Eduardo Teller

AjustarCompartirImprimirCitar
físico nuclear húngaro-americano (1908–2003)

Edward Teller (en húngaro: Teller Ede; 15 de enero de 1908 - 9 de septiembre de 2003) fue un físico teórico húngaro-estadounidense conocido coloquialmente como "el padre de la bomba de hidrógeno" (ver el diseño de Teller-Ulam), aunque no le gustó el título, por considerarlo de mal gusto. A lo largo de su vida, Teller fue conocido tanto por su capacidad científica como por sus difíciles relaciones interpersonales y personalidad volátil.

Nacido en Hungría en 1908, Teller emigró a los Estados Unidos en la década de 1930, como uno de los muchos llamados 'marcianos', un grupo de destacados científicos húngaros emigrados. Hizo numerosas contribuciones a la física nuclear y molecular, la espectroscopia (en particular, los efectos Jahn-Teller y Renner-Teller) y la física de superficies. Su ampliación de la teoría de la desintegración beta de Enrico Fermi, en forma de transiciones Gamow-Teller, supuso un paso importante en su aplicación, mientras que el efecto Jahn-Teller y la teoría Brunauer-Emmett-Teller (BET) han conservaron su formulación original y siguen siendo pilares en la física y la química.

Teller también hizo contribuciones a la teoría de Thomas-Fermi, precursora de la teoría funcional de la densidad, una herramienta moderna estándar en el tratamiento mecánico cuántico de moléculas complejas. En 1953, junto con Nicholas Metropolis, Arianna Rosenbluth, Marshall Rosenbluth y su esposa Augusta Teller, Teller fue coautor de un artículo que es un punto de partida estándar para las aplicaciones del método de Monte Carlo a la mecánica estadística y la cadena de Markov. Literatura de Monte Carlo. en estadística bayesiana. Teller fue uno de los primeros miembros del Proyecto Manhattan, encargado de desarrollar la primera bomba atómica. También hizo un gran esfuerzo para desarrollar las primeras armas basadas en la fusión, pero estas se pospusieron hasta después de la Segunda Guerra Mundial. Fue cofundador del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore y fue su director y director asociado durante muchos años. Después de su controvertido testimonio negativo en la audiencia de seguridad de Oppenheimer convocada contra su ex superior del Laboratorio de Los Álamos, J. Robert Oppenheimer, Teller fue condenado al ostracismo por gran parte de la comunidad científica.

Teller siguió encontrando apoyo del gobierno de EE. UU. y del establecimiento de investigación militar, particularmente por su defensa del desarrollo de la energía nuclear, un arsenal nuclear sólido y un vigoroso programa de pruebas nucleares. En sus últimos años, se hizo especialmente conocido por su defensa de soluciones tecnológicas controvertidas para problemas tanto militares como civiles, incluido un plan para excavar un puerto artificial en Alaska utilizando explosivos termonucleares en lo que se denominó Project Chariot, y Ronald Reagan's Iniciativa de Defensa Estratégica. Teller recibió numerosos premios, incluidos el premio Enrico Fermi y el premio Albert Einstein. Murió el 9 de septiembre de 2003 en Stanford, California, a los 95 años.

Primeros años y obra

Ede Teller nació el 15 de enero de 1908 en Budapest, Austria-Hungría, en el seno de una familia judía. Sus padres fueron Ilona (de soltera Deutsch), pianista, y Max Teller, abogado. Asistió al Fasori Lutheran Gymnasium, luego al Lutheran Minta (Model) Gymnasium en Budapest. De origen judío, Teller se convirtió más tarde en un judío agnóstico. "La religión no era un problema en mi familia", escribió más tarde, "de hecho, nunca se discutió". Mi única formación religiosa vino porque la Minta requería que todos los estudiantes tomaran clases en sus respectivas religiones. Mi familia celebró un día festivo, el Día de la Expiación, en el que todos ayunamos. Sin embargo, mi padre rezaba por sus padres los sábados y en todas las festividades judías. La idea de Dios que absorbí fue que sería maravilloso si existiera: Lo necesitábamos desesperadamente pero no lo habíamos visto en muchos miles de años." Teller hablaba tarde y desarrolló la capacidad de hablar más tarde que la mayoría de los niños, pero se interesó mucho en los números y calculaba números grandes en su cabeza por diversión.

Teller en su juventud

Teller se fue de Hungría a Alemania en 1926, en parte debido a la regla discriminatoria numerus clausus bajo el régimen de Miklós Horthy. El clima político y las revoluciones en Hungría durante su juventud inculcaron una animosidad persistente tanto por el comunismo como por el fascismo en Teller.

De 1926 a 1928, Teller estudió matemáticas y química en la Universidad de Karlsruhe, donde se graduó con una licenciatura en ingeniería química. Una vez dijo que la persona responsable de que se convirtiera en físico era Herman Mark, que era profesor invitado, después de escuchar conferencias sobre espectroscopia molecular en las que Mark le dejó en claro que eran las nuevas ideas en física las que estaban cambiando radicalmente la frontera. de Química. Mark era un experto en química de polímeros, un campo que es esencial para comprender la bioquímica, y Mark le enseñó sobre los principales avances en física cuántica realizados por Louis de Broglie, entre otros. Fue esta exposición que había obtenido de las conferencias de Mark lo que motivó a Teller a cambiarse a la física. Después de informar a su padre de su intención de cambiar, su padre estaba tan preocupado que viajó para visitarlo y hablar con sus profesores en la escuela. Si bien un título en ingeniería química era un camino seguro hacia un trabajo bien remunerado en las empresas químicas, no había una ruta tan clara para una carrera con un título en física. No estaba al tanto de las discusiones que su padre tenía con sus profesores, pero el resultado fue que obtuvo el permiso de su padre para convertirse en físico.

Teller luego asistió a la Universidad de Munich, donde estudió física con Arnold Sommerfeld. El 14 de julio de 1928, cuando aún era un joven estudiante en Munich, tomó un tranvía para tomar un tren para hacer una caminata en los Alpes cercanos y decidió saltar mientras aún estaba en movimiento. Se cayó y la rueda le cortó la mayor parte del pie derecho. Durante el resto de su vida, caminó con una cojera permanente y, en ocasiones, usó un pie protésico. Los analgésicos que estaba tomando interferían con su pensamiento, por lo que decidió dejar de tomarlos y, en su lugar, utilizó su fuerza de voluntad para lidiar con el dolor, incluido el uso del efecto placebo en el que se convencería a sí mismo de que había tomado analgésicos mientras bebía solo agua. Werner Heisenberg dijo que fue la dureza del espíritu de Teller, más que el estoicismo, lo que le permitió sobrellevar tan bien el accidente.

