Pedro de Alvarado

ImprimirCitar
conquistador español y gobernador de Guatemala

Pedro de Alvarado (Pronunciación en español: [ˈpeðɾo ðe alβaˈɾaðo]; c. 1485 - 4 de julio de 1541) fue un conquistador español y gobernador de Guatemala. Participó en la conquista de Cuba, en la exploración de las costas de la Península de Yucatán y el Golfo de México por parte de Juan de Grijalva, y en la conquista del Imperio Azteca dirigida por Hernán Cortés. Se le considera el conquistador de gran parte de América Central, incluidos Guatemala, Honduras y El Salvador.

Carácter y apariencia

Pedro de Alvarado era extravagante y carismático, y era un comandante militar brillante y un hombre cruel y endurecido. Se le describe como de "buenos rasgos y porte", y cuando se le presenta una imagen de él, los aztecas se refieren a él como Tōnatiuh. Los aztecas le dieron este nombre a Alvarado por su cabello rubio y también por su temperamento infame. Era guapo y presentaba una apariencia afable, pero era volátil y rápido para la ira.

Fue despiadado en su trato con los pueblos indígenas que se propuso conquistar. Los historiadores juzgan que su codicia lo llevó a una crueldad excesiva, y sus contemporáneos españoles denunciaron su extrema brutalidad durante su vida. Era un mal gobernador de los territorios que había conquistado y buscaba incansablemente nuevas aventuras.

Su brutalidad táctica, como la masacre en el Gran Templo de Tenochtitlán, a menudo socavaba las consideraciones estratégicas. También fue acusado de crueldad contra sus compatriotas españoles. Alvarado era poco apto para gobernar; cuando ocupó cargos de gobierno, hizo poco para establecer bases estables para el gobierno colonial. Sus cartas no muestran interés por los asuntos civiles, y solo habla de exploración y guerra. Alvarado resistió obstinadamente los intentos de la Corona española de establecer impuestos ordenados en Guatemala y se negó a reconocer tales intentos. Como gobernador de Guatemala, Alvarado ha sido descrito por W. George Lovell et al. como "un déspota insaciable que no reconocía más autoridad que la suya propia y que consideraba a Guatemala como poco más que su patrimonio personal"

El historiador estadounidense William H. Prescott describió el carácter de Alvarado en los siguientes términos:

Alvarado era un cavalier de alta familia, galante y caballeriza, y [Cortes] cálido amigo personal. Tenía talentos para la acción, era poseído de firmeza e intrepididad, mientras que sus modales francos y deslumbrantes hacían del Tonatiuh un favorito especial con los mexicanos. Pero, bajo este exterior, el futuro conquistador de Guatemala ocultó una erupción cardíaca, rapaz y cruel. Fue totalmente indigente de esa moderación, que, en la delicada posición que ocupó, era una calidad de más valía que todo el resto.

William H. Prescott 1922, Historia de la conquista de México: Libro 4, Capítulo 8, p. 54.

El cronista español Antonio de Remesal comentó que "Alvarado deseaba más ser temido que amado por sus súbditos, ya fueran indios o españoles." En su fácil recurso a la violencia, Alvarado fue un producto de su tiempo, y Alvarado no fue el único conquistador que recurrió a tales acciones. Hernán Cortés y Francisco Pizarro realizaron hechos de similar crueldad, pero no han suscitado tantas críticas como Alvarado.

Primeros años y familia

Pedro de Alvarado nació en 1485 en la localidad extremeña de Badajoz. Su padre fue Gómez de Alvarado, y su madre fue Leonor de Contreras, la segunda esposa de Gómez. Pedro de Alvarado tenía una hermana gemela, Sarra, y cuatro hermanos de pura sangre, Jorge, Gonzalo, Gómez y Juan. Pedro tenía un medio hermano ilegítimo, también llamado Juan, referido en fuentes contemporáneas como Juan el Bastardo.

Se sabe muy poco sobre los primeros años de vida de Pedro de Alvarado antes de su llegada a las Américas. Durante la conquista de América, los relatos de sus hazañas juveniles en España se convirtieron en leyendas populares, pero su veracidad es dudosa. Un ejemplo es el cuento entonces corriente de que cuando era un joven esperando el paso a las Américas, subió a la torre de la iglesia de Sevilla con unos amigos. Un poste de pancarta se extendía unos 3,0 a 3,7 metros (10 a 12 pies) desde una ventana superior. Uno de sus compañeros caminó hasta el final del poste después de quitarse la capa y la espada, y regresó a la torre de espaldas. Alvarado, temeroso de que se burlaran de él, caminó hacia el poste con la espada y la capa, y se dio la vuelta al final para regresar a la torre que estaba frente a él.

