Historia de Nicaragua

AjustarCompartirImprimirCitar

Nicaragua es una nación en América Central. Se encuentra a mitad de camino entre México y Colombia, limita con Honduras al norte y Costa Rica al sur. Nicaragua se extiende desde el Mar Caribe en la costa este de la nación y el Océano Pacífico que bordea el oeste. Nicaragua también posee una serie de islas y cayos ubicados en el Mar Caribe.

El nombre de Nicaragua se deriva de Nicarao, el nombre de la tribu de habla náhuatl que habitaba las orillas del lago Nicaragua antes de la conquista española de las Américas, y la palabra española agua, que significa agua, debido a la presencia del gran lago Cocibolca (o Lago de Nicaragua) y el Lago de Managua (o Lago Xolotlán), así como lagunas y ríos de la región.

Nicaragua precolombina

El grupo de personas de lengua Nawa emigró del centro de México después del año 500 d.C.

La mayoría de esta zona están relacionados con el chibcha, hablado por grupos del norte de Colombia. La población del este de Nicaragua consistía en familias extensas o tribus. Los alimentos se obtenían de la caza, la pesca y la agricultura de tala y quema. Los cultivos como la yuca y la piña eran los alimentos básicos. La gente del este de Nicaragua parece haber comerciado con los pueblos nativos del Caribe y haber sido influenciada por ellos, ya que las chozas redondas con techo de paja y las canoas, ambas típicas del Caribe, eran comunes en el este de Nicaragua.

Cuando los españoles llegaron al oeste de Nicaragua a principios del siglo XVI, encontraron tres tribus principales, cada una con una cultura y un idioma diferentes: los niquiranos, los choroteganos y los chontales. Cada uno de estos diversos grupos ocupaba gran parte del territorio de Nicaragua, con caciques independientes que gobernaban de acuerdo a las leyes y costumbres de cada grupo. Sus armas consistían en espadas, lanzas y flechas hechas de madera. La monarquía era la forma de gobierno de la mayoría de las tribus; el gobernante supremo era el jefe o cacique, quien, rodeado de sus príncipes, formaba la nobleza. Las leyes y los reglamentos eran difundidos por mensajeros reales que visitaban cada municipio y reunían a los habitantes para dar las órdenes de su jefe.

Ocupando el territorio entre el lago de Nicaragua y la costa del Pacífico, los Niquirano fueron gobernados por el cacique Nicarao, o Nicaragua, un gobernante rico que vivía en Nicaraocali, ahora la ciudad de Rivas. Los choroteganos vivían en la región central. Estos dos grupos tuvieron contacto íntimo con los conquistadores españoles, allanando el camino para la mezcla racial de nativos y europeos ahora conocidos como mestizos. Los chontales (que significa extranjero en nahua) ocuparon la región montañosa central. Este grupo era más pequeño que los otros dos, y no se sabe cuándo se asentaron por primera vez en Nicaragua.

En las áreas del oeste y las tierras altas donde se asentaron los españoles, la población indígena fue aniquilada casi por completo por la rápida propagación de nuevas enfermedades traídas por los españoles, para las cuales la población nativa no tenía inmunidad, y la virtual esclavitud del resto de los indígenas. gente. En el este, donde los europeos no se asentaron, sobrevivieron la mayoría de los grupos indígenas. Los ingleses introdujeron armas y municiones a uno de los pueblos locales, los Bawihka, que vivían en el noreste de Nicaragua. Más tarde, los bawihka se casaron con esclavos fugitivos de las posesiones británicas en el Caribe, y la población resultante, con su acceso a armas superiores, comenzó a expandir su territorio y a empujar a otros grupos indígenas hacia el interior. Este grupo afro-indígena fue conocido por los europeos como Miskito,

Conquista española

Nicaragua fue descubierta por primera vez por los europeos cuando Cristóbal Colón invadió Honduras y exploró la costa este en su cuarto viaje en 1502.

En 1522, los primeros españoles ingresaron a la región de lo que se conocería como Nicaragua. Gil González Dávila con una pequeña fuerza llegó a su parte occidental después de una travesía por Costa Rica. Procedió a explorar los fértiles valles occidentales y quedó impresionado con la civilización india que encontró allí. Él y su pequeño ejército recogieron oro y bautizaron a los indios en el camino. Eventualmente, se impusieron tanto a los indios que fueron atacados y casi aniquilados. González Dávila regresó al punto de partida de su expedición en Panamá e informó sobre su hallazgo, nombrando el área Nicaragua. Sin embargo, el gobernador Pedrarias Dávila intentó arrestarlo y confiscar su tesoro. Se vio obligado a huir a Santo Domingo para equipar otra expedición.

A los pocos meses, Nicaragua fue invadida por varias fuerzas españolas, cada una dirigida por un conquistador. González Dávila estaba autorizado por real decreto y venía de la costa caribeña de Honduras. Francisco Hernández de Córdoba al mando del gobernador de Panamá se acercó desde Costa Rica. Pedro de Alvarado y Cristóbal de Olid al mando de Hernán Cortés, venían de Guatemala por San Salvador y Honduras.

Córdoba aparentemente vino con la intención de colonizar. En 1524, estableció asentamientos permanentes en la región, incluidos dos de los principales pueblos de Nicaragua: Granada en el lago de Nicaragua y León al oeste del lago de Managua. Pero pronto se vio en la necesidad de preparar las defensas de las ciudades y pasar a la ofensiva contra las incursiones de los demás conquistadores.

El inevitable choque entre las fuerzas españolas devastó a la población indígena. La civilización india fue destruida. La serie de batallas llegó a conocerse como La Guerra de los Capitanes. Para 1529, la conquista de Nicaragua estaba completa. Varios conquistadores salieron vencedores, y algunos fueron ejecutados o asesinados. Pedrarias Dávila fue uno de esos ganadores. Aunque perdió el control de Panamá, se trasladó a Nicaragua y estableció su base en León.