En 1929, Teller se transfirió a la Universidad de Leipzig, donde en 1930 recibió su doctorado en física con Heisenberg. La disertación de Teller trató sobre uno de los primeros tratamientos mecánicos cuánticos precisos del ion molecular de hidrógeno. Ese año se hizo amigo de los físicos rusos George Gamow y Lev Landau. La amistad de toda la vida de Teller con un físico checo, George Placzek, también fue muy importante para su desarrollo científico y filosófico. Fue Placzek quien organizó una estancia de verano en Roma con Enrico Fermi en 1932, orientando así la carrera científica de Teller en física nuclear. También en 1930, Teller se mudó a la Universidad de Göttingen, entonces uno de los grandes centros de física del mundo debido a la presencia de Max Born y James Franck, pero después de que Adolf Hitler se convirtiera en Canciller de Alemania en enero de 1933, Alemania se convirtió en inseguro para el pueblo judío, y se fue con la ayuda del Comité Internacional de Rescate. Fue brevemente a Inglaterra y se mudó durante un año a Copenhague, donde trabajó con Niels Bohr. En febrero de 1934 se casó con su novia de mucho tiempo Augusta Maria "Mici" (pronunciado "Mitzi") Harkanyi, que era la hermana de un amigo. Como Mici era cristiana calvinista, Edward y ella se casaron en una iglesia calvinista. Regresó a Inglaterra en septiembre de 1934.

Mici había sido estudiante en Pittsburgh y quería regresar a los Estados Unidos. Su oportunidad llegó en 1935, cuando, gracias a George Gamow, Teller fue invitada a los Estados Unidos para convertirse en profesora de física en la Universidad George Washington, donde trabajó con Gamow hasta 1941. En la Universidad George Washington en 1937, Teller predijo el Jahn –Efecto Teller, que distorsiona las moléculas en determinadas situaciones; esto afecta las reacciones químicas de los metales y, en particular, la coloración de ciertos tintes metálicos. Teller y Hermann Arthur Jahn lo analizaron como una pieza de física puramente matemática. En colaboración con Stephen Brunauer y Paul Hugh Emmett, Teller también realizó una importante contribución a la física y química de superficies: la llamada isoterma Brunauer-Emmett-Teller (BET). Teller y Mici se naturalizaron ciudadanos de los Estados Unidos el 6 de marzo de 1941.

Cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial, Teller quería contribuir al esfuerzo bélico. Siguiendo el consejo del conocido aerodinámico de Caltech y compañero de emigración húngaro Theodore von Kármán, Teller colaboró con su amigo Hans Bethe en el desarrollo de una teoría de la propagación de ondas de choque. En años posteriores, su explicación del comportamiento del gas detrás de tal ola resultó valiosa para los científicos que estaban estudiando el reingreso de misiles.

Proyecto Manhattan

Foto de identificación de Teller de Los Alamos

Laboratorio Los Álamos

En 1942, Teller fue invitado a formar parte del seminario de planificación de verano de Robert Oppenheimer, en la Universidad de California, Berkeley, sobre los orígenes del Proyecto Manhattan, el esfuerzo aliado para desarrollar las primeras armas nucleares. Unas semanas antes, Teller se había reunido con su amigo y colega Enrico Fermi sobre las perspectivas de la guerra atómica, y Fermi había sugerido con indiferencia que tal vez un arma basada en la fisión nuclear podría usarse para desencadenar una reacción de fusión nuclear aún mayor. Aunque inicialmente le explicó a Fermi por qué pensaba que la idea no funcionaría, Teller estaba fascinado por la posibilidad y rápidamente se aburrió con la idea de 'simplemente'. una bomba atómica a pesar de que esto aún no estaba ni cerca de completarse. En la sesión de Berkeley, Teller desvió la discusión del arma de fisión a la posibilidad de un arma de fusión, lo que llamó 'Super', un concepto inicial de lo que más tarde se conocería como bomba de hidrógeno.

Arthur Compton, presidente del departamento de física de la Universidad de Chicago, coordinó la investigación del uranio de la Universidad de Columbia, la Universidad de Princeton, la Universidad de Chicago y la Universidad de California, Berkeley. Para eliminar el desacuerdo y la duplicación, Compton transfirió a los científicos al Laboratorio Metalúrgico de Chicago. Teller se quedó atrás al principio, porque si bien él y Mici ahora eran ciudadanos estadounidenses, todavía tenían parientes en países enemigos. A principios de 1943, se estableció el Laboratorio de Los Álamos en Los Álamos, Nuevo México, para diseñar una bomba atómica, con Oppenheimer como director. Teller se mudó allí en marzo de 1943. Aparentemente, Teller logró molestar a sus vecinos tocando el piano a altas horas de la noche.

Teller pasó a formar parte de la División Teórica (T). Se le dio una identidad secreta de Ed Tilden. Estaba molesto por haber sido pasado por alto como su cabeza; en cambio, el trabajo se le dio a Hans Bethe. Oppenheimer le pidió que investigara enfoques inusuales para construir armas de fisión, como la autocatálisis, en la que la eficiencia de la bomba aumentaría a medida que avanzaba la reacción nuclear en cadena, pero resultó ser poco práctico. También investigó el uso de hidruro de uranio en lugar de uranio metálico, pero su eficiencia resultó ser 'insignificante o menor'. Continuó impulsando sus ideas para un arma de fusión a pesar de que se le había dado una baja prioridad durante la guerra (ya que la creación de un arma de fisión resultó ser bastante difícil). En una visita a Nueva York, le pidió a Maria Goeppert-Mayer que le hiciera los cálculos del Super. Ella confirmó los propios resultados de Teller: el Súper no iba a funcionar.

