siglo XVII

En 1692, el noble vasco Martín de Ursúa y Arizmendi propuso al rey español la construcción de un camino desde Mérida hacia el sur para unir con la colonia guatemalteca, en el proceso "reduciendo" las poblaciones nativas independientes a congregaciones coloniales; esto era parte de un plan mayor para subyugar a los lacandones chʼol y manche chʼol del sur de Petén y los tramos superiores del río Usumacinta. El plan original era que la provincia de Yucatán construyera la parte norte y que Guatemala construyera la parte sur, y ambas se encontrarían en algún lugar del territorio chʼol; el plan se modificó más tarde para pasar más al este, a través del reino de los itzáes.

Ya como gobernador de Yucatán (1695-1696), Martín de Ursúa y Arizmendi, comenzó a construir el camino desde el sur de Campeche hacia Petén. A principios de marzo de 1695, el capitán Alonso García de Paredes encabezaba un grupo de 50 soldados españoles, acompañados de guías nativos, arrieros y peones. La expedición avanzó hacia el sur hacia el territorio Kejache, que comenzó en Chunpich, a unos 5 kilómetros (3,1 millas) al norte de la frontera moderna entre México y Guatemala. Reunió a algunos nativos para trasladarlos a asentamientos coloniales, pero se encontró con una resistencia armada kejache. García de Paredes decidió retirarse a mediados de abril.

En marzo de 1695, el capitán Juan Díaz de Velasco partió de Cahabón en Alta Verapaz, Guatemala, con 70 soldados españoles, acompañados por un gran número de arqueros mayas de Verapaz, arrieros nativos y cuatro frailes dominicos. Los españoles avanzaron hacia el lago Petén Itzá y se involucraron en una serie de feroces escaramuzas con partidas de caza itzá. En la orilla del lago, a la vista de Nojpetén, los españoles se encontraron con una fuerza tan grande de itzáes que se retiraron hacia el sur, de regreso a su campamento principal. El interrogatorio de un prisionero itzá reveló que el reino itzá estaba en estado de máxima alerta para repeler a los españoles; la expedición se retiró casi de inmediato a Cahabón.

A mediados de mayo de 1695, García de Paredes volvió a marchar hacia el sur desde Campeche, con 115 soldados españoles y 150 mosqueteros mayas, además de trabajadores y arrieros mayas; el recuento final fue de más de 400 personas, lo que se consideraba un ejército considerable en la empobrecida provincia de Yucatán. Ursúa también ordenó a dos compañías de mosqueteros mayas de Tekʼax y Oxkʼutzkabʼ que se unieran a la expedición en Bʼolonchʼen Kawich, a unos 60 kilómetros (37 millas) al sureste de la ciudad de Campeche. A fines de mayo, tres frailes fueron destinados a unirse a la fuerza española, acompañados de un hermano lego. Un segundo grupo de franciscanos continuaría de forma independiente hasta Nojpetén para tomar contacto con los itzáes; la encabezaba fray Andrés de Avendaño, que iba acompañado de otro fraile y un hermano lego.García de Paredes ordenó la construcción de un fuerte en Chuntuki, unas 25 leguas (aproximadamente 65 millas o 105 km) al norte del lago Petén Itzá, que serviría como base militar principal para el proyecto Camino Real ("Camino Real").

Una compañía de mosqueteros nativos del pueblo de Sajkabʼchen (o Sahcabchén) en Campeche, avanzó con los constructores de caminos desde Tzuktzokʼ hasta el primer pueblo kejache en Chunpich, del cual habían huido los kejache. Los oficiales de la compañía pidieron refuerzos a García de Paredes en Tzuktokʼ, pero antes de que llegaran, unos 25 kejaches regresaron a Chunpich con canastas para recoger la comida abandonada. Los nerviosos centinelas de Sajkabʼchen temieron que los residentes regresaran en masa y les dispararon sus mosquetes, y ambos grupos se retiraron. La compañía de mosqueteros llegó entonces para reforzar a sus centinelas y cargó contra los arqueros kejaches que se acercaban. Varios mosqueteros resultaron heridos en la escaramuza que siguió y los Kejache se retiraron por un sendero forestal sin sufrir lesiones. La compañía Sajkabʼchen siguió el camino y encontró dos asentamientos desiertos más con grandes cantidades de comida abandonada. Se apoderaron de la comida y retrocedieron por el camino.