El abuelo paterno de Alvarado fue Juan Alvarado "el Viejo" ("el mayor"), que fue comendador de Hornachos, y su abuela paterna fue Catalina Messía. El tío de Pedro de Alvarado por parte de padre era Diego de Alvarado y Messía, quien era el comendador de Lobón, Puebla, y Montijo, alcalde de Montánchez, y señor de Castellanos y de Cubillana. Diego era un veterano de las campañas contra los moros.

Primeras campañas en América

Alvarado y sus hermanos cruzaron el Océano Atlántico antes de 1511, posiblemente en 1510. Para 1511 se había establecido en España un sistema de licencias para controlar el flujo de colonos hacia el Nuevo Mundo. El único de los hermanos Alvarado que aparece en los registros es Juan de Alvarado, en 1511, lo que hace suponer que los demás ya estaban en América cuando se estableció el sistema de licencias. Los hermanos Alvarado hicieron escala en Hispaniola, pero hay pocas menciones de su estancia allí en documentos históricos.

Poco después de llegar a Santo Domingo, en La Española, Pedro de Alvarado trabó amistad con Hernán Cortés, quien en ese momento se desempeñaba como escribano público. Alvarado se unió a Cortés para participar en la conquista de Cuba, bajo el mando de Diego de Velázquez. La conquista de Cuba se inició en 1511, y Pedro de Alvarado estuvo acompañado por sus hermanos. Poco después de la invasión, Alvarado estaba administrando una próspera hacienda en la nueva colonia. Es por esta época que Pedro de Alvarado emerge en el registro histórico como un propietario de hacienda próspero e influyente, ya bien conectado con Velázquez, quien ahora era gobernador de Cuba.

Expedición Grijalva, 1518

Juan de Grijalva
La costa de Cozumel fue la primera vista de Alvarado de Yucatán.

Diego Velázquez, el gobernador de Cuba, estaba entusiasmado con el informe de Francisco Hernández de Córdoba sobre el oro en la península de Yucatán recién descubierta. Organizó una expedición compuesta por cuatro barcos y 260 hombres. Colocó al mando general a su sobrino Juan de Grijalva; Pedro de Alvarado capitaneaba uno de los navíos. La pequeña flota estaba equipada con ballestas, mosquetes, artículos de trueque, carne de cerdo salada y pan de mandioca.

La flota salió de Cuba en abril de 1518 y tocó tierra por primera vez en la isla de Cozumel, frente a la costa este de Yucatán. Los habitantes mayas de Cozumel huyeron de los españoles; la flota luego navegó hacia el sur desde Cozumel, a lo largo de la costa este de la península. Los españoles divisaron tres grandes ciudades mayas a lo largo de la costa. El jueves de la Ascensión la flota descubrió una gran bahía, a la que los españoles llamaron Bahía de la Ascensión.

Grijalva no aterrizó en ninguna de estas ciudades y se volvió hacia el norte para rodear el norte de la península de Yucatán y navegar por la costa oeste. En Campeche los españoles abrieron fuego contra la ciudad con pequeños cañones; los habitantes huyeron, permitiendo que los españoles tomaran la ciudad abandonada. Los mayas permanecieron escondidos en la selva, por lo que los españoles abordaron sus barcos y continuaron por la costa.

En Champotón, la flota fue abordada por un pequeño número de grandes canoas de guerra, pero los barcos' el cañón pronto los puso en fuga. En la desembocadura del río Tabasco, los españoles avistaron guerreros y canoas en masa, pero los nativos no se acercaron. Por medio de intérpretes, Grijalva indicó que deseaba comerciar y trocar vino y abalorios a cambio de alimentos y otros víveres. De los nativos recibieron algunas baratijas de oro y noticias de las riquezas del Imperio Azteca al oeste. La expedición continuó lo suficiente como para confirmar la realidad del imperio rico en oro, navegando hacia el norte hasta el río Pánuco.

En el río Papaloapan, Alvarado ordenó a su barco río arriba, dejando atrás al resto de la pequeña flota para esperarlo en la desembocadura del río. Esta acción enfureció mucho a Grijalva, quien temía que se perdiera un barco solitario. Después de esto, los españoles se refirieron al río como el Río de Alvarado ("Alvarado's River"). Un poco más adelante a lo largo de la costa, la flota encontró asentamientos bajo el dominio azteca y fue recibida por emisarios aztecas con obsequios de oro y joyas enviados por el emperador Moctezuma II.

Como castigo por entrar al río Papaloapan sin órdenes, Grijalva envió a Alvarado con el barco San Sebastián para transmitir la noticia de los descubrimientos a Cuba. Alvarado hizo una entrada triunfal a Santiago de Cuba, con gran ostentación de las riquezas que había obtenido de la expedición. Su temprana llegada a Cuba le permitió congraciarse con el gobernador Velázquez antes del regreso de Grijalva. El resto de la flota recaló en el puerto de La Habana cinco meses después de su partida. Grijalva fue recibido con frialdad por el gobernador, a quien Alvarado había vuelto en su contra, reclamando para sí gran parte de la gloria de la expedición.

