Termosfera

La termosfera o termósfera es la capa de la atmósfera de la Tierra directamente encima de la mesosfera y debajo de la exosfera. Dentro de esta capa de la atmósfera, la radiación ultravioleta provoca la fotoionización/fotodisociación de las moléculas, creando iones; la termosfera constituye así la mayor parte de la ionosfera. Tomando su nombre del griego θερμός (pronunciado termo) que significa calor, la termosfera comienza a unos 80 km (50 millas) sobre el nivel del mar.A estas altitudes elevadas, los gases atmosféricos residuales se clasifican en estratos según su masa molecular (ver turbosfera). Las temperaturas termosféricas aumentan con la altitud debido a la absorción de radiación solar altamente energética. Las temperaturas dependen en gran medida de la actividad solar y pueden alcanzar los 2000 °C (3630 °F) o más. La radiación hace que las partículas de la atmósfera en esta capa se conviertan en partículas cargadas eléctricamente, lo que permite que las ondas de radio se refracten y, por lo tanto, se reciban más allá del horizonte. En la exosfera, comenzando a unos 600 km (375 millas) sobre el nivel del mar, la atmósfera se convierte en espacio, aunque, según los criterios de evaluación establecidos para la definición de la línea de Kármán, la termosfera en sí es parte del espacio. El límite entre la termosfera y la exosfera se conoce como termopausa.

El gas altamente atenuado en esta capa puede alcanzar los 2500 °C (4530 °F) durante el día. A pesar de la alta temperatura, un observador u objeto experimentará temperaturas frías en la termosfera, porque la densidad extremadamente baja del gas (prácticamente un vacío intenso) es insuficiente para que las moléculas conduzcan el calor. Un termómetro normal leerá significativamente por debajo de 0 °C (32 °F), al menos durante la noche, porque la energía perdida por la radiación térmica excedería la energía adquirida del gas atmosférico por contacto directo. En la zona anacústica por encima de los 160 kilómetros (99 millas), la densidad es tan baja que las interacciones moleculares son demasiado infrecuentes para permitir la transmisión del sonido.

La dinámica de la termosfera está dominada por las mareas atmosféricas, que son impulsadas predominantemente por el calentamiento diurno. Las ondas atmosféricas se disipan por encima de este nivel debido a las colisiones entre el gas neutro y el plasma ionosférico.

It is a long established fact that a reader will be distracted by the readable content of a page when looking at its layout. The point of using Lorem Ipsum is that it has a more-or-less normal distribution of letters, as opposed to using 'Content here, content here', making it look like readable English.

You must log in to access this content
Iniciar con Google
Iniciar con Facebook
x