Eduardo sapir

Compartir Imprimir Citar
lingüista estadounidense y antropólogo (1884-1939)

Edward Sapir (26 de enero de 1884 - 4 de febrero de 1939) fue un antropólogo-lingüista estadounidense, ampliamente considerado como una de las figuras más importantes en el desarrollo de la disciplina de la lingüística. en los Estados Unidos.

Sapir nació en la Pomerania alemana, en lo que ahora es el norte de Polonia. Su familia emigró a los Estados Unidos de América cuando él era un niño. Estudió lingüística germánica en Columbia, donde estuvo bajo la influencia de Franz Boas, quien lo inspiró a trabajar en las lenguas nativas americanas. Mientras terminaba su Ph.D. se fue a California para trabajar con Alfred Kroeber documentando las lenguas indígenas allí. Fue empleado del Servicio Geológico de Canadá durante quince años, donde se convirtió en uno de los lingüistas más importantes de América del Norte, el otro es Leonard Bloomfield. Le ofrecieron una cátedra en la Universidad de Chicago, y se quedó durante varios años sin dejar de trabajar por la profesionalización de la disciplina de la lingüística. Al final de su vida fue profesor de antropología en Yale, donde nunca encajó realmente. Entre sus muchos estudiantes se encontraban los lingüistas Mary Haas y Morris Swadesh, y antropólogos como Fred Eggan y Hortense Powdermaker.

Con su formación lingüística, Sapir se convirtió en el único estudiante de Boas que desarrolló de manera más completa la relación entre la lingüística y la antropología. Sapir estudió las formas en que el idioma y la cultura se influyen mutuamente, y se interesó en la relación entre las diferencias lingüísticas y las diferencias en las visiones culturales del mundo. Esta parte de su pensamiento fue desarrollada por su alumno Benjamin Lee Whorf en el principio de la relatividad lingüística o el "Sapir-Whorf" hipótesis. En antropología, Sapir es conocido como uno de los primeros defensores de la importancia de la psicología para la antropología, y sostiene que estudiar la naturaleza de las relaciones entre diferentes personalidades individuales es importante para las formas en que se desarrollan la cultura y la sociedad.

Entre sus principales contribuciones a la lingüística se encuentra su clasificación de las lenguas indígenas de las Américas, sobre la cual elaboró la mayor parte de su vida profesional. Desempeñó un papel importante en el desarrollo del concepto moderno de fonema, lo que avanzó enormemente en la comprensión de la fonología.

Antes de Sapir, generalmente se consideraba imposible aplicar los métodos de la lingüística histórica a las lenguas de los pueblos indígenas porque se creía que eran más primitivas que las lenguas indoeuropeas. Sapir fue el primero en demostrar que los métodos de la lingüística comparada eran igualmente válidos cuando se aplicaban a las lenguas indígenas. En la edición de 1929 de Encyclopædia Britannica, publicó lo que entonces era la clasificación más autorizada de las lenguas nativas americanas y la primera basada en evidencia de la lingüística comparada moderna. Fue el primero en producir evidencia para la clasificación de las lenguas álgica, uto-azteca y na-dene. Propuso algunas familias lingüísticas que no se considera que hayan sido adecuadamente demostradas, pero que continúan generando investigación, como Hokan y Penutian.

Se especializó en el estudio de las lenguas atabascanas, las lenguas chinookan y las lenguas uto-aztecas, produciendo importantes descripciones gramaticales de Takelma, Wishram, Paiute del Sur. Más adelante en su carrera, también trabajó con yiddish, hebreo y chino, así como con idiomas germánicos, y también se dedicó al desarrollo de un idioma auxiliar internacional.

