Batalla de Bannockburn

ImprimirCitar
1314 batalla durante la Primera Guerra de la Independencia Escocesa

La Batalla de Bannockburn (gaélico escocés: Blàr Allt nam Bànag o Blàr Allt a' Bhonnaich) luchó el 23 y 24 de junio de 1314, fue una victoria del ejército del rey escocés Robert the Bruce sobre el ejército del rey Eduardo II de Inglaterra en la Primera Guerra de la Independencia Escocesa. Fue un punto de inflexión importante en la guerra, que solo terminó oficialmente 14 años después con la restauración de jure de la independencia escocesa en virtud del Tratado de Edimburgo-Northampton; por esta razón, Bannockburn se considera un momento histórico en la historia escocesa.

El rey Eduardo II invadió Escocia después de que Bruce exigiera en 1313 que todos los partidarios, aún leales al derrocado rey escocés John Balliol, reconocieran a Bruce como su rey o perderían sus tierras. El castillo de Stirling, una fortaleza real escocesa ocupada por los ingleses, estaba sitiada por el ejército escocés. El rey Eduardo reunió una formidable fuerza de soldados para relevarlo: el ejército más grande que jamás haya invadido Escocia. Los ingleses convocaron a 25.000 soldados de infantería y 2.000 caballos de Inglaterra, Irlanda y Gales contra 6.000 soldados escoceses, que Bruce había dividido en tres contingentes diferentes. El intento de Edward de levantar el sitio fracasó cuando encontró su camino bloqueado por un ejército más pequeño comandado por Bruce.

El ejército escocés se dividió en cuatro divisiones de schiltrons comandadas por (1) Bruce, (2) su hermano Edward Bruce, (3) su sobrino, Thomas Randolph, el conde de Moray y (4) una comandada conjuntamente por Sir James Douglas y el joven Walter the Steward. El amigo de Bruce, Angus Og Macdonald, señor de las islas, trajo a miles de isleños a Bannockburn, incluidos guerreros galloglass, y el rey Robert les asignó el lugar de honor a su lado en su propio schiltron con los hombres de Carrick y Argyll..

Después de que Robert Bruce matara a Sir Henry de Bohun el primer día de la batalla, los ingleses se retiraron ese día. Esa noche, Sir Alexander Seton, un noble escocés que servía en el ejército de Edward, desertó al lado escocés e informó al rey Robert de la baja moral del campo inglés, diciéndole que podían ganar. Robert Bruce decidió lanzar un ataque a gran escala contra las fuerzas inglesas al día siguiente y usar sus schiltrons como unidades ofensivas, tal como los había entrenado. Esta fue una estrategia que su predecesor William Wallace no había empleado. El ejército inglés fue derrotado en una batalla campal que resultó en la muerte de varios comandantes destacados, incluidos el conde de Gloucester y Sir Robert Clifford, y la captura de muchos otros, incluido el conde de Hereford.

La victoria contra los ingleses en Bannockburn es una de las más célebres en la historia de Escocia, y durante siglos la batalla se ha conmemorado en versos y arte. El National Trust for Scotland opera el Centro de visitantes de Bannockburn (anteriormente conocido como Bannockburn Heritage Centre). Aunque la ubicación exacta de la batalla es incierta, se erigió un monumento moderno en un campo sobre un posible sitio del campo de batalla, donde se cree que acamparon las partes en guerra, junto a una estatua de Robert Bruce diseñada por Pilkington Jackson. El monumento, junto con el centro de visitantes asociado, es una de las atracciones turísticas más populares de la zona.

Antecedentes

Edward I había querido expandir Inglaterra para evitar que una potencia extranjera como Francia capturara territorios en las islas británicas. Pero necesitaba la lealtad de Escocia, lo que lo llevó a su campaña para capturar Escocia. Las Guerras de Independencia Escocesa entre Inglaterra y Escocia comenzaron en 1296 e inicialmente, los ingleses tuvieron éxito bajo el mando de Eduardo I, habiendo obtenido victorias en la Batalla de Dunbar (1296) y en la Captura de Berwick (1296). La destitución de John Balliol del trono escocés también contribuyó al éxito inglés. Sin embargo, los escoceses habían obtenido la victoria al derrotar a los ingleses en la batalla del puente de Stirling en 1297. Esto fue contrarrestado más tarde por la victoria de Eduardo I en la batalla de Falkirk (1298). Para 1304, Escocia había sido conquistada, pero en 1306, Robert the Bruce tomó el trono escocés y se reabrió la guerra.

Después de la muerte de Eduardo I en 1307, su hijo Eduardo II de Inglaterra fue coronado rey, pero fue incapaz de proporcionar el liderazgo decidido que su padre había mostrado, y la posición inglesa pronto se volvió más difícil.

En 1313, Bruce exigió la lealtad de todos los partidarios restantes de Balliol, bajo la amenaza de perder sus tierras. También exigió la rendición de la guarnición inglesa en el castillo de Stirling, uno de los castillos más importantes en poder de los ingleses, ya que dominaba la ruta hacia el norte hacia las Tierras Altas de Escocia. Fue sitiado en 1314 por el hermano menor de Robert the Bruce, Edward Bruce, y los ingleses decidieron que si el castillo no era relevado a mediados del verano, sería entregado a los escoceses.

Los ingleses no pudieron ignorar este desafío y prepararon y equiparon una campaña sustanciosa. Eduardo II solicitó a Inglaterra, Gales e Irlanda 2.000 soldados de caballería fuertemente blindados y 25.000 de infantería, muchos de los cuales probablemente estaban armados con arcos largos. Se estima que no llegó más de la mitad de la infantería, pero el ejército inglés seguía siendo, con mucho, el más grande que jamás haya invadido Escocia. El ejército escocés probablemente contaba con alrededor de 6.000 hombres, incluidas no más de 500 fuerzas montadas. A diferencia de los ingleses, la caballería escocesa probablemente no estaba equipada para cargar contra las líneas enemigas y solo era adecuada para escaramuzas y reconocimiento. La infantería escocesa probablemente estaba armada con hachas, espadas y picas, e incluía solo unos pocos arqueros.

Se desconoce la ventaja numérica precisa de las fuerzas inglesas en relación con las fuerzas escocesas, pero los investigadores modernos estiman que los escoceses se enfrentaron a fuerzas inglesas de una y media a dos o tres veces su tamaño.

Preludio

Holkham Bible, c. 1330: Depiction of a Bible battle, giving an impression of how soldiers were equipped at Bannockburn.

En la mañana del 23 de junio de 1314, aún no estaba claro si se iba a producir una batalla. Los ejércitos aún estaban separados por ocho millas, lo que le dio al rey Robert the Bruce tiempo suficiente para decidir si avanzar hacia el norte más allá del Forth o hacia el oeste río arriba hacia un distrito de musgos y colinas. Robert sabía que esta última decisión influiría en los planes de Eduardo II y de su señor. Dado el objetivo declarado y el avance de la marcha la semana anterior, era obvio que los ingleses continuarían su avance sobre Stirling. En un esfuerzo por "rescatar" Stirling, Eduardo II continuó apurando a sus tropas, lo que resultó en que las tropas marcharan setenta millas en una semana. Muchos historiadores critican a Eduardo II por este movimiento, ya que no actuaba como líder de un ejército bien entrenado, sino que actuaba como un peregrino. Esta mala toma de decisiones por parte de Eduardo II llevó a que los caballos, los jinetes y la infantería se agotaran extremadamente por el trabajo y el hambre. Ahora Eduardo II estaba al alcance de Stirling. Eduardo II y sus asesores comenzaron a hacer planes para la próxima batalla. Cualquiera que sea la experiencia en planificación de batallas de la que Eduardo II careciera no importaba, ya que seguramente la compensó con sus asesores. Eduardo II y sus asesores estaban al tanto de los lugares donde los escoceses probablemente los desafiarían y enviaron órdenes para que sus tropas se prepararan para un enemigo establecido en un terreno pantanoso cerca del río Forth, cerca de Stirling. Los ingleses parecen haber avanzado en cuatro divisiones. Los escoceses reunieron formaciones defensivas conocidas como 'schiltrons', que eran fuertes cuadrados defensivos de hombres con picas. Thomas Randolph, primer conde de Moray, comandaba la vanguardia escocesa, que estaba estacionada a una milla al sur de Stirling, cerca de la iglesia de St. Ninian, mientras que el rey comandaba la retaguardia en la entrada de New Park. Su hermano Edward dirigió la tercera división. La cuarta división estaba nominalmente bajo el joven Walter the Steward, pero en realidad bajo el mando de Sir James Douglas. Los arqueros escoceses usaban arcos largos con duelas de tejo y, aunque estos no eran más débiles o inferiores que los arcos largos ingleses, había menos arqueros escoceses, posiblemente solo 500. Estos arqueros jugaron un papel pequeño en la batalla. Existe evidencia de primera mano en un poema, escrito justo después de la batalla por el fraile carmelita capturado Robert Baston, de que uno o ambos bandos emplearon honderos y ballesteros.

Batalla

Ubicación del campo de batalla

El sitio exacto de la Batalla de Bannockburn se ha debatido durante muchos años, pero la mayoría de los historiadores modernos están de acuerdo en que el sitio tradicional, donde se erigió un centro de visitantes y una estatua, no es correcto.

Se ha considerado una gran cantidad de ubicaciones alternativas, pero los investigadores modernos creen que solo dos merecen una consideración seria:

  • Un área de terreno de peaty fuera del pueblo de Balquhiderock conocido como el Dryfield, alrededor. 75 millas (1,21 km) al este del sitio tradicional.
  • El Carse de Balquhiderock, cerca de 1,5 millas al noreste del sitio tradicional. Este lugar es aceptado por la National Trust como el sitio más probable.

Importancia

Esta batalla fue un intento de Sir Robert the Bruce de legitimar su reinado a través del combate. Un artículo de Medieval Warfare afirma: 'Robert Bruce, rey de Escocia desde 1306 hasta su muerte en 1329, cuando tenía alrededor de 55 años, no era ajeno al campo de batalla. Hizo la guerra para desgastar a sus oponentes escoceses y al régimen inglés en Escocia, que culminó en la Batalla de Bannockburn en 1314. Para legitimar su realeza y liberar su reino. Fue una batalla que Robert the Bruce esperaba confirmaría su lugar en el trono de Escocia y obligaría a Eduardo II a reconocerlo como rey. Bruce también enfrentó luchas internas por la corona de Escocia entre los 'Balliols, Bruces y la nación política escocesa en una contienda por la corona que duró décadas'. Podría decirse que la importancia militar de la Batalla de Bannockburn fue más importante que la batalla en sí. Como declaró W.M. Mackenzie: 'La victoria en Bannockburn es más que un interés nacional y tuvo otros resultados además de los que afectaron inmediatamente a Escocia. Con Falkirk y Courtrai (1302), donde el lacayo flamenco destrozó la caballería de Francia, y más que cualquiera de estos inicia el cambio que se produciría en el arte de la guerra medieval, al demostrar la superioridad de la infantería debidamente manejada sobre la caballería. hombres de armas sobre los que hasta entonces se había depositado toda la tensión de la lucha. Los derrotados aprendieron rápidamente la lección y la aplicaron a su manera. Esto demuestra la gran importancia del lancero escocés en el escenario mundial, ya que muchos países comenzaron a adaptarse a este campo de batalla medieval dominado por la infantería. Se estaban alejando de la caballería y más hacia el dominio del soldado de a pie. Otro gran detalle para agregar es que esta batalla fue esencialmente por los derechos del Castillo de Stirling. Robert the Bruce no quería ceder el castillo a los ingleses, ya que era un punto de partida importante. Esto está respaldado por Herbert Maxwell, quien afirmó que " La posición de Bruce se tomó para impedir el acceso de King Edwards a Stirling."

Primer día de batalla

Una interpretación de la batalla de Bannockburn, primer día

La mayoría de las batallas medievales duraron poco, duraron solo unas pocas horas, por lo que la Batalla de Bannockburn es inusual porque duró dos días. Poco antes de la batalla, el rey Robert escogió un campo llano flanqueado por un bosque conocido como New Park para establecer el campamento para la próxima batalla. Esto se debió a que el bosque le dio a Bruce y sus soldados de a pie una ventaja ya que los ingleses eran muy expertos en caballería. Los escoceses dividieron su ejército en cuatro divisiones y Bruce ordenó a las cuatro divisiones que formaran una formación de diamante. Bruce cubrió la retaguardia al sur, Douglas al este, Randolph al norte (la dirección de Stirling), con 500 jinetes al mando de Keith al oeste, en reserva. El 23 de junio de 1314 avanzaron dos formaciones de caballería inglesa. El primero estaba comandado por el Conde de Gloucester y por el Conde de Hereford. Siguieron detrás de un destacamento más pequeño de aproximadamente 300 soldados liderados por Sir Robert Clifford y Sