Esencialismo

ImprimirCitar

El esencialismo es la opinión de que los objetos tienen un conjunto de atributos que son necesarios para su identidad. En el pensamiento occidental primitivo, el idealismo de Platón sostenía que todas las cosas tienen tal "esencia", una "idea" o "forma". En Categorías, Aristóteles propuso de manera similar que todos los objetos tienen una sustancia que, como dijo George Lakoff, "hace que la cosa sea lo que es, y sin la cual no sería ese tipo de cosa". La opinión contraria, el no esencialismo, niega la necesidad de postular tal "esencia".

El esencialismo ha sido controvertido desde sus inicios. Platón, en el diálogo de Parménides, representa a Sócrates cuestionando la noción, sugiriendo que si aceptamos la idea de que cada cosa bella o acción justa participa de una esencia para ser bella o justa, también debemos aceptar la "existencia de esencias separadas para el cabello, barro y suciedad". En biología y otras ciencias naturales, el esencialismo proporcionó la base para la taxonomía al menos hasta la época de Charles Darwin; el papel y la importancia del esencialismo en biología sigue siendo un tema de debate.

Históricamente, las creencias que postulan que las identidades sociales como la etnia, la nacionalidad o el género son características esenciales han demostrado en muchos casos tener resultados destructivos o dañinos. Algunos han argumentado que el pensamiento esencialista se encuentra en el centro de muchas ideologías reduccionistas, discriminatorias o extremistas. El esencialismo psicológico también se correlaciona con el prejuicio racial. En las ciencias médicas, el esencialismo puede conducir a una visión cosificada de las identidades, por ejemplo, asumiendo que las diferencias en la hipertensión en las poblaciones afroamericanas se deben a diferencias raciales en lugar de causas sociales, lo que lleva a conclusiones falaces y un trato potencialmente desigual. Las teorías sociales más antiguas solían ser conceptualmente esencialistas.

En filosofia

Una esencia caracteriza una sustancia o una forma, en el sentido de las formas e ideas en el idealismo platónico. Es permanente, inalterable y eterna, y está presente en todos los mundos posibles. El humanismo clásico tiene una concepción esencialista de lo humano, en su respaldo a la noción de una naturaleza humana eterna e inmutable. Esto ha sido criticado por Kierkegaard, Marx, Heidegger, Sartre y muchos otros pensadores existencialistas y materialistas.

En la filosofía de Platón (en particular, el Timeo y el Filebo), se decía que las cosas llegaban a existir por la acción de un demiurgo que trabaja para convertir el caos en entidades ordenadas. Muchas definiciones de esencia se remontan a la antigua comprensión hilomórfica griega de la formación de las cosas. Según ese relato, la estructura y la existencia real de cualquier cosa pueden entenderse por analogía con un artefacto producido por un artesano. El artesano requiere hyle (madera o madero) y un modelo, plano o idea en su propia mente, según el cual se trabaja la madera para darle el contorno o forma indicada (morphe). Aristóteles fue el primero en utilizar los términos hyle ymorfe _ Según su explicación, todas las entidades tienen dos aspectos: "materia" y "forma". Es la forma particular impuesta lo que le da a alguna materia su identidad: su quiddity o "qué es" (es decir, su "lo que es").

Platón fue uno de los primeros esencialistas, postulando el concepto de formas ideales, una entidad abstracta de la cual los objetos individuales son meros facsímiles. Para dar un ejemplo: la forma ideal de un círculo es un círculo perfecto, algo que es físicamente imposible de manifestar; sin embargo, los círculos que dibujamos y observamos claramente tienen alguna ideaen común: la forma ideal. Platón propuso que estas ideas son eternas y muy superiores a sus manifestaciones, y que entendemos estas manifestaciones en el mundo material comparándolas y relacionándolas con su respectiva forma ideal. Las formas de Platón se consideran patriarcas del dogma esencialista simplemente porque son un caso de lo que es intrínseco y no contextual de los objetos: las propiedades abstractas que los hacen lo que son. (Para más información sobre las formas, lea la parábola de la caverna de Platón).