Expedición a México, 1519

Old painting of a bearded young man facing slightly to the right. He is wearing a dark jacket with a high collar topped by a white ruff, with ornate buttons down the front. The painting is dark and set in an oval with the letters "HERNAN CORTES" in a rectangle underneath.
Hernán Cortés dirigió la expedición contra los aztecas.

El regreso de Grijalva despertó gran interés en Cuba. Se organizó una nueva expedición, con una flota de once barcos que transportaban 500 hombres y algunos caballos. Hernán Cortés fue puesto al mando; Pedro de Alvarado y sus hermanos Jorge, Gómez y Juan "El Bastardo" se unió a la expedición. Cortés encargó a Pedro de Alvarado que reuniera reclutas de las haciendas del interior de Cuba. La tripulación incluía oficiales que se convertirían en famosos conquistadores, incluidos Cristóbal de Olid, Gonzalo de Sandoval y Diego de Ordaz. También iban a bordo Francisco de Montejo y Bernal Díaz del Castillo, veteranos de la expedición Grijalva.

Alvarado volvió a comandar el San Sebastián, con 60 hombres a sus órdenes. La flota tocó tierra por primera vez en Cozumel y permaneció allí durante varios días. Los templos mayas fueron derribados y en uno de ellos se colocó una cruz cristiana. Desde Cozumel, la flota rodeó el norte de la península de Yucatán y siguió la costa hasta el río Tabasco. En Tabasco, la flota ancló en Potonchán, un pueblo maya chontal. Los mayas se prepararon para la batalla, pero los caballos y las armas de fuego españoles decidieron rápidamente el resultado. Desde Potonchán, la flota continuó hasta San Juan de Ulúa. La tripulación permaneció poco tiempo antes de trasladarse a un promontorio cerca de Quiahuiztlán y Cempoala, una ciudad súbdita del Imperio Azteca. Algunos de los españoles se quedaron cerca de la costa cuando Cortés viajó hacia el interior, pero Alvarado acompañó a Cortés en la marcha hacia el interior. Mientras marchaba hacia Tenochtitlán, la expedición se desvió un poco para transitar por tierras tlaxcaltecas. Los tlaxcaltecas atacaron la fuerza española en numerosas ocasiones, pero no pudieron derrotar a las fuerzas españolas. Después de hacer una alianza con los tlaxcaltecas, los españoles pasaron a conquistar a los aztecas.

Los restos del "Castillo de Alvarado", Chamela, Jalisco

Alvarado comandó uno de los once barcos de la flota y también actuó como Cortés' segundo al mando durante la primera estancia de la expedición en la capital azteca de Tenochtitlán. Las relaciones entre los españoles y sus anfitriones eran incómodas, especialmente dado que Cortés' reiterada insistencia en que los aztecas desistan de la adoración de ídolos y de los sacrificios humanos; Para garantizar su propia seguridad, los españoles tomaron como rehén al rey azteca Moctezuma. Cuando Cortés regresó a la costa del Golfo para hacer frente a la expedición hostil recién llegada de Pánfilo de Narváez, Alvarado permaneció en Tenochtitlán como comandante del enclave español, con órdenes estrictas de asegurarse de que no se permitiera escapar a Moctezuma.

Durante Cortés' ausencia, las relaciones entre los españoles y sus huestes fueron de mal en peor, y Alvarado encabezó una masacre de nobles y sacerdotes aztecas que observaban una fiesta religiosa. Alvarado afirma que lo hizo porque temía que los aztecas estuvieran conspirando contra él, pero no hay evidencia física que respalde esta afirmación y las supuestas advertencias que recibió provinieron de cautivos torturados que muy probablemente habrían dicho cualquier cosa para detener la tortura. Cuando Cortés regresó a Tenochtitlan, encontró a las fuerzas españolas sitiadas. Después de que Moctezuma muriera en un intento de negociar con su propia gente, los españoles decidieron escapar abriéndose camino a través de una de las calzadas que conducían desde la ciudad al otro lado del lago hasta tierra firme. En una cruenta acción nocturna del 10 de julio de 1520, conocida como La Noche Triste, Alvarado encabezó la retaguardia y resultó gravemente herido. Según los versos satíricos de Gonzalo Ocampo, en referencia a Alvarado cruzando una brecha de la calzada durante la fuga, la fuga de Alvarado se conoció como Salto de Alvarado ("Alvarado's Leap& #34;).

Pedro luego participó en el Sitio de Tenochtitlán, al mando de una de las cuatro fuerzas bajo el mando de Cortés. Alvarado resultó herido cuando Cuauhtémoc atacó los tres campamentos españoles el día de la fiesta de San Juan. La compañía de Alvarado fue la primera en llegar al mercado de Tlateloco, incendiando los santuarios aztecas. Cortés' y las compañías de Sandoval se le unieron allí después de cuatro días más de lucha.