Vida

Infancia y juventud

Sapir nació en una familia de judíos lituanos en Lauenburg (ahora Lębork) en la provincia de Pomerania, donde su padre, Jacob David Sapir, trabajaba como cantor. La familia no era ortodoxa y su padre mantuvo sus vínculos con el judaísmo a través de su música. La familia Sapir no permaneció mucho tiempo en Pomerania y nunca aceptó el alemán como nacionalidad. El primer idioma de Edward Sapir fue el yiddish y luego el inglés. En 1888, cuando tenía cuatro años, la familia se mudó a Liverpool, Inglaterra, y en 1890 a Estados Unidos, a Richmond, Virginia. Aquí Edward Sapir perdió a su hermano menor Max a causa de la fiebre tifoidea. Su padre tuvo dificultades para mantener un trabajo en una sinagoga y finalmente se instaló en Nueva York en el Lower East Side, donde la familia vivía en la pobreza. Como Jacob Sapir no podía mantener a su familia, la madre de Sapir, Eva Seagal Sapir, abrió una tienda para abastecer las necesidades básicas. Se divorciaron formalmente en 1910. Después de establecerse en Nueva York, Edward Sapir fue criado principalmente por su madre, quien enfatizó la importancia de la educación para la movilidad social ascendente y alejó a la familia cada vez más del judaísmo. Aunque Eva Sapir fue una influencia importante, Sapir recibió su deseo de conocimiento e interés por la erudición, la estética y la música de su padre. A los 14 años, Sapir ganó una beca Pulitzer para la prestigiosa escuela secundaria Horace Mann, pero decidió no asistir a la escuela que le pareció demasiado elegante, sino que fue a la escuela secundaria DeWitt Clinton y ahorró el dinero de la beca para su educación universitaria. A través de la beca, Sapir complementó los escasos ingresos de su madre.

Educación en Columbia

Sapir ingresó a Columbia en 1901, todavía pagando con la beca Pulitzer. Columbia en ese momento era una de las pocas universidades privadas de élite que no limitaba la admisión de solicitantes judíos con cuotas implícitas de alrededor del 12%. Aproximadamente el 40% de los estudiantes que ingresaban a Columbia eran judíos. Sapir obtuvo un B.A. (1904) y una maestría (1905) en filología germánica de Columbia, antes de embarcarse en su Ph.D. en Antropología que completó en 1909.

Universidad

Biblioteca de la Universidad de Columbia en 1903

Sapir enfatizó el estudio de idiomas en sus años universitarios en Columbia, estudiando latín, griego y francés durante ocho semestres. Desde su segundo año, además, comenzó a centrarse en las lenguas germánicas, completando cursos de gótico, alto alemán antiguo, sajón antiguo, islandés, holandés, sueco y danés. A través del profesor de germánica William Carpenter, Sapir conoció métodos de lingüística comparada que se estaban desarrollando en un marco más científico que el enfoque filológico tradicional. También tomó cursos de sánscrito y complementó sus estudios de idiomas estudiando música en el departamento del famoso compositor Edward MacDowell (aunque no se sabe si Sapir alguna vez estudió con el propio MacDowell). En su último año en la universidad, Sapir se matriculó en el curso "Introducción a la Antropología", con el profesor Livingston Farrand, quien impartió las Boas "cuatro campos" acercamiento a la antropología. También se inscribió en un seminario de antropología avanzada impartido por Franz Boas, un curso que cambiaría por completo el rumbo de su carrera.

Influencia de las Boas

Franz Boas

Aunque todavía estaba en la universidad, a Sapir se le permitió participar en el seminario de posgrado de Boas sobre idiomas estadounidenses, que incluía traducciones de mitos de los nativos americanos y los inuit recopilados por Boas. De esta manera, Sapir conoció las lenguas indígenas americanas mientras seguía trabajando en su maestría en lingüística germánica. Robert Lowie dijo más tarde que la fascinación de Sapir por las lenguas indígenas surgió del seminario con Boas en el que Boas usó ejemplos de las lenguas nativas americanas para refutar todas las suposiciones de sentido común de Sapir sobre la naturaleza básica del lenguaje. La tesis de maestría de 1905 de Sapir fue un análisis del Tratado sobre el origen del lenguaje de Johann Gottfried Herder, e incluyó ejemplos de lenguas inuit y nativas americanas, en absoluto familiar para un germanista. La tesis criticó a Herder por mantener una cronología bíblica, demasiado superficial para permitir la diversificación observable de idiomas, pero también argumentó con Herder que todos los idiomas del mundo tienen el mismo potencial estético y complejidad gramatical. Terminó el documento pidiendo un "estudio muy extenso de todos los diversos stocks de idiomas existentes, para determinar las propiedades más fundamentales del lenguaje" – casi una declaración de programa para el estudio moderno de la tipología lingüística, y un enfoque muy boasiano.