Karl Popper divide el ambiguo término realismo en esencialismo y realismo. Utiliza esencialismo siempre que quiere decir lo contrario de nominalismo, y realismo sólo en oposición a idealismo. Popper mismo es realista en oposición a un idealista, pero un nominalista metodológico en oposición a un esencialista. Por ejemplo, afirmaciones como "un cachorro es un perro joven" deben leerse de derecha a izquierda, como respuesta a "¿Cómo llamaremos a un perro joven"; nunca de izquierda a derecha como respuesta a "¿Qué es un cachorro?"

Esencialismo metafísico

El esencialismo, en su sentido más amplio, es cualquier filosofía que reconoce la primacía de la esencia. A diferencia del existencialismo, que postula el "ser" como la realidad fundamental, la ontología esencialista debe abordarse desde una perspectiva metafísica. El conocimiento empírico se desarrolla a partir de la experiencia de un universo relacional cuyos componentes y atributos se definen y miden en términos de leyes construidas intelectualmente. Así, para el científico, la realidad es explorada como un sistema evolutivo de entidades diversas, cuyo orden está determinado por el principio de causalidad.

Platón creía que el universo era perfecto y que sus imperfecciones observadas procedían de la limitada percepción que el hombre tenía de él. Para Platón había dos realidades: la "esencial" o ideal y la "percibida". Aristóteles (384-322 a. C.) aplicó el término esencia a lo que las cosas de una categoría tienen en común y sin lo cual no pueden ser miembros de esa categoría (por ejemplo, la racionalidad).es la esencia del hombre; sin racionalidad una criatura no puede ser hombre). En su crítica a la filosofía de Aristóteles, Bertrand Russell decía que su concepto de esencia trasladaba a la metafísica lo que era sólo una conveniencia verbal y que confundía las propiedades del lenguaje con las propiedades del mundo. De hecho, la "esencia" de una cosa consistía en aquellas propiedades definitorias sin las cuales no podríamos usar el nombre para ella. Aunque el concepto de esencia estaba "desesperadamente confuso", se convirtió en parte de toda filosofía hasta los tiempos modernos.

El filósofo nacido en Egipto Plotino (204-270 d. C.) trajo el idealismo al Imperio Romano como neoplatonismo, y con él el concepto de que no solo todos los existentes emanan de una "esencia primaria", sino que la mente juega un papel activo en la formación o ordenar los objetos de percepción, en lugar de recibir pasivamente datos empíricos.

A pesar de la base metafísica del término, los académicos en ciencias, estética, heurística, psicología y estudios sociológicos basados ​​en el género han promovido sus causas bajo la bandera del esencialismo. Posiblemente, la definición más clara de esta filosofía fue ofrecida por la defensora de los derechos de los homosexuales y lesbianas Diana Fuss, quien escribió: "El esencialismo se entiende más comúnmente como una creencia en la esencia real y verdadera de las cosas, las propiedades invariables y fijas que definen el 'qué'". de una determinada entidad". El esencialismo metafísico se opone diametralmente al realismo existencial en el sentido de que la existencia finita es solo apariencia diferenciada, mientras que la "realidad última" se considera esencia absoluta.

En psicología

Hay una diferencia entre el esencialismo metafísico (ver arriba) y el esencialismo psicológico, el último no se refiere a una afirmación real sobre el mundo sino a una afirmación sobre una forma de representar entidades en las cogniciones (Medin, 1989). Susan Gelman es influyente en esta área, quien ha esbozado muchos dominios en los que niños y adultos construyen clases de entidades, en particular entidades biológicas, en términos esencialistas, es decir, como si tuvieran una esencia subyacente inmutable que puede usarse para predecir similitudes no observadas entre miembros de esa clase. (Toosi & Ambady, 2011). Esta relación causal es unidireccional; una característica observable de una entidad no define la esencia subyacente (Dar-Nimrod & Heine, 2011).

En psicología del desarrollo

El esencialismo ha surgido como un concepto importante en psicología, particularmente en la psicología del desarrollo. Gelman y Kremer (1991) estudiaron hasta qué punto los niños de 4 a 7 años demuestran esencialismo. Los niños pudieron identificar la causa del comportamiento en objetos vivos y no vivos. Los niños entendieron que las esencias subyacentes predijeron comportamientos observables. Los participantes pudieron describir correctamente el comportamiento de los objetos vivos como objetos que se perpetúan a sí mismos y que no tienen vida como resultado de la influencia de un adulto en las acciones del objeto. Esta es una forma biológica de representar características esenciales en las cogniciones. Comprender el mecanismo causal subyacente del comportamiento sugiere un pensamiento esencialista(Rangel y Keller, 2011). Los niños más pequeños no pudieron identificar los mecanismos causales del comportamiento, mientras que los niños mayores sí pudieron. Esto sugiere que el esencialismo tiene sus raíces en el desarrollo cognitivo. Se puede argumentar que hay un cambio en la forma en que los niños representan entidades, de no comprender el mecanismo causal de la esencia subyacente a mostrar una comprensión suficiente (Demoulin, Leyens & Yzerbyt, 2006).

