Abelardo L. Rodríguez

Ajustar Compartir Imprimir Citar

Abelardo Rodríguez Luján, comúnmente conocido como Abelardo L. Rodríguez (12 de mayo de 1889 - 13 de febrero de 1967) fue el presidente suplente de México de 1932 a 1934. Completó el mandato del presidente Pascual Ortiz Rubio después su renuncia, durante el período conocido como el Maximato. El expresidente Plutarco Elías Calles (El Jefe Máximo) ostentaba entonces un considerable poder político de facto, sin ser él mismo presidente. Sin embargo, Rodríguez tuvo más éxito que Ortiz Rubio al afirmar el poder presidencial contra la influencia de Calles. Hasta la fecha, Rodríguez es el único mexicano que ha sido general de brigada, presidente y gobernador de dos estados diferentes.

Primeros años de vida

Rodríguez nació el 12 de mayo de 1889 en una familia pobre de San José de Guaymas, Sonora. Sus padres fueron Nicolás Rodríguez Campos y Petra Luján. Además de Abelardo, tuvieron varios hijos: José, María, Fernando Feliciano, Catalina, Eduardo, Virginia, Manuela, Nicolás, Catarina y José María. Debido a la pobreza, el joven Abelardo rara vez usaba zapatos.

Cuando tenía once años, asistió brevemente a la escuela en Nogales, Arizona. Allí, fue atacado por dos niños estadounidenses mayores llamados Owen Walker y Don Herrera, debido al sentimiento antimexicano. Estaba en la fila un día, cuando Herrera se puso delante de él y Walker detrás. Herrera le dio un fuerte empujón a Rodríguez, arrojándolo encima de Walker, quien tenía un cuchillo en la mano. Walker cortó a Rodríguez en la mejilla izquierda, haciéndole una incisión de al menos seis centímetros (2,3 pulgadas) desde la boca hacia arriba. Más tarde, cuando era joven, Rodríguez regresó a Arizona para vengarse. Sin embargo, descubrió que Walker había muerto en un accidente agrícola y que Herrera se había mudado a California con su familia. Después de reflexionar sobre la trágica muerte de Walker, Rodríguez reconsideró y abandonó su intento de venganza.

Rodríguez nunca terminó sus estudios primarios. En cambio, abandonó los estudios después del cuarto grado para comenzar a trabajar y ayudar a su familia. Sin embargo, prometió educarse a sí mismo. De joven trabajó en la ferretería de su hermano, en una mina de cobre en Cananea y como beisbolista profesional en Nogales, Sonora. Trabajó brevemente en un fabricante de hierro en Los Ángeles, California, mientras intentaba seguir una carrera como cantante. Tras fracasar como cantante en Los Ángeles, regresó a México. En Sonora, trabajó brevemente para el Ferrocarril del Pacífico Sur, antes de ser dado de baja. Debido a su ceguera a los colores rojo y verde, había reprobado su examen para convertirse en conductor de ferrocarril. En 1912, se convirtió en comandante de policía en Nogales, Sonora.

Carrera militar

Rodríguez se incorporó a la Revolución Mexicana como teniente el 1 de marzo de 1913. Se incorporó al irregular Segundo Batallón de Sonora, al mando del teniente coronel Orozco. Rodríguez relató su experiencia militar en su autobiografía de 1962.

Escaramuzas del norte

Experimentó su primer combate el 24 de agosto de 1913, en Cruz de la Piedra, Sonora. Allí, fuerzas del Segundo Batallón emboscaron a un tren que transportaba efectivos del Ejército Federal provenientes de la Ciudad de México, al mando del general Girón. Los Norteños masacraron a los Federales y mataron al General Girón. A fines de 1913 Rodríguez luchó en Los Mochis y luego en Sinaloa de Leyva. El 1 de octubre de 1913, en Sinaloa de Leyva, recibió su ascenso a Capitán Segundo. El 14 de octubre de 1913 ayudó a tomar Culiacán. El 1 de marzo de 1914 fue nombrado Segundo Pagador. El Segundo Batallón se incorporó al irregular Cuarto Batallón de Sonora, que formaba parte de la escolta del General Venustiano Carranza.

Incidente de tiro y prisión

En junio de 1914, el Cuarto Batallón se encontraba en la Ciudad de Durango en el Estado de Durango. Allí, Rodríguez fue insultado por el capitán Pedro Almada, quien era su superior. El incidente no fue provocado y ocurrió en una cena, en una mesa larga frente a muchos oficiales. Rodríguez respondió poniéndose de pie, sacando su pistola y disparando un tiro a la frente del Capitán Almada. Falló y la bala golpeó una pared detrás del Capitán. El 16 de junio de 1914, Rodríguez fue detenido por insubordinación y enviado a la Penitenciaría del Estado de Durango. El 24 de junio de 1914, Rodríguez fue puesto en libertad. Un pasante de derecho, Jesús Dorador Ibarra, había podido comprobar que por su sueldo de pagador, Rodríguez efectivamente había asimilado el grado de capitán primero, por lo que no había insubordinación. Un juez revocó la orden de arresto y Rodríguez quedó libre. El día de su liberación fue visitado por el capitán Pedro Almada. Se perdonaron y se hicieron amigos.

