Metodología de la encuesta

Pasos lógicos de una encuesta, Heriberto López Romo
Pasos lógicos de una encuesta,
Heriberto López Romo

La metodología de la encuesta es 'el estudio de los métodos de encuesta'. Como campo de la estadística aplicada que se concentra en encuestas de investigación humana, la metodología de encuestas estudia el muestreo de unidades individuales de una población y las técnicas asociadas de recopilación de datos de encuestas, como la construcción de cuestionarios y métodos para mejorar el número y la precisión de las respuestas a las encuestas. La metodología de la encuesta se enfoca en instrumentos o procedimientos que hacen una o más preguntas que pueden o no ser respondidas.

Los investigadores realizan encuestas estadísticas con miras a hacer inferencias estadísticas sobre la población que se estudia; dichas inferencias dependen en gran medida de las preguntas de la encuesta utilizadas. Las encuestas sobre opinión pública, las encuestas de salud pública, las encuestas de investigación de mercado, las encuestas gubernamentales y los censos ejemplifican la investigación cuantitativa que utiliza la metodología de encuestas para responder preguntas sobre una población. Aunque los censos no incluyen una "muestra", sí incluyen otros aspectos de la metodología de la encuesta, como cuestionarios, entrevistadores y técnicas de seguimiento de la falta de respuesta. Las encuestas brindan información importante para todo tipo de campos de investigación y de información pública, como la investigación de mercados, la psicología, la atención de la salud y la sociología.

Descripción generalEditar | Comentar

Una sola encuesta se compone de al menos una muestra (o población completa en el caso de un censo), un método de recopilación de datos (por ejemplo, un cuestionario) y preguntas o ítems individuales que se convierten en datos que pueden analizarse estadísticamente. Una sola encuesta puede centrarse en diferentes tipos de temas, como preferencias (p. ej., para un candidato presidencial), opiniones (p. ej., ¿debería ser legal el aborto?), comportamiento (tabaquismo y consumo de alcohol) o información fáctica (p. ej., ingresos), dependiendo de su finalidad. Dado que la investigación de encuestas casi siempre se basa en una muestra de la población, el éxito de la investigación depende de la representatividad de la muestra con respecto a una población objetivo de interés para el investigador. Esa población objetivo puede variar desde la población general de un país determinado hasta grupos específicos de personas dentro de ese país, a una lista de miembros de una organización profesional, o una lista de estudiantes matriculados en un sistema escolar (ver también muestreo (estadísticas) y muestreo de encuestas). Las personas que responden a una encuesta se denominan encuestados y, según las preguntas formuladas, sus respuestas pueden representar a sí mismos como individuos, sus hogares, empleadores u otra organización a la que representan.

La metodología de la encuesta como campo científico busca identificar principios sobre el diseño de la muestra, los instrumentos de recopilación de datos, el ajuste estadístico de los datos y el procesamiento de datos y el análisis final de los datos que pueden generar errores sistemáticos y aleatorios en la encuesta. Los errores de la encuesta a veces se analizan en relación con el costo de la encuesta. Las restricciones de costos a veces se enmarcan en la mejora de la calidad dentro de las restricciones de costos o, alternativamente, en la reducción de costos para un nivel fijo de calidad. La metodología de encuestas es tanto un campo científico como una profesión, lo que significa que algunos profesionales en el campo se enfocan empíricamente en los errores de las encuestas y otros diseñan encuestas para reducirlos. Para los diseñadores de encuestas, la tarea implica tomar un gran conjunto de decisiones sobre miles de características individuales de una encuesta para mejorarla.

