Crisis de los misiles cubanos

AjustarCompartirImprimirCitar
1962 confrontación entre Estados Unidos y la Unión Soviética sobre misiles balísticos en Cuba
Noticias universales sobre la crisis de misiles cubanos

La Crisis de los Misiles Cubanos, también conocida como la Crisis de Octubre (de 1962) (Español: Crisis de Octubre) en Cuba, la crisis del Caribe (en ruso: Карибский кризис, tr. Karibsky krizis, IPA: [kɐˈrʲipskʲɪj ˈkrʲizʲɪs]) en Rusia, o el Missile Scare, fue un enfrentamiento de 35 días (16 de octubre - 20 de noviembre de 1962) entre los Estados Unidos y la Unión Soviética, que se convirtió en una crisis internacional cuando los despliegues estadounidenses de misiles en Italia y Turquía fueron igualados por despliegues soviéticos de misiles balísticos similares en Cuba.. A pesar del corto período de tiempo, la crisis de los misiles en Cuba sigue siendo un momento decisivo en la seguridad nacional y la preparación para la guerra nuclear. La confrontación a menudo se considera lo más cerca que estuvo la Guerra Fría de convertirse en una guerra nuclear a gran escala.

En respuesta a la presencia de misiles balísticos estadounidenses Júpiter en Italia y Turquía, la fallida invasión de Bahía de Cochinos de 1961 y los temores soviéticos de una deriva cubana hacia China, el primer secretario soviético Nikita Khrushchev accedió a la solicitud de Cuba. colocar misiles nucleares en la isla para disuadir una futura invasión. Se llegó a un acuerdo durante una reunión secreta entre Jruschov y el primer ministro cubano Fidel Castro en julio de 1962, y la construcción de varias instalaciones de lanzamiento de misiles comenzó más tarde ese verano.

Mientras tanto, la campaña para las elecciones estadounidenses de 1962 estaba en marcha y la Casa Blanca negó durante meses las acusaciones de que estaba ignorando los peligrosos misiles soviéticos a 140 km de Florida. Los preparativos del misil se confirmaron cuando un avión espía U-2 de la Fuerza Aérea de EE. UU. produjo pruebas fotográficas claras de R-12 de alcance medio (nombre en clave de la OTAN SS-4) y R-14 de alcance intermedio (nombre en clave de la OTAN SS-5). instalaciones de misiles.

Cuando se le informó esto al presidente John F. Kennedy, él convocó una reunión de los nueve miembros del Consejo de Seguridad Nacional y otros cinco asesores clave, en un grupo que se conoció como el Comité Ejecutivo del Consejo de Seguridad Nacional (EXCOM.). Durante esta reunión, originalmente se aconsejó al presidente Kennedy llevar a cabo un ataque aéreo en suelo cubano para comprometer los suministros de misiles soviéticos, seguido de una invasión del continente cubano. Después de una cuidadosa consideración, el presidente Kennedy eligió un curso de acción menos agresivo para evitar una declaración de guerra. Después de consultar con EXCOMM, Kennedy ordenó una 'cuarentena' naval. el 22 de octubre para evitar que más misiles lleguen a Cuba. Al utilizar el término "cuarentena", en lugar de "bloqueo" (un acto de guerra por definición legal), Estados Unidos pudo evitar las implicaciones de un estado de guerra. Estados Unidos anunció que no permitiría el envío de armas ofensivas a Cuba y exigió que las armas que ya estaban en Cuba fueran desmanteladas y devueltas a la Unión Soviética.

Después de varios días de tensas negociaciones, se llegó a un acuerdo entre Kennedy y Jruschov: públicamente, los soviéticos desmantelarían sus armas ofensivas en Cuba y las devolverían a la Unión Soviética, sujetas a la verificación de las Naciones Unidas, a cambio de un público estadounidense. declaración y acuerdo para no volver a invadir Cuba. En secreto, Estados Unidos acordó con los soviéticos que desmantelaría todos los MRBM de Júpiter que se habían desplegado en Turquía contra la Unión Soviética. Ha habido un debate sobre si Italia también se incluyó o no en el acuerdo. Mientras los soviéticos desmantelaban sus misiles, algunos bombarderos soviéticos permanecían en Cuba y Estados Unidos mantuvo la cuarentena naval hasta el 20 de noviembre de 1962.

Cuando todos los misiles ofensivos y los bombarderos ligeros Ilyushin Il-28 fueron retirados de Cuba, el bloqueo terminó formalmente el 20 de noviembre. Las negociaciones entre los Estados Unidos y la Unión Soviética señalaron la necesidad de una solución rápida, clara y y línea de comunicación directa entre las dos superpotencias. Como resultado, se estableció la línea directa Moscú-Washington. Posteriormente, una serie de acuerdos redujeron las tensiones entre Estados Unidos y la Unión Soviética durante varios años, hasta que ambas partes finalmente reanudaron la expansión de sus arsenales nucleares.

Antecedentes

Relaciones Cuba-Soviética

A fines de 1961, Fidel Castro solicitó más misiles antiaéreos SA-2 a la Unión Soviética. La dirección soviética no actuó sobre la solicitud. En el intervalo, Fidel Castro comenzó a criticar a los soviéticos por su falta de 'valentía revolucionaria' y comenzó a hablar con China sobre acuerdos de asistencia económica. En marzo de 1962 Fidel Castro ordenó la expulsión de Aníbal Escalante y sus camaradas pro-Moscú de las Organizaciones Revolucionarias Integradas de Cuba. Este asunto alarmó a los líderes soviéticos, así como los temores de una posible invasión estadounidense. En esta crisis de relaciones internacionales, la Unión Soviética envió más misiles antiaéreos SA-2 en abril, así como un regimiento de tropas regulares soviéticas.

Timothy Naftali ha afirmado que el despido de Escalante fue un factor que motivó la decisión soviética de colocar misiles nucleares en Cuba en 1962. Según Naftali, los planificadores de la política exterior soviética estaban preocupados porque la ruptura de Castro con Escalante presagiaba una deriva cubana hacia China y buscó solidificar la relación soviético-cubana a través del programa de bases de misiles.

Relaciones Cuba-Estados Unidos

Imagen de los planes para la invasión de la bahía de cerdos

Con el final de la Segunda Guerra Mundial y el comienzo de la Guerra Fría, los Estados Unidos comenzaron a preocuparse por la expansión del comunismo. Estados Unidos consideraba inaceptable que un país latinoamericano se aliara abiertamente con la Unión Soviética. Por ejemplo, desafiaría la Doctrina Monroe, una política estadounidense que limita la participación estadounidense en las colonias europeas y los asuntos europeos, pero que sostiene que el hemisferio occidental está en la esfera de influencia estadounidense.

La administración Kennedy se había avergonzado públicamente por la fallida invasión de Bahía de Cochinos en abril de 1961, que había sido lanzada bajo la presidencia de John F. Kennedy por fuerzas de exiliados cubanos entrenados por la CIA. Posteriormente, el ex presidente Dwight D. Eisenhower le dijo a Kennedy que "el fracaso de Bahía de Cochinos animará a los soviéticos a hacer algo que de otro modo no harían". La invasión poco entusiasta dejó al primer secretario soviético Nikita Khrushchev y a sus asesores con la impresión de que Kennedy estaba indeciso y, como escribió un asesor soviético, "demasiado joven, intelectual, no preparado para tomar decisiones en situaciones de crisis... demasiado inteligente y demasiado débil". Las operaciones encubiertas de Estados Unidos contra Cuba continuaron en 1961 con la fallida Operación Mangosta.

En enero de 1962, el general de la Fuerza Aérea de EE. UU. Edward Lansdale describió los planes para derrocar al gobierno cubano en un informe de alto secreto (parcialmente desclasificado en 1989), dirigido a Kennedy y a los funcionarios involucrados en la Operación Mangosta. Agentes de la CIA o "pioneros" de la División de Actividades Especiales serían infiltrados en Cuba para realizar actos de sabotaje y organización, incluidas transmisiones radiales. En febrero de 1962, EE. UU. impuso un embargo contra Cuba y Lansdale presentó un cronograma ultrasecreto de 26 páginas para implementar el derrocamiento del gobierno cubano, ordenando que las operaciones guerrilleras comenzaran en agosto y septiembre. "Revuelta abierta y derrocamiento del régimen comunista" ocurriría en las dos primeras semanas de octubre.

Relaciones soviético-estadounidenses

Cuando Kennedy se postuló para presidente en 1960, uno de sus temas electorales clave fue una supuesta "brecha de misiles" con los soviéticos. En realidad, los EE. UU. en ese momento superaban a los soviéticos por un amplio margen, que solo aumentaría con el tiempo. En 1961, los soviéticos tenían solo cuatro misiles balísticos intercontinentales (ICBM) R-7 Semyorka. Para octubre de 1962, es posible que hayan tenido docenas, con algunas estimaciones de inteligencia de hasta 75.

Estados Unidos, por otro lado, tenía 170 misiles balísticos intercontinentales y rápidamente estaba construyendo más. También tenía ocho submarinos de misiles balísticos de clase George Washington y Ethan Allen, con capacidad para lanzar 16 misiles Polaris, cada uno con un alcance de 2500 millas náuticas (4600 km). Jruschov aumentó la percepción de una brecha de misiles cuando se jactó en voz alta ante el mundo de que los soviéticos estaban construyendo misiles 'como salchichas'. pero los misiles soviéticos' los números y las capacidades no estaban ni cerca de sus afirmaciones. La Unión Soviética tenía misiles balísticos de mediano alcance en cantidad, alrededor de 700, pero no eran confiables ni precisos. Estados Unidos tenía una ventaja considerable en su número total de ojivas nucleares (27.000 frente a 3.600) y en la tecnología necesaria para lanzarlas con precisión. Estados Unidos también lideró en capacidades defensivas de misiles, poder naval y aéreo; sin embargo, los soviéticos tenían una ventaja de dos a uno en las fuerzas terrestres convencionales, más pronunciada en cañones de campaña y tanques, particularmente en el teatro europeo.

Khrushchev también tenía la impresión de que Kennedy era débil, lo que para él fue confirmado por la respuesta del presidente durante la Crisis de Berlín de 1961, particularmente a la construcción del Muro de Berlín. Hablando con los funcionarios soviéticos después de la crisis, Jruschov afirmó: "Sé con certeza que Kennedy no tiene una formación sólida ni, en términos generales, tiene el coraje de hacer frente a una situación seria". desafío." También le dijo a su hijo Sergei que en Cuba, Kennedy 'haría un escándalo, haría más escándalo y luego estaría de acuerdo'.

Preludio

Concepción

En mayo de 1962, el primer secretario soviético Nikita Khrushchev se convenció de la idea de contrarrestar el creciente liderazgo de Estados Unidos en el desarrollo y despliegue de misiles estratégicos colocando misiles nucleares soviéticos de alcance intermedio en Cuba, a pesar de las dudas de los soviéticos. Embajador en La Habana, Alexandr Ivanovich Alexeyev, quien argumentó que Castro no aceptaría el despliegue de los misiles. Jruschov se enfrentó a una situación estratégica en la que se percibía que Estados Unidos tenía un 'primer golpe espléndido'. capacidad que puso a la Unión Soviética en una gran desventaja. En 1962, los soviéticos tenían solo 20 misiles balísticos intercontinentales capaces de lanzar ojivas nucleares a los EE. UU. desde el interior de la Unión Soviética. La escasa precisión y fiabilidad de los misiles planteó serias dudas sobre su eficacia. Una generación más nueva y más confiable de misiles balísticos intercontinentales entraría en funcionamiento solo después de 1965.

Por lo tanto, la capacidad nuclear soviética en 1962 puso menos énfasis en los misiles balísticos intercontinentales que en los misiles balísticos de alcance medio e intermedio (MRBM e IRBM). Los misiles podrían alcanzar a los aliados estadounidenses y la mayor parte de Alaska desde territorio soviético, pero no a los Estados Unidos contiguos. Graham Allison, director del Centro Belfer para la Ciencia y Asuntos Internacionales de la Universidad de Harvard, señala: “La Unión Soviética no pudo corregir el desequilibrio nuclear desplegando nuevos misiles balísticos intercontinentales en su propio territorio. Para hacer frente a la amenaza que enfrentó en 1962, 1963 y 1964, tenía muy pocas opciones. Uno de ellos era trasladar las armas nucleares existentes a lugares desde los que pudieran alcanzar objetivos estadounidenses."