Entrando a la Ciudad de México

Rodríguez se reincorporó al Cuarto Batallón de Sonora y continuó sirviendo al mando del general Carranza. El 17 de julio de 1914, Rodríguez recibió su ascenso oficial a primer capitán. El 20 de agosto de 1914 Carranza y el Cuarto Batallón ingresaron a la Ciudad de México y el General Carranza asumió la presidencia provisional de la República. A fines de 1914, el Cuarto Batallón irregular de Sonora se incorporó al Cuerpo de Ejército del Noroeste del Ejército Constitucional, dirigido por el General Álvaro Obregón.

El 21 de diciembre de 1914, Rodríguez fue ascendido a mayor, mientras viajaba en el ferrocarril sobre la Ciudad de México. El 10 de mayo de 1915, el Ejército Constitucional comandado por el General Obregón partió de la Ciudad de México. Se dirigían a derrotar al ejército del general Francisco "Pancho" Villa. Después de algunos combates ligeros, el Ejército Constitucional llegó a Celaya.

Batalla de Celaya

El Ejército Constitucional libró la Batalla de Celaya contra la División del Norte de Villa. La batalla duró del 6 al 15 de abril de 1915. Durante esta batalla, Rodríguez recibió un disparo en la raíz de la oreja derecha, mientras manejaba una ametralladora. El Ejército Constitucional ganó la batalla. El 25 de abril de 1915, Rodríguez fue ascendido al grado de teniente coronel. En junio de 1915, durante la lucha contra las fuerzas de Villa cerca de León, Guanajuato, Rodríguez recibió un disparo en el muslo. Fue enviado a Guadalajara para una cirugía para remover fragmentos de hueso astillado. Después de curarse, se reincorporó al Ejército Constitucional y luchó contra los restos de las fuerzas de Villa en Aguascalientes y Saltillo. El 1 de marzo de 1916, Rodríguez fue ascendido a coronel. El 2 de junio de 1916, Rodríguez se hizo cargo de la Segunda Brigada de Infantería de la Primera División Noroeste del Ejército Constitucional.

Campaña yaqui

En 1917, Rodríguez se unió al General Plutarco Elías Calles en su cuartel general en Empalme, Sonora. Ellos tenían la tarea de someter a los indígenas yaquis en Sonora, quienes rechazaron la autoridad del gobierno federal en la Ciudad de México. La campaña utilizó tres columnas volantes: una al mando del General Arnulfo R. Gómez, otra al mando del Coronel Jesús Aguirre y la tercera al mando de Rodríguez (Segunda Brigada de Infantería). La campaña duró tres o cuatro años, desde 1917 hasta alrededor de 1920. Durante este tiempo, Rodríguez fue ascendido a general.

Expedición a Baja California

Rodríguez fue ascendido al grado de general de brigada el 21 de mayo de 1920, mientras se encontraba en la Ciudad de México. Luego ocupó el cargo de jefe de la Guardia Presidencial del 21 de junio al 20 de julio de 1920. El 21 de julio de 1920, Rodríguez fue designado jefe de una columna expedicionaria de 6.000 hombres a cargo de expulsar al coronel Esteban Cantú de Baja California. La columna fue apoyada por una cañonera. Cantú había ignorado al gobierno federal, desobedecido órdenes y actuado de manera independiente. Entonces el presidente Adolfo de la Huerta y Calles respondieron enviando a Rodríguez a sacar a Cantú. Pero Cantú se exilió en Los Ángeles, antes de que Rodríguez llegara de la Ciudad de México con sus fuerzas. Posteriormente, en 1926 Rodríguez permitiría a Cantú volver a entrar a Baja California.Cantú regresó a Mexicali, donde incursionó en la empresa privada y continuó desempeñándose como funcionario público. Murió en Mexicali en 1966.

Comandante militar del Territorio Norte de Baja California

Rodríguez se convirtió en comandante militar del Territorio Norte de Baja California en 1921, luego de dar de baja a las tropas de Cantú. Durante ese período, cerró la mayoría de los casinos y bares en la ciudad fronteriza de Tijuana, que había florecido bajo Cantú como destino del vicioturismo norteamericano. Sin embargo, pronto se les permitiría reabrir.

Gobernador del Territorio Norte de Baja California (1923-1929)

En 1923, Rodríguez se convirtió en Gobernador del Territorio Norte de Baja California. Continuó su función como Comandante Militar, mientras actuaba como Gobernador de ese estado. Rodríguez se desempeñó como Gobernador del Territorio Norte de Baja California hasta el 31 de diciembre de 1929.

Vicio

Al igual que su antecesor, el coronel Esteban Cantú, Rodríguez se benefició personalmente de la industria del vicio de Tijuana, debido a su proximidad a San Diego y Los Ángeles durante la Prohibición. Además de inversiones legítimas en el sector privado, Rodríguez se enriqueció a través de la venta de licencias asociadas al turismo de vicio, así como del enriquecimiento ilícito a través de la venta de alcohol y su participación en el tráfico de opio. Según Francisco Cruz, Rodríguez aprendió el negocio del narcotráfico de Cantú. Durante su mandato como gobernador, Rodríguez hizo dinero con la industria del opio, el licor, el juego, la prostitución y el turismo. Al principio, el dinero que provenía de estas empresas ilícitas provenía principalmente de las ganancias del comercio de alcohol y opio.Además de otorgar concesiones a establecimientos de licores y juegos de azar, Rodríguez también se convirtió en un importante socio de los empresarios estadounidenses que se involucraban en estas actividades.

