Historia de la banca

La historia de la banca comenzó con los primeros bancos prototipo que eran los comerciantes del mundo, que otorgaban préstamos de granos a los agricultores y comerciantes que transportaban mercancías entre ciudades. Esto fue alrededor del año 2000 a. C. en Asiria, India y Sumeria. Más tarde, en la antigua Grecia y durante el Imperio Romano, los prestamistas con sede en los templos daban préstamos, mientras aceptaban depósitos y realizaban el cambio de dinero. La arqueología de este período en la antigua China e India también muestra evidencia de préstamos de dinero.

Muchas interpretaciones históricas sitúan el desarrollo histórico crucial de un sistema bancario en la Italia medieval y renacentista y, en particular, en las prósperas ciudades de Florencia, Venecia y Génova. Las familias Bardi y Peruzzi dominaron la banca en la Florencia del siglo XIV y establecieron sucursales en muchas otras partes de Europa. El banco italiano más famoso fue el Medici Bank, establecido por Giovanni Medici en 1397. El banco más antiguo que aún existe es Banca Monte dei Paschi di Siena, con sede en Siena, Italia, que ha estado operando continuamente desde 1472. Hasta finales de 2019, el banco más antiguo aún en funcionamiento era el Banco di Napoli con sede en Nápoles, Italia, que había estado en funcionamiento desde 1463.

El desarrollo de la banca se extendió desde el norte de Italia por todo el Sacro Imperio Romano Germánico y, en los siglos XV y XVI, hasta el norte de Europa. A esto le siguieron una serie de importantes innovaciones que tuvieron lugar en Ámsterdam durante la República Holandesa en el siglo XVII, y en Londres desde el siglo XVIII. Durante el siglo XX, los desarrollos en las telecomunicaciones y la informática provocaron cambios importantes en las operaciones de los bancos y permitieron que los bancos aumentaran drásticamente en tamaño y distribución geográfica. La crisis financiera de 2007-2008 provocó muchas quiebras bancarias, incluidos algunos de los bancos más grandes del mundo, y provocó mucho debate sobre la regulación bancaria.

It is a long established fact that a reader will be distracted by the readable content of a page when looking at its layout. The point of using Lorem Ipsum is that it has a more-or-less normal distribution of letters, as opposed to using 'Content here, content here', making it look like readable English.

You must log in to access this content
Iniciar con Google
Iniciar con Facebook
x