Historia de Angola

AjustarCompartirImprimirCitar

Angola es un país en el suroeste de África. El nombre del país deriva de la palabra Kimbundu para rey. Angola fue colonizada primero por sociedades de cazadores-recolectores san antes de que los dominios del norte quedaran bajo el dominio de estados bantúes como Kongo y Ndongo. En el siglo XV, los colonos portugueses comenzaron a comerciar y se estableció un asentamiento en Luanda durante el siglo XVI. Portugal anexó territorios en la región que fueron gobernados como colonia desde 1655, y Angola se incorporó como una provincia de ultramar de Portugal en 1951. Después de la Guerra de Independencia de Angola, que terminó en 1974 con un motín del ejército y un golpe de Estado de izquierda en Lisboa, Angola logró la independencia en 1975 a través del Acuerdo de Alvor. Después de la independencia, Angola entró en un largo período de guerra civil que duró hasta 2002.

De la prehistoria al país soberano

El área de la actual Angola estuvo habitada durante las eras paleolítica y neolítica, como lo atestiguan los restos encontrados en Luanda, Congo y el desierto de Namibe. Al comienzo de la historia registrada también llegaron otras culturas y personas.

Los primeros en asentarse fueron los san. Esto cambió a principios del siglo VI d.C., cuando los bantúes, que ya poseían la tecnología del trabajo del metal, la cerámica y la agricultura, comenzaron a migrar desde el norte. Cuando llegaron a lo que ahora es Angola, se encontraron con los san y otros grupos. El establecimiento de los bantúes tomó muchos siglos y dio lugar a diversas agrupaciones que adquirieron diferentes características étnicas.

La primera gran entidad política de la zona, conocida históricamente como el Reino de Kongo, apareció en el siglo XIII y se extendía desde Gabón en el norte hasta el río Kwanza en el sur, y desde el Atlántico en el oeste hasta el río Cuango en el este.

La riqueza del Kongo provenía principalmente de la agricultura. El poder estaba en manos de los Mani, aristócratas que ocupaban posiciones clave en el reino y que respondían únicamente ante el todopoderoso Rey del Kongo. Mbanza era el nombre que se le daba a una unidad territorial administrada y gobernada por un Mani; Mbanza Congo, la capital, tenía una población de más de cincuenta mil en el siglo XVI.

El Reino de Kongo se dividió en seis provincias e incluía algunos reinos dependientes, como Ndongo al sur. El comercio era la actividad principal, basada en una agricultura altamente productiva y una explotación creciente de las riquezas minerales. En 1482, las carabelas portuguesas comandadas por Diogo Cão llegaron al Congo y este exploró el extremo noroeste de la costa de lo que hoy es Angola en 1484. Siguieron otras expediciones y pronto se establecieron estrechas relaciones entre los dos estados. Los portugueses trajeron armas de fuego y muchos otros avances tecnológicos, además de una nueva religión (el cristianismo); a cambio, el rey del Congo ofreció muchos esclavos, marfil y minerales.

La colonia portuguesa de Angola fue fundada en 1575 con la llegada de Paulo Dias de Novais con un centenar de familias portuguesas y cuatrocientos soldados. Su centro en Luanda recibió el estatus de ciudad en 1605.

El rey del Kongo pronto se convirtió al cristianismo y adoptó una estructura política similar a la de los europeos. Llegó a ser una figura muy conocida en Europa, hasta el punto de recibir misivas del Papa.

Al sur del Reino del Kongo, alrededor del río Kwanza, había varios estados importantes. El más importante de ellos fue el Reino de Ndongo o Dongo, gobernado por los ngolas. En el momento de la llegada de los portugueses, Ngola Kiluange estaba en el poder. Al mantener una política de alianzas con los estados vecinos, logró resistir a los extranjeros durante varias décadas, pero finalmente fue decapitado en Luanda. Años más tarde, los Ndongo volvieron a cobrar prominencia cuando Jinga Mbandi (Reina Jinga) tomó el poder. Una política astuta, mantuvo a raya a los portugueses con acuerdos cuidadosamente preparados. Después de emprender varios viajes, logró en 1635 formar una gran coalición con los estados de Matamba y Ndongo, Kongo, Kassanje, Dembos y Kissamas. Al frente de esta formidable alianza, obligó a los portugueses a retirarse.

