Fernando Felipe, duque de Orleans

ImprimirCitar
Prince Royal of France

Ferdinand Philippe, duque de Orleans (Ferdinand Philippe Louis Charles Henri Joseph; 3 de septiembre de 1810 - 13 de julio de 1842) fue el hijo mayor del rey Luis Felipe I de Francia y María Amalia de Nápoles y Sicilia.. Nació en el exilio en la Sicilia natal de su madre, mientras que sus padres eran el duque y la duquesa de Orleans. Ferdinand Philippe era heredero de la Casa de Orleans desde su nacimiento. Tras la sucesión de su padre como rey de los franceses en 1830, se convirtió en príncipe real de Francia y duque de Orleans. Murió en 1842, para nunca suceder a su padre ni ver el colapso de la Monarquía de Julio y el posterior exilio de su familia al Reino Unido.

Primeros años

Nació en Palermo en septiembre de 1810, durante la época de sus padres' exilio, se le dio el título de duque de Chartres (y fue llamado Chartres dentro del círculo familiar). Fue bautizado como Ferdinand Philippe Louis Charles Henri Joseph y conocido como Ferdinand Philippe en honor a sus abuelos, Fernando I de las Dos Sicilias y Philippe Égalité. A pesar de haber nacido en el exilio, ostentaba el rango de príncipe de la sangre y se le llamaba Alteza Serena. Como hijo mayor, era el heredero del título de duque de Orleans, jefe de la Casa de Orleans (una rama cadete de los Borbones de Francia descendientes del único hermano de Luis XIV).

El joven príncipe visitó Francia por primera vez en 1814 durante la Primera Restauración, estableciéndose allí de manera más permanente en 1817. En 1819 su padre lo puso al cuidado de un tutor, M. de Boismilon, en el Collège Henri-IV. Louis Philippe deseaba que su hijo recibiera una educación liberal sobre una base de completa igualdad con sus compañeros de estudios. Ferdinand Philippe tuvo mucho éxito en sus estudios y tomó cursos en la École polytechnique. Tras un viaje a Gran Bretaña (visitando Inglaterra y Escocia) en 1819, se trasladó a Lunéville para incorporarse al 1er régiment de hussards, del que Carlos X lo nombró coronel en 1824. En septiembre de 1824, el rey Carlos X le concedió el estilo "Alteza Real", un estilo mantenido por Ferdinand Philippe en la ascensión al trono de su padre seis años después.

Revolución de Julio

Ferdinand Philippe con su madre en 1819. Los escudos de sus padres se pueden ver en la columna. Pintura de Louis Joseph Noyal

En 1830, durante la Revolución de julio, el joven duque de Chartres estaba de guardia en Joigny. Hizo que su regimiento usara la escarapela de Francia y rápidamente los condujo para ayudar al levantamiento en París. Fue detenido temporalmente en Montrouge y entró en París el 3 de agosto al frente de su regimiento. Cuando la Cámara de Diputados le ofreció a su padre el trono francés, el Príncipe Fernando Felipe recibió el título de Duque de Orleans, Príncipe de Orleans, y también se convirtió en Príncipe Real, el heredero aparente del trono. Al ingresar al Conseil (a instancias de su padre), Ferdinand Philippe, que tenía algo de temperamento, criticó el tiempo perdido por los ministros. prevaricaciones y se vio envuelto con frecuencia en escaramuzas con los doctrinarios, a quienes deseaba transmitir los sentimientos de la juventud revolucionaria. Cuando Casimir Periero fue nombrado presidente del Conseil en marzo de 1831, aceptó el cargo solo con la condición de que Ferdinand Philippe fuera excluido del Conseil.

En noviembre de 1831, el joven duque de Orleans y el mariscal de imperio Nicolas Soult, duque de Dalmacia, fueron enviados a reprimir las revueltas de Canut. Se absolvió de esta difícil tarea sin violencia y logró apaciguar rápidamente a los opositores de la Monarquía de Julio, ganando incluso cierta popularidad. Durante el brote de cólera de 1831, no dudó en correr verdaderos riesgos visitando a los pacientes más enfermizos del Hôtel-Dieu de Paris, acompañado de Casimir Perier (que contrajo la enfermedad y murió). A los ojos del pueblo y de la prensa se le veía como un príncipe generoso, sinceramente preocupado por la situación de los pobres, y se convirtió en una especie de icono para la oposición dinástica del político Odilon Barrot, que veía en él al único príncipe capaz de reconciliar las aspiraciones democráticas de la Francia moderna con la herencia de su pasado monárquico. El 2 de marzo de 1832 se le concedió una renta anual de 1 millón de francos bajo la nueva Lista Civil de su padre.

