Hablador de códigos

Compartir Imprimir Citar
Group of Choctaw soldiers holding American flag
Soldados en entrenamiento en la Primera Guerra Mundial para transmisiones de radio y teléfono codificadas

Un hablador de códigos era una persona empleada por el ejército durante la guerra para utilizar un idioma poco conocido como medio de comunicación secreta. El término ahora generalmente se asocia con los miembros del servicio de los Estados Unidos durante las guerras mundiales que utilizaron su conocimiento de los idiomas nativos americanos como base para transmitir mensajes codificados. En particular, había aproximadamente 400 a 500 nativos americanos en el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos cuyo trabajo principal era transmitir mensajes tácticos secretos. Los hablantes de códigos transmitían mensajes a través de redes de comunicaciones telefónicas o de radio militares utilizando códigos desarrollados formal o informalmente basados en sus idiomas nativos. Los codificadores mejoraron la velocidad de cifrado y descifrado de las comunicaciones en las operaciones de primera línea durante la Segunda Guerra Mundial.

Se utilizaron dos tipos de código durante la Segunda Guerra Mundial. Los códigos de tipo uno se desarrollaron formalmente sobre la base de los idiomas de los pueblos comanche, hopi, meskwaki y navajo. Usaron palabras de sus idiomas para cada letra del alfabeto inglés. Los mensajes se podían codificar y descodificar utilizando un cifrado de sustitución simple donde el texto cifrado era la palabra del idioma nativo. El código de tipo dos era informal y se traducía directamente del inglés al idioma nativo. Si no había una palabra en el idioma nativo para describir una palabra militar, los codificadores usaban palabras descriptivas. Por ejemplo, los navajos no tenían una palabra para submarino, por lo que la tradujeron como pez de hierro.

El nombre conversadores en clave está fuertemente asociado con hablantes bilingües de navajo especialmente reclutados durante la Segunda Guerra Mundial por el Cuerpo de Marines de EE. UU. para servir en sus unidades de comunicaciones estándar del teatro del Pacífico. Hablar en código fue iniciado por los pueblos Cherokee y Choctaw durante la Primera Guerra Mundial.

El ejército de los Estados Unidos desplegó a otros hablantes de códigos nativos americanos durante la Segunda Guerra Mundial, incluidos los soldados lakota, meskwaki, mohawk, comanche, tlingit, hopi, cree y crow; sirvieron en los teatros del Pacífico, el norte de África y Europa.

Idiomas

Asiniboína

Los hablantes nativos del idioma assiniboine sirvieron como codificadores durante la Segunda Guerra Mundial para encriptar las comunicaciones. Uno de estos codificadores fue Gilbert Horn Sr., quien creció en la reserva india Fort Belknap de Montana y se convirtió en juez tribal y político.

Euskera

En noviembre de 1952, la revista Euzko Deya informaba que en mayo de ese año, al encontrarse con un gran número de marines estadounidenses de ascendencia vasca en un campamento de San Francisco, el capitán Frank D. Carranza había pensado en utilizando el euskera para los códigos. Sus superiores estaban preocupados por el riesgo, ya que se conocían asentamientos de vascos en la región del Pacífico, entre ellos: 35 jesuitas vascos en Hiroshima, dirigidos por Pedro Arrupe; una colonia de jugadores vascos de jai alai en China y Filipinas; y vascos partidarios de Falange en Asia. En consecuencia, los locutores del código vasco estadounidense no se desplegaron en estos teatros, sino que se utilizaron inicialmente en pruebas y en la transmisión de información logística para Hawai y Australia.

Según Euzko Deya, el 1 de agosto de 1942 los tenientes Nemesio Aguirre, Fernández Bakaicoa y Juanana recibieron un mensaje en euskera desde San Diego para el almirante Chester Nimitz. El mensaje advertía a Nimitz de la Operación Apple para sacar a los japoneses de las Islas Salomón. También tradujeron la fecha de inicio, 7 de agosto, del ataque a Guadalcanal. A medida que la guerra se extendía por el Pacífico, había escasez de vascoparlantes y el ejército de EE. UU. prefirió el programa paralelo basado en el uso de hablantes de navajo.

En 2017, Pedro Oiarzabal y Guillermo Tabernilla publicaron un artículo refutando a Euzko Deya' artículo de s. Según Oiarzabal y Tabernilla, no pudieron encontrar a Carranza, Aguirre, Fernández Bakaicoa o Juanana en la Administración Nacional de Archivos y Registros ni en los archivos del Ejército de EE. UU. Sí encontraron un pequeño número de marines estadounidenses con apellidos vascos, pero ninguno de ellos trabajaba en transmisiones. Sugieren que la historia de Carranza fue una operación de la Oficina de Servicios Estratégicos para generar simpatía por la inteligencia estadounidense entre los nacionalistas vascos.