Una segunda razón por la que se desplegaron misiles soviéticos en Cuba fue porque Jruschov quería llevar a Berlín Occidental, controlado por estadounidenses, británicos y franceses dentro de la Alemania Oriental comunista, a la órbita soviética. Los alemanes orientales y los soviéticos consideraban que el control occidental sobre una parte de Berlín era una grave amenaza para Alemania oriental. Jrushchov convirtió a Berlín Occidental en el campo de batalla central de la Guerra Fría. Jruschov creía que si EE. UU. no hacía nada con respecto a los despliegues de misiles en Cuba, podría sacar a Occidente de Berlín usando dichos misiles como elemento disuasorio de las contramedidas occidentales en Berlín. Si EE. UU. intentara negociar con los soviéticos después de enterarse de los misiles, Jruschov podría exigir el intercambio de misiles por Berlín Occidental. Dado que Berlín era estratégicamente más importante que Cuba, el intercambio sería una victoria para Jruschov, como reconoció Kennedy: "La ventaja es que, desde el punto de vista de Jruschov, se arriesga mucho, pero hay bastantes recompensas a ello."

En tercer lugar, desde la perspectiva de la Unión Soviética y de Cuba, parecía que Estados Unidos quería aumentar su presencia en Cuba. Con acciones que incluyeron el intento de expulsar a Cuba de la Organización de los Estados Americanos, imponer sanciones económicas a la nación, invadirla directamente además de realizar operaciones secretas para contener el comunismo y Cuba, se asumió que Estados Unidos estaba tratando de invadir Cuba. Como resultado, para tratar de prevenir esto, la URSS colocaría misiles en Cuba y neutralizaría la amenaza. En última instancia, esto serviría para asegurar a Cuba contra ataques y mantener al país en el Bloque Socialista.

En 1961 se desplegaron en Turquía 15 misiles Júpiter construidos por los Estados Unidos con capacidad para atacar Moscú con ojivas nucleares.

Otra razón importante por la que Jruschov planeó colocar misiles en Cuba sin ser detectados fue para "nivelar el campo de juego" con la evidente amenaza nuclear estadounidense. Estados Unidos tenía la ventaja, ya que podían lanzarse desde Turquía y destruir la URSS antes de que tuvieran la oportunidad de reaccionar. Después del emplazamiento de misiles nucleares en Cuba, Jruschov finalmente había establecido la destrucción mutua asegurada, lo que significa que si EE. UU. decidiera lanzar un ataque nuclear contra la URSS, esta última reaccionaría lanzando un ataque nuclear de represalia contra EE. UU.

Finalmente, colocar misiles nucleares en Cuba fue una forma de que la URSS mostrara su apoyo a Cuba y apoyara al pueblo cubano que veía a Estados Unidos como una fuerza amenazante, ya que este último se había convertido en su aliado después de la Revolución Cubana de 1959. Según Jrushchov, los motivos de la Unión Soviética estaban 'encaminados a permitir que Cuba viviera en paz y se desarrollara como deseaba su pueblo'.

Schlesinger, historiador y asesor de Kennedy, le dijo a National Public Radio en una entrevista el 16 de octubre de 2002 que Castro no quería los misiles, pero Jrushchov presionó a Castro para que los aceptara. Castro no estaba del todo contento con la idea, pero el Directorio Nacional de la Revolución de Cuba las aceptó, tanto para proteger a Cuba del ataque estadounidense como para ayudar a la Unión Soviética.

Despliegues militares soviéticos

Los rangos relativos de los Il-28, SS-4 y SS-5 basados en Cuba en millas náuticas (NM).

A principios de 1962, un grupo de militares soviéticos y especialistas en construcción de misiles acompañó a una delegación agrícola a La Habana. Obtuvieron una reunión con el primer ministro cubano Fidel Castro. El liderazgo cubano tenía una fuerte expectativa de que Estados Unidos invadiera Cuba nuevamente y aprobó con entusiasmo la idea de instalar misiles nucleares en Cuba. Según otra fuente, Castro se opuso a los misiles' despliegue como si lo hiciera parecer un títere soviético, pero estaba convencido de que los misiles en Cuba irritarían a los EE. UU. y ayudarían a los intereses de todo el campo socialista. Además, el despliegue incluiría armas tácticas de corto alcance (con un alcance de 40 km, utilizables solo contra buques de guerra) que proporcionarían un 'paraguas nuclear' para los ataques a la isla.

Para mayo, Jruschov y Castro acordaron colocar misiles nucleares estratégicos en secreto en Cuba. Al igual que Castro, Kruschev sintió que una invasión estadounidense de Cuba era inminente y que perder a Cuba haría mucho daño a los comunistas, especialmente en América Latina. Dijo que quería confrontar a los estadounidenses 'con más que palabras... la respuesta lógica eran misiles'. Los soviéticos mantuvieron su estricto secreto, escribiendo sus planes a mano, que fueron aprobados por el mariscal de la Unión Soviética Rodion Malinovsky el 4 de julio y Jruschov el 7 de julio.

Desde el principio, los soviéticos' La operación implicó una elaborada negación y engaño, conocida como "maskirovka". Toda la planificación y preparación para el transporte y despliegue de los misiles se llevó a cabo en el más absoluto secreto, y solo unos pocos dijeron la naturaleza exacta de la misión. Incluso las tropas detalladas para la misión fueron desviadas al decirles que se dirigían a una región fría y que estaban equipadas con botas de esquí, parkas forradas con forro polar y otros equipos de invierno. El nombre en clave soviético era Operación Anadyr. El río Anadyr desemboca en el mar de Bering, y Anadyr es también la capital del distrito de Chukotsky y una base de bombarderos en la región del lejano oriente. Todas las medidas estaban destinadas a ocultar el programa de audiencias internas y externas.

Especialistas en la construcción de misiles bajo la apariencia de "operadores de máquinas", "especialistas en irrigación" y "especialistas en agricultura" llegó en julio. Finalmente, se traería un total de 43,000 tropas extranjeras. El Mariscal Jefe de Artillería Sergei Biryuzov, Jefe de las Fuerzas de Cohetes Soviéticas, dirigió un equipo de reconocimiento que visitó Cuba. Le dijo a Jruschov que los misiles estarían ocultos y camuflados por palmeras.

Ya en agosto de 1962, Estados Unidos sospechaba que los soviéticos estaban construyendo instalaciones de misiles en Cuba. Durante ese mes, sus servicios de inteligencia recopilaron información sobre avistamientos por parte de observadores terrestres de cazas MiG-21 y bombarderos ligeros Il-28 de fabricación soviética. Los aviones espía U-2 encontraron sitios de misiles tierra-aire S-75 Dvina (designación de la OTAN SA-2) en ocho lugares diferentes. El director de la CIA, John A. McCone, sospechaba. El envío de misiles antiaéreos a Cuba, razonó, "sólo tenía sentido si Moscú tenía la intención de usarlos para proteger una base de misiles balísticos dirigidos a Estados Unidos". El 10 de agosto le escribió un memorando a Kennedy en el que suponía que los soviéticos se estaban preparando para introducir misiles balísticos en Cuba. El propio Che Guevara viajó a la Unión Soviética el 30 de agosto de 1962 para firmar el acuerdo final sobre el despliegue de misiles en Cuba. La visita fue fuertemente supervisada por la CIA ya que Guevara había ganado más escrutinio por parte de la inteligencia estadounidense. Mientras estaba en la Unión Soviética, Guevara discutió con Jruschov que el acuerdo de misiles debería hacerse público, pero Jruschov insistió en mantener el secreto total y juró el apoyo de la Unión Soviética si los estadounidenses descubrían los misiles. Cuando Guevara llegó a Cuba, Estados Unidos ya había descubierto las tropas soviéticas en Cuba a través de aviones espías U-2.

Con importantes elecciones al Congreso programadas para noviembre, la crisis se enredó en la política estadounidense. El 31 de agosto, el senador Kenneth Keating (R-Nueva York) advirtió en el pleno del Senado que la Unión Soviética era 'con toda probabilidad'; la construcción de una base de misiles en Cuba. Acusó a la administración Kennedy de encubrir una gran amenaza para los EE. UU., iniciando así la crisis. Es posible que haya recibido esta inicial "notablemente precisa" información de su amiga, la excongresista y embajadora Clare Boothe Luce, quien a su vez la recibió de los exiliados cubanos. Una fuente posterior que confirmó la información de Keating posiblemente fue el embajador de Alemania Occidental en Cuba, quien había recibido información de disidentes dentro de Cuba de que las tropas soviéticas habían llegado a Cuba a principios de agosto y fueron vistas trabajando 'con toda probabilidad en o cerca de una base de misiles" y quien pasó esta información a Keating en un viaje a Washington a principios de octubre. El general de la Fuerza Aérea Curtis LeMay presentó un plan de bombardeo previo a la invasión a Kennedy en septiembre, y los vuelos de espionaje y el hostigamiento militar menor de las fuerzas estadounidenses en la Base Naval de la Bahía de Guantánamo fueron objeto de continuas quejas diplomáticas cubanas ante el gobierno de los Estados Unidos.

Mapa creado por la inteligencia estadounidense que muestra la actividad de misiles Surface-Air en Cuba, 5 de septiembre de 1962

El primer envío de misiles soviéticos R-12 llegó la noche del 8 de septiembre, seguido de un segundo el 16 de septiembre. El R-12 era un misil balístico de mediano alcance, capaz de transportar una ojiva termonuclear. Era un misil de una sola etapa, transportable por carretera, lanzado desde la superficie y almacenable alimentado con propulsor líquido que podía entregar un arma nuclear de clase megatón. Los soviéticos estaban construyendo nueve sitios: seis para misiles R-12 de alcance medio (designación de la OTAN SS-4 Sandal) con un alcance efectivo de 2000 kilómetros (1200 mi) y tres para R-14 de alcance intermedio. misiles balísticos de alcance (designación de la OTAN SS-5 Skean) con un alcance máximo de 4.500 kilómetros (2.800 mi).

El 7 de octubre, el presidente cubano, Osvaldo Dorticós Torrado, habló en la Asamblea General de la ONU: "Si... nos atacan, nos defenderemos. Repito, tenemos medios suficientes para defendernos; en efecto, tenemos nuestras armas inevitables, las armas que hubiéramos preferido no adquirir y que no deseamos emplear." El 10 de octubre, en otro discurso en el Senado, el Senador Keating reafirmó su advertencia anterior del 31 de agosto y declaró que, "La construcción ha comenzado en al menos media docena de sitios de lanzamiento de misiles tácticos de alcance intermedio".

El liderazgo cubano se molestó aún más cuando el 20 de septiembre, el Senado de los EE. UU. aprobó la Resolución Conjunta 230, que expresó que los EE. UU. estaban decididos a "prevenir en Cuba la creación o el uso de una capacidad militar con apoyo externo que ponga en peligro la seguridad". de los Estados Unidos". El mismo día, EE. UU. anunció un importante ejercicio militar en el Caribe, PHIBRIGLEX-62, que Cuba denunció como una provocación deliberada y una prueba de que EE. UU. planeaba invadir Cuba.

Los líderes soviéticos creían, basándose en su percepción de la falta de confianza de Kennedy durante la invasión de Bahía de Cochinos, que evitaría la confrontación y aceptaría los misiles como un hechos consumados. El 11 de septiembre, la Unión Soviética advirtió públicamente que un ataque estadounidense a Cuba oa los barcos soviéticos que transportaban suministros a la isla significaría la guerra. Los soviéticos continuaron con el programa Maskirovka para ocultar sus acciones en Cuba. Reiteradamente negaron que las armas que ingresaban a Cuba fueran de carácter ofensivo. El 7 de septiembre, el embajador soviético en los Estados Unidos, Anatoly Dobrynin, aseguró al embajador de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Adlai Stevenson, que la Unión Soviética solo estaba suministrando armas defensivas a Cuba. El 11 de septiembre, la Agencia de Telégrafos de la Unión Soviética (TASS: Telegrafnoe Agentstvo Sovetskogo Soyuza) anunció que la Unión Soviética no tenía necesidad ni intención de introducir misiles nucleares ofensivos en Cuba. El 13 de octubre, Dobrynin fue interrogado por el ex subsecretario de Estado Chester Bowles sobre si los soviéticos planeaban poner armas ofensivas en Cuba. Negó tales planes. El 17 de octubre, el funcionario de la embajada soviética Georgy Bolshakov llevó al presidente Kennedy un mensaje personal de Jruschov asegurándole que "bajo ninguna circunstancia se enviarían misiles tierra-tierra a Cuba".