Alrededor del 3 de agosto, García de Paredes avanzó con todo su ejército hacia Chunpich y, en octubre, los soldados españoles se habían establecido cerca del nacimiento del río San Pedro. En noviembre, Tzuktokʼ estaba guarnecido con 86 soldados y más en Chuntuki. En diciembre de 1695 se reforzó la fuerza principal con 250 soldados, de los cuales 150 eran españoles y pardos (descendientes de europeos del sur, amerindios y africanos occidentales) y 100 mayas, junto con peones y arrieros.

Expedición de Avendaño, junio de 1695

En mayo de 1695, fray Antonio de Silva, superior provincial de la Orden Franciscana en Yucatán, había designado dos grupos de franciscanos para dirigirse a Petén; el primer grupo se uniría a la expedición militar de García de Parede. El segundo grupo debía dirigirse al lago Petén Itza de forma independiente. Este segundo grupo estaba encabezado por fray Andrés de Avendaño. Avendaño iba acompañado de otro fraile, un hermano lego y seis cristianos mayas. Este último grupo salió de Mérida el 2 de junio de 1695. Avendaño continuó hacia el sur por el curso de la nueva carretera, encontrando cada vez más evidencia de actividad militar española. Los franciscanos alcanzaron a García de Paredes en Bʼukʼte, unos 12 kilómetros (7,5 millas) antes de Tzuktokʼ.El 3 de agosto, García de Paredes avanzó hacia Chunpich, pero trató de persuadir a Avendaño para que se quedara atrás para atender a los prisioneros de Bʼukʼte. En cambio, Avendaño dividió su grupo y se fue en secreto con solo cuatro compañeros cristianos mayas, en busca del Chunpich Kejache que había atacado una de las compañías de avanzada de García de Parede y ahora se había retirado a la selva. No pudo encontrar el Kejache, pero logró obtener información sobre un camino que conducía hacia el sur hasta el reino de Itza. Avendaño volvió a Tzuktokʼ y reconsideró sus planes; los franciscanos estaban escasos de suministros, y los mayas congregados a la fuerza que estaban encargados de convertir desaparecían en el bosque todos los días. Antonio de Silva ordenó a Avendaño que regresara a Mérida, y llegó allí el 17 de septiembre de 1695.Mientras tanto, el otro grupo de franciscanos, encabezado por Juan de San Buenaventura Chávez, siguió a los constructores de caminos hacia territorio kejache, a través de IxBʼam, Bʼatkabʼ y Chuntuki (actual Chuntunqui cerca de Carmelita, Petén).

San Buenaventura entre los Kejache, septiembre – noviembre de 1695

El pequeño grupo de franciscanos de Juan de San Buenaventura llegó a Chuntuki el 30 de agosto de 1695 y encontró que el ejército había abierto el camino hacia el sur por otras diecisiete leguas (aproximadamente 44.2 millas o 71.1 km), casi a la mitad del camino al lago Petén Itzá, pero regresó a Chuntuki debido a las lluvias estacionales. San Buenaventura iba acompañado de dos frailes y un hermano lego. Con el regreso de Avendaño a Mérida, el superior provincial Antonio de Silva envió a dos frailes más para unirse al grupo de San Buenaventura. Uno de ellos era convertir el Kejache en Tzuktokʼ, y el otro era hacer lo mismo en Chuntuki.El 24 de octubre San Buenaventura escribió al superior provincial informando que los belicosos kejaches ya estaban pacificados y que le habían dicho que los itzáes estaban listos para recibir a los españoles en amistad. Ese día, 62 hombres kejache habían llegado voluntariamente a Chuntuki desde Pakʼekʼem, donde residían otros 300 kejache. A principios de noviembre de 1695, fray Tomás de Alcoser y fray Lucas de San Francisco fueron enviados a establecer una misión en Pakʼekʼem, donde fueron bien recibidos por el cacique.(jefe nativo) y su sacerdote pagano. Pakʼekʼem estaba lo suficientemente lejos de la nueva carretera española como para estar libre de interferencias militares, y los frailes supervisaron la construcción de una iglesia en lo que era la ciudad misionera más grande del territorio kejache. Se construyó una segunda iglesia en Bʼatkabʼ para atender a más de 100 refugiados kejaches que se habían reunido allí bajo la dirección de un fraile español; se estableció otra iglesia en Tzuktokʼ, supervisada por otro fraile.