Conquista del Soconusco y Guatemala

... esperábamos hasta que se acercaron lo suficiente para disparar sus flechas, y luego los golpeamos; como nunca habían visto caballos, crecieron muy temerosos, y hicimos un buen avance... y muchos de ellos murieron.

Pedro de Alvarado describiendo el acercamiento a Quetzaltenango en su tercera carta a Hernán Cortés

Cortés envió a Pedro de Alvarado a invadir Guatemala con 180 de caballería, 300 de infantería, ballestas, mosquetes, 4 cañones, gran cantidad de municiones y pólvora, y miles de guerreros mexicanos aliados. Pedro de Alvarado pasó por Soconusco con una fuerza considerable en 1523, en ruta a conquistar Guatemala. El ejército de Alvarado incluía veteranos endurecidos de la conquista de los aztecas, e incluía caballería y artillería; también hubo muchos aliados indígenas de Cholula, Tenochtitlan, Texcoco, Tlaxcala y Xochimilco.

Alvarado fue recibido en paz en el Soconusco, y los habitantes juraron lealtad a la Corona española. Informaron que grupos vecinos en Guatemala los estaban atacando por su actitud amistosa hacia los españoles. Se pierde la carta de Alvarado a Hernán Cortés describiendo su paso por el Soconusco, y el conocimiento de los hechos allí proviene del relato de Bernal Díaz del Castillo, quien no estuvo presente, pero relató el informe de Gonzalo de Alvarado. Para 1524, el Soconusco había sido completamente pacificado por Alvarado y sus fuerzas.

Una página de la Lienzo de Tlaxcala mostrando la conquista de Quetzaltenango

Pedro de Alvarado y su ejército avanzaron a lo largo de la costa del Pacífico sin oposición hasta llegar al río Samalá en el oeste de Guatemala. Esta región formó parte de la K'iche' reino, y un K'iche' El ejército intentó sin éxito impedir que los españoles cruzaran el río. Una vez al otro lado, los conquistadores saquearon los asentamientos cercanos en un esfuerzo por aterrorizar a los quiché. El 8 de febrero de 1524, el ejército de Alvarado libró una batalla en Xetulul, llamada Zapotitlán por sus aliados mexicanos (la actual San Francisco Zapotitlán). A pesar de sufrir muchas lesiones infligidas por defender K'iche' arqueros, los españoles y sus aliados asaltaron la ciudad y acamparon en el mercado.

Alvarado luego giró para dirigirse río arriba hacia las montañas de la Sierra Madre hacia K'iche' corazón, cruzando el paso hacia el fértil valle de Quetzaltenango. El 12 de febrero de 1524, los aliados mexicanos de Alvarado fueron emboscados en el paso y rechazados por K'iche' guerreros, pero la carga de la caballería española que siguió fue un shock para los k'iche', que nunca antes habían visto caballos. La caballería dispersó a los K'iche' y el ejército cruzó a la ciudad de Xelajú (actual Quetzaltenango) solo para encontrarla desierta.

Casi una semana después, el 18 de febrero de 1524, un k'iche' el ejército se enfrentó al ejército español en el valle de Quetzaltenango y fueron derrotados por completo; muchos K'iche' los nobles estaban entre los muertos. Esta batalla agotó a los K'iche' militarmente y pidieron la paz y ofrecieron tributo, invitando a Pedro de Alvarado a su capital Q'umarkaj, que era conocida como Tecpan Utatlan para los aliados de habla náhuatl de los españoles. Alvarado sospechaba profundamente de los K'iche' intenciones pero aceptó la oferta y marchó a Q'umarkaj con su ejército.

Grass- and scrub-covered ruins set against a backdrop of low pine forest. A crumbling squat square tower stands behind to the right, all that remains of the Temple of Tohil, with the remains of the walls of the ballcourt to the left in the foreground.
Q'umarkaj fue la capital del reino de K'iche hasta que fue quemado por las fuerzas de Alvarado.

En marzo de 1524, Pedro de Alvarado ingresó a Q'umarkaj por invitación de los restantes señores de los K'iche' después de su catastrófica derrota, temiendo que estaba entrando en una trampa. Acampó en la llanura fuera de la ciudad en lugar de aceptar alojamiento en el interior. Temiendo la gran cantidad de K'iche' guerreros reunidos fuera de la ciudad y que su caballería no podría maniobrar en las estrechas calles de Q'umarkaj, invitó a los principales señores de la ciudad, Oxib-Keh (el rey) y Beleheb-Tzy (el rey electo) para visitarlo en su campamento.