Hotel y Casino Agua Caliente

Rodríguez participó en el desarrollo del Casino y Hotel Agua Caliente. Este vasto complejo atrajo a estadounidenses adinerados, estrellas de Hollywood y una clientela mundial de élite.

El Agua Caliente fue construido a un costo de $ 10 millones por Agua Caliente Company, que fue formada por los inversionistas norteamericanos Baron H. Long, Wirt G. Bowman y James N. Crofton. El cuarto socio igualitario era el gobernador Rodríguez, quien poseía el 25%. Como los estadounidenses no podían poseer tierras mexicanas, Rodríguez compró el terreno sobre el que se construyó el complejo, en el sitio de unas aguas termales. El contrato para la construcción fue adjudicado al hermano de Rodríguez, Fernando L. Rodríguez. Según el autor de Satan's Playground, Paul J. Vanderwood, Rodríguez usó el dinero de los contribuyentes para construir y equipar la empresa.

El complejo generó enormes sumas de dinero. Después de visitar el casino, un reportero de Los Angeles Times concluyó que "no hay otro lugar en el continente, fuera de la Casa de la Moneda de los EE. UU., donde se pueda ver tanto dinero acumulado ante sus ojos al mismo tiempo. Su único rival en mundo es Montecarlo". El complejo funcionó desde 1928 hasta 1935.

Intereses de negocios

Durante su tiempo como gobernador, Rodríguez también tuvo éxito al realizar inversiones legítimas en el sector privado. Estableció la fábrica de conservas de pescado y mariscos Pesquera del Pacífico en El Sauzal, en las afueras de Ensenada. Invirtió en una empresa de fabricación de aviones en Baja California. También formó una compañía petrolera para buscar petróleo en Baja California, aunque este esfuerzo finalmente resultó infructuoso.

Autonomía y riqueza

Debido a la naturaleza remota de Baja California y su estrecha conexión con los gobernantes de la Ciudad de México, Rodríguez disfrutó de una autonomía considerable durante su mandato en Baja California. Había servido como oficial a las órdenes de Obregón durante la Revolución Mexicana y ambos habían resultado heridos en la Batalla de Celaya. Más tarde, Rodríguez le prestó a Obregón una cantidad significativa de dinero para ayudarlo a derrotar a Adolfo de la Huerta. Así, el presidente Obregón permitió que Rodríguez continuara con sus operaciones en la industria del vicio. Y durante el Maximato, el gobernador Rodríguez siguió gozando de la misma autonomía, por su estrecha alianza y amistad personal con Calles. A fines de la década de 1920, Rodríguez era el hombre más rico de Baja California, debido a su control sobre la industria del vicio fronterizo.Cuando Rodríguez asumió la presidencia en 1932, tenía más de 12 millones de dólares depositados en bancos de Los Ángeles, Nueva York y Londres.

Casa san diego

En 1926, cuando aún era gobernador de Baja California, Rodríguez y su esposa Aída Sullivan Coya compraron una casa colonial española recién construida en 4379 North Talmadge Drive en el vecindario de Talmadge Park, en San Diego, California. La casa fue diseñada por el arquitecto Louis John Gill. Rodríguez probablemente usó la casa como un retiro de medio tiempo durante su mandato presidencial (1932-1934). Sin embargo, esto no se sabe con certeza. La pareja vendió la casa en 1940 y la casa todavía existe hoy.

Trabajos públicos

Los impuestos de las viceempresas regionales ayudaron al gobierno de Baja California a financiar obras públicas y apoyaron industrias como la aviación y la agricultura. Los impuestos obtenidos como resultado del vicio también apoyaron la educación y las artes. Durante la administración de Rodríguez, Baja California fue una de las dos únicas entidades en México con un sistema de educación primaria que satisfacía el 100% de las necesidades de la población, de forma gratuita. La Escuela Primaria Álvaro Obregón en Tijuana fue construida a fines de la administración Rodríguez y estuvo entre las mejores del país. Inaugurado en 1930, el colegio es ahora el IMAC - Casa de la Cultura Tijuana.

Rebelión de Escobar

En 1929, Rodríguez fue invitado a unirse a la rebelión de Escobar propuesta por el general José Gonzalo Escobar. Esto resultó ser un error de Escobar. Rodríguez se negó y también le dio a Calles una advertencia anticipada de la rebelión, lo que permitió a Calles y al presidente Emilio Portes Gil derrotar juntos a Escobar. Así, Rodríguez demostró su lealtad a Plutarco Elias Calles.

Post-gobierno

El 31 de diciembre de 1929, Rodríguez renunció como Gobernador del Territorio Norte de Baja California.

Viajes europeos

A principios de 1930, Rodríguez y su familia viajaron a Europa. Allí, Rodríguez estudió sistemas de alojamiento para unidades de tropa y campamentos militares. Permanecieron en Europa durante unos 10 meses, antes de mudarse al rancho de Rodríguez en El Sauzal, en las afueras de Ensenada.

