Teoría del control social

Ajustar Compartir Imprimir Citar

En criminología, la teoría del control social propone que explotar el proceso de socialización y aprendizaje social construye el autocontrol y reduce la inclinación a entregarse a comportamientos reconocidos como antisociales. Derivó de las teorías funcionalistas del crimen y fue desarrollado por Ivan Nye (1958), quien propuso que había tres tipos de control:

Definición

La teoría del control social propone que las relaciones, los compromisos, los valores, las normas y las creencias de las personas las alientan a no infringir la ley. Por lo tanto, si los códigos morales se internalizan y los individuos están vinculados y tienen un interés en su comunidad más amplia, limitarán voluntariamente su propensión a cometer actos desviados. La teoría busca comprender las formas en que es posible reducir la probabilidad de que se desarrolle la criminalidad en los individuos. No considera cuestiones motivacionales, simplemente establece que los seres humanos pueden optar por participar en una amplia gama de actividades, a menos que la gama esté limitada por los procesos de socialización y aprendizaje social. La teoría se deriva de una visión hobbesiana de la naturaleza humana representada en Leviatán, es decir, que todas las opciones están limitadas por contratos, acuerdos y arreglos sociales implícitos entre las personas.

El control social juega un papel crucial para proporcionar una comunidad más productiva y armoniosa. Contribuye al crecimiento de un individuo y al progreso de la comunidad. Por ejemplo, es más probable que los lugares con índices de criminalidad más altos sean los lugares donde la pobreza, la movilidad y la heterogeneidad racial/étnica sean más susceptibles. La presencia de estos factores determina el nivel de control social dentro de una comunidad, particularmente cuando se trata de la ubicación de la infraestructura. Un mayor nivel de control social en una comunidad puede resultar en una comunidad organizada que puede generar mejores oportunidades en la comunidad.

Proponentes

Albert J. Reiss

Reiss (1951) propuso otra forma temprana de la teoría, quien definió la delincuencia como "... el comportamiento resultante del fracaso de los controles personales y sociales". El control personal se definió como "...la capacidad del individuo para abstenerse de satisfacer necesidades de formas que entren en conflicto con las normas y reglas de la comunidad", mientras que el control social fue "...la capacidad de los grupos sociales o instituciones para hacer efectivas las normas o reglas”. La versión de Reiss no especificó las fuentes de tales "habilidades" ni los mecanismos de control específicos que conducen a la conformidad, pero sí afirmó que el fracaso de los grupos primarios como la familia para reforzar los roles y valores no delincuentes fue crucial para la explicación de la delincuencia.

Jackson toby

Jackson Toby (1957) argumentó que "el adolescente no comprometido es un candidato para la socialización de pandillas". reconociendo la "socialización de pandillas" como parte de la dinámica causal y motivacional que conduce a la delincuencia, pero introdujo el concepto de apuestas en conformidad para explicar la "candidatura" para tales experiencias de aprendizaje. Creía que todos podían caer en la tentación de la delincuencia, pero la mayoría se negaba porque consideraban que tenían mucho que perder. Los jóvenes que tenían pocas participaciones o inversiones en la conformidad tenían más probabilidades de verse atraídos por la actividad de las pandillas. La noción de lo que está en juego en la conformidad encaja muy bien con los conceptos invocados en versiones posteriores de la teoría del control social.

F. Iván Nye

Ivan Nye (1958) no sólo elaboró ​​una teoría del control social de la delincuencia, sino que especificó formas de "operacionalizar" (medir) los mecanismos de control y los relacionó con los autoinformes de la conducta delictiva. Formuló la teoría después de entrevistar a 780 jóvenes en el estado de Washington. La muestra fue criticada porque no representaba ningún entorno urbano, y los seleccionados podrían haber sido más aptos para describir a sus familias desfavorablemente. A algunos les preocupaba que la actividad delictiva solo se mencionara en dos de las preguntas, por lo que las extrapolaciones a la delincuencia en general se consideraron inseguras. Al igual que Reiss, se centró en la familia como fuente de control. Además, Nye especificó tres tipos diferentes de control:

