Subvocalización

Compartir Imprimir Citar

La subvocalización, o habla muda, es el habla interna que típicamente se hace al leer; proporciona el sonido de la palabra a medida que se lee. Este es un proceso natural al leer y ayuda a la mente a acceder a los significados para comprender y recordar lo que se lee, reduciendo potencialmente la carga cognitiva.

Este habla interna se caracteriza por minúsculos movimientos en la laringe y otros músculos involucrados en la articulación del habla. La mayoría de estos movimientos son indetectables (sin la ayuda de máquinas) por la persona que lee. Es uno de los componentes de la propuesta del bucle fonológico de Alan Baddeley y Graham Hitch que da cuenta del almacenamiento de este tipo de información en la memoria a corto plazo.

Historia de la investigación de la subvocalización

La subvocalización se ha considerado desde 1868. Solo en 1899 se llevó a cabo un experimento para registrar el movimiento de la laringe a través de la lectura silenciosa por parte de un investigador llamado Curtis, quien concluyó que la lectura silenciosa era la única actividad mental que creaba un movimiento considerable de la laringe..

En 1950, Edfelt logró un gran avance cuando creó un instrumento eléctrico que puede registrar el movimiento. Concluyó que se necesitan técnicas más nuevas para registrar información con precisión y que se deben hacer esfuerzos para comprender este fenómeno en lugar de eliminarlo. Después de intentos fallidos de reducir el habla silenciosa en los participantes del estudio, en 1952 se llegó a la conclusión de que el habla silenciosa es una actividad de desarrollo que refuerza el aprendizaje y no debe interrumpirse durante el desarrollo. En 1960, Edfelt secundó esta opinión.

Técnicas para estudiar la subvocalización

La subvocalización se estudia comúnmente mediante grabaciones de electromiografía (EMG), tareas de habla simultáneas, seguimiento y otras técnicas.

La EMG se puede utilizar para mostrar el grado de subvocalización o para entrenar la supresión de la subvocalización. La EMG se utiliza para registrar la actividad eléctrica producida por los músculos articulatorios implicados en la subvocalización. Una mayor actividad eléctrica sugiere un mayor uso de la subvocalización. En el caso del entrenamiento de supresión, al alumno se le muestran sus propios registros EMG mientras intenta disminuir el movimiento de los músculos articulatorios. Las grabaciones de EMG permiten monitorear e idealmente reducir la subvocalización.

En las tareas de habla concurrente, se les pide a los participantes de un estudio que completen una actividad específica del experimento mientras repiten simultáneamente una palabra irrelevante. Por ejemplo, se le puede pedir a uno que lea un párrafo mientras recita la palabra "cola" una y otra vez. Se cree que pronunciar la palabra irrelevante repetida preocupa a los articuladores utilizados en la subvocalización.La subvocalización, por lo tanto, no se puede utilizar en el procesamiento mental de la actividad que se estudia. Los participantes que se habían sometido a la tarea de hablar simultáneamente a menudo se comparan con otros participantes del estudio que habían completado la misma actividad sin interferencia de subvocalización. Si el desempeño en la actividad es significativamente menor para aquellos en el grupo de tareas de habla concurrente que para aquellos en el grupo de no interferencia, se cree que la subvocalización juega un papel en el procesamiento mental de esa actividad. Los participantes en el grupo de comparación sin interferencia generalmente también completan una tarea diferente, pero igualmente distraída que no involucra los músculos articuladores.(es decir, tocar). Esto asegura que la diferencia en el rendimiento entre los dos grupos se deba de hecho a alteraciones de la subvocalización y no a consideraciones como la dificultad de la tarea o una división en la atención.

El remedo es conceptualmente similar a las tareas simultáneas de habla. En lugar de repetir una palabra irrelevante, el seguimiento requiere que los participantes escuchen una lista de palabras y las repitan lo más rápido posible mientras completan una tarea separada que están estudiando los experimentadores.