Posiciones del gabinete federal (1931-1932)

En 1931, Rodríguez fue llamado a la Ciudad de México para formar parte del gabinete del nuevo presidente Ortiz Rubio. Desde octubre de 1931 hasta enero de 1932, Rodríguez fue subsecretario de Guerra y Marina. Desde enero de 1932 hasta julio de 1932 fue Secretario de Industria, Comercio y Trabajo. Desde agosto de 1932 hasta septiembre de 1932 fue Secretario de Guerra y Marina.

Presidente suplente (1932-1934)

Elección

El presidente Ortiz Rubio estaba decidido a renunciar por conflictos con Calles. Por lo tanto, la cuestión de la sucesión era vital. Ortiz Rubio firmó su renuncia el 2 de septiembre de 1932 y fue trasladada al Congreso al día siguiente. A pesar de la renuncia, el gabinete presidencial se reunió, significativamente, en la casa del expresidente Calles en Cuernavaca. El presidente de la PNR, general Manuel Pérez Treviño, trasladaría los nombres de quienes Calles había dado a conocer serían aceptables: el ministro de Hacienda, Alberto J. Pani, el general Joaquín Amaro y el general Abelardo L. Rodríguez. Pani se inclinó y sugirió que Calles eligiera a Rodríguez. Sin embargo, se presentaron cuatro candidatos al Congreso, a los que se sumó el nombre del general Juan José Ríos, secretario de Gobernación, a los otros tres. Una oleada de apoyo le dio la presidencia a Rodríguez,Así, la presidencia de Rodríguez se dio durante los dos últimos años del Maximato.

Gabinete

El gabinete de Rodríguez incluía a Emilio Portes Gil, quien se había desempeñado como presidente interino de 1928 a 1930. A diferencia del gabinete de su predecesor Ortiz Rubio, con excesivos cambios de personal, el gabinete de Rodríguez era más estable.

Afirmando el poder

Durante la presidencia de Rodríguez, Calles fue al principio ampliamente considerado como líder de facto de la República. La prensa mexicana todavía llama a Calles El Jefe Máximo de la Revolución (El Jefe Supremo de la Revolución). La prensa estadounidense lo llamó el "Hombre fuerte de México". Así, muchos observadores norteamericanos vieron a Rodríguez como un débil títere político del Maximato (Calles). Y esta visión es a menudo compartida por los historiadores contemporáneos. Por ejemplo, en El curso de la historia mexicana, Sherman y Meyer se burlan de Rodríguez como "un hombre con menos talento administrativo que gusto por el poder, como el títere número tres del Maximato".

Sin embargo, a diferencia de Portes Gil y Ortiz Rubio, Rodríguez era amigo y aliado de Calles. Por lo tanto, el profesor Jürgen Buchenau afirma que, en general, debido al deterioro de la salud de Calles y la propia riqueza privada y las astutas maniobras políticas de Rodríguez, Rodríguez pudo recuperar un grado significativo de poder político para la oficina ejecutiva durante su mandato. Según un informe del agregado militar estadounidense de 1932, Calles sintió que dejaba el gobierno en manos seguras y capaces con Rodríguez.

Los observadores externos ayudan a corroborar estos puntos de vista. Por ejemplo, el editor de periódicos y revistas de la Ciudad de México, Félix S. Palavicini, se refirió al presidente Rodríguez como el "Roosevelt mexicano" porque la administración de Rodríguez era muy parecida a la del presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt. Palavicini declaró en enero de 1934 que el presidente Rodríguez estaba haciendo esfuerzos extraordinarios para educar al pueblo mexicano y que la ley del salario mínimo estaba reduciendo en gran medida la pobreza. Y según el Coronel Ed Fletcher, desarrollador de bienes raíces y político de San Diego, el presidente Rodríguez fue uno de los presidentes más fuertes en la historia de México. Fletcher afirmó que “el presidente Rodríguez está desarrollando a México comercial y culturalmente”.

Es cierto que Calles todavía tenía una influencia considerable sobre algunos de los ministros de Rodríguez, quienes a menudo consultaban con Calles antes de afectar la política. Y el ministro de Hacienda rebelde, Alberto J. Pani, intentó moderar la adopción del gasto deficitario por parte de Rodríguez y objetó las tendencias anticlericales del gobierno. Como resultado, Rodríguez forzó la renuncia de Pani al gabinete. Para apaciguar a Calles, que se opuso a la destitución de Pani, Rodríguez nombró a Calles como ministro de Hacienda.

La salud de Calles, que nunca había sido particularmente buena, se deterioró significativamente durante la presidencia de Rodríguez. En 1932, los médicos descubrieron que Calles padecía una combinación de artritis, arteriosclerosis y enfermedad intestinal crónica causada por una mala alimentación. Por lo tanto, su mala salud y su avanzada edad le restaron cada vez más atención a los problemas políticos. Como resultado de su salud, no pasó mucho tiempo en la Ciudad de México. Durante la presidencia de Rodríguez, Calles estuvo de vacaciones durante meses en el rancho del presidente Rodríguez en El Sauzal, Baja California, y en la cabaña de playa de la nuera de Calles en El Tambor, Sinaloa.Para agravar los problemas de salud de Calles, a su joven segunda esposa, Leonor Llorente de Calles, le diagnosticaron un tumor cerebral en la primavera de 1932. Murió en la Ciudad de México unos meses después, después de una cirugía fallida. “La salud y el estado de ánimo de Calles constituyeron el talón de Aquiles de este poderoso líder”. Eventualmente, Calles compró un rancho en Cuernavaca, a unas 50 millas al sur de la Ciudad de México, donde pasaba la mayor parte de su tiempo.