Tan pronto como lo hicieron, los apresó y los mantuvo como prisioneros en su campamento. El K'iche' guerreros, al ver a sus señores hechos prisioneros, atacaron a los españoles' aliados indígenas y logró matar a uno de los soldados españoles. En este punto, Alvarado decidió capturar al K'iche' señores quemados vivos, y luego procedieron a quemar toda la ciudad. Luego de la destrucción de Q'umarkaj y la ejecución de sus gobernantes, Pedro de Alvarado envió mensajes a Iximche, capital de los Kaqchikel, proponiendo una alianza contra los restantes K'iche' resistencia.

Alianza Kaqchikel y conquista de los Tz'utujil

El 14 de abril de 1524, poco después de la derrota de los quichés, los españoles fueron invitados a Iximché y fueron bien recibidos por los señores Belehe Qat y Cahi Imox. Los reyes Kaqchikel proporcionaron soldados nativos para ayudar a los conquistadores contra la continuación de K'iche' resistencia y para ayudar con la derrota del vecino reino Tz'utuhil. Los españoles solo se quedaron brevemente en Iximché antes de continuar por Atitlán, Escuintla y Cuscatlán. Los españoles regresaron a la capital Kaqchikel el 23 de julio de 1524 y el 27 de julio, Pedro de Alvarado declaró a Iximché como la primera capital de Guatemala, Santiago de los Caballeros de Guatemala ("Santiago de los Caballeros de Guatemala").

View across hills to a broad lake bathed in a light mist. The mountainous lake shore curves from the left foreground backwards and to the right, with several volcanoes rising from the far shore, framed by a clear blue sky above.
El reino de Tz'utujil tenía su capital en la orilla del lago Atitlán.

Los Kaqchikel parecen haber entrado en una alianza con los españoles para derrotar a sus enemigos, los Tz'utujil, cuya capital era Tecpan Atitlan. Pedro de Alvarado envió dos mensajeros kaqchikeles a Tecpán Atitlán a pedido de los señores kaqchikeles, ambos asesinados por los tzútujiles. Cuando la noticia de la muerte de los mensajeros llegó a los españoles en Iximché, los conquistadores marcharon contra los tzútujiles con sus aliados kaqchikeles.

Pedro de Alvarado salió de Iximche apenas 5 días después de haber llegado allí, con 60 de caballería, 150 de infantería española y un número no especificado de guerreros kaqchikeles. Los españoles y sus aliados llegaron a la orilla del lago tras un día de dura marcha, sin encontrar oposición alguna. Al ver la falta de resistencia, Alvarado se adelantó con 30 jinetes a lo largo de la orilla del lago. Frente a una isla poblada, los españoles finalmente se encontraron con guerreros tz'utujiles hostiles y cargaron contra ellos, dispersándolos y persiguiéndolos hasta una estrecha calzada a través de la cual huyeron los tz'utujiles sobrevivientes. El resto del ejército de Alvarado pronto reforzó su grupo y asaltaron con éxito la isla. Esta batalla tuvo lugar el 18 de abril.

Al día siguiente, los españoles entraron en Tecpan Atitlan pero lo encontraron desierto. Pedro de Alvarado acampó en el centro de la ciudad y envió exploradores a buscar al enemigo. Lograron atrapar a algunos lugareños y los usaron para enviar mensajes a los señores Tzútujil, ordenándoles que se sometieran al rey de España. Los líderes tzáutujiles respondieron rindiéndose a Pedro de Alvarado y jurando lealtad a España, momento en el cual Alvarado los consideró pacificados y regresaron a Iximché. Tres días después de que Pedro de Alvarado regresara a Iximche, los señores de los Tzutujil llegaron allí para jurar lealtad y ofrecer tributo a los conquistadores. Poco tiempo después llegaron varios señores de las tierras bajas del Pacífico para jurar lealtad al rey de España.

Rebelión Kaqchikel

Pedro de Alvarado rápidamente comenzó a exigir oro como tributo a los kaqchikeles, agriando la amistad entre los dos pueblos. Exigió a sus reyes que le entregaran 1000 hojas de oro, cada una con un valor de 15 pesos. El pueblo Kaqchikel abandonó su ciudad y huyó a los bosques y cerros el 28 de agosto de 1524. Diez días después, los españoles declararon la guerra a los Kaqchikel.

Dos años después, el 9 de febrero de 1526, un grupo de dieciséis desertores españoles quemaron el palacio de los Ahpo Xahil, saquearon los templos y secuestraron a un sacerdote, hechos que los kaqchikeles achacaron a Pedro de Alvarado. Los kaqchikeles mantuvieron la resistencia contra los españoles durante varios años. El 9 de mayo de 1530, agotados por la guerra que había visto la muerte de sus mejores guerreros y el abandono forzoso de sus cultivos, los dos reyes de los clanes más importantes regresaron de las tierras salvajes. Un día después se les unieron muchos nobles y sus familias y mucha más gente; luego se rindieron en la nueva capital española en Ciudad Vieja.