Ceroquí

El primer uso conocido de codificadores en el ejército de EE. UU. fue durante la Primera Guerra Mundial. Los soldados cherokee de la 30.ª división de infantería de EE. UU. que dominaban el idioma cherokee fueron asignados para transmitir mensajes mientras estaban bajo fuego durante la Segunda Batalla del Somme. Según el Oficial de Señales de la División, esto tuvo lugar en septiembre de 1918 cuando su unidad estaba bajo el mando británico.

Choctaw

Durante la Primera Guerra Mundial, el comandante de la compañía, el capitán Lawrence, del Ejército de los EE. UU., escuchó a Solomon Louis y Mitchell Bobb conversando en Choctaw. Luego de una mayor investigación, descubrió que ocho hombres Choctaw sirvieron en el batallón. Los hombres Choctaw de la 36.ª División de Infantería del Ejército fueron entrenados para utilizar su idioma en código y ayudaron a las Fuerzas Expedicionarias Estadounidenses en varias batallas de la Ofensiva Meuse-Argonne. El 26 de octubre de 1918, los codificadores entraron en servicio y "el rumbo de la batalla cambió en 24 horas... y en 72 horas los aliados estaban en pleno ataque".

Comanche

A group of twelve uniformed US Army servicemen gathered around two Native American men dressed in traditional tribal clothing
Comanche code talkers of the 4th Signal Company

Las autoridades alemanas conocían el uso de codificadores durante la Primera Guerra Mundial. Joseph Goebbels declaró que los nativos americanos eran compañeros arios. Además, los alemanes enviaron un equipo de treinta antropólogos a los Estados Unidos para aprender las lenguas nativas americanas antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, la tarea resultó demasiado difícil debido a la gran variedad de idiomas y dialectos nativos. No obstante, después de enterarse del esfuerzo nazi, el ejército de los EE. UU. optó por no implementar un programa de codificadores a gran escala en el teatro europeo.

Al principio, se reclutaron 17 codificadores, pero tres no pudieron cruzar el Atlántico cuando finalmente se desplegó la unidad. Un total de 14 hablantes de códigos que usaban el idioma comanche participaron en la Invasión de Normandía y sirvieron en la 4ª División de Infantería en Europa. Los soldados comanches de la 4.ª Compañía de Señales compilaron un vocabulario de 250 términos en código utilizando palabras y frases en su propio idioma. Usando un método de sustitución similar al de los navajos, los hablantes de códigos usaron palabras descriptivas del idioma comanche para cosas que no tenían traducción. Por ejemplo, el término del código comanche para tanque era tortuga, bombardero era pájaro embarazado, máquina pistola era máquina de coser, y Adolf Hitler era hombre blanco loco.

Se asignaron dos codificadores comanches a cada regimiento, y el resto se asignó al cuartel general de la 4.ª División de Infantería. Poco después de aterrizar en Utah Beach el 6 de junio de 1944, el Comanche comenzó a transmitir mensajes. Algunos resultaron heridos pero ninguno muerto.

En 1989, el gobierno francés otorgó a los codificadores comanches el Chevalier de la Orden Nacional del Mérito. El 30 de noviembre de 1999, el Departamento de Defensa de los Estados Unidos otorgó a Charles Chibitty el Premio Knowlton, en reconocimiento a su destacada labor de inteligencia.

Cree

En la Segunda Guerra Mundial, las Fuerzas Armadas Canadienses emplearon a soldados de las Primeras Naciones que hablaban el idioma cree como codificadores. Debido a los juramentos de secreto y la clasificación oficial hasta 1963, el papel de los hablantes de códigos Cree era menos conocido que sus homólogos estadounidenses y no fue reconocido por el gobierno canadiense. Un documental de 2016, Cree Code Talkers, cuenta la historia de uno de esos mestizos, Charles "Checker" Tomkins. Tomkins murió en 2003, pero fue entrevistado poco antes de su muerte por el Museo Nacional Smithsonian del Indio Americano. Si bien identificó a otros hablantes de códigos Cree, "Tomkins puede haber sido el último de sus camaradas en saber algo de esta operación secreta".