Mientras tanto, Portugal había perdido a su rey y los españoles tomaron el control de la monarquía portuguesa. En ese momento, los territorios de ultramar de Portugal habían ocupado el segundo lugar. Los holandeses se aprovecharon de esta situación y ocuparon Luanda en 1641. Jinga se alió con los holandeses, fortaleciendo así su coalición y confinando a los portugueses a Massangano, que fortificaron fuertemente, saliendo en ocasiones para capturar esclavos en el Kuata! Kuata! Guerras. Los esclavos de Angola fueron esenciales para el desarrollo de la colonia portuguesa de Brasil, pero el tráfico se vio interrumpido por estos eventos. Habiendo recuperado Portugal su independencia, una gran fuerza de Brasil bajo el mando de Salvador Correia de Sá retomó Luanda en 1648, lo que provocó el regreso de los portugueses en gran número. La coalición de Jinga luego se vino abajo; la ausencia de sus aliados holandeses con sus armas de fuego y la fuerte posición de Correia de Sá dieron un golpe mortal a la moral de las fuerzas nativas. Jinga murió en 1663; dos años más tarde, el Rey del Congo comprometió todas sus fuerzas en un intento de capturar la isla de Luanda, ocupada por Correia de Sá, pero fueron derrotados y perdieron su independencia. El Reino de Ndongo se sometió a la Corona portuguesa en 1671.

El comercio fue principalmente con la colonia portuguesa de Brasil; Los barcos brasileños fueron los más numerosos en los puertos de Luanda y Benguela. En ese momento, Angola, una colonia portuguesa, era de hecho como una colonia de Brasil, paradójicamente otra colonia portuguesa. Los jesuitas también ejercieron una fuerte influencia brasileña en la religión y la educación. La guerra dio paso gradualmente a la filosofía del comercio. Las rutas del comercio de esclavos y las conquistas que las hicieron posibles fueron el motor de las actividades entre las diferentes áreas; Los mercados de esclavos de los estados independientes ahora se centraron en las demandas de la esclavitud estadounidense.En el altiplano (el Planalto), los estados más importantes fueron los de Bié y Bailundo, destacándose este último por su producción de comestibles y caucho. El interior permaneció en gran parte libre del control portugués hasta el siglo XIX.

ser

La trata de esclavos no se abolió hasta 1836, y en 1844 los puertos de Angola se abrieron a la navegación extranjera y los portugueses no pudieron hacer cumplir las leyes, especialmente dependientes de la seguridad naval inglesa. Esto facilitó la continuación del contrabando de esclavos a los Estados Unidos y Brasil. Para 1850, Luanda era una de las ciudades portuguesas más grandes del Imperio portugués fuera del Portugal continental y exportaba (junto con Benguela) aceite de palma y maní, cera, copal, madera, marfil, algodón, café y cacao, entre muchos otros productos, casi todo el producto de un sistema continuo de trabajo forzoso.

La Conferencia de Berlín obligó a Portugal a avanzar hacia la ocupación inmediata de todos los territorios que reclamaba pero que no había podido conquistar de manera efectiva. El territorio de Cabinda (provincia), al norte del río Zaire, también fue cedido a Portugal sobre la base legal del Tratado de Protectorado de Simulambuko, celebrado entre la Corona portuguesa y los príncipes de Cabinda en 1885. En el siglo XIX se lenta y vacilante comenzó a establecerse en el interior. Angola como colonia portuguesa que abarca el territorio actual no se estableció antes de finales del siglo XIX, y la "ocupación efectiva", como lo exigió la Conferencia de Berlín (1884), se logró solo en la década de 1920.

La estrategia económica colonial se basó en la agricultura y la exportación de materias primas. El comercio de caucho y marfil, junto con los impuestos impuestos a la población del Imperio (incluido el continente), trajo grandes ingresos a Lisboa.

La política portuguesa en Angola fue modificada por ciertas reformas introducidas a principios del siglo XX. La caída de la monarquía portuguesa y un clima internacional favorable llevaron a reformas en la administración, la agricultura y la educación. En 1951, con el advenimiento del régimen del Nuevo Estado (Estado Novo) extendido a la colonia, Angola se convirtió en una provincia de Portugal (Provincia Ultramarina), denominada Província Ultramarina de Angola (Provincia de Ultramar de Angola).

