Presidencia de Jimmy Carter

ImprimirCitar

El mandato de Jimmy Carter como el 39º presidente de los Estados Unidos comenzó con su toma de posesión el 20 de enero de 1977 y finalizó el 20 de enero de 1981. Demócrata de Georgia, Carter asumió el cargo después de derrotar al actual presidente republicano Gerald Ford en las elecciones de 1976. Su presidencia terminó tras su derrota en las elecciones de 1980 ante el republicano Ronald Reagan.

Carter asumió el cargo durante un período de "estanflación", ya que la economía experimentó una combinación de alta inflación y lento crecimiento económico. Sus políticas presupuestarias se centraron en controlar la inflación mediante la reducción del déficit y el gasto público. En respuesta a las preocupaciones energéticas que habían persistido durante gran parte de la década de 1970, su administración promulgó una política energética nacional diseñada para la conservación de energía a largo plazo y el desarrollo de recursos alternativos. A corto plazo, el país se vio acosado por una crisis energética en 1979 que se superpuso con una recesión en 1980. Carter buscó reformas en los sistemas de bienestar, atención médica e impuestos del país, pero no tuvo éxito en gran medida, en parte debido a las malas relaciones con los demócratas. en el Congreso

Carter reorientó la política exterior estadounidense hacia un énfasis en los derechos humanos. Continuó con las políticas conciliadoras de finales de la Guerra Fría de sus predecesores, normalizó las relaciones con China y prosiguió las conversaciones sobre limitación de armas estratégicas con la Unión Soviética. En un esfuerzo por poner fin al conflicto árabe-israelí, ayudó a organizar los Acuerdos de Camp David entre Israel y Egipto. A través de los Tratados Torrijos-Carter, Carter garantizó la eventual transferencia del Canal de Panamá a Panamá. Al denunciar la invasión soviética de Afganistán en 1979, revirtió sus políticas conciliadoras hacia la Unión Soviética y comenzó un período de refuerzo militar y presión diplomática, como la retirada de los Juegos Olímpicos de Moscú.

Los últimos quince meses del mandato presidencial de Carter estuvieron marcados por varias crisis importantes adicionales, incluida la crisis de los rehenes en Irán y el malestar económico. Ted Kennedy, un destacado demócrata liberal que protestó por la oposición de Carter a un sistema nacional de seguro de salud, desafió a Carter en las primarias demócratas de 1980. Impulsado por el apoyo público a sus políticas a fines de 1979 y principios de 1980, Carter se unió para derrotar a Kennedy y ganar la reelección. En las elecciones generales, Carter se enfrentó a Reagan, un exgobernador conservador de California. Reagan obtuvo una victoria decisiva. En las encuestas de historiadores y politólogos, Carter generalmente se clasifica como un presidente por debajo del promedio, pero se lo ve más positivamente a través de sus actividades humanitarias posteriores a la presidencia en todo el mundo.

Elecciones de 1976

Carter fue elegido gobernador de Georgia en 1970, y durante sus cuatro años en el cargo se ganó la reputación de gobernador sureño progresista y racialmente moderado. Al observar el éxito de George McGovern en las primarias demócratas de 1972, Carter llegó a creer que podría ganar la nominación presidencial demócrata de 1976 presentándose como un extraño sin conexión con los políticos establecidos en Washington. Carter declaró su candidatura para la nominación presidencial demócrata de 1976 en diciembre de 1974 y juró "nunca mentirle al pueblo estadounidense".Como líderes demócratas como el candidato de 1968 Hubert Humphrey, el senador Walter Mondale de Minnesota y el senador Ted Kennedy de Massachusetts se negaron a participar en la carrera, no hubo un claro favorito en las primarias demócratas. Mo Udall, Sargent Shriver, Birch Bayh, Fred R. Harris, Terry Sanford, Henry M. Jackson, Lloyd Bentsen y George Wallace buscaron la nominación, y muchos de estos candidatos eran más conocidos que Carter.

Carter buscó apelar a varios grupos del partido; su defensa de recortar los gastos de defensa y controlar a la CIA atrajo a los liberales, mientras que su énfasis en eliminar el despilfarro del gobierno atrajo a los conservadores. Carter obtuvo la mayor cantidad de votos de cualquier candidato en el caucus de Iowa y dominó la cobertura de los medios antes de las primarias de New Hampshire, que también ganó. La posterior derrota de Wallace por parte de Carter en las primarias de Florida y Carolina del Norte eliminó al principal rival de Carter en el Sur. Con una victoria sobre Jackson en las primarias de Pensilvania, Carter se estableció como el claro favorito. A pesar de la entrada tardía del senador Frank Church y el gobernador Jerry Brown en la carrera, Carter logró la nominación el último día de las primarias.La Convención Nacional Demócrata de 1976 transcurrió armoniosamente y, después de entrevistar a varios candidatos, Carter eligió a Mondale como su compañero de fórmula. La selección de Mondale fue bien recibida por muchos demócratas liberales, muchos de los cuales se habían mostrado escépticos con respecto a Carter.

Los republicanos experimentaron una convención disputada que finalmente nominó al actual presidente Gerald Ford, quien había sucedido en la presidencia en 1974 después de la renuncia de Richard Nixon debido a la participación de este último en el escándalo Watergate. Con los republicanos muy divididos y Ford enfrentando dudas sobre su competencia como presidente, las encuestas realizadas en agosto de 1976 mostraban a Carter con una ventaja de 15 puntos. En la campaña de las elecciones generales, Carter continuó promoviendo una agenda centrista, buscando definir nuevas posiciones demócratas después de la tumultuosa década de 1960. Sobre todo, Carter atacó el sistema político, definiéndose como un "outsider" que reformaría Washington en la era post-Watergate.En respuesta, Ford atacó la supuesta "borrosidad" de Carter, argumentando que Carter había adoptado posturas vagas sobre cuestiones importantes. Carter y el presidente Ford se enfrentaron en tres debates televisados ​​durante las elecciones de 1976, los primeros debates de este tipo desde 1960. En general, se consideraba que Ford era el ganador del primer debate, pero cometió un gran error en el segundo debate cuando afirmó que había " ninguna dominación soviética de Europa del Este". La metedura de pata puso fin al impulso tardío de Ford, y Carter ayudó a su propia campaña con una sólida actuación en el tercer debate. Las encuestas realizadas justo antes del día de las elecciones mostraron una carrera muy reñida.

Carter ganó las elecciones con el 50,1% del voto popular y 297 votos electorales, mientras que Ford obtuvo el 48% del voto popular y 240 votos electorales. Las elecciones presidenciales de 1976 representan la única victoria presidencial demócrata entre las elecciones de 1964 y 1992. A Carter le fue particularmente bien en el noreste y el sur, mientras que Ford arrasó en el oeste y ganó gran parte del medio oeste. En las elecciones legislativas simultáneas, los demócratas aumentaron su mayoría tanto en la Cámara como en el Senado.

Transición

La planificación preliminar para la transición presidencial de Carter ya había estado en marcha durante meses antes de su elección. Carter fue el primer candidato presidencial en asignar fondos significativos y una cantidad significativa de personal a un esfuerzo de planificación de transición preelectoral, que posteriormente se convertiría en una práctica estándar. Carter hizo una innovación con su transición presidencial que influiría en todas las transiciones presidenciales posteriores, adoptando un enfoque metódico para su transición y teniendo una operación más grande y formal que las transiciones presidenciales anteriores.

Inauguración

En su discurso inaugural, Carter dijo: "Hemos aprendido que más no es necesariamente mejor, que incluso nuestra gran nación tiene sus límites reconocidos y que no podemos responder todas las preguntas ni resolver todos los problemas". Carter había hecho campaña con la promesa de eliminar los adornos de la "Presidencia Imperial" y comenzó a actuar de acuerdo con esa promesa el Día de la Inauguración, rompiendo con la historia reciente y los protocolos de seguridad al caminar desde el Capitolio hasta la Casa Blanca en su desfile inaugural. Sus primeros pasos en la Casa Blanca fueron más allá en esta dirección: Carter redujo en un tercio el tamaño de los 500 miembros del personal de la Casa Blanca y redujo los beneficios para el presidente y los miembros del gabinete.También cumplió una promesa de campaña al emitir un "perdón completo e incondicional" (amnistía) para los evasores del servicio militar obligatorio de la era de la guerra de Vietnam.

Administración

Aunque Carter había hecho campaña contra los miembros de Washington, muchos de sus principales designados habían servido en administraciones presidenciales anteriores. El secretario de Estado Cyrus Vance, el secretario de Defensa Harold Brown y el secretario del Tesoro W. Michael Blumenthal habían sido funcionarios de alto rango en las administraciones de Kennedy y Johnson. Otros nombramientos notables incluyeron a Charles Schultze como presidente del Consejo de Asesores Económicos, el exsecretario de Defensa James R. Schlesinger como asistente presidencial en temas de energía, el juez federal Griffin Bell como fiscal general y Patricia Roberts Harris, la primera mujer afroamericana. para servir en el gabinete, como Secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano.

Carter nombró a varios asociados cercanos de Georgia para formar parte del personal de la Oficina Ejecutiva del Presidente. Inicialmente ofreció el puesto de Jefe de Gabinete de la Casa Blanca a dos de sus asesores, Hamilton Jordan y Charles Kirbo, pero ambos lo rechazaron. Carter decidió no tener un jefe de gabinete, sino que implementó un sistema en el que los miembros del gabinete tendrían un acceso más directo al presidente. Bert Lance fue seleccionado para dirigir la Oficina de Administración y Presupuesto, mientras que Jordan se convirtió en un asistente y asesor clave. Otros designados de Georgia incluyeron a Jody Powell como Secretario de Prensa de la Casa Blanca, Jack Watson como secretario del gabinete y Stuart E. Eizenstat como jefe del Personal de Política Nacional.Para supervisar la política exterior de la administración, Carter confió en varios miembros de la Comisión Trilateral, incluidos Vance y el asesor de seguridad nacional Zbigniew Brzezinski. Brzezinski surgió como uno de los asesores más cercanos de Carter, y Carter hizo uso tanto del Consejo de Seguridad Nacional como del Departamento de Estado de Vance para desarrollar e implementar la política exterior. El belicista Brzezinski chocó con frecuencia con Vance, quien presionó por la distensión con la Unión Soviética.