Misiles reportados

Los misiles en Cuba permitieron a los soviéticos apuntar efectivamente a la mayor parte de los Estados Unidos continentales. El arsenal previsto era de cuarenta lanzadores. La población cubana notó rápidamente la llegada y el despliegue de los misiles y cientos de informes llegaron a Miami. La inteligencia estadounidense recibió innumerables informes, muchos de dudosa calidad o incluso ridículos, la mayoría de los cuales podrían descartarse por describir misiles defensivos.

Solo cinco informes preocuparon a los analistas. Describieron camiones grandes que pasaban por las ciudades de noche que transportaban objetos cilíndricos muy largos cubiertos de lona que no podían dar vuelta a través de las ciudades sin retroceder y maniobrar. Se creía que los transportadores de misiles defensivos podrían hacer tales giros sin demasiada dificultad. Los informes no pudieron ser desestimados satisfactoriamente.

Una fotografía de reconocimiento U-2 de Cuba, mostrando misiles nucleares soviéticos, sus transportes y tiendas para alimentar y mantener.

Confirmación aérea

Estados Unidos había estado enviando vigilancia U-2 sobre Cuba desde la fallida invasión de Bahía de Cochinos. El primer problema que condujo a una pausa en los vuelos de reconocimiento tuvo lugar el 30 de agosto, cuando un U-2 operado por el Comando Aéreo Estratégico de la Fuerza Aérea de los EE. UU. sobrevoló por error la isla Sakhalin en el Lejano Oriente soviético. Los soviéticos presentaron una protesta y Estados Unidos se disculpó. Nueve días después, un U-2 operado por taiwaneses se perdió en el oeste de China por un misil tierra-aire (SAM) SA-2. Los funcionarios estadounidenses estaban preocupados de que uno de los SAM cubanos o soviéticos en Cuba pudiera derribar un U-2 de la CIA, iniciando otro incidente internacional. En una reunión con miembros del Comité de Reconocimiento Aéreo (COMOR) el 10 de septiembre, el Secretario de Estado Dean Rusk y el Asesor de Seguridad Nacional McGeorge Bundy restringieron severamente más vuelos de U-2 sobre el espacio aéreo cubano. La falta de cobertura resultante sobre la isla durante las próximas cinco semanas se conoció entre los historiadores como "Photo Gap". No se logró una cobertura significativa de U-2 sobre el interior de la isla. Los funcionarios estadounidenses intentaron utilizar un satélite de reconocimiento fotográfico Corona para obtener cobertura sobre los despliegues militares soviéticos informados, pero las imágenes adquiridas sobre el oeste de Cuba por una misión Corona KH-4 el 1 de octubre estaban muy cubiertas por nubes y neblina y no proporcionaron ninguna inteligencia utilizable.. A fines de septiembre, aviones de reconocimiento de la Marina fotografiaron el barco soviético Kasimov, con grandes cajas en su cubierta del tamaño y la forma de fuselajes de bombarderos a reacción Il-28.

En septiembre de 1962, analistas de la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA) notaron que los sitios de misiles tierra-aire cubanos estaban dispuestos en un patrón similar a los utilizados por la Unión Soviética para proteger sus bases ICBM, lo que llevó a la DIA a cabildear para la reanudación de los vuelos U-2 sobre la isla. Aunque en el pasado los vuelos habían sido realizados por la CIA, las presiones del Departamento de Defensa llevaron a que esa autoridad fuera transferida a la Fuerza Aérea. Después de la pérdida de un U-2 de la CIA sobre la Unión Soviética en mayo de 1960, se pensó que si se derribaba otro U-2, un avión de la Fuerza Aérea posiblemente utilizado para un propósito militar legítimo sería más fácil de explicar que un avión de la CIA. vuelo.

Cuando se volvieron a autorizar las misiones de reconocimiento el 9 de octubre, el mal tiempo impidió que los aviones volaran. Estados Unidos obtuvo por primera vez pruebas fotográficas de los misiles con un U-2 el 14 de octubre, cuando un vuelo del U-2 pilotado por el mayor Richard Heyser tomó 928 fotografías en una ruta seleccionada por los analistas de la DIA, capturando imágenes de lo que resultó ser un SS-4. sitio de construcción en San Cristóbal, provincia de Pinar del Río (ahora en la provincia de Artemisa), en el occidente de Cuba.

Una de las primeras imágenes de reconocimiento U-2 de bases de misiles en construcción mostradas al Presidente Kennedy en la mañana del 16 de octubre de 1962

Presidenta notificada

(feminine)

El 15 de octubre, el Centro Nacional de Interpretación Fotográfica (NPIC) de la CIA revisó las fotografías del U-2 e identificó objetos que interpretaron como misiles balísticos de medio alcance. Esta identificación se hizo, en parte, gracias a los informes proporcionados por Oleg Penkovsky, un agente doble del GRU que trabaja para la CIA y el MI6. Aunque no proporcionó informes directos de los despliegues de misiles soviéticos en Cuba, los detalles técnicos y doctrinales de los regimientos de misiles soviéticos que había proporcionado Penkovsky en los meses y años anteriores a la crisis ayudaron a los analistas de NPIC a identificar correctamente los misiles en las imágenes del U-2.

Esa noche, la CIA notificó al Departamento de Estado y, a las 8:30 p. m. EDT, Bundy decidió esperar hasta la mañana siguiente para decírselo al presidente. McNamara fue informado a la medianoche. A la mañana siguiente, Bundy se reunió con Kennedy y le mostró las fotografías del U-2 y le informó sobre el análisis de las imágenes por parte de la CIA. A las 6:30 pm EDT, Kennedy convocó una reunión de los nueve miembros del Consejo de Seguridad Nacional y otros cinco asesores clave, en un grupo que formalmente nombró Comité Ejecutivo del Consejo de Seguridad Nacional (EXCOMM) después del hecho el 22 de octubre por Memorando de acción de seguridad nacional 196. Sin informar a los miembros de EXCOMM, el presidente Kennedy grabó en cinta todos sus procedimientos y Sheldon M. Stern, director de la biblioteca Kennedy, transcribió algunos de ellos.

El 16 de octubre, el presidente Kennedy notificó al fiscal general Robert Kennedy que estaba convencido de que los soviéticos estaban colocando misiles en Cuba y que era una amenaza legítima. Esto hizo realidad la amenaza de destrucción nuclear por parte de dos superpotencias mundiales. Robert Kennedy respondió poniéndose en contacto con el embajador soviético, Anatoly Dobrynin. Robert Kennedy expresó su "preocupación por lo que estaba pasando" y Dobrynin "recibió instrucciones del presidente soviético Nikita S. Khrushchev para asegurarle al presidente Kennedy que no se colocarían misiles tierra-tierra ni armas ofensivas en Cuba". Jrushchov le aseguró además a Kennedy que la Unión Soviética no tenía intención de "romper la relación entre nuestros dos países" a pesar de la evidencia fotográfica presentada ante el presidente Kennedy.

Respuestas consideradas

El Presidente Kennedy se reúne en la Oficina Oval con el General Curtis LeMay y los pilotos de reconocimiento que encontraron los sitios de misiles en Cuba.

Estados Unidos no tenía ningún plan porque hasta hace poco su inteligencia estaba convencida de que los soviéticos nunca instalarían misiles nucleares en Cuba. EXCOMM discutió varios posibles cursos de acción:

  1. No hacer nada: la vulnerabilidad estadounidense a los misiles soviéticos no era nueva.
  2. Diplomacia: Use presión diplomática para que la Unión Soviética retire los misiles.
  3. Enfoque secreto: Ofrecer a Castro la elección de dividirse con los soviéticos o ser invadido.
  4. Invasión: invasión de la fuerza completa de Cuba y derrocamiento de Castro.
  5. Huelga aérea: Utilice la Fuerza Aérea de los Estados Unidos para atacar todos los sitios de misiles conocidos.
  6. Blockade: Usa la Armada de Estados Unidos para bloquear cualquier misil desde su llegada a Cuba.
Como describe el artículo, tanto Estados Unidos como la Unión Soviética consideraron muchos resultados posibles de sus acciones y amenazas durante la crisis (Allison, Graham T.; Zelikow, Philip D.). Este árbol de juego modela cómo ambos actores habrían considerado sus decisiones. Se divide en una forma sencilla para la comprensión básica.

El Estado Mayor Conjunto acordó por unanimidad que un ataque e invasión a gran escala era la única solución. Creían que los soviéticos no intentarían impedir que Estados Unidos conquistara Cuba. Kennedy se mostró escéptico:

Ellos, no más que nosotros, pueden dejar pasar estas cosas sin hacer algo. No pueden, después de todas sus declaraciones, permitirnos sacar sus misiles, matar a muchos rusos, y luego no hacer nada. Si no toman acción en Cuba, ciertamente lo harán en Berlín.

Kennedy concluyó que atacar a Cuba por aire sería una señal para que los soviéticos supusieran "una línea clara" conquistar Berlín. Kennedy también creía que los aliados de EE. UU. pensarían en el país como 'vaqueros de gatillo fácil'; que perdieron Berlín por no poder resolver pacíficamente la situación cubana.

Presidente Kennedy y Secretario de Defensa McNamara en una reunión del EXCOMM

El EXCOMM luego discutió el efecto sobre el equilibrio de poder estratégico, tanto político como militar. El Estado Mayor Conjunto creía que los misiles alterarían seriamente el equilibrio militar, pero McNamara no estuvo de acuerdo. Razonó que 40 adicionales harían poca diferencia en el equilibrio estratégico general. Estados Unidos ya tenía aproximadamente 5.000 ojivas estratégicas, pero la Unión Soviética solo tenía 300. McNamara concluyó que, por lo tanto, si los soviéticos tenían 340, no alteraría sustancialmente el equilibrio estratégico. En 1990, reiteró que "no había ninguna diferencia... El equilibrio militar no cambió. No lo creí entonces, y no lo creo ahora.

El EXCOMM acordó que los misiles afectarían el equilibrio político. Kennedy había prometido explícitamente al pueblo estadounidense menos de un mes antes de la crisis que "si Cuba poseyera la capacidad de llevar a cabo acciones ofensivas contra Estados Unidos... Estados Unidos actuaría". Además, la credibilidad de Estados Unidos entre sus aliados y su pueblo se vería dañada si la Unión Soviética pareciera corregir el desequilibrio estratégico colocando misiles en Cuba. Kennedy explicó después de la crisis que "habría cambiado políticamente el equilibrio de poder". Habría parecido, y las apariencias contribuyen a la realidad."

El Presidente Kennedy se reúne con el Ministro de Relaciones Exteriores soviético Andrei Gromyko en la Oficina Oval (18 de octubre de 1962)

El 18 de octubre, Kennedy se reunió con el ministro soviético de Relaciones Exteriores, Andrei Gromyko, quien afirmó que las armas solo tenían fines defensivos. No queriendo exponer lo que ya sabía y para evitar asustar al público estadounidense, Kennedy no reveló que ya estaba al tanto de la acumulación de misiles. Para el 19 de octubre, los vuelos espías U-2 frecuentes mostraron cuatro sitios operativos.

Planes operativos

Se consideraron dos Planes Operativos (OPLAN). OPLAN 316 imaginó una invasión total de Cuba por parte de unidades del Ejército y la Marina, con el apoyo de la Armada, luego de ataques aéreos navales y de la Fuerza Aérea. Las unidades del ejército en los EE. UU. habrían tenido problemas para desplegar activos mecanizados y logísticos, y la Marina de los EE. UU. no pudo proporcionar suficientes barcos anfibios para transportar incluso un modesto contingente blindado del ejército.

OPLAN 312, principalmente una operación de portaaviones de la Fuerza Aérea y la Marina, se diseñó con suficiente flexibilidad para hacer cualquier cosa, desde atacar sitios de misiles individuales hasta brindar apoyo aéreo a las fuerzas terrestres de OPLAN 316.

Bloqueo

Un Neptuno P-2H de la Armada de EE.UU. de VP-18 sobrevolando un buque de carga soviético con Il-28s a la cubierta durante la crisis cubana.