Tierras bajas del Pacífico de Guatemala

Una página de la Lienzo de Tlaxcala representando la conquista de Izcuintepeque

El 8 de mayo de 1524, Pedro de Alvarado continuó hacia el sur hasta la planicie costera del Pacífico con un ejército de aproximadamente 6000, donde derrotó a los pipiles de Panacal o Panacaltepeque cerca de Izcuintepeque el 9 de mayo. Alvarado describió el terreno de aproximación al pueblo como muy difícil, cubierto de densa vegetación y pantanos que imposibilitaban el uso de la caballería; en cambio, envió hombres con ballestas por delante. Los pipiles retiraron sus exploradores a causa de la fuerte lluvia, creyendo que los españoles y sus aliados no podrían llegar al pueblo ese día.

Pedro de Alvarado avanzó y cuando los españoles entraron en el pueblo, los defensores no estaban preparados, con los guerreros pipiles adentro resguardándose de la lluvia torrencial. En la batalla que siguió, los españoles y sus aliados indígenas sufrieron pérdidas menores, pero los pipiles pudieron huir al bosque, protegidos de la persecución española por el clima y la vegetación. Pedro de Alvarado ordenó quemar el pueblo y envió mensajeros a los señores pipiles exigiendo su rendición, de lo contrario arrasaría sus tierras.

Según la carta de Alvarado a Cortés, los pipiles regresaron al pueblo y se sometieron a él, aceptando al rey de España como su señor. La fuerza española acampó en la ciudad capturada durante ocho días. Unos años más tarde, en 1529, Pedro de Alvarado fue acusado de utilizar una brutalidad excesiva en su conquista de Izcuintepeque, entre otras atrocidades.

La pendiente del Pacífico de Jutiapa fue el escenario de varias batallas con el Xinca.

En Guazacapán, Pedro de Alvarado describió su encuentro con personas que no eran ni mayas ni pipiles, hablando un idioma completamente diferente; estas personas probablemente eran xincas. En este punto, la fuerza de Alvarado constaba de 250 infantes españoles acompañados por 6.000 aliados indígenas, en su mayoría kaqchikeles y cholutecas. Alvarado y su ejército derrotaron y ocuparon la ciudad xinca más importante, llamada Atiquipaque. Alvarado describió a los guerreros defensores participando en un feroz combate cuerpo a cuerpo con lanzas, estacas y flechas envenenadas. La batalla tuvo lugar el 26 de mayo de 1524 y resultó en una reducción significativa de la población xinca.

El ejército de Alvarado continuó hacia el este desde Atiquipaque y se apoderó de varias ciudades xincas más. Debido a que Alvarado y sus aliados no podían entender el idioma xinca, Alvarado tomó precauciones adicionales en la marcha hacia el este al fortalecer su vanguardia y retaguardia con diez jinetes cada uno. A pesar de estas precauciones, el tren de equipajes fue emboscado por un ejército xinca poco después de salir de Taxisco. Muchos aliados indígenas fueron asesinados y la mayor parte del equipaje se perdió, incluidas todas las ballestas y herrajes para los caballos.

Este fue un serio revés y Alvarado acampó su ejército en Nancintla durante ocho días, tiempo durante el cual envió dos expediciones contra el ejército atacante. Alvarado envió mensajeros xincas para hacer contacto con el enemigo, pero no regresaron. Mensajeros de la ciudad de Pazaco, en el moderno departamento de Jutiapa, ofrecieron paz a los conquistadores pero cuando Alvarado llegó al día siguiente los habitantes se preparaban para la guerra. Las tropas de Alvarado se encontraron con una cantidad considerable de guerreros reunidos y rápidamente los derrotaron por las calles de la ciudad. Desde Pazaco, Alvarado cruzó el Río Paz y entró en lo que hoy es El Salvador.

Cuzcatlán (El Salvador)

Alvarado dirigió el primer esfuerzo de las fuerzas españolas para extender su dominio a la nación de Cuzcatlán (en el actual El Salvador), en junio de 1524. Estos esfuerzos establecieron muchos pueblos como San José Acatempa en 1525 y Esquipulas en 1560. Esfuerzos españoles fueron resistidos firmemente por los indígenas conocidos como pipiles y sus vecinos de habla maya. A pesar del éxito inicial de Alvarado en la Batalla de Acajutla, los indígenas de Cuzcatlán, que según la tradición estaban dirigidos por un caudillo llamado Atlácatl, derrotaron a los españoles y sus auxiliares y los obligaron a retirarse a Guatemala.

Alvarado resultó herido en el muslo izquierdo, quedando discapacitado por el resto de su vida. Abandonó la guerra y nombró a su hermano, Gonzalo de Alvarado, para continuar la tarea. Se requirieron dos expediciones posteriores (la primera en 1525, seguida de un grupo más pequeño en 1528) para poner a los pipiles bajo control español. En 1528 se completó la conquista de Cuzcatlán y se estableció la ciudad de San Salvador.

