Dios en el judaísmo

Dios en el judaísmo ha sido concebido en una variedad de formas. Tradicionalmente, el judaísmo sostiene que Yahweh, el Dios de Abraham, Isaac y Jacob y el dios nacional de los israelitas, liberó a los israelitas de la esclavitud en Egipto y les dio la Ley de Moisés en el Monte Sinaí como se describe en la Torá. Los judíos tradicionalmente creen en una concepción monoteísta de Dios (Dios es solo uno), que es a la vez trascendente (totalmente independiente y alejado del universo material) e inmanente (involucrado en el universo material).

Dios se concibe como único y perfecto, libre de todas las faltas, deficiencias y defectos, y además se considera omnipotente, omnipresente, omnisciente y completamente infinito en todos sus atributos, que no tiene compañero ni igual, siendo el único creador de todo lo que existe. En el judaísmo, Dios nunca se representa en ninguna imagen. La Torá prohibía específicamente atribuir socios para compartir su soberanía singular, ya que él es considerado el ser absoluto sin segundo, indivisible e incomparable, que es similar a nada y nada es comparable a él. Por lo tanto, Dios es diferente a cualquier cosa en o del mundo, ya que está más allá de todas las formas de pensamiento y expresión humana. Los nombres de Dios que se usan con mayor frecuencia en la Biblia hebrea son el tetragrámaton (en hebreo: יהוה,romanizado: YHWH) y Elohim. Otros nombres de Dios en el judaísmo tradicional incluyen El Shaddai y Shekhinah.

De acuerdo con la corriente racionalista del judaísmo articulada por Maimónides, que más tarde llegó a dominar gran parte del pensamiento judío tradicional oficial, se entiende a Dios como el ser absoluto, indivisible e incomparable que es la deidad creadora, la causa y el preservador de toda existencia. Dios es tanto omnipresente como incorpóreo. Maimónides afirmó la concepción de Dios de Aristóteles como el motor inmóvil, al tiempo que rechazó varios de los puntos de vista de este último, como la negación de Dios como creador y la afirmación de la eternidad del mundo. Las interpretaciones tradicionales del judaísmo generalmente enfatizan que Dios es personal pero también trascendente, mientras que algunas interpretaciones modernas del judaísmo enfatizan que Dios es una fuerza o un ideal.

It is a long established fact that a reader will be distracted by the readable content of a page when looking at its layout. The point of using Lorem Ipsum is that it has a more-or-less normal distribution of letters, as opposed to using 'Content here, content here', making it look like readable English.

You must log in to access this content
Iniciar con Google
Iniciar con Facebook
x