En 1906 terminó sus estudios, habiendo centrado el último año en cursos de antropología y tomando seminarios como Cultura Primitiva con Farrand, Etnología con Boas, Arqueología y cursos de lengua y cultura china con Berthold Laufer. También mantuvo sus estudios indoeuropeos con cursos de celta, sajón antiguo, sueco y sánscrito. Habiendo terminado su trabajo de curso, Sapir pasó a su trabajo de campo de doctorado, pasando varios años en citas a corto plazo mientras trabajaba en su tesis.

Trabajo de campo inicial

Tony Tillohash con familia. Tillohash fue colaborador de Sapir en la famosa descripción del idioma Paiute del Sur

El primer trabajo de campo de Sapir fue en el idioma Wishram Chinook en el verano de 1905, financiado por la Oficina de Etnología Estadounidense. Esta primera experiencia con los idiomas nativos americanos en el campo fue supervisada de cerca por Boas, quien estaba particularmente interesado en que Sapir recopilara información etnológica para la Oficina. Sapir reunió un volumen de textos de Wishram, publicado en 1909, y logró lograr una comprensión mucho más sofisticada del sistema de sonido Chinook que Boas. En el verano de 1906 trabajó en Takelma y Chasta Costa. El trabajo de Sapir sobre Takelma se convirtió en su disertación doctoral, que defendió en 1908. La disertación presagiaba varias tendencias importantes en el trabajo de Sapir, particularmente la cuidadosa atención a la intuición de los hablantes nativos con respecto a los patrones de sonido que luego se convertirían en la base para la formulación del fonema de Sapir.

En 1907–1908, a Sapir se le ofreció un puesto en la Universidad de California en Berkeley, donde Boas' El primer estudiante Alfred Kroeber fue el director de un proyecto bajo la encuesta del estado de California para documentar las lenguas indígenas de California. Kroeber sugirió que Sapir estudiara el casi extinto idioma Yana, y Sapir se puso a trabajar. Sapir trabajó primero con Betty Brown, una de las pocas hablantes restantes del idioma. Más tarde comenzó a trabajar con Sam Batwi, quien hablaba otro dialecto de Yana, pero cuyo conocimiento de la mitología Yana era una importante fuente de conocimiento. Sapir describió la forma en que la lengua yana distingue gramatical y léxicamente entre el habla de hombres y mujeres.

La colaboración entre Kroeber y Sapir se vio dificultada por el hecho de que Sapir siguió en gran medida su propio interés en la descripción lingüística detallada, ignorando las presiones administrativas a las que estaba sujeto Kroeber, entre ellas la necesidad de una finalización rápida y un enfoque en el problemas de clasificación más amplios. Al final, Sapir no terminó el trabajo durante el año asignado y Kroeber no pudo ofrecerle una cita más larga.

Decepcionado por no poder quedarse en Berkeley, Sapir dedicó sus mejores esfuerzos a otro trabajo y no se dedicó a preparar ninguno de los materiales de Yana para su publicación hasta 1910, para profunda decepción de Kroeber.

Sapir terminó saliendo temprano de California para obtener una beca en la Universidad de Pensilvania, donde enseñó etnología y lingüística estadounidense. En Pensilvania, trabajó en estrecha colaboración con otro estudiante de Boas, Frank Speck, y los dos emprendieron el trabajo en Catawba en el verano de 1909. También en el verano de 1909, Sapir fue a Utah con su estudiante J. Alden Mason. Con la intención original de trabajar en Hopi, estudió el idioma paiute del sur; decidió trabajar con Tony Tillohash, quien resultó ser el informante perfecto. La fuerte intuición de Tillohash sobre los patrones de sonido de su lenguaje llevó a Sapir a proponer que el fonema no es solo una abstracción existente en el nivel estructural del lenguaje, sino que de hecho tiene una realidad psicológica para los hablantes.