La tierra fue repartida a los conquistadores. El área de mayor interés fue la parte occidental. Incluía un amplio y fértil valle con enormes lagos de agua dulce, una serie de volcanes y lagunas volcánicas. Muchos indios pronto fueron esclavizados para desarrollar y mantener "estados" allí. Otros fueron puestos a trabajar en las minas del norte de Nicaragua, pero la gran mayoría fueron enviados como esclavos a Panamá y Perú, para obtener ganancias significativas para la nueva aristocracia terrateniente. Muchos indios murieron por enfermedad y abandono de los españoles, quienes controlaban todo lo necesario para su subsistencia.

De colonia a estado

En 1538 se establece el Virreinato de la Nueva España, que abarca todo México y Centroamérica, excepto Panamá. Para 1570, la parte sur de la Nueva España fue designada Capitanía General de Guatemala. El área de Nicaragua se dividió en "partidos" administrativos con León como capital. En 1610, el volcán Momotombo entró en erupción y destruyó la capital. Fue reconstruido al noroeste de su sitio original. Mientras tanto, la costa del Pacífico de Nicaragua se convirtió en un nodo complementario a la ruta comercial entre Manila, Filipinas y Acapulco, México; también conocida como la Ruta Comercial del Galeón de Manila.

La historia de Nicaragua permaneció relativamente estática durante los trescientos años posteriores a la conquista. Hubo guerras civiles menores y rebeliones, pero fueron reprimidas rápidamente. La región fue objeto de frecuentes incursiones de piratas holandeses, franceses y británicos, y la ciudad de Granada fue invadida dos veces, en 1658 y 1660.

Lucha por la independencia

Los nicaragüenses estaban divididos sobre la monarquía española y la independencia. En 1811, el sacerdote Nicolás García Jerez decidió hacer concesiones con figuras independentistas. Propuso realizar elecciones por cada barrio, para formar una junta de gobierno. Sin embargo, pronto se autoproclamó gobernador y amenazó con castigar con la muerte las rebeliones.

Los nicaragüenses estaban divididos sobre la monarquía y la independencia. Esta división convirtió a Nicaragua en el campo de batalla civil más activo de América Latina. Los ciudadanos de León fueron los primeros en actuar contra la monarquía española. Derrocaron al intendente local José Salvador el 13 de diciembre de 1811. Granada siguió el movimiento de León con un voto de confianza y exigió el retiro de los funcionarios españoles. La constitución española de 1812 otorgó más independencia a las administraciones locales y García Pérez fue nombrado intendente de Nicaragua.

Nicaragua se convirtió en parte del Primer Imperio Mexicano en 1821, fue parte de las Provincias Unidas de América Central en 1823 y luego se convirtió en una república independiente por derecho propio en 1838. La Costa de los Mosquitos basada en Bluefields en el Atlántico fue reclamada por Reino Unido como protectorado de 1655 a 1850. Esta área fue asignada a Honduras en 1859 y transferida a Nicaragua en 1860, aunque permaneció autónoma hasta 1894.

Gran parte de la política de Nicaragua desde la independencia se ha caracterizado por la rivalidad entre la élite liberal de León y la élite conservadora de Granada. La rivalidad a menudo degeneró en una guerra civil, particularmente durante las décadas de 1840 y 1850. Inicialmente invitado por los liberales en 1855 a unirse a su lucha contra los conservadores, un aventurero estadounidense llamado William Walker se autoproclamó presidente en 1856 e hizo del inglés el idioma oficial. (Véase el asunto de Walker). Honduras y otros países centroamericanos se unieron para expulsarlo de Nicaragua en 1857, después de lo cual siguió un período de tres décadas de gobierno conservador.Fueron apoyados por el industrial estadounidense Cornelius Vanderbilt, quien originalmente había patrocinado a Walker en Nicaragua. Walker fue ejecutado en la vecina Honduras el 12 de septiembre de 1860. Siguieron tres décadas de gobierno conservador.

Aprovechando las divisiones dentro de las filas conservadoras, José Santos Zelaya encabezó una revuelta liberal que lo llevó al poder en 1893. Zelaya puso fin a la larga disputa con el Reino Unido sobre la costa atlántica en 1894 y "reincorporó" la Costa de los Mosquitos a Nicaragua.

Intervenciones estadounidenses

Debido a la importancia estratégica de Nicaragua en el hemisferio, Estados Unidos (EE.UU.) realizó numerosas intervenciones militares para proteger lo que creía que eran sus intereses en la región:

  • 1894: ocupación de un mes de Bluefields
  • 1896: Marines desembarcan en puerto de Corinto
  • 1898: Marineros desembarcan en el puerto de San Juan del Sur
  • 1899: los infantes de marina desembarcan en el puerto de Bluefields
  • 1907: Se establece el protectorado "Diplomacia del dólar"
  • 1910: Marines desembarcan en Bluefields y Corinto
  • 1912-33: Bombardeo, ocupación de 20 años, lucha contra las guerrillas
  • 1981-90: la CIA dirige la revolución del exilio (Contra), las plantas albergan minas contra el gobierno

Ocupación de Estados Unidos (1909-1933)

En 1909, Estados Unidos brindó apoyo político a las fuerzas conservadoras que se rebelaron contra el presidente Zelaya. Los motivos estadounidenses incluyeron diferencias sobre el Canal de Nicaragua propuesto, el potencial de Nicaragua como una influencia desestabilizadora en la región y los intentos de Zelaya de regular el acceso extranjero a los recursos naturales de Nicaragua. El 17 de noviembre de 1909, dos estadounidenses fueron ejecutados por orden de Zelaya luego de que los dos hombres confesaran haber colocado una mina en el río San Juan con la intención de volar el Diamante. Estados Unidos justificó la intervención alegando que protege vidas y propiedades estadounidenses. Zelaya renunció más tarde ese año.