Los desafíos metodológicos más importantes de un metodólogo de encuestas incluyen tomar decisiones sobre cómo:

Selección de muestrasEditar | Comentar

La muestra se elige del marco muestral, que consiste en una lista de todos los miembros de la población de interés.El objetivo de una encuesta no es describir la muestra, sino la población más grande. Esta capacidad de generalización depende de la representatividad de la muestra, como se ha dicho anteriormente. Cada miembro de la población se denomina elemento. Hay dificultades frecuentes que uno encuentra al elegir una muestra representativa. Un error común que resulta es el sesgo de selección. El sesgo de selección se produce cuando los procedimientos utilizados para seleccionar una muestra dan como resultado una representación excesiva o insuficiente de algún aspecto significativo de la población. Por ejemplo, si la población de interés consta de un 75 % de mujeres y un 25 % de hombres, y la muestra consta de un 40 % de mujeres y un 60 % de hombres, las mujeres están infrarrepresentadas mientras que los hombres están sobrerrepresentados. Para minimizar los sesgos de selección, a menudo se utiliza un muestreo aleatorio estratificado.

Modos de recopilación de datosEditar | Comentar

Hay varias formas de administrar una encuesta. La elección entre los modos de administración está influenciada por varios factores, que incluyen

  1. costos,
  2. cobertura de la población objetivo,
  3. flexibilidad para hacer preguntas,
  4. disposición de los encuestados a participar y
  5. precisión de la respuesta.

Diferentes métodos crean efectos de modo que cambian la forma en que responden los encuestados, y diferentes métodos tienen diferentes ventajas. Los modos de administración más comunes se pueden resumir en:

Diseños de investigaciónEditar | Comentar

Hay varios diseños diferentes, o estructuras generales, que se pueden utilizar en la investigación de encuestas. Los tres tipos generales son transversales, muestras independientes sucesivas y estudios longitudinales.

Estudios transversales

En los estudios transversales, se extrae una muestra (o muestras) de la población pertinente y se estudia una vez. Un estudio transversal describe las características de esa población en un momento dado, pero no puede dar una idea de las causas de las características de la población porque es un diseño predictivo y correlacional.

Estudios de muestras independientes sucesivas

Un diseño de muestras independientes sucesivas extrae múltiples muestras aleatorias de una población en uno o más momentos. Este diseño puede estudiar los cambios dentro de una población, pero no los cambios dentro de los individuos porque los mismos individuos no son encuestados más de una vez. Tales estudios no pueden, por lo tanto, identificar necesariamente las causas del cambio a lo largo del tiempo. Para que los diseños de muestras independientes sucesivas sean eficaces, las muestras deben extraerse de la misma población y deben ser igualmente representativas de ella. Si las muestras no son comparables, los cambios entre muestras pueden deberse a características demográficas más que al tiempo. Además, las preguntas deben hacerse de la misma manera para que las respuestas puedan compararse directamente.

Estudios longitudinales

Los estudios longitudinales miden la misma muestra aleatoria en múltiples puntos de tiempo. A diferencia de un diseño de muestras independientes sucesivas, este diseño mide las diferencias en las respuestas de los participantes individuales a lo largo del tiempo. Esto significa que un investigador puede potencialmente evaluar las razones de los cambios de respuesta evaluando las diferencias en las experiencias de los encuestados. Los estudios longitudinales son la forma más fácil de evaluar el efecto de un evento que ocurre naturalmente, como el divorcio, que no puede probarse experimentalmente.

Sin embargo, los estudios longitudinales son costosos y difíciles de realizar. Es más difícil encontrar una muestra que se comprometa con un estudio de meses o años que con una entrevista de 15 minutos, y los participantes suelen abandonar el estudio antes de la evaluación final. Además, tales estudios a veces requieren que la recopilación de datos sea confidencial o anónima, lo que crea una dificultad adicional para vincular las respuestas de los participantes a lo largo del tiempo. Una posible solución es el uso de un código de identificación autogenerado (SGIC). Estos códigos generalmente se crean a partir de elementos como 'mes de nacimiento' y 'primera letra del segundo nombre de la madre'. Algunos enfoques anónimos recientes de SGIC también han intentado minimizar aún más el uso de datos personalizados, utilizando en su lugar preguntas como 'nombre de su primera mascota'. Dependiendo del enfoque utilizado, se puede perder la capacidad de hacer coincidir alguna parte de la muestra.

Además, la deserción general de participantes no es aleatoria, por lo que las muestras pueden volverse menos representativas con evaluaciones sucesivas. Para dar cuenta de esto, un investigador puede comparar a los encuestados que abandonaron la encuesta con los que no lo hicieron, para ver si son poblaciones estadísticamente diferentes. Los encuestados también pueden tratar de ser coherentes a pesar de los cambios en las respuestas de la encuesta.

CuestionariosEditar | Comentar

Los cuestionarios son la herramienta más utilizada en la investigación de encuestas. Sin embargo, los resultados de una encuesta en particular no tienen valor si el cuestionario está escrito de manera inadecuada. Los cuestionarios deben producir medidas de variables demográficas válidas y confiables y deben arrojar disparidades individuales válidas y confiables que generan las escalas de autoinforme.

Cuestionarios como herramientas

Una categoría de variables que a menudo se mide en la investigación de encuestas son las variables demográficas, que se utilizan para representar las características de las personas encuestadas en la muestra. Las variables demográficas incluyen medidas como el origen étnico, el nivel socioeconómico, la raza y la edad. Las encuestas a menudo evalúan las preferencias y actitudes de las personas, y muchas emplean escalas de autoinforme para medir las opiniones y juicios de las personas sobre los diferentes elementos presentados en una escala. Las escalas de autoinforme también se utilizan para examinar las disparidades entre las personas en los elementos de la escala. Estas escalas de autoinforme, que generalmente se presentan en forma de cuestionario, son uno de los instrumentos más utilizados en psicología y, por lo tanto, es importante que las medidas se construyan con cuidado, además de ser confiables y válidas.

Fiabilidad y validez de las medidas de autoinforme

Las medidas fiables de autoinforme se definen por su consistencia. Por lo tanto, una medida de autoinforme confiable produce resultados consistentes cada vez que se ejecuta. La confiabilidad de una prueba se puede medir de varias maneras. En primer lugar, se puede calcular una fiabilidad test-retest. Una confiabilidad test-retest implica aplicar el mismo cuestionario a una muestra grande en dos momentos diferentes. Para que el cuestionario se considere fiable, las personas de la muestra no tienen que puntuar de forma idéntica en cada prueba, sino que su posición en la distribución de puntuaciones debe ser similar tanto para la prueba como para la repetición de la prueba. Las medidas de autoinforme generalmente serán más confiables cuando tienen muchos elementos que miden un constructo.Además, las mediciones serán más confiables cuando el factor que se está midiendo tenga una mayor variabilidad entre los individuos de la muestra que se está probando. Finalmente, habrá mayor confiabilidad cuando las instrucciones para completar el cuestionario sean claras y cuando haya distracciones limitadas en el entorno de prueba. Por el contrario, un cuestionario es válido si lo que mide es lo que originalmente había planeado medir. La validez de constructo de una medida es el grado en que mide el constructo teórico que originalmente se suponía que debía medir.

Redacción de un cuestionario

Se pueden emplear seis pasos para construir un cuestionario que produzca resultados confiables y válidos. En primer lugar, se debe decidir qué tipo de información se debe recopilar. En segundo lugar, se debe decidir cómo realizar el cuestionario. En tercer lugar, se debe construir un primer borrador del cuestionario. Cuarto, el cuestionario debe ser revisado. A continuación, el cuestionario debe ser probado previamente. Finalmente, se debe editar el cuestionario y se deben especificar los procedimientos para su uso.

Directrices para la redacción eficaz de las preguntas

La forma en que se formula una pregunta puede tener un gran impacto en cómo un participante de la investigación responderá a la pregunta. Por lo tanto, los investigadores de encuestas deben ser conscientes de su redacción al escribir las preguntas de la encuesta. Es importante que los investigadores tengan en cuenta que diferentes personas, culturas y subculturas pueden interpretar ciertas palabras y frases de manera diferente. Hay dos tipos diferentes de preguntas que utilizan los investigadores de encuestas cuando escriben un cuestionario: preguntas de respuesta libre y preguntas cerradas. Las preguntas de respuesta libre son abiertas, mientras que las preguntas cerradas suelen ser de opción múltiple.Las preguntas de respuesta libre son beneficiosas porque permiten una mayor flexibilidad al que responde, pero también son muy difíciles de registrar y calificar y requieren una codificación extensa. Por el contrario, las preguntas cerradas pueden puntuarse y codificarse más fácilmente, pero disminuyen la expresividad y la espontaneidad del que responde. En general, el vocabulario de las preguntas debe ser muy simple y directo, y la mayoría debe tener menos de veinte palabras. Cada pregunta debe editarse para "legibilidad" y debe evitar preguntas capciosas o capciosas. Finalmente, si se utilizan varios ítems para medir un constructo, la redacción de algunos de los ítems debe redactarse en la dirección opuesta para evadir el sesgo de respuesta.