En marzo de 1944, Teller estableció un grupo especial para investigar las matemáticas de un arma nuclear de implosión. También se encontró con dificultades. Debido a su interés en el Súper, Teller no trabajó tan duro en los cálculos de implosión como quería Bethe. Estas también eran originalmente tareas de baja prioridad, pero el descubrimiento de la fisión espontánea en plutonio por parte del grupo de Emilio Segrè's le dio a la bomba de implosión una mayor importancia. En junio de 1944, a pedido de Bethe, Oppenheimer sacó a Teller de la División T y lo puso a cargo de un grupo especial responsable del Súper, reportando directamente a Oppenheimer. Fue reemplazado por Rudolf Peierls de la Misión Británica, quien a su vez trajo a Klaus Fuchs, quien más tarde se reveló como un espía soviético. El grupo Super de Teller se convirtió en parte de la División F de Fermi cuando se unió al Laboratorio de Los Álamos en septiembre de 1944. Incluía a Stanislaw Ulam, Jane Roberg, Geoffrey Chew, Harold y Mary Argo, y Maria Goeppert-Mayer.

Teller hizo contribuciones valiosas a la investigación de bombas, especialmente en la aclaración del mecanismo de implosión. Fue el primero en proponer el diseño de pozo sólido que finalmente tuvo éxito. Este diseño se conoció como 'pozo de Christy', en honor al físico Robert F. Christy, quien hizo realidad el pozo. Teller fue uno de los pocos científicos que realmente observó (con protección para los ojos) la prueba nuclear Trinity en julio de 1945, en lugar de seguir las órdenes de acostarse en el suelo de espaldas. Más tarde dijo que el destello atómico "fue como si hubiera abierto la cortina en una habitación oscura y la luz del día entrara a raudales".

Decisión de lanzar las bombas

En los días previos y posteriores a la primera demostración de un arma nuclear, la prueba Trinity en julio de 1945, su compatriota húngaro Leo Szilard hizo circular la petición de Szilard, que argumentaba que una demostración a los japoneses de la nueva arma debería ocurrir antes de uso real en Japón, y con eso espero que las armas nunca se usen en personas. En respuesta a la petición de Szilard, Teller consultó a su amigo Robert Oppenheimer. Teller creía que Oppenheimer era un líder natural y podía ayudarlo con un problema político tan formidable. Oppenheimer aseguró a Teller que el destino de la nación debería dejarse en manos de los políticos sensatos de Washington. Alentado por la influencia de Oppenheimer, decidió no firmar la petición.

Por lo tanto, Teller escribió una carta en respuesta a Szilard que decía:

No estoy realmente convencido de sus objeciones. No siento que haya ninguna posibilidad de prohibir cualquier arma. Si tenemos una escasa oportunidad de sobrevivir, es la posibilidad de deshacernos de las guerras. Cuanto más decisivo sea el arma más seguro será utilizada en cualquier conflicto real y ningún acuerdo ayudará. Nuestra única esperanza es conseguir los hechos de nuestros resultados ante la gente. Esto podría ayudar a convencer a todos de que la próxima guerra sería fatal. Para este propósito, el uso efectivo de combate podría incluso ser lo mejor.

Reflexionando sobre esta carta años más tarde, cuando estaba escribiendo sus memorias, Teller escribió:

Primero, Szilard tenía razón. Como científicos que trabajaron en producir la bomba, tenemos una responsabilidad especial. Segundo, Oppenheimer tenía razón. No sabíamos lo suficiente sobre la situación política para tener una opinión válida. En tercer lugar, lo que deberíamos haber hecho, pero no hemos hecho, fue elaborar los cambios técnicos necesarios para demostrar la bomba [muy alta] sobre Tokio y presentar esa información al Presidente Truman.

Sin que Teller lo supiera en ese momento, cuatro de sus colegas fueron solicitados por el entonces secreto Comité Interino de mayo a junio de 1945. Es esta organización la que finalmente decidió cómo deberían usarse inicialmente las nuevas armas. El Panel científico de cuatro miembros del comité estuvo dirigido por Oppenheimer, y concluyó que el uso militar inmediato en Japón era la mejor opción:

Las opiniones de nuestros colegas científicos sobre el uso inicial de estas armas no son unánimes: van desde la propuesta de una demostración puramente técnica a la de la aplicación militar mejor diseñada para inducir la rendición... Otros enfatizan la oportunidad de salvar vidas americanas por uso militar inmediato... Nos encontramos más cerca de estas últimas opiniones; no podemos proponer ninguna demostración técnica que pueda poner fin a la guerra; no vemos ninguna alternativa aceptable al uso militar directo.

Teller se enteró más tarde de la solicitud de Oppenheimer y su papel en la decisión del Comité Interino de lanzar las bombas, después de haber respaldado en secreto un uso militar inmediato de las nuevas armas. Esto era contrario a la impresión que había recibido Teller cuando le preguntó personalmente a Oppenheimer sobre la petición de Szilard: que el destino de la nación debería dejarse en manos de los políticos sensatos de Washington. Tras el descubrimiento de Teller de esto, su relación con su asesor comenzó a deteriorarse.

En 1990, el historiador Barton Bernstein argumentó que es una "afirmación poco convincente" por Teller que él era un "disidente encubierto" al uso de la bomba. En sus Memorias de 2001, Teller afirma que presionó a Oppenheimer, pero que Oppenheimer lo había convencido de que no debía tomar ninguna medida y que los científicos debían dejar las cuestiones militares en manos de los militares; Teller afirma que no sabía que Oppenheimer y otros científicos estaban siendo consultados sobre el uso real del arma e insinúa que Oppenheimer estaba siendo hipócrita.

Bomba de hidrógeno

A pesar de una oferta de Norris Bradbury, quien había reemplazado a Oppenheimer como director de Los Alamos en noviembre de 1945, para convertirse en el jefe de la División Teórica (T), Teller dejó Los Alamos el 1 de febrero de 1946 para regresar a la Universidad de Chicago como profesor y colaborador cercano de Fermi y Goeppert-Mayer. El trabajo de Mayer sobre la estructura interna de los elementos le valdría el Premio Nobel de Física en 1963.

A group of men in shirtsleeves sitting on folding chairs
Physicists at a Manhattan District-sponsored colloquium at Los Alamos on the Super in April 1946. En la primera fila están Norris Bradbury, John Manley, Enrico Fermi y J. M. B. Kellogg. Robert Oppenheimer, con abrigo oscuro, está detrás de Manley; a la izquierda de Oppenheimer es Richard Feynman. El oficial del ejército a la izquierda es el coronel Oliver Haywood.