El vicepresidente Mondale se desempeñó como asesor clave en asuntos internos y externos. La Primera Dama Rosalynn Carter emergió como una parte importante de la administración, asistiendo a varias reuniones del Gabinete y sirviendo como caja de resonancia, asesora y sustituta del presidente. Viajó al extranjero para negociar la política exterior, y algunas encuestas encontraron que estaba empatada con la Madre Teresa como la mujer más admirada del mundo.

Carter sacudió al personal de la Casa Blanca a mediados de 1978, trayendo al ejecutivo de publicidad Gerald Rafshoon para que se desempeñara como Director de Comunicaciones de la Casa Blanca y Anne Wexler para dirigir la Oficina de Enlace Público. Carter implementó amplios cambios de personal en la Casa Blanca y el gabinete a mediados de 1979. Cinco secretarios del gabinete dejaron el cargo, incluidos Blumenthal, Bell y Joseph Califano, el Secretario de Salud, Educación y Bienestar. Jordan fue seleccionado como el primer jefe de personal del presidente, mientras que Alonzo L. McDonald, antes de McKinsey & Company, se convirtió en el director de personal de la Casa Blanca. El presidente de la Reserva Federal, G. William Miller, reemplazó a Blumenthal como secretario del Tesoro, Benjamin Civiletti asumió el cargo de fiscal general y Charles Duncan Jr. se convirtió en secretario de Energía.Después de que Vance renunció en 1980, Carter nombró a Edmund Muskie, un senador muy respetado con quien Carter había desarrollado relaciones amistosas, para servir como Secretario de Estado.

Nombramientos judiciales

Entre los presidentes que cumplieron al menos un mandato completo, Carter es el único que nunca hizo un nombramiento para la Corte Suprema. Carter nombró 56 jueces para las Cortes de Apelaciones de los Estados Unidos y 203 jueces para las cortes de distrito de los Estados Unidos. Dos de sus designados en la corte de circuito, Stephen Breyer y Ruth Bader Ginsburg, fueron nombrados posteriormente para la Corte Suprema por Bill Clinton. Carter fue el primer presidente en hacer de la diversidad demográfica una prioridad clave en la selección de candidatos judiciales. Durante la presidencia de Carter, el número de juezas de los tribunales de circuito aumentó de uno a doce, el número de jueces de circuito masculinos no blancos aumentó de seis a trece, el número de juezas de los tribunales de distrito aumentó de cuatro a 32, y el número de jueces de circuito no blancos aumentó de seis a trece. -Los jueces blancos de los tribunales de distrito aumentaron de 23 a 55. Carter nombró a la primera jueza afroamericana del tribunal de circuito, Amalya Lyle Kearse, el primer juez hispano del tribunal de circuito, Reynaldo Guerra Garza, y la primera jueza hispana del tribunal de distrito, Carmen Consuelo cerezo. Los datos del Centro Judicial Federal muestran que Carter nombró a más mujeres (41) y personas de color (57) que todos los presidentes anteriores juntos (10 mujeres y 35 personas de color).

Asuntos domésticos

El presidente Carter no fue producto de las tradiciones del New Deal de los demócratas liberales del norte. En cambio, trazó su trasfondo ideológico a la Era Progresista. Por lo tanto, era mucho más conservador de lo que podía aceptar el ala liberal dominante del partido. El historiador británico Iwan Morgan argumenta:Carter remontó sus valores políticos al progresismo sureño de principios del siglo XX con su preocupación por la economía y la eficiencia en el gobierno y la compasión por los pobres. Se describió a sí mismo como un conservador fiscal, pero liberal en asuntos como los derechos civiles, el medio ambiente y "ayudar a las personas a superar las discapacidades para llevar una vida fructífera", una construcción ideológica que parecía convertirlo en el legado de Dwight D. Eisenhower en lugar de Franklin. D. Roosevelt.

Relaciones con el Congreso

Carter hizo campaña con éxito como un "forastero" de Washington que criticaba tanto al presidente Gerald Ford como al Congreso Demócrata; como presidente, continuó con este tema. Esta negativa a seguir las reglas de Washington contribuyó a la difícil relación de la administración Carter con el Congreso. Después de las elecciones, el presidente exigió el poder de reorganizar el poder ejecutivo, alienando a poderosos demócratas como el presidente Tip O'Neill y Jack Brooks. Durante la administración de Nixon, el Congreso aprobó una serie de reformas que le quitaron el poder al presidente, y la mayoría de los miembros del Congreso no estaban dispuestos a restaurar ese poder incluso con un demócrata ahora en el cargo.Las llamadas telefónicas no devueltas, los insultos verbales y la falta de voluntad para intercambiar favores políticos amargaron a muchos en el Capitolio y afectaron la capacidad del presidente para promulgar su agenda. En muchos casos, estas fallas de comunicación no se debieron a una negligencia intencional, sino más bien a una mala organización de las funciones de enlace con el Congreso de la administración. El presidente Carter intentó cortejar a O'Neill, al líder de la mayoría del Senado, Robert Byrd, ya otros miembros del Congreso a través de compromisos personales, pero en general no pudo reunir apoyo para sus programas a través de estas reuniones. Carter también erró al concentrarse en demasiadas prioridades a la vez, especialmente en los primeros meses de su presidencia.Los demócratas en el Congreso estaban disgustados con su enfoque moralista, orientado al ejecutivo y racional para la toma de decisiones y su renuencia a aceptar los métodos estándar del Congreso de compromiso, patrocinio y seguimiento.

Unos meses después de que comenzara su mandato, Carter emitió una "lista de éxitos" de 19 proyectos que, según él, eran gastos de "barril de cerdo". Dijo que vetaría cualquier legislación que contuviera proyectos en esta lista. El Congreso respondió aprobando un proyecto de ley que combinaba varios de los proyectos a los que Carter se opuso con medidas de estímulo económico que Carter favorecía. Carter optó por firmar el proyecto de ley, pero su crítica a los supuestos proyectos de "barril de cerdo" le costó el apoyo del Congreso. Estas luchas establecieron un patrón para la presidencia de Carter, y con frecuencia chocaría con el Congreso durante el resto de su mandato.

Políticas presupuestarias

Al asumir el cargo, Carter propuso un paquete de estímulo económico que otorgaría a cada ciudadano una devolución de impuestos de $50, reduciría los impuestos corporativos en $900 millones y aumentaría el gasto en obras públicas. El gasto limitado involucrado en el paquete reflejaba el conservadurismo fiscal de Carter, ya que estaba más preocupado por evitar la inflación y equilibrar el presupuesto que por abordar el desempleo. La resistencia de Carter a un mayor gasto federal provocó ataques de muchos miembros de su propio partido, que querían reducir la tasa de desempleo a través de proyectos de obras públicas federales. Carter firmó varias medidas diseñadas para abordar el desempleo en 1977, incluida una extensión de la Ley Integral de Empleo y Capacitación, pero continuó enfocándose principalmente en reducir el déficit y la inflación. En noviembre de 1978, Carter firmó la Ley de Ingresos de 1978, un recorte de impuestos de $ 19 mil millones.

Los déficits del presupuesto federal durante el mandato de Carter se mantuvieron en torno al nivel de $ 70 mil millones alcanzado en 1976, pero como porcentaje del PIB, los déficits cayeron del 4% cuando asumió el cargo al 2,5% en el año fiscal 1980-1981. La deuda nacional de los Estados Unidos aumentó en unos $280 000 millones, de $620 000 millones a principios de 1977 a $900 000 millones a fines de 1980. Sin embargo, debido a que el crecimiento económico superó el crecimiento de la deuda nominal, la deuda del gobierno federal como porcentaje del producto interno bruto disminuyó. ligeramente, del 33,6% a principios de 1977 al 31,8% a finales de 1980.

Energía

Ley Nacional de Energía

En 1973, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), con sede en el Medio Oriente, redujo la producción para elevar los precios mundiales y perjudicar a Israel y sus aliados, incluido Estados Unidos. Esto provocó la Crisis del Petróleo de 1973, un período de altos precios del petróleo, que a su vez forzó precios más altos en toda la economía estadounidense y desaceleró el crecimiento económico. Estados Unidos continuó enfrentando problemas de energía en los años siguientes, y durante el invierno de 1976-1977 la escasez de gas natural obligó al cierre de muchas escuelas y fábricas, lo que provocó el despido temporal de cientos de miles de trabajadores.Para 1977, la política energética era uno de los mayores desafíos que enfrentaba Estados Unidos. Las importaciones de petróleo habían aumentado un 65% anual desde 1973, y EE. UU. consumía más del doble de energía, per cápita, que otros países desarrollados.

Al asumir el cargo, Carter le pidió a James Schlesinger que desarrollara un plan para abordar la crisis energética. En un discurso a la nación del 18 de abril de 1977, Carter calificó la crisis energética como, además de prevenir la guerra, "el mayor desafío que enfrentará nuestro país durante nuestra vida". Hizo un llamado a la conservación de la energía, un mayor uso de las reservas de carbón de los EE. UU. y una expansión cuidadosamente controlada de la energía nuclear. Sus objetivos principales eran limitar el crecimiento de la demanda de energía a un aumento del dos por ciento anual, reducir las importaciones de petróleo a la mitad y establecer una nueva reserva estratégica de petróleo que contuviera un suministro para seis meses.Carter obtuvo la aprobación del Congreso para la creación del Departamento de Energía y nombró a Schlesinger como el primer jefe de ese departamento. Schlesinger presentó un plan energético que contenía 113 disposiciones, las más importantes de las cuales eran los impuestos sobre la producción nacional de petróleo y el consumo de gasolina. El plan también preveía créditos fiscales para la conservación de energía, impuestos sobre automóviles con baja eficiencia de combustible y mandatos para convertir el petróleo o el gas natural en energía de carbón. La Cámara aprobó gran parte del plan de Carter en agosto de 1977, pero el Senado aprobó una serie de proyectos de ley de energía suavizados que incluían algunas de las propuestas de Carter. Las negociaciones con el Congreso se prolongaron hasta 1978, pero Carter firmó la Ley Nacional de Energía en noviembre de 1978. Muchas de las propuestas originales de Carter no se incluyeron en la legislación, pero la ley desreguló el gas natural y alentó la conservación de energía y el desarrollo de energía renovable a través de créditos fiscales..

