Metamorfismo

El metamorfismo es la transformación de la roca existente (el protolito) en roca con una composición o textura mineral diferente. El metamorfismo tiene lugar a temperaturas superiores a 150 a 200 °C (300 a 400 °F) y, a menudo, también a presiones elevadas o en presencia de fluidos químicamente activos, pero la roca permanece en su mayor parte sólida durante la transformación. El metamorfismo es distinto de la meteorización o la diagénesis, que son cambios que tienen lugar en la superficie de la Tierra o justo debajo de ella.

Existen varias formas de metamorfismo, incluido el metamorfismo regional, de contacto, hidrotermal, de choque y dinámico. Éstos difieren en las temperaturas, presiones y velocidades características a las que tienen lugar y en la medida en que intervienen fluidos reactivos. El metamorfismo que ocurre en condiciones de presión y temperatura crecientes se conoce como metamorfismo progresivo, mientras que la temperatura y la presión decrecientes caracterizan el metamorfismo retrógrado.

La petrología metamórfica es el estudio del metamorfismo. Los petrólogos metamórficos confían en gran medida en la mecánica estadística y la petrología experimental para comprender los procesos metamórficos.

It is a long established fact that a reader will be distracted by the readable content of a page when looking at its layout. The point of using Lorem Ipsum is that it has a more-or-less normal distribution of letters, as opposed to using 'Content here, content here', making it look like readable English.

You must log in to access this content
Iniciar con Google
Iniciar con Facebook
x