Dios en el jainismo

En el jainismo, se dice que la piedad es la cualidad inherente de cada alma. Esta cualidad, sin embargo, es subyugada por la asociación del alma con la materia kármica. Todas las almas que han alcanzado el estado natural de felicidad infinita, conocimiento infinito (kevala jnana), poder infinito y percepción infinita son consideradas Dios en el jainismo. El jainismo rechaza la idea de una deidad creadora responsable de la manifestación, creación o mantenimiento de este universo, sino que tiene almas llamadas devas y devis que han alcanzado el cielo por sus méritos y obras, que influyen en el universo por un tiempo fijo hasta que ellos mismos obtienen reencarnado para lograr y continuar el ciclo de la iluminación. Según la doctrina jainista, el universo y sus componentes (alma, materia, espacio, tiempo y principios de movimiento) siempre han existido. Todos los constituyentes y acciones se rigen por leyes naturales universales y el alma perfecta, una entidad inmaterial no puede crear o afectar una entidad material como el universo.

Desde la perspectiva esencial, el alma de cada organismo viviente es perfecta en todos los sentidos, es independiente de cualquier acción del organismo y se considera Dios o tiene piedad. Pero el epíteto de Dios se da al alma en quien sus propiedades se manifiestan de acuerdo con su naturaleza inherente. Hay infinitas almas contables en el universo.

Según Ratnakaranda śrāvakācāra (un importante texto jainista):आप्तेनो च्छिनदोषेण सर्वज्ञेनागमेशिना।भवितव्यं नियोगेन नान्यथा ह्याप्तता भवेत्।।५।En la naturaleza de las cosas, el Dios verdadero debe estar libre de las faltas y debilidades de la naturaleza inferior; [debería ser] el conocedor de todas las cosas y el revelador del dharma; de ninguna otra manera puede constituirse la divinidad.क्षुत्पिपासाजराजरातक्ड जन्मान्तकभयस्मयाः।न रागद्वेषमोहाश्च यस्याप्तः स प्रकीर्त्यतइ ଥ॥Aquel que está libre de hambre, sed, senilidad, enfermedad, nacimiento, muerte, miedo, orgullo, apego, aversión, enamoramiento, preocupación, vanidad, odio, inquietud, sudor, sueño y sorpresa, es llamado Dios.

It is a long established fact that a reader will be distracted by the readable content of a page when looking at its layout. The point of using Lorem Ipsum is that it has a more-or-less normal distribution of letters, as opposed to using 'Content here, content here', making it look like readable English.

You must log in to access this content
Iniciar con Google
Iniciar con Facebook
x