En agosto de 1912, el presidente de Nicaragua, Adolfo Díaz, solicitó la renuncia del secretario de Guerra, general Luis Mena. Preocupado porque Díaz estaba liderando una insurrección, Mena huyó de Managua con su hermano, el Jefe de Policía de Managua, y la insurrección se intensificó. Cuando la Legación de EE. UU. le pidió al presidente Adolfo Díaz que garantizara la seguridad de los ciudadanos y las propiedades estadounidenses durante la insurrección, Díaz respondió que no podía y que...

En consecuencia mi Gobierno desea que el Gobierno de los Estados Unidos garantice con sus fuerzas la seguridad de la propiedad de los Ciudadanos Americanos en Nicaragua y que extienda su protección a todos los habitantes de la República.

Los infantes de marina de los Estados Unidos estuvieron estacionados en Nicaragua desde 1912 hasta 1933, excepto por un período de nueve meses a partir de 1925. Desde 1910 hasta 1926, el partido conservador gobernó Nicaragua. La familia Chamorro, que durante mucho tiempo había dominado el partido, controló efectivamente el gobierno durante ese período. En 1914, se firmó el Tratado Bryan-Chamorro, otorgando a los EE. UU. el control sobre el canal propuesto, así como arrendamientos para posibles defensas del canal.

Guerra civil nicaragüense (1926-1927)

Luego de la evacuación de inmigrantes estadounidenses en 1925, otro conflicto violento entre liberales y conservadores conocido como la Guerra Constitucionalista tuvo lugar en 1926, cuando soldados liberales en el puerto caribeño de Puerto Cabezas se rebelaron contra el presidente conservador Adolfo Díaz, recientemente instalado como resultado de Estados Unidos. Presión de los Estados tras un golpe de Estado. El líder de esta revuelta, el general José María Moncada, declaró que apoyaba el reclamo del exiliado vicepresidente liberal Juan Bautista Sacasa, quien llegó a Puerto Cabezas en diciembre, declarándose presidente de un gobierno "constitucional". Estados Unidos, utilizando la amenaza de una intervención militar, obligó a los generales liberales a aceptar un alto el fuego.

El 4 de mayo de 1927, representantes de las dos facciones enfrentadas firmaron el Pacto de Espino Negro, negociado por Henry Stimson, designado por el presidente estadounidense Calvin Coolidge como enviado especial a Nicaragua. Según los términos del acuerdo, ambas partes acordaron desarmarse, se le permitiría a Díaz terminar su mandato y se establecería un nuevo ejército nacional, la Guardia Nacional, con soldados estadounidenses que permanecerían en el país para supervisar el próximo mes de noviembre. elecciones presidenciales. Posteriormente, llegó un batallón del ejército estadounidense al mando del general Logan Feland para hacer cumplir el acuerdo.

1927-1933

El único general nicaragüense que se negó a firmar este pacto (el tratado del Espino Negro) fue Augusto César Sandino. Se refugió en las montañas del norte de Las Segovias.Dirigió una guerra de guerrillas sostenida, primero contra el régimen conservador y posteriormente contra los marines estadounidenses, que se retiraron tras el establecimiento de un nuevo gobierno liberal. Cuando los estadounidenses se fueron en 1933 como resultado de la guerra de guerrillas de Sandino y la Gran Depresión, establecieron la Guardia Nacional, una fuerza militar y policial combinada entrenada y equipada por los estadounidenses, diseñada para ser leal a los intereses estadounidenses. Anastasio Somoza García, un amigo cercano del gobierno estadounidense, fue puesto a cargo. Fue uno de los tres gobernantes del país, siendo los otros Sandino y el presidente en su mayoría testaferro Juan Bautista Sacasa.

Sandino y el gobierno recién electo de Sacasa llegaron a un acuerdo por el cual cesaría sus actividades guerrilleras a cambio de amnistía, la concesión de tierras para una colonia agrícola y la retención de una banda armada de 100 hombres durante un año.

La Medalla de la Campaña de Nicaragua, una condecoración de la Marina de los Estados Unidos, se emitió más tarde para aquellos miembros del servicio estadounidense que habían realizado el servicio militar en Nicaragua durante los primeros años del siglo XX.

Siguió una creciente hostilidad entre Sandino y Anastasio Somoza García, jefe de la guardia nacional, lo que llevó a Somoza a ordenar el asesinato de Sandino. Temiendo una futura oposición armada de Sandino, Somoza lo invitó a una reunión en Managua, donde Sandino fue asesinado el 21 de febrero de 1934 por la Guardia Nacional. Tras la muerte de Sandino fue la ejecución de cientos de hombres, mujeres y niños.

Dinastía Somoza (1936-1979)

La regla de Anastasio Somoza García

Con la muerte de Sandino y el uso de sus tropas, la Guardia Nacional, para obligar a Sacasa a renunciar, Somoza tomó el control del país en 1937 y destruyó cualquier posible resistencia armada. La familia Somoza gobernaría hasta 1979.

La primera oposición a Somoza provino de la clase media educada y de los ricos normalmente conservadores, como Pedro Joaquín Chamorro. El 21 de septiembre de 1956, un poeta nicaragüense, Rigoberto López Pérez, se coló en una fiesta a la que asistía el Presidente y le disparó en el pecho. En sus memorias Nicaragua traicionada, Anastasio Debayle (hijo de Somoza) afirma que Chamorro tenía conocimiento del plan de magnicidio. Mientras que el asesino murió rápidamente en medio de una lluvia de disparos, el propio Somoza murió unos días después, en un hospital estadounidense en la Zona del Canal de Panamá.

