Séneca

Estatua de Séneca en Córdoba
Estatua de Séneca en Córdoba

Lucius Annaeus Seneca, el Joven (c. 4 BC - AD  65), mejor conocido como Séneca, fue un filósofo estoico romano, estadista, dramaturgo y, en una obra, satírico, de la literatura latina posterior a Augusto.

Séneca nació en Córdoba en Hispania y se crió en Roma, donde se formó en retórica y filosofía. Su padre fue Séneca el Viejo, su hermano mayor fue Lucius Junius Gallio Annaeanus y su sobrino fue el poeta Lucan. En el año 41 dC, Séneca fue exiliado a la isla de Córcega bajo el emperador Claudio, pero se le permitió regresar en el año 49 para convertirse en tutor de Nerón. Cuando Nerón se convirtió en emperador en el 54, Séneca se convirtió en su consejero y, junto con el prefecto pretoriano Sextus Afranius Burrus, proporcionó un gobierno competente durante los primeros cinco años del reinado de Nerón. La influencia de Séneca sobre Nerón decayó con el tiempo, y en el 65 Séneca se vio obligado a quitarse la vida por presunta complicidad en la conspiración pisoniana para asesinar a Nerón, en la que probablemente era inocente.Su suicidio estoico y tranquilo se ha convertido en el tema de numerosas pinturas.

Como escritor, Séneca es conocido por sus obras filosóficas y por sus obras de teatro, que son todas tragedias. Sus obras en prosa incluyen una docena de ensayos y ciento veinticuatro cartas que tratan sobre cuestiones morales. Estos escritos constituyen uno de los cuerpos más importantes de material primario para el estoicismo antiguo. Como trágico, es mejor conocido por obras como Medea , Thyestes y Phaedra . La influencia de Séneca en las generaciones posteriores es inmensa: durante el Renacimiento fue "un sabio admirado y venerado como oráculo de la edificación moral, incluso cristiana; un maestro del estilo literario y un modelo [para] el arte dramático".

La vidaEditar | Comentar

Vida temprana, familia y edad adulta

Séneca nació en Córdoba en la provincia romana de Bética en Hispania. Su padre era Lucius Annaeus Seneca el mayor, un caballero romano nacido en España que había ganado fama como escritor y profesor de retórica en Roma. La madre de Séneca, Helvia, pertenecía a una destacada familia bética. Séneca fue el segundo de tres hermanos; los otros eran Lucius Annaeus Novatus (más tarde conocido como Junius Gallio) y Annaeus Mela, el padre del poeta Lucan. Miriam Griffin dice en su biografía de Séneca que "la evidencia de la vida de Séneca antes de su exilio en el 41 es tan escasa, y el interés potencial de estos años, tanto para la historia social como para la biografía, es tan grande que pocos escritores sobre Séneca lo han hecho". resistido la tentación de obtener conocimiento con la imaginación".Griffin también infiere de fuentes antiguas que Séneca nació en el 8, 4 o 1 a. Ella cree que nació entre el 4 y el 1 a. C. y que residía en Roma hacia el 5 d. C.

Séneca nos cuenta que fue llevado a Roma en los "brazos" de su tía (la hermanastra de su madre) a una edad temprana, probablemente cuando tenía unos cinco años. Su padre residió gran parte de su vida en la ciudad. A Séneca se le enseñaron las materias habituales de literatura, gramática y retórica, como parte de la educación estándar de los romanos de alta cuna. Siendo aún joven recibió formación filosófica de Atalo el estoico, y de Soción y Papirio Fabián, ambos pertenecientes a la efímera Escuela de los Sextios, que combinaba el estoicismo con el pitagorismo. Sotion convenció a Séneca cuando era un hombre joven (de unos veinte años) para que se hiciera vegetariano, lo que practicó durante alrededor de un año antes de que su padre lo instara a desistir porque la práctica estaba asociada con "Séneca a menudo tuvo dificultades para respirar a lo largo de su vida, probablemente asma, y ​​en algún momento a mediados de los veinte (c. 20 d. C.) parece haber contraído tuberculosis. Fue enviado a Egipto a vivir con su tía (la misma tía que lo había llevado a Roma), cuyo marido Cayo Galerio se había convertido en prefecto de Egipto. Ella lo cuidó durante un período de mala salud que duró hasta diez años. En el 31 dC regresó a Roma con su tía, su tío murió en el camino en un naufragio. La influencia de su tía ayudó a Séneca a ser elegido cuestor (probablemente después del 37 dC ), lo que también le valió el derecho a sentarse en el Senado romano.