Carrera militar

En 1831, bajo el mando del mariscal Conde Gérard, Ferdinand Philippe y su hermano menor, el príncipe Luis, duque de Nemours, emprendieron su primera campaña. Cuando los príncipes entraron en Bélgica en 1831, visitaron con entusiasmo la llanura de Jemmapes, donde su padre había luchado en 1792. Al año siguiente, Ferdinand Philippe regresó a Bélgica al mando de la brigada de vanguardia de la Armée du Nord. El 20 de noviembre de 1832 estuvo ante la ciudadela de Amberes y comandó las trincheras en la noche del 29 al 30 de noviembre. Durante el ataque al Saint-Laurent Lunette, se lanzó al parapeto en medio de una lluvia de proyectiles para liderar la acción y despertar a sus soldados' coraje.

En 1835, cuando el Maréchal Conde Clauzel fue enviado a Argelia como Gobernador General, el joven Príncipe Real pidió permiso a su padre para acompañarlo, para poder luchar contra el Emir Abd El-Kader. Participó con el ejército de Clauzel en la batalla de Habrah, donde resultó herido, y en la toma de Mascara en diciembre de 1835. Luego participó en la toma de Tlemcen en enero de 1836. Cuando regresó a París, fue con un aura de gloria militar, y regresa a Argelia en otoño de 1839 para tomar posesión del interior del país (de Constantino a Argel) para Francia junto al Maréchal Conde Valée. Salió de Constantina el 16 de octubre, tres días después del segundo aniversario de la captura de la ciudad, y llegó a Argel el 2 de noviembre a través de Sétif y el paso de las Puertas de Hierro. Abd-el-Kader vio esto como una violación del Tratado de Tafna y desató yihad sobre los franceses. Esto condujo a una escalada de la tensión y, en última instancia, a la ocupación total de Argelia por parte de Francia. Ferdinand Philippe partió hacia Argelia por tercera vez en marzo de 1840, llevándose consigo a su hermano menor, el duque de Aumale, instruyéndolo en su primera experiencia militar. Presente en las batallas de Affroun, Oued'Ger y Bois des Oliviers, se encargó de dirigir a los atacantes en la captura de Teniah de Mouzaïa. Después de esta campaña, fue llamado definitivamente a Francia.

Esta brillante carrera militar aumentó su popularidad y prestigio. También se dedicó a la mejora de las tropas' condiciones de vida y moral. En Saint-Omer organizó los chasseurs de Vincennes, que se convirtieron en los chasseurs d'Orléans en 1836, y reformaron los chasseurs de Vincennes à pied . Sentó las bases para una Histoire des Régiments, encargada por orden del Ministro de Guerra, y comenzó a escribir las historias de regimiento de los dos regimientos que él mismo había comandado.

Negociaciones matrimoniales

El matrimonio de Ferdinand Philippe había sido durante mucho tiempo uno de los principales asuntos políticos de la Monarquía de Julio. De no haber sido por la Revolución de 1830, se habría casado con la hermana de Henri, conde de Chambord, Louise d'Artois (1819–1864). Su familia canceló los planes de matrimonio cuando la rama de la familia de Ferdinand Philippe 'usurpó' el trono. Desde 1835, después de un intento de asesinato por parte de Giuseppe Fieschi y sus co-conspiradores, el padre de Ferdinand Philippe había estado obsesionado con las perspectivas matrimoniales de su hijo, entonces de 25 años. Blanche-Joséphine Le Bascle d'Argenteuil señaló, en sus Recuerdos, que si el Príncipe Real moría joven después de haber engendrado un heredero varón, la Monarquía de Julio se enfrentaría a la perspectiva de una regencia, en toda su incertidumbre política; por lo tanto, para ella, lo más sabio supuesto consistía en casar al tercer hijo del Rey, luego al cuarto, luego al quinto, garantizando la descendencia de Luis Felipe, dejando al mismo tiempo varios hombres alrededor del trono que podrían tomar el relevo de él si moría repentinamente.