El ascenso de Somoza al poder y la formación de una dictadura

Las divisiones dentro del Partido Conservador en las elecciones de 1932 allanaron el camino para que el liberal Juan Bautista Sacasa asumiera el poder. Esto inició una presidencia intrínsecamente débil, difícilmente un obstáculo formidable para Somoza mientras se dedicaba a construir su influencia personal sobre el Congreso y el gobernante Partido Liberal. La popularidad del presidente Sacasa disminuyó como resultado de su pobre liderazgo y acusaciones de fraude en las elecciones al Congreso de 1934. Somoza García se benefició de la disminución del poder de Sacasa, y al mismo tiempo reunió a la Guardia Nacional y al Partido Liberal (Partido Liberal - PL) para ganar las elecciones presidenciales en 1936. Somoza García también cultivó el apoyo de los ex presidentes Moncada y Chamorro mientras consolidación del control dentro del Partido Liberal.

A principios de 1936, Somoza se enfrentó abiertamente al presidente Sacasa usando la fuerza militar para desplazar a los funcionarios del gobierno local leales al presidente y reemplazándolos con colaboradores cercanos. El creciente enfrentamiento militar de Somoza García llevó a la renuncia de Sacasa el 6 de junio de 1936. El Congreso nombró a Carlos Brenes Jarquín, asociado de Somoza García, como presidente interino y pospuso las elecciones presidenciales hasta diciembre. En noviembre, Somoza renunció como director en jefe de la Guardia Nacional, cumpliendo así con los requisitos constitucionales de elegibilidad para postularse a la presidencia. El Partido Liberal Nacionalista (Partido Liberal Nacionalista - PLN) se estableció con el apoyo de una facción del Partido Conservador para apoyar la candidatura de Somoza García.

Luego de la victoria de Somoza en las elecciones presidenciales de diciembre de 1936, procedió a consolidar su poder dentro de la Guardia Nacional, al mismo tiempo que dividía a sus oponentes políticos. Los miembros de la familia y asociados cercanos ocuparon puestos clave dentro del gobierno y el ejército. La familia Somoza también controlaba el PLN, que a su vez controlaba la legislatura y el sistema judicial, dando así a Somoza poder absoluto sobre todas las esferas de la política nicaragüense. Se permitió la oposición política nominal siempre que no amenazara a la élite gobernante. La Guardia Nacional de Somoza García reprimió graves manifestaciones de oposición política y antigubernamentales. El poder institucional de la Guardia Nacional creció en la mayoría de las empresas estatales, hasta que eventualmente controló las redes nacionales de radio y telégrafo,

Menos de dos años después de su elección, Somoza García, desafiando al Partido Conservador, declaró su intención de permanecer en el poder más allá de su mandato presidencial. Así, en 1938, Somoza García nombró una Asamblea Constituyente que otorgó amplios poderes al presidente y lo eligió por otro período de ocho años. Una Asamblea Constituyente, la extensión del mandato presidencial de cuatro a seis años y cláusulas que facultaban al presidente para decretar leyes relacionadas con la Guardia Nacional sin consultar al Congreso, aseguraron el control absoluto de Somoza sobre el estado y el ejército. El control sobre la maquinaria electoral y legislativa sentó las bases para una dictadura permanente.

Nicaragua declaró la guerra a Alemania durante la Segunda Guerra Mundial. No se enviaron tropas a la guerra, pero Somoza aprovechó la crisis para apoderarse de propiedades atractivas en manos de germano-nicaragüenses, la más conocida de las cuales era la hacienda de Montelimar. Hoy es operado como un resort y casino de lujo de propiedad privada. Nicaragua fue el primer país en ratificar la Carta de la ONU.

Somozas más jóvenes

Somoza García fue sucedido por sus dos hijos. Luis Somoza Debayle asumió la presidencia (29 de septiembre de 1956 al 1 de mayo de 1963) y fue efectivamente el dictador del país hasta su muerte, pero su hermano Anastasio Somoza Debayle ostentaba un gran poder como jefe de la Guardia Nacional. Graduado de West Point, Anastasio estaba aún más cerca de los estadounidenses que su padre y se decía que hablaba mejor inglés que español. Luis Somoza, recordado por algunos por ser moderado, estuvo en el poder solo unos años antes de morir de un infarto.

Los revolucionarios que se oponían a los Somoza se vieron muy fortalecidos por la Revolución Cubana. La revolución proporcionó esperanza e inspiración a los insurgentes, así como armas y financiación. Operando desde Costa Rica formaron el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y llegaron a ser conocidos como Sandinistas. Tomaron su nombre del todavía legendario Augusto César Sandino. Con la ayuda de Estados Unidos, los hermanos Somoza lograron derrotar a la guerrilla.

Luego vino el presidente, René Schick, a quien la mayoría de los nicaragüenses consideraba "nada más que un títere de los Somoza". El presidente Luis Somoza Debayle, presionado por los rebeldes, anunció que se realizarían elecciones nacionales en febrero de 1963. Se habían realizado reformas electorales que establecieron votaciones secretas y una comisión electoral supervisora, aunque el Partido Conservador nunca eligió a ningún miembro de la comisión. Somoza también había presentado una enmienda constitucional que impediría que los miembros de su familia lo sucedieran. La oposición se mostró extremadamente escéptica ante las promesas de Somoza y, en última instancia, el control del país pasó a Anastasio Somoza Debayle.

En 1961, un joven estudiante, Carlos Fonseca, retomó la figura histórica de Sandino y fundó el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). El FSLN fue un partido diminuto durante la mayor parte de la década de 1960, pero el odio de Somoza hacia él y su trato represivo hacia cualquier sospechoso de ser simpatizante de los sandinistas dio a muchos nicaragüenses comunes la idea de que los sandinistas eran mucho más fuertes de lo que eran.