Las técnicas para la interferencia de subvocalización también pueden incluir contar, masticar o bloquear la mandíbula mientras se coloca la lengua en el paladar.

El reconocimiento subvocal implica monitorear los movimientos reales de la lengua y las cuerdas vocales que pueden ser interpretados por sensores electromagnéticos. Mediante el uso de electrodos y nanocircuitos, se podría lograr la telepatía sintética que permitiera a las personas comunicarse en silencio.

Antecedentes evolutivos

La exploración del trasfondo evolutivo de la subvocalización es actualmente muy limitada. Lo poco conocido es predominantemente sobre la adquisición del lenguaje y la memoria. Los psicólogos evolutivos sugieren que el desarrollo de la subvocalización está relacionado con aspectos modulares del cerebro. Ha habido una gran cantidad de exploración sobre la base evolutiva de la gramática universal. La idea es que aunque el idioma específico que uno aprende inicialmente depende de la cultura de uno, todos los idiomas se aprenden a través de la activación de "módulos de idioma" universales que están presentes en cada uno de nosotros.Este concepto de una mente modular es una idea predominante que ayudará a explorar la memoria y su relación con el lenguaje con mayor claridad, y posiblemente iluminará la base evolutiva de la subvocalización. La evidencia de que la mente tiene módulos para una función superior es el ejemplo de que se pueden pasar horas trabajando sobre el motor de un automóvil en un intento de formular una solución de manera flexible, pero, en contraste, se pueden comprender, comprender, relacionar y responder oraciones extremadamente largas y complejas. a en segundos. La investigación específica sobre la subvocalización puede ser mínima en este momento, pero queda mucho por investigar con respecto a la mente modular.

Estructuras y procesos cerebrales asociados

La mecánica cerebral de la subvocalización aún no se comprende bien. Es seguro decir que se utiliza más de una parte del cerebro y que ninguna prueba puede revelar todos los procesos relevantes. Los estudios suelen utilizar potenciales relacionados con eventos; breves cambios en un EEG (electroencefalografía) para mostrar la activación cerebral, o IRMf.

La subvocalización está relacionada con el habla interior; cuando se utiliza el habla interna, hay activación bilateral predominantemente en el lóbulo frontal izquierdo. Esta activación podría sugerir que los lóbulos frontales pueden estar involucrados en la planificación motora de la salida del habla.

El ensayo subvocal está controlado por un procesamiento de arriba hacia abajo; impulsado conceptualmente, se basa en la información que ya está en la memoria. Hay evidencia de una activación significativa del hemisferio izquierdo en las circunvoluciones frontales inferior y media y la circunvolución parietal inferior durante el ensayo subvocal. También se ha encontrado que el área de Broca tiene activación en otros estudios que exploran el ensayo subvocal.

La lectura silenciosa del habla y el conteo silencioso también se examinan cuando los experimentadores observan la subvocalización. Estas tareas muestran activación en las cortezas frontales, el hipocampo y el tálamo para el conteo silencioso. La lectura silenciosa activa áreas similares de la corteza auditiva que están involucradas en escuchar.

Finalmente, el bucle fonológico; propuesto por Baddeley y Hitch como "responsable del almacenamiento temporal de información similar al habla" es un mecanismo de ensayo subvocal activo, cuya activación se origina principalmente en las áreas del habla hemisféricas izquierdas: las cortezas premotoras medial y lateral de Broca y el cerebelo.