Húngaro

En 2022, durante la guerra ruso-ucraniana, se informó que el ejército ucraniano usó el idioma húngaro para transmitir información militar operativa y órdenes para evitar que el ejército invasor ruso los entendiera sin necesidad de cifrar y descifrar los mensajes. Ucrania tiene una población húngara considerable de más de 150.000 personas, que viven principalmente en la división de Kárpátalja (en húngaro) o Zakarpatska Oblast (en ucraniano) de Ucrania, adyacente a Hungría. Como ciudadanos ucranianos, los hombres en edad de alistamiento también están sujetos al servicio militar, por lo que el ejército ucraniano tiene capacidad para hablar húngaro. El idioma húngaro es uno de los idiomas más hablados y oficiales de esta región en la actual Ucrania. El idioma húngaro es un idioma no indoeuropeo a diferencia del ucraniano eslavo o el ruso, sino un idioma úgrico. Por esta razón, es distinto e incomprensible para los hablantes de ruso.

Meskwaki

Un grupo de 27 meskwaki se alistó en el ejército estadounidense en enero de 1941; comprendían el 16 por ciento de la población meskwaki de Iowa. Durante la Segunda Guerra Mundial, el Ejército de los EE. UU. entrenó a ocho hombres meskwaki para que usaran su idioma Fox nativo como codificadores. Fueron asignados al norte de África. Los ocho recibieron póstumamente la Medalla de Oro del Congreso en 2013; el gobierno entregó los premios a representantes de la comunidad meskwaki.

Mohicano

Durante la Segunda Guerra Mundial, el Ejército de los Estados Unidos usó hablantes de código de idioma Mohawk en el teatro del Pacífico. Levi Oakes, un hablante de código Mohawk nacido en Canadá, se desplegó para proteger los mensajes enviados por las Fuerzas Aliadas utilizando Kanien'kéha, un subconjunto del idioma Mohawk. Oakes murió en mayo de 2019; fue el último de los hablantes de códigos Mohawk.

Muscogee (Seminole y Creek)

El idioma Muscogee fue utilizado como código de tipo dos (informal) durante la Segunda Guerra Mundial por los seminolas y creek alistados en el ejército de los EE. UU. Tony Palmer, Leslie Richard, Edmund Harjo y Thomas MacIntosh de Seminole Nation of Oklahoma y Muscogee (Creek) Nation fueron reconocidos en virtud de la Ley de reconocimiento de codificadores de 2008. El último sobreviviente de estos codificadores, Edmond Harjo de Seminole Nation of Oklahoma, murió el 31 de marzo de 2014, a la edad de 96 años. Su biografía se relató en la ceremonia de la Medalla de Oro del Congreso en honor a Harjo y otros codificadores en el Capitolio de los EE. UU. el 20 de noviembre de 2013.

Navajo

Navajo code talkers
Navajo code talkers, Saipan, junio 1944

Philip Johnston, un ingeniero civil de la ciudad de Los Ángeles, propuso el uso del idioma navajo al Cuerpo de Marines de los Estados Unidos al comienzo de la Segunda Guerra Mundial. Johnston, un veterano de la Primera Guerra Mundial, se crió en la reserva Navajo como hijo de misioneros Navajo. Estaba entre los pocos no navajos que hablaban el idioma con fluidez. Muchos hombres navajos se alistaron poco después del ataque a Pearl Harbor y contribuyeron con entusiasmo al esfuerzo bélico.

Debido a que Navajo tiene una gramática compleja, no es mutuamente inteligible ni siquiera con sus parientes más cercanos dentro de la familia Na-Dene para proporcionar información significativa. En ese momento, todavía era un idioma no escrito, y Johnston creía que Navajo podía satisfacer el requisito militar de un código indescifrable. Su sintaxis y fonología complejas, sin mencionar sus numerosos dialectos, lo hicieron ininteligible para cualquier persona sin una amplia exposición y capacitación. Una estimación indica que al estallar la Segunda Guerra Mundial, menos de 30 no navajos podían entender el idioma.

A principios de 1942, Johnston se reunió con el comandante general del Cuerpo Anfibio, el general de división Clayton B. Vogel, y su personal. Johnston organizó condiciones de combate simuladas que demostraron que los hombres navajos podían transmitir y decodificar un mensaje de tres líneas en 20 segundos, en comparación con los 30 minutos que tardaban las máquinas de la época. Se aceptó la idea de utilizar hablantes de navajo como hablantes de códigos; Vogel recomendó que los marines reclutaran 200 navajos. Los primeros 29 reclutas navajos asistieron al campo de entrenamiento en mayo de 1942. Este primer grupo creó el código navajo en Camp Pendleton.