Crisis energética de 1979

Otra escasez de energía golpeó a los Estados Unidos en 1979, obligando a millones de automovilistas frustrados a largas esperas en las estaciones de servicio. En respuesta, Carter pidió al Congreso que desregulara el precio del petróleo nacional. En ese momento, los precios domésticos del petróleo no los establecía el mercado mundial, sino los complejos controles de precios de la Ley de Conservación y Política Energética (EPCA) de 1975. Las compañías petroleras estaban fuertemente a favor de la desregulación de precios, ya que aumentaría sus ganancias, pero algunos miembros del Congreso temían que la desregulación contribuyera a la inflación. A fines de abril y principios de mayo, la encuesta de Gallup encontró que solo el 14 por ciento del público creía que Estados Unidos tenía una escasez real de energía. El otro 77 por ciento creía que esto fue provocado por las compañías petroleras solo para obtener ganancias.Carter combinó la propuesta de desregulación con un impuesto a las ganancias inesperadas, que devolvería aproximadamente la mitad de las nuevas ganancias de las compañías petroleras al gobierno federal. Carter usó una disposición de la EPCA para introducir gradualmente los controles del petróleo, pero el Congreso se negó a implementar el impuesto propuesto.

Quiero hablarles ahora mismo sobre una amenaza fundamental a la democracia estadounidense... No me refiero a la fuerza exterior de Estados Unidos, una nación que está en paz esta noche en todo el mundo, con un poder económico y militar incomparables. La amenaza es casi invisible en formas ordinarias. Es una crisis de confianza. Es una crisis que golpea el corazón, el alma y el espíritu de nuestra voluntad nacional. Podemos ver esta crisis en la creciente duda sobre el significado de nuestras propias vidas y en la pérdida de una unidad de propósito para nuestra nación...

jimmy carter

En julio de 1979, mientras continuaba la crisis energética, Carter se reunió con una serie de líderes empresariales, gubernamentales, laborales, académicos y religiosos en un esfuerzo por revisar las políticas de su administración. Su encuestador, Pat Caddell, le dijo que el pueblo estadounidense enfrentaba una crisis de confianza derivada de los asesinatos de importantes líderes en la década de 1960, la Guerra de Vietnam y el escándalo de Watergate.Aunque la mayoría de sus otros principales asesores lo instaron a seguir centrándose en la inflación y la crisis energética, Carter aprovechó la noción de Caddell de que la principal crisis que enfrentaba el país era una crisis de confianza. El 15 de julio, Carter pronunció un discurso televisado a nivel nacional en el que pidió límites a largo plazo en las importaciones de petróleo y el desarrollo de combustibles sintéticos. Pero también afirmó que "toda la legislación del mundo no puede arreglar lo que está mal en Estados Unidos. Lo que falta es confianza y un sentido de comunidad". El discurso llegó a ser conocido como su discurso de "malestar", aunque Carter nunca usó la palabra en el discurso.

La reacción inicial al discurso de Carter fue en general positiva, pero Carter se equivocó al expulsar a varios miembros del gabinete, incluido el secretario de Energía Schlesinger, más tarde en julio. No obstante, el Congreso aprobó un impuesto a las ganancias inesperadas de $227 mil millones y aprobó la Ley de Seguridad Energética. La Ley de Seguridad Energética estableció la Corporación de Combustibles Sintéticos, que se encargó de desarrollar fuentes de energía alternativas. A pesar de esas victorias legislativas, en 1980 el Congreso rescindió la imposición de un recargo sobre el petróleo importado por parte de Carter y rechazó su propuesta de Junta de Movilización de Energía, un organismo gubernamental diseñado para facilitar la construcción de centrales eléctricas.No obstante, Kaufman y Kaufman escriben que las políticas promulgadas bajo Carter representaron la "legislación energética más radical en la historia de la nación". Las políticas de Carter contribuyeron a una disminución en el consumo de energía per cápita, que se redujo en un 10 por ciento entre 1979 y 1983. Las importaciones de petróleo, que habían alcanzado un récord de 2.400 millones de barriles en 1977 (50 por ciento del suministro), se redujeron a la mitad entre 1979 y 1983.

Economía

Año FiscalIngresosdesembolsosSuperávit/DéficitPIBDeuda como %del PIB
1977355.6409.2−53,72,024.327.1
1978399.6458.7−59,22.273,526.7
1979463.3504.0−40,72,565.625,0
1980517.1590.9−73,82,791.925,5
1981599.3678.2−79,03.133,225.2
Árbitro.

Carter asumió el cargo durante un período de "estanflación", ya que la economía experimentó una alta inflación y un bajo crecimiento económico. Estados Unidos se había recuperado de la recesión de 1973–75, pero la economía, y especialmente la inflación, seguían siendo una de las principales preocupaciones de muchos estadounidenses en 1977 y 1978. La economía había crecido un 5 % en 1976 y seguía creciendo a un ritmo acelerado. ritmo similar durante 1977 y 1978. El desempleo disminuyó del 7,5% en enero de 1977 al 5,6% en mayo de 1979, con más de 9 millones de nuevos puestos de trabajo netos creados durante ese período, y el ingreso familiar promedio real creció en un 5% de 1976 a 1978.En octubre de 1978, en respuesta al empeoramiento de la inflación, Carter anunció el comienzo de la "fase dos" de su campaña antiinflacionaria en la televisión nacional. Designó a Alfred E. Kahn como presidente del Consejo de Estabilidad de Precios y Salarios (COWPS), y COWPS anunció objetivos de precios para las industrias e implementó otras políticas diseñadas para reducir la inflación.

La crisis energética de 1979 puso fin a un período de crecimiento; tanto la inflación como las tasas de interés aumentaron, mientras que el crecimiento económico, la creación de empleo y la confianza del consumidor se redujeron drásticamente. La política monetaria relativamente laxa adoptada por el presidente de la Junta de la Reserva Federal, G. William Miller, ya había contribuido a una inflación algo más alta, pasando del 5,8% en 1976 al 7,7% en 1978. La repentina duplicación de los precios del petróleo crudo por parte de la OPEP obligó a la inflación a duplicarse. niveles de dígitos, con un promedio de 11,3% en 1979 y 13,5% en 1980.

Luego de una reorganización del gabinete a mediados de 1979, Carter nombró a Paul Volcker como presidente de la Junta de la Reserva Federal. Volcker siguió una política monetaria estricta para reducir la inflación, pero esta política también tuvo el efecto de desacelerar aún más el crecimiento económico. El autor Ivan Eland señala que esto se produjo durante una larga tendencia de inflación, diciendo: "El dinero fácil y el crédito barato durante la década de 1970 provocaron una inflación desenfrenada, que alcanzó un máximo del 13 por ciento en 1979". Carter promulgó un programa de austeridad por orden ejecutiva, justificando estas medidas al observar que la inflación había llegado a una "etapa de crisis"; tanto la inflación como las tasas de interés a corto plazo alcanzaron el 18 por ciento en febrero y marzo de 1980.En marzo, el Promedio Industrial Dow Jones cayó a su nivel más bajo desde mediados de 1976, y al mes siguiente el desempleo aumentó al siete por ciento. La economía entró en otra recesión, la cuarta en poco más de una década, y el desempleo subió rápidamente al 7,8 por ciento. Esta "recesión en forma de V" y el malestar que la acompaña coincidieron con la campaña de reelección de Carter en 1980 y contribuyeron a su derrota inesperadamente severa ante Ronald Reagan. No fue sino hasta marzo de 1981 que los totales de PIB y empleo recuperaron los niveles previos a la recesión.

Cuidado de la salud

Durante la campaña presidencial de 1976, Carter propuso un plan de reforma de la atención médica que incluía características clave de un proyecto de ley bipartidista, patrocinado por el senador Ted Kennedy, que preveía el establecimiento de un sistema de seguro médico nacional universal (NHI).Aunque la mayoría de los estadounidenses tenían seguro de salud a través de Medicare, Medicaid o planes privados, aproximadamente el diez por ciento de la población no tenía cobertura en 1977. El establecimiento de un plan NHI era la máxima prioridad del trabajo organizado y muchos demócratas liberales, pero Carter tenía preocupaciones sobre el costo, así como el impacto inflacionario, de tal sistema. Retrasó la consideración de la atención médica hasta 1977 y finalmente decidió que no apoyaría la propuesta de Kennedy de establecer un sistema NHI que cubriera a todos los estadounidenses. Kennedy se reunió repetidamente con Carter y el personal de la Casa Blanca en un intento de forjar un plan de atención médica de compromiso, pero las negociaciones se rompieron en julio de 1978. Aunque Kennedy y Carter anteriormente habían estado en buenos términos, las diferencias sobre el seguro médico llevaron a una ruptura abierta entre el dos líderes demócratas.

En junio de 1979, Carter propuso una reforma del seguro de salud más limitada: un mandato del empleador para proporcionar un seguro de salud catastrófico privado. El plan también extendería Medicaid a los más pobres sin hijos menores dependientes y agregaría cobertura catastrófica a Medicare. Kennedy rechazó el plan por insuficiente. En noviembre de 1979, el Senador Russell B. Long lideró una mayoría conservadora bipartidista del Comité de Finanzas del Senado para apoyar el mandato de un empleador de brindar cobertura catastrófica y la adición de cobertura catastrófica a Medicare. Estos esfuerzos se abandonaron en 1980 debido a restricciones presupuestarias.