Política y exilio

La temprana carrera de Séneca como senador parece haber sido exitosa y fue elogiado por su oratoria. Cassius Dio relata una historia de que Calígula estaba tan ofendido por el éxito oratorio de Séneca en el Senado que le ordenó suicidarse. Séneca solo sobrevivió porque estaba gravemente enfermo y le dijeron a Calígula que pronto moriría de todos modos. En sus escritos, Séneca no tiene nada bueno que decir sobre Calígula y con frecuencia lo representa como un monstruo. Séneca explica que su propia supervivencia se debe a su paciencia y su devoción por sus amigos: "Quería evitar la impresión de que todo lo que podía hacer por lealtad era morir".

En el 41 d. C., Claudio se convirtió en emperador y Séneca fue acusado por la nueva emperatriz Mesalina de adulterio con Julia Livilla, hermana de Calígula y Agripina. Algunos historiadores han puesto en duda el asunto, ya que Mesalina tenía claros motivos políticos para deshacerse de Julia Livilla y sus seguidores. El Senado pronunció una sentencia de muerte contra Séneca, que Claudio conmutó por el exilio, y Séneca pasó los siguientes ocho años en la isla de Córcega. Dos de las obras más antiguas de Séneca que se conservan datan del período de su exilio, ambas consuelos. En su Consuelo a Helvia , su madre, Séneca la consuela como a una madre afligida por haber perdido a su hijo en el exilio. Séneca menciona de paso la muerte de su único hijo, pocas semanas antes de su exilio.Más adelante en su vida, Séneca se casó con una mujer más joven que él, Pompeia Paulina. Se ha pensado que el hijo pequeño puede haber sido de un matrimonio anterior, pero la evidencia es "débil". La otra obra de Séneca de este período, su Consuelo a Polibio , uno de los libertos de Claudio, se centró en consolar a Polibio por la muerte de su hermano. Se destaca por sus halagos a Claudio, y Séneca expresa su esperanza de que el emperador lo llame del exilio. En el 49 d. C., Agripina se casó con su tío Claudio y, gracias a su influencia, Séneca fue llamado a Roma. Agripina obtuvo el cargo de pretor para Séneca y lo nombró tutor de su hijo, el futuro emperador Nerón.

Consejero imperial

Del 54 al 62 d. C., Séneca actuó como consejero de Nerón, junto con el prefecto pretoriano Sextus Afranius Burrus. Una consecuencia de su nuevo cargo fue que Séneca fue nombrado cónsul sufecto en el 56. Se dice que la influencia de Séneca fue especialmente fuerte en el primer año. Séneca compuso los discursos de ascenso de Nero en los que prometió restaurar el procedimiento legal y la autoridad adecuados para el Senado. También compuso el elogio de Claudio que Nerón pronunció en el funeral. La parodia satírica de Séneca Apocolocyntosis , que satiriza la deificación de Claudio y elogia a Nerón, data del período más antiguo del reinado de Nerón. En el año 55 d.C., Séneca escribió Sobre la clemenciadespués del asesinato de Británico por Nerón, tal vez para asegurar a la ciudadanía que el asesinato era el final, no el comienzo del derramamiento de sangre. Sobre la clemencia es una obra que, aunque halaga a Nerón, pretendía mostrar el camino correcto (estoico) de virtud para un gobernante. Tácito y Dio sugieren que el primer gobierno de Nerón, durante el cual escuchó a Séneca y Burrus, fue bastante competente. Sin embargo, las fuentes antiguas sugieren que, con el tiempo, Séneca y Burrus perdieron su influencia sobre el emperador. En el 59 habían accedido a regañadientes al asesinato de Agripina, y después Tácito informa que Séneca tuvo que escribir una carta justificando el asesinato al Senado.