Títulos y primer matrimonio

El 18 de diciembre de 1527, el rey de España nombró a Alvarado gobernador de Guatemala; dos días después le concedió el codiciado título militar de Adelantado. La estrecha amistad de Alvarado con Cortés se rompió en el mismo año; Alvarado le había prometido a Cortés que se casaría con Cecilia Vázquez, Cortés' primo. Alvarado rompió su promesa y en su lugar se casó con Francisca de la Cueva. Técnicamente, este no fue su primer matrimonio, ya que se casó con una mujer indígena, hija de Xicotencatl el Viejo, a quien los hispanohablantes se referían como Doña Luisa y los hablantes de náhuatl como Tlecuiluatzin.

Francisca de la Cueva estaba bien conectada en la corte real, siendo sobrina de Francisco de los Cobos, secretario del rey, y miembro de la poderosa casa noble de Albuquerque. Este matrimonio le dio a Alvarado una influencia adicional en la corte y fue mucho más útil para sus intereses a largo plazo; Alvarado mantuvo a partir de entonces una amistad con Francisco de los Cobos que le permitió acceder al favor del rey. En 1528, por coincidencia, tanto Alvarado como Cortés estaban en Sevilla al mismo tiempo, pero Cortés lo ignoró.

Francisca de la Cueva murió poco después de su llegada a América. Alvarado siguió siendo gobernador de Guatemala hasta su muerte. Fue nombrado Caballero de Santiago en 1527.

Peru

Para 1532, la amistad de Alvarado con Hernán Cortés se había agriado y ya no confiaba en él. En ese momento, Alvarado solicitó permiso al rey para una expedición al sur a lo largo de la costa del Pacífico, para conquistar las tierras que aún no habían sido reclamadas para la Corona, y rechazó específicamente que Cortés lo acompañara. En 1534, Alvarado escuchó historias de las riquezas de Perú, se dirigió al sur de los Andes e intentó poner bajo su dominio la provincia de Quito. Al llegar se encontró con los terrenos que ya poseía el lugarteniente de Francisco Pizarro, Sebastián de Belalcázar. Las dos fuerzas de los conquistadores casi llegaron a la batalla; sin embargo, Alvarado intercambió con el grupo de Pizarro la mayoría de sus barcos, caballos y municiones, además de la mayoría de sus hombres, por una suma de dinero comparativamente modesta y regresó a Guatemala.

Gobernadora de Honduras

(feminine)

En 1532, Alvarado recibió una Real Cédula nombrándolo Gobernador de la Provincia de Honduras. En ese momento, Honduras consistía en un solo asentamiento de españoles en Trujillo, pero se negó a actuar al respecto. En 1533 o 1534 comenzó a enviar sus propias cuadrillas de trabajo de esclavos africanos y nativos americanos a las partes de Honduras adyacentes a Guatemala para trabajar los depósitos de oro de placer.

En 1536, aparentemente en respuesta a una carta solicitando ayuda de Andrés de Cereceda, entonces gobernador interino de la provincia de Honduras, Alvarado y su ejército de indios aliados llegaron a Honduras, justo cuando los colonos españoles se preparaban para abandonar el país e ir a buscar oro al Perú. En junio de 1536, Alvarado se enfrentó a la resistencia indígena liderada por Cicumba en el valle inferior del río Ulúa y ganó. Dividió el trabajo indígena en concesiones de repartimiento a sus soldados y algunos de los colonos, y regresó a Guatemala.

Durante una visita a España, en 1537, Alvarado hizo reconfirmar la gobernación de Honduras además de la de Guatemala por los próximos siete años. Su cargo de gobernador de Honduras no fue indiscutible. Francisco de Montejo tenía un reclamo rival y fue instalado por el rey español como gobernador de Honduras en 1540. Diez años después de enviudar, Alvarado se casó con una de las hermanas de su primera esposa, Beatriz de la Cueva, quien lo sobrevivió.

Después de la muerte de Alvarado, de la Cueva maniobró su propia elección y lo sucedió como gobernadora de Guatemala, convirtiéndose en la única mujer en gobernar una división política importante de las Américas en la época colonial española. Se ahogó unos días después de asumir el cargo en la destrucción de la ciudad capital Ciudad Vieja por un repentino flujo de lodo del Volcán de Agua en 1541.

Muerte en la Guerra del Mixtón, 1541

La muerte de Álvaro, representada en el Códice Indígena Telleriano-Remensis. El glifo a la derecha de su cabeza representa su nombre Nahuatl, Tonatiuh ("Sun").
Piedra memorial moderna en las ruinas de la catedral de Antigua, marcando la tumba de Pedro de Alvarado

Alvarado desarrolló un plan para equipar una armada que navegaría desde la costa occidental de México hasta China y las Islas de las Especias. A un gran costo, reunió y equipó 13 barcos y aproximadamente 550 soldados para la expedición. La flota estaba a punto de zarpar en 1541 cuando Alvarado recibió una carta de Cristóbal de Oñate, pidiéndole ayuda contra los indios hostiles que lo asediaban en Nochistlán.