Propuestas de reforma fiscal y asistencial

Carter buscó una revisión integral de los programas de bienestar para brindar una ayuda más rentable; El Congreso rechazó casi todas sus propuestas. Las propuestas contempladas por la administración Carter incluyen un ingreso mínimo garantizado, una garantía de trabajo federal para los desempleados, un impuesto sobre la renta negativo y pagos directos en efectivo a los beneficiarios de la ayuda. A principios de 1977, el secretario Califano le presentó a Carter varias opciones para la reforma de la asistencia social, todas las cuales Carter rechazó porque aumentaban el gasto público. En agosto de 1977, Carter propuso un importante programa de empleo para los beneficiarios de la asistencia social capaces de trabajar y un "ingreso decente" para aquellos que no podían trabajar. Carter no pudo obtener apoyo para sus propuestas de reforma del bienestar y nunca recibieron una votación en el Congreso.En octubre de 1978, Carter ayudó a convencer al Senado de que aprobara la Ley de pleno empleo Humphrey-Hawkins, que comprometía al gobierno federal con los objetivos de baja inflación y bajo desempleo. Para decepción del Caucus Negro del Congreso (CBC) y de los trabajadores organizados, la ley final no incluyó una disposición que autorizara al gobierno federal a actuar como empleador de último recurso para garantizar el pleno empleo.

Carter también buscó una reforma tributaria para crear un sistema tributario más simple y progresivo. Propuso gravar las ganancias de capital como ingresos ordinarios, eliminar los paraísos fiscales, limitar las deducciones fiscales detalladas y aumentar la deducción estándar. Las propuestas fiscales de Carter fueron rechazadas por el Congreso y no se aprobó ningún proyecto de ley de reforma fiscal importante durante la presidencia de Carter.En medio del creciente temor público de que el sistema de seguridad social estuviera en peligro de quiebra en unos pocos años, Carter firmó la Ley de Enmiendas al Financiamiento de la Seguridad Social en diciembre de 1977, que corrigió una falla que había sido introducida en la fórmula de beneficios por una legislación anterior en 1972, planteó Impuestos del Seguro Social y beneficios reducidos del Seguro Social. "Ahora esta legislación", remarcó el presidente, "garantizará que desde 1980 hasta el año 2030, las cajas de seguridad social sean sólidas".

Ambiente

Carter apoyó muchos de los objetivos del movimiento ambientalista y nombró a destacados ambientalistas en altos cargos. Como presidente su retórica apoyó fuertemente el ecologismo, con cierta blandura en cuanto a su aceptación de la energía nuclear –había sido entrenado en energía nuclear con submarinos atómicos en la Marina. Firmó varios proyectos de ley importantes para proteger el medio ambiente, como la Ley de Control y Recuperación de Minería de Superficie de 1977, que regula la minería a cielo abierto. En 1980, Carter promulgó una ley que estableció Superfund, un programa federal diseñado para limpiar sitios mineros o industriales contaminados con sustancias peligrosas. Otras leyes ambientales firmadas por Carter abordaron la conservación de energía, los estándares federales de seguridad en las minas y el control de pesticidas.El secretario del Interior, Cecil Andrus, convenció a Carter de retirar más de 100 millones de acres de terrenos de dominio público en Alaska del uso comercial al designar los terrenos como áreas de conservación. La Ley de Conservación de Tierras de Interés Nacional de Alaska de 1980 duplicó la cantidad de tierras públicas reservadas para parques nacionales y refugios de vida silvestre. Los intereses comerciales y conservadores se quejaron de que el crecimiento económico se vería afectado por estos esfuerzos de conservación.

Educación

Al comienzo de su mandato, Carter trabajó para cumplir una promesa de campaña a los sindicatos de docentes de crear un Departamento de Educación a nivel de gabinete. Carter argumentó que el establecimiento del departamento aumentaría la eficiencia y la igualdad de oportunidades, pero los opositores de ambos partidos lo criticaron como una capa adicional de burocracia que reduciría el control local y el apoyo local a la educación. En octubre de 1979, Carter firmó la Ley de Organización del Departamento de Educación, estableciendo el Departamento de Educación de los Estados Unidos. Carter nombró a Shirley Mount Hufstedler, una jueza liberal de California, como la primera Secretaria de Educación. Carter también amplió el programa Head Start con la incorporación de 43.000 niños y familias.Durante su mandato, se duplicó el gasto en educación como parte del gasto federal no relacionado con la defensa. Carter se opuso a las exenciones de impuestos para las escuelas protestantes en el sur, muchas de las cuales luchaban contra la integración, una posición que alienaba a la derecha religiosa. También ayudó a derrotar el proyecto de ley Moynihan-Packwood, que pedía créditos fiscales para la matrícula para que los padres los usaran en la educación en escuelas no públicas.

Otras iniciativas

Carter tomó una postura a favor de la despenalización del cannabis, citando la legislación aprobada en Oregón en 1973. En un discurso ante el Congreso de 1977, Carter afirmó que las sanciones por el consumo de cannabis no deberían superar los daños reales del consumo de cannabis. Carter contrató al asesor a favor de la despenalización Robert Du Pont y nombró al médico británico a favor de la despenalización Peter Bourne como su asesor de drogas (o "zar de las drogas") para encabezar su recién formada Oficina de Política de Abuso de Drogas. Sin embargo, las fuerzas del orden, los políticos conservadores y los grupos de padres de familia se opusieron a esta medida y la guerra contra las drogas continuó. Al mismo tiempo, el consumo de cannabis en los Estados Unidos alcanzó niveles históricamente altos.

Carter fue el primer presidente en abordar el tema de los derechos de los homosexuales y su administración fue la primera en reunirse con un grupo de activistas por los derechos de los homosexuales. Carter se opuso a la Iniciativa Briggs, una medida electoral de California que habría prohibido que los homosexuales y los partidarios de los derechos de los homosexuales fueran maestros de escuelas públicas. Carter apoyó la política de acción afirmativa y su administración presentó un escrito de amicus curiae a la Corte Suprema mientras escuchaba el caso de Regentes de la Universidad. de Cal. v. Bakke. El dictamen de la Corte Suprema, emitido en 1978, confirmó la constitucionalidad de la acción afirmativa pero prohibió el uso de cuotas raciales en las admisiones universitarias.La Primera Dama Rosalynn Carter hizo campaña públicamente por la ratificación de la Enmienda de Igualdad de Derechos y el presidente apoyó la extensión del período de ratificación de esa enmienda.

Carter presidió la desregulación de varias industrias, que los proponentes esperaban que ayudaría a revivir la lenta economía. La Ley de Desregulación de Líneas Aéreas (1978) abolió la Junta de Aeronáutica Civil durante seis años, dispuso la libre entrada de líneas aéreas en nuevas rutas y abrió las tarifas aéreas a la competencia. Carter también firmó la Ley de Autotransportes (1980), que gradualmente retiró al gobierno del control de acceso, tarifas y rutas en la industria del transporte por carretera; la Ley Staggers Rail (1980), que flexibilizó las regulaciones ferroviarias al permitir que los ejecutivos ferroviarios negociaran fusiones con líneas de camiones y barcazas;y la Ley de Desregulación y Control Monetario de las Instituciones de Depósito (1980), que eliminó los topes a las tasas de interés y permitió que los bancos comerciales y de ahorro suscribieran hipotecas para viviendas, otorgaran préstamos comerciales y suscribieran emisiones de valores.

La Ley de Vivienda y Desarrollo Comunitario de 1977 estableció Subsidios de Acción de Desarrollo Urbano, amplió las disposiciones para discapacitados y ancianos, y estableció la Ley de Reinversión Comunitaria, que buscaba evitar que los bancos negaran créditos y préstamos a comunidades pobres. Las Enmiendas de Nutrición Infantil de 1978 introdujeron un estándar de ingresos nacional para la elegibilidad del programa basado en estándares de ingresos prescritos para almuerzos escolares a precio reducido. La ley también fortaleció el componente de educación nutricional del programa WIC al exigir la provisión de educación nutricional a todos los participantes del programa. Las subvenciones para acciones de desarrollo urbano proporcionaron casi $5 millones para unos 3300 proyectos en ciudades en declive,y se aprobó una Ley de Prácticas Justas de Cobro de Deudas con el objetivo de prohibir “técnicas abusivas e injustas de cobro de deudas”. La Ley de Control y Recuperación de Minería de Superficie de 1977 se aprobó con la intención de permitir que la industria del carbón desarrolle recursos de carbón sin dañar otros recursos naturales en el proceso, mientras que la Ley Federal de Seguridad y Salud en las Minas de 1977 tenía como objetivo proteger a los mineros de daños en el lugar de trabajo. También se fortalecieron los programas de la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA) y los programas para mujeres, y las "prioridades de sentido común" llevaron a centrarse en los principales problemas de salud.La Ley de Discriminación por Embarazo, aprobada en 1978, prohibía a las empresas u organizaciones discriminar a las empleadas embarazadas mientras brindaba protección en las áreas del parto y las condiciones médicas relacionadas con el embarazo o el parto. La Ley del Banco Nacional de Cooperativas de Consumidores de 1978 buscó reservar fondos para préstamos a bajo interés para iniciar cooperativas. La cobertura del salario mínimo se amplió a los trabajadores agrícolas, y las Enmiendas a la Ley de Discriminación por Edad en el Empleo de 1978 aumentaron el límite superior de edad para la cobertura contra la discriminación por edad en el empleo no federal y en el sector privado de 65 a 70 años como una forma de ampliar las garantías contra la edad. discriminación. Además, se eliminó el requisito de compra de cupones de alimentos.y se promulgó la primera ley nacional de empleo juvenil.

Relaciones Exteriores

Aunque la política exterior no fue su máxima prioridad al principio, una serie de crisis que empeoraron la convirtieron cada vez más en el centro de atención con respecto a la Unión Soviética, Afganistán, Irán y la crisis energética mundial. Su manejo de la revolución iraní y la crisis de los rehenes lo hicieron muy impopular en casa y rebajó su estatura histórica según lo medido por los historiadores.

