Yazid II

Compartir Imprimir Citar
Noveno califa omeya (r. 720–724)

Yazid ibn Abd al-Malik (árabe: يزيد بن عبد الملك, romanizado: Yazīd ibn ʿAbd al-Malik; c.  690/91 — 26 de enero de 724), también conocido como Yazid II, fue el noveno califa omeya y gobernó desde el 9 de febrero. 720 hasta su muerte en 724. Aunque carecía de experiencia administrativa o militar, obtuvo prestigio de su linaje, siendo descendiente de ambas ramas gobernantes de la dinastía omeya, los sufyanids que fundaron el califato omeya en 661 y los marwanids que los sucedieron en 684. Fue designado por su medio hermano, el califa Sulayman ibn Abd al-Malik (r. 715–717), como segundo en la línea de sucesión después de su primo Umar II (r. 717–720 ), como un compromiso con los hijos de Abd al-Malik (r. 685–705).

Revirtió las políticas reformistas de Umar II, principalmente volviendo a imponer la jizya (impuesto electoral) a los mawali (conversos musulmanes no árabes) y reanudar los esfuerzos bélicos en las fronteras del Califato, especialmente contra los jázaros en el Cáucaso y los bizantinos en Anatolia. Las medidas de Yazid estaban en consonancia con los deseos del campo militarista árabe y de la dinastía omeya, pero no resolvieron la crisis fiscal del califato, ya que el botín de guerra se había vuelto insuficiente y la reimposición de la jizya encontró una fuerte resistencia por parte de las poblaciones convertidas. en las grandes provincias de Khurasan e Ifriqiya. Emitió un edicto iconoclasta por el que se destruían iconos cristianos en las iglesias de todo el califato, influyendo en el emperador bizantino León III (r. 717–741) para instituir un edicto similar en sus dominios.

Yazid reintrodujo tropas sirias para imponer el gobierno omeya en Irak, donde su dominio fue resentido durante mucho tiempo. Uno de los primeros acontecimientos de su reinado fue la rebelión a gran escala de los iraquíes bajo el mando de Yazid ibn al-Muhallab, cuya represión marcó el fin de las graves revueltas anti-omeyas en la inquieta provincia. Ibn al-Muhallab fue un defensor de los yamanis y el nombramiento de partidarios de Qaysi por parte de Yazid para gobernar Irak intensificó las tensiones entre facciones allí, aunque en otros lugares Yazid equilibró los intereses de las dos facciones rivales. La letal represión de los muhalabides se convirtió en un grito de venganza durante la Revolución Abasí, que derrocó a los omeyas en 750.

Vida temprana

Yazid nació en Damasco, la capital del califato omeya, c. 690/91. Era hijo del califa Abd al-Malik (r. 685–705) y su influyente esposa. Atika, hija del homónimo de Yazid II, el califa Yazid I (r. 680–683). Las fuentes ocasionalmente se refieren a él como 'Ibn Atika'. Su kunya (patronímico) era Abu Khalid y lo apodaron al-Fata (lit.'la Juventud'). El pedigrí de Yazid II unió la rama marwaní de su padre de la dinastía omeya, en el poder desde 684, y la rama sufyaní de Yazid I y el padre de este último, Mu'awiya I (r. 661–680), fundador del califato omeya.

Yazid no poseía experiencia militar o administrativa antes de su reinado. Rara vez salió de Siria, excepto para una serie de visitas al Hejaz (Arabia occidental, hogar de las ciudades santas islámicas La Meca y Medina), incluida una vez para la peregrinación anual Hajj en algún momento entre 715 y 717.

Un edificio en el complejo palaciego de al-Qastal (foto en 2018) construido por Yazid

Posiblemente Abd al-Malik le concedió el control de la región alrededor de Ammán. Construyó los palacios en el desierto de al-Qastal y al-Muwaqqar, ambos en las cercanías de Ammán. Los palacios datan convencionalmente de su califato, aunque varios arqueólogos sugieren que Yazid comenzó su construcción antes del 720.