En este momento la Monarquía de Julio buscaba nuevos aliados en la Europa Continental para no tener que depender únicamente del Reino Unido. Talleyrand, recién renunciado a su embajada en Londres y cercano al Ministro de Relaciones Exteriores británico, Lord Palmerston, apuntó en esta dirección. El Rey en un principio previó un acercamiento con Rusia a través de Württemberg. El rey Guillermo I, viudo de la gran duquesa Catalina Pavlovna de Rusia, tuvo dos hijas en edad casadera, las princesas María (nacida en 1816) y Sofía (nacida en 1818). La hermana de Wilhelm I, Catharina, ya había hecho una alianza matrimonial francesa desfavorable con Jérôme Bonaparte, por lo que Wilhelm rechazó la propuesta como humillante. Más tarde aceptaría el matrimonio aún más humillante de Marie con el conde Alfred von Neipperg en 1840. La reina Louise escribió a sus padres sobre el matrimonio de Marie que "Vemos cosas singulares". No era nada probable que esta hija, que el rey de Württemberg no quiso dar a Chartres por temor a que terminara sus días [en el exilio] en América, acabara casándose con un miserable oficial austríaco sin ilustre y de muy nacimiento ordinario."

Luego, Luis Felipe imaginó una alianza con Austria a través del matrimonio de su hijo con la archiduquesa María Teresa (nacida en 1816), hija del archiduque Carlos, duque de Teschen (en alemán: Herzog von Teschen). La reina María Amélie se mostró muy favorable a tal matrimonio, ya que ella misma era hija de una archiduquesa austriaca (María Carolina de Austria), y el archiduque Carlos no se opuso. Sin embargo, Karl se enfrentó a oponentes decididos en dos bandos: el príncipe Metternich, que no quería repetir su error al casar a María Luisa con Napoleón I, y la archiduquesa Sofía, una princesa bávara y cuñada del nuevo káiser Fernando I, que dominaba la corte de Viena con su fuerte personalidad, y esperaba el ascenso de su hijo Franz-Josef al trono imperial. El embajador de Francia en Viena, el Conde de Sainte-Aulaire, que había sido encargado de preparar el terreno para un partido de Austria, sintió que la posibilidad era difícil, si no completamente imposible. El nuevo presidente del Consejo, Adolphe Thiers, soñaba con concluir tal partido y convertirse en un nuevo duque de Choiseul como artífice de un cambio espectacular en las alianzas de Europa.

Ferdinand Philippe y su hermano menor, el príncipe Louis, duque de Nemours, emprendieron una gira europea el 2 de mayo de 1836. Ferdinand Philippe y la reina Marie-Amélie tuvieron un mal comienzo cuando el joven príncipe francés se negó a afeitarse la orgullosa barba que se había puesto de moda entre la juventud francesa. Ella le respondió a la reina Luisa quejándose de que "había una falta de tacto allí y de sentimientos de conveniencia que me afligían". [...] Creo que Leopold puedo decirle que una barba de chivo en la cara de un príncipe real es contraria a todas las costumbres alemanas. Aquí, [tal barba] no es ni hermosa ni afortunada, allí puede ser fatal." Los dos príncipes franceses tuvieron un gran éxito en Berlín y Viena, permaneciendo en esta última del 29 de mayo al 11 de junio. Sin embargo, el marqués de Sémonville comentó que "todos les han dado la mano, pero nadie estaba cerca de ellos". Incluso si al joven Príncipe Real le gustaban decididamente el Archiduque Carlos y su hija, el Príncipe Metternich y la Archiduquesa Sofía plantearon una gran cantidad de problemas, y la noticia de que Thiers (impaciente por concluir el partido) estaba en camino fue suficiente para convencer a Luis Felipe de hacer una propuesta de matrimonio. Fue rechazado, aunque para jugar con las susceptibilidades francesas, la versión oficial fue que la negativa se debió a los "sentimientos" de la archiduquesa María Teresa. La reina Luisa le escribió a su madre el 14 de junio de 1836: "Me entristece ver que has puesto todo de ti detrás de la causa de Austria [...] Siempre he pensado que Chartres era de una cuna demasiado alta para casarse con ella. que le parece la princesa más menor de Alemania; y confieso que más me gustaría verlo casarse con una princesa de Lippe o de Waldeck que fuera buena y bonita y de robusta salud, que con una archiduquesa de Austria que nos traería toda clase de males en su dote. [...] Napoleón, en esta situación, pudo hacer sacrificios para aliarse con Austria; y todos vimos el beneficio que obtuvo de ello. Pero no somos advenedizos, y no tenemos necesidad de ennoblecernos uniéndonos a la casa de Lorraine".

