Plan de Veracruz (1832)

Ajustar Compartir Imprimir Citar

El Plan de Veracruz fue una proclamación emitida el 2 de enero de 1832 por la guarnición militar de Veracruz que condujo a una guerra civil de un año que finalmente derrocó al gobierno de Anastasio Bustamante. El objetivo inicial era simplemente remover a los ministros impopulares del gabinete del presidente Anastasio Bustamante. Antonio López de Santa Anna, pero se expandió a medida que los rebeldes obtuvieron éxitos militares.

Contexto histórico

Tras el logro de la independencia en 1821, la política mexicana se había dividido en gran medida entre quienes buscaban un gobierno federal y quienes buscaban un gobierno más centralista. La Constitución de 1824 dispuso el gobierno nacional sobre líneas federales, mientras continuaba el debate sobre el federalismo y el centralismo.

El propio presidente Bustamante había llegado al poder en un golpe militar en 1830 contra su predecesor inmediato Vicente Guerrero, quien, a su vez, había ganado el poder en un golpe de estado contra el presidente electo Gómez Pedraza en 1828.

Una vez en el poder, la administración Bustamante comenzó a aplicar políticas conservadoras, autocráticas y centralistas orquestadas principalmente por el Ministro del Interior y Relaciones Exteriores, Lucas Alamán. El legislativo y el judicial se mostraron subordinados al ejecutivo. El ministro de Guerra, José Antonio Facio, administró un régimen militar impopular. Ofendido por la forma en que los militares gobernaban la capital de su estado, la legislatura de Jalisco se trasladó temporalmente de Guadalajara a Lagos.

Declaración

Oficiales de la guarnición de Veracruz y del conjunto fortificado de San Juan de Ulúa se dieron cita en la casa del Coronel Pedro Landero, donde acordaron lo siguiente:

  1. La guarnición expresa su apoyo a la Constitución Federal de 1824, en contra del gobierno centralista de Bustamante.
  2. Piden destituir gabinete federal por abusos autocráticos.
  3. El General Antonio López de Santa Anna es invitado a comandar la Guarnición de Veracruz.
  4. En caso de aceptación de Santa Anna, se le entrega todo el poder de negociación con el gobierno federal.

Santa Anna, aceptó las solicitudes e inició comunicación con Bustamante. Propuso, miembros del gabinete más liberales. La prensa criticó severamente a Santa Anna, comparándolo con el político romano Catilina. Bustamante negoció con Santa Anna, ganando tiempo para retrasar una guerra civil mientras ordenaba a Facio que trasladara un contingente de 4.000 hombres a Xalapa para detener el avance rebelde.

El 24 de febrero, los rebeldes tomaron un convoy con municiones, dinero y suministros cerca del Puente Nacional. Fueron derrotados el 3 de marzo por las fuerzas del general José María Calderón y José Antonio Facio. Santa Anna escapó al Fuerte San Juan de Ulúa de Veracruz; su estrategia funcionó hasta mediados de mayo, cuando Calderón levantó el sitio de Veracruz porque su ejército estaba diezmado por la lluvia, el calor, los mosquitos y las enfermedades.

Reacción y secuelas

Aunque inicialmente se opusieron al plan las guarniciones de Toluca, Tejupilco, Puebla, Guanajuato, Querétaro, Michoacán, Tlaxcala, Jalisco, Acapulco, Oaxaca y Aguascalientes, el apoyo de las guarniciones fue creciendo gradualmente. El 10 de marzo la guarnición de Pueblo Viejo apoyó el plan y encarceló al comandante Ignacio Mora. El 19 se sumó al plan el general José Esteban Moctezuma (quien había sido enviado a pacificar Tamaulipas). El general Manuel Mier y Terán y el gobernador de San Luis Potosí, Zenón Fernández, comenzaron a preparar tropas para enfrentar a Moctezuma luego de dialogar con los rebeldes.