Familia

Yazid estableció vínculos matrimoniales con la familia de al-Hajjaj ibn Yusuf (m. 714), el poderoso virrey de Irak para su padre, el califa Abd al-Malik, y su hermano, al-Walid I (r. 705–715). Se casó con la sobrina de al-Hajjaj, Umm al-Hajjaj, hija de Muhammad ibn Yusuf al-Thaqafi. Durante la vida de su tío, dio a luz a los hijos de Yazid: al-Hajjaj, que murió joven, y al-Walid II, que se convirtió en califa en 743. Yazid también estuvo casada con Su'da. bint Abd Allah ibn Amr, bisnieta del califa Uthman (r. 644–656), quien fue madre del hijo y la hija de Yazid, Abd Allah y A'isha. El historiador del siglo IX al-Ya'qubi sostiene que el primo de Suda, Sa'id ibn Khalid ibn Amr ibn Uthman, "ejerció la mayor influencia sobre Yazīd" #34;. En total, Yazid tuvo seis hijos de sus dos esposas y ocho de concubinas esclavas. Sus otros hijos fueron al-Nu'man, Yahya, Muhammad, al-Ghamr, Sulayman, Abd al-Jabbar, Dawud, Abu Sulayman, al-Awwam y Hashim.

Reinado

Adhesión

Por su ascendencia, Yazid era un candidato natural a la sucesión al califato. Un noble linaje materno árabe tuvo peso político durante este período de la historia del Califato, y Yazid se enorgullecía de su ascendencia materna sufyaní, considerándose superior a sus medio hermanos paternos. Fue elegido por su medio hermano el califa Sulayman (r. 715–717) como segundo en línea en la sucesión califal después de su primo hermano, Umar II, que gobernó del 717 al 720. Yazid accedió a la edad de 29 años después de la muerte de Umar II el 9 de febrero de 720. Durante la mayor parte de su reinado, residió en Damasco. o sus propiedades en Jund al-Urdunn (el distrito militar de Jordania), que tenía su centro en Tiberíades y correspondía aproximadamente con la provincia bizantina de Palaestina Secunda.

Represión de los muhalabides

Dirham de plata de Yazid II, acuñado en 721/22

Poco antes o inmediatamente después del ascenso de Yazid, el veterano comandante y gobernador deshonrado de Irak y de la vasta provincia oriental de Khurasan, Yazid ibn al-Muhallab, escapó de la fortaleza de Alepo donde Umar II lo tenía encarcelado. Durante el reinado de Sulayman, Ibn al-Muhallab, enemigo de al-Hajjaj, había sido responsable de la tortura y muerte de miembros de la familia de al-Hajjaj, los suegros de Yazid y temía malos tratos como represalias cuando se hizo evidente el ascenso de Yazid. Yazid había mantenido durante mucho tiempo sospechas, alimentadas por al-Hajjaj, sobre la influencia y las ambiciones de Ibn al-Muhallab y la familia muhalabid en Irak y el califato oriental.

Evadiendo la persecución de los comandantes de Umar o Yazid, Ibn al-Muhallab se dirigió a Basora, una de las principales ciudades guarnición de Irak y el centro de su familia y de la tribu Azd Uman. Por orden de Yazid, el gobernador de Basora, Adi ibn Artat al-Fazari, arrestó a muchos de los hermanos y primos de Ibn al-Muhallab antes de su llegada a la ciudad. Ibn Artat no pudo detener la entrada de Ibn al-Muhallab y este último, con el apoyo de sus aliados tribales yamaníes en la guarnición de Basora, sitió a Ibn Artat en la ciudadela de la ciudad. Las facciones Qays-Mudar de la guarnición, aunque rivales tradicionales de los Yaman y poco comprensivas con Ibn al-Muhallab, no se opusieron activa ni eficazmente a él. Ibn al-Muhallab se apoderó de la ciudadela, capturó al gobernador y estableció el control sobre Basora. Yazid lo perdonó, pero Ibn al-Muhallab continuó su oposición, declarando la yihad (guerra santa) contra el califa y las tropas sirias que imponían la autoridad omeya en Irak. Probablemente Umar II había retirado a la mayoría de los sirios de Wasit, su principal guarnición en Irak, e Ibn al-Muhallab capturó la ciudad con facilidad. La mayoría de los qurra (lectores piadosos del Corán) y los mawali (conversos musulmanes no árabes) de Basora apoyó la causa de Ibn al-Muhallab, con la excepción de los destacados el teólogo al-Hasan al-Basri. Las dependencias iraníes de Basora, concretamente Ahwaz, Fars y Kerman, se unieron a la revuelta, aunque no Khurasan, donde las tropas Qays-Mudar contrarrestaron a la facción promuhalabid Yamani en las guarniciones de la provincia.