Del 18 al 20 de abril de 1946, Teller participó en una conferencia en Los Álamos para revisar el trabajo realizado durante la guerra en el Super. Se discutieron las propiedades de los combustibles termonucleares como el deuterio y el posible diseño de una bomba de hidrógeno. Se concluyó que la evaluación de Teller de una bomba de hidrógeno había sido demasiado favorable y que tanto la cantidad de deuterio necesaria como las pérdidas por radiación durante la quema de deuterio arrojarían dudas sobre su viabilidad. La adición del costoso tritio a la mezcla termonuclear probablemente reduciría su temperatura de ignición, pero aun así, nadie sabía en ese momento cuánto tritio se necesitaría y si incluso la adición de tritio fomentaría la propagación del calor.

Al final de la conferencia, a pesar de la oposición de algunos miembros como Robert Serber, Teller presentó un informe optimista en el que decía que una bomba de hidrógeno era factible y que se debería fomentar más trabajo en su desarrollo. Fuchs también participó en esta conferencia y transmitió esta información a Moscú. Con John von Neumann, contribuyó con la idea de usar la implosión para encender el Super. El modelo de Teller's "clásico Super" era tan incierto que Oppenheimer diría más tarde que deseaba que los rusos estuvieran construyendo su propia bomba de hidrógeno basada en ese diseño, de modo que casi con certeza retrasaría su progreso en ella.

Clasificado por Teller y Ulam el 9 de marzo de 1951: Sobre las detonaciones heterocatalíticas I: Los sentidos hidrodinámicos y los espejos de radiación, en el que propusieron su nuevo diseño revolucionario, implosión escenificada, el secreto de la bomba de hidrógeno.
El diseño Teller-Ulam mantuvo el combustible de fisión y fusión físicamente separados uno del otro, y usó radiografías del dispositivo primario "reflejado" del casquillo circundante para comprimir el secundario.

Para 1949, los gobiernos respaldados por los soviéticos ya habían comenzado a tomar el control de toda Europa del Este, formando estados títeres como la República Popular Húngara en la tierra natal de Teller, Hungría, donde aún vivía gran parte de su familia. el 20 de agosto de 1949. Después de la primera detonación de prueba de una bomba atómica de la Unión Soviética el 29 de agosto de 1949, el presidente Harry Truman anunció un programa de desarrollo acelerado para una bomba de hidrógeno.

Teller regresó a Los Álamos en 1950 para trabajar en el proyecto. Insistió en involucrar a más teóricos, pero muchos de los colegas destacados de Teller, como Fermi y Oppenheimer, estaban seguros de que el proyecto de la bomba H era técnicamente inviable y políticamente indeseable. Ninguno de los diseños disponibles aún era viable. Sin embargo, los científicos soviéticos que habían trabajado en su propia bomba de hidrógeno han afirmado que la desarrollaron de forma independiente.

En 1950, los cálculos del matemático polaco Stanislaw Ulam y su colaborador Cornelius Everett, junto con las confirmaciones de Fermi, demostraron que la estimación anterior de Teller de la cantidad de tritio necesaria para la bomba H no solo era una bajo, pero que incluso con mayores cantidades de tritio, la pérdida de energía en el proceso de fusión sería demasiado grande para permitir que la reacción de fusión se propague. Sin embargo, en 1951 Teller y Ulam hicieron un gran avance e inventaron un nuevo diseño, propuesto en un artículo clasificado de marzo de 1951, Sobre las detonaciones heterocatalíticas I: Lentes hidrodinámicas y espejos de radiación, para un rango práctico de megatones H -bomba. La contribución exacta proporcionada respectivamente por Ulam y Teller a lo que se conoció como el diseño Teller-Ulam no se conoce definitivamente en el dominio público, y las contribuciones exactas de cada uno y cómo se llegó a la idea final ha sido un punto de disputa en ambos. debates públicos y clasificados desde principios de la década de 1950.

En una entrevista con Scientific American de 1999, Teller le dijo al reportero:

Yo contribuí; Ulam no lo hizo. Siento haber tenido que responder de esta manera abrupta. Ulam estaba correctamente insatisfecho con un viejo enfoque. Vino a mí con una parte de una idea que ya había trabajado y tenía dificultad para que la gente escuchara. Estaba dispuesto a firmar un periódico. Cuando llegó entonces a defender ese papel y realmente poner trabajo en él, se negó. Dijo: "No creo en ello".

El tema es controvertido. Bethe consideró la contribución de Teller a la invención de la bomba H como una verdadera innovación ya en 1952, y se refirió a su trabajo como un "golpe de genialidad" en 1954. En ambos casos, sin embargo, Bethe enfatizó el papel de Teller como una forma de enfatizar que el desarrollo de la bomba H no podría haberse acelerado con apoyo o financiamiento adicional, y Teller estuvo en gran desacuerdo con Bethe's; evaluación de s. Otros científicos (antagonistas de Teller, como J. Carson Mark) han afirmado que Teller nunca se habría acercado más sin la ayuda de Ulam y otros. El propio Ulam afirmó que Teller solo produjo un "más generalizado" versión del diseño original de Ulam.

El gran avance, cuyos detalles aún están clasificados, aparentemente fue la separación de los componentes de fisión y fusión de las armas, y el uso de los rayos X producidos por la bomba de fisión para comprimir primero el combustible de fusión (mediante un proceso conocido como "implosión de radiación") antes de encenderlo. La idea de Ulam parece haber sido usar el choque mecánico del primario para fomentar la fusión en el secundario, mientras que Teller rápidamente se dio cuenta de que los rayos X del primario harían el trabajo de manera mucho más simétrica. Algunos miembros del laboratorio (J. Carson Mark en particular) expresaron más tarde la opinión de que la idea de utilizar los rayos X se le habría ocurrido a cualquiera que trabajara en los procesos físicos involucrados, y que la razón obvia por la que Teller lo pensó bien lejos fue porque ya estaba trabajando en el "Greenhouse" pruebas para la primavera de 1951, en las que se iba a investigar el efecto de los rayos X de una bomba de fisión sobre una mezcla de deuterio y tritio.

Cualesquiera que sean los componentes reales del llamado diseño Teller-Ulam y las contribuciones respectivas de quienes trabajaron en él, después de que se propuso, los científicos que trabajaban en el proyecto lo vieron de inmediato como la respuesta que había tardado tanto buscado. Aquellos que previamente habían dudado si una bomba de fisión-fusión sería factible se convirtieron en la creencia de que era solo cuestión de tiempo antes de que tanto los EE. UU. como la URSS desarrollaran armas de varios megatones. Incluso Oppenheimer, que originalmente se opuso al proyecto, calificó la idea de "técnicamente dulce".