Rodríguez manejó de manera competente la percepción pública de que, aunque era presidente, Calles todavía estaba a cargo. Por ejemplo, en marzo de 1934, el presidente de los Estados Unidos, Franklin Roosevelt, escribió a Calles una carta "felicitándolo por la paz y la creciente prosperidad de México". La carta iba a ser entregada en un almuerzo que Calles estaba ofreciendo a Josephus Daniels, el nuevo embajador de Estados Unidos en México. Rodríguez supo del almuerzo en la estancia de Calles en Cuernavaca, al que ya habían sido invitados muchos dignatarios mexicanos y extranjeros. La información fue proporcionada a Rodríguez por José Manuel Puig Casauranc. Cuando se enteró, Rodríguez insistió en que se cancelara el almuerzo, ya que Calles era "simplemente un ciudadano privado". No era prerrogativa de un expresidente ser el anfitrión de tal evento. Los invitados fueron retirados con el pretexto de que Calles se había enfermado. "El presidente sostuvo que si se iba a dar un almuerzo de este tipo, debería hacerlo él mismo, y que si un mensaje llegara del presidente Roosevelt, debería llegar al presidente de México".Finalmente, se entregó la carta de Roosevelt a Calles. Calles respondió que aunque tenía en muy alta estima a Roosevelt, no formaba parte de la administración del actual presidente.

Después del incidente de la carta, el embajador estadounidense Daniels cometió otro paso en falso al llamar a Calles el "hombre fuerte de México" en una entrevista con el diario mexicano El Nacional. Rodríguez llamó a Daniels por este error, y el embajador posteriormente afirmó que había sido citado incorrectamente. Daniels escribió más tarde en sus memorias que Daniels, Calles y Puig Casauranc "sabían que el hombre (Rodríguez) en el Castillo de Chapultepec (la residencia presidencial oficial) era el presidente de México".

Relaciones con Estados Unidos

Rodríguez hablaba inglés con fluidez y era dueño de una casa en San Diego. Había pasado algún tiempo trabajando en Los Ángeles antes de la Revolución Mexicana. Más tarde se hizo rico debido a sus tratos con socios comerciales norteamericanos, en Tijuana. Y su segunda esposa era de Chicago. Por lo tanto, era bastante pro-estadounidense. Uno de los primeros actos de Rodríguez fue definir la actitud del gobierno mexicano hacia Estados Unidos. Dijo: "Mi política hacia los Estados Unidos consistirá en continuar las relaciones de amistad que han existido". En enero de 1933, el Agregado Militar de los Estados Unidos en México, Robert E. Cummings, observó que: “El General Rodríguez está haciendo un buen trabajo como Presidente y está asumiendo cada vez más las responsabilidades y decisiones que antes le quedaban al General Calles durante la Guerra de Ortiz. administración Rubio".Y el embajador de Estados Unidos, Reuben Clark, informó que el peso se había fortalecido con Rodríguez, lo que indica la confianza en él en los círculos financieros y que la política de Estados Unidos era de cordial amistad.

Educación

El gobierno de Rodríguez organizó el Consejo de Educación Primaria en el Distrito Federal y creó misiones culturales en las zonas rurales. También estableció escuelas agrícolas y escuelas agrícolas regionales, así como escuelas para la formación de maestros. También estableció el Consejo Técnico de Educación Rural.

Narciso Bassols fue Ministro de Educación y siguió una política que quitó el control de la educación de las manos de los estados mexicanos y la puso bajo el control federal. En cuestión estaba la continua influencia de la Iglesia Católica en los estudiantes. Bajo Bassols, la proposición de que la educación debería abogar explícitamente por el socialismo iba a ser política oficial, y se movió para incorporarla en la Constitución mexicana. Muchos padres se opusieron a la educación sexual en las escuelas y hubo una resistencia considerable por parte de la Iglesia. Bassols aumentó los salarios de los docentes y trató de socavar la influencia de los grupos de docentes. Rodríguez cambió a Bassols de Educación al puesto de alto nivel como Ministro del Interior, y Baddols luego renunció.

Relaciones con la Iglesia Católica

Bajo el presidente interino Emilio Portes Gil, la Iglesia Católica Romana en México y el gobierno mexicano habían llegado a un acuerdo que pondría fin a la Guerra Cristera en 1929. La Iglesia Católica estaba disgustada porque continuaban los movimientos anticatólicos en partes del país. especialmente Jalisco y Chiapas. El Papa Pío XI emitió una encíclica que objetaba la legislación mexicana en detrimento del clero católico. Rodríguez se opuso enérgicamente a la encíclica por estar llena de falsedades e "incitaría al clero a desobedecer las normas mexicanas". El representante del Vaticano en México, el arzobispo delegado apostólico Leopoldo Ruiz y Flóres, trató de decir que el gobierno mexicano había malinterpretado el mensaje del Papa. El Congreso exigió su expulsión y lo subieron a un avión. Ruiz y Flores llamó entonces a los católicos mexicanos a no ser miembros del PNR por ser socialista y ateo, y llamó a la acción de los fieles católicos. “Cada católico debe convertirse en una escuela de doctrina cristiana, en un verdadero apóstol, y veremos que la persecución se convierte en bendiciones del Cielo”.Calles, fuertemente anticlerical, cuyas políticas durante su presidencia habían provocado la Guerra Cristera, pidió la expulsión del representante papal y del arzobispo de México. El representante papal ya estaba fuera del país y sería arrestado si regresaba. Rodríguez autorizó a Portes Gil, entonces ministro del Interior, a elaborar una recomendación, que podría discutir con Calles. Se tomaron medidas contra los altos clérigos, pero no hubo un levantamiento de los católicos contra el gobierno, a pesar de los llamados clericales a uno.