Papel de la subvocalización en los procesos de memoria

El bucle fonológico y el ensayo

La capacidad de almacenar material verbal en la memoria de trabajo y el almacenamiento de material verbal en la memoria a corto plazo se basa en un bucle fonológico. Este bucle, propuesto por Baddeley y Hitch, representa un sistema que se compone de un almacén a corto plazo en el que la memoria se representa fonológicamente y un proceso de ensayo. Este ensayo preserva y refresca el material al recrearlo y volver a presentarlo para almacenamiento a corto plazo, y la subvocalización es un componente importante de este ensayo. El sistema de bucle fonológico presenta una interacción entre el ensayo subvocal y el almacenamiento específico de material fonológico. El bucle fonológico contribuye al estudio del papel de la subvocalización y la voz interior en la imaginería auditiva.La subvocalización y el bucle fonológico interactúan de manera no dependiente demostrada por sus requerimientos diferenciales en diferentes tareas. El papel de la subvocalización dentro del funcionamiento de los procesos de la memoria depende en gran medida de su participación en el ciclo fonológico propuesto por Baddeley.

Memoria de trabajo

Ha habido hallazgos que respaldan el papel de la subvocalización en los mecanismos subyacentes a la memoria de trabajo y el mantenimiento de la información en un estado accesible y maleable. Algunas formas de procesamiento interno similar al habla pueden funcionar como un mecanismo de retención en las tareas de memoria inmediata. El lapso de memoria de trabajo es una medida conductual de "consistencia excepcional" y es una función positiva de la tasa de subvocalización. Los datos experimentales han demostrado que este tamaño de tramo aumenta a medida que aumenta la tasa de subvocalización, y el tiempo necesario para subvocalizar el número de elementos que componen un tramo es generalmente constante. Los datos de fMRI sugieren que una secuencia de cinco letras se aproxima a la capacidad individual para el recuerdo inmediato que se basa solo en el ensayo subvocal.

Memoria de corto plazo

El papel del ensayo subvocal también se ve en la memoria a corto plazo. La investigación ha confirmado que esta forma de ensayo beneficia algunas funciones cognitivas. Los movimientos subvocales que ocurren cuando las personas escuchan o ensayan una serie de sonidos del habla ayudarán al sujeto a mantener la representación fonémica de estos sonidos en su memoria a corto plazo, y este hallazgo está respaldado por el hecho de que interferir con la producción abierta del habla el sonido no interrumpió la codificación de las características del sonido en la memoria a corto plazo. Esto sugiere un papel importante que desempeña la subvocalización en la codificación de los sonidos del habla en la memoria a corto plazo. También se ha encontrado que las diferencias lingüísticas en el rendimiento de la memoria a corto plazo en personas bilingües están mediadas, pero no exclusivamente, por el ensayo subvocal.

También se cree que la producción de errores acústicos en la memoria a corto plazo se debe, en parte, a la subvocalización. Las personas que tartamudean y, por lo tanto, tienen una tasa más lenta de articulación subvocal también demuestran una reproducción a corto plazo de material en serie que es más lenta en comparación con las personas que no tartamudean.

Codificación

La subvocalización juega un papel importante en la codificación de la memoria. La subvocalización parece facilitar la traducción de la información lingüística visual en información acústica y viceversa. Por ejemplo, la subvocalización ocurre cuando uno ve una palabra y se le pide que la diga (condición ver-decir), o cuando uno escucha una palabra y se le pide que la escriba (condición oír-escribir), pero no cuando se le pide que vea. una palabra y luego escribirla (condición ver-escribir) o escuchar una palabra y luego decirla (condición oír-decir). La condición ver-decir convierte la información visual en información acústica. La condición de oír-escribir convierte la información acústica en información visual. Sin embargo, las condiciones de ver-escribir y oír-decir permanecen en el mismo dominio sensorial y no requieren traducción a un tipo diferente de código.

Esto también está respaldado por hallazgos que sugieren que la subvocalización no es necesaria para la codificación del habla, ya que las palabras que se escuchan ya están en forma acústica y, por lo tanto, ingresan a la memoria a corto plazo directamente sin el uso de la articulación subvocal. Además, la interferencia de subvocalización impide la comprensión lectora pero no la comprensión auditiva.