El tiro de 10.4 Mt "Ivy Mike" de 1952 parecía reivindicar la defensa de Teller durante mucho tiempo por la bomba de hidrógeno.

Aunque había ayudado a idear el diseño y había sido un defensor del concepto durante mucho tiempo, Teller no fue elegido para encabezar el proyecto de desarrollo (su reputación de personalidad espinosa probablemente influyó en esto). En 1952 dejó Los Álamos y se unió a la sucursal de Livermore recién establecida del Laboratorio de Radiación de la Universidad de California, que se había creado en gran parte gracias a su insistencia. Después de la detonación de Ivy Mike, la primera arma termonuclear que utilizó la configuración Teller-Ulam, el 1 de noviembre de 1952, Teller pasó a ser conocido en la prensa como el "padre de la bomba de hidrógeno". El propio Teller se abstuvo de asistir a la prueba (afirmó que no se sentía bienvenido en el Pacific Proving Grounds) y, en cambio, vio los resultados en un sismógrafo en el sótano de una sala en Berkeley.

Hubo una opinión de que al analizar las consecuencias de esta prueba, los soviéticos (dirigidos en su trabajo sobre la bomba H por Andrei Sajarov) podrían haber descifrado el nuevo diseño estadounidense. Sin embargo, esto fue negado más tarde por los investigadores de bombas soviéticos. Debido al secreto oficial, el gobierno divulgó poca información sobre el desarrollo de la bomba, y los informes de prensa a menudo atribuyeron todo el diseño y desarrollo del arma a Teller y su nuevo Laboratorio Livermore (cuando en realidad fue desarrollado por Los Álamos).

Muchos de los colegas de Teller estaban irritados porque parecía disfrutar tomando todo el crédito por algo en lo que solo tenía una parte y, en respuesta, con el apoyo de Enrico Fermi, Teller escribió un artículo titulado "The Work of Many People", que apareció en la revista Science en febrero de 1955, enfatizando que no estaba solo en el desarrollo del arma. Más tarde escribiría en sus memorias que había dicho una 'mentira piadosa'. en el artículo de 1955 para "calmar los sentimientos irritados", y reclamó todo el crédito por la invención.

Teller era conocido por sumergirse en proyectos que eran teóricamente interesantes pero prácticamente inviables (el clásico 'Super' era uno de esos proyectos). Sobre su trabajo en la bomba de hidrógeno, Bethe dijo:

Nadie culpará Teller porque los cálculos de 1946 fueron incorrectos, especialmente porque las máquinas de computación adecuadas no estaban disponibles en Los Alamos. Pero fue culpado a Los Álamos por liderar el laboratorio, y de hecho a todo el país, en un programa aventurero sobre la base de cálculos, que él mismo debió haber sido muy incompleto.

Durante el Proyecto Manhattan, Teller abogó por el desarrollo de una bomba con hidruro de uranio, que muchos de sus colegas teóricos dijeron que probablemente no funcionaría. En Livermore, Teller continuó trabajando en la bomba de hidruro y el resultado fue un fracaso. Ulam le escribió una vez a un colega sobre una idea que había compartido con Teller: "Edward está lleno de entusiasmo acerca de estas posibilidades; esto es quizás una indicación de que no funcionarán." Fermi dijo una vez que Teller era el único monomaníaco que conocía que tenía varias manías.

Carey Sublette de Nuclear Weapon Archive argumenta que Ulam ideó el diseño de compresión por implosión de radiación de las armas termonucleares, pero que, por otro lado, Teller ha recibido poco crédito por ser el primero en proponer el impulso de fusión en 1945, que es esencial para miniaturización y fiabilidad y se utiliza en todas las armas nucleares actuales.

Controversia de Oppenheimer

Teller testificó sobre J. Robert Oppenheimer en 1954.

Teller se volvió controvertido en 1954 cuando testificó contra Oppenheimer en la audiencia de autorización de seguridad de Oppenheimer. Teller se había enfrentado muchas veces con Oppenheimer en Los Álamos por cuestiones relacionadas con la investigación de la fisión y la fusión, y durante el juicio de Oppenheimer fue el único miembro de la comunidad científica que afirmó que a Oppenheimer no se le debería otorgar la autorización de seguridad.

Cuando el abogado de la Comisión de Energía Atómica (AEC, por sus siglas en inglés), Roger Robb, le preguntó en la audiencia si estaba planeando "sugerir que el Dr. Oppenheimer es desleal a los Estados Unidos", Teller respondió que:

No quiero sugerir nada de eso. Conozco a Oppenheimer como una persona intelectualmente más alerta y muy complicada, y creo que sería presuntuoso e incorrecto por mi parte si intentaría de alguna manera analizar sus motivos. Pero siempre he asumido, y ahora asumo que es leal a los Estados Unidos. Creo esto, y lo creeré hasta que vea una prueba muy concluyente al contrario.

Inmediatamente se le preguntó si creía que Oppenheimer era un "riesgo de seguridad", a lo que testificó:

En un gran número de casos he visto actuar al Dr. Oppenheimer... Entendí que el Dr. Oppenheimer actuó de una manera que para mí era extremadamente difícil de entender. No estaba de acuerdo con él en numerosos temas y sus acciones francamente me parecían confusas y complicadas. En este sentido me parece que me gustaría ver los intereses vitales de este país en manos que entiendo mejor, y por lo tanto confío más. En este sentido muy limitado me gustaría expresar una sensación de que me sentiría personalmente más segura si los asuntos públicos descansarían en otras manos.

Teller también testificó que la opinión de Oppenheimer sobre el programa termonuclear parecía estar basada más en la viabilidad científica del arma que en cualquier otra cosa. También testificó que la dirección de Oppenheimer de Los Álamos fue "un logro muy destacado" tanto como científico como administrador, alabando su "mente muy rápida" y que hizo "simplemente un director maravilloso y excelente".

Después de esto, sin embargo, detalló las formas en que sintió que Oppenheimer había obstaculizado sus esfuerzos hacia un programa de desarrollo termonuclear activo, y criticó extensamente las decisiones de Oppenheimer de no invertir más trabajo en la cuestión en diferentes puntos en su carrera, diciendo: "Si se trata de una cuestión de sabiduría y juicio, como lo demuestran las acciones desde 1945, entonces diría que sería más sensato no otorgar la autorización."