Agricultura, trabajo e industria

El gobierno promulgó el Código Agrario, que reunió legislación dispersa en materia agraria. Rodríguez renovó los esfuerzos para distribuir latifundios en manos de campesinos, que se habían ralentizado bajo la administración de Calles. Rodríguez promovió las actividades del Banco Nacional de Crédito Agropecuario.

El presidente Rodríguez fue responsable de muchos programas diseñados para ayudar a los trabajadores mexicanos a sobrevivir la Gran Depresión. En agosto de 1933 instó a los fabricantes y agricultores mexicanos a alinearse con su plan de establecer un salario mínimo.A través de la ley de salario mínimo para los trabajadores mexicanos, pretendía intensificar el desarrollo industrial de México y hacer que la nación fuera menos dependiente del comercio internacional. La ley entró en vigor el 1 de enero de 1934 y se fijó entre un peso y tres pesos diarios, según el tipo de trabajo y la región de México. En agosto de 1934, el presidente Rodríguez afirmó que su ley de salario mínimo había beneficiado a 2,5 millones de trabajadores agrícolas e industriales, y aumentó el poder adquisitivo del público en 1,5 millones de pesos diarios desde que entró en vigor, para un aumento total proyectado de 547.000.000 de pesos para fines de 1934..

Creó el Departamento de Trabajo y promovió el movimiento sindical y protegió a los trabajadores contra la dirección. Estableció reglamentos de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, se expidió y creó la Oficina Federal de Defensa del Trabajo, de Agencias de Colocación, de Trabajo Peligroso e Insalubre, de Higiene Laboral, de la Inspección Federal del Trabajo y de Medidas Preventivas de Accidentes. Era partidario de las cooperativas, que consideraba que distribuirían la riqueza nacional para que se distribuyera de manera más equitativa, y presionó al Congreso para que emitiera la Ley de Cooperativas. Importante para las acciones futuras en la industria petrolera de México fue la creación por parte de Rodríguez de una empresa privada, Petromex, vinculada al gobierno y que protegía el suministro para uso doméstico y podía competir con los inversionistas extranjeros en la industria.

Infraestructura

Calles había iniciado un ambicioso programa de construcción de carreteras, que continuó en la década de 1930 bajo Rodríguez. Las carreteras unirían importantes centros dentro de México, así como con los Estados Unidos en el norte y Guatemala en el sur. También conectarían áreas remotas de México y la nación más grande. La construcción de carreteras era una forma de construcción estatal. La construcción de la Carretera Panamericana progresó, con un mapa emitido en 1933 que muestra la ruta.

Ley

Durante su presidencia mejoró la organización y funcionamiento de la justicia común, expidiendo la Ley Orgánica de los Tribunales de Distrito y Territoriales. Se revisaron los códigos federales y se expidió la Ley Federal de Procedimientos Penales. Organizó la Procuraduría General de la República, determinando las funciones del Ministerio Público de la Federación, el cual realizó el estudio de la Ley de Protección y expidió las Cédulas de Identificación Personal, Nacionalidad y Naturalización, Servicio Exterior y Sociedades Mercantiles en General. También implementó leyes relacionadas con la caridad privada y los monopolios. Expide la Ley de Sociedades Anónimas de Responsabilidad Limitada y de Interés Público. Promulgó el Código de Justicia Militar.

Economía y finanzas

Estableció el Consejo Económico Nacional y creó el Banco Financiero Nacional. Fundó el Banco del Pacífico, el Banco Mexicano de Occidente y el Central Mexicano de Crédito. Reformó la Ley de Secretarías de Estado, transformando el Departamento de Comercio, Comercio y Trabajo en la Secretaría de Economía Nacional, a la que le correspondía sentar las bases del intervencionismo estatal y la economía dirigida.

Post-presidencia

El 30 de noviembre de 1934, Rodríguez pasó pacíficamente el poder a Cárdenas. Luego volvió a la vida privada. Como reformador, Cárdenas prohibió los juegos de azar y cerró todos los casinos del norte, incluido el famoso Casino y Hotel Agua Caliente. Esto privó a Rodríguez (y Calles) de una importante fuente de ingresos. Sin embargo, en ese momento, Rodríguez ya era uno de los hombres más ricos de México.

Viajes y vida en el extranjero

Rodríguez y su esposa, Aída Sullivan, viajaron por el mundo durante varios años después de la presidencia, en parte para evitar intrigas políticas. Visitaron Estados Unidos, Canadá, Europa, África del Norte, Turquía, India, China, Japón, Filipinas, Hawái, Nueva Zelanda, Australia, Cuba, Panamá y Guatemala. La pareja vivió en Londres, Inglaterra, de 1936 a 1937. Posteriormente, Rodríguez viajó extensamente por Rusia con su secretario personal Alfonso Verdugo. Mientras estuvo en Rusia, Rodríguez estudió en profundidad el sistema político soviético. Más tarde, escribió sobre lo que vio allí en su autobiografía. Después de recorrer Rusia, Rodríguez regresó a México en 1938.