Los dos jóvenes príncipes regresaron a Francia a través de Italia. En Trento fueron recibidos por Su Majestad Imperial María Luisa, la ex emperatriz consorte de los franceses, que no pudo evitar las lágrimas ante el parecido entre el príncipe real y su hijo, el difunto duque de Reichstadt. En Milán se quedaron con el archiduque Rainer Joseph de Austria, virrey de Lombardía-Venecia, donde escucharon la noticia del intento de asesinato del rey Luis Felipe por parte de Alibaud el 25 de junio. Después de que los austriacos' Al rechazar el matrimonio, solo quedaban dos posibles princesas católicas (Louis-Philippe le confió a uno de sus familiares 'Preferiría que fuera católica. Tú crees que no es nada, los carlistas creen que lo es todo; y yo mismo creo que no es ni de aquí ni de allá"), y ambos eran muy jóvenes para casarse (nacidos en 1821): la Princesa Januaria de Brasil, hija del Emperador Pedro I de Brasil, y la Infanta Isabel de España, hija del Infante Francisco de Paula, hermano menor del rey Fernando VII. La primera quedó excluida por su lejanía, y la segunda por la desgraciada historia de su familia (su madre, la princesa Luisa Carlota de las Dos Sicilias, sobrina de la reina María Amelia, era monstruosamente obesa) y su aspecto físico (era pelirroja y delgada; la reina Luisa le escribió a la reina María Amélie el 21 de noviembre de 1836 que "Le envío su retrato, que Leopold encontró horrible. Su cabello es especialmente aterrador en términos de los hijos que tendrá. Si todos su familia son pelirrojas, esto los aflige [también]".

Matrimonio

También se vieron algunas posibilidades entre las princesas alemanas protestantes. A través de su sobrina nieta, la duquesa de Dino, Talleyrand sugirió a la princesa Luisa de Hesse-Kassel (nacida en 1817 de una prima del elector de Hesse y su esposa, una princesa danesa), mientras que la reina Luisa sugirió a la princesa María de Sajonia-Altenburgo (nacida en 1818 al duque de Sajonia-Altenburgo y a la princesa Amelia de Wurtemberg, y que finalmente acabó casándose con el rey Jorge V de Hannover en 1843), y la princesa Victoria de Sajonia-Coburgo y Gotha (hija de un hermano mayor del rey Leopoldo I de belgas; en realidad fue criada como católica y se casó con el hermano menor del príncipe real, el duque de Nemours, en 1840).

La duquesa de Orléans con su hijo, Philippe, Conde de París. Retrato de Franz Xaver Winterhalter, 1839. Château de Versailles.

Sin embargo, los negociadores' la elección finalmente recayó en la duquesa Helene Luise Elisabeth de Mecklenburg-Schwerin (conocida como Hélène, 1814–1858), hija del difunto príncipe Federico Luis, gran duque hereditario de Mecklenburg-Schwerin, y su esposa, la princesa Carolina Luisa de Sajonia-Weimar. -Eisenach. Para Ferdinand Philippe, fue una alianza conveniente pero sin mucho atractivo; Metternich bromeó diciendo que era "pequeña pero de buena casa". Era sobrina del rey Federico Guillermo III de Prusia, cuya esposa nació Luisa de Mecklenburg-Strelitz (esto no evitó dificultades para el matrimonio en Berlín, que el embajador de Francia allí, el conde Bresson, logró resolver). Nicolás I de Rusia, por su parte, fingió desdén por el matrimonio, proclamando que no valía la pena impedir un matrimonio tan pequeño.