Kennedy se reunió con miembros de EXCOMM y otros asesores principales durante el 21 de octubre, considerando dos opciones restantes: un ataque aéreo principalmente contra las bases de misiles cubanas o un bloqueo naval de Cuba. Una invasión a gran escala no era la primera opción de la administración. McNamara apoyó el bloqueo naval como una acción militar fuerte pero limitada que dejó a los EE. UU. en control. El término "bloqueo" fue problemático. De acuerdo con el derecho internacional, un bloqueo es un acto de guerra, pero la administración Kennedy no pensó que un mero bloqueo incitaría a los soviéticos a atacar. Además, los expertos legales del Departamento de Estado y del Departamento de Justicia concluyeron que se podría evitar una declaración de guerra si se obtuviera otra justificación legal, basada en el Tratado de Río para la defensa del Hemisferio Occidental, de una resolución por dos tercios de los votos del miembros de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

El almirante George Anderson, Jefe de Operaciones Navales, escribió un documento de posición que ayudó a Kennedy a diferenciar entre lo que llamaron una "cuarentena" de armas ofensivas y bloqueo de todos los materiales, alegando que un bloqueo clásico no era la intención original. Dado que se llevaría a cabo en aguas internacionales, Kennedy obtuvo la aprobación de la OEA para la acción militar bajo las disposiciones de defensa hemisférica del Tratado de Río:

La participación latinoamericana en la cuarentena ahora involucraba a dos destructores argentinos que iban a informar al Comandante del Sur del Atlántico [COMSOLANT] en Trinidad en noviembre 9. Un submarino argentino y un batallón marino con ascensor estaban disponibles si fuera necesario. Además, dos destructores venezolanos (Destructores ARV D-11 Nueva Esparta) y "ARV D-21 Zulia") y un submarino (Caribe) habían reportado a COMSOLANT, listo para el mar para el 2 de noviembre. El Gobierno de Trinidad y Tobago ofreció el uso de la Base Naval Chaguaramas a buques de guerra de cualquier nación de la OEA durante la "cuarantina". La República Dominicana había puesto a disposición un buque de escolta. Colombia fue informada lista para suministrar unidades y había enviado oficiales militares a los Estados Unidos para discutir esta asistencia. La Fuerza Aérea Argentina ofreció informalmente tres aviones SA-16 además de fuerzas ya comprometidas con la operación "quarantina".

Esto inicialmente consistía en implicar un bloqueo naval contra las armas ofensivas en el marco de la Organización de los Estados Americanos y el Tratado de Río. Tal bloqueo podría ampliarse para cubrir todo tipo de mercancías y transporte aéreo. La acción debía estar respaldada por la vigilancia de Cuba. El escenario del CNO fue seguido de cerca en la implementación posterior de la "cuarantina".

El 19 de octubre, el EXCOMM formó grupos de trabajo separados para examinar las opciones de ataque aéreo y bloqueo y, por la tarde, la mayor parte del apoyo en el EXCOMM pasó al bloqueo. Las reservas sobre el plan continuaron expresándose hasta el 21 de octubre, siendo la principal preocupación que una vez que el bloqueo entrara en vigor, los soviéticos se apresurarían a completar algunos de los misiles. En consecuencia, EE. UU. podría encontrarse bombardeando misiles operativos si el bloqueo no obligara a Jruschov a retirar los misiles que ya se encuentran en la isla.

Discurso a la nación

El presidente Kennedy firma la Proclamación de Interdicción de la Entrega de Armas Offensivas a Cuba en la Oficina Oval el 23 de octubre de 1962.

A las 3:00 p. m. EDT del 22 de octubre, el presidente Kennedy estableció formalmente el comité ejecutivo (EXCOMM) con el Memorando de Acción de Seguridad Nacional (NSAM) 196. A las 5:00 p. y exigió una respuesta más fuerte. En Moscú, el embajador estadounidense Foy D. Kohler informó a Jruschov sobre el bloqueo pendiente y el discurso de Kennedy a la nación. Los embajadores de todo el mundo dieron aviso a los líderes que no pertenecen al Bloque del Este. Antes del discurso, las delegaciones estadounidenses se reunieron con el primer ministro canadiense, John Diefenbaker, el primer ministro británico, Harold Macmillan, el canciller de Alemania Occidental, Konrad Adenauer, el presidente francés, Charles de Gaulle, y el secretario general de la Organización de los Estados Americanos, José Antonio Mora, para informarles sobre este inteligencia y la respuesta propuesta por los Estados Unidos. Todos apoyaron la posición de EE.UU. En el transcurso de la crisis, Kennedy mantuvo conversaciones telefónicas diarias con Macmillan, quien públicamente apoyaba las acciones estadounidenses.

Poco antes de su discurso, Kennedy telefoneó al expresidente Dwight Eisenhower. La conversación de Kennedy con el expresidente también reveló que los dos se habían consultado durante la crisis de los misiles en Cuba. Los dos también anticiparon que Jruschov respondería al mundo occidental de una manera similar a su respuesta durante la Crisis de Suez, y posiblemente terminaría intercambiando Berlín.

El 22 de octubre a las 7:00 p. m. EDT, Kennedy pronunció un discurso televisado a nivel nacional en todas las redes principales para anunciar el descubrimiento de los misiles. El lo notó:

Será la política de esta nación considerar cualquier misil nuclear lanzado desde Cuba contra cualquier nación del Hemisferio Occidental como un ataque de la Unión Soviética contra los Estados Unidos, exigiendo una respuesta total a la Unión Soviética.

Kennedy describe el plan de la administración:

Para poner fin a esta ofensiva, se está iniciando una estricta cuarentena de todo el equipo militar ofensivo bajo el envío a Cuba. Todos los barcos de cualquier tipo destinados a Cuba, de cualquier nación o puerto, serán devueltos, si se encuentran con cargamentos de armas ofensivas. Esta cuarentena se extenderá, si es necesario, a otros tipos de carga y transportistas. No estamos en este momento, sin embargo, negando las necesidades de la vida como los soviéticos intentaron hacer en su bloqueo de Berlín de 1948.

Durante el discurso, se envió una directiva a todas las fuerzas estadounidenses en todo el mundo, ubicándolas en DEFCON 3. El crucero pesado USS Newport News fue el buque insignia designado para el bloqueo, con el USS Leary como Newport News Escolta del destructor de '. El escritor de discursos de Kennedy, Ted Sorensen, declaró en 2007 que el discurso a la nación fue "el discurso de Kennedy más importante históricamente, en términos de su impacto en nuestro planeta".

La crisis se profundiza

La carta del Primer Secretario Soviético Khrushchev del 24 de octubre de 1962 a Kennedy en la que se afirma que el bloqueo de Cuba "constituye un acto de agresión..."

El 24 de octubre, a las 11:24 a. m. EDT, un cable redactado por George Wildman Ball para el embajador de EE. a cambio de la retirada soviética de Cuba. Los funcionarios turcos respondieron que estarían "profundamente resentidos" cualquier comercio relacionado con la presencia de misiles estadounidenses en su país. Un día después, en la mañana del 25 de octubre, el periodista estadounidense Walter Lippmann proponía lo mismo en su columna sindicada. Castro reafirmó el derecho de Cuba a la autodefensa y dijo que todas sus armas eran defensivas y que Cuba no permitiría una inspección.

Respuesta internacional

Tres días después del discurso de Kennedy, el Diario del Pueblo chino anunció que "650.000.000 de hombres y mujeres chinos apoyaban al pueblo cubano." En Alemania Occidental, los periódicos apoyaron la respuesta estadounidense al contrastarla con las débiles acciones estadounidenses en la región durante los meses anteriores. También expresaron cierto temor de que los soviéticos pudieran tomar represalias en Berlín. En Francia, el 23 de octubre, la crisis ocupaba la portada de todos los diarios. Al día siguiente, un editorial en Le Monde expresó dudas sobre la autenticidad de las pruebas fotográficas de la CIA. Dos días después, tras la visita de un alto agente de la CIA, el diario aceptó la validez de las fotografías. En la edición del 29 de octubre de Le Figaro, Raymond Aron escribió en apoyo de la respuesta estadounidense. El 24 de octubre, el Papa Juan XXIII envió un mensaje a la embajada soviética en Roma, para ser transmitido al Kremlin, en el que expresaba su preocupación por la paz. En este mensaje afirmó: "Rogamos a todos los gobiernos que no permanezcan sordos a este grito de la humanidad. Que hagan todo lo que esté a su alcance para salvar la paz."

Difusión y comunicaciones soviéticas

La crisis continuó sin cesar, y en la noche del 24 de octubre, la agencia de noticias soviética TASS transmitió un telegrama de Jruschov a Kennedy, en el que Jruschov advertía que los Estados Unidos & # 39; "piratería absoluta" conduciría a la guerra. Kruschev luego envió a las 9:24 p. m. un telegrama a Kennedy, que fue recibido a las 10:52 p. m. EDT. Jrushchov declaró: "si sopesas la situación actual con la cabeza fría sin ceder a la pasión, comprenderás que la Unión Soviética no puede permitirse el lujo de no rechazar las demandas despóticas de los EE. UU." y que la Unión Soviética vio el bloqueo como 'un acto de agresión', y sus barcos recibirían instrucciones de ignorarlo. Después del 23 de octubre, las comunicaciones soviéticas con los EE. UU. mostraron cada vez más indicios de haber sido apresuradas. Sin duda producto de la presión, no era raro que Jrushchov se repitiera y enviara mensajes sin una edición básica. Con el presidente Kennedy dando a conocer sus intenciones agresivas de un posible ataque aéreo seguido de una invasión a Cuba, Jruschov buscó rápidamente un compromiso diplomático. Las comunicaciones entre las dos superpotencias habían entrado en un período único y revolucionario; con la nueva amenaza de destrucción mutua mediante el despliegue de armas nucleares, la diplomacia ahora demostró cómo el poder y la coerción podían dominar las negociaciones.

Nivel de alerta de EE. UU. elevado

Adlai Stevenson muestra fotos aéreas de misiles cubanos a las Naciones Unidas, 25 de octubre de 1962.

Estados Unidos solicitó una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas el 25 de octubre. El embajador de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Adlai Stevenson, confrontó al embajador soviético Valerian Zorin en una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad, desafiándolo a admitir la existencia de los misiles.. El embajador Zorin se negó a responder. Al día siguiente, a las 10:00 p. Se dispersaron 47 bombarderos medianos en varios aeródromos militares y civiles y se prepararon para despegar, totalmente equipados, en 15 minutos. aviso. Una octava parte de los 1.436 bombarderos de SAC estaban en alerta aérea y unos 145 misiles balísticos intercontinentales estaban en alerta, algunos de los cuales apuntaban a Cuba. El Comando de Defensa Aérea (ADC) redistribuyó 161 interceptores con armas nucleares en 16 campos de dispersión en nueve horas, y un tercio mantuvo el estado de alerta durante 15 minutos. Se enviaron veintitrés B-52 con armas nucleares a puntos en órbita dentro de una distancia de ataque de la Unión Soviética para que creyera que Estados Unidos hablaba en serio. Jack J. Catton estimó más tarde que alrededor del 80 por ciento de los aviones de SAC estaban listos para despegar durante la crisis; David A. Burchinal recordó que, por el contrario:

los rusos estaban tan bien puestos, y lo sabíamos. No hicieron ningún movimiento. No aumentaron su alerta; no aumentaron ningún vuelo, ni su postura de defensa aérea. No hicieron nada, se congelaron en su lugar. Nunca fuimos más lejos de la guerra nuclear que en el momento de Cuba, nunca más.

Para el 22 de octubre, el Comando Aéreo Táctico (TAC) tenía 511 cazas, además de aviones cisterna de apoyo y aviones de reconocimiento, desplegados para enfrentar a Cuba en estado de alerta de una hora. TAC y el Servicio de Transporte Aéreo Militar tuvieron problemas. La concentración de aeronaves en Florida puso a prueba los escalones de mando y apoyo, que se enfrentaron a una escasez crítica de personal en seguridad, armamento y comunicaciones; la ausencia de una autorización inicial para las existencias de reserva de guerra de municiones convencionales obligó a TAC a escatimar; y la falta de recursos de transporte aéreo para apoyar una caída aerotransportada importante requirió la convocatoria de 24 escuadrones de reserva.

El 25 de octubre a la 1:45 a. m. EDT, Kennedy respondió al telegrama de Jruschov afirmando que EE. para ser falso, el despliegue "requirió las respuestas que he anunciado... Espero que su gobierno tome las medidas necesarias para permitir el restablecimiento de la situación anterior".

Un mapa desclasificado utilizado por la Flota Atlántica de la Armada estadounidense que muestra la posición de los buques estadounidenses y soviéticos a la altura de la crisis.

Bloqueo cuestionado

A las 7:15 a. m. EDT del 25 de octubre, el USS Essex y el USS Gearing intentaron interceptar Bucarest pero no lo lograron. Bastante seguro de que el petrolero no contenía ningún material militar, EE. UU. lo permitió a través del bloqueo. Más tarde ese mismo día, a las 5:43 pm, el comandante del esfuerzo de bloqueo ordenó al destructor USS Joseph P. Kennedy Jr. que interceptara y abordara el carguero libanés Marucla. Eso tuvo lugar al día siguiente, y Marucla fue despejado a través del bloqueo después de que se revisara su carga.