Expedición de Avendaño, diciembre de 1695 - enero de 1696

El fraile franciscano Andrés de Avendaño salió de Mérida el 13 de diciembre de 1695 y llegó a Nojpetén hacia el 14 de enero de 1696, acompañado de cuatro compañeros. Desde Chuntuki siguieron un sendero indígena que los condujo más allá del nacimiento del río San Pedro y a través de empinadas colinas kársticas hasta un abrevadero junto a unas ruinas. Desde allí siguieron el pequeño río Acté hasta un pueblo chakʼan itzá llamado Saklemakal. Llegaron al extremo occidental del lago Petén Itzá y fueron recibidos con entusiasmo por los itzáes locales. Al día siguiente, el actual Aj Kan Ekʼ cruzó el lago con 80 canoas para saludar a los visitantes en la ciudad portuaria de Chakʼan Itza (un subgrupo de los itzáes) de Chʼichʼ, en la orilla oeste del lago Petén Itza.Los franciscanos regresaron a Nojpetén con Kan Ekʼ y bautizaron a más de 300 niños itzáes durante los siguientes cuatro días. Avendaño intentó convencer a Kan Ekʼ de que se convirtiera al cristianismo y se rindiera a la Corona española, sin éxito. El rey de los itzáes citó la profecía itzá y dijo que aún no era el momento adecuado.

El 19 de enero AjKowoj, el rey de los Kowoj, llegó a Nojpetén y habló con Avendaño, argumentando en contra de la aceptación del cristianismo y el dominio español. Las discusiones entre Avendaño, Kan Ekʼ y AjKowoj expusieron profundas divisiones entre los itzáes. Kan Ekʼ se enteró de un complot de los kowoj y sus aliados para emboscar y matar a los franciscanos, y el rey itzá les aconsejó que regresaran a Mérida a través de Tipuj. Los frailes españoles se perdieron y sufrieron grandes penalidades, incluida la muerte de uno de los compañeros de Avendaño, pero después de un mes de vagar por el bosque encontraron el camino de regreso a Chuntuki, y de allí regresaron a Mérida.

Batalla en Chʼichʼ, 2 de febrero de 1696

A mediados de enero, el capitán García de Paredes había llegado al tramo avanzado del Camino Real en Chuntuki. Por ahora solo tenía 90 soldados más trabajadores y porteadores. El capitán Pedro de Zubiaur, oficial superior de García, llegó al lago Petén Itza con 60 mosqueteros, dos franciscanos y guerreros mayas yucatecos aliados. También los acompañaban unos 40 porteadores mayas. Se les acercaron unas 300 canoas que transportaban aproximadamente 2.000 guerreros itzá.Los guerreros comenzaron a mezclarse libremente con el grupo español y luego estalló una pelea; una docena del grupo español fueron obligados a subir a las canoas y tres de ellos fueron asesinados. En este punto, los soldados españoles abrieron fuego con sus mosquetes y los itzáes se retiraron al otro lado del lago con sus prisioneros, entre los que se encontraban los dos franciscanos. El grupo español se retiró de la orilla del lago y se reagrupó en campo abierto donde fueron rodeados por miles de guerreros itzá. Zubiaur ordenó a sus hombres disparar una andanada que mató entre 30 y 40 itzáes. Al darse cuenta de que estaban irremediablemente superados en número, los españoles se retiraron hacia Chuntuki, abandonando a sus compañeros capturados a su suerte.

Martín de Ursúa ahora estaba convencido de que Kan Ekʼ no se rendiría pacíficamente y comenzó a organizar un asalto total a Nojpetén. Se redoblaron los trabajos en la carretera y aproximadamente un mes después de la batalla de Chʼichʼ los españoles llegaron a la orilla del lago, ahora apoyados por la artillería. De nuevo se reunió un gran número de canoas, y los nerviosos soldados españoles abrieron fuego con cañones y mosquetes; no se reportaron bajas entre los itzáes, quienes se retiraron y levantaron una bandera blanca desde una distancia segura.

Expedición desde Verapaz, febrero – marzo de 1696

Oidor Bartolomé de Amésqueta encabezó la siguiente expedición guatemalteca contra los itzáes. Hizo marchar a sus hombres de Cahabón a Mopán, llegando el 25 de febrero de 1696. El 7 de marzo, el capitán Díaz de Velasco condujo un grupo hacia el lago; lo acompañaban dos frailes dominicos y AjKʼixaw, un noble itzá que había sido hecho prisionero en la expedición anterior de Díaz. Cuando se acercaron a la orilla del lago Petén Itzá, AjKʼixaw fue enviado adelante como emisario a Nojpetén. El grupo de Díaz fue atraído a una trampa itzá y los miembros de la expedición murieron hasta un hombre. Los dos frailes fueron capturados y sacrificados. Los itzáes mataron a un total de 87 miembros de la expedición, incluidos 50 soldados, dos dominicanos y unos 35 ayudantes mayas.