El duque de Broglie fue enviado a Alemania como embajador extraordinario con el objetivo de presentar la solicitud oficial de matrimonio y traer a la princesa de regreso a Francia. Un príncipe de la Casa de Mecklenburg publicó un libelo anónimo pero virulento contra la Casa de Orleans. Esa Casa evitó el matrimonio, por lo que a la duquesa Hélène sólo la acompañó a Francia la viuda de su padre, Augusta de Hesse-Homburg. El matrimonio se celebró el 30 de mayo de 1837 en el castillo de Fontainebleau, ya que Hyacinthe-Louis de Quélen, arzobispo de París, había utilizado el pretexto de diferencias religiosas para prohibir que se celebrara en Notre Dame de París. La ceremonia civil tuvo lugar en la galerie Henri II el 30 de mayo de 1837, presidida por el barón Pasquier, a quien el rey premió el 27 de mayo con la designación de Lord Canciller de Francia. La ceremonia católica estuvo presidida por Romain-Frédéric Gallard, obispo de Meaux, en la capilla de Enrique IV, mientras que la luterana fue celebrada por el pastor Cuvier en el Salon Louis Philippe. Ferdinand Philippe tuvo como testigos a los cuatro vicepresidentes de la Cámara de los Pares: el barón Séguier, el conde Portalis, el duque de Broglie y el conde de Bastard; el presidente y cuatro vicepresidentes de la Cámara de Diputados: Dupin, Jean-Louis Calmon, Delessert, Jacqueminot, Cunin-Gridaine; tres mariscales: el duque de Dalmacia, el conde de Lobau y Gérard, así como el príncipe de Talleyrand, duque de Choiseul, y el conde Bresson, ministro de Francia en Berlín.

La ceremonia contó con una buena asistencia, pero hubo una notable falta de embajadores extranjeros, a excepción del barón von Werther (Prusia), el conde Le Hon (Bélgica) y el encargado de negocios de Mecklemburgo. La recepción fue brillante; la duquesa de Maillé observó:

La princesa Hélène no era hija del rey, por lo que el modelo para [las ceremonias] era la recepción para la señora la duquesa de Borgoña, y todo lo que sucedió en la casa de la casa de Sa Majesté citoyenne era como si Luis XIV estuviera presente en medio de los más grandes señores de Francia. Algunos creían que Louis Philippe cometió un error político. Creo que no. Al contrario, agradó mucho a sus partidarios. La pompa no desagradó a aquellos cuyos nombres figuraron en ella, en lugar de los grandes señores que así los envidiaban. Louis Philippe era el hombre de la clase media, elegido por ellos, y saben que todo bien, pero fueron halagados por el brillo en el que se rodeó. Si no trata de doler a este reino que [la clase media] le ha dado, su auto-respeto sería herido. Sus partidarios se creían grandes señores cuando vieron un gran rey.

El matrimonio fue muy feliz y tuvo dos hijos: el príncipe Felipe, conde de París (1838–1894), que fue príncipe real, y el príncipe Roberto, duque de Chartres (1840–1910).

Patrona de las artes

(feminine)

Ferdinand Philippe amaba la literatura, la música y las bellas artes, y tenía un marcado gusto por el coleccionismo, "haciendo su elección lentamente, como un verdadero amante [de las artes]". Cada año gastaba entre 100.000 y 150.000 francos de su asignación de la Lista Civil en compras de arte o patrocinio cultural. En sus amplios aposentos del Palais des Tuileries reunió objetos medievales y renacentistas, cerámicas de Bernard Palissy, mayólicas y cerámicas hispano-moriscas, porcelanas chinas y japonesas, y muebles de Caffieri, Oeben, Riesener y Jacob.

"La patria en peligro"
Litografía de Ferdinand-Philippe d'Orléans (1830)

Le apasionaban los pintores modernos y compró varios lienzos de Ary Scheffer y Newton Fielding, quienes habían enseñado a Ferdinand Philippe a pintar paisajes de 1822 a 1830. Poseía obras de Ferdinand-Victor-Eugène Delacroix (El prisionero de Chillon, El asesinato del obispo de Lieja, Hamlet y Horacio en el cementerio), Alexandre-Gabriel Decamps (La derrota de los cimbros), Eugène Lami, Ernest Meissonnier y Paul Delaroche. Amaba los paisajes de los pintores de la escuela de Barbizon, en particular Camille Corot, Paul Huet y Théodore Rousseau. Encargó a Jean-Auguste-Dominique Ingres que pintara Antíoco y Stratonice (1833), compró su Edipo y la Esfinge en 1839 y le encargó su retrato en 1840.

Él mismo, un dibujante talentoso, Ferdinand Philippe hizo grabados de aficionado: se conocen doce aguafuertes y litografías de él, incluida una sátira que muestra a Gulliver durmiendo con liliputienses a su alrededor a pie y a caballo y un letrero que hace referencia a la proclamación alarmista del 11 julio de 1792 por la Asamblea Legislativa que declaró en peligro a la patria.