Somoza adquirió monopolios en industrias que fueron clave para la reconstrucción de la nación, impidiendo que otros miembros de la clase alta compartan las ganancias que resultarían de la renacida actividad económica. Esto finalmente debilitó a Somoza ya que incluso la élite económica se mostró reacia a apoyarlo. En la década de 1950 se desarrolló una marca sintética de algodón, uno de los pilares económicos de la época en Nicaragua. Esto hizo que el precio del algodón bajara, poniendo a la economía en grandes problemas.

Los campesinos sin tierra trabajaban en grandes plantaciones durante temporadas cortas de cosecha y recibían salarios tan bajos como US$1 por día. Desesperados, muchos de estos pobres trabajadores emigraron hacia el este en busca de su propia tierra cerca de la selva tropical. En 1968, la Organización Mundial de la Salud descubrió que el agua contaminada provocaba el 17% de todas las muertes de nicaragüenses.

Participación económica estadounidense

De 1945 a 1960, la Compañía Nicaragüense de Pino de Hoja Larga (NIPCO), de propiedad estadounidense, pagó directamente a la familia Somoza millones de dólares a cambio de beneficios favorables para la empresa, como no tener que reforestar áreas taladas. Para 1961, NIPCO había talado todos los pinos costeros comercialmente viables en el noreste de Nicaragua. La expansión de las plantaciones de algodón en la década de 1950 y los ranchos ganaderos en la década de 1960 obligaron a las familias campesinas a abandonar las áreas que habían cultivado durante décadas. Algunos fueron obligados por la Guardia Nacional a trasladarse a proyectos de colonización en la selva tropical.

Algunos se trasladaron hacia el este a las colinas, donde talaron bosques para plantar cultivos. Sin embargo, la erosión del suelo los obligó a abandonar sus tierras y adentrarse más en la selva tropical. Los ganaderos luego reclamaron la tierra abandonada. Los campesinos y ganaderos continuaron este movimiento en lo profundo de la selva tropical. A principios de la década de 1970, Nicaragua se había convertido en el principal proveedor de carne vacuna de Estados Unidos. La carne respaldó las cadenas de comida rápida y la producción de alimentos para mascotas. El presidente Anastasio Somoza Debayle era dueño del matadero más grande de Nicaragua, así como de seis plantas empacadoras de carne en Miami, Florida.

También en las décadas de 1950 y 1960, el 40% de todas las exportaciones de pesticidas de EE. UU. se dirigieron a América Central. Nicaragua y sus vecinos utilizan ampliamente compuestos prohibidos en EE.UU., como DDT, endrín, dieldrín y lindano. En 1977 un estudio reveló que las madres que vivían en León tenían 45 veces más DDT en la leche materna que el nivel seguro de la Organización Mundial de la Salud.

Insurrección sandinista (1972-1979)

Un punto de inflexión importante fue el terremoto de Managua de diciembre de 1972 que mató a más de 10.000 personas y dejó a 500.000 sin hogar. Se envió una gran cantidad de socorro internacional a la nación. Algunos historiadores nicaragüenses señalan el terremoto que devastó Managua como el último 'clavo en el ataúd' de Somoza; alrededor del 90% de la ciudad fue destruida. La descarada corrupción de Somoza, el mal manejo del socorro (lo que llevó a la estrella de los Piratas de Pittsburgh, Roberto Clemente, a volar a Managua el 31 de diciembre de 1972 para tratar de ayudar, un vuelo que terminó con su muerte) y la negativa a reconstruir Managua, inundaron las filas de los sandinistas. con jóvenes nicaragüenses descontentos que ya no tenían nada que perder. Los sandinistas recibieron cierto apoyo de Cuba y la Unión Soviética.

El 27 de diciembre de 1974, un grupo de nueve guerrilleros del FSLN invadió una fiesta en la casa de un ex Ministro de Agricultura, matándolo a él ya tres guardias en el proceso de tomar como rehenes a varios altos funcionarios del gobierno y destacados empresarios. A cambio de los rehenes, lograron que el gobierno pagara un rescate de 2 millones de dólares, difundiera una declaración del FSLN en la radio y en el diario de oposición La Prensa, liberara a catorce miembros del FSLN de la cárcel y llevara a los asaltantes y a los miembros del FSLN liberados a Cuba. El arzobispo Miguel Obando y Bravo actuó como intermediario durante las negociaciones.

El incidente humilló al gobierno y aumentó mucho el prestigio del FSLN. Somoza, en sus memorias, se refiere a esta acción como el inicio de una fuerte escalada en cuanto a ataques sandinistas y represalias gubernamentales. La ley marcial fue declarada en 1975 y la Guardia Nacional comenzó a arrasar pueblos en la selva sospechosos de apoyar a los rebeldes. Los grupos de derechos humanos condenaron las acciones, pero el presidente estadounidense, Gerald Ford, se negó a romper la alianza estadounidense con Somoza.

El país se inclinó hacia una guerra civil a gran escala con el asesinato en 1978 de Pedro Chamorro, quien se había opuesto a la violencia contra el régimen. 50.000 acudieron a su funeral. Muchos asumieron que Somoza había ordenado su asesinato; Entre los presuntos conspiradores se encontraban el hijo del dictador, “El Chiguín”, el presidente de Vivienda de Somoza, Cornelio Hueck, el fiscal general de Somoza, y Pedro Ramos, un aliado cercano de Cuba que comercializaba plasma sanguíneo ilegal. En protesta, se inició un paro nacional, que incluía a trabajadores y empresarios privados, exigiendo el fin de la dictadura. Al mismo tiempo, los sandinistas intensificaron su actividad guerrillera. Varios pueblos, asistidos por la guerrilla sandinista, expulsaron a sus unidades de la Guardia Nacional. Somoza respondió con creciente violencia y represión.