En el año 58 d. C., el senador Publius Suillius Rufus hizo una serie de ataques públicos contra Séneca. Estos ataques, informados por Tácito y Cassius Dio, incluían acusaciones de que, en solo cuatro años de servicio a Nerón, Séneca había adquirido una gran fortuna personal de trescientos millones de sestercios cobrando altos intereses por préstamos en toda Italia y las provincias. Los ataques de Suillius incluyeron denuncias de corrupción sexual, con la sugerencia de que Séneca se había acostado con Agripina. Sin embargo, Tácito informa que Suillius tenía muchos prejuicios: había sido el favorito de Claudius y había sido un malversador e informante. En respuesta, Séneca inició una serie de procesos por corrupción contra Suillius: la mitad de su patrimonio fue confiscado y enviado al exilio.Sin embargo, los ataques reflejan una crítica a Séneca que se hizo en ese momento y continuó durante épocas posteriores. Sin duda, Séneca era extremadamente rico: tenía propiedades en Baiae y Nomentum, una villa albana y haciendas egipcias. Cassius Dio incluso informa que el levantamiento de Boudica en Britannia fue causado por Séneca que obligó a grandes préstamos a la aristocracia británica indígena después de la conquista de Gran Bretaña por parte de Claudio, y luego los llamó repentina y agresivamente. Séneca fue sensible a tales acusaciones: su De Vita Beata ("Sobre la vida feliz") data de esta época e incluye una defensa de la riqueza en líneas estoicas, argumentando que ganar y gastar adecuadamente la riqueza es un comportamiento apropiado para un filósofo.

Jubilación

Después de la muerte de Burrus en el 62, la influencia de Séneca declinó rápidamente; como dice Tácito (Ann. 14.52.1), mors Burri infregit Senecae potentiam ("la muerte de Burrus rompió el poder de Séneca"). Tácito informa que Séneca intentó retirarse dos veces, en el 62 y el 64 d. ​​C., pero Nerón lo rechazó en ambas ocasiones. Sin embargo, Séneca estaba cada vez más ausente de la corte. Adoptó un estilo de vida tranquilo en sus fincas, concentrándose en sus estudios y rara vez visitando Roma. Fue durante estos últimos años cuando compuso dos de sus obras más importantes: Naturales quaestiones —una enciclopedia del mundo natural; y sus Cartas a Lucilio , que documentan sus pensamientos filosóficos.

Muerte

En el año 65 d. C., Séneca se vio envuelto en las secuelas de la conspiración pisoniana, un complot para matar a Nerón. Aunque es poco probable que Séneca fuera parte de la conspiración, Nerón le ordenó suicidarse. Séneca siguió la tradición cortando varias venas para morir desangrado, y su esposa Pompeia Paulina intentó compartir su destino. Cassius Dio, que deseaba enfatizar la implacabilidad de Nerón, se centró en cómo Séneca había atendido sus cartas de última hora y cómo los soldados aceleraron su muerte. Una generación después de los emperadores julio-claudios, Tácito escribió un relato del suicidio que, en vista de sus simpatías republicanas, quizás sea algo romántico.Según este relato, Nerón ordenó salvar a la esposa de Séneca. Le vendaron las heridas y no volvió a intentar suicidarse. En cuanto al propio Séneca, se culpó a su edad y dieta por la pérdida lenta de sangre y el dolor prolongado en lugar de una muerte rápida. También tomó veneno, que, sin embargo, no fue fatal. Después de dictar sus últimas palabras a un escriba, y con un círculo de amigos que lo atendían en su casa, se sumergió en un baño tibio, que esperaba aceleraría el flujo de sangre y aliviaría su dolor. Tácito escribió: "Luego lo llevaron a un baño, con el vapor del cual lo sofocaron, y lo quemaron sin ninguno de los ritos funerarios habituales. Así lo había ordenado en un codicilo de su testamento, incluso cuando estaba en el apogeo de su riqueza y poder estaba pensando en el final de la vida".Esto puede dar la impresión de un retrato favorable de Séneca, pero el tratamiento que le da Tácito es, en el mejor de los casos, ambivalente. Junto a la aparente fortaleza de Séneca frente a la muerte, por ejemplo, uno también puede ver sus acciones como bastante histriónicas y performativas; y cuando Tácito nos dice que dejó a su familia una imago suae vitae ( Annales 15.62), "una imagen de su vida", posiblemente esté siendo ambiguo: en la cultura romana, la imago era una especie de máscara que conmemoraba a los grandes antepasados ​​de familias nobles, pero al mismo tiempo, también puede sugerir duplicidad, superficialidad y pretensión.