Mapa de Iraq a principios del siglo IX

Ibn al-Muhallab avanzó hacia Kufa, el otro importante centro de guarnición de Irak, donde atrajo apoyo de todo el espectro tribal y de muchas de sus familias árabes nobles. Mientras tanto, Yazid envió a sus parientes, los comandantes veteranos Maslama ibn Abd al-Malik y al-Abbas ibn al-Walid, para reprimir la revuelta. Mataron a Ibn al-Muhallab y derrotaron a su ejército cerca de Kufa el 24 de agosto de 720. Yazid ordenó la ejecución de los aproximadamente doscientos prisioneros de guerra capturados en el campamento de Ibn al-Muhallab, mientras que Ibn al-Muhallab El hijo de Mu'awiya ordenó la ejecución de Ibn Artat y sus treinta seguidores encarcelados en Wasit. Posteriormente, las autoridades omeyas persiguieron y mataron a muchos de los muhalabidas, incluidos entre nueve y catorce niños que fueron enviados a Yazid y ejecutados por orden suya. La represión de la revuelta muhalabid marcó el último de los grandes levantamientos anti-omeyas en Irak.

Escalada del faccionalismo Qays-Yaman

La derrota de los muhalabids yamaníes y los sucesivos nombramientos de Yazid en Irak del pro-Qaysi Maslama (quien fue destituido poco después por no enviar el superávit fiscal provincial al tesoro del califa) y Maslama's El teniente Qaysi, Umar ibn Hubayra al-Fazari, marcó un triunfo para la facción Qays-Mudar en la provincia y sus dependencias orientales. Según el historiador Julius Wellhausen, “la proscripción de toda la prominente y poderosa familia [muhalabid], una medida hasta ahora inaudita en la historia de los omeyas [sic], fue como una declaración de guerra contra Yemen. [facción] en general, y el corolario fue que el gobierno estaba degenerando en un gobierno de partido Qaisite". Wellhausen culpa al califa de la escalada del faccionalismo y atribuyó el nombramiento de Ibn Hubayra a su propio deseo de venganza contra los muhalabidas. Patrocinadores yamaníes. Las tribus de Khurasan, afiliadas a los yamaníes, vieron los acontecimientos como una humillación y durante la revolución abasí que derrocó a los omeyas en 750 adoptaron como uno de sus lemas "venganza para los Banu Muhallab [muhalabidas]".

El orientalista Henri Lammens considera que la representación de Yazid como "un extremista pro-Mudar y anti-Yaman" es un error. como "injusto, ya que en realidad intentó equilibrar los grupos en conflicto, tal como lo hicieron otros gobernantes omeyas". Yazid no defendió a los Qays frente a los Quda'a, el principal componente de los Yaman en Siria. De hecho, los miembros de la tribu principal de Quda'a, los Banu Kalb, habían formado el núcleo del ejército del califa durante la represión, persecución y eliminación de los muhalabidas. Nombró gobernadores yamaníes para las grandes provincias de Ifriqiya (centro de África del Norte) y Jazira (Alta Mesopotamia) y sus distritos dependientes de Adharbayjan y Armenia.