La respuesta de un encuestado a una pregunta abierta puede codificarse posteriormente en una escala de respuesta o analizarse utilizando métodos más cualitativos.

Orden de las preguntas

Los investigadores de encuestas deben construir cuidadosamente el orden de las preguntas en un cuestionario. Para los cuestionarios autoadministrados, las preguntas más interesantes deben estar al principio del cuestionario para captar la atención del encuestado, mientras que las preguntas demográficas deben estar cerca del final. Por el contrario, si una encuesta se administra por teléfono o en persona, las preguntas demográficas deben administrarse al comienzo de la entrevista para aumentar la confianza del encuestado. Otra razón para tener en cuenta el orden de las preguntas puede causar un efecto de respuesta de la encuesta en el que una pregunta puede afectar la forma en que las personas responden a las preguntas posteriores como resultado de la preparación.

Reducción de falta de respuestaEditar | Comentar

Se han recomendado las siguientes formas para reducir la falta de respuesta en las encuestas telefónicas y presenciales:

La brevedad también se cita a menudo como una tasa de respuesta creciente. Una revisión de la literatura de 1996 encontró evidencia contradictoria para respaldar esta afirmación tanto para encuestas escritas como verbales, y concluyó que otros factores a menudo pueden ser más importantes. Un estudio de 2010 que analizó 100 000 encuestas en línea encontró que la tasa de respuesta se redujo en aproximadamente un 3 % a las 10 preguntas y aproximadamente un 6 % a las 20 preguntas, con una reducción del abandono (por ejemplo, solo una reducción del 10 % a las 40 preguntas). Otros estudios mostraron que la calidad de la respuesta se degradó hacia el final de las encuestas largas.

Algunos investigadores también han discutido el rol o la profesión del destinatario como un factor potencial que afecta la forma en que se maneja la falta de respuesta. Por ejemplo, los faxes no se usan comúnmente para distribuir encuestas, pero en un estudio reciente a veces los farmacéuticos los preferían, ya que con frecuencia reciben recetas por fax en el trabajo, pero es posible que no siempre tengan acceso a un correo con una dirección general.

Efectos del entrevistadorEditar | Comentar

Los metodólogos de las encuestas han dedicado mucho esfuerzo a determinar hasta qué punto las respuestas de los entrevistados se ven afectadas por las características físicas del entrevistador. Los principales rasgos del entrevistador que se ha demostrado que influyen en las respuestas de la encuesta son la raza, el género y el peso corporal relativo (IMC). Estos efectos del entrevistador son particularmente operativos cuando las preguntas están relacionadas con el rasgo del entrevistador. Por lo tanto, se ha demostrado que la raza del entrevistador afecta las respuestas a las medidas relacionadas con las actitudes raciales, las respuestas de sexo del entrevistador a las preguntas que involucran cuestiones de género y las respuestas del IMC del entrevistador a las preguntas relacionadas con la alimentación y la dieta. Si bien los efectos del entrevistador se han investigado principalmente para encuestas cara a cara, también se ha demostrado que existen para modos de entrevista sin contacto visual, como encuestas telefónicas y en encuestas web mejoradas con video. La explicación que normalmente se da para los efectos del entrevistador es el sesgo de deseabilidad social: los participantes de la encuesta pueden intentar proyectar una imagen positiva de sí mismos en un esfuerzo por ajustarse a las normas que atribuyen al entrevistador que hace las preguntas. Los efectos del entrevistador son un ejemplo de los efectos de la respuesta a una encuesta.

Iniciar con Google
Iniciar con Facebook
x