Intereses de negocios

En 1938, Rodríguez y Sullivan se mudaron a su extenso rancho en la costa del Pacífico, en El Sauzal en Baja California. Durante este tiempo, Rodríguez invirtió su riqueza en varias industrias productivas. Se centró principalmente en la pesca de camarones, la pesca y el envasado de productos del mar. En 1939, Rodríguez construyó la Pesquera de Topolobampo en Topolobampo, Sinaloa. En ese momento, era la planta de congelación de camarones más grande del mundo. En septiembre de 1940, advirtió al presidente Cárdenas sobre los peligros de renovar las concesiones japonesas de pesca de camarones en aguas mexicanas. Convenció a Cárdenas de que una industria camaronera 100% mexicana era más segura, por lo que los japoneses perdieron la concesión. Rodríguez fue clave para ayudar a construir esta industria a nivel nacional, y se involucró en varias empresas de productos del mar como Compañía Productos Marinos de Guaymas, SA

En 1942, se convirtió en dueño y operador de la estación de radio XERB de 50,000 watts en Rosarito.

Segunda Guerra Mundial

México declaró la guerra a las potencias del Eje el 22 de mayo de 1942. Aunque el papel de combate del país fue limitado, México ayudó a los Aliados con escuadrones aéreos como las Águilas Aztecas. México también ayudó a defender el Golfo de México. Durante la guerra, Rodríguez fue designado comandante de la Zona Militar-Naval del Golfo de México. Esta fue la zona militar más importante del país, debido a las constantes incursiones de los submarinos nazis.Como comandante, tomó medidas para proteger el Golfo de los submarinos alemanes. En julio de 1942 ordenó la detención de dos espías nazis en el Estado de Veracruz. Ambos eran sospechosos de enviar señales a los submarinos nazis. Uno de los alemanes fue encontrado en una casa en la playa con aparatos de radio, libros de códigos y armas de fuego. El otro, Gerhard Wilhelm Kunze, fue un exlíder del German American Bund. Ambos espías fueron enviados a Estados Unidos para ser juzgados por espionaje.

La principal contribución de México al esfuerzo bélico fue un suministro constante de materias primas para la industria estadounidense. Por lo tanto, durante la guerra, Rodríguez también se desempeñó como supervisor principal del programa de producción agrícola-factorial intensificada del gobierno mexicano. En 1943, el gobierno de los Estados Unidos proporcionó semillas de plantas medicinales al Departamento de Agricultura de México. Este programa agrícola conjunto suministró al esfuerzo de guerra plantas utilizadas para la producción legal de drogas. Rodríguez personalmente donó tierra y mano de obra a este programa de producción de plantas de drogas.

Gobernador de Sonora

En 1943 fue electo gobernador de Sonora. Mientras estuvo en el cargo, gravaba los casinos chinos y los "centros de recreación", un eufemismo de los fumaderos de opio. Los ingresos permitieron al gobierno evitar gravar a las "empresas productivas". El propio Rodríguez se había convertido en un hombre rico, en gran parte gracias a los ingresos por vicios.

Infraestructura

En su cargo de gobernador de Sonora se destaca su energía emprendedora y visión futurista, y fue el iniciador de la modernización de Sonora, siendo un importante gestor en la construcción de la infraestructura estatal sobre la cual se basó el desarrollo agrícola. Bajo su administración se construyeron el Palacio Municipal de Hermosillo y el edificio del Banco de México. Rodríguez también aprobó numerosos sistemas de drenaje, represas y mercados municipales. En 1947 se completaron la carretera Hermosillo-Nogales y el tramo Benjamín Hill-Puerto Peñasco del Ferrocarril Sonora-Baja California. Rodríguez aprobó el proyecto para la construcción de una planta termoeléctrica en el Puerto de Guaymas.

Educación y filantropía

Durante su mandato, aumentó los salarios de los maestros y declaró la construcción de 186 nuevos edificios escolares, 11 escuelas ampliadas y 145 reconstrucciones escolares. Rodríguez también promovió activamente la educación universitaria en Sonora. Durante su administración se construyó el Museo y Biblioteca de la Universidad de Sonora. Se estima que la mitad del costo de construcción del museo y la biblioteca salió de su bolsillo personal.

Estaba convencido de que la educación era el arma principal para combatir la desigualdad. En 1946 él y su esposa Aída Sullivan reunieron a un comité de distinguidos empresarios y miembros destacados de la sociedad sonorense. Su objetivo era solicitar donaciones y asignar fondos para otorgar becas a estudiantes de escasos recursos del Estado de Sonora. El comité propuso que se inviertan las donaciones agregadas y que los rendimientos de la inversión proporcionen los fondos para apoyar a los estudiantes. Rodríguez y Sullivan realizaron una donación personal de 1 millón de pesos (US$47.989), dotando así los activos iniciales y constituyendo la Fundación Esposos Rodríguez(Fundación Pareja Rodríguez). A lo largo de los años, la fundación ha visto un crecimiento exponencial en el número de becarios que reciben apoyo. La fundación actualmente apoya a más de 5.500 estudiantes en diferentes niveles de educación.