Los medios estadounidenses se volvieron cada vez más desfavorables en sus reportajes sobre la situación en Nicaragua. Al darse cuenta de que la dictadura de Somoza era insostenible, la administración Carter intentó obligarlo a abandonar Nicaragua. Somoza se negó y buscó mantener su poder a través de la Guardia Nacional. En ese momento, el embajador de Estados Unidos envió un cable a la Casa Blanca diciendo que sería "mal aconsejado" suspender el bombardeo, porque tal acción ayudaría a los sandinistas a ganar el poder. Cuando el reportero de ABC Bill Stewart fue ejecutado por la Guardia Nacional y la película gráfica del asesinato fue transmitida por la televisión estadounidense, el público estadounidense se volvió más hostil hacia Somoza. Al final, el presidente Carter le negó a Somoza más ayuda militar estadounidense, creyendo que la naturaleza represiva del gobierno había llevado al apoyo popular al levantamiento sandinista.

En mayo de 1979, se convocó otra huelga general y el FSLN lanzó un gran impulso para tomar el control del país. A mediados de julio tenían aislado a Somoza ya la Guardia Nacional en Managua.

Período sandinista (1979-1990)

Cuando el gobierno de Nicaragua colapsó y los comandantes de la Guardia Nacional escaparon con Somoza, Estados Unidos primero prometió y luego les negó el exilio en Miami. Los rebeldes avanzaron victoriosos sobre la capital. El 19 de julio de 1979 se proclamó un nuevo gobierno bajo una junta provisional encabezada por Daniel Ortega, de 33 años, e incluía a Violeta Chamorro, viuda de Pedro. Somoza finalmente terminó en Paraguay, donde fue asesinado en septiembre de 1980, presuntamente por miembros del 'Partido Revolucionario de los Trabajadores Argentinos'.

Las Naciones Unidas estimaron los daños materiales de la guerra revolucionaria en 480 millones de dólares. El FSLN se apoderó de una nación azotada por la desnutrición, las enfermedades y la contaminación por pesticidas. El lago Managua se consideró muerto debido a décadas de escorrentía de pesticidas, contaminación química tóxica de las fábricas junto al lago y aguas residuales sin tratar. La erosión del suelo y las tormentas de polvo también eran un problema en Nicaragua en ese momento debido a la deforestación. Para enfrentar estas crisis, el FSLN creó el Instituto Nicaragüense de Recursos Naturales y Medio Ambiente.

Los programas clave a gran escala de los sandinistas incluyeron una Cruzada Nacional de Alfabetización de marzo a agosto de 1980. Nicaragua recibió reconocimiento internacional por sus avances en alfabetización, atención médica, educación, cuidado infantil, sindicatos y reforma agraria.

Managua se convirtió en la segunda capital del hemisferio después de Cuba en albergar una embajada de Corea del Norte. Debido a las tensiones entre sus patrocinadores soviéticos y China, los sandinistas permitieron que Taiwán mantuviera su misión y se negaron a permitir una misión china en el país.

Los sandinistas ganaron las elecciones nacionales del 4 de noviembre de 1984, reuniendo el 67% de los votos. La elección fue certificada como "libre y justa" por la mayoría de los observadores internacionales. La oposición política nicaragüense y la administración Reagan afirmaron que el gobierno impuso restricciones políticas a la oposición. El principal candidato de la oposición fue Arturo Cruz, respaldado por Estados Unidos, quien sucumbió a la presión del gobierno de Estados Unidos para que no participara en las elecciones de 1984; Más tarde, se citó a funcionarios estadounidenses diciendo que "la Administración (Reagan) nunca contempló dejar que Cruz siguiera en la carrera, porque entonces los sandinistas podrían afirmar justificadamente que las elecciones fueron legítimas".Tres partidos de oposición de derecha (Coordinadora Democrática Nicaragüense) boicotearon las elecciones, alegando que los sandinistas estaban manipulando a los medios y que las elecciones podrían no ser justas. Otros partidos de oposición, como el Partido Conservador Democrático y el Partido Liberal Independiente, tenían libertad para denunciar al gobierno sandinista y participar en las elecciones. Ortega salió victorioso, pero los largos años de guerra habían diezmado la economía de Nicaragua.

El historiador Christopher Andrew afirmó que más tarde se descubrió que el FSLN, de hecho, había estado reprimiendo a los partidos de oposición de derecha mientras dejaba en paz a los partidos moderados, y Ortega afirmó que los moderados "no presentaban peligro y servían como una fachada conveniente para el mundo exterior". ". En 1993, la Biblioteca del Congreso escribió: "Los observadores extranjeros generalmente informaron que la elección fue justa. Sin embargo, los grupos de oposición dijeron que el dominio del FSLN sobre los órganos gubernamentales, los grupos de organizaciones de masas y gran parte de los medios de comunicación creó un clima de intimidación que impidió una elecciones verdaderamente abiertas".

Inclinaciones comunistas y contras respaldados por EE. UU.

El apoyo estadounidense al largo gobierno de la familia Somoza había agriado las relaciones, y el gobierno del FSLN estaba comprometido con una ideología marxista, y muchos de los principales sandinistas mantenían relaciones de larga data con la Unión Soviética y Cuba. El presidente de los Estados Unidos, Jimmy Carter, quien había cortado la ayuda a la Nicaragua de Somoza el año anterior, inicialmente esperaba que la continua ayuda estadounidense al nuevo gobierno evitaría que los sandinistas formaran un gobierno marxista-leninista doctrinario alineado con el bloque soviético, pero la administración Carter la ayuda fue mínima,y los sandinistas recurrieron a la asistencia cubana y de Europa del Este para construir un nuevo ejército de 75.000, incluidos tanques T-55, artillería pesada y helicópteros de ataque HIND, que hicieron que el Ejército Sandinista fuera más poderoso que sus vecinos. Los soviéticos también se comprometieron a proporcionar cazas MiG 21, pero el avión nunca se entregó.

