Ebullición

La ebullición es la rápida vaporización de un líquido, que ocurre cuando un líquido se calienta hasta su punto de ebullición, la temperatura a la cual la presión de vapor del líquido es igual a la presión ejercida sobre el líquido por la atmósfera circundante. Hay dos tipos principales de ebullición: ebullición nucleada donde se forman pequeñas burbujas de vapor en puntos discretos, y ebullición de flujo de calor crítico donde la superficie de ebullición se calienta por encima de cierta temperatura crítica y se forma una película de vapor en la superficie. La ebullición de transición es una forma intermedia e inestable de ebullición con elementos de ambos tipos. El punto de ebullición del agua es de 100 °C o 212 °F, pero es más bajo con la disminución de la presión atmosférica que se encuentra en altitudes más altas.

El agua hirviendo se usa como método para hacerla potable al matar microbios y virus que puedan estar presentes. La sensibilidad de los diferentes microorganismos al calor varía, pero si el agua se mantiene a 100 °C (212 °F) durante un minuto, la mayoría de los microorganismos y virus se inactivan. Diez minutos a una temperatura de 70 °C (158 °F) también es suficiente para la mayoría de las bacterias.

El agua hirviendo también se usa en varios métodos de cocción, como hervir, cocinar al vapor y escalfar.

It is a long established fact that a reader will be distracted by the readable content of a page when looking at its layout. The point of using Lorem Ipsum is that it has a more-or-less normal distribution of letters, as opposed to using 'Content here, content here', making it look like readable English.

You must log in to access this content
Iniciar con Google
Iniciar con Facebook
x