Los gobiernos de los estados de Zacatecas y Jalisco decidieron sumarse al Plan de Veracruz, con las opciones de convocar a Manuel Gómez Pedraza a la presidencia y revertir los actos de inconstitucionalidad. Farías y García Salinas convencieron al general Ignacio Inclán para que actuara en Lerma, pero su movimiento fue reprimido por Mariano Arista. El 17 de mayo, los ministros (excepto el Ministro de Finanzas Mangino) renunciaron; la prensa y la opinión pública sintieron que se trataba de una maniobra política, ya que se creía que los ex ministros podían seguir ejerciendo sus funciones.

El general Mariano Martínez de Lejarza tomó las armas en Tabasco en apoyo al plan en junio, comandando la capital del estado y repeliendo un ataque de los gobernadores bustamantistas de Yucatán y Chiapas. El 12 de junio, poco antes de un enfrentamiento entre Santa Anna y las fuerzas de Calderón, Juan Francisco Bautista Caraza negoció un alto el fuego en Corral Falso. Las fuerzas gubernamentales regresaron a Encero y las fuerzas rebeldes a Paso de Ovejas, con el territorio neutral del Puente Nacional.

El gobierno designó como mediadores a Sebastián Camacho y Guadalupe Victoria. Manuel Mier y Terán se enfrentó a los colonos de Texas que apoyaban el Plan de Veracruz e intentaron extender el armisticio con Esteban Moctezuma, pero este último se negó. Mier y Terán, considerado un fuerte candidato a la presidencia, se suicidó el 3 de julio. Seis días después, el coronel Antonio Barragán se sumó al levantamiento en el Valle del Maíz. Con las negociaciones en el Puente Nacional en un punto muerto, Moctezuma derrotó a las fuerzas gubernamentales en el Pozo Carmelos en San Luis Potosí (donde murió el general Pedro Otero). El gobernador Zenón Fernández se vio obligado a huir a Querétaro.

El 6 de agosto, Bustamante solicitó al Congreso el mando del ejército para enfrentar la rebelión. Al día siguiente, Melchor Muzquiz fue nombrado presidente interino y asumió formalmente el cargo el 14 de agosto. Pocos días después, el estado de Guanajuato fue declarado neutral. Manuel Prieto en Morelia se adhirió al Plan; Sebastián Camacho se distanció de Santa Anna, declarando su lealtad al gobierno de Bustamante. La primera compañía de Chihuahua y la colonia de Austin en Texas apoyaron la rebelión. El 12 de agosto, el general Juan Álvarez apoyó el plan en el Fuerte San Diego de Acapulco.

En la zona de Tulancingo y Zacatlán, el general Gabriel Valencia desertó de Bustamante y se sumó a la rebelión. El 8 de septiembre, el comandante Cirilo Gómez Anaya salió de la capital para combatirlo. El 10 de septiembre Nicolás Bravo fraguó un armisticio con Juan Álvarez, el 10 de septiembre seis días después los gobiernos de Yucatán, Campeche y Tabasco entregaron Zacatecas al plan. Bustamante derrotó a Moctezuma en la Batalla del Corral del 18 de septiembre, infligiendo un total de 2.800 bajas (muertos, heridos y prisioneros). Envió una carta de renuncia a la Cámara de Diputados al día siguiente para poner fin a la guerra, y luego se fue a San Luis Potosí.

Santa Anna derrotó a José Antonio Facio en la Batalla de San Agustín del Palmar el 29 de septiembre y se apoderó de armas y municiones. A los pocos días derrotó a Juan José Andrade, que había intentado impedir la entrada de las fuerzas rebeldes a la capital. Tras la rendición de Andrade, el presidente interino Melchor Muzquiz sostuvo conversaciones con Santa Anna para evitar la guerra en la capital de México. El 7 de noviembre Gómez Pedraza llegó al puerto de Veracruz para mediar. Después de algunas escaramuzas, Bustamante y Santa Anna firmaron un armisticio el 11 de diciembre cuando finalizaba la guerra civil en el resto del país. La Convención de Zavaleta del 24 de diciembre estableció que Gómez Pedraza sería reconocido como presidente y hasta el 1 de abril de 1833.