Vasallaje

Ceremonia de encomio de un caballero feudal
Ceremonia de encomio de un caballero feudal

Vasallaje es la relación existente entre un vasallo y su señor feudal, durante el periodo feudal tardío, entre los siglos X y XI; mediante una situación de dependencia de un hombre libre (vasallo, del celta uasso-, joven, escudero, del latín medieval vassus luego vassalus) hacia su señor mediante la ceremonia de homenaje. El sistema feudal-vasallico se desarrolló debido al debilitamiento de la autoridad pública después del colapso del Imperio Carolingio (X-XI siglo): el emperador, los reyes y pronto los príncipes territoriales fueron incapaces de poner orden e imponer su poder a los señores locales. Por tanto, es esencial una red de relaciones entre hombre y hombre que dé derechos y deberes a cada uno de ellos, una pirámide social que teóricamente va desde el rey hasta el gran señor (gran feudatorio), señor, vasallo y retaguardia (Vavasseur) pero cuya la eficacia depende de la autoridad del superior.

Los primeros vasallos carolingios, guerreros a caballo y bien armados, aparecen a mediados del siglo VIII, durante el período de debilidad de la dinastía merovingia y agitación de las poblaciones vecinas. Dado que la conquista franca de la Galia no supuso un enfrentamiento frontal entre galorromanos y la Iglesia, se aseguró la conservación del latifundio y su modelo organizativo, lo que supuso la disponibilidad de beneficios para los vasallos de la corona y la permanencia de una orden aristocrático de la economía y la sociedad. A veces abusaron y actuaron con demasiada autonomía.

PartesEditar | Comentar

Una de las premisas del nacimiento del feudalismo, y por tanto de la relación de vasallaje, radica en la crisis del Imperio Romano, que solicita la formación y ampliación de clientelas en torno a un líder. La sensación de inseguridad que invadió el mundo antiguo después de la caída del Imperio Romano de Occidente aumentó el peso de formas sociales distintas a las que florecieron anteriormente, y el feudalismo fue una de ellas.

De hecho, a principios de la Edad Media, la sociedad vio resurgir fuerzas elementales de solidaridad entre los hombres, fortalecidas por las invasiones de los bárbaros, para quienes la asociación parental y étnica era esencial en la sociedad. El peso de la cohesión familiar y parental caracterizaba el mismo vínculo destinado a generar la relación vasalla: mayor y menor, viejo y joven, indicaba el señor y su vasallo.

ObligacionesEditar | Comentar

Ceremonia de homenaje de un vasallo
Ceremonia de homenaje de un vasallo

Incluso si el vasallaje une a dos hombres libres, es obvio que estos hombres no son iguales. En términos legales, los dos hombres son de naturaleza militar y por lo tanto son iguales, son de la misma naturaleza. A través de la ceremonia del homenaje feudal-vasallo, el señor se vuelve superior a su vasallo. El señor, a diferencia del vasallo, tiene el derecho de proscripción, es decir, el derecho de castigar, de constreñir y de juzgar. El vasallo se pone bajo la protección de alguien más poderoso. Sin embargo, este poder debe mucho al número, lealtad y poder relativo de sus vasallos, de ahí la reciprocidad. Hablamos, pues, de un contrato sinalagmático porque compromete en el acto a las dos partes que tienen obligaciones entre sí.

Deberes del vasallo

El contrato puede resumirse en el auxilium, es decir la ayuda, el consilium, es decir el consejo (no concilium), y la fidelitas es decir fidelidad.

Los deberes del vasallo para con su señor son ante todo prohibiciones: el vasallo no debe dañar a su señor, a su familia ni a sus bienes. Obligaciones en conjunto bastante vaga.

El vasallo debe ayuda militar a su señor, cuando éste es atacado, el vasallo debe venir con sus armas para defenderlo. El vasallo también es responsable de custodiar el castillo (scutage) y escoltar a su señor. Cuando el señor ataca a otro, el servicio militar (leva o hueste) se limita a 40 días. Pero el vasallo permanece evidentemente al lado de su señor si el conflicto excede esta duración. Será compensado en dinero más allá de los 40 días de combate.

Deberes del soberano

Los gastos del vasallo son, pues, considerables: debe comprar y mantener un caballo y armas; debe ser capaz de alimentarse a sí mismo y asegurar un cierto tipo de vida. Es para cumplir con estos requisitos que el soberano puede dar un feudo a su vasallo. Este feudo es generalmente tierra que aporta ingresos al vasallo (regalías). El feudo se toma de las tierras o ingresos del señor supremo.

El señor supremo también debe proteger a su vasallo contra sus enemigos.