El asedio fue parte de una importante revuelta de los nativos mixtones de la región de Nueva Galicia en México. Alvarado reunió a sus tropas y fue a ayudar a Oñate. En un extraño accidente, fue aplastado por un caballo que se asustó y se volvió loco. Murió pocos días después, el 4 de julio de 1541, y fue sepultado en la iglesia de Tiripetío, un pueblo entre Pátzcuaro y Morelia (actual Michoacán).

Cuatro décadas después de la muerte de Alvarado, su hija mestiza Leonor de Alvarado Xicoténcatl pagó el transporte de sus restos a Guatemala para volver a enterrarlos en la catedral de la ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala, ahora Antigua Guatemala.

Familia

Después de la muerte de su esposo, Beatriz de la Cueva maniobró su propia elección y lo sucedió como gobernadora de Guatemala, convirtiéndose en la única mujer en gobernar una división política importante de las Américas en la época colonial española.

Alvarado no tuvo hijos de ninguno de sus matrimonios legales. Su compañera de vida fue su concubina Luisa de Tlaxcala (también llamada Xicoténcatl o Tecubalsi, sus nombres originales después del bautismo católico). Era una mujer noble nahua, hija del rey tlaxcalteca Xicotencatl el Viejo. Luisa fue entregada por su padre en 1519 a Hernán Cortés como muestra de respeto y amistad. A su vez, Cortés la entregó en guardia a Pedro de Alvarado, quien rápidamente y sin novedad se convirtió en su amante. Luisa siguió a Alvarado en su búsqueda de conquistas más allá del centro de México. A pesar de no haber sido nunca su legítima esposa, Luisa de Tlaxcala poseía numerosas posesiones y era respetada como doña, tanto por su relación con Alvarado como por su noble origen. Murió en 1535 y fue enterrada en la Catedral de Guatemala.

Con Luisa de Tlaxcala Pedro de Alvarado tuvo tres hijos:

  • Leonor de Alvarado y Xicotenga Tecubalsi, nacido en la recién fundada ciudad española de Santiago de los Caballeros, que se casó con Pedro de Portocarrero, un conquistador confiado por su suegro, a quien acompañó durante las conquistas de México y Guatemala. Portocarrero participó en numerosas batallas contra los indios.
Leonor se casó una segunda vez, con Francisco de la Cueva y Guzmán. La fortuna de Alvarado permaneció con sus descendientes durante generaciones, en la familia de Villacreces de la Cueva y Guzmán, gobernadores de esta parte de Guatemala.
  • Pedro de Alvarado, nombrado por su padre, que desapareció en el mar cuando viajaba a España
  • Diego de Alvarardo, El Mestizo, que murió en 1554 en las guerras civiles del Perú.

De otras mujeres, en relaciones más casuales, tuvo otros dos hijos:

  • Gómez de Alvarado, sin más aviso
  • Ana (Anita) de Alvarado

Referencias en la cultura moderna

  • Está representado en la novela de Lew Wallace El Dios Justo. Una de las hijas de Montezuma se enamora de él en un sueño antes de que ella lo hubiera visto, cuando se encuentran regresa su amor y le da un collar de cruz de hierro para que pueda convertirse al cristianismo. Ella es asesinada durante la batalla de La Noche Triste. Esta es una rara representación positiva de Pedro de Alvarado
  • C. S. Forester's 1937 novel El regreso feliz, establecido en Centroamérica en 1808, cuenta con un personaje El Supremo que afirma ser descendiente de Alvarado por un matrimonio (ficcional) con una hija de Moctezuma.
  • Pedro de Alvarado es un personaje de la ópera La Conquista (2005) por el compositor italiano Lorenzo Ferrero, que representa los principales episodios de la conquista española de México en 1521 y la posterior destrucción de la civilización azteca.
  • Pedro de Alvarado es identificado como el torturador de Tzinacán, el narrador en la historia de Jorge Luis Borges La Escritura del Dios, publicado por primera vez en 1949.
  • Pedro de Alvarado es un personaje de la novela histórica El Serpiente y el Águila por Edward Rickford. La novela multiprotagonista cuenta los primeros meses de la guerra español-mexica y cuenta con varios capítulos desde el punto de vista de Pedro.
  • Es un personaje en el libro de László Passuth, Tlaloc llora para México, una novela sobre Hernán Cortés y la conquista del Imperio Azteca, publicada por primera vez en 1937.

Contenido relacionado

Ruiseñor de Florencia

Scott joplin

Misión San Juan Capistrano

Más resultados...
Tamaño del texto:
Editar