Tillohash se convirtió en un buen amigo de Sapir y lo visitó en su casa en Nueva York y Filadelfia. Sapir trabajó con su padre para transcribir una serie de canciones de Southern Paiute que Tillohash conocía. Esta fructífera colaboración sentó las bases para la descripción clásica de la lengua paiute del sur publicada en 1930 y permitió a Sapir producir evidencia concluyente que vincula las lenguas shoshonean con las lenguas nahuan, estableciendo la familia lingüística uto-azteca. La descripción de Sapir de Southern Paiute es conocida por la lingüística como "un modelo de excelencia analítica".

En Pensilvania, se instó a Sapir a trabajar a un ritmo más rápido de lo que se sentía cómodo. Su "Gramática del sur de Paiute" se suponía que iba a ser publicado en Boas' Handbook of American Indian Languages, y Boas lo instó a completar una versión preliminar mientras los fondos para la publicación permanecieran disponibles, pero Sapir no quiso comprometer la calidad y, al final, el Handbook tuvo que ir a imprenta sin el artículo de Sapir. Boas siguió trabajando para asegurar un puesto estable para su alumno y, por recomendación suya, Sapir terminó siendo contratado por el Servicio Geológico Canadiense, que quería que liderara la institucionalización de la antropología en Canadá. Sapir, que para entonces había perdido la esperanza de trabajar en una de las pocas universidades de investigación estadounidenses, aceptó el nombramiento y se mudó a Ottawa.

En Ottawa

En los años 1910–25, Sapir estableció y dirigió la División Antropológica del Servicio Geológico de Canadá en Ottawa. Cuando fue contratado, era uno de los primeros antropólogos de tiempo completo en Canadá. Llevó a sus padres con él a Ottawa y también estableció rápidamente su propia familia, casándose con Florence Delson, quien también tenía raíces judías lituanas. Ni los Sapir ni los Delson estaban a favor del partido. Los Delson, que procedían del prestigioso centro judío de Vilna, consideraban a los Sapir advenedizos rurales y estaban menos que impresionados con la carrera de Sapir en un campo académico impronunciable. Edward y Florence tuvieron tres hijos juntos: Herbert Michael, Helen Ruth y Philip.

Servicio Geológico de Canadá

Como director de la división Antropológica del Servicio Geológico de Canadá, Sapir se embarcó en un proyecto para documentar las culturas y lenguas indígenas de Canadá. Su primer trabajo de campo lo llevó a la isla de Vancouver para trabajar en el idioma Nutka. Además de Sapir, la división tenía otros dos miembros del personal, Marius Barbeau y Harlan I. Smith. Sapir insistió en que la disciplina de la lingüística era de importancia integral para la descripción etnográfica, argumentando que así como nadie soñaría con discutir la historia de la Iglesia Católica sin saber latín o estudiar canciones populares alemanas sin saber alemán, tenía poco sentido abordar el estudio. del folklore indígena sin conocimiento de las lenguas indígenas. En este punto, los únicos idiomas de la primera nación canadiense que eran bien conocidos eran el kwakiutl, descrito por boas, tshimshian y haida. Sapir usó explícitamente el estándar de documentación de las lenguas europeas para argumentar que la acumulación de conocimiento de las lenguas indígenas era de suma importancia. Al presentar los altos estándares de la antropología boasiana, Sapir incitó el antagonismo de aquellos etnólogos aficionados que sentían que habían contribuido con un trabajo importante. Insatisfecho con los esfuerzos de los antropólogos aficionados y gubernamentales, Sapir trabajó para introducir un programa académico de antropología en una de las principales universidades, con el fin de profesionalizar la disciplina.

Sapir contó con la ayuda de sus compañeros boasianos: Frank Speck, Paul Radin y Alexander Goldenweiser, quienes con Barbeau trabajaron con los pueblos de los bosques orientales: los ojibwa, los iroqueses, los hurones y los wyandot. Sapir inició el trabajo sobre las lenguas atabascanas del valle de Mackenzie y el Yukón, pero resultó demasiado difícil encontrar la ayuda adecuada y se concentró principalmente en Nutka y las lenguas de la costa noroeste.