El código navajo se desarrolló formalmente y se inspiró en el alfabeto fonético conjunto del ejército y la marina que utiliza palabras en inglés acordadas para representar letras. Dado que se determinó que deletrear fonéticamente todos los términos militares letra por letra en palabras durante el combate llevaría demasiado tiempo, algunos términos, conceptos, tácticas e instrumentos de la guerra moderna recibieron nomenclaturas descriptivas formales únicas en navajo. Por ejemplo, la palabra para tiburón se refería a un destructor, mientras que hoja de roble plateado indicaba el rango de teniente coronel.

Se desarrolló un libro de códigos para enseñar muchas palabras y conceptos relevantes a los nuevos iniciados. El texto era solo para uso en el aula y nunca debía llevarse al campo. Los codificadores memorizaron todas estas variaciones y practicaron su uso rápido en condiciones estresantes durante el entrenamiento. Los hablantes de navajo que no hayan sido entrenados en el trabajo de códigos no tendrían idea de lo que los hablantes de códigos ' mensajes significados; solo escucharían cadenas truncadas e inconexas de sustantivos y verbos individuales y no relacionados.

Code talker memorial with etched words:
Code Talkers Monumento Ocala, Florida Memorial Park

Los hablantes de códigos navajos fueron elogiados por la habilidad, la velocidad y la precisión que demostraron durante la guerra. En la Batalla de Iwo Jima, el mayor Howard Connor, oficial de señales de la 5.ª División de Infantería de Marina, tenía seis codificadores navajos trabajando día y noche durante los dos primeros días de la batalla. Estos seis enviaron y recibieron más de 800 mensajes, todos sin errores. Connor dijo más tarde: "Si no fuera por los navajos, los marines nunca habrían tomado Iwo Jima".

Después de incidentes en los que los hablantes de códigos navajos fueron confundidos con japoneses étnicos y fueron capturados por otros soldados estadounidenses, a varios se les asignó un guardaespaldas personal cuyo deber principal era protegerlos de su propio bando. Según Bill Toledo, uno del segundo grupo después de los 29 originales, tenían un deber secundario secreto: si su cargo estaba en riesgo de ser capturado, debían dispararle para proteger el código. Afortunadamente, ninguno fue llamado a hacerlo.

Para garantizar un uso uniforme de las terminologías del código en todo el teatro del Pacífico, los codificadores representativos de cada una de las divisiones de la Marina de los EE. UU. se reunieron en Hawái para analizar las deficiencias del código, incorporar nuevos términos al sistema y actualizar sus libros de códigos. Estos representantes, a su vez, capacitaron a otros codificadores que no pudieron asistir a la reunión. A medida que avanzaba la guerra, se agregaron e incorporaron palabras clave adicionales en todo el programa. En otros casos, se idearon palabras de código abreviado informales para una campaña en particular y no se difundieron más allá del área de operación. Ejemplos de palabras clave incluyen la palabra navajo para buitre, jeeshóóʼ, que se utilizó para bombardero, mientras que la palabra clave utilizada para submarino, béésh łóóʼ, significaba pez de hierro en navajo. El último de los 29 hablantes de códigos navajos originales que desarrollaron el código, Chester Nez, murió el 4 de junio de 2014.

Cuatro de los últimos nueve hablantes de códigos navajos utilizados en el ejército murieron en 2019: Alfred K. Newman murió el 13 de enero de 2019, a la edad de 94 años. El 10 de mayo de 2019, Fleming Begaye Sr. murió a la edad de 97. El senador del estado de Nuevo México, John Pinto, elegido en 1977, murió en el cargo el 24 de mayo de 2019. William Tully Brown murió en junio de 2019 a los 96 años. Joe Vandever Sr. murió a los 96 años el 31 de enero de 2020. Samuel Sandoval murió el 29 de julio de 2022, a la edad de 98 años. Solo tres miembros restantes todavía viven a partir de 2022, John Kinsel Sr., Thomas H. Begay y Peter MacDonald.

El despliegue de los codificadores navajos continuó durante la Guerra de Corea y después, hasta que finalizó a principios de la Guerra de Vietnam. El código Navajo es el único código militar hablado que nunca ha sido descifrado.

Nubio

En la guerra árabe-israelí de 1973, Egipto empleó a nubios de habla nubia como codificadores.