Los jóvenes pueden ser controlados directamente a través de restricciones impuestas por los padres, lo que limita la oportunidad de delincuencia, así como a través de recompensas y castigos de los padres. Sin embargo, pueden estar restringidos cuando están libres del control directo por su anticipación de la desaprobación de los padres (control indirecto), o mediante el desarrollo de una conciencia, una restricción interna sobre el comportamiento. El énfasis en la familia como fuente de control contrastaba marcadamente con el énfasis en las circunstancias económicas como fuente de motivación criminógena en ese momento.Aunque reconoció las fuerzas motivacionales al afirmar que, "... algunos comportamientos delictivos resultan de una combinación de aprendizaje positivo y control social débil e ineficaz" (1958: 4), adoptó una posición de teoría del control cuando propuso que "...la mayoría de los comportamientos delictivos son el resultado de un control social insuficiente..."

Walter imprudente

Walter Reckless (1961) desarrolló la teoría de la contención centrándose en la autoconcepción o la autoimagen de un joven de ser una buena persona como un aislante contra la presión de los compañeros para participar en la delincuencia.

Esta contención interna a través de las autoimágenes se desarrolla dentro de la familia y se forma esencialmente alrededor de los doce años. La contención exterior fue un reflejo de las fuertes relaciones sociales con los maestros y otras fuentes de socialización convencional dentro del vecindario. La proposición básica es que hay "empujones" y "tirones" que producirán un comportamiento delictivo a menos que sean contrarrestados por la contención. Las motivaciones para desviarse como empujones son:

y los tirones son:

David Matzá

Sykes y Matza (1957) desarrollaron un análisis de la 'neutralización', quienes creían que había poca diferencia entre delincuentes y no delincuentes, y que los delincuentes se comportaban como no delincuentes la mayor parte del tiempo. También afirmaron que la mayoría de los delincuentes finalmente optan por dejar el estilo de vida delincuente a medida que envejecen, lo que sugiere que existe un código básico de moralidad pero que los jóvenes pueden desviarse mediante el uso de técnicas de neutralización, es decir, pueden suspender temporalmente la aplicabilidad. de normas mediante el desarrollo de actitudes "favorables al comportamiento desviado". Las cinco técnicas comunes fueron:

Más tarde, Matza (1964) desarrolló su teoría de la "deriva", que proponía que las personas usaban la neutralización para entrar y salir del comportamiento convencional, tomando un descanso temporal de las restricciones morales. Matza basó su teoría de la "deriva" en cuatro observaciones que fueron:

Aunque esta teoría de la deriva no ha sido ampliamente respaldada por pruebas empíricas, sigue siendo una idea clave en criminología a pesar de no responder por qué algunos se ajustan y otros no.

Travis hirschi

Travis Hirschi adoptó el concepto de Toby de una inversión en convencionalidad o "participación en conformidad". Hizo hincapié en la racionalidad de la decisión de cometer un delito y argumentó que era menos probable que una persona eligiera el delito si tenía fuertes lazos sociales.

La teoría general del crimen.

Desde entonces, Hirschi se alejó de su teoría del vínculo y, en cooperación con Michael R. Gottfredson, desarrolló una teoría general o "teoría del autocontrol" en 1990. Akers (1991)argumentó que una de las principales debilidades de esta nueva teoría era que Gottfredson y Hirschi no definían el autocontrol y la tendencia hacia el comportamiento delictivo por separado. Al no operacionalizar deliberadamente los rasgos de autocontrol y la conducta delictiva o los actos delictivos individualmente, sugiere que los conceptos de bajo autocontrol y propensión a la conducta delictiva son los mismos. Hirschi y Gottfredson (1993) rebatieron el argumento de Akers sugiriendo que en realidad era una indicación de la consistencia de la teoría general. Es decir, la teoría es internamente consistente al conceptualizar el delito y derivar de ello un concepto de las características del delincuente. La comunidad de investigación sigue dividida sobre si la teoría general es sostenible, pero está surgiendo una confirmación de algunas de sus predicciones (p. ej., LaGrange & Silverman: 1999).

Jack p gibbs

Gibbs (1989)ha redefinido el control social y lo ha aplicado para desarrollar una teoría de control del homicidio. Cualquier intento de lograr que un individuo haga o se abstenga de hacer algo puede considerarse un intento de control. Para calificar como control 'social', tales intentos deben involucrar a tres partes. Uno o más individuos tienen la intención de manipular el comportamiento de otro por o a través de un tercero. El tercero de Gibbs puede ser una persona real o una referencia a la "sociedad", "expectativas" o "normas". Por ejemplo, si una parte intenta influir en otra amenazando con remitir el asunto a un tercero que se supone que tiene autoridad, esto es control social referencial. Si una parte intenta controlar a otra castigando a un tercero (p. ej., disuasión general), se trata de una forma de control social vicario. La presencia del tercero distingue el control social del mero control conductual externo, las simples respuestas interpersonales o la emisión de órdenes para que alguien haga algo. Esta definición distingue claramente el control social de las meras "reacciones a la desviación" y del propio comportamiento desviado.

Gibbs argumenta que "el homicidio puede describirse como control o como resultado de una falla en el control" (1989: 35), y propone que la tasa de homicidios es una función no solo del volumen total de disputas, sino también de la frecuencia con que se recurre a un tercero para la resolución pacífica de disputas (p37). Cuando una persona no logra controlar las acciones de otra a través de un tercero, el asesinato representa otro intento violento de control directo. Las personas recurren a la autoayuda cuando las formas de control social no están disponibles o fallan. Gibbs critica la Teoría del control social de Hirschi porque simplemente asume que las relaciones sociales, las inversiones personales y las creencias que desalientan la delincuencia son controles sociales (que es una de las razones por las que la teoría de Hirschi a menudo se denomina Teoría del vínculo social).

Crítica

Gran parte de la investigación inicial sobre la teoría del control social se basa en estudios de autoinforme. Los críticos de los datos de autoinforme señalan que puede haber varios motivos para revelar información y que los participantes individuales pueden interpretar las preguntas de manera diferente. Sin embargo, muchas de las conclusiones son intuitivamente convincentes, por ejemplo, que las personas no cometerán delitos si creen que esto sacrificará el afecto o el respeto de sus seres queridos, o les hará perder el empleo o su autonomía si se enfrentan a la cárcel. Davies (1994 y 2004) informa que a fines del siglo XIX en Gran Bretaña, las tasas de criminalidad cayeron drásticamente, al igual que el abuso de drogas y alcohol, y la ilegitimidad se volvió menos común. Todos estos índices de desviación se mantuvieron bastante estables entre la Primera Guerra Mundial y 1955. Después de 1955, todos aumentaron para crear una curva en U de desviación, durante el período de 1847 a 1997. Atribuye el cambio inicial a la adopción de una cultura en la que se daban por sentados los supuestos del cristianismo protestante. Todos en ese momento creían, al menos un poco, en un código moral de ayudar a los demás. Esta creencia estaba arraigada en la religión. Las mismas normas sociales para la defensa de la persona y la propiedad que informaban la ley antes de 1955 siguen siendo las normas de política. Además, el concepto de que las personas son incontrolables y pueden infringir esas normas en las interacciones sociales no puede explicarse simplemente contando cuántas personas practican la regla de oro (ver la discusión general en Braithwaite: 1989). Todos en ese momento creían, al menos un poco, en un código moral de ayudar a los demás. Esta creencia estaba arraigada en la religión. Las mismas normas sociales para la defensa de la persona y la propiedad que informaban la ley antes de 1955 siguen siendo las normas de política. Además, el concepto de que las personas son incontrolables y pueden infringir esas normas en las interacciones sociales no puede explicarse simplemente contando cuántas personas practican la regla de oro (ver la discusión general en Braithwaite: 1989). Todos en ese momento creían, al menos un poco, en un código moral de ayudar a los demás. Esta creencia estaba arraigada en la religión. Las mismas normas sociales para la defensa de la persona y la propiedad que informaban la ley antes de 1955 siguen siendo las normas de política. Además, el concepto de que las personas son incontrolables y pueden infringir esas normas en las interacciones sociales no puede explicarse simplemente contando cuántas personas practican la regla de oro (ver la discusión general en Braithwaite: 1989).