Durante su estadía en Canadá, junto con Speck, Sapir también actuó como defensor de los derechos indígenas, defendiendo públicamente la introducción de una mejor atención médica para las comunidades indígenas y ayudando a Six Nation Iroquois a intentar recuperar once cinturones de wampum que habían habían sido robados de la reserva y estaban en exhibición en el museo de la Universidad de Pensilvania. (Los cinturones finalmente fueron devueltos a los iroqueses en 1988). También abogó por la revocación de una ley canadiense que prohibía la ceremonia Potlatch de las tribus de la costa oeste.

Trabajar con Ishi

Alfred Kroeber e Ishi

En 1915, Sapir regresó a California, donde su experiencia en el idioma yana hizo que lo necesitaran con urgencia. Kroeber había entrado en contacto con Ishi, el último hablante nativo del idioma yahi, estrechamente relacionado con Yana, y necesitaba a alguien que documentara el idioma con urgencia. Ishi, que había crecido sin contacto con los blancos, era monolingüe en yahi y era el último superviviente de su pueblo. Había sido adoptado por los Kroebers, pero se enfermó de tuberculosis y no se esperaba que viviera mucho tiempo. Sam Batwi, el hablante de Yana que había trabajado con Sapir, no podía entender la variedad Yahi, y Krober estaba convencido de que solo Sapir podría comunicarse con Ishi. Sapir viajó a San Francisco y trabajó con Ishi durante el verano de 1915, teniendo que inventar nuevos métodos para trabajar con un hablante monolingüe. La información de Ishi fue invaluable para comprender la relación entre los diferentes dialectos de Yana. Ishi murió a causa de su enfermedad a principios de 1916, y Kroeber culpó en parte a la naturaleza exigente de trabajar con Sapir por su incapacidad para recuperarse. Sapir describió el trabajo: 'Creo que puedo decir con seguridad que mi trabajo con Ishi es, con mucho, el que más tiempo y el más estresante que he realizado. Solo el imperturbable buen humor de Ishi hizo posible el trabajo, aunque a veces también aumentó mi exasperación.

Adelante

Margaret Mead décadas después de su aventura con Sapir

La Primera Guerra Mundial pasó factura al Servicio Geológico Canadiense, recortó los fondos para la antropología y hizo que el clima académico fuera menos agradable. Sapir continuó trabajando en Athabascan, trabajando con dos hablantes de los idiomas de Alaska Kutchin e Ingalik. Sapir ahora estaba más preocupado por probar hipótesis sobre las relaciones históricas entre las lenguas na-dene que por documentar las lenguas en peligro de extinción, convirtiéndose de hecho en un teórico. También estaba empezando a sentirse aislado de sus colegas estadounidenses. A partir de 1912, la salud de Florencia se deterioró debido a un absceso pulmonar y la depresión resultante. La casa Sapir estaba dirigida en gran parte por Eva Sapir, quien no se llevaba bien con Florence, y esto aumentó la tensión tanto para Florence como para Edward. Los padres de Sapir ya se habían divorciado y su padre parecía sufrir una psicosis, lo que le obligó a dejar Canadá para ir a Filadelfia, donde Edward continuó apoyándolo económicamente. Florence estuvo hospitalizada durante largos períodos tanto por sus depresiones como por el absceso pulmonar, y murió en 1924 debido a una infección después de la cirugía, lo que proporcionó el incentivo final para que Sapir abandonara Canadá. Cuando la Universidad de Chicago le ofreció un puesto, aceptó felizmente.

Durante su período en Canadá, Sapir se convirtió en la figura líder de la lingüística en América del Norte. Entre sus publicaciones importantes de este período se encuentran su libro sobre Perspectiva temporal en la cultura aborigen americana (1916), en el que presentó un enfoque para utilizar la lingüística histórica para estudiar la prehistoria de las culturas nativas americanas. Particularmente importante para establecerlo en el campo fue su libro seminal Language: An Introduction to the Study of Speech (1921), que fue una introducción para un laico a la disciplina de la lingüística tal como la concibió Sapir.. También participó en la formulación de un informe a la Asociación Americana de Antropología sobre la estandarización de los principios ortográficos para la escritura de las lenguas indígenas.

