Ciber-etnografía

AjustarCompartirImprimirCitar
Mapa de diferentes plataformas digitales
Espectro de diferentes formas de participación humana en la Internet

La ciber-etnografía o etnografía virtual es un área de la investigación etnográfica que estudia las comunidades y culturas que emergen de la interacción social desarrollada en mundos virtuales. Esta disciplina adapta las técnicas tradicionales de la etnografía para comprender los comportamientos, las prácticas sociales y las normas culturales que se desarrollan en entornos virtuales, y su relación con la percepción de identidad que tienen los usuarios. Los mundo virtuales abarcan desde la Internet, hasta las aplicaciones de mensajería, los juegos de rol en línea y el Metaverso.

A diferencia de métodos más tradicionales, la ciberetnografía no se rige por un enfoque canónico o un conjunto de reglas fijas. Más bien, permite a los investigadores definir sus propias adaptaciones y enfoques según las necesidades específicas de su estudio, en gran parte por la novedad del fenómeno que pretende estudiar.

Un subcampo de la ciberetnografía es la netnografía o etnografía de la Internet, que también se enfoca en la etnografía de comunidades en línea pero que posee mayor trayectoria y ha desarrollado un conjunto más específico de pautas y reglas de validación metodológica. La netnografía se apoya en una base multidisciplinaria de literatura, aunque enfocada en el ámbito de la Internet, tiene un marco más estructurado para la investigación en entornos digitales.

Este artículo no se centra en un campo específico de la ciberetnografía, sino que abarca el amplio espectro de la etnografía en mundos virtuales y su relación con el usuario humano (cibernética) como un enfoque metodológico adaptativo y relevante en la investigación de las culturas digitales. Con la creciente importancia de los entornos virtuales en nuestra sociedad, la ciber-etnografía se posiciona como una herramienta clave para entender las dinámicas sociales y culturales tanto en el mundo digital como el real.

HSD

Introducción

El estudio de la etnografía tradicional observa las interacciones entre los individuos que comparten el mismo lugar. Las etnografías de las culturas y comunidades en línea extienden el estudio etnográfico a entornos donde las interacciones están mediadas tecnológicamente, no cara a cara. Por lo tanto, la etnografía cibernética aborda las limitaciones en la noción tradicional de un sitio de campo como un espacio localizado. También entiende que las comunidades en línea pueden crear una cultura compartida a través de interacciones mediadas digitalmente. Aunque se ha cuestionado la afirmación de que el trabajo de campo etnográfico se puede aplicar significativamente a las interacciones mediadas por computadora, se acepta cada vez más.

Al igual que otros primeros investigadores de Internet, los primeros etnógrafos cibernéticos como Sandy Stone y Sherry Turkle observaron que los participantes en las comunidades de juegos de rol en línea representan actuaciones sociales que pueden diferir drásticamente de sus personajes fuera de línea. Esto condujo a la idea de que las identidades en línea se pueden segmentar de las fuera de línea. La etnografía cibernética fue vista como un nuevo tipo de metodología que podría descubrir cómo Internet cambiaría radicalmente la sociedad. Sin embargo, a medida que Internet se generalizó y los ciberetnógrafos buscaron legitimidad, la ciberetnografía se reformuló como una adaptación de los métodos tradicionales a un nuevo contexto. Comprender el grado en que las actuaciones divergentes en entornos en línea y fuera de línea reflejan una segmentación de la identidad o una identidad continua realizada de manera diferente en diferentes contextos sigue siendo una consideración importante para los etnógrafos cibernéticos.

Muchos otros aspectos de la interacción en línea, mediada por computadora o virtual, y la formación de comunidades son distintos de sus contrapartes en persona, en la vida real o cara a cara. De importancia central es que muchas interacciones en las comunidades en línea son textuales. Si bien estos artefactos textuales se asemejan a las huellas de la interacción, constituyen las interacciones de interés para el ciberetnógrafo. Son un tipo diferente de interacción en el que el lenguaje corporal y otros tipos de señales sociales están ausentes o se traducen en signos y texto.

El carácter y el nivel de acceso disponible para los investigadores de las comunidades en línea también son particulares de la ciberetnografía. Mientras que las interacciones cara a cara son efímeras a medida que ocurren, las interacciones sociales en línea a menudo se guardan y archivan automáticamente, creando registros precisos permanentes. Además, las distinciones entre espacios públicos y privados a menudo no son claras en las comunidades en línea. la etnografía cibernética intenta adaptar los procedimientos de observación participante, como hacer una entrada cultural, recopilar y analizar datos y realizar investigaciones éticas a estas contingencias mediadas por computadora.

La ciberetnografía se ha desarrollado significativamente con la aparición de nuevas tecnologías. Casi desde sus inicios, algunos investigadores han actuado como merodeadores y han realizado estudios puramente observacionales de las culturas y comunidades en línea en lugar de observadores participantes en una comunidad en línea. Este enfoque ha sido criticado por académicos que argumentan que los investigadores deberían participar plenamente como miembros de la comunidad en línea. Estos académicos valoran los estándares etnográficos tradicionales de observación participante, compromiso prolongado e inmersión profunda. La ciberetnografía, como la etnografía tradicional, a menudo tiene como objetivo producir una descripción densa que pueda ayudar a un extraño a comprender el significado del comportamiento en una cultura o comunidad.Este enfoque en la participación y la inmersión hace que estos enfoques sean bastante distintos de los métodos cualitativos de investigación en Internet, como las entrevistas en línea y el análisis de contenido en línea. Los métodos etnográficos también son bastante diferentes de los métodos cuantitativos de investigación en Internet, como la minería del uso de la web o el análisis de redes sociales. Sin embargo, algunos investigadores complementan los métodos de investigación con la etnografía cibernética para triangular sus hallazgos.

Variedad de metodologías

Los etnógrafos han abordado el estudio de Internet de diversas formas. Una variedad de términos se refieren a diversas formulaciones de enfoques metodológicos de la ciberetnografía. Muchos de estos buscan mantener su propio diálogo con la tradición establecida de la etnografía. Cada uno formula su relación con la tradición antropológica establecida de formas diferentes (ya veces inconsistentes). Algunos piensan que las etnografías realizadas en línea involucran un enfoque metodológico distintivo. Otros piensan que la etnografía cibernética no es una forma distintiva de etnografía, aunque investigar etnográficamente en Internet nos obliga a reflexionar sobre supuestos y conceptos fundamentales de la etnografía.

Las opciones de métodos deben adaptarse directamente al tipo de preguntas que un investigador busca responder. La principal ventaja de la ciberetnografía reside en el alcance y la escala de los datos disponibles. Otras ventajas incluyen buscar aportes directamente de los participantes. Por ejemplo, publicar notas de campo sin procesar en un blog y permitir que los participantes dejen comentarios puede brindar transparencia. La ciberetnografía también permite una variedad de tipos de recopilación de datos e incluye formatos audiovisuales, en varias plataformas, como sitios web, redes sociales y foros.

Observación participante fuera de línea

Es importante que los etnógrafos cibernéticos consideren si las interacciones en línea son suficientes para desarrollar una comprensión profunda de la comunidad. No está claro si las actuaciones de identidad en entornos en línea deben considerarse como inconexas de las identidades fuera de línea o si son continuas con las identidades fuera de línea. Cuando los investigadores sienten que es necesario comprender la relación entre las identidades en línea y fuera de línea de los miembros, pueden tratar de reunirse con los informantes cara a cara.

El etnógrafo urbano Jeffrey Lane sugiere que puede ser cada vez más necesario entretejer las identidades de los informantes en línea y fuera de línea para crear una descripción precisa de la vida urbana en las calles. Toma prestado el concepto de "públicos en red" de la académica de medios Danah Boyd, que son "simultáneamente (1) el espacio construido a través de tecnologías en red y (2) el colectivo imaginado que surge como resultado de la intersección de personas, tecnología y práctica". para enmarcar su argumento.Las interacciones que tienen lugar fuera de línea pueden parecer de una sola forma para un observador participante, pero se contextualizan aún más cuando se examinan las formas de comunicación en línea entre las mismas partes involucradas en la interacción fuera de línea. De la misma manera, la información que se transmite en línea puede influir significativamente en las actividades que se realizan fuera de línea. Por ejemplo, uno de los informantes de Lane encuentra un video en Twitter que sugiere que están ocurriendo incidentes violentos en el área. En respuesta, envía un mensaje de texto a todos sus contactos para que tengan cuidado esa noche. Para preservar la construcción de un público en red, los investigadores deben tener en cuenta las identidades y actividades de los individuos tanto en línea como fuera de línea. Lane también reconoce que no todos los académicos pueden estar de acuerdo con su argumento,

Sin embargo, otros etnógrafos cibernéticos han argumentado que la diferencia entre los yoes en línea y fuera de línea es similar a las diferentes representaciones de identidad que ocurren en otros contextos. Esta perspectiva considera que los problemas de identidad en la etnografía cibernética son consistentes con los de la etnografía tradicional. Por lo tanto, los investigadores deberían considerar cómo los miembros de la comunidad se relacionan en línea y fuera de línea. Si es normal que los miembros de la comunidad reúnan sus identidades en línea y fuera de línea y se reúnan cara a cara, entonces tiene sentido que el etnógrafo deba observar o participar en estas interacciones fuera de línea para comprender completamente a la comunidad como lo hizo Sherry Turkle.. Este hallazgo ha sido respaldado por Sara Ross en su trabajo sobre antropología jurídica en entornos urbanos como Toronto, Canadá.

Sin embargo, muchos etnógrafos cibernéticos, incluidos Hine y Walstrom, creen que la observación participante en el entorno fuera de línea puede estar sesgada por la asimetría entre el investigador y el miembro. Esto se debe a que los miembros de la comunidad dependen de la comunicación mediada por computadora, por lo que pueden estar en desventaja para un investigador que comprende sus interacciones en línea, pero que también emplea la comunicación cara a cara. Dado que a menudo los investigadores están interesados ​​en comprender las interacciones en el contexto en línea y que comparar la identidad en línea y fuera de línea no es importante, se pueden realizar estudios etnográficos creíbles en contextos solo en línea.

Limitaciones

Una de las principales desventajas de la etnografía en línea es la necesidad de que el etnógrafo posea ciertas habilidades basadas en la tecnología. Es posible que algunos estudios solo requieran habilidades informáticas elementales, pero otros pueden requerir conocimientos avanzados de tecnologías y herramientas, como aplicaciones basadas en la web, herramientas analíticas y programación informática. El desarrollo de tales tecnologías tiende a crecer más rápido que la literatura metodológica, por lo que "hay poco consenso sobre cómo [recopilar] y analizar mejor los datos de los nuevos medios".

La naturaleza temporal de los datos en línea también puede ser un problema. Los ciberetnógrafos podrían preguntarse: "¿Qué son los datos del presente?" Robinson (2011) afirma que en casos como los videos de YouTube y los comentarios posteriores, "la realidad cibernética actual puede interpretarse como una acumulación continua de todas las aportaciones pasadas de los miembros o participantes". Los etnógrafos cibernéticos también deben pensar en su propia identidad y cómo "[ésta] podría convertirse en parte de un circuito de retroalimentación con aquellos a quienes está estudiando" y si evita o no los datos recopilados y la integridad del estudio.. Por lo tanto, existe la necesidad de que los ciberetnógrafos sean particularmente flexibles y reflexivos en su práctica de la etnografía.

Otra limitación de la ciberetnografía es que complica las cuestiones de privacidad. Aunque los investigadores siempre han tenido que tomar en consideración a personas que originalmente no formaban parte de un estudio etnográfico, la etnografía cibernética permite a los investigadores ver “registros identificables de estas conexiones e interacciones”. Como resultado, los investigadores pueden tener que tomar precauciones adicionales al pedir permiso a los informantes para participar en su investigación, así como al ocultar las identidades de dichos informantes.

Ética

En la medida en que la ciberetnografía sea similar a la etnografía en un espacio localizado, suscitará consideraciones éticas similares. Sin embargo, la naturaleza del espacio en línea plantea nuevos problemas éticos, incluidos los relacionados con el consentimiento informado de los sujetos humanos, la protección de la privacidad o el anonimato de los sujetos de investigación, y si la etnografía cibernética podría ser una forma de "espionaje electrónico". A pesar de estas diferencias, la Asociación Americana de Antropología aún no ha incluido recomendaciones específicas sobre ciberetnografía en su Código de Ética.

Por lo tanto, existen cuestiones éticas significativas en torno al uso de herramientas digitales, la recopilación de datos del ciberespacio y si los ciberetnógrafos respetan la privacidad en el ciberespacio. Que un sitio web no esté protegido con contraseña contra un investigador no implica necesariamente que sea un espacio abierto donde se disuelve el derecho al anonimato y la privacidad. Así, insiste Robinson (2011), “si nuestras identidades en el ciberespacio son extensiones de nuestras identidades fuera de línea, se les debe otorgar la misma consideración ética que se les daría en el mundo fuera de línea”.

Las juntas de revisión institucional (IRB) pueden no estar equipadas para los dilemas éticos que presenta la etnografía cibernética. Los investigadores deben dejar claras sus intenciones y definir adecuadamente qué datos se recopilarán. Cuando los investigadores "acechan" observando y recopilando datos de forma encubierta, no obtienen el conocimiento ni el consentimiento de los participantes. Esto entra en conflicto con la práctica etnográfica tradicional del consentimiento informado, en el que los participantes tienen derecho a aprender sobre el estudio en cuestión y tomar una decisión informada sobre si participar o no. Los ciberetnógrafos enfrentan el desafío de informar a los participantes sobre su presencia y actividades de investigación sin poner en peligro su capacidad para recopilar datos válidos. Los académicos recomiendan incluir una nota en las publicaciones del investigador que identifique su interés de investigación y enlaces a más información. Sin embargo, esta práctica solo es posible en algunos espacios en línea, como los foros, pero no en otros.

Otro problema es que las innovaciones tecnológicas y la posibilidad de nuevas investigaciones superan la creación de pautas éticas claras y adaptadas. No obstante, existen algunas pautas que la Asociación de Investigadores de Internet (AoIR) actualiza regularmente.

Otra restricción ética y una posible desventaja de la ciberetnografía es la intrincada anonimización de los datos. La protección del anonimato de los participantes a menudo entra en conflicto con la preservación de las palabras de los participantes. Aunque se puede obtener el consentimiento de los participantes para recopilar, usar y publicar datos textuales, el simple uso de seudónimos en la mayoría de los casos no es suficiente para garantizar el anonimato de los datos. De hecho, la búsqueda de citas directas en una búsqueda de Google suele ser suficiente para identificar a los participantes. cualquiera puede potencialmente tener acceso a los resultados de búsqueda que revelen el autor y su identidad. Para mitigar este problema, muchos académicos optan por parafrasear los datos textuales para evitar la identificación de la fuente. Por lo tanto, "las preocupaciones éticas deben ser reexaminadas a la luz de las nuevas tecnologías tanto para los sujetos como para los investigadores".

Contenido relacionado

Rodolfo Virchow

Rudolf Ludwig Carl Virchow fue un médico, antropólogo, patólogo, prehistoriador, biólogo, escritor, editor y político alemán. Se le conoce como "el...

Eleanor Leacock

Eleanor Burke Leacock fue una antropóloga y teórica social que hizo importantes contribuciones al estudio de las sociedades igualitarias, la evolución del...

Innu

El Innu / Ilnu o Innut / Innuat / Ilnuatsh anteriormente llamado Montagnais del período colonial francés son los habitantes indígenas del territorio en la...
Más resultados...