Hay cuatro criterios clave que constituyen el pensamiento esencialista. La primera faceta son los mecanismos causales individuales antes mencionados (del Rio & Strasser, 2011). El segundo es el potencial innato: la suposición de que un objeto cumplirá su curso predeterminado de desarrollo (Kanovsky, 2007). De acuerdo con este criterio, las esencias predicen desarrollos en entidades que ocurrirán a lo largo de su vida. El tercero es la inmutabilidad (Holtz & Wagner, 2009). A pesar de alterar la apariencia superficial de un objeto, no le quita su esencia. Los cambios observables en las características de una entidad no son lo suficientemente importantes como para alterar sus características esenciales. El cuarto es el potencial inductivo.(Birnbaum, Deeb, Segall, Ben-Aliyahu y Diesendruck, 2010). Esto sugiere que las entidades pueden compartir características comunes pero son esencialmente diferentes. Por muy similares que puedan ser dos seres, sus características serán como mucho análogas, difiriendo sobre todo en esencia.

Las implicaciones del esencialismo psicológico son numerosas. Se ha descubierto que las personas con prejuicios respaldan formas de pensar excepcionalmente esenciales, lo que sugiere que el esencialismo puede perpetuar la exclusión entre los grupos sociales (Morton, Hornsey & Postmes, 2009). Por ejemplo, el esencialismo de la nacionalidad se ha relacionado con actitudes antiinmigratorias (Rad & Ginges, 2018). En múltiples estudios en la India y los Estados Unidos, Rad & Ginges (2018) demostraron que, desde el punto de vista general, la nacionalidad de una persona se fija considerablemente al nacer, incluso si esa persona es adoptada y criada por una familia de otra nacionalidad el primer día y nunca contó acerca de su origen. Esto puede deberse a una sobreextensión de un modo de pensar biológico-esencial derivado del desarrollo cognitivo.Paul Bloom, de la Universidad de Yale, ha declarado que "una de las ideas más emocionantes de la ciencia cognitiva es la teoría de que las personas asumen por defecto que las cosas, las personas y los eventos tienen esencias invisibles que los convierten en lo que son. Los psicólogos experimentales han argumentado que el esencialismo subyace en nuestra comprensión de los mundos físico y social, y los psicólogos del desarrollo y transculturales han propuesto que es instintivo y universal. Somos esencialistas natos". Los estudiosos sugieren que la naturaleza categórica del pensamiento esencialista predice el uso de estereotipos y puede ser un objetivo en la aplicación de la prevención de estereotipos (Bastian & Haslam, 2006).

En ética

Los esencialistas clásicos afirman que algunas cosas están mal en un sentido absoluto. Por ejemplo, el asesinato quebranta una ley moral universal, objetiva y natural y no sólo una ventajosa, construida social o éticamente.

Muchos esencialistas modernos afirman que el bien y el mal son límites morales que se construyen individualmente; en otras palabras, las cosas éticamente correctas o incorrectas son acciones que el individuo considera beneficiosas o perjudiciales, respectivamente.

En biología

Una posibilidad es que antes de que la evolución se desarrollara como teoría científica, existía una visión esencialista de la biología que postulaba que todas las especies no cambiaban a lo largo del tiempo. La historiadora Mary P. Winsor ha argumentado que biólogos como Louis Agassiz en el siglo XIX creían que los taxones como la especie y el género eran fijos, lo que reflejaba la mente del creador. Algunos oponentes religiosos de la evolución continúan manteniendo esta visión de la biología.