A las 5:00 p. m. EDT del 25 de octubre, William Clements anunció que todavía se estaba trabajando activamente en los misiles en Cuba. Ese informe fue luego verificado por un informe de la CIA que sugería que no había habido ninguna desaceleración en absoluto. En respuesta, Kennedy emitió el Security Action Memorandum 199, autorizando la carga de armas nucleares en aeronaves bajo el mando de SACEUR, que tenía el deber de realizar los primeros ataques aéreos sobre la Unión Soviética. Kennedy afirmó que el bloqueo había tenido éxito cuando la URSS hizo retroceder catorce barcos que presumiblemente portaban armas ofensivas. El primer indicio de esto provino de un informe del GCHQ británico enviado a la Sala de Situación de la Casa Blanca que contenía comunicaciones interceptadas de barcos soviéticos que informaban sobre sus posiciones. El 24 de octubre, Kislovodsk, un carguero soviético, informó una posición al noreste de donde había estado 24 horas antes, lo que indica que había "descontinuado" su viaje y se volvió hacia el Báltico. Al día siguiente, los informes mostraron que más barcos que originalmente se dirigían a Cuba habían alterado su rumbo.

Subiendo las apuestas

A la mañana siguiente, 26 de octubre, Kennedy informó al EXCOMM que creía que solo una invasión eliminaría los misiles de Cuba. Lo persuadieron para que diera tiempo al asunto y continuara con la presión tanto militar como diplomática. Estuvo de acuerdo y ordenó que los vuelos a baja altura sobre la isla se aumentaran de dos por día a uno cada dos horas. También ordenó un programa intensivo para instituir un nuevo gobierno civil en Cuba si se producía una invasión.

En este punto, la crisis aparentemente estaba en un punto muerto. Los soviéticos no habían mostrado indicios de que retrocederían y habían hecho declaraciones intergubernamentales privadas y en los medios públicos en ese sentido. Estados Unidos no tenía motivos para creer lo contrario y estaba en las primeras etapas de preparación para una invasión, junto con un ataque nuclear contra la Unión Soviética si respondía militarmente, lo que Estados Unidos supuso que haría. Kennedy no tenía intención de mantener estos planes en secreto; Con una serie de espías cubanos y soviéticos siempre presentes, Jruschov se dio cuenta rápidamente de este peligro inminente.

La amenaza implícita de ataques aéreos contra Cuba seguidos de una invasión permitió a Estados Unidos ejercer presión en futuras conversaciones. Fue la posibilidad de una acción militar la que jugó un papel influyente en acelerar la propuesta de compromiso de Jruschov. A lo largo de las etapas finales de octubre, las comunicaciones soviéticas con los Estados Unidos indicaron una creciente actitud defensiva. La creciente tendencia de Jruschov a utilizar comunicaciones mal redactadas y ambiguas a lo largo de las negociaciones de compromiso aumentó, por el contrario, la confianza y la claridad de los mensajes de Estados Unidos. Las principales figuras soviéticas nunca mencionaron que solo el gobierno cubano podía aceptar inspecciones del territorio y continuamente hacía arreglos relacionados con Cuba sin el conocimiento del propio Fidel Castro. Según Dean Rusk, Jruschov "parpadeó"; comenzó a entrar en pánico por las consecuencias de su propio plan, y esto se reflejó en el tono de los mensajes soviéticos. Esto permitió que EE. UU. dominara en gran medida las negociaciones a fines de octubre.

Negociaciones secretas

A la 1:00 p. m. EDT del 26 de octubre, John A. Scali de ABC News almorzó con Aleksandr Fomin, el nombre falso de Alexander Feklisov, el jefe de estación de la KGB en Washington, a pedido de Fomin. Siguiendo las instrucciones del Politburó del PCUS, Fomin señaló: "Parece que la guerra está a punto de estallar". Le pidió a Scali que usara sus contactos para hablar con sus "amigos de alto nivel" en el Departamento de Estado para ver si Estados Unidos estaría interesado en una solución diplomática. Sugirió que el lenguaje del trato contendría una garantía por parte de la Unión Soviética de retirar las armas bajo la supervisión de la ONU y que Castro anunciaría públicamente que no volvería a aceptar ese tipo de armas a cambio de una declaración pública de EE.UU. de que no lo haría. invadir Cuba. EE. UU. respondió pidiéndole al gobierno brasileño que le transmitiera un mensaje a Castro de que sería 'poco probable que EE. UU. invadiera'; si se quitaran los misiles.

Señor Presidente, nosotros y usted no debemos ahora tirar en los extremos de la cuerda en la que usted ha atado el nudo de la guerra, porque cuanto más nosotros dos tiren, más apretado ese nudo estará atado. Y un momento puede llegar cuando ese nudo estará tan atado que incluso el que lo ató no tendrá la fuerza para desatarlo, y entonces será necesario cortar ese nudo, y lo que eso significaría no es para mí para explicarte, porque tú mismo entiendes perfectamente de lo que las fuerzas terribles de nuestros países disponen.

En consecuencia, si no hay intención de afianzar ese nudo y, por lo tanto, de condenar al mundo a la catástrofe de la guerra termonuclear, entonces no sólo relajemos las fuerzas que tiran en los extremos de la cuerda, tomemos medidas para desatar ese nudo. Estamos listos para esto.

— Carta del Presidente Khrushchev al Presidente Kennedy, 26 de octubre de 1962

El 26 de octubre a las 6:00 p. m. EDT, el Departamento de Estado comenzó a recibir un mensaje que parecía haber sido escrito personalmente por Jruschov. Eran las 2:00 am del sábado en Moscú. La larga carta tardó varios minutos en llegar y los traductores necesitaron más tiempo para traducirla y transcribirla.

Robert F. Kennedy describió la carta como "muy larga y emotiva". Jruschov reiteró el esquema básico que se le había dicho a Scali más temprano ese día: "Propongo: nosotros, por nuestra parte, declararemos que nuestros barcos con destino a Cuba no llevan ningún armamento". Usted declarará que Estados Unidos no invadirá Cuba con sus tropas y no apoyará a ninguna otra fuerza que pretenda invadir Cuba. Entonces desaparecerá la necesidad de la presencia de nuestros especialistas militares en Cuba." A las 6:45 pm EDT, finalmente se escuchó la noticia de la oferta de Fomin a Scali y se interpretó como un 'montaje'. por la llegada de la carta de Jruschov. Entonces, la carta se consideró oficial y precisa, aunque más tarde se supo que Fomin estaba operando casi con seguridad por su propia voluntad sin respaldo oficial. Se ordenó un estudio adicional de la carta y se continuó hasta la noche.

La crisis continúa

La agresión directa contra Cuba significaría guerra nuclear. Los estadounidenses hablan de tal agresión como si no supieran o no quisieran aceptar este hecho. No tengo duda de que perderían una guerra así.

Che Guevara, octubre 1962
S-75 Dvina con misiles V-750V 1D (nombramiento de la OTAN SA-2 Directriz) sobre un lanzador. Una instalación similar a la derribada U-2 del Mayor Anderson sobre Cuba.

Castro, por otro lado, estaba convencido de que pronto se produciría una invasión de Cuba, y el 26 de octubre envió un telegrama a Jruschov que parecía llamar a un ataque nuclear preventivo contra Estados Unidos en caso de ataque. En una entrevista de 2010, Castro expresó su pesar por su postura de 1962 sobre el primer uso: "Después de haber visto lo que he visto, y sabiendo lo que sé ahora, no valió la pena". en absoluto." Castro también ordenó que todas las armas antiaéreas en Cuba dispararan contra cualquier avión estadounidense; las órdenes anteriores habían sido disparar solo en grupos de dos o más. A las 6:00 a. m. EDT del 27 de octubre, la CIA entregó un memorando informando que tres de los cuatro sitios de misiles en San Cristóbal y ambos sitios en Sagua la Grande parecían estar en pleno funcionamiento. También señaló que las fuerzas armadas cubanas continuaron organizándose para la acción, pero tenían órdenes de no iniciar ninguna acción a menos que fueran atacados.

A las 9:00 a. m. EDT del 27 de octubre, Radio Moscú comenzó a transmitir un mensaje de Jruschov. Contrariamente a la carta de la noche anterior, el mensaje ofrecía un nuevo canje: los misiles de Cuba serían retirados a cambio de la retirada de los misiles Júpiter de Italia y Turquía. A las 10:00 a. m. EDT, el comité ejecutivo se reunió nuevamente para discutir la situación y llegó a la conclusión de que el cambio en el mensaje se debió a un debate interno entre Jruschov y otros funcionarios del partido en el Kremlin. Kennedy se dio cuenta de que estaría en una 'posición insoportable si esto se convierte en la propuesta de Jruschov'. porque los misiles en Turquía no eran militarmente útiles y estaban siendo retirados de todos modos y "para cualquier hombre en las Naciones Unidas o cualquier otro hombre racional, parecerá un intercambio muy justo". 34; Bundy explicó por qué no se podía considerar la aquiescencia pública de Jruschov: "La amenaza actual a la paz no está en Turquía, está en Cuba".

McNamara señaló que otro petrolero, el Grozny, estaba a unas 600 millas (970 km) y debería ser interceptado. También señaló que no habían informado a los soviéticos sobre la línea de bloqueo y sugirió transmitirles esa información a través de U Thant en las Naciones Unidas.

Un Lockheed U-2F, el tipo de reconocimiento de alta altitud derribado sobre Cuba, siendo reabastecido por un Boeing KC-135Q. El avión en 1962 fue pintado gris general y transportó marcas militares de la USAF e insignia nacional.

Mientras avanzaba la reunión, a las 11:03 a. m. EDT comenzó a llegar un nuevo mensaje de Jruschov. El mensaje decía, en parte:

"Estás preocupado por Cuba. Dices que esto te inquieta porque está a noventa y nueve millas por mar de la costa de los Estados Unidos de América. Pero... usted ha colocado armas destructivas de misiles, que usted llama ofensivas, en Italia y Turquía, literalmente junto a nosotros... Por lo tanto, hago esta propuesta: Estamos dispuestos a sacar de Cuba los medios que usted considera ofensivos.... Sus representantes harán una declaración en el sentido de que Estados Unidos... retirará sus medios análogos de Turquía... y después de eso, las personas encomendadas por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas podrán inspeccionar en el lugar el cumplimiento de los promesas hechas."

El comité ejecutivo continuó reuniéndose durante el día.

A lo largo de la crisis, Turquía había declarado en repetidas ocasiones que le molestaría que se retiraran los misiles Júpiter. El primer ministro de Italia, Amintore Fanfani, quien también fue ministro de Asuntos Exteriores ad interim, ofreció permitir la retirada de los misiles desplegados en Apulia como moneda de cambio. Le dio el mensaje a uno de sus amigos más confiables, Ettore Bernabei, gerente general de RAI-TV, para que se lo transmitiera a Arthur M. Schlesinger Jr. Bernabei estaba en Nueva York para asistir a una conferencia internacional sobre transmisión de televisión por satélite.

El motor de Lockheed U-2 derribó a Cuba en el Museo de la Revolución en La Habana.

En la mañana del 27 de octubre, un U-2F (el tercer U-2A de la CIA, modificado para reabastecimiento de combustible en el aire) pilotado por el comandante de la USAF, Rudolf Anderson, partió de su ubicación de operaciones avanzada en McCoy AFB, Florida. Aproximadamente a las 12:00 pm EDT, la aeronave fue alcanzada por un misil tierra-aire SA-2 lanzado desde Cuba. El avión se estrelló y Anderson murió. Se intensificó la tensión en las negociaciones entre los soviéticos y los EE.UU.; solo más tarde se asumió que la decisión de disparar el misil fue tomada localmente por un comandante soviético indeterminado, actuando bajo su propia autoridad. Más tarde ese día, alrededor de las 3:41 p. m. EDT, varios aviones cruzados RF-8A de la Marina de los EE. UU., en misiones de reconocimiento fotográfico de bajo nivel, fueron atacados.

El 28 de octubre de 1962, Jruschov le dijo a su hijo Sergei que el derribo del U-2 de Anderson fue por parte del 'militar cubano bajo la dirección de Raúl Castro'.