FilosofíaEditar | Comentar

Como "una figura filosófica importante del período imperial romano", la contribución duradera de Séneca a la filosofía ha sido a la escuela del estoicismo. Su escritura es muy accesible y fue objeto de atención desde el Renacimiento en adelante por escritores como Michel de Montaigne. Ha sido descrito como "una figura imponente y controvertida de la antigüedad" y "el estoico más interesante del mundo".

Séneca escribió una serie de libros sobre estoicismo, principalmente sobre ética, con una obra ( Naturales Quaestiones ) sobre el mundo físico. Séneca se basó en los escritos de muchos de los primeros estoicos: a menudo menciona a Zenón, Cleantes y Crisipo; y cita con frecuencia a Posidonio, con quien Séneca compartía el interés por los fenómenos naturales. Cita con frecuencia a Epicuro, especialmente en sus Cartas . Su interés por Epicuro se limita principalmente a utilizarlo como fuente de máximas éticas. Asimismo, Séneca muestra cierto interés por la metafísica platónica, pero nunca con un compromiso claro. Sus ensayos morales se basan en doctrinas estoicas.El estoicismo era una filosofía popular en este período, y muchos romanos de clase alta encontraron en él un marco ético rector para la participación política. Alguna vez fue popular considerar a Séneca como muy ecléctico en su estoicismo, pero la erudición moderna lo ve como un estoico bastante ortodoxo, aunque de mente libre.

Sus obras discuten tanto la teoría ética como los consejos prácticos, y Séneca enfatiza que ambas partes son distintas pero interdependientes. Sus Cartas a Lucilio muestran la búsqueda de la perfección ética de Séneca y “representan una especie de testamento filosófico para la posteridad”. Séneca considera la filosofía como un bálsamo para las heridas de la vida. Las pasiones destructivas, especialmente la ira y el dolor, deben ser desarraigadas o moderadas según la razón. Discute los méritos relativos de la vida contemplativa y la vida activa, y considera importante afrontar la propia mortalidad y poder afrontar la muerte. Uno debe estar dispuesto a practicar la pobreza y usar la riqueza adecuadamente,y escribe sobre los favores, la clemencia, la importancia de la amistad y la necesidad de beneficiar a los demás. El universo se rige para lo mejor por una providencia racional, y esto debe conciliarse con la aceptación de la adversidad.

DramaEditar | Comentar

Se atribuyen diez obras de teatro a Séneca, de las cuales probablemente ocho fueron escritas por él. Las obras contrastan marcadamente con sus obras filosóficas. Con sus emociones intensas y su tono general sombrío, las obras parecen representar la antítesis de las creencias estoicas de Séneca. Hasta el siglo XVI era normal distinguir entre Séneca, el filósofo moral, y Séneca, el dramaturgo, como dos personas separadas. Los estudiosos han tratado de detectar ciertos temas estoicos: son las pasiones descontroladas las que generan la locura, la ruina y la autodestrucción. Esto tiene un aspecto tanto cósmico como ético, y el destino es una fuerza poderosa, aunque bastante opresiva.

Muchos eruditos han pensado, siguiendo las ideas del erudito alemán del siglo XIX Friedrich Leo, que las tragedias de Séneca se escribieron solo para recitarlas. Otros eruditos piensan que fueron escritos para la interpretación y que es posible que la interpretación real tuviera lugar durante la vida de Séneca. En última instancia, este problema no puede resolverse sobre la base de nuestro conocimiento existente. Las tragedias de Séneca se han representado con éxito en los tiempos modernos.