Mientras estuvo en Ottawa, también recopiló y publicó Canciones folclóricas francocanadienses y escribió un volumen de su propia poesía. Su interés por la poesía lo llevó a entablar una estrecha amistad con otra antropóloga y poeta boasiana, Ruth Benedict. Sapir inicialmente le escribió a Benedict para felicitarla por su disertación sobre 'El espíritu guardián', pero pronto se dio cuenta de que Benedict había publicado poesía con seudónimo. En su correspondencia, los dos criticaron el trabajo del otro, ambos se enviaron a los mismos editores y ambos fueron rechazados. Ambos también estaban interesados en la psicología y la relación entre personalidades individuales y patrones culturales, y en sus correspondencias frecuentemente se psicoanalizaban mutuamente. Sin embargo, Sapir a menudo mostró poca comprensión por los pensamientos y sentimientos privados de Benedict, y particularmente su ideología de género conservadora chocaba con las luchas de Benedict como académica profesional femenina. Aunque fueron amigos muy cercanos por un tiempo, en última instancia, fueron las diferencias en la cosmovisión y la personalidad las que llevaron a que su amistad se deshilachara.

Antes de partir de Canadá, Sapir tuvo una breve aventura con Margaret Mead, la protegida de Benedict en Columbia. Pero las ideas conservadoras de Sapir sobre el matrimonio y el papel de la mujer eran un anatema para Mead, como lo habían sido para Benedict, y cuando Mead se fue para hacer trabajo de campo en Samoa, los dos se separaron permanentemente. Mead recibió la noticia del nuevo matrimonio de Sapir cuando aún estaba en Samoa y quemó su correspondencia allí en la playa.

Años de Chicago

Establecerse en Chicago revitalizó a Sapir intelectual y personalmente. Socializó con intelectuales, dio conferencias, participó en clubes de poesía y música. Su primer estudiante de posgrado en Chicago fue Li Fang-Kuei. La familia Sapir siguió siendo administrada en gran parte por la abuela Eva, hasta que Sapir se volvió a casar en 1926. La segunda esposa de Sapir, Jean Victoria McClenaghan, tenía dieciséis años menos que él. Conoció a Sapir cuando era estudiante en Ottawa, pero desde entonces también empezó a trabajar en el departamento de Investigación Juvenil de la Universidad de Chicago. Su hijo Paul Edward Sapir nació en 1928. Su otro hijo, J. David Sapir, se convirtió en lingüista y antropólogo especializado en lenguas de África occidental, especialmente en lenguas jola. Sapir también ejerció influencia a través de su membresía en la Escuela de Sociología de Chicago y su amistad con el psicólogo Harry Stack Sullivan.

En Yale

Desde 1931 hasta su muerte en 1939, Sapir enseñó en la Universidad de Yale, donde se convirtió en director del Departamento de Antropología. Fue invitado a Yale para fundar un programa interdisciplinario que combinara antropología, lingüística y psicología, con el objetivo de estudiar "el impacto de la cultura en la personalidad". Si bien a Sapir se le asignó explícitamente la tarea de fundar un departamento de antropología distinto, esto no fue bien recibido por el departamento de sociología que trabajó en la "Sociología evolutiva" de William Graham Sumner, que era un anatema para Sapir. 39; s enfoque de Boasian, ni por los dos antropólogos del Instituto de Relaciones Humanas Clark Wissler y G. P. Murdock. Sapir nunca prosperó en Yale, donde, como uno de los cuatro miembros judíos de la facultad de 569, se le negó la membresía al club de la facultad donde los profesores senior discutían asuntos académicos.