Papel en la comprensión lectora

El papel de la subvocalización en la comprensión lectora puede verse como una función de la complejidad de la tarea. La subvocalización está mínimamente involucrada o no se involucra en absoluto en la comprensión inmediata. Por ejemplo, la subvocalización no se usa en la elaboración de juicios homófonos sino que se usa más para la comprensión de oraciones y aún más para la comprensión de párrafos. Se cree que la subvocalización, que traduce la información de lectura visual en un código acústico más duradero y flexible, permite la integración de conceptos pasados ​​con los que se están procesando actualmente.

Comparación con la lectura rápida

Los defensores de la lectura rápida generalmente afirman que la subvocalización impone una carga adicional a los recursos cognitivos, lo que ralentiza la lectura. Los cursos de lectura rápida a menudo prescriben prácticas prolongadas para eliminar la subvocalización al leer. Los instructores de lectura normales a menudo simplemente aplican la enseñanza de recuperación a un lector que subvocaliza en la medida en que hace movimientos visibles en los labios, la mandíbula o la garganta.

Además, los estudios de fMRI que comparan lectores rápidos y lentos (durante una tarea de lectura) indican que entre los dos grupos hay diferencias significativas en las áreas del cerebro que se activan. En particular, se encontró que los lectores rápidos muestran una menor activación en las regiones del cerebro asociadas con el habla, lo que indica que las velocidades más altas se lograron, en parte, por la reducción de la subvocalización.

En los ritmos más lentos (memorización, aprendizaje y lectura para la comprensión), la subvocalización por parte del lector es muy detectable. A velocidades de lectura más rápidas (desnatado y escaneo), la subvocalización es menos detectable. Para los lectores competentes, la subvocalización hasta cierto punto, incluso a velocidades de exploración, es normal.

Por lo general, la subvocalización es una parte inherente de la lectura y comprensión de una palabra. Las pruebas micromusculares sugieren que la eliminación total y permanente de la subvocalización es imposible. Esto puede originarse en la forma en que las personas aprenden a leer al asociar la vista de las palabras con los sonidos hablados. Las asociaciones de sonidos para las palabras están impresas de manera indeleble en el sistema nervioso, incluso en las personas sordas, ya que habrán asociado la palabra con el mecanismo que produce el sonido o un signo en un lenguaje de signos particular.

A velocidades de lectura más lentas (100 a 300 palabras por minuto), la subvocalización puede mejorar la comprensión. La subvocalización o vocalización real puede ser de gran ayuda cuando uno quiere aprender un pasaje palabra por palabra. Esto se debe a que la persona está repitiendo la información de forma auditiva, además de ver la pieza en el papel.

Imágenes auditivas

La definición de imágenes auditivas es análoga a las definiciones utilizadas en otras modalidades de imágenes (como imágenes visuales, auditivas y olfativas) en que es, según Intons-Peterson (1992), "la persistencia introspectiva de una experiencia auditiva, incluida una construido a partir de componentes extraídos de la memoria a largo plazo, en ausencia de instigación sensorial directa de esa experiencia". Las imágenes auditivas a menudo, pero no necesariamente, están influenciadas por la subvocalización y tienen vínculos con el proceso de ensayo de la memoria de trabajo. La concepción de la memoria de trabajo se basa en una relación entre el "oído interno" y la "voz interna" (subvocalización), y se postula que este sistema de memoria está en la base de las imágenes auditivas.

Se ha documentado hasta qué punto una imagen auditiva puede influir en la detección, codificación y recuerdo de un estímulo a través de sus relaciones con la percepción y la memoria. Se ha sugerido que las imágenes auditivas pueden ralentizar el deterioro de la memoria para el tono, como lo demostraron TA Keller, Cowan y Saults (1995), quienes demostraron que la prevención del ensayo resultó en una disminución del rendimiento de la memoria para las tareas de comparación de tono mediante la introducción de elementos de distracción. y estímulos competitivos. También se ha informado que la visualización auditiva del material verbal se ve afectada cuando se bloquea la subvocalización. Estos hallazgos sugieren que la subvocalización es común tanto a la imaginería auditiva como al ensayo.