La datación de las tragedias es muy problemática en ausencia de referencias antiguas. Una parodia de un lamento de Hércules Furens aparece en Apocolocyntosis , lo que implica una fecha anterior al 54 d. C. para esa obra. Se ha propuesto una cronología relativa por motivos métricos. No todas las obras se basan en el modelo griego; tienen una forma de cinco actos y difieren en muchos aspectos del drama ático existente, y aunque la influencia de Eurípides en algunas de estas obras es considerable, también lo es la influencia de Virgilio y Ovidio.

Las obras de Séneca fueron muy leídas en las universidades europeas medievales y renacentistas e influyeron fuertemente en el drama trágico de la época, como la Inglaterra isabelina (William Shakespeare y otros dramaturgos), Francia (Corneille y Racine) y los Países Bajos (Joost van den Vondel). Las traducciones al inglés de las tragedias de Séneca aparecieron impresas a mediados del siglo XVI, y las diez se publicaron colectivamente en 1581. Se le considera la fuente y la inspiración de lo que se conoce como "Revenge Tragedy", comenzando con The Spanish Tragedy de Thomas Kyd y continuando . bien entrada la época jacobea. Thyestes se considera la obra maestra de Séneca y la académica Dana Gioia lo ha descrito como "una de las obras de teatro más influyentes jamás escritas". también es muy apreciado y fue elogiado junto con Phaedra por TS Eliot.

ObrasEditar | Comentar

Las obras atribuidas a Séneca incluyen una docena de ensayos filosóficos, ciento veinticuatro cartas que tratan cuestiones morales, nueve tragedias y una sátira, cuya atribución está en disputa. También se ha cuestionado su autoría de Hércules sobre Oeta .

Las tragedias de Séneca

Fabulae crepidatae (tragedias con sujetos griegos):

Fabula praetexta (tragedia en ambientación romana):

Ensayos y cartas

Ensayos

Tradicionalmente dado en el siguiente orden:

  1. (64) De Providentia ( Sobre la providencia ) – dirigida a Lucilio
  2. (55) De Constantia Sapientis ( Sobre la firmeza del sabio ) – dirigida a Serenus
  3. (41) De Ira ( Sobre la ira ) – Un estudio sobre las consecuencias y el control de la ira – dirigido a su hermano Novatus
  4. (libro 2 del De Ira )
  5. (libro 3 del De Ira )
  6. (40) Ad Marciam, De consolatione ( A Marcia, On Consolation ) – La consuela por la muerte de su hijo
  7. (58) De Vita Beata ( Sobre la vida feliz ) – dirigida a Galión
  8. (62) De Otio ( Sobre el ocio ) – dirigido a Serenus
  9. (63) De Tranquillitate Animi ( Sobre la tranquilidad de la mente ) – dirigido a Serenus
  10. (49) De Brevitate Vitae ( Sobre la brevedad de la vida ) – Ensayo que expone que cualquier duración de la vida es suficiente si se vive sabiamente – dirigido a Paulinus
  11. (44) De Consolatione ad Polybium ( A Polibio, Sobre el consuelo ) – Consolándolo por la muerte de su hermano.
  12. (42) Ad Helviam matrem, De consolatione ( A la madre Helvia, Sobre el consuelo ) – Carta a su madre consolándola por su ausencia durante el exilio.

Otros ensayos

Letras

Otro

Espurio

"Pseudo-Séneca"

Varios textos antiguos y medievales pretenden ser de Séneca, por ejemplo , De remediis fortuitorum . Sus autores desconocidos se denominan colectivamente "Pseudo-Seneca". Al menos algunos de estos parecen conservar y adaptar el contenido senecano genuino, por ejemplo, la Formula vitae honestae de San Martín de Braga (dc 580) , o De differentiis quatuor virtutumvitae honestae ("Reglas para una vida honesta", o "Sobre los cuatro puntos cardinales Virtudes"). Los primeros manuscritos conservan el prefacio de Martin, donde deja en claro que esta fue su adaptación, pero en copias posteriores se omitió, y más tarde se pensó que la obra era completamente obra de Séneca. Séneca también es citado a menudo como el autor del aforismo: "La religión es considerada por la gente común como verdadera, por los sabios como falsa y por los gobernantes como útil"; esto se basa en una traducción de Edward Gibbon, pero se discute.