Políticas fiscales y militares

Los gastos de hacer cumplir el gobierno omeya en Irak y los esfuerzos bélicos expansionistas en múltiples frentes, incluido el enorme costo de los asedios fallidos de Constantinopla en 717-718, habían borrado gran parte de las ganancias monetarias de las conquistas de Transoxiana, Sind y la Península Ibérica bajo al-Walid I, provocando una crisis financiera en el Califato. Entre las soluciones del predecesor de Yazid a la carga fiscal estuvieron la retirada de los sirios de Irak, el cese de las conquistas y la casi eliminación de las subvenciones a los príncipes omeyas, así como un objetivo no cumplido de retirar completamente las tropas árabes de Transoxiana. Península Ibérica y Cilicia. Las reformas más significativas de Umar II otorgaron igualdad a la mawali en Khurasan, Sind, Ifriqiya y la Península Ibérica. Península al abolir la jizya, el impuesto electoral que tradicionalmente se aplicaba a los súbditos no musulmanes pero que en la práctica se extendía a los musulmanes no árabes conversos, e instituir la igualdad salarial para la mawali en las filas de los ejércitos dominados por los árabes del Califato. Según Blankinship, las reformas que favorecen la mawali pueden haber estado guiadas por la piedad de Umar II. sino también una consideración fiscal: si el trato igualitario con los árabes hiciera que el gobierno fuera popular entre los mawali podría traducirse en delegar un mayor papel de seguridad para los mawali en sus provincias nativas y su entusiasta defensa del Califato& #39;s, reduciendo así los gastos de despliegue y guarnición de tropas árabes.

Yazid intentó revertir, con éxito limitado, las reformas de Umar II, a las que se opusieron el campo militarista árabe en el Califato y la familia gobernante omeya. Durante el gobierno de Umar II, el campo militarista liderado por Maslama pudo haber aceptado una pausa temporal en su actividad para recuperarse de la debacle de Constantinopla. Bajo Yazid, Maslama y sus protegidos, entre ellos Ibn Hubayra, fueron restituidos o nombrados para puestos de alto mando, se reintrodujeron guarniciones sirias en Irak, se reiniciaron las tradicionales incursiones anuales contra los bizantinos y la guerra con los jázaros, y las concesiones de propiedades o generosas Se reanudaron las sumas a los príncipes omeyas. Aunque las políticas de Yazid presumiblemente tenían como objetivo ganarse el respaldo de la elite gobernante y restaurar el flujo del botín de guerra, resultaron insuficientes para financiar las tropas del Califato, particularmente porque el botín se había vuelto cada vez más difícil de obtener para los gobernantes. Fuerzas expedicionarias árabes.

Para llenar las agotadas arcas del tesoro califal, Yazid recurrió a la quinta parte de los ingresos fiscales provinciales oficialmente adeudados al califa. Históricamente, las provincias se negaban a enviar los ingresos si las condiciones políticas lo permitían, y los gobernadores a menudo robaban esos fondos. Para asegurar el flujo de ingresos al tesoro, Yazid nombró gobernadores basándose en el ejemplo de al-Hajjaj, es decir, rectos, meticulosamente leales y despiadados en la recaudación de impuestos. Sin embargo, a diferencia de la era de al-Hajjaj, Yazid aplicó este principio por primera vez a Ifriqiya, Khurasan, Sind y la Península Ibérica. Un aspecto importante de su política fue el restablecimiento de la jizya en la mawali, que enajenó a la mawali en las provincias antes mencionadas.

En Ifriqiya, el gobernador del califa, Yazid ibn Abi Muslim, él mismo un mawla de Irak y protegido de al-Hajjaj, fue asesinado por su guardia bereber en 720, poco después de su nombramiento, por intentar restablecer la jizya. Muchos, si no la mayoría, de los bereberes habían abrazado el Islam y ocupaban una posición fuerte en el ejército, a diferencia de mawali en otras partes del Califato. Los bereberes reinstalaron al predecesor de Ibn Abi Muslim, Ismail ibn Abd Allah ibn Abi al-Muhajir, y notificaron a Yazid, quien aprobó el cambio. El incidente de Ifriqiya fue un duro golpe para el prestigio del Califato en el norte de África y sirvió como presagio de la revuelta bereber en 740-743. El restablecimiento de la jizya en Khurasan en 721/22 por el diputado de Ibn Hubayra, Sa'id ibn Amr al-Harashi, provocó revueltas y guerras en la provincia que continuaron durante veinte años y contribuyeron en parte a la Revolución Abasí. En Egipto, los aumentos salariales a los marineros indígenas mawali de la flota musulmana fueron revocados.