Amésqueta salió de Mopán tres días después de Díaz y siguió el rastro de Díaz hasta la orilla del lago. Llegó al lago más de una semana después con 36 hombres. Mientras exploraban a lo largo de la costa sur cerca de Nojpetén, fueron seguidos por unas 30 canoas itzáes y más itzáes se acercaron por tierra pero mantuvieron una distancia segura. Amésqueta sospechaba mucho de las pequeñas canoas que los itzáes ofrecían para transportar a su grupo a Nojpetén; cuando se acercaba la noche, Amésqueta se retiró de la orilla del lago y sus hombres tomaron posiciones en una pequeña colina cercana. En las primeras horas de la mañana ordenó la retirada a la luz de la luna. En San Pedro Mártir recibió noticias de una embajada itzá en Mérida en diciembre de 1695 y una aparente rendición formal de los itzá a la autoridad española.Incapaz de conciliar la noticia con la pérdida de sus hombres y con las terribles condiciones en San Pedro Mártir, Amésqueta abandonó su fuerte inacabado y se retiró a Guatemala.

Asalto a Nojpetén

La continua resistencia de los itzáes se había convertido en una gran vergüenza para las autoridades coloniales españolas, y se enviaron soldados desde Campeche para tomar Nojpetén de una vez por todas. Martín de Ursúa y Arizmendi llegó a la orilla occidental del lago Petén Itzá con sus soldados el 26 de febrero de 1697, y una vez allí construyó la galeota de ataque fuertemente armada. La galeota transportaba 114 hombres y al menos cinco piezas de artillería. La lancha piragua utilizada para cruzar el río San Pedro también fue transportada al lago para ser utilizada en el ataque a la capital itzá.

El 10 de marzo, varios emisarios de Itza y Yalain llegaron a Chʼichʼ para negociar con Ursúa. Kan Ekʼ luego envió una canoa con una bandera blanca izada con emisarios, quienes ofrecieron una rendición pacífica. Ursúa recibió en paz a la embajada e invitó a Kan Ekʼ a visitar su campamento tres días después. En el día señalado, Kan Ekʼ no llegó; en cambio, los guerreros mayas se acumularon tanto a lo largo de la costa como en canoas sobre el lago.

Se lanzó un asalto por agua sobre la capital de Kan Ek en la mañana del 13 de marzo. Ursúa abordó la galeota con 108 soldados, dos sacerdotes seculares, cinco sirvientes personales, el emisario itzá bautizado AjChan y su cuñado y un prisionero itzá de Nojpetén. El bote de ataque fue remado hacia el este hacia la capital de Itza; a medio camino del lago se encontró con una gran flota de canoas desplegadas en arco en la entrada a Nojpetén – Ursúa simplemente dio la orden de atravesarlas. Un gran número de defensores se había concentrado a lo largo de la costa de Nojpetén y en los techos de la ciudad.Los arqueros itzaes comenzaron a disparar contra los invasores desde las canoas. Ursúa ordenó a sus hombres que no devolvieran el fuego, pero las flechas hirieron a varios de sus soldados; uno de los soldados heridos disparó su mosquete y en ese momento los oficiales perdieron el control de sus hombres. Los itzáes defensores pronto huyeron de los fulminantes disparos españoles.

La ciudad cayó tras una breve pero sangrienta batalla en la que murieron muchos guerreros itzáes; los españoles sufrieron bajas menores. El bombardeo español causó una gran pérdida de vidas en la isla; los itzáes supervivientes abandonaron su capital y cruzaron a nado hasta tierra firme y muchos murieron en el agua. Después de la batalla, los defensores sobrevivientes se desvanecieron en los bosques, dejando que los españoles ocuparan un pueblo maya abandonado. Martín de Ursúa plantó su estandarte en el punto más alto de la isla y rebautizó a Nojpetén como Nuestra Señora de los Remedios y San Pablo, Laguna del Itza ("Nuestra Señora del Remedio y San Pablo, Lago de los Itzaes").La nobleza itzá huyó y se dispersó hacia los asentamientos mayas en todo Petén; en respuesta, los españoles recorrieron la región con grupos de búsqueda. Kan Ekʼ pronto fue capturado con la ayuda del gobernante maya de Yalain, Chamach Xulu; El rey Kowoj (Aj Kowoj) también fue capturado pronto, junto con otros nobles mayas y sus familias. Con la derrota de los itzáes, el último reino nativo independiente y no conquistado de América cayó en manos de los colonizadores europeos.