Con la elección de Ronald Reagan en 1980, las relaciones entre Estados Unidos y el régimen sandinista se convirtieron en un frente activo de la Guerra Fría. La administración Reagan insistió en la "amenaza comunista" planteada por los sandinistas, reaccionando particularmente al apoyo brindado a los sandinistas por Cuba y los soviéticos. Estados Unidos suspendió la ayuda debido a la evidencia de apoyo sandinista a los rebeldes del FMLN en El Salvador. Ante el retiro de la ayuda estadounidense, el político del FSLN Bayardo Arce, afirmó que "Nicaragua es el único país que construye su socialismo con los dólares del imperialismo". La administración Reagan respondió imponiendo sanciones económicas y un embargo comercial contra Nicaragua.

Después de un breve período de sanciones, Nicaragua se enfrentó a una economía en colapso. Estados Unidos entrenó y financió a los Contras, que eran un grupo contrarrevolucionario con sede en la vecina Honduras para oponerse militarmente al gobierno sandinista. El presidente Reagan llamó a los Contras "el equivalente moral de nuestros padres fundadores". Los Contras, grupos de la Guardia Nacional de Somoza que habían huido a Honduras, fueron organizados, entrenados y financiados por la CIA. La cadena de mando de la Contra incluía a algunos ex miembros de la Guardia Nacional, incluido el fundador y comandante de la Contra, Enrique Bermúdez, y otros, incluido el ex héroe sandinista Edén Pastora, quien rechazó la orientación leninista de los sandinistas. Los Contras operaron desde campamentos en la vecina Honduras al norte y Costa Rica al sur.

El apoyo de los Estados Unidos a los Contras provocó críticas generalizadas de muchos lugares del mundo, incluso dentro de Nicaragua y los Estados Unidos, incluidos los demócratas en el Congreso. Varios historiadores han criticado la campaña de los contras y el apoyo de la administración Reagan, citando la brutalidad y las numerosas violaciones de los derechos humanos de los contras. LaRamee y Polakoff, por ejemplo, describen la destrucción de centros de salud, escuelas y cooperativas a manos de los rebeldes. Otros han afirmado que también ocurrieron asesinatos, violaciones y torturas a gran escala en áreas dominadas por los Contra. Estados Unidos también buscó ejercer presión económica sobre los sandinistas, y la administración Reagan impuso un embargo comercial total.

Los sandinistas también fueron acusados ​​de abusos contra los derechos humanos, incluidas torturas, desapariciones y ejecuciones en masa. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos investigó los abusos cometidos por las fuerzas sandinistas, incluida la ejecución de 35 a 40 misquitos en diciembre de 1981 y la ejecución de 75 personas en noviembre de 1984.

La presión estadounidense contra el gobierno se intensificó a lo largo de 1983 y 1984; Los Contras iniciaron una campaña de sabotaje económico e interrumpieron la navegación al plantar minas submarinas en el Puerto de Corinto en Nicaragua, una acción que luego la Corte Internacional de Justicia condenó como ilegal.

Daniel Ortega fue elegido presidente en 1984. Los años de guerra y la situación económica de Nicaragua habían cobrado un precio sin precedentes en Nicaragua. El gobierno de los Estados Unidos ofreció un programa de amnistía política que otorgaba visas a cualquier nicaragüense sin dudarlo. Los nicaragüenses (particularmente los ricos o aquellos que tenían conexiones familiares dentro de los EE. UU.) abandonaron el país en la emigración más grande de la historia de Nicaragua. El 1 de mayo de 1985, Reagan emitió una orden ejecutiva que impuso un embargo económico total a Nicaragua, que permaneció en vigor hasta marzo de 1990.

Nicaragua ganó un caso histórico contra los EE. UU. en la Corte Internacional de Justicia en 1986 (ver Nicaragua v. Estados Unidos), y se ordenó a los EE. UU. pagar a Nicaragua $ 12 mil millones en reparaciones por violar la soberanía de Nicaragua al participar en ataques contra ella. Estados Unidos retiró su aceptación de la Corte argumentando que no tenía autoridad en asuntos de relaciones de estado soberano. La Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó una resoluciónpara presionar a los EE.UU. a pagar. Solo Israel y El Salvador, que estaba respaldado por su propia insurgencia guerrillera, votaron con Estados Unidos. Jeane Kirkpatrick, la embajadora estadounidense ante la ONU, criticó a la Corte como un organismo "semijudicial". Además, EE. UU. señaló que Cuba y la Unión Soviética habían cometido anteriormente las mismas violaciones contra la soberanía de Nicaragua al proporcionar entrenamiento y municiones a los sandinistas contra el régimen de Somoza.

La decisión de la Corte Internacional de Justicia calificó la naturaleza del conflicto en Nicaragua como una agresión dirigida por una potencia extranjera contra Nicaragua. En una votación de doce a tres, el juicio sumario de la Corte contra los Estados Unidos declaró que por:

...entrenando, armando, equipando, financiando y abasteciendo a las fuerzas de la contra o de otra manera alentando, apoyando y ayudando a las actividades militares y paramilitares en y contra Nicaragua, Estados Unidos ha actuado, contra la República de Nicaragua, en incumplimiento de su obligación bajo el derecho consuetudinario derecho internacional de no intervenir en los asuntos de otro Estado.

En 1982, el Congreso de los Estados Unidos promulgó una legislación para prohibir más ayuda a los Contras. Los funcionarios de Reagan intentaron suministrarlos ilegalmente con las ganancias de la venta de armas a Irán y donaciones de terceros, lo que desencadenó el asunto Irán-Contra de 1986-1987. El agotamiento mutuo, los temores sandinistas de la unidad de la Contra y el éxito militar, y la mediación de otros gobiernos regionales llevaron al alto el fuego de Sapoa entre los sandinistas y los contras el 23 de marzo de 1988. Los acuerdos posteriores fueron diseñados para reintegrar a los contras y sus partidarios en la sociedad nicaragüense en preparación para las elecciones generales

Dieciséis años de gobierno de centroderecha (1990-2006)

El FSLN perdió ante la Unión Nacional Opositora por 14 puntos en las elecciones del 25 de febrero de 1990. Las noticias de ABC habían estado pronosticando una victoria sandinista de 16 puntos. Al comienzo de los casi 7 años de Violeta Chamorro en el cargo, los sandinistas todavía controlaban en gran medida el ejército, los sindicatos y los tribunales. Su gobierno tomó medidas para consolidar las instituciones democráticas, promover la reconciliación nacional, estabilizar la economía y privatizar empresas estatales.

En febrero de 1995, el Comandante del Ejército Popular Sandinista. El Gral. Humberto Ortega fue reemplazado, de acuerdo con un nuevo código militar promulgado en 1994 por el Gral. Joaquín Cuadra, quien propugnó una política de mayor profesionalismo en el rebautizado Ejército de Nicaragua. Una nueva ley de organización policial, aprobada por la Asamblea Nacional y promulgada en agosto de 1996, codificó aún más tanto el control civil de la policía como la profesionalización de esa agencia de aplicación de la ley.

Las elecciones presidenciales, legislativas y de alcaldes del 20 de octubre de 1996 también fueron juzgadas libres y justas por observadores internacionales y por el innovador grupo nacional de observadores electorales Ética y Transparencia, a pesar de una serie de irregularidades, debidas en gran parte a dificultades logísticas y a ley electoral barrocamente complicada. Esta vez los nicaragüenses eligieron al exalcalde de Managua Arnoldo Alemán, líder de la Alianza Liberal de centro-derecha, que luego se consolidó en el Partido Liberal Constitucional (PLC). Alemán continuó privatizando la economía y promoviendo proyectos de infraestructura como carreteras, puentes y pozos, ayudado en gran parte por la ayuda extranjera recibida después de que el huracán Mitch azotara Nicaragua en octubre de 1998. Su administración estuvo asediada por acusaciones de corrupción, lo que resultó en la renuncia de varios funcionarios clave a mediados de 2000. El mismo Alemán fue posteriormente condenado por corrupción oficial y sentenciado a veinte años de cárcel.

En noviembre de 2000, Nicaragua celebró elecciones municipales. El PLC de Alemán ganó la mayoría de las contiendas generales por la alcaldía. Al FSLN le fue considerablemente mejor en las áreas urbanas más grandes, ganando un número significativo de capitales departamentales, incluida Managua.

El 4 de noviembre de 2001 se llevaron a cabo elecciones presidenciales y legislativas, las cuartas elecciones libres y justas del país desde 1990. Enrique Bolaños del PLC fue elegido para la presidencia de Nicaragua, derrotando al candidato del FSLN Daniel Ortega, por 14 puntos porcentuales. Los observadores internacionales caracterizaron las elecciones como libres, justas y pacíficas. Bolaños fue inaugurado el 10 de enero de 2002.

En noviembre de 2006 ganó las elecciones presidenciales Daniel Ortega, quien regresó al poder después de 16 años en la oposición. Los observadores internacionales, incluido el Centro Carter, juzgaron que las elecciones fueron libres y justas.

El país reconstruyó parcialmente su economía durante la década de 1990, pero fue duramente golpeado por el huracán Mitch a fines de octubre de 1998, casi exactamente una década después del igualmente destructivo huracán Joan y nuevamente en 2007 fue golpeado por el huracán Félix, un huracán de categoría 5. Diez años después, el huracán Nate también golpeó a Nicaragua y destruyó gran parte de la infraestructura en el campo, como los postes de comunicación.

Ortega vuelve al poder (2006-presente)

En las elecciones generales de Nicaragua de 2006, Daniel Ortega obtuvo alrededor del 38% de los votos en una sola vuelta, volviendo así al poder para su segundo mandato en general. La constitución en ese momento incluía la prohibición de la reelección inmediata de un presidente en ejercicio y de cualquier persona que cumpliera más de dos mandatos como presidente. A pesar de eso, Ortega se postuló nuevamente y ganó las elecciones generales de Nicaragua de 2011 en medio de acusaciones de fraude por parte del candidato perdedor Fabio Gadea Mantilla. El crecimiento económico durante la mayor parte de esos dos mandatos fue fuerte y el Turismo en Nicaragua creció con especial fuerza, en parte gracias a la percepción de Nicaragua como un país seguro para visitar. Las elecciones generales de Nicaragua de 2016 vieron un boicot electoral parcial por parte de la oposición y nuevamente acusaciones de fraude electoral también. como acusaciones de que el índice de abstención era superior al publicado oficialmente por el gobierno. El Canal de Nicaragua fue un tema de debate público y cierta controversia. A partir del 19 de abril de 2018, las críticas al gobierno de Ortega por el canal, los incendios forestales en la reserva natural Indio Maíz y una reforma planificada del sistema de seguridad social llevaron a las protestas nicaragüenses de 2018-2020 a las que el gobierno respondió con violencia y dura represión.

Contenido relacionado

Ariel Sharon

Aga Khan III

Historia de la esclavitud

La historia de la esclavitud abarca muchas culturas, nacionalidades y religiones desde la antigüedad hasta nuestros días. Asimismo, sus víctimas han venido...
Más resultados...