Guerra Fría

Carter asumió el cargo durante la Guerra Fría, un período sostenido de tensión geopolítica entre Estados Unidos y la Unión Soviética. A fines de la década de 1960 y principios de la de 1970, las relaciones entre las dos superpotencias habían mejorado a través de una política conocida como distensión. En un reflejo de la menguante importancia de la Guerra Fría, algunos de los contemporáneos de Carter lo etiquetaron como el primer presidente posterior a la Guerra Fría, pero las relaciones con la Unión Soviética continuarían siendo un factor importante en la política exterior estadounidense a fines de la década de 1970 y la década de 1970. 1980 Muchos de los principales funcionarios de la administración Carter, incluido el propio Carter, eran miembros de la Comisión Trilateral, que restó importancia a la Guerra Fría. En cambio, la Comisión Trilateral abogó por una política exterior centrada en la ayuda a los países del Tercer Mundo y mejores relaciones con Europa Occidental y Japón.

Derechos humanos

Carter creía que las administraciones anteriores se habían equivocado al permitir que las preocupaciones de la Guerra Fría y la Realpolitik dominaran la política exterior. Su administración puso un nuevo énfasis en los derechos humanos, los valores democráticos, la proliferación nuclear y la pobreza global. El énfasis en los derechos humanos de la administración Carter fue parte de un enfoque mundial más amplio sobre los derechos humanos en la década de 1970, cuando las organizaciones no gubernamentales como Amnistía Internacional y Human Rights Watch se hicieron cada vez más prominentes. Carter nombró a la activista de derechos civiles Patricia M. Derian como Coordinadora de Derechos Humanos y Asuntos Humanitarios y, en agosto de 1977, elevó el puesto al de Subsecretario de Estado. Derian estableció los Informes de países sobre prácticas de derechos humanos de los Estados Unidos, que se publican anualmente desde 1977.

América Latina fue fundamental para el nuevo enfoque de Carter sobre los derechos humanos. La administración Carter puso fin al apoyo al régimen de Somoza en Nicaragua, históricamente respaldado por Estados Unidos, y dirigió la ayuda al nuevo gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional que asumió el poder después del derrocamiento de Somoza. Carter también recortó o canceló la ayuda militar a Augusto Pinochet de Chile, Ernesto Geisel de Brasil y Jorge Rafael Videla de Argentina, a quienes criticó por violaciones de derechos humanos.

El embajador de Carter ante las Naciones Unidas, Andrew Young, fue el primer afroamericano en ocupar un cargo diplomático de alto nivel. Junto con Carter, buscó cambiar la política de EE. UU. hacia África, enfatizando las preocupaciones de derechos humanos sobre los problemas de la Guerra Fría. En 1978, Carter se convirtió en el primer presidente en ejercicio en realizar una visita de estado oficial al África subsahariana, un reflejo de la nueva importancia de la región bajo la política exterior de la administración Carter.A diferencia de sus predecesores, Carter adoptó una postura firme contra el gobierno de la minoría blanca en Rhodesia y Sudáfrica. Con el apoyo de Carter, las Naciones Unidas aprobaron la Resolución 418, que impuso un embargo de armas a Sudáfrica. Carter ganó la derogación de la Enmienda Byrd, que había socavado las sanciones internacionales contra el gobierno de Rhodesia de Ian Smith. También presionó a Smith para que celebrara elecciones, lo que condujo a las elecciones de Rhodesia de 1979 y la eventual creación de Zimbabue.

La política de derechos humanos más asertiva defendida por Derian y el Director de Planificación de Políticas del Departamento de Estado, Anthony Lake, se vio algo debilitada por la oposición de Brzezinski. Las disputas políticas alcanzaron su punto más polémico durante la caída en 1979 del régimen genocida de Kampuchea Democrática de Pol Pot luego de la invasión vietnamita de Camboya, cuando Brzezinski prevaleció al hacer que la administración se negara a reconocer al nuevo gobierno camboyano debido a su apoyo por la Unión Soviética. A pesar de las preocupaciones por los derechos humanos, Carter continuó con el apoyo estadounidense a Joseph Mobutu de Zaire, quien derrotó a los insurgentes respaldados por Angola en los conflictos conocidos como Shaba I y Shaba II.En general, su administración también se abstuvo de criticar los abusos contra los derechos humanos en Filipinas, Indonesia, Corea del Sur, Irán, Israel, Egipto, Arabia Saudita y Yemen del Norte.

SAL II

Ford y Nixon habían tratado de llegar a un acuerdo sobre una segunda ronda de conversaciones sobre limitación de armas estratégicas (SALT), que había establecido límites máximos en la cantidad de armas nucleares que poseían tanto Estados Unidos como la Unión Soviética. Carter esperaba extender estas conversaciones al llegar a un acuerdo para reducir, en lugar de simplemente establecer límites máximos, a los arsenales nucleares de ambos países.Al mismo tiempo, criticó el historial de la Unión Soviética con respecto a los derechos humanos, en parte porque creía que el público no apoyaría las negociaciones con los soviéticos si el presidente parecía demasiado dispuesto a complacer a los soviéticos. Carter y el líder soviético Leonid Brezhnev llegaron a un acuerdo en junio de 1979 en forma de SALT II, ​​pero la disminución de la popularidad de Carter y la oposición de los republicanos y demócratas neoconservadores dificultaron la ratificación. La invasión soviética de Afganistán dañó gravemente las relaciones entre Estados Unidos y la Unión Soviética y puso fin a cualquier esperanza de ratificar SALT II.

Yemen

En 1979, los soviéticos intervinieron en la Segunda Guerra Yemenita. El respaldo soviético a Yemen del Sur constituyó un "choque menor", junto con la revolución iraní. Esto jugó un papel en cambiar el punto de vista de Carter sobre la Unión Soviética a uno más asertivo, un cambio que finalizó con la Guerra Soviético-Afgana.

Afganistán

Afganistán había sido no alineado durante las primeras etapas de la Guerra Fría. En 1978, los comunistas bajo el liderazgo de Nur Muhammad Taraki tomaron el poder. El nuevo régimen, que estaba dividido entre la facción extremista Khalq de Taraki y la facción más moderada Parcham, firmó un tratado de amistad con la Unión Soviética en diciembre de 1978. Los esfuerzos de Taraki para mejorar la educación secular y redistribuir la tierra estuvieron acompañados de ejecuciones masivas y una opresión política sin precedentes en historia afgana, desencadenando una revuelta de rebeldes muyahidines afganos. Tras un levantamiento general en abril de 1979, Taraki fue depuesto por Hafizullah Amin, rival de Khalq, en septiembre.Los líderes soviéticos temían que un gobierno islamista en Afganistán amenazara el control de Asia Central soviética y, mientras continuaban los disturbios, desplegaron 30.000 soldados en la frontera entre la Unión Soviética y Afganistán. El historiador George C. Herring afirma que Carter y Brzezinski vieron a Afganistán como una "trampa" potencial que podría gastar los recursos soviéticos en una guerra infructuosa, y Estados Unidos comenzó a enviar ayuda a los rebeldes muyahidines a mediados de 1979. Sin embargo, una revisión de 2020 de documentos estadounidenses desclasificados realizada por Conor Tobin en la revista Diplomatic History encontró que "la administración Carter no buscaba ni deseaba una intervención militar soviética... El programa encubierto a pequeña escala que se desarrolló en respuesta a la creciente presión soviética influencia era parte de un plan de contingenciasi los soviéticos intervinieran militarmente, ya que Washington estaría en una mejor posición para dificultarles la consolidación de su posición, pero no diseñado para inducir una intervención". En diciembre, el gobierno de Amin había perdido el control de gran parte del país, lo que provocó la Unión Soviética para invadir Afganistán, ejecutar a Amin e instalar al líder de Parcham, Babrak Karmal, como presidente.

Carter se sorprendió por la invasión soviética de Afganistán, ya que el consenso de la comunidad de inteligencia estadounidense durante 1978 y 1979 fue que Moscú no intervendría por la fuerza. Los funcionarios de la CIA habían rastreado el despliegue de soldados soviéticos en la frontera afgana, pero no esperaban que los soviéticos lanzaran una invasión en toda regla. Carter creía que la conquista soviética de Afganistán representaría una grave amenaza para la región del Golfo Pérsico y respondió enérgicamente a lo que consideró una provocación peligrosa. En un discurso televisado, Carter anunció sanciones a la Unión Soviética, prometió ayuda renovada a Pakistán y articuló la doctrina Carter, que establecía que Estados Unidos rechazaría cualquier intento de hacerse con el control del Golfo Pérsico.El líder paquistaní Muhammad Zia-ul-Haq había tenido previamente malas relaciones con Carter debido al programa nuclear de Pakistán y la ejecución de Zulfikar Ali Bhutto, pero la invasión soviética de Afganistán y la inestabilidad en Irán revitalizaron la alianza tradicional entre Pakistán y Estados Unidos. En cooperación con los Inter-Services Intelligence (ISI) de Arabia Saudita y Pakistán, Carter aumentó la ayuda a los muyahidines a través de la Operación Ciclón de la CIA. Carter también anunció más tarde un boicot estadounidense a los Juegos Olímpicos de Verano de 1980 en Moscú e impuso un embargo al envío de trigo estadounidense a la Unión Soviética. En última instancia, el embargo perjudicó a los agricultores estadounidenses más que a la economía soviética, y Estados Unidos levantó el embargo después de que Carter dejara el cargo.

La invasión soviética de Afganistán supuso un cambio significativo en la política exterior de Carter y puso fin al período de distensión que había comenzado a mediados de la década de 1960. Volviendo a una política de contención, Estados Unidos se reconcilió con los aliados de la Guerra Fría y aumentó el presupuesto de defensa, dando lugar a una nueva carrera armamentista con la Unión Soviética. El apoyo estadounidense a los muyahidines en Afganistán continuaría hasta que la Unión Soviética se retirara de Afganistán en 1989.