Tlingit

Durante la Segunda Guerra Mundial, los soldados estadounidenses utilizaron su Tlingit nativo como código contra las fuerzas japonesas. Sus acciones permanecieron desconocidas, incluso después de la desclasificación de los hablantes de códigos y la publicación de los hablantes de códigos navajos. La legislatura de Alaska honró la memoria de cinco hablantes de códigos tlingit fallecidos en marzo de 2019.

Galés

Las fuerzas británicas utilizaron un sistema que empleaba el idioma galés durante la Segunda Guerra Mundial, pero no en gran medida. En 1942, la Royal Air Force desarrolló un plan para usar el galés para comunicaciones secretas, pero nunca se implementó. El galés se usó más recientemente en las guerras yugoslavas para mensajes no vitales.

Wenzhounés

China usó a personas que hablaban wenzhounés como codificadores durante la guerra chino-vietnamita de 1979.

Reconocimiento de posguerra

Los codificadores navajos no recibieron ningún reconocimiento hasta 1968, cuando se desclasificó su operación. En 1982, los codificadores recibieron un Certificado de Reconocimiento del presidente de los EE. UU. Ronald Reagan, quien también declaró el 14 de agosto de 1982 como el Día de los codificadores navajos.

El 21 de diciembre de 2000, el presidente Bill Clinton firmó la Ley Pública 106-554, 114 Estatuto 2763, que otorgó la Medalla de oro del Congreso a los 29 hablantes originales de códigos navajos de la Segunda Guerra Mundial y Medallas de plata a cada persona que calificó como navajo hablador de código (aproximadamente 300). En julio de 2001, el presidente George W. Bush honró a los codificadores entregando las medallas a cuatro codificadores originales supervivientes (el quinto codificador original vivo no pudo asistir) en una ceremonia celebrada en la Rotonda del Capitolio en Washington, DC. Se entregaron medallas de oro a las familias de los 24 hablantes de códigos originales fallecidos.

La periodista Patty Talahongva dirigió y produjo un documental, El poder de las palabras: lenguas nativas como armas de guerra, para el Museo Nacional Smithsonian del Indígena Americano en 2006, sacando a la luz la historia de Hopi hablantes de códigos. En 2011, Arizona estableció el 23 de abril como un día de reconocimiento anual para los hablantes de códigos Hopi. La Medalla al Valor de Texas fue otorgada póstumamente a 18 hablantes de códigos Choctaw por su servicio en la Segunda Guerra Mundial el 17 de septiembre de 2007, por el Ayudante General del Estado de Texas.

La Ley de reconocimiento de codificadores de 2008 (Ley pública 110-420) fue promulgada por el presidente George W. Bush el 15 de noviembre de 2008. La ley reconoció a todos los nativos americanos codificadores que sirvieron en el ejército de los Estados Unidos durante la Primera Guerra Mundial o la Segunda Guerra Mundial (con la excepción del Navajo ya premiado) con una Medalla de Oro del Congreso. El acto fue diseñado para ser distinto para cada tribu, con duplicados de plata otorgados a los hablantes de códigos individuales o a sus parientes más cercanos. A partir de 2013, 33 tribus han sido identificadas y honradas en una ceremonia en el Salón de la Emancipación en el Centro de Visitantes del Capitolio de EE. UU. Un hablante de códigos superviviente estaba presente, Edmond Harjo.

El 27 de noviembre de 2017, tres hablantes de códigos navajos, junto con el presidente de la Nación Navajo, Russell Begaye, aparecieron con el presidente Donald Trump en la Oficina Oval en una ceremonia oficial en la Casa Blanca. Estaban allí para "rendir homenaje a las contribuciones de los jóvenes nativos americanos reclutados por el ejército de los Estados Unidos para crear mensajes codificados de alto secreto que se usaron para comunicarse durante las batallas de la Segunda Guerra Mundial". La directora ejecutiva del Congreso Nacional de Indios Americanos, Jacqueline Pata, señaló que los nativos americanos tienen 'un nivel muy alto de participación en el ejército y los veteranos' servicio." Una declaración de un delegado del Consejo de la Nación Navajo y comentarios de Pata y Begaye, entre otros, objetaron los comentarios de Trump durante el evento, incluido su uso "una vez más... [de] la palabra Pocahontas de manera negativa hacia una adversaria política, Elizabeth Warren, quien reclama 'herencia nativa americana'." El Congreso Nacional de Indios Americanos se opuso al uso de Trump del nombre Pocahontas, una figura histórica de los nativos americanos, como un término despectivo.