Ediciones

LegadoEditar | Comentar

Como un santo proto-cristiano

Los escritos de Séneca eran bien conocidos en el período romano posterior, y Quintiliano, escribiendo treinta años después de la muerte de Séneca, comentó sobre la popularidad de sus obras entre la juventud. Si bien encontró mucho que admirar, Quintiliano criticó a Séneca por lo que consideraba un estilo literario degenerado, una crítica de la que se hizo eco Aulo Gelio a mediados del siglo II.

La Iglesia cristiana primitiva tenía una disposición muy favorable hacia Séneca y sus escritos, y el líder de la iglesia Tertuliano se refirió posesivamente a él como "nuestro Séneca". En el siglo IV se había creado una correspondencia apócrifa con el apóstol Pablo que vinculaba a Séneca con la tradición cristiana. Las cartas son mencionadas por Jerónimo, quien también incluyó a Séneca entre una lista de escritores cristianos, y Agustín también menciona a Séneca. En el siglo VI, Martín de Braga sintetizó el pensamiento de Séneca en un par de tratados que se hicieron populares por derecho propio. De lo contrario, Séneca fue conocido principalmente a través de una gran cantidad de citas y extractos en la florilegia , que fueron populares durante todo el período medieval.Cuando se leyeron sus escritos a finales de la Edad Media, fueron principalmente sus Cartas a Lucilio ; los ensayos y obras de teatro más largos eran relativamente desconocidos.

Los escritores y obras medievales continuaron vinculándolo al cristianismo debido a su supuesta asociación con Pablo. La Leyenda Dorada , un relato hagiográfico del siglo XIII de santos famosos que fue muy leído, incluía un relato de la escena de la muerte de Séneca y presentaba erróneamente a Nerón como testigo del suicidio de Séneca. Dante colocó a Séneca (junto con Cicerón) entre los "grandes espíritus" en el Primer Círculo del Infierno, o Limbo. Boccaccio, que en 1370 se topó con las obras de Tácito mientras hojeaba la biblioteca de Montecassino, escribió un relato del suicidio de Séneca insinuando que se trataba de una especie de bautismo disfrazado, o un bautismo espiritual de facto .Algunos, como Albertino Mussato y Giovanni Colonna, fueron más allá y concluyeron que Séneca debió ser un converso cristiano.

Una reputación que mejora

Séneca sigue siendo uno de los pocos filósofos romanos populares de la época. Aparece no sólo en Dante, sino también en Chaucer y en gran medida en Petrarca, quien adoptó su estilo en sus propios ensayos y lo cita más que a ninguna otra autoridad excepto a Virgilio. En el Renacimiento, las ediciones impresas y las traducciones de sus obras se hicieron comunes, incluida una edición de Erasmo y un comentario de Juan Calvino. Juan de Salisbury, Erasmo y otros celebraron sus obras. El ensayista francés Montaigne, que hizo una enérgica defensa de Séneca y Plutarco en sus Ensayos , fue considerado por Pasquier un "Séneca francés".De manera similar, Thomas Fuller elogió a Joseph Hall como "nuestro Séneca inglés". Muchos de los que consideraban que sus ideas no eran particularmente originales, todavía argumentaban que fue importante para hacer que los filósofos griegos fueran presentables e inteligibles. Su suicidio también ha sido un tema popular en el arte, desde la pintura de 1773 de Jacques-Louis David La muerte de Séneca hasta la película Quo Vadis de 1951 .

Incluso con la admiración de un grupo anterior de incondicionales intelectuales, Séneca nunca ha estado exento de detractores. En su tiempo, fue acusado de hipocresía o, al menos, de un estilo de vida menos que "estoico". Mientras estaba desterrado a Córcega, escribió una petición de restauración bastante incompatible con su defensa de una vida sencilla y la aceptación del destino. En su Apocolocyntosis , ridiculizó los comportamientos y políticas de Claudio y halagó a Nerón, como proclamando que Nerón viviría más y sería más sabio que el legendario Néstor. Las afirmaciones de Publius Suillius Rufus de que Séneca adquirió unos "trescientos millones de sestercios " a través del favor de Nerón son muy partidistas, pero reflejan la realidad de que Séneca era poderoso y rico.Robin Campbell, un traductor de las cartas de Séneca, escribe que "la crítica habitual de Séneca a lo largo de los siglos [ha sido]... el aparente contraste entre sus enseñanzas filosóficas y su práctica".