Él mismo, un dibujante talentoso, Ferdinand Philippe hizo grabados de aficionado: se conocen doce aguafuertes y litografías de él, incluida una sátira que muestra a Gulliver durmiendo con liliputienses a su alrededor a pie y a caballo y un letrero que hace referencia a la proclamación alarmista del 11 julio de 1792 por la Asamblea Legislativa que declaró en peligro a la patria.

Busto por Pradier, después de su máscara de muerte, 1842, Louvre
Depiction of Ferdinand-Philippe d’Orléans' death.
Funeral del Duque de Orleans en París, 1842, daguerréotype, Paris, Musée d'Orsay.

En 1842, el duque tenía previsto partir hacia Saint-Omer para pasar revista a parte del ejército del que había sido nombrado comandante y que estaba comprometido en el Marne. Planeaba viajar desde el Palacio de las Tullerías a Neuilly-sur-Seine el 13 de julio de 1842 para despedirse de su familia y, por conveniencia, optó por un carruaje abierto. Cuando los caballos de su carruaje perdieron el control en Sablonville en el departamento de Hauts-de-Seine; perdió el equilibrio y se fracturó el cráneo y, a pesar de las mejores atenciones de sus médicos, Duke, de 31 años, murió algunas horas después, rodeado de familiares que acudieron al lugar. Alfred de Musset evocó el accidente en su poema Le Treize Juillet (en la colección Poésies nouvelles).

El funeral de Ferdinand Philippe se llevó a cabo en Notre Dame y no se cubrió con tela negra (de la cual no había suficiente) sino, por sugerencia del arquitecto Visconti, con papel negro. Fue enterrado en una tumba elaborada en la Chapelle Royale, en Dreux, Eure-et-Loir.

Desprovisto del apoyo popular que había tenido su hijo mayor, Louis Philippe y su régimen cayeron seis años después. Él, su familia y la viuda de Ferdinand Philippe, la princesa Hélène, se exiliaron en Gran Bretaña. Allí, Hélène murió casi 16 años después que su esposo, el 18 de mayo de 1858 en Richmond, Surrey. Debido a que Hélène era protestante, no pudo ser enterrada en la católica Chapelle Royale en Dreux. En su lugar, se construyó una sala con entrada independiente anexa a la capilla y se abrió una ventana entre su tumba y la de su marido. La escultura de la princesa protestante descansa sobre su tumba y la representa atravesando la abertura hacia la tumba de su amado príncipe católico y esposo Ferdinand Philippe.

Problema

  1. Príncipe Felipe, Conde de París (1838-1894), Príncipe Real, se casó con la Princesa Marie Isabelle de Orléans, Infanta de España (1848-1919), y tuvo problemas.
  2. Príncipe Robert, Duque de Chartres (1840-1910), se casó con la Princesa Françoise de Orléans (1844-1925) y tuvo problemas.

Ascendencia

Honores

  • Reino de Francia: Caballero del Espíritu Santo, 30 de mayo de 1825
  • Bélgica: Gran Cordón de la Orden de Leopold, 10 de marzo de 1833
  • Dos Sicilias:
    • Caballero de San Januarius
    • Gran Cruz de San Fernando y Mérito
  • España: Caballero de la Flota Dorada, 1o de julio de 1837
  • Reino de Portugal: Gran Cruz de la Torre y Espada

En la ficción

  • Ferdinand-Philippe fue utilizado por Hanns Heinz Ewers como personaje en su novela "Die Herzen der Könige" (Los corazones de los reyes).

Contenido relacionado

Leonor de Aquitania

Eleanor fue reina de Francia de 1137 a 1152 como esposa del rey Luis VII, reina de Inglaterra de 1154 a 1189 como esposa del rey Enrique II y duquesa de...

Fuerzas de Defensa de Eritrea

Las Fuerzas de Defensa de Eritrea son las fuerzas militares combinadas de Eritrea. compuesto por tres ramas: Ejército de Eritrea, Fuerza Aérea de Eritrea y...

Antonio el grande

Antonio el Grande fue un monje cristiano de Egipto, venerado desde su muerte como santo. Se distingue de otros santos llamados Antonio, como Antonio de Padua...
Más resultados...
Tamaño del texto:
Editar