Al convertir una diferencia de juicio sobre los méritos del trabajo inicial en el proyecto de la bomba de hidrógeno en un asunto de riesgo de seguridad, Teller condenó efectivamente a Oppenheimer en un campo donde la seguridad era necesariamente una preocupación primordial. El testimonio de Teller hizo que Oppenheimer fuera vulnerable a las acusaciones de un asistente del Congreso de que era un espía soviético, lo que resultó en la destrucción de la carrera de Oppenheimer.

La autorización de seguridad de Oppenheimer fue revocada después de las audiencias. La mayoría de los antiguos colegas de Teller desaprobaron su testimonio y gran parte de la comunidad científica lo excluyó. Después del hecho, Teller negó constantemente que tuviera la intención de condenar a Oppenheimer e incluso afirmó que estaba tratando de exonerarlo. Sin embargo, la evidencia documental ha sugerido que este probablemente no fue el caso. Seis días antes del testimonio, Teller se reunió con un oficial de enlace de AEC y sugirió "profundizar los cargos" en su testimonio.

Teller siempre insistió en que su testimonio no había dañado significativamente a Oppenheimer. En 2002, Teller sostuvo que Oppenheimer 'no fue destruido'. por la audiencia de seguridad, pero "ya no se le pide que ayude en asuntos de política". Afirmó que sus palabras fueron una reacción exagerada, porque acababa de enterarse de que Oppenheimer no informó de inmediato un acercamiento de Haakon Chevalier, quien se había acercado a Oppenheimer para ayudar a los rusos. Teller dijo que, en retrospectiva, habría respondido de manera diferente.

El historiador Richard Rhodes dijo que, en su opinión, ya era una conclusión inevitable que el entonces presidente de la AEC, Lewis Strauss, revocaría la autorización de seguridad de Oppenheimer, independientemente del testimonio de Teller. Sin embargo, como el testimonio de Teller fue el más condenatorio, fue señalado y culpado por el fallo de la audiencia, perdiendo amigos debido a ello, como Robert Christy, quien se negó a estrecharle la mano en un incidente infame.. Esto fue emblemático de su tratamiento posterior, que lo obligó a asumir el papel de un paria de la comunidad física, lo que le dejó sin otra opción que alinearse con los industriales.

Trabajo del gobierno de EE. UU. e incidencia política

Después de la controversia de Oppenheimer, Teller fue condenado al ostracismo por gran parte de la comunidad científica, pero aún era muy bienvenido en los círculos científicos gubernamentales y militares. Junto con su defensa tradicional del desarrollo de la energía nuclear, un arsenal nuclear fuerte y un programa vigoroso de pruebas nucleares, había ayudado a desarrollar estándares de seguridad de reactores nucleares como presidente del Comité de Salvaguardia de Reactores de la AEC a fines de la década de 1940, y en la década de 1940. finales de la década de 1950 encabezó un esfuerzo en General Atomics que diseñó reactores de investigación en los que una fusión nuclear sería imposible. El TRIGA (Training, Research, Isotopes, General Atomic) se ha construido y utilizado en cientos de hospitales y universidades de todo el mundo para la producción e investigación de isótopos médicos.

Teller promovió un mayor gasto en defensa para contrarrestar la supuesta amenaza de misiles soviéticos. Fue signatario del informe de 1958 del subpanel militar del Proyecto de Estudios Especiales financiado por los hermanos Rockefeller, que pedía un aumento anual de $ 3 mil millones en el presupuesto militar de Estados Unidos.

En 1956 asistió a la conferencia de guerra antisubmarina del Proyecto Nobska, donde el debate abarcó desde la oceanografía hasta las armas nucleares. En el curso de la discusión sobre una ojiva nuclear pequeña para el torpedo Mark 45, comenzó una discusión sobre la posibilidad de desarrollar una ojiva nuclear físicamente pequeña de un megatón para el misil Polaris. Su homólogo en la discusión, J. Carson Mark del Laboratorio Nacional de Los Álamos, insistió al principio en que no se podía hacer. Sin embargo, el Dr. Mark finalmente declaró que se podría desarrollar una ojiva de medio megatón de tamaño lo suficientemente pequeño. Este rendimiento, aproximadamente treinta veces mayor que el de la bomba de Hiroshima, fue suficiente para el jefe de operaciones navales, el almirante Arleigh Burke, quien estuvo presente en persona, y el desarrollo de misiles estratégicos de la Armada pasó de Júpiter a Polaris a finales de año.

Fue Director del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore, que ayudó a fundar con Ernest O. Lawrence, de 1958 a 1960, y luego continuó como director asociado. Presidió el comité que fundó el Laboratorio de Ciencias Espaciales en Berkeley. También se desempeñó simultáneamente como profesor de física en la Universidad de California, Berkeley. Fue un defensor incansable de un programa nuclear sólido y abogó por la continuación de las pruebas y el desarrollo; de hecho, renunció a la dirección de Livermore para poder presionar mejor contra la prohibición de pruebas propuesta. Testificó en contra de la prohibición de las pruebas tanto ante el Congreso como en televisión.

Teller estableció el Departamento de Ciencias Aplicadas en la Universidad de California, Davis y el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore en 1963, que ostenta la cátedra otorgada por Edward Teller en su honor. En 1975 se retiró tanto del laboratorio como de Berkeley, y fue nombrado Director Emérito del Laboratorio de Livermore y miembro investigador principal de la Institución Hoover. Tras el fin del comunismo en Hungría en 1989, realizó varias visitas a su país de origen y prestó mucha atención a los cambios políticos que se producían allí.

Cambio climático global

Teller fue una de las primeras personas destacadas en plantear el peligro del cambio climático, impulsado por la quema de combustibles fósiles. En un discurso ante los miembros de la Sociedad Química Estadounidense en diciembre de 1957, Teller advirtió que la gran cantidad de combustible a base de carbono que se había quemado desde mediados del siglo XIX estaba aumentando la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera, lo que... #34;actúa de la misma forma que un invernadero y elevará la temperatura en la superficie", y que había calculado que si la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera aumentaba en un 10% "una parte apreciable de el hielo polar podría derretirse".