En Yale, los estudiantes de posgrado de Sapir incluyeron a Morris Swadesh, Benjamin Lee Whorf, Mary Haas, Charles Hockett y Harry Hoijer, a varios de los cuales trajo con él desde Chicago. Sapir llegó a considerar a un joven semita llamado Zellig Harris como su heredero intelectual, aunque Harris nunca fue un estudiante formal de Sapir. (Durante un tiempo salió con la hija de Sapir). En 1936, Sapir se enfrentó al Instituto de Relaciones Humanas por la propuesta de investigación de la antropóloga Hortense Powdermaker, quien proponía un estudio de la comunidad negra de Indianola, Mississippi. Sapir argumentó que su investigación debería ser financiada en lugar del trabajo más sociológico de John Dollard. Sapir finalmente perdió la discusión y Powdermaker tuvo que dejar Yale.

En el verano de 1937, mientras enseñaba en el Instituto Lingüístico de la Sociedad Lingüística de América en Ann Arbor, Sapir comenzó a tener problemas con una afección cardíaca que inicialmente le habían diagnosticado un par de años antes. En 1938 tuvo que tomarse una licencia de Yale, durante la cual Benjamin Lee Whorf impartió sus cursos y G. P. Murdock asesoró a algunos de sus alumnos. Después de la muerte de Sapir en 1939, G. P. Murdock se convirtió en presidente del departamento de antropología. Murdock, que despreciaba el paradigma boasiano de la antropología cultural, desmanteló la mayoría de los esfuerzos de Sapir por integrar la antropología, la psicología y la lingüística.

Pensamiento antropológico

El pensamiento antropológico de Sapir ha sido descrito como aislado dentro del campo de la antropología en sus propios días. En lugar de buscar las formas en que la cultura influye en el comportamiento humano, Sapir estaba interesado en comprender cómo los patrones culturales en sí mismos fueron moldeados por la composición de las personalidades individuales que conforman una sociedad. Esto hizo que Sapir se interesara por la psicología individual y su visión de la cultura fuera más psicológica que la de muchos de sus contemporáneos. Se ha sugerido que existe una estrecha relación entre los intereses literarios de Sapir y su pensamiento antropológico. Su teoría literaria vio las sensibilidades estéticas individuales y la creatividad para interactuar con las tradiciones culturales aprendidas para producir formas poéticas únicas y nuevas, haciéndose eco de la forma en que él también vio a los individuos y los patrones culturales para influirse dialécticamente entre sí.

Amplitud de idiomas estudiados

El enfoque especial de Sapir entre los idiomas americanos estaba en los idiomas Athabaskan, una familia que lo fascinaba especialmente. En una carta privada, escribió: "El dene es probablemente el idioma más hijo de puta de Estados Unidos que en realidad conoce... el más fascinante de todos los idiomas jamás inventados".; Sapir también estudió los idiomas y las culturas de Wishram Chinook, Navajo, Nootka, Colorado River Numic, Takelma y Yana. Su investigación sobre Southern Paiute, en colaboración con el consultor Tony Tillohash, condujo a un artículo de 1933 que se volvería influyente en la caracterización del fonema.

Aunque se destacó por su trabajo sobre lingüística estadounidense, Sapir escribió prolíficamente sobre lingüística en general. Su libro Language ofrece de todo, desde una clasificación gramatical-tipológica de las lenguas (con ejemplos que van desde el chino hasta el nootka) hasta especulaciones sobre el fenómeno de la deriva lingüística y la arbitrariedad de las asociaciones entre lengua, raza y cultura.. Sapir fue también un pionero en los estudios de yiddish (su primera lengua) en los Estados Unidos (cf. Notas sobre fonología judeo-alemana, 1915).

Sapir participó activamente en el movimiento internacional de idiomas auxiliares. En su artículo "La función de un idioma auxiliar internacional", defendió los beneficios de una gramática regular y abogó por un enfoque crítico en los fundamentos del lenguaje, imparcial por las idiosincrasias de los idiomas nacionales, en la elección de una lengua auxiliar internacional.

Fue el primer director de investigación de la Asociación Internacional de Idiomas Auxiliares (IALA), que presentó la conferencia Interlingua en 1951. Dirigió la Asociación de 1930 a 1931, y fue miembro de su Consejo Consultivo para la Investigación Lingüística de 1927 a 1938. Sapir consultó con Alice Vanderbilt Morris para desarrollar el programa de investigación de IALA.

Publicaciones seleccionadas

Libros

Ensayos y artículos

Biografías

Correspondencia