Combustible fósil

Un combustible fósil es un material que contiene hidrocarburos formado bajo tierra a partir de restos de plantas y animales muertos que los humanos extraen y queman como combustible. Los principales combustibles fósiles son el carbón, el petróleo y el gas natural, que los humanos extraen a través de la minería y la perforación. Los combustibles fósiles se pueden quemar para proporcionar calor para su uso directo (por ejemplo, para cocinar), para impulsar motores (como los motores de combustión interna en vehículos automotores) o para generar electricidad.

El principal origen de los combustibles fósiles es la descomposición anaeróbica de organismos muertos enterrados, que contienen moléculas orgánicas creadas en la antigua fotosíntesis. Las transiciones de estos materiales de origen a combustibles fósiles con alto contenido de carbono generalmente requieren un proceso geológico de millones de años, a veces más de 650 millones de años.

Los combustibles fósiles pueden ser transformados en otros productos químicos o derivados por las industrias químicas y de refinación. Los combustibles fósiles refinados de uso común incluyen queroseno, gasolina y propano, y los productos químicos comunes incluyen la mayoría de los plásticos y productos químicos agrícolas, como fertilizantes y pesticidas. El 84% del consumo de energía primaria en el mundo y el 64% de la electricidad provino de combustibles fósiles en 2019.

It is a long established fact that a reader will be distracted by the readable content of a page when looking at its layout. The point of using Lorem Ipsum is that it has a more-or-less normal distribution of letters, as opposed to using 'Content here, content here', making it look like readable English.

You must log in to access this content
Iniciar con Google
Iniciar con Facebook
x