En objeción a un mecanismo de subvocalización, la base para las imágenes auditivas está en el hecho de que una cantidad significativa de imágenes auditivas no involucran el habla o estímulos similares al habla, como la música y los sonidos ambientales. Sin embargo, para combatir este punto, se ha sugerido que el ensayo de sonidos no verbales sí puede llevarse a cabo mediante los mecanismos fonológicos mencionados anteriormente, incluso si la creación de sonidos no verbales dentro de este mecanismo no es posible.

Papel en el habla

Hay dos tipos generales de individuos cuando se trata de subvocalización. Hay vocalizadores bajos y vocalizadores altos. Usando electromiografía para registrar el potencial de acción muscular de la laringe (es decir, el movimiento muscular de la laringe), un individuo se clasifica en un vocalizador alto o bajo dependiendo de cuánto movimiento muscular experimentan los músculos de la laringe durante la lectura silenciosa.

Regulación de la intensidad del habla

A menudo, tanto en los vocalizadores altos como en los bajos, la velocidad del habla se regula constantemente dependiendo de la intensidad/volumen de las palabras (se dice que se ve afectado por largos retrasos entre las lecturas) y el aumento del retraso del habla y la audición de la propia voz es un efecto llamado "retraso". retroalimentación auditiva”. Se encontró que aumentar la intensidad de la voz durante la lectura era mayor en los vocalizadores bajos que en los vocalizadores altos. Se cree que debido a que los vocalizadores altos tienen un mayor movimiento muscular de la laringe durante la lectura en silencio, los vocalizadores bajos leen más alto para compensar esta falta de movimiento y poder entender el material. Cuando las personas se someten a un “entrenamiento de retroalimentación”, en el que son conscientes de estos movimientos musculares, esta diferencia disminuye.

Papel en la articulación

La articulación durante el habla silenciosa es importante, aunque el habla no depende únicamente de la articulación. El deterioro de la articulación puede reducir la entrada sensorial de los movimientos musculares de la laringe al cerebro para comprender la información que se lee y también perjudica la producción continua del habla durante la lectura para dirigir el pensamiento. Las palabras que tienen una gran similitud minimizan la articulación, provocan interferencias y pueden reducir el ensayo subvocal. Como la articulación de palabras similares afecta la subvocalización, hay un aumento en los errores acústicos para la memoria y el recuerdo a corto plazo.

Deteriorar o suprimir la articulación provoca un mayor impacto en el rendimiento. Un ejemplo de supresión de la articulación es repetir la misma palabra muchas veces, como ' el ', e intentar memorizar otras palabras en la memoria a corto plazo. Aunque se pueden dar pistas primarias para estas palabras en un intento de recuperarlas, las palabras se recordarán para la pista incorrecta o no se recordarán en absoluto.

Esquizofrenia y subvocalización

Los esquizofrénicos que se sabe que experimentan alucinaciones auditivas podrían mostrar el resultado de una sobreactivación de los músculos de la laringe. Usando una electromiografía para registrar el movimiento muscular, las personas que experimentaron alucinaciones mostraron una mayor activación muscular antes de que ocurrieran estas alucinaciones. Sin embargo, esta activación muscular no se detecta fácilmente, lo que significa que el movimiento muscular debe medirse en un rango más amplio. Aunque se necesita un rango más amplio para detectar el movimiento muscular, todavía se considera una subvocalización. Se necesita mucha más investigación para vincular la subvocalización con la alucinación, pero muchos esquizofrénicos informan que "escuchan voces" (como alucinaciones) que salen de su garganta.Este pequeño hecho podría ser una pista para encontrar si existe un verdadero vínculo entre la subvocalización y las alucinaciones, pero es muy difícil ver esta conexión porque no muchos pacientes experimentan alucinaciones.