A las 4:00 p. m. EDT, Kennedy llamó a los miembros del EXCOMM a la Casa Blanca y ordenó que se enviara un mensaje de inmediato a U Thant pidiendo a los soviéticos que suspendieran el trabajo en los misiles mientras se llevaban a cabo las negociaciones. Durante la reunión, el general Maxwell Taylor dio la noticia de que el U-2 había sido derribado. Kennedy había afirmado anteriormente que ordenaría un ataque en dichos sitios si le dispararan, pero decidió no actuar a menos que se realizara otro ataque. Cuarenta años después, McNamara dijo:

Teníamos que enviar un U-2 para obtener información de reconocimiento sobre si los misiles soviéticos se estaban poniendo en funcionamiento. Pensamos que si la U-2 fue derribada, los cubanos no tenían capacidad para derribarla, los soviéticos creíamos que si fue derribado, sería derribado por una unidad soviética de superficie a aire, y que representaría una decisión de los soviéticos de intensificar el conflicto. Y, por lo tanto, antes de enviar a la U-2 fuera, acordamos que si fue derribado no nos encontraríamos, simplemente atacaríamos. Fue derribado el viernes... Afortunadamente, cambiamos de opinión, pensamos "Bueno, podría haber sido un accidente, no atacaremos". Más tarde aprendimos que Khrushchev había razonado igual que nosotros: enviamos el U-2, si fue derribado, él razonó que creeríamos que era una escalada intencional. Y por lo tanto, dio órdenes a Pliyev, el comandante soviético en Cuba, para instruir todas sus baterías para no derribar a la U-2.

Ellsberg dijo que Robert Kennedy (RFK) le dijo en 1964 que después de que el U-2 fuera derribado y el piloto muriera, él (RFK) le dijo al embajador soviético Dobrynin: "Has sacado la primera sangre... [E]l presidente había decidido en contra del consejo... no responder militarmente a ese ataque, pero él [Dobrynin] debería saber que si le disparaban a otro avión,... eliminaríamos todos los SAM y antiaéreos..... Y eso seguramente sería seguido por una invasión."

Redacción de respuesta

Los emisarios enviados por Kennedy y Jruschov acordaron reunirse en el restaurante chino Yenching Palace en el vecindario de Cleveland Park en Washington, DC, el sábado 27 de octubre por la noche. Kennedy sugirió aceptar la oferta de Jruschov de intercambiar la misiles Desconocido para la mayoría de los miembros del EXCOMM, pero con el apoyo de su hermano el presidente, Robert Kennedy se había estado reuniendo con el embajador soviético Dobrynin en Washington para descubrir si las intenciones eran genuinas. En general, el EXCOMM se opuso a la propuesta porque socavaría la autoridad de la OTAN, y el gobierno turco había declarado en repetidas ocasiones que estaba en contra de cualquier tipo de comercio.

A medida que avanzaba la reunión, surgió un nuevo plan y poco a poco convencieron a Kennedy. El nuevo plan requería que ignorara el último mensaje y, en cambio, regresara al anterior de Jruschov. Kennedy inicialmente dudó, sintiendo que Jruschov ya no aceptaría el trato porque se había ofrecido uno nuevo, pero Llewellyn Thompson argumentó que todavía era posible. El abogado especial y asesor de la Casa Blanca, Ted Sorensen, y Robert Kennedy abandonaron la reunión y regresaron 45 minutos después, con un borrador de carta a tal efecto. El presidente hizo varios cambios, lo hizo mecanografiar y lo envió.

Después de la reunión del EXCOMM, continuó una reunión más pequeña en la Oficina Oval. El grupo argumentó que la carta debería subrayarse con un mensaje oral a Dobrynin que estableciera que si los misiles no se retiraban, se usaría una acción militar para eliminarlos. Rusk agregó una condición de que ninguna parte del lenguaje del acuerdo mencionaría a Turquía, pero se entendería que los misiles se retirarían 'voluntariamente'. inmediatamente después. El presidente estuvo de acuerdo y el mensaje fue enviado.

29 de octubre de 1962 Reunión del EXCOMM celebrada en la Sala de Gabinete de la Casa Blanca. Presidente Kennedy, Robert McNamara y Dean Rusk.

A pedido de Rusk, Fomin y Scali se encontraron nuevamente. Scali preguntó por qué las dos cartas de Jruschov eran tan diferentes y Fomin afirmó que se debía a "malas comunicaciones". Scali respondió que la afirmación no era creíble y gritó que pensaba que era una 'cruce doble apestosa'. Continuó afirmando que una invasión estaba a solo unas horas de distancia, y Fomin afirmó que se esperaba una respuesta al mensaje de EE. UU. De Jruschov en breve e instó a Scali a decirle al Departamento de Estado que no se pretendía traición. Scali dijo que no creía que nadie le creería, pero accedió a entregar el mensaje. Los dos se fueron por caminos separados, y Scali inmediatamente escribió un memorándum para el EXCOMM.

Dentro del establishment estadounidense, se entendía bien que ignorar la segunda oferta y volver a la primera ponía a Jruschov en una posición terrible. Los preparativos militares continuaron y todo el personal de la Fuerza Aérea en servicio activo fue llamado a sus bases para una posible acción. Robert Kennedy recordó más tarde el estado de ánimo: "No habíamos abandonado toda esperanza, pero la esperanza que había ahora descansaba en que Jruschov revisara su curso en las próximas horas". Era una esperanza, no una expectativa. La expectativa era una confrontación militar para el martes (30 de octubre) y posiblemente mañana (29 de octubre)..."

A las 8:05 p. m. EDT, se entregó la carta redactada ese mismo día. El mensaje decía: "Al leer su carta, los elementos clave de sus propuestas, que parecen generalmente aceptables tal como las entiendo, son los siguientes: 1) Usted estaría de acuerdo en retirar estos sistemas de armas de Cuba bajo las normas apropiadas de las Naciones Unidas. observación y supervisión; y comprometerse, con las salvaguardias adecuadas, a detener la introducción de tales sistemas de armas en Cuba. 2) Nosotros, por nuestra parte, estaríamos de acuerdo en el establecimiento de arreglos adecuados a través de las Naciones Unidas, para garantizar el cumplimiento y la continuación de estos compromisos (a) para eliminar rápidamente las medidas de cuarentena actualmente en vigor y (b) para dar seguridades contra la invasión de Cuba." La carta también se entregó directamente a la prensa para asegurarse de que no pudiera "retrasarse". Con la carta entregada, había un trato sobre la mesa. Como señaló Robert Kennedy, había pocas expectativas de que fuera aceptado. A las 9:00 pm EDT, el EXCOMM se reunió nuevamente para revisar las acciones para el día siguiente. Se elaboraron planes para ataques aéreos en los sitios de misiles, así como otros objetivos económicos, en particular el almacenamiento de petróleo. McNamara afirmó que tenían que "tener dos cosas listas: un gobierno para Cuba, porque lo vamos a necesitar; y en segundo lugar, planes sobre cómo responder a la Unión Soviética en Europa, porque seguro que van a hacer algo allí.

A las 12:12 am EDT del 27 de octubre, EE. UU. informó a sus aliados de la OTAN que "la situación se está acortando... EE. naciones hermanas en el Hemisferio Occidental para tomar cualquier acción militar que sea necesaria." Para aumentar la preocupación, a las 6:00 am, la CIA informó que todos los misiles en Cuba estaban listos para la acción.

Un helicóptero de Seabat HSS-1 de la Armada estadounidense sobre submarino soviético B-59, forzado a la superficie por fuerzas navales estadounidenses en el Caribe cerca de Cuba (28–29 de octubre de 1962)

El 27 de octubre, Jruschov también recibió una carta de Castro, lo que ahora se conoce como la Carta de Armagedón (fechada el día anterior), que se interpretó como instando al uso de la fuerza nuclear en caso de un ataque a Cuba: & #34;Creo que los imperialistas' la agresividad es sumamente peligrosa y si efectivamente realizan el brutal acto de invadir Cuba violando el derecho internacional y la moral, ese sería el momento de eliminar para siempre tal peligro mediante un acto de clara legítima defensa, por dura y terrible que sea la solución," Castro escribió.

Lanzamiento nuclear evitado

Más tarde ese mismo día, lo que la Casa Blanca denominó más tarde "Sábado Negro", la Marina de los EE. UU. lanzó una serie de "señalizaciones" cargas de profundidad (cargas de profundidad de práctica del tamaño de granadas de mano) en un submarino soviético (B-59) en la línea de bloqueo, sin saber que estaba armado con un torpedo con punta nuclear con órdenes que permitían usarlo si el submarino estaba dañado por cargas de profundidad o fuego de superficie. Como el submarino estaba demasiado profundo para monitorear el tráfico de radio, el capitán del B-59, Valentin Grigoryevich Savitsky, decidió que ya podría haber comenzado una guerra y quiso lanzar un torpedo nuclear. La decisión de lanzarlos normalmente solo requería el acuerdo de los dos oficiales al mando a bordo, el Capitán y el Oficial Político. Sin embargo, el comandante de la Flotilla de submarinos, Vasily Arkhipov, estaba a bordo del B-59 y por eso también tuvo que estar de acuerdo. Arkhipov se opuso, por lo que el lanzamiento nuclear se evitó por poco.

El mismo día, un avión espía U-2 realizó un sobrevuelo accidental y no autorizado de noventa minutos de la costa este de la Unión Soviética. Los soviéticos respondieron revolviendo a los cazas MiG de la isla Wrangel; a su vez, los estadounidenses lanzaron cazas F-102 armados con misiles nucleares aire-aire sobre el mar de Bering.

Resolución

El sábado 27 de octubre, después de muchas deliberaciones entre la Unión Soviética y el gabinete de Kennedy, Kennedy acordó en secreto retirar todos los misiles colocados en Turquía y posiblemente en el sur de Italia, el primero en la frontera con la Unión Soviética, en a cambio de que Jruschov retire todos los misiles de Cuba. Existe cierta controversia sobre si la retirada de los misiles de Italia formaba parte del acuerdo secreto. Jruschov escribió en sus memorias que así era, y cuando la crisis hubo terminado, McNamara dio la orden de desmantelar los misiles tanto en Italia como en Turquía.

En ese momento, Jruschov sabía cosas que Estados Unidos ignoraba. Primero, que el derribo del U-2 por un misil soviético violó órdenes directas de Moscú, y el fuego antiaéreo cubano contra otros aviones de reconocimiento estadounidenses también violó órdenes directas de Jruschov a Castro. En segundo lugar, los soviéticos ya tenían 162 ojivas nucleares en Cuba que Estados Unidos no creía que estuvieran allí. En tercer lugar, los soviéticos y los cubanos en la isla seguramente habrían respondido a una invasión usando esas armas nucleares, aunque Castro creía que todos los humanos en Cuba probablemente morirían como resultado. Jruschov también sabía, pero puede que no lo considerara, el hecho de que tenía submarinos armados con armas nucleares que la Marina de los EE. UU. podría no haber conocido.

Khrushchev sabía que estaba perdiendo el control. Al presidente Kennedy se le había dicho a principios de 1961 que una guerra nuclear probablemente mataría a un tercio de la humanidad, con la mayoría o todas esas muertes concentradas en los EE. UU., la URSS, Europa y China; Jrushchov bien pudo haber recibido informes similares de sus militares.

Con estos antecedentes, cuando Jruschov escuchó las amenazas de Kennedy transmitidas por Robert Kennedy al embajador soviético Dobrynin, inmediatamente redactó su aceptación de los últimos términos de Kennedy desde su dacha sin involucrar al Politburó, como lo había hecho anteriormente., y los hizo transmitir de inmediato por Radio Moscú, que creía que Estados Unidos escucharía. En esa transmisión a las 9:00 am EST, el 28 de octubre, Jruschov declaró que "el gobierno soviético, además de las instrucciones emitidas anteriormente sobre el cese de los trabajos adicionales en los sitios de construcción de las armas, ha emitido una nueva orden sobre el desmantelamiento de las armas que usted califica de 'ofensivas' y su embalaje y regreso a la Unión Soviética." A las 10:00 a. m. del 28 de octubre, Kennedy se enteró por primera vez de la solución de Jruschov a la crisis con los EE. UU. retirando los 15 Júpiter en Turquía y los soviéticos retirarían los cohetes de Cuba. Jruschov había hecho la oferta en una declaración pública para que el mundo la escuchara. A pesar de la oposición casi sólida de sus principales asesores, Kennedy aceptó rápidamente la oferta soviética. "Esta es una muy buena obra suya," Kennedy, según una grabación que hizo en secreto de la reunión en la Sala del Gabinete. Kennedy había desplegado los Júpiter en marzo de ese año, lo que provocó una serie de estallidos de ira por parte de Jruschov. "La mayoría de la gente pensará que este es un intercambio bastante parejo y que deberíamos aprovecharlo" Kennedy dijo. El vicepresidente Lyndon Johnson fue el primero en respaldar el intercambio de misiles, pero otros continuaron oponiéndose a la oferta. Finalmente, Kennedy puso fin al debate. "No podemos muy bien invadir Cuba con todo su esfuerzo y sangre", " Kennedy dijo, 'cuando podríamos haberlos sacado haciendo un trato sobre los mismos misiles en Turquía. Si eso es parte del registro, entonces no tienes una guerra muy buena.