Sin embargo, el gobierno portugués siguió caracterizándose por un racismo profundamente arraigado, trabajos forzados masivos y un fracaso casi total en la modernización del país. Para 1960, después de 400 años de dominio colonial, no había ni una sola universidad en todo el territorio. Para contrarrestar esta falta de instalaciones educativas, las organizaciones abiertamente políticas aparecieron por primera vez en la década de 1950 y comenzaron a hacer demandas organizadas de derechos humanos y civiles, iniciando campañas diplomáticas en todo el mundo en su lucha por la independencia. Mientras tanto, el régimen portugués se negó a acceder a las demandas de independencia de los nacionalistas, lo que provocó el conflicto armado que comenzó en 1961 cuando las guerrillas atacaron activos coloniales en operaciones transfronterizas en el noreste de Angola. La guerra llegó a ser conocida como la Guerra Colonial.

En esta lucha, los principales protagonistas fueron el MPLA (Movimiento Popular para la Liberación de Angola), fundado en 1956, el FNLA (Frente Nacional para la Liberación de Angola), surgido en 1961, y la UNITA (Unión Nacional para la Independencia Total). de Angola), fundada en 1966. Después de muchos años de conflicto, la nación obtuvo su independencia el 11 de noviembre de 1975, después del golpe de Estado de 1974 en Lisboa, Portugal. Los nuevos líderes de Portugal iniciaron un proceso de cambio democrático en el país y la aceptación de la independencia de sus antiguas colonias.

Guerra civil

Un golpe de estado de 1974 en Portugal estableció un gobierno militar dirigido por el presidente António de Spínola. El gobierno de Spínola acordó dar independencia a todas las colonias de Portugal y entregó el poder en Angola a una coalición de los tres movimientos nacionalistas más grandes, el MPLA, UNITA y el FNLA, a través del Acuerdo de Alvor. Sin embargo, la coalición se rompió rápidamente y el país cayó en una guerra civil. El MPLA obtuvo el control de la capital Luanda y gran parte del resto del país. Con el apoyo de Estados Unidos, Zaire y Sudáfrica intervinieron militarmente a favor del FNLA y UNITA con la intención de tomar Luanda antes de la declaración de independencia. En respuesta, Cuba intervino a favor del MPLA. Mientras tanto, los sudafricanos y la UNITA se habían acercado a 200 km al sur de la capital,

Con el apoyo de Cuba, el MPLA ocupó Luanda y declaró la independencia como República Popular de Angola el 11 de noviembre de 1975, día en que los portugueses abandonaron el país. Agostinho Neto se convirtió en el primer presidente. El FNLA y la UNITA proclamaron sus propias repúblicas efímeras (la República Democrática de Angola y la República Socialdemócrata de Angola) el 24 de noviembre de 1975, para las zonas que controlaban con Holden Roberto y Jonas Savimbi como copresidentes de la República Democrática Popular de Angola en Huambo.. Este gobierno conjunto FNLA-UNITA fue disuelto el 11 de febrero de 1976 tras una ofensiva del MPLA. A fines de enero de 1976, el ejército del MPLA (FAPLA) y los cubanos prácticamente habían aplastado al FNLA, los zaireños y la UNITA, y las fuerzas sudafricanas se retiraron.

El 27 de mayo de 1977, un intento de golpe, que incluyó a algunos ex miembros del gobierno del MPLA como Nito Alves, provocó represalias por parte del gobierno y las fuerzas cubanas, lo que resultó en la ejecución de miles, si no decenas de miles. Alves fue torturado y asesinado. El movimiento se conoce como fraccionismo.

La guerra de poder continuó. El gobierno del MPLA, reconocido internacionalmente (aunque no por Estados Unidos), solicitó la permanencia de las fuerzas cubanas en el país. Dirigida por Jonas Savimbi, UNITA recibió apoyo clandestino de EE. UU. y otras naciones y asumió la resistencia militar en el sureste del país, mientras que el gobierno del MPLA fue apoyado por la URSS y los países del Bloque del Este. Sudáfrica continuó persiguiendo a las fuerzas de la Organización Popular de África Sudoccidental (SWAPO) en el sur de Angola, pronto estableció bases y aumentó el apoyo de UNITA, que obtuvo el control de más y más territorio. En un esfuerzo por asestar un golpe final a UNITA y expulsar a Sudáfrica del país, en 1987 las Fuerzas Armadas Populares para la Liberación de Angola (FAPLA), con apoyo soviético, lanzaron una campaña plagada de fracasos y derrotas. Otra vez,

El MPLA y EE.UU. habían estado en negociaciones para una solución pacífica desde junio de 1987. EE.UU. acordó incluir a Cuba en conversaciones directas. Cuba se unió a las negociaciones el 28 de enero de 1988; Sudáfrica se unió el 9 de marzo. Angola, Cuba y Sudáfrica firmaron el Acuerdo Tripartito el 22 de diciembre de 1988, en el que se vinculó la retirada de las tropas cubanas de Angola a la retirada de los soldados sudafricanos de Angola y Namibia.

El Acuerdo de Bicesse de 1991 detalló un proceso electoral para una Angola democrática bajo la supervisión de las Naciones Unidas. MPLA ganó la primera vuelta con el 49% de los votos, frente al 40% de UNITA. El líder de UNITA, Jonas Savimbi, rechazó los resultados y volvió a la guerra. Del 30 de octubre al 1 de noviembre de 1992 ocurrió la Masacre de Halloween en la que miles de simpatizantes de UNITA y FNLA en Luanda fueron asesinados por tropas del MPLA. Las estimaciones del número de muertos en todo el país alcanzan entre 25.000 y 30.000. Un segundo acuerdo de paz, el Protocolo de Lusaka, se negoció en Lusaka, Zambia y se firmó el 20 de noviembre de 1994.

El acuerdo de paz entre el gobierno y UNITA preveía la integración de ex insurgentes de UNITA en el gobierno y las fuerzas armadas. Sin embargo, en 1995 se reanudaron los combates localizados. En abril de 1997 se instaló un gobierno de unidad nacional, pero los enfrentamientos serios se reanudaron a fines de 1998 cuando Savimbi reanudó la guerra por segunda vez, alegando que el MPLA no estaba cumpliendo con sus obligaciones. El Consejo de Seguridad de la ONU votó el 28 de agosto de 1997 para imponer sanciones a UNITA. El ejército angoleño lanzó una ofensiva masiva en 1999 que destruyó la capacidad convencional de UNITA y recuperó todas las ciudades principales que anteriormente estaban en manos de las fuerzas de Savimbi. Savimbi luego declaró que UNITA volvería a las tácticas de guerrilla, y gran parte del país permaneció en crisis.

La prolongada guerra civil dejó a cientos de miles de personas sin hogar. Es posible que se hayan perdido hasta 1 millón de vidas en los combates durante el último cuarto de siglo. Solo terminó cuando Savimbi fue asesinado en 2002.

2000 y 2010

Un carguero ruso entregó 500 toneladas de munición ucraniana de 7,62 mm a Simportex, una división del gobierno de Angola, con la ayuda de un agente marítimo en Londres el 21 de septiembre de 2000. El capitán del barco declaró que su cargamento era "frágil" para minimizar la inspección. Al día siguiente, el MPLA comenzó a atacar a UNITA, obteniendo victorias en varias batallas del 22 al 25 de septiembre. El gobierno obtuvo el control de las bases militares y las minas de diamantes en Lunda Norte y Lunda Sur, perjudicando la capacidad de Savimbi para pagar a sus tropas.

Angola acordó intercambiar petróleo con Eslovaquia a cambio de armas, comprando seis aviones de ataque Sukhoi Su-17 el 3 de abril de 2000. El gobierno español en las Islas Canarias impidió que un carguero ucraniano entregara 636 toneladas de equipo militar a Angola el 24 de febrero de 2001. El capitán del barco había informado incorrectamente sobre su carga, afirmando falsamente que el barco transportaba piezas de automóvil. El gobierno angoleño admitió que Simportex había comprado armas a Rosvooruzhenie, la compañía de armas estatal rusa, y reconoció que el capitán podría haber violado la ley española al informar erróneamente sobre su cargamento, una práctica común en el contrabando de armas a Angola.

Las tropas gubernamentales capturaron y destruyeron la base de Epongoloko de UNITA en la provincia de Benguela y la base de Mufumbo en Cuanza Sur en octubre de 2001. El gobierno eslovaco vendió aviones de combate al gobierno de Angola en 2001 en violación del Código de Conducta sobre Exportación de Armas de la Unión Europea.