Sin embargo, trabajos recientes de historiadores de la biología sistemática han puesto en duda esta visión de los pensadores anteriores a Darwin. Winsor, Ron Amundson y Staffan Müller-Wille han argumentado cada uno que, de hecho, los sospechosos habituales (como Linneo y los morfólogos ideales) estaban muy lejos de ser esencialistas, y parece que la llamada "historia del esencialismo" (o "mito ") en biología es el resultado de fusionar los puntos de vista expresados ​​por los filósofos desde Aristóteles en adelante hasta John Stuart Mill y William Whewell en el período inmediatamente anterior a Darwin, utilizando ejemplos biológicos, con el uso de términos en biología como especies.

Esencialismo de género

En la teoría feminista y los estudios de género, el esencialismo de género es la atribución de esencias fijas a hombres y mujeres; esta idea de que hombres y mujeres son fundamentalmente diferentes sigue siendo motivo de controversia. Se supone que la esencia de la mujer es universal y generalmente se identifica con aquellas características vistas como específicamente femeninas. Estas ideas de feminidad suelen estar biologizadas y, a menudo, están preocupadas por las características psicológicas, como la crianza, la empatía, el apoyo y la falta de competitividad, etc. La teórica feminista Elizabeth Grosz afirma en su publicación de 1995 Espacio, tiempo y perversión: ensayos sobre la política de cuerposque el esencialismo "implica la creencia de que esas características definidas como esencia de la mujer son compartidas por todas las mujeres en todo momento. Implica un límite de las variaciones y posibilidades de cambio: no es posible que un sujeto actúe de manera contraria a su esencia. Su esencia subyace en todas las variaciones aparentes que diferencian a las mujeres entre sí. El esencialismo se refiere así a la existencia de características fijas, atributos dados y funciones ahistóricas que limitan las posibilidades de cambio y, por lo tanto, de reorganización social".

El esencialismo de género es omnipresente en la cultura popular, como lo ilustra el best-seller número 1 del New York Times Los hombres son de Marte, las mujeres son de Venus, pero este esencialismo se critica de forma rutinaria en los libros de texto de introducción a los estudios de la mujer, como Mujeres: imágenes y realidades.

A partir de la década de 1980, algunas escritoras feministas han propuesto teorías esencialistas sobre el género y la ciencia. Evelyn Fox Keller, Sandra Harding y Nancy Tuana argumentaron que la empresa científica moderna es inherentemente patriarcal e incompatible con la naturaleza de la mujer. Otras académicas feministas, como Ann Hibner Koblitz, Lenore Blum, Mary Gray, Mary Beth Ruskai y Pnina Abir-Am y Dorinda Outram han criticado esas teorías por ignorar la naturaleza diversa de la investigación científica y la tremenda variación en las experiencias de las mujeres en diferentes culturas. y períodos históricos.

En historiografía

El esencialismo en la historia como campo de estudio implica discernir y enumerar las características culturales esenciales de una nación o cultura en particular, en la creencia de que un pueblo o cultura puede entenderse de esta manera. A veces, tal esencialismo conduce a la reivindicación de una identidad nacional o cultural digna de elogio, oa su contrario, la condena de una cultura basada en presuntas características esenciales. Heródoto, por ejemplo, afirma que la cultura egipcia está esencialmente feminizada y posee una "suavidad" que ha hecho que Egipto sea fácil de conquistar. Hasta qué punto Heródoto fue un esencialista es un tema de debate; también se le atribuye no esencializar el concepto de identidad ateniense, ni las diferencias entre griegos y persas que son objeto de sus Historias.

El esencialismo había sido operativo tanto en el colonialismo como en las críticas al colonialismo.

Los teóricos poscoloniales como Edward Said insistieron en que el esencialismo era el "modo definitorio" de la historiografía y la etnografía "occidentales" hasta el siglo XIX e incluso después, según Touraj Atabaki, manifestándose en la historiografía de Oriente Medio y Asia Central como Eurocentrismo, sobregeneralización y reduccionismo.

Hoy, la mayoría de los historiadores, científicos sociales y humanistas rechazan las metodologías asociadas con el esencialismo, aunque algunos han argumentado que ciertas variedades de esencialismo pueden ser útiles o incluso necesarias.

Contenido relacionado

Lógica informal

La lógica informal abarca los principios de la lógica y el pensamiento lógico fuera de un entorno formal (caracterizado por el uso de declaraciones...

Movimiento cultural

Racionalismo crítico

El racionalismo crítico es una filosofía epistemológica avanzada por Karl Popper sobre la base de que, si una declaración no puede deducirse lógicamente...
Más resultados...
Tamaño del texto:
Editar