Vaso capilar

Un vaso capilar, capilar sanguíneo, o simplemente capilar es un pequeño vaso sanguíneo de 5 a 10 micrómetros (μm) de diámetro. Los capilares se componen únicamente de la túnica íntima, que consiste en una pared delgada de células endoteliales escamosas simples. Son los vasos sanguíneos más pequeños del cuerpo: transportan sangre entre las arteriolas y las vénulas. Estos microvasos son el sitio de intercambio de muchas sustancias con el líquido intersticial que los rodea. Las sustancias que atraviesan los capilares incluyen agua, oxígeno, dióxido de carbono, urea, glucosa, ácido úrico, ácido láctico y creatinina. Los capilares linfáticos se conectan con vasos linfáticos más grandes para drenar el líquido linfático recogido en la microcirculación.

Durante el desarrollo embrionario temprano, se forman nuevos capilares a través de la vasculogénesis, el proceso de formación de vasos sanguíneos que ocurre a través de una producción de novo de células endoteliales que luego forman tubos vasculares. El término angiogénesis denota la formación de nuevos capilares a partir de vasos sanguíneos preexistentes y endotelio ya presente que se divide.

Capilar proviene de la palabra latina capillaris, que significa "de o parecido al cabello", y su uso en inglés comenzó a mediados del siglo XVII. El significado se deriva del diminuto diámetro, parecido a un cabello, de un capilar. Si bien capilar generalmente se usa como sustantivo, la palabra también se usa como adjetivo, como en "acción capilar", en la que un líquido fluye sin la influencia de fuerzas externas, como la gravedad.

It is a long established fact that a reader will be distracted by the readable content of a page when looking at its layout. The point of using Lorem Ipsum is that it has a more-or-less normal distribution of letters, as opposed to using 'Content here, content here', making it look like readable English.

You must log in to access this content
Iniciar con Google
Iniciar con Facebook
x