Kennedy respondió de inmediato a la carta de Jruschov y emitió una declaración en la que la calificó como "una contribución importante y constructiva a la paz". Continuó esto con una carta formal:

Considero mi carta a usted del 27 de octubre y su respuesta de hoy como compromisos firmes por parte de nuestros gobiernos que deben llevarse a cabo rápidamente.... EE.UU. hará una declaración en el marco del Consejo de Seguridad en referencia a Cuba de la siguiente manera: declarará que los Estados Unidos de América respetarán la inviolabilidad de las fronteras cubanas, su soberanía, que toma la promesa de no interferir en los asuntos internos, de no inculcarse a sí mismos y de no permitir que nuestro territorio sea utilizado como puente para la invasión de Cuba, y restringirá a aquellos que planean llevar una agresión contra Cuba, ya sea desde el territorio vecino o hacia Cuba.

La declaración planificada de Kennedy también contendría sugerencias que había recibido de su asesor Schlesinger Jr. en un "Memorándum para el presidente" describiendo el "Post Mortem en Cuba".

El 28 de octubre, Kennedy participó en conversaciones telefónicas con Eisenhower y el expresidente estadounidense Harry Truman. En estas llamadas, Kennedy reveló que pensaba que la crisis daría como resultado que las dos superpotencias estuvieran 'cara a cara'. en Berlín a fines del mes siguiente y expresó su preocupación de que el revés soviético en Cuba "haría las cosas más difíciles" allí. También informó a sus antecesores que había rechazado la oferta pública soviética de retirarse de Cuba a cambio de la retirada de los misiles estadounidenses de Turquía.

Eliminación de misiles en Cuba 11 de noviembre de 1962 – NARA – 193868

Estados Unidos continuó con el bloqueo; en los días siguientes, el reconocimiento aéreo demostró que los soviéticos estaban logrando avances en la eliminación de los sistemas de misiles. Los 42 misiles y su equipo de apoyo se cargaron en ocho barcos soviéticos. El 2 de noviembre de 1962, Kennedy se dirigió a los EE. UU. a través de transmisiones de radio y televisión sobre el proceso de desmantelamiento de las bases de misiles R-12 soviéticas ubicadas en la región del Caribe. Los barcos partieron de Cuba del 5 al 9 de noviembre. Los EE. UU. hicieron una inspección visual final cuando cada uno de los barcos pasó la línea de bloqueo. Se requirieron más esfuerzos diplomáticos para retirar los bombarderos Il-28 soviéticos, y se cargaron en tres barcos soviéticos el 5 y 6 de diciembre. Simultáneamente con el compromiso soviético con los Il-28, el gobierno de EE. UU. anunció el fin del bloqueo del 6:45 pm EST del 20 de noviembre de 1962.

En el momento en que la administración Kennedy pensó que la Crisis de los Misiles Cubanos estaba resuelta, los cohetes tácticos nucleares se quedaron en Cuba ya que no formaban parte de los entendimientos Kennedy-Khrushchev y los estadounidenses no sabían de ellos. Los soviéticos cambiaron de opinión, temiendo posibles futuros pasos militantes cubanos, y el 22 de noviembre de 1962, el viceprimer ministro de la Unión Soviética, Anastas Mikoyan, le dijo a Castro que los cohetes con ojivas nucleares también estaban siendo retirados.

En sus negociaciones con el embajador soviético Anatoly Dobrynin, Robert Kennedy propuso informalmente que los misiles Júpiter en Turquía serían retirados 'poco tiempo después de que terminara esta crisis'. Bajo una operación denominada Operación Pot Pie, la retirada de los Júpiter de Italia y Turquía comenzó el 1 de abril y se completó el 24 de abril de 1963. Los planes iniciales eran reciclar los misiles para su uso en otros programas, pero la NASA y la USAF no estaban interesados en retener el hardware del misil. Los cuerpos de los misiles fueron destruidos en el sitio, las ojivas, los paquetes de guía y el equipo de lanzamiento por valor de $ 14 millones fueron devueltos a los Estados Unidos.

El efecto práctico del Pacto Kennedy-Khrushchev fue que EE. UU. retiraría sus cohetes de Italia y Turquía y que los soviéticos no tenían intención de recurrir a una guerra nuclear si EE. UU. los superaba en armas. Debido a que la retirada de los misiles Júpiter de las bases de la OTAN en Italia y Turquía no se hizo pública en ese momento, Jruschov parecía haber perdido el conflicto y debilitado. La percepción era que Kennedy había ganado la contienda entre las superpotencias y que Kruschev había sido humillado. Tanto Kennedy como Jruschov dieron todos los pasos para evitar un conflicto total a pesar de las presiones de sus respectivos gobiernos. Kruschev ocupó el poder durante otros dos años.

Fuerzas nucleares

Para el momento de la crisis en octubre de 1962, el número total de armas nucleares en los arsenales de cada país ascendía a aproximadamente 26.400 para los Estados Unidos y 3.300 para la Unión Soviética. Para los EE. UU., se habrían utilizado alrededor de 3500 (con un rendimiento combinado de aproximadamente 6300 megatones) para atacar a la Unión Soviética. Los soviéticos tenían una potencia de fuego estratégica considerablemente menor a su disposición: entre 300 y 320 bombas y ojivas, sin armas basadas en submarinos en posición de amenazar el territorio continental de EE. UU. y la mayoría de sus sistemas de lanzamiento intercontinentales basados en bombarderos que tendrían dificultades para penetrar el aire de América del Norte. sistemas de defensa Sin embargo, ya habían trasladado 158 ojivas a Cuba; entre 95 y 100 habrían estado listos para usarse si Estados Unidos hubiera invadido Cuba, la mayoría de los cuales eran de corto alcance. Estados Unidos tenía aproximadamente 4375 armas nucleares desplegadas en Europa, la mayoría de las cuales eran armas tácticas como la artillería nuclear, con alrededor de 450 de ellas para misiles balísticos, misiles de crucero y aviones; los soviéticos tenían más de 550 armas similares en Europa.

Estados Unidos

  • SAC
    • ICBM: 182 (en alerta máxima); 121 Atlas D/E/F, 53 Titan 1, 8 Minuteman 1A
    • Bomberos: 1.595; 880 B-47, 639 B-52, 76 B-58 (1.479 bombarderos y 1.003 tanques de reabastecimiento disponibles en alerta máxima)
  • Atlantic Command
    • 112 UGM-27 Polaris en siete SSBNs (16 cada uno); cinco submarinos con Polaris A1 y dos con A2
  • Pacific Command
    • 4-8 misiles de crucero Regulus
    • 16 misiles de crucero Mace
    • 3 portaaviones con unas 40 bombas cada uno
    • Aviones terrestres con unas 50 bombas
  • European Command
    • IRBM: 105; 60 Thor (Reino Unido), 45 Júpiter (30 Italia, 15 Turquía)
    • 48 a 90 Mace cruise missiles
    • 2 portaaviones U.S. Sexta Flota con unas 40 bombas cada uno
    • Aviones terrestres con unas 50 bombas

Unión Soviética

  • Strategic (for use against North America):
    • ICBM: 42; cuatro SS-6/R-7A en Plesetsk con dos en reserva en Baikonur, 36 SS-7/R-16 con 26 en silos y diez en plataformas de lanzamiento abiertas
    • Bomberos: 160 (legua desconocida); 100 oso Tu-95, 60 3M Bison B
  • Regional (principalmente dirigida a Europa, y otros contra bases estadounidenses en Asia oriental):
    • MRBM: 528 SS-4/R-12, 492 en sitios de lanzamiento suave y 36 en sitios de lanzamiento duro (aproximadamente seis a ocho R-12 estaban en funcionamiento en Cuba, capaces de golpear el continente estadounidense en cualquier momento hasta que se resolvió la crisis)
    • IRBM: 28 SS-5/R-14
    • Unknown number of Tu-16 Badger, Tu-22 Blinder, and MiG-21 aircraft tasked with nuclear strike missions

Consecuencias

El misil balístico de rango intermedio de Júpiter armado nuclear. Estados Unidos aceptó secretamente retirar los misiles de Italia y Turquía.

Liderazgo cubano

Cuba percibió el resultado como una traición de los soviéticos, ya que las decisiones sobre cómo resolver la crisis las habían tomado exclusivamente Kennedy y Jruschov. A Castro le molestó especialmente que no se abordaran ciertos temas de interés para Cuba, como el estatus de la Base Naval de Estados Unidos en Guantánamo. Eso provocó que las relaciones cubano-soviéticas se deterioraran en los años venideros.

El historiador Arthur Schlesinger creía que cuando se retiraron los misiles, Castro estaba más enojado con Jruschov que con Kennedy porque Jruschov no había consultado a Castro antes de decidir retirarlos. Aunque Castro estaba enfurecido por Jruschov, planeó atacar a los EE. UU. con los misiles restantes si ocurría una invasión de la isla.

Pocas semanas después de la crisis, durante una entrevista con el periódico comunista británico Daily Worker, Guevara todavía estaba furioso por la supuesta traición soviética y le dijo al corresponsal Sam Russell que, si los misiles hubieran sido bajo control cubano, los habrían disparado. Mientras exponía el incidente más tarde, Guevara reiteró que la causa de la liberación socialista contra la "agresión imperialista" en última instancia, habría valido la pena la posibilidad de "millones de víctimas de la guerra atómica". La crisis de los misiles convenció aún más a Guevara de que las dos superpotencias del mundo (Estados Unidos y la Unión Soviética) usaban a Cuba como un peón en sus propias estrategias globales. Posteriormente, denunció a los soviéticos casi con tanta frecuencia como denunció a los estadounidenses.

Liderazgo rumano

Durante la crisis, Gheorghe Gheorghiu-Dej, secretario general del partido comunista de Rumania, envió una carta al presidente Kennedy disociando a Rumania de las acciones soviéticas. Esto convenció a la administración estadounidense de las intenciones de Bucarest de separarse de Moscú.

Liderazgo soviético

La enormidad de lo cerca que estuvo el mundo de una guerra termonuclear impulsó a Jruschov a proponer un alivio de gran alcance de las tensiones con EE. UU. En una carta al presidente Kennedy fechada el 30 de octubre de 1962, Jruschov esbozó una serie de iniciativas audaces para prevenir la posibilidad de una nueva crisis nuclear, incluida la propuesta de un tratado de no agresión entre la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y el Pacto de Varsovia o incluso la disolución de estos bloques militares, un tratado para cesar todas las pruebas de armas nucleares e incluso la eliminación de todas las armas nucleares, la resolución del tema candente de Alemania tanto por parte del Este como del Oeste aceptando formalmente la existencia de Alemania Occidental y Alemania Oriental, y EE. UU. reconocimiento del gobierno de China continental. La carta invitaba a presentar contrapropuestas y una mayor exploración de estos y otros temas a través de negociaciones pacíficas. Jruschov invitó a Norman Cousins, el editor de un importante periódico estadounidense y activista contra las armas nucleares, a servir como enlace con el presidente Kennedy, y Cousins se reunió con Jruschov durante cuatro horas en diciembre de 1962.

La respuesta de Kennedy a las propuestas de Jruschov fue tibia, pero Kennedy le expresó a Cousins que se sentía limitado a la hora de explorar estos temas debido a la presión de la línea dura en el aparato de seguridad nacional de EE. UU. Estados Unidos y la URSS acordaron poco después un tratado que prohibía los ensayos atmosféricos de armas nucleares, conocido como el 'Tratado de prohibición parcial de los ensayos nucleares'.

Más tarde de la crisis, EE. UU. y la Unión Soviética crearon la línea directa Moscú-Washington, un enlace de comunicación directo entre Moscú y Washington. El propósito era tener una forma en que los líderes de los dos países de la Guerra Fría pudieran comunicarse directamente para resolver tal crisis.

El compromiso avergonzó a Jruschov ya la Unión Soviética porque la retirada de los misiles estadounidenses de Italia y Turquía fue un acuerdo secreto entre Kennedy y Jruschov. Jruschov acudió a Kennedy porque pensó que la crisis se estaba saliendo de control, pero se consideró que los soviéticos se estaban retirando de las circunstancias que habían comenzado.