Las tropas gubernamentales mataron a Savimbi el 22 de febrero de 2002, en la provincia de Moxico. El vicepresidente de UNITA, António Dembo, asumió el cargo, pero murió de diabetes doce días después, el 3 de marzo, y el secretario general, Paulo Lukamba, se convirtió en líder de UNITA.Después de la muerte de Savimbi, el gobierno se encontró en una encrucijada sobre cómo proceder. Después de indicar inicialmente que la contrainsurgencia podría continuar, el gobierno anunció que detendría todas las operaciones militares el 13 de marzo. Los comandantes militares de la UNITA y el MPLA se reunieron en Cassamba y acordaron un alto el fuego. Sin embargo, Carlos Morgado, portavoz de UNITA en Portugal, dijo que el ala de UNITA en Portugal tenía la impresión de que el general Kamorteiro, el general de UNITA que acordó el alto el fuego, había sido capturado más de una semana antes. Morgado dijo que no había tenido noticias de Angola desde la muerte de Savimbi. Los comandantes militares firmaron un Memorando de Entendimiento como una adición al Protocolo de Lusaka en Luena el 4 de abril, bajo la observación de Dos Santos y Lukamba.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó la Resolución 1404 el 18 de abril, extendiendo el mecanismo de monitoreo de sanciones por seis meses. Las Resoluciones 1412 y 1432, aprobadas el 17 de mayo y el 15 de agosto respectivamente, suspendieron la prohibición de viajar de la ONU a los funcionarios de UNITA durante 90 días cada una, y finalmente abolieron la prohibición mediante la Resolución 1439 el 18 de octubre. UNAVEM III, prorrogada dos meses más por Resolución 1439, finalizó el 19 de diciembre.

En agosto de 2002, UNITA se declaró partido político y desmovilizó oficialmente a sus fuerzas armadas. Ese mismo mes, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas reemplazó la Oficina de las Naciones Unidas en Angola con la Misión de las Naciones Unidas en Angola, una presencia política no militar más grande.

La guerra civil produjo cuatro millones de desplazados internos (IDP), un tercio de la población de Angola. El gobierno gastó $187 millones en el asentamiento de desplazados internos entre el 4 de abril de 2002 y el 2004, después de lo cual el Banco Mundial aportó $33 millones para continuar con el proceso de asentamiento. Las fuerzas militantes colocaron aproximadamente 15 millones de minas terrestres en 2002. La organización benéfica HALO Trust comenzó a desminar en 1994 y destruyó 30.000 en julio de 2007. Hay 1.100 angoleños y siete trabajadores extranjeros que trabajan para HALO Trust en Angola, y se espera que las operaciones terminen en algún momento entre 2011. y 2014.

Human Rights Watch estima que UNITA y el gobierno emplearon a más de 86.000 y 3.000 niños soldados respectivamente, algunos impresionados por la fuerza, durante la guerra. Los analistas de derechos humanos encontraron entre 5.000 y 8.000 niñas menores de edad casadas con militantes de UNITA. A algunas niñas se les ordenó ir a buscar comida para mantener a las tropas. Si las niñas no traían suficiente comida según lo juzgado por su comandante, entonces las niñas no comerían. Después de las victorias, los comandantes de UNITA serían recompensados ​​con mujeres que a menudo sufrían abusos sexuales. El gobierno y las agencias de la ONU identificaron a 190 niños soldados en el ejército angoleño y reubicaron a setenta de ellos en noviembre de 2002, pero el gobierno continuó empleando a sabiendas a otros soldados menores de edad.

Fernando Vendrell produjo y Zézé Gamboa dirigió El héroe, una película sobre la vida de los angoleños promedio después de la guerra civil, en 2004. La película sigue la vida de tres personas; Vitório, un veterano de guerra lisiado por una mina terrestre que regresa a Luanda, Manu, un joven que busca a su padre soldado, y Joana, una maestra que asesora al niño y comienza una historia de amor con Vitório. The Hero ganó el Gran Premio del Jurado de Cine Dramático Mundial de Sundance en 2005. Una producción conjunta de Angola, Portugal y Francia, Gamboa filmó The Hero íntegramente en Angola.

José Eduardo dos Santos renunció a la presidencia de Angola después de 38 años en 2017, siendo sucedido pacíficamente por João Lourenço, el sucesor elegido por Santos.

Contenido relacionado

Ike Turner

Elecciones presidenciales de estados unidos de 1964

Kit carson

Más resultados...