Oriente Medio

Acuerdos de Camp David

Al asumir el cargo, Carter decidió intentar mediar en el prolongado conflicto árabe-israelí. Buscó un arreglo integral entre Israel y sus vecinos a través de una nueva convocatoria de la Conferencia de Ginebra de 1973, pero estos esfuerzos se derrumbaron a fines de 1977. Carter convenció al líder egipcio Anwar Sadat de visitar Israel en 1978. La visita de Sadat provocó la condena de otros países de la Liga Árabe, pero tanto Sadat como el primer ministro israelí Menachem Begin expresaron su apertura a las conversaciones bilaterales. Begin buscó garantías de seguridad; Sadat buscó la retirada de las fuerzas israelíes de la península del Sinaí y el gobierno autónomo de Cisjordania y Gaza, territorios ocupados por Israel que estaban poblados en gran parte por árabes palestinos. Israel había tomado el control de Cisjordania y Gaza en la Guerra de los Seis Días de 1967, mientras que el Sinaí había sido ocupado por Israel desde el final de la Guerra de Yom Kippur de 1973.

Buscando nuevas negociaciones, Carter invitó a Begin y Sadat al retiro presidencial de Camp David en septiembre de 1978. Debido a que las negociaciones directas entre Sadat y Begin resultaron improductivas, Carter comenzó a reunirse con los dos líderes individualmente.Si bien Begin estaba dispuesto a retirarse de la península del Sinaí, se negó a aceptar el establecimiento de un estado palestino. Israel había comenzado a construir asentamientos en Cisjordania, que surgieron como una barrera importante para un acuerdo de paz. Incapaces de llegar a un acuerdo definitivo sobre la retirada israelí, las dos partes llegaron a un acuerdo en el que Israel prometió permitir la creación de un gobierno electo en Cisjordania y Gaza. A cambio, Egipto se convirtió en el primer estado árabe en reconocer el derecho de Israel a existir. Los Acuerdos de Camp David fueron objeto de una intensa oposición interna tanto en Egipto como en Israel, así como en el mundo árabe en general, pero cada parte acordó negociar un tratado de paz sobre la base de los acuerdos.

El 26 de marzo de 1979, Egipto e Israel firmaron un tratado de paz en Washington, el papel de Carter en conseguir el tratado fue fundamental. El autor Aaron David Miller concluyó lo siguiente: "No importa con quién hablé, estadounidenses, egipcios o israelíes, casi todos dijeron lo mismo: no Carter, no hay tratado de paz". El propio Carter consideró el acuerdo como su logro más importante en el cargo.

Revolución iraní y crisis de rehenes

Mohammad Reza Pahlavi, el sha de Irán, había sido un aliado confiable de Estados Unidos desde el golpe de estado iraní de 1953. Durante los años posteriores al golpe, Estados Unidos prodigó su ayuda a Irán, mientras que Irán sirvió como una fuente confiable de exportaciones de petróleo. Carter, Vance y Brzezinski vieron a Irán como un aliado clave de la Guerra Fría, no solo por el petróleo que producía, sino también por su influencia en la OPEP y su posición estratégica entre la Unión Soviética y el Golfo Pérsico.A pesar de las violaciones a los derechos humanos, Carter visitó Irán a fines de 1977 y autorizó la venta de aviones de combate estadounidenses. Ese mismo año estallaron disturbios en varias ciudades, que pronto se extendieron por todo el país. Las malas condiciones económicas, la impopularidad de la "Revolución Blanca" de Pahlavi y un renacimiento islámico llevaron a una creciente ira entre los iraníes, muchos de los cuales también despreciaron a Estados Unidos por su apoyo a Pahlavi y su papel en el golpe de 1953.

En 1978, la revolución iraní había estallado contra el gobierno del Shah. El secretario de Estado Vance argumentó que el Shah debería instituir una serie de reformas para apaciguar las voces de descontento, mientras que Brzezinski argumentó a favor de la represión de la disidencia. Los mensajes contradictorios que recibió el sha de Vance y Brzezinski contribuyeron a su confusión e indecisión. El Sha se exilió, dejando un gobierno interino al mando. Una figura religiosa popular, el ayatolá Ruhollah Khomeini, regresó del exilio en febrero de 1979 con gran éxito popular. Mientras continuaban los disturbios, Carter permitió que Pahlavi ingresara a los Estados Unidos para recibir tratamiento médico. Carter y Vance inicialmente se mostraron reacios a admitir a Pahlavi debido a las preocupaciones sobre la reacción en Irán, pero los líderes iraníes les aseguraron que no causaría ningún problema.En noviembre de 1979, poco después de que a Pahlavi se le permitiera ingresar a los EE. UU., un grupo de iraníes irrumpió en la embajada de los EE. UU. en Teherán y tomó 66 cautivos estadounidenses, comenzando la crisis de los rehenes en Irán. El primer ministro iraní, Mehdi Bazargan, ordenó a los militantes que liberaran a los rehenes, pero renunció a su cargo después de que Khomeini respaldara a los militantes.

La crisis se convirtió rápidamente en tema de atención nacional e internacional, y Carter prometió asegurar la liberación de los rehenes. Rechazó la demanda iraní de la devolución de Pahlavi a cambio de la liberación de los rehenes. Sus índices de aprobación aumentaron a medida que los estadounidenses se unieron en torno a su respuesta, pero la crisis se volvió cada vez más problemática para su administración a medida que continuaba. En un intento por rescatar a los rehenes, Carter lanzó la Operación Garra de Águila en abril de 1980. La operación fue un desastre total y terminó con la muerte de ocho soldados estadounidenses. El fracaso de la operación fortaleció la posición del ayatolá Jomeini en Irán y dañó gravemente la posición interna de Carter. Carter recibió otro golpe cuando Vance, que se había opuesto constantemente a la operación, renunció.Irán se negó a negociar la devolución de los rehenes hasta que Irak lanzó una invasión en septiembre de 1980. Con Argelia sirviendo como intermediario, las negociaciones continuaron hasta que se llegó a un acuerdo en enero de 1981. A cambio de liberar a los 52 cautivos, a Irán se le permitió el acceso a más de $ 7 mil millones de su dinero que habían sido congelados en los Estados Unidos. Irán esperó para liberar a los cautivos hasta 30 minutos después de que Carter dejara el cargo el 20 de enero de 1981.

Publicado en 2017, un memorando desclasificado producido por la CIA en 1980 concluyó que "los iraníes de línea dura, especialmente el ayatolá Jomeini" estaban "decididos a explotar el problema de los rehenes para provocar la derrota del presidente Carter en las elecciones de noviembre". Además, Teherán en 1980 quería que "el mundo creyera que el imán Khomeini causó la caída y la desgracia del presidente Carter".

America latina

Tratados del Canal de Panamá

Desde la década de 1960, Panamá había pedido a Estados Unidos que cediera el control del Canal de Panamá. La política nacional bipartidista de entregar el Canal a Panamá había sido establecida por los presidentes Johnson, Nixon y Ford, pero las negociaciones se prolongaron durante una docena de años. Carter hizo de la cesión del Canal de Panamá una prioridad, creyendo que implementaría el llamado de Carter para una limpieza moral de la política exterior estadounidense y ganaría la aprobación en toda América Latina como una disculpa amable por las fechorías estadounidenses. También temía que otro aplazamiento de las negociaciones pudiera precipitar una agitación violenta en Panamá, que podría dañar o bloquear el canal.

La administración Carter negoció los Tratados Torrijos-Carter, dos tratados que estipulaban que Panamá obtendría el control del canal en 1999. La iniciativa de Carter enfrentó una amplia resistencia en los Estados Unidos, y muchos en el público, en particular los conservadores, pensaron que Carter estaba "dando lejos" un activo crucial de EE.UU. Los conservadores formaron grupos como el Comité para Salvar el Canal de Panamá en un intento de derrotar los tratados en el Senado, pero Carter hizo de la ratificación de los tratados su máxima prioridad. Durante el debate de ratificación, el Senado elaboró ​​enmiendas que otorgaron a EE. UU. el derecho a intervenir militarmente para mantener abierto el canal, a lo que los panameños accedieron luego de más negociaciones.En marzo de 1978, el Senado ratificó ambos tratados por un margen de 68 a 32, superando por poco el margen de dos tercios necesario para la ratificación. La Zona del Canal y todas sus instalaciones finalmente fueron entregadas a Panamá el 31 de diciembre de 1999.

Cuba

Carter esperaba mejorar las relaciones con Cuba al asumir el cargo, pero las disputas en curso de la Guerra Fría en América Central y África impidieron que las relaciones se descongelaran. A principios de 1980, el líder cubano Fidel Castro anunció que cualquier persona que deseara salir de Cuba podría hacerlo a través del puerto de Mariel. Después de que Carter anunciara que Estados Unidos brindaría "los brazos abiertos a las decenas de miles de refugiados que buscaban la libertad del dominio comunista", los cubanoamericanos organizaron el puente marítimo del Mariel. La Ley de Refugiados, firmada a principios de año, había previsto un tope anual de 19.500 inmigrantes cubanos a los Estados Unidos por año y requería que esos refugiados pasaran por un proceso de revisión. Para septiembre, 125.000 cubanos habían llegado a los Estados Unidos y muchos enfrentaban la falta de alimentos y vivienda adecuados.

Asia

Indonesia

La administración Carter continuó con la política de la administración de Nixon y Ford de apoyar el "Nuevo Orden" en Indonesia bajo Suharto. Si bien los observadores extranjeros clasificaron en gran medida al régimen como una dictadura, Estados Unidos aún lo apoyaba debido a su fuerte oposición al comunismo. La administración Carter siguió apoyando al régimen, incluso a pesar de su violación de los derechos humanos en la invasión y ocupación de Timor Oriental en diciembre de 1975.