Post-gobierno

Rodríguez renunció a su cargo de gobernador en abril de 1948, citando problemas de salud causados ​​​​por la diabetes.

Intereses de negocios

Rodríguez volvió a su trabajo en los negocios. El 1 de enero de 1950 fue nombrado gerente general de una gran empacadora de carne en Sonora llamada Frigorífico y Empacadora SA. En 1950 se convirtió en copropietario de una planta congeladora de camarones en El Golfo de Santa Clara, Sonora. En 1953 construyó el Hotel Garci Crespo, un enorme balneario en Tehuacán, Puebla.

Industria del cine

Rodríguez se involucró en la industria cinematográfica mexicana durante la Época de Oro del Cine Mexicano. En 1950, fue nombrado director general y presidente del directorio de Crédito Cinematográfico Mexicano, SA Esta casa financiera del comercio cinematográfico patrocinada por el gobierno fue responsable del avance de la industria cinematográfica mexicana, a nivel nacional e internacional.

Rodríguez se convirtió en un destacado exhibidor y productor de cine. Era dueño de una empresa mexicana de distribución de películas llamada Distribuidora Mexicana de Películas, SA También era dueño de más de 100 salas de cine en México. En 1953, ayudó a modernizar estos teatros instalando la tecnología CinemaScope. Para 1954, Rodríguez se había hecho conocido internacionalmente como un magnate del cine. Había adquirido once salas de cine de primer nivel en la Ciudad de México, incluidos Cine Opera, Cine Florida, Cine Colonial, Cine Chapultepec y Cine Mariscala. También poseía la participación mayoritaria en el teatro más grande de la Ciudad de México, el Cine Coloso de 6.500 asientos. Además, Rodríguez era dueño de varios teatros provinciales.

Junto con su socio comercial norteamericano Theodore Gildred Sr., Rodríguez era propietario de Tepeyac Studios en la Ciudad de México. Allí se rodaron cerca de 150 películas, entre ellas el clásico Los Olvidados (1950) de Luis Buñuel. Tepeyac Studios también produjo la premiada película Robinson Crusoe (1954), y partes de la película se rodaron allí. Dirigida por Luis Buñuel, se crearon dos versiones de la película, una en inglés y otra en español. La película fue un éxito comercial y de crítica, y fue distribuida en México por la distribuidora de películas de Rodríguez. En 1954, Rodríguez hizo un trato con 20th Century Fox para producir películas de CinemaScope en México. Tepeyac Studios cerró definitivamente en 1957.

Vida personal

Rodríguez se casó tres veces. En 1917 contrajo matrimonio con Luisa Montijo de Guayamas. Tuvieron un hijo llamado Abelardo Luis (Rod) Rodríguez Montijo, que vivió hasta los cien años. Pero la pareja era incompatible, por lo que pronto se separaron de mutuo acuerdo. El segundo matrimonio fue con Eathyl Vera Meier de Chicago, Illinois. Se casaron en Calexico en agosto de 1921. Meier sufría de depresión, que empeoró cuando perdió a su hija, que nació prematuramente. Meier se suicidó en el Hotel Belmar de Mazatlán el 25 de septiembre de 1922. En febrero de 1924, Rodríguez se casó con Aída Sullivan Coya de Puebla. Él tenía treinta y cuatro años, ella diecinueve. Tuvieron tres hijos llamados Juan Abelardo, Fernando Julio y Abelardo S.También tuvieron varios nietos. Su matrimonio con Sullivan fue bastante estable y duró más de cuarenta años, hasta la muerte de Rodríguez.

honoris causa

El 15 de junio de 1951, Rodríguez recibió un Doctorado Honoris Causa en Derecho de la Universidad de California, Berkeley. Su hijo Abelardo S. se graduó de la UCB el mismo día, como Licenciado en Administración de Empresas.

Autobiografía

Rodríguez escribió una autobiografía de 445 páginas en 1962. La Autobiografía de Abelardo L. Rodríguez fue publicada por el Senado de la República Mexicana, Comisión de Bibliotecas y Asuntos Editoriales.

Tragedia familiar

Una tragedia familiar afectó profundamente a Rodríguez en años posteriores. En 1964, su hijo Juan Abelardo, de 39 años, y su nuera, Janine Ratliff, fallecieron en un accidente aéreo. La pareja tenía cuatro hijos pequeños, a quienes Sullivan y Rodríguez cuidaron y criaron.

Muerte

El General Abelardo L. Rodríguez murió en la Clínica Scripps de La Jolla, California, el 13 de febrero de 1967. Está enterrado en el Panteón Municipal Delegación Sauzal. Este cementerio está ubicado en El Sauzal de Rodríguez en el Municipio de Ensenada, en Baja California. Aída Sullivan Coya fue enterrada junto a él después de su muerte en 1975.

Reconocimiento

El legado de Abelardo L. Rodríguez incluye una serie de hitos en todo México. Éstos incluyen:

Baja California

Sonora

Ciudad de México

Estado de México

Aguascalientes

Colima

Morelos

Nuevo León

Veracruz

Galería de imágenes

Imágenes de Abelardo L. Rodríguez