En 1959, en un simposio organizado por el American Petroleum Institute y la Columbia Graduate School of Business para el centenario de la industria petrolera estadounidense, Edward Teller advirtió que:

Voy a hablar contigo sobre la energía en el futuro. Comenzaré por decirte por qué creo que los recursos energéticos del pasado deben ser complementados.... Y esto, extrañamente, es la cuestión de contaminar la atmósfera.... Cuando quemes combustible convencional, creas dióxido de carbono. El dióxido de carbono tiene una propiedad extraña. Transmite luz visible pero absorbe la radiación infrarroja que se emite desde la tierra. Su presencia en la atmósfera provoca un efecto invernadero.... Se ha calculado que un aumento de temperatura correspondiente a un aumento del 10% del dióxido de carbono será suficiente para derretir el hielo y sumergir a Nueva York. Todas las ciudades costeras estarían cubiertas, y como un porcentaje considerable de la raza humana vive en regiones costeras, creo que esta contaminación química es más grave que la mayoría de las personas tienden a creer.

Usos no militares de las explosiones nucleares

Uno de los Chariot esquemas implicaron encadenamiento de cinco dispositivos termonucleares para crear el puerto artificial.

Teller fue uno de los defensores más firmes y conocidos de la investigación de los usos no militares de los explosivos nucleares, que Estados Unidos exploró en el marco de la Operación Ploughshare. Uno de los proyectos más controvertidos que propuso fue un plan para usar una bomba de hidrógeno de varios megatones para cavar un puerto de aguas profundas de más de una milla de largo y media milla de ancho para usar para el envío de recursos de los campos de carbón y petróleo a través de Point Hope., Alaska. La Comisión de Energía Atómica aceptó la propuesta de Teller en 1958 y se denominó Project Chariot. Mientras la AEC estaba explorando el sitio de Alaska y habiendo retirado la tierra del dominio público, Teller abogó públicamente por los beneficios económicos del plan, pero no pudo convencer a los líderes del gobierno local de que el plan era financieramente viable.

Otros científicos criticaron el proyecto por ser potencialmente inseguro para la vida silvestre local y los inupiat que vivían cerca del área designada, a quienes no se les informó oficialmente del plan hasta marzo de 1960. Además, resultó que el puerto estaría cubierto de hielo. con destino a nueve meses del año. Al final, debido a la inviabilidad financiera del proyecto y las preocupaciones sobre los problemas de salud relacionados con la radiación, el proyecto se abandonó en 1962.

Un experimento relacionado que también contó con el respaldo de Teller fue un plan para extraer petróleo de las arenas bituminosas en el norte de Alberta con explosiones nucleares, titulado Project Oilsands. De hecho, el plan recibió el respaldo del gobierno de Alberta, pero fue rechazado por el gobierno de Canadá bajo el mandato del primer ministro John Diefenbaker, quien se oponía a tener armas nucleares en Canadá. Después de que Diefenbaker dejó el cargo, Canadá pasó a tener armas nucleares, a partir de un acuerdo de intercambio nuclear de EE. UU., de 1963 a 1984.

Teller también propuso el uso de bombas nucleares para evitar daños por huracanes poderosos. Argumentó que cuando las condiciones en el Océano Atlántico son adecuadas para la formación de huracanes, el calor generado por explosiones nucleares bien ubicadas podría desencadenar varios huracanes pequeños, en lugar de esperar a que la naturaleza produzca uno grande.

La tecnología nuclear e Israel

Durante unos veinte años, Teller asesoró a Israel en asuntos nucleares en general y en la construcción de una bomba de hidrógeno en particular. En 1952, Teller y Oppenheimer mantuvieron una larga reunión con David Ben-Gurion en Tel Aviv y le dijeron que la mejor manera de acumular plutonio era quemar uranio natural en un reactor nuclear. A partir de 1964, el físico Yuval Neeman, que tenía puntos de vista políticos similares, estableció una conexión entre Teller e Israel. Entre 1964 y 1967, Teller visitó Israel seis veces, dio conferencias en la Universidad de Tel Aviv y asesoró a los jefes del círculo de seguridad científica de Israel, así como a los primeros ministros y miembros del gabinete.

En 1967, cuando el programa nuclear israelí estaba a punto de completarse, Teller informó a Neeman que iba a decirle a la CIA que Israel había construido armas nucleares y explicar que estaba justificado por el trasfondo de la Guerra de los Seis Días. Después de que Neeman lo aclarara con el primer ministro Levi Eshkol, Teller informó al jefe de la Oficina de Ciencia y Tecnología de la CIA, Carl Duckett. Teller tardó un año en convencer a la CIA de que Israel había obtenido capacidad nuclear; la información luego pasó a través del director de la CIA, Richard Helms, al presidente de ese momento, Lyndon B. Johnson. Teller también los convenció de que pusieran fin a los intentos estadounidenses de inspeccionar el Centro de Investigación Nuclear de Negev en Dimona. En 1976, Duckett testificó en el Congreso ante la Comisión Reguladora Nuclear que, después de recibir información de un 'científico estadounidense', redactó una estimación de inteligencia nacional sobre la capacidad nuclear de Israel.

En la década de 1980, Teller volvió a visitar Israel para asesorar al gobierno israelí sobre la construcción de un reactor nuclear. Tres décadas después, Teller confirmó que fue durante sus visitas cuando concluyó que Israel estaba en posesión de armas nucleares. Después de transmitir el asunto al gobierno de los EE. UU., Teller supuestamente dijo: "Ellos [Israel] lo tienen, y fueron lo suficientemente inteligentes como para confiar en su investigación y no probar, saben que probar les traería problemas". #34;

Isla de las Tres Millas

Teller sufrió un ataque al corazón en 1979 y culpó a Jane Fonda, que había protagonizado El síndrome de China, que mostraba un accidente ficticio de un reactor y se estrenó menos de dos semanas antes del accidente de Three Mile Island. Habló en contra de la energía nuclear mientras promocionaba la película. Después del accidente, Teller actuó rápidamente para cabildear en defensa de la energía nuclear, dando testimonio de su seguridad y confiabilidad, y poco después una ráfaga de actividad sufrió el ataque. Firmó un anuncio de dos páginas en la edición del 31 de julio de 1979 de The Washington Post con el titular "Fui la única víctima de Three-Mile Island". Abrió con:

El 7 de mayo, unas semanas después del accidente en Three-Mile Island, estuve en Washington. Yo estaba allí para refutar algo de esa propaganda que Ralph Nader, Jane Fonda y su tipo están gritando a los medios de comunicación en su intento de asustar a la gente lejos de la energía nuclear. Tengo 71 años, y estaba trabajando 20 horas al día. La tensión era demasiado. Al día siguiente, sufrí un ataque al corazón. Usted podría decir que yo era el único cuya salud fue afectada por ese reactor cerca de Harrisburg. No, eso estaría mal. No era el reactor. Era Jane Fonda. Los reactores no son peligrosos.

Iniciativa de Defensa Estratégica

Teller se convirtió en una importante fuerza de cabildeo de la Iniciativa de Defensa Estratégica al Presidente Ronald Reagan en el decenio de 1980.

En la década de 1980, Teller inició una fuerte campaña para lo que más tarde se denominó Iniciativa de Defensa Estratégica (SDI), ridiculizada por los críticos como 'Star Wars', el concepto de usar láseres terrestres y satelitales, haces de partículas y misiles para destruir los misiles balísticos intercontinentales soviéticos entrantes. Teller presionó a las agencias gubernamentales, y obtuvo la aprobación del presidente Ronald Reagan, para un plan para desarrollar un sistema usando satélites elaborados que usaban armas atómicas para disparar láseres de rayos X a los misiles entrantes, como parte de un programa de investigación científica más amplio sobre defensas contra armas nucleares.

El escándalo estalló cuando Teller (y su socio Lowell Wood) fueron acusados de exagerar deliberadamente el programa y tal vez alentar el despido de un director de laboratorio (Roy Woodruff) que había intentado corregir el error. Sus afirmaciones dieron lugar a una broma que circuló en la comunidad científica, que una nueva unidad de optimismo infundado fue designada como narradora; un contador era tan grande que la mayoría de los eventos tenían que medirse en nanocontadores o picocontadores.

Muchos científicos prominentes argumentaron que el sistema era inútil. Hans Bethe, junto con el físico de IBM Richard Garwin y su colega de la Universidad de Cornell, Kurt Gottfried, escribieron un artículo en Scientific American en el que analizaban el sistema y llegaban a la conclusión de que cualquier enemigo putativo podría desactivar dicho sistema mediante el uso de señuelos adecuados. eso costaría una fracción muy pequeña del programa SDI.

En 1987 Teller publicó un libro titulado Más vale un escudo que una espada, que apoyaba los sistemas de defensa civil y protección activa. Sus puntos de vista sobre el papel de los láseres en SDI se publicaron y están disponibles en dos actas de conferencias sobre láser de 1986-1987.

Evitación del impacto de asteroides

Tras los impactos del cometa Shoemaker-Levy 9 en 1994 con Júpiter, Teller propuso a un colectivo de diseñadores de armas de la ex Guerra Fría de EE. UU. y Rusia en un taller de defensa planetaria de 1995 en el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore, que colaboraran para diseñar un dispositivo explosivo nuclear, que equivaldría a la energía cinética de un asteroide de 1 km de diámetro. Para salvaguardar la tierra, el dispositivo teórico de 1 Gt pesaría entre 25 y 30 toneladas (lo suficientemente liviano como para ser levantado en el cohete ruso Energia) y podría usarse para vaporizar instantáneamente un asteroide de 1 km o desviar los caminos del evento de extinción. asteroides de clase (más de 10 km de diámetro) con unos pocos meses & # 39; aviso; con un aviso de 1 año, en un lugar de intercepción no más cercano que Júpiter, también sería capaz de lidiar con los cometas de período corto aún más raros que pueden salir del cinturón de Kuiper y transitar más allá de la órbita terrestre dentro de 2 años. Para los cometas de esta clase, con un diámetro máximo estimado de 100 km, Caronte sirvió como amenaza hipotética.

Muerte y legado

Edward Teller en sus últimos años
Aparecer en la discusión de la televisión británica Después de la oscuridad en 1987

Teller murió en Stanford, California, el 9 de septiembre de 2003, a la edad de 95 años. Había sufrido un derrame cerebral dos días antes y había estado experimentando durante mucho tiempo una serie de condiciones relacionadas con su avanzada edad.

La vigorosa defensa de Teller por la fuerza a través de las armas nucleares, especialmente cuando muchos de sus colegas de guerra expresaron más tarde su pesar por la carrera armamentista, lo convirtió en un blanco fácil para el 'científico loco'. estereotipo. En 1991 recibió uno de los primeros Premios Ig Nobel de la Paz en reconocimiento a sus "esfuerzos de toda la vida para cambiar el significado de la paz tal como la conocemos". También se rumoreaba que era una de las inspiraciones para el personaje del Dr. Strangelove en la película satírica de Stanley Kubrick de 1964 del mismo nombre. En la entrevista antes mencionada de Scientific American de 1999, se informó que se enfureció ante la pregunta: "Mi nombre no es Strangelove". No sé sobre Strangelove. No estoy interesado en Strangelove. ¿Que más puedo decir?... Mirar. Dilo tres veces más y te echo de esta oficina."

El físico ganador del Premio Nobel Isidor I. Rabi sugirió una vez que "Habría sido un mundo mejor sin Teller".

En 1981, Teller se convirtió en miembro fundador del Consejo Cultural Mundial. Un deseo para su cumpleaños número 100, hecho alrededor de los 90, fue que los científicos de Lawrence Livermore le dieran 'excelentes predicciones, cálculos y experimentos, sobre el interior de los planetas'.

En 1986, recibió el premio Sylvanus Thayer de la Academia Militar de los Estados Unidos. Fue elegido miembro de la Academia Nacional de Ciencias de EE. UU. en 1948. Fue miembro de la Academia Estadounidense de Artes y Ciencias, la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia, la Sociedad Nuclear Estadounidense y la Sociedad Física Estadounidense. Entre los honores que recibió se encuentran el Premio Albert Einstein en 1958, el Premio Golden Plate de la Academia Estadounidense de Logros en 1961, el Premio Enrico Fermi en 1962, la Medalla Eringen en 1980, el Premio Harvey en 1975, la Medalla Nacional de Ciencias en 1983, la Medalla Presidencial de Ciudadanos en 1989 y la Cadena Corvin [hu] en 2001. también fue nombrado como parte del grupo de "U.S. Científicos" quienes fueron las Personas del Año de la revista Time en 1960, y un asteroide, 5006 Teller, lleva su nombre. El presidente George W. Bush le otorgó la Medalla Presidencial de la Libertad en 2003, menos de dos meses antes de su muerte.

Su artículo final, publicado póstumamente, abogó por la construcción de un prototipo de reactor de torio de fluoruro líquido. La génesis y el impulso de este último artículo fueron relatados por el coautor Ralph Moir en 2007.

Contenido relacionado

Persistencia de la visión

Hans sloane

Carataco

Más resultados...