Acercamiento con China

Continuando con un acercamiento iniciado durante la administración de Nixon, Carter logró con éxito relaciones más estrechas con la República Popular China (RPC). Los dos países colaboraron cada vez más contra la Unión Soviética, y la administración Carter consintió tácitamente en la invasión china de Vietnam. En 1979, Carter extendió el reconocimiento diplomático formal a la República Popular China por primera vez. Esta decisión condujo a un auge en el comercio entre Estados Unidos y la República Popular China, que buscaba reformas económicas bajo el liderazgo de Deng Xiaoping. Después de la invasión soviética de Afganistán, Carter permitió la venta de suministros militares a China e inició negociaciones para compartir inteligencia militar.En enero de 1980, Carter revocó unilateralmente el Tratado de Defensa Mutua Sino-Estadounidense con la República de China (ROC), que había perdido el control de China continental ante la República Popular China en la Guerra Civil China, pero ahora tenía su base en alta mar en la isla de Taiwán. La derogación del tratado por parte de Carter fue impugnada en los tribunales por republicanos conservadores, pero la Corte Suprema dictaminó que el problema era una cuestión política no justiciable en Goldwater v. Carter. Estados Unidos continuó manteniendo contactos diplomáticos con la República de China a través de la Ley de Relaciones con Taiwán de 1979.

Corea del Sur

Uno de los primeros actos de Carter fue ordenar la retirada de las tropas de Corea del Sur, que había albergado a un gran número de militares estadounidenses desde el final de la Guerra de Corea. Carter creía que se podría dar un mejor uso a los soldados en Europa occidental, pero los opositores a la retirada temían que Corea del Norte invadiera Corea del Sur después de la retirada. Corea del Sur y Japón protestaron por la medida, al igual que muchos miembros del Congreso, el ejército y el Departamento de Estado. Después de una fuerte reacción violenta, Carter retrasó la retirada y, en última instancia, solo una fracción de las fuerzas estadounidenses abandonó Corea del Sur. El intento de Carter de retirar las fuerzas estadounidenses de Corea del Sur debilitó al gobierno del presidente surcoreano Park Chung-hee, quien fue asesinado en 1979.

África

En marcado contraste con Nixon y Ford, Carter dio prioridad al África subsahariana. El sur de África surgió especialmente como un campo de batalla de la Guerra Fría después de que Cuba envió una gran fuerza militar que tomó el control de Angola en 1976. El principal responsable de las políticas para África en la administración Carter fue Andrew Young, un líder de la comunidad negra de Atlanta que se convirtió en embajador ante el Naciones Unidas. Young abrió relaciones amistosas con líderes clave, especialmente en Nigeria. Un tema muy controvertido fue la independencia de Namibia de la Unión Sudafricana. Young inició discusiones en las Naciones Unidas que no llegaron a ninguna parte, y Namibia no obtendría la independencia hasta mucho después de que Carter dejara el cargo.Young abogó por fuertes sanciones tras el asesinato por parte de la policía sudafricana de Steve Biko en 1977, pero Carter se negó y solo impuso un embargo de armas limitado y Sudáfrica ignoró las protestas. El éxito más importante de la administración Carter en África fue ayudar a la transición de Rhodesia del Sur dominada por blancos a un gobierno negro en Zimbabue.

Lista de viajes internacionales

Carter realizó 12 viajes internacionales a 25 países durante su presidencia.

fechasPaísUbicacionesDetalles
15 al 11 de mayo de 1977 Reino UnidoLondres,NewcastleAsistió a la 3ra cumbre del G7. También se reunió con los primeros ministros de Grecia, Bélgica, Turquía, Noruega, Países Bajos y Luxemburgo, y con el presidente de Portugal. Se dirigió a la reunión de Ministros de la OTAN.
9 de mayo de 1977 SuizaGinebraVisita oficial. Se reunió con el presidente Kurt Furgler. También se reunió con el presidente sirio Hafez al-Assad.
229-31 de diciembre de 1977 PoloniaVarsoviaVisita oficial. Se reunió con el primer secretario Edward Gierek.
31 de diciembre de 1977 - 1 de enero de 1978 IránTeheránVisita oficial. Se reunió con Shah Mohammad Reza Pahlavi y el Rey Hussein de Jordania.
1 al 3 de enero de 1978 IndiaNueva Delhi, Daulatpur NasirabadSe reunió con el presidente Neelam Sanjiva Reddy y el primer ministro Morarji Desai. Se dirigió al Parlamento de la India.
3 y 4 de enero de 1978 Arabia SauditaRiadReunión con el rey Khalid y el príncipe heredero Fahd.
4 de enero de 1978 EgiptoAsuánReunión con el presidente Anwar Sadat y el canciller alemán Helmut Schmidt.
4 al 6 de enero de 1978 FranciaParís,Normandía,Bayeux,VersallesReunión con el presidente Valéry Giscard d'Estaing y el primer ministro Raymond Barre.
6 de enero de 1978 BélgicaBruselasReunión con el Rey Balduino y el Primer Ministro Leo Tindemans. Asistió a las reuniones de la Comisión de las Comunidades Europeas y del Consejo del Atlántico Norte.
328 y 29 de marzo de 1978 VenezuelaCaracasReunión con el presidente Carlos Andrés Pérez. Se dirigió al Congreso y firmó acuerdo de límites marítimos.
29 al 31 de marzo de 1978 BrasilBrasiliaRío de JaneiroVisita oficial. Se reunió con el presidente Ernesto Geisel y se dirigió al Congreso Nacional.
31 de marzo - 3 de abril de 1978 NigeriaLagosVisita de Estado. Reunión con el presidente Olusegun Obasanjo.
3 de abril de 1978 LiberiaMonroviaSe reunió con el presidente William R. Tolbert, Jr.
416 y 17 de junio de 1978 Panamáciudad de PanamaInvitado por el Presidente Demetrio B. Lakas y el General Omar Torrijos a firmar protocolo de confirmación del intercambio de documentos ratificando los tratados del Canal de Panamá. También se reunió informalmente con el presidente de Venezuela, Carlos Andrés Pérez, el presidente de Colombia, Alfonso López Michelsen, el presidente de México, José López Portillo, el costarricense, Rodrigo Carazo Odio, y el primer ministro de Jamaica, Michael Manley.
514 y 15 de julio de 1978 Alemania occidentalBonn,Wiesbaden-Erbenheim,FráncfortVisita de Estado. Reunión con el presidente Walter Scheel y el canciller Helmut Schmidt. Dirigido al personal militar estadounidense y alemán.
15 de julio de 1978 Alemania occidentalBerlín OccidentalHabló en el Memorial del Puente Aéreo de Berlín.
16 y 17 de julio de 1978 Alemania occidentalBonnAsistió a la cuarta cumbre del G7.
64 al 9 de enero de 1979FranciaFranciaBasse-Terre, GuadalupeReunión informal con el presidente Valéry Giscard d'Estaing, el canciller alemán Helmut Schmidt y el primer ministro británico James Callaghan.
714-16 de febrero de 1979 MéxicoCiudad de MéxicoVisita de Estado. Reunión con el presidente José López Portillo. Se dirigió al Congreso de México.
87 al 9 de marzo de 1979 EgiptoEl Cairo,Alejandría,GizaVisita de Estado. Reunión con el presidente Anwar Sadat. Dirigido a la Asamblea Popular de Egipto.
10 al 13 de marzo de 1979 IsraelTel Aviv,JerusalénVisita de Estado. Reunión con el presidente Yitzhak Navon y el primer ministro Menachem Begin. Se dirigió a la Knesset.
13 de marzo de 1979 EgiptoEl CairoReunión con el presidente Anwar Sadat.
914 al 18 de junio de 1979 AustriaVienaVisita de Estado. Reunión con el presidente Rudolf Kirchschläger y el canciller Bruno Kreisky. Se reunió con el secretario general soviético Leonid Brezhnev para firmar el Tratado SALT II.
1025 al 29 de junio de 1979 JapónTokio,ShimodaAsistió a la 5ª cumbre del G7. Visita de Estado. Reunión con el emperador Hirohito y el primer ministro Masayoshi Ōhira.
29 de junio - 1 de julio de 1979 Corea del SurSeúlVisita de Estado. Reunión con el presidente Park Chung-hee y el primer ministro Choi Kyu-hah.
1119 al 24 de junio de 1980 ItaliaRoma,VeneciaAsistió a la sexta cumbre del G7. Visita de Estado. Reunión con el presidente Sandro Pertini.
21 de junio de 1980 Ciudad del VaticanoPalacio ApostólicoAudiencia con el Papa Juan Pablo II.
24 y 25 de junio de 1980 YugoslaviaBelgradoVisita oficial. Reunión con el presidente Cvijetin Mijatović.
25 y 26 de junio de 1980 EspañaMadridVisita oficial. Encuentro con el Rey Juan Carlos I y el Presidente del Gobierno Adolfo Suárez.
26 al 30 de junio de 1980 PortugalLisboaVisita oficial. Reunión con el presidente António Ramalho Eanes y el primer ministro Francisco de Sá Carneiro.
129 y 10 de julio de 1980 JapóntokioVisita oficial. Asistió a los servicios conmemorativos del ex primer ministro Masayoshi Ōhira. Se reunió con el emperador Hirohito, el presidente bengalí Ziaur Rahman, el primer ministro australiano Malcolm Fraser, el primer ministro tailandés Prem Tinsulanonda y el primer ministro chino Hua Guofeng.