Un vasallo es un delincuente que rompe el contrato de vasallaje. El señor puede entonces proclamar la incautación de su feudo, un secuestro que da al soberano el derecho a cobrar los frutos. Esta medida rara vez se aplica hasta 1202, cuando Philippe Auguste proclama la toma feudal contra Jean Sans Terre, toma que aplicará para mostrar el ejemplo.

Por el contrario, si el señor falta a sus compromisos, puede reclamar al señor del señor, para pedirle protección y es él quien decidirá la suerte del señor (puede dar el feudo al vasallo definitivamente sin que el señor puede beneficiarse de ella).

El problema del feudoEditar | Comentar

Propiedad eminente y propiedad útil, el concepto de propiedad en la Edad Media

Posición de homenaje
Posición de homenaje

Más precisamente, es la concepción feudal de la propiedad inmobiliaria. Así, hablamos de propiedad eminente para el señor supremo que es el dueño directo de la tierra concedida al vasallo (ya sea señor o plebeyo). Y estamos hablando de bienes útiles para el vasallo, es decir, del derecho de explotar el feudo por cuenta propia. Si un señor posee directamente la tierra y la explota por cuenta propia o por medio de un arrendatario (o vasallo), él mismo no es vasallo de otro. En general, el soberano (o señor otorgante) enajenó solo una parte de su dominio y ejerció la propiedad útil de otra parte del dominio. Así, los reyes francos ejercieron la propiedad útil sobre las tierras parisienses, pero ejercieron sólo una propiedad eminente sobre los demás dominios. Esta concepción se acerca al desmembramiento de la propiedad más moderna que es el usufructo. El usufructuario podría así asimilarse al arrendatario, y el nudo propietario al otorgante.

Naturaleza del feudo

El principio de dar tierras a cambio de servicios, especialmente militares, se remonta a la Antigüedad tardía. En la época carolingia, esta tierra se llamaba ganancia; en la Edad Media central, se la nombra plaza fuerte en los textos. La palabra feudo dio luego el adjetivo feudal.

El feudo puede ser de varios tipos:

Evolución del estado del feudo

El feudo entra gradualmente en la herencia de los vasallos; en un principio, el feudo lo otorgaba el señor a su vasallo de por vida. Por lo tanto, el señor organizó una nueva ceremonia de homenaje para el heredero. Pero cada vez más, la fortaleza se vuelve transmisible, con la ayuda de una suma de dinero (derecho de alivio). Poco a poco, el objeto del homenaje ya no es el servicio y los deberes recíprocos sino el feudo. Los vasallos multiplican pues los tributos para acumular los feudos. El problema viene cuando dos señores con un vasallo común van a la guerra. Pensamos primero en la solución de la reserva de lealtad y luego en el homenaje al señor (u homenaje preferente). (NB: si hay varios tributos de feudal entonces el más antiguo tiene prioridad).

La entrada ceremonial en vasallajeEditar | Comentar

Características de la ceremonia

Mediante la ceremonia del homenaje (que no debe confundirse con la del doblaje que convierte a un hombre en caballero), el vasallo se convierte en hombre de un señor. Los documentos que describen esta ceremonia son abundantes, tanto en textos como en imágenes.

El homenaje es una ceremonia pública que generalmente tiene lugar en el castillo del señor, delante de testigos. Por lo tanto, no hay necesidad de un contrato escrito. Los ritos y gestos de esta ceremonia son importantes; pero el orden de estos gestos es diferente según las regiones.

Un ejemplo detallado de la ceremonia se puede encontrar en Galberto de Brujas, quien describe el homenaje al nuevo Conde de Flandes tras el asesinato de Carlos el Bueno:Los vasallos del conde de Flandes hicieron el homenaje de la siguiente manera: el conde de Flandes preguntó a cada uno de ellos si quería convertirse por completo en su hombre. -Lo haré -respondió el vasallo, y cuando hubo juntado sus manos con las del conde, quedaron unidas por el beso. En segundo lugar, el que acababa de rendir el homenaje juró fidelidad en estos términos: "Prometo en mi fe ser fiel al Conde Guillaume y observar contra todos, de buena fe y sin fraude, el homenaje que viene a ser hecha". Tercero, juró sobre las reliquias de los santos. Entonces el conde, con el bastón que tenía en la mano, dio las investiduras a todos los que le habían dado la seguridad, el homenaje y el juramento.

FuentesEditar | Comentar

Lic. CC BY-NC-ND 4.0 - El Vasallaje en la Edad Media - AcademiaLab

Lic. CC BY-NC-ND 4.0 - El Contrato de Vasallaje en la Edad Media - AcademiaLab

Iniciar con Google
Iniciar con Facebook
x