Guerra contra los jázaros

En marzo de 722, el ejército sirio del gobernador de Yazid en Armenia y Adharbayjan, Mi'laq ibn Saffar al-Bahrani, fue derrotado por los jázaros en Armenia, al sur del Cáucaso. La derrota marcó la culminación de la campaña de invierno del Califato contra los jázaros y provocó pérdidas considerables en Siria. Para vengar esta derrota, Yazid II envió a al-Jarrah ibn Abdallah al frente de un ejército de 25.000 sirios, que avanzó hacia la tierra natal de los jázaros en el Cáucaso y tomó su capital, Balanjar, el 22 de agosto. El cuerpo principal de los jázaros, muy móviles, evitó la invasión de los musulmanes. La persecución y su presencia obligaron a al-Jarrah a retirarse a Warthan, al sur del Cáucaso, y solicitar refuerzos a Yazid. En 723 dirigió otra incursión al norte de Balanjar, pero no logró avances sustanciales.

Edicto iconoclasta

Según fuentes griegas, incluido el patriarca Juan V de Jerusalén (m. 735), Teófanes el Confesor (m. 818) y el patriarca Nicéforo I de Constantinopla (m. 828), Yazid emitió un edicto ordenando la destrucción de todos los iconos. en iglesias cristianas de todo el Califato bajo la influencia de un mago judío de Tiberíades, llamado Beser o Tessarakontapechys, quien prometió a Yazid una larga vida llena de fortuna a cambio. Fuentes siríacas señalan además que Yazid confió a Maslama la ejecución de la orden y que el edicto influyó en el emperador bizantino León III (r. 717–741) para implementar su propia política iconoclasta en el Imperio Bizantino. Los historiadores árabes radicados en Egipto al-Kindi (m. 961), el obispo Severus ibn al-Muqaffa (m. 987) y al-Maqrizi (m. 1442) también toman nota del edicto y describen su ejecución en Egipto. Los historiadores medievales citan diferentes años para el edicto de Yazid, pero el historiador moderno Alexander Vasiliev sostiene que julio de 721, la fecha citada por el patriarca Juan V, es la más fiable. El orden fue revertido por el califa Hisham ibn Abd al-Malik (r. 724–743).

Muerte

Ruinas de Beit Ras (Capitolias)

Yazid murió de tisis en Irbid, una ciudad en el subdistrito Balqa de Jund Dimashq (la división militar de Damasco correspondiente a Transjordania) el 24 de Shaban 105 AH (26 de enero de 724). Su hijo al-Walid o su medio hermano Hisham dirigieron sus oraciones fúnebres. Yazid tenía la intención de nombrar a al-Walid como su sucesor inmediato, pero Maslama lo convenció de que nombrara a Hisham, seguido de al-Walid.

Representación en fuentes

En las fuentes islámicas tradicionales, Yazid y su hijo al-Walid tienen "una reputación de descarada extravagancia y hedonismo", en contraste con la piedad de Umar II y la austeridad de Hisham. Según el historiador Khalid Yahya Blankinship, a pesar de los "acontecimientos trascendentales de su reinado", tanto las fuentes tradicionales como las modernas describen con frecuencia a Yazid como "un esclavo frívolo de la pasión", especialmente de su esclavo cantante. niñas Hababa y Sallama, a quienes adquirió después de su ascenso. Los talentos, la belleza y el encanto de Hababa supuestamente cautivaron al califa, lo que le hizo descuidar sus deberes, para disgusto de su círculo íntimo, especialmente de Maslama. Según esta narración, Yazid se había recluido con Hababa en su finca en la región vinícola de Beit Ras (Capitolias), cerca de Irbid. Allí, Hababa murió cuando se atragantó con una semilla de uva o granada que Yazid le había arrojado en broma a la boca. Desconsolado, murió pocos días después. Blankinship considera que la representación de Yazid como fuertemente influenciada por Hababa es "muy exagerada", aunque probablemente patrocinaba a los poetas y tenía un "gusto artístico refinado".