Controversias

El director de la OMB, Bert Lance, renunció a su cargo el 21 de septiembre de 1977, en medio de acusaciones de actividades bancarias indebidas antes de convertirse en director. La controversia sobre Lance dañó la posición de Carter ante el Congreso y el público, y la renuncia de Lance destituyó a uno de los asesores más eficaces de Carter. En abril de 1979, el Fiscal General Bell nombró a Paul J. Curran como asesor especial para investigar los préstamos hechos al negocio de cacahuetes propiedad de Carter por un banco controlado por Bert Lance. A diferencia de Archibald Cox y Leon Jaworski, quienes fueron nombrados fiscales especiales para investigar el escándalo de Watergate, el puesto de Curran como abogado especial significaba que no podría presentar cargos por su cuenta, sino que requeriría la aprobación del fiscal general adjunto Philip Heymann.Carter se convirtió en el primer presidente en ejercicio en testificar bajo juramento como parte de una investigación de ese presidente. La investigación concluyó en octubre de 1979, y Curran anunció que no se habían encontrado pruebas para respaldar las acusaciones de que los fondos prestados por el Banco Nacional de Georgia se habían desviado a la campaña presidencial de 1976 de Carter.

El hermano de Carter, Billy, generó una gran notoriedad durante la presidencia de Carter por su colorido y, a menudo, extravagante comportamiento público. El Senado inició una investigación sobre las actividades de Billy Carter después de que se supo que Libia le había dado a Billy más de 200.000 dólares por razones poco claras. La controversia sobre la relación de Billy Carter con Libia se conoció como "Billygate" y, aunque el presidente no tuvo una participación personal en ella, Billygate perjudicó a la administración Carter.

Elecciones presidenciales de 1980

En abril de 1978, las encuestas mostraron que el índice de aprobación de Carter había disminuido drásticamente, y una encuesta de Gallup encontró que Carter estaba detrás de Ted Kennedy para la nominación demócrata de 1980. A mediados de 1979, Carter enfrentó una crisis energética, una inflación galopante, un crecimiento económico lento y la percepción generalizada de que su administración era incompetente. En noviembre de 1979, Kennedy anunció que desafiaría a Carter en las primarias demócratas de 1980. Las cifras de las encuestas de Carter se dispararon tras el inicio de la crisis de los rehenes en Irán, y su respuesta a la invasión soviética de Afganistán impulsó aún más sus perspectivas en las primarias demócratas.Carter dominó las primarias tempranas, lo que le permitió acumular una ventaja temprana de delegados. Los números de las encuestas de Carter cayeron en marzo y Kennedy ganó las primarias de Nueva York y Connecticut. Aunque Carter desarrolló una amplia ventaja de delegados, Kennedy se mantuvo en la carrera después de triunfar en Pensilvania y Michigan. Para el día de las primarias finales, Carter había registrado los índices de aprobación más bajos en la historia de las encuestas presidenciales, y Kennedy ganó los delegados suficientes para evitar que Carter obtuviera la nominación.

Después de las primarias finales, Carter se reunió con Kennedy en la Casa Blanca. En parte porque Carter se negó a aceptar una plataforma del partido que pedía el establecimiento de un programa nacional de seguro de salud, Kennedy se negó a ceder. En cambio, pidió una "convención abierta", en la que los delegados serían libres de votar por el candidato de su elección, independientemente del resultado de las primarias. Los aliados de Carter derrotaron las maniobras de Kennedy en la Convención Nacional Demócrata de 1980, y Carter y el vicepresidente Mondale ganaron la reelección. A pesar de la derrota de Kennedy, había movilizado al ala liberal del Partido Demócrata, lo que le daría a Carter un débil apoyo en las elecciones generales.

Las primarias presidenciales republicanas de 1980 se convirtieron rápidamente en una competencia de dos hombres entre el exgobernador Ronald Reagan de California y el excongresista George HW Bush de Texas. Bush, quien se refirió a la propuesta de recorte de impuestos de Reagan como "economía vudú", ganó el Caucus de Iowa pero se desvaneció más tarde en la carrera. Reagan ganó la nominación presidencial en la primera votación de la Convención Nacional Republicana de 1980 y nombró a Bush como su compañero de fórmula. Mientras tanto, el congresista republicano John B. Anderson, que anteriormente había buscado la nominación presidencial republicana, lanzó una campaña independiente para presidente. Las encuestas realizadas en septiembre, después de la conclusión de las convenciones del partido, mostraron un empate entre Reagan y Carter.La campaña de Carter confiaba en que el país rechazaría los puntos de vista conservadores propugnados por Reagan, y había señales esperanzadoras con respecto a la economía y la crisis de los rehenes iraníes. Buscando unir a los demócratas detrás de su campaña de reelección, Carter decidió concentrarse en atacar el supuesto extremismo ideológico de Reagan en lugar de sus propias políticas.

Una fortaleza clave para Reagan fue su atractivo para el creciente movimiento conservador, como lo personificaron activistas como Paul Weyrich, Richard Viguerie y Phyllis Schlafly. Aunque la mayoría de los líderes conservadores defendieron la reducción de impuestos y el déficit presupuestario, muchos conservadores se centraron más en temas sociales como el aborto y la homosexualidad. Los desarrollos de la década de 1970, incluido el caso de la Corte Suprema de Roe v. Wade y el retiro del estado de exención de impuestos de la Universidad Bob Jones, convencieron a muchos protestantes evangélicos a involucrarse en política por primera vez. Los protestantes evangélicos se convirtieron en un bloque de votantes cada vez más importante y, en general, apoyaron a Reagan en la campaña de 1980.Reagan también ganó el respaldo de los llamados "demócratas de Reagan", que tendían a ser votantes blancos de la clase trabajadora del norte que apoyaban los programas económicos liberales pero que no les gustaban políticas como la acción afirmativa. Aunque abogó por puntos de vista socialmente conservadores, Reagan centró gran parte de su campaña en los ataques contra la política exterior de Carter, incluido el tratado SALT II, ​​los Tratados Torrijos-Carter y la revocación del Tratado de Defensa Mutua Chino-Estadounidense. Reagan pidió un mayor gasto en defensa, recortes de impuestos, recortes en el gasto interno y el desmantelamiento del Departamento de Educación y el Departamento de Energía.

Las encuestas se mantuvieron reñidas durante septiembre y octubre, pero la actuación de Reagan en el debate del 28 de octubre y el fracaso de Carter para ganar la liberación de los rehenes iraníes le dieron a Reagan el impulso para el día de las elecciones. Reagan obtuvo el 50,7 por ciento del voto popular y 489 votos electorales, Carter obtuvo el 41 por ciento del voto popular y 49 votos electorales y Anderson obtuvo el 6,6 por ciento del voto popular. Reagan se impuso en todos los estados, excepto en un puñado, y se desempeñó especialmente bien entre los blancos del sur. El tamaño de la victoria de Reagan sorprendió a muchos observadores, que esperaban una carrera reñida. La participación electoral alcanzó su punto más bajo desde las elecciones presidenciales de 1948, un reflejo de las actitudes negativas que muchas personas tenían hacia los tres candidatos principales.En las elecciones legislativas simultáneas, los republicanos ganaron el control del Senado por primera vez desde la década de 1950. Mientras tanto, Carter fue el primer presidente electo en perder la reelección desde Herbert Hoover en 1932.

Evaluación y legado

Las encuestas de historiadores y politólogos generalmente han clasificado a Carter como un presidente por debajo del promedio. Una encuesta de 2018 de la sección de Presidentes y Política Ejecutiva de la Asociación Estadounidense de Ciencias Políticas clasificó a Carter como el 26 ° mejor presidente. Una encuesta de historiadores de C-SPAN de 2017 también clasificó a Carter como el 26º mejor presidente. Algunos críticos han comparado a Carter con Herbert Hoover, quien también era un "tecnócrata trabajador pero poco inspirador".

Robert A. Strong escribe:

Jimmy Carter es mucho más apreciado hoy que cuando perdió su candidatura a la reelección en 1980. Ha producido una pospresidencia ejemplar, y hoy en día hay una apreciación cada vez mayor por la enormidad de la tarea que asumió en 1977, si no por las medidas que tomó para hacer frente a las crisis que enfrentó. Carter asumió el cargo solo treinta meses después de que un presidente dejara todo el gobierno federal en ruinas. Enfrentó desafíos épicos: la crisis energética, la agresión soviética, Irán y, sobre todo, una profunda desconfianza en el liderazgo de sus ciudadanos. Era trabajador y concienzudo. Pero a menudo parecía un jugador fuera de posición, un hombre más apto para ser secretario de energía que presidente. Carter se convirtió en presidente al derrotar por poco a un presidente ejecutivo poco inspirador y no elegido heredero del peor escándalo presidencial de la historia.

El historiador Burton I. Kaufman y Scott Kaufman escriben:

El destino de Carter era intentar navegar por la nación entre la roca de los distritos electorales demócratas tradicionales y el lugar difícil de un movimiento conservador emergente cuyo énfasis estaba más en los valores sociales y culturales que en las preocupaciones económicas del Partido Demócrata. Carter también tuvo la desgracia de liderar la nación en un momento de inflación asombrosa y desempleo creciente, agravado por un shock petrolero sobre el que tenía poco control... Al mismo tiempo, es difícil evitar la conclusión de que Carter era un presidencia mediocre y que esto fue en gran parte obra suya. Era más inteligente que astuto. No fue un planificador político cuidadoso. Sufría de miopía estratégica. Tenía muchas buenas intenciones pero poco conocimiento. Tenía ideales elevados, como en el área de los derechos humanos, que tenían una importancia simbólica y duradera, pero que a menudo lo cegaban ante las realidades políticas. Era farisaico. Era un administrador que microgestionaba, pero no bien. Lo más importante, fue un presidente que nunca definió adecuadamente una misión para su gobierno, un propósito para el país y una forma de llegar allí.

Contenido relacionado

Presidencia de Franklin D. Roosevelt (3 y 4)

El tercer mandato presidencial de Franklin D. Roosevelt comenzó el 20 de enero de 1941, cuando asumió una vez más como el 32º presidente de los Estados...

George Bush (hijo)

George Walker Bush es un político estadounidense que se desempeñó como el 43.º presidente de los Estados Unidos de 2001 a 2009. Miembro del Partido...

Presidencia de William Howard Taft

La presidencia de William Howard Taft comenzó el 4 de marzo de 1909, cuando William Howard Taft asumió como el vigésimo séptimo presidente de los Estados...
Más resultados...
Tamaño del texto:
Editar