En 1562 Gerolamo Cardano escribió una apología alabando a Nerón en su Encomium Neronis , impreso en Basilea. Esto probablemente fue pensado como un elogio simulado , invirtiendo la representación de Nerón y Séneca que aparece en Tácito. En esta obra Cardano retrata a Séneca como un sinvergüenza de la peor calaña, un retórico vacío que sólo pensaba en hacerse con el dinero y el poder, después de haber envenenado la mente del joven emperador. Cardano afirmó que Séneca bien merecía la muerte.

Entre los historiadores que han tratado de reevaluar a Séneca se encuentra la académica Anna Lydia Motto, quien en 1966 argumentó que la imagen negativa se ha basado casi por completo en el relato de Suillius, mientras que muchos otros que podrían haberlo elogiado se han perdido.

"Por lo tanto, no nos queda ningún registro contemporáneo de la vida de Séneca, salvo la opinión desesperada de Publius Suillius. Piense en la imagen estéril que deberíamos tener de Sócrates, si las obras de Platón y Jenofonte no hubieran llegado hasta nosotros y si fuéramos totalmente dependientes. sobre la descripción de Aristófanes de este filósofo ateniense. Sin duda, deberíamos tener una visión muy distorsionada y malinterpretada. Tal es la visión que nos queda de Séneca, si tuviéramos que confiar solo en Suillius ".

El trabajo más reciente está cambiando la percepción dominante de Séneca como un mero conducto para las ideas preexistentes que muestran originalidad en la contribución de Séneca a la historia de las ideas. El examen de la vida y el pensamiento de Séneca en relación con la educación contemporánea y con la psicología de las emociones está revelando la actualidad de su pensamiento. Por ejemplo, Martha Nussbaum en su discusión sobre el deseo y la emoción incluye a Séneca entre los estoicos, quienes ofrecieron importantes puntos de vista y perspectivas sobre las emociones y su papel en nuestras vidas.Dedicando específicamente un capítulo a su tratamiento de la ira y su manejo, muestra la apreciación de Séneca del papel dañino de la ira incontrolada y sus conexiones patológicas. Nussbaum luego amplió su examen a la contribución de Séneca a la filosofía política, mostrando una considerable sutileza y riqueza en sus pensamientos sobre política, educación y nociones de ciudadanía global, y encontrando una base para una educación con mentalidad reformista en las ideas de Séneca que usó para proponer un modo de vida moderno. educación que evite tanto el tradicionalismo estrecho como el rechazo total de la tradición. En otros lugares, Séneca ha sido señalado como el primer gran pensador occidental sobre la naturaleza compleja y el papel de la gratitud en las relaciones humanas.

Representaciones ficticias notables

Séneca es un personaje de la ópera de Monteverdi de 1642 L'incoronazione di Poppea ( La coronación de Poppea ), que se basa en la obra pseudo-Senecan, Octavia . En la obra de 1675 de Nathaniel Lee Nero, Emperor of Rome , Séneca intenta disuadir a Nero de sus planes ególatras, pero es arrastrado a prisión y muere fuera del escenario. Aparece en el drama en verso Nerón de Robert Bridges , cuya segunda parte (publicada en 1894) culmina con la muerte de Séneca. Séneca aparece en un papel bastante menor en la novela Quo Vadis de Henryk Sienkiewicz de 1896 y fue interpretado por Nicholas Hannen en la película de 1951. En el libro Claudius the God de Robert Graves de 1934, la novela secuela de Yo, Claudio , Séneca es retratado como un adulador insoportable. Se le muestra como un adulador que se convierte al estoicismo únicamente para apaciguar la propia ideología de Claudio. La "calabaza" ( Apocolocyntosis ) a Graves se convierte así en una insoportable obra de adulación al detestable Nerón burlándose de un hombre al que Séneca se sumó durante años. La novela histórica Chariot of the Soul de Linda Proud presenta a Séneca como tutor del joven Togidubnus, hijo del rey Verica de los Atrebates, durante su estancia de diez años en Roma.

Iniciar con Google
Iniciar con Facebook
x