La caída de Jruschov del poder dos años después se debió en parte a la vergüenza del Politburó soviético tanto por las eventuales concesiones de Jruschov a EE. UU. como por su ineptitud para precipitar la crisis en primer lugar.. Según Dobrynin, la máxima dirección soviética tomó el resultado de Cuba como 'un golpe a su prestigio que bordea la humillación'.

Liderazgo estadounidense

El estado mundial de DEFCON 3 de las Fuerzas de EE. UU. se devolvió a DEFCON 4 el 20 de noviembre de 1962. El general Curtis LeMay le dijo al presidente que la resolución de la crisis fue la "mayor derrota en nuestra historia"; la suya era una posición minoritaria. Había presionado para una invasión inmediata de Cuba tan pronto como comenzó la crisis y todavía estaba a favor de invadir Cuba incluso después de que los soviéticos retiraran sus misiles. Veinticinco años más tarde, LeMay todavía creía que "podríamos haber sacado no solo los misiles de Cuba, sino que podríamos haber sacado a los comunistas de Cuba en ese momento".

Para 1962, el presidente Kennedy enfrentó cuatro situaciones de crisis: el fracaso de la invasión de Bahía de Cochinos que él había aprobado, negociaciones de acuerdos entre el gobierno pro-occidental de Laos y el movimiento comunista Pathet Lao ("Kennedy esquivó a Laos, cuyo terreno accidentado no fue un campo de batalla para los soldados estadounidenses."), la construcción del Muro de Berlín y la crisis de los misiles en Cuba. Kennedy creía que otro fracaso más para obtener el control y detener la expansión comunista dañaría irreparablemente la credibilidad de Estados Unidos. Estaba decidido a "trazar una línea en la arena" e impedir una victoria comunista en Vietnam. Le dijo a James Reston de The New York Times inmediatamente después de su reunión cumbre en Viena con Jruschov: "Ahora tenemos un problema para hacer que nuestro poder sea creíble y Vietnam parece el lugar".

Al menos cuatro ataques de contingencia fueron armados y lanzados desde Florida contra aeródromos cubanos y presuntos sitios de misiles en 1963 y 1964, aunque todos fueron desviados al complejo Pinecastle Range después de que los aviones pasaran por la isla de Andros. Los críticos, incluidos Seymour Melman y Seymour Hersh, sugirieron que la Crisis de los Misiles en Cuba alentó a los Estados Unidos & # 39; uso de medios militares, como en el caso de la posterior Guerra de Vietnam.

Víctimas humanas

El cuerpo del piloto del U-2 Anderson fue devuelto a los EE. UU. y fue enterrado con todos los honores militares en Carolina del Sur. Fue el primer receptor de la recién creada Cruz de la Fuerza Aérea, que fue otorgada póstumamente. Aunque Anderson fue la única muerte de un combatiente durante la crisis, 11 miembros de la tripulación de tres aviones de reconocimiento Boeing RB-47 Stratojets de la 55.ª Ala de Reconocimiento Estratégico también murieron en accidentes durante el período comprendido entre el 27 de septiembre y el 11 de noviembre de 1962. Siete tripulantes murieron cuando un El Boeing C-135B Stratolifter del Servicio de Transporte Aéreo Militar que entregaba municiones a la Base Naval de la Bahía de Guantánamo se detuvo y se estrelló al acercarse el 23 de octubre.

Revelaciones posteriores

Llamada cercana al submarino

Posiblemente, el momento más peligroso de la crisis no se reconoció hasta la conferencia de La Habana sobre la crisis de los misiles en Cuba, en octubre de 2002. A la que asistieron muchos de los veteranos de la crisis, todos se enteraron de que el 27 de octubre de 1962, el USS Beale había rastrearon y lanzaron cargas de profundidad de señalización (del tamaño de granadas de mano) en el B-59, un submarino soviético del Proyecto 641 (designación de la OTAN Foxtrot). Desconocido para Estados Unidos, estaba armado con un torpedo nuclear de 15 kilotones. Al quedarse sin aire, el submarino soviético fue rodeado por buques de guerra estadounidenses y necesitaba desesperadamente salir a la superficie. Estalló una discusión entre los tres oficiales a bordo del B-59, incluido el capitán del submarino Valentin Savitsky, el oficial político Ivan Semyonovich Maslennikov y el subcomandante de brigada Capitán de segundo rango (equivalente al rango de comandante de la Marina de los EE. UU.) Vasily Arkhipov. Savitsky, exhausto, se puso furioso y ordenó que el torpedo nuclear a bordo estuviera listo para el combate. Los relatos difieren sobre si Arkhipov convenció a Savitsky de no realizar el ataque o si el propio Savitsky finalmente concluyó que la única opción razonable que le quedaba era salir a la superficie. Durante la conferencia, McNamara afirmó que la guerra nuclear estaba mucho más cerca de lo que la gente pensaba. Thomas Blanton, director del Archivo de Seguridad Nacional, dijo: "Un tipo llamado Vasily Arkhipov salvó al mundo".

Posibilidad de lanzamiento nuclear

A principios de 1992, se confirmó que las fuerzas soviéticas en Cuba ya habían recibido ojivas nucleares tácticas para sus cohetes de artillería y bombarderos Il-28 cuando estalló la crisis. Castro afirmó que habría recomendado su uso si Estados Unidos invadiera a pesar de la destrucción de Cuba.

Cincuenta años después de la crisis, Graham Allison escribió:

Hace cincuenta años, la crisis de los misiles cubanos llevó al mundo al borde del desastre nuclear. Durante el enfrentamiento, el presidente estadounidense John F. Kennedy pensó que la posibilidad de escalar la guerra era "entre 1 y 3", y lo que hemos aprendido en décadas posteriores no ha hecho nada para alargar esas probabilidades. Ahora sabemos, por ejemplo, que además de los misiles balísticos armados nucleares, la Unión Soviética había desplegado 100 armas nucleares tácticas a Cuba, y el comandante soviético local podría haber lanzado esas armas sin códigos o comandos adicionales de Moscú. La huelga aérea y la invasión estadounidense prevista para la tercera semana de la confrontación habrían desencadenado una respuesta nuclear contra buques y tropas estadounidenses, y quizás incluso Miami. La guerra resultante podría haber provocado la muerte de más de 100 millones de estadounidenses y más de 100 millones de rusos.

El periodista de la BBC Joe Matthews publicó la historia, el 13 de octubre de 2012, detrás de las 100 ojivas nucleares tácticas mencionadas por Graham Allison en el extracto anterior. Jrushchov temía que el orgullo herido de Castro y la indignación cubana generalizada por las concesiones que le había hecho a Kennedy pudieran llevar a la ruptura del acuerdo entre la Unión Soviética y Estados Unidos. Para evitar eso, Jruschov decidió ofrecer a Cuba más de 100 armas nucleares tácticas que habían sido enviadas a Cuba junto con los misiles de largo alcance pero que, de manera crucial, habían escapado a la atención de la inteligencia estadounidense. Jruschov determinó que debido a que los estadounidenses no habían incluido los misiles en su lista de demandas, mantenerlos en Cuba sería de interés para la Unión Soviética.

Anastas Mikoyan se encargó de las negociaciones con Castro sobre el acuerdo de transferencia de misiles que fue diseñado para evitar una ruptura en las relaciones entre Cuba y la Unión Soviética. Mientras estuvo en La Habana, Mikoyan fue testigo de los cambios de humor y la paranoia de Castro, quien estaba convencido de que Moscú había hecho el acuerdo con EE.UU. a costa de la defensa de Cuba. Mikoyan, por su propia iniciativa, decidió que a Castro y su ejército no se les debe dar el control de armas con una fuerza explosiva igual a 100 bombas del tamaño de Hiroshima bajo ninguna circunstancia. Desactivó la situación aparentemente intratable, que corría el riesgo de volver a escalar la crisis, el 22 de noviembre de 1962. Durante una tensa reunión de cuatro horas, Mikoyan convenció a Castro de que, a pesar del deseo de Moscú de ayudar, sería una violación de una ley soviética inédita, que en realidad no existía, para transferir los misiles permanentemente a manos cubanas y dotarlos de una disuasión nuclear independiente. Castro se vio obligado a ceder y, para alivio de Jruschov y el resto del gobierno soviético, las armas nucleares tácticas fueron embaladas y devueltas por mar a la Unión Soviética durante diciembre de 1962.

En la cultura popular

Un barco soviético descargando un misil en la película espía de 1969 Topaz.

Los medios populares estadounidenses, especialmente la televisión, hicieron un uso frecuente de los eventos de la crisis de los misiles tanto en forma de ficción como documental. Jim Willis incluye la Crisis como uno de los 100 'momentos mediáticos que cambiaron Estados Unidos'. Sheldon Stern descubre que medio siglo después todavía hay muchos "conceptos erróneos, verdades a medias y mentiras descaradas" que han dado forma a las versiones mediáticas de lo ocurrido en la Casa Blanca durante esas dos angustiosas semanas.

El historiador William Cohn argumentó en un artículo de 1976 que los programas de televisión suelen ser la principal fuente utilizada por el público estadounidense para conocer e interpretar el pasado. Según el historiador de la Guerra Fría, Andrei Kozovoi, los medios soviéticos resultaron algo desorganizados, ya que no pudieron generar una historia popular coherente. Khrushchev perdió el poder y fue borrado de la historia. Cuba ya no era retratada como un David heroico contra el Goliat estadounidense. Una contradicción que prevaleció en la campaña mediática soviética fue entre la retórica pacifista del movimiento por la paz que enfatiza los horrores de la guerra nuclear y la militancia de la necesidad de preparar a los soviéticos para la guerra contra la agresión estadounidense.

Representaciones mediáticas

No ficción

  • Trece días, la memoria de Robert F. Kennedy de la crisis, publicada póstumamente en 1969; Se convirtió en la base de numerosas películas y documentales.
  • Misiles de octubre, 1974 docudrama de televisión sobre la crisis.
  • La Fog of War, 2003 El documental americano sobre la vida y los tiempos del ex secretario de Defensa estadounidense Robert S. McNamara, dirigido por Errol Morris, que ganó el Premio de la Academia para la Mejor Característica Documental de ese año."

Ficción

  • Topacio, 1969 film de Alfred Hitchcock basado en la novela de 1967 de Leon Uris, ambientada durante la crisis.
  • Matinee, película de 1993 protagonizada por John Goodman durante la crisis de misiles cubanos en la que un fabricante independiente decide aprovechar la oportunidad para debutar una película temática atómica.
  • Trece días (lleno), basado en The Kennedy Tapes: Dentro de la Casa Blanca Durante la Crisis de Misiles Cubanos, un docudrama 2000 dirigido por Roger Donaldson sobre la crisis.
  • Comando " Conquer: Red Alert 3, un videojuego 2008, establecido en una línea de tiempo alternativa donde Einstein no existía. Durante la campaña de las Naciones Unidas aliadas, ocurre una versión alternativa de la crisis de los misiles cubanos, apodada en el juego como misión "La Gran Trampa de Oso", donde la Unión Soviética había planeado secretamente y construido una fuerza de invasión en La Habana, cubierta por naves Kirov especialmente diseñadas que daban 50 megatones de bombas y destinadas a volar hacia ciudades controladas aliadas.
  • Hombres locos, el episodio de 2008 "Meditaciones en una emergencia" se encuentra en medio de la crisis de misiles cubanos.
  • Ur, una novela corta 2009 de Stephen King, es alrededor de tres hombres que descubren a través de un Kindle mágico que en un universo paralelo, la Crisis de Misiles de Cuba se transformó en una guerra nuclear y terminó ese universo.
  • Call of Duty: Black Ops, 2010 videojuego, establecido durante y después de la crisis de misiles cubanos.
  • Los Kennedys (miniserie de televisión), 2011 producción que crónica la vida de la familia Kennedy, incluyendo una dramatización de la crisis.
  • X-Men: Primera clase, 2011 película de superhéroes ambientada durante la crisis de misiles cubanos, que representa la crisis como escalada por un grupo de mutantes con el objetivo de establecer una clase dominante mutante después de la guerra posterior.
  • El Courier (film 2020), cuenta la "verdadera historia del empresario británico Greville Wynne (jugada por Benedict Cumberbatch) que ayudó a MI6 a penetrar el programa nuclear soviético durante la Guerra Fría. Wynne y su fuente rusa, Oleg Penkovsky (Ironbark codificado), proporcionaron una inteligencia crucial que terminó la crisis de misiles cubanos".

Contenido relacionado

Elecciones presidenciales de Estados Unidos de 1916

Militar de Groenlandia

Geografía de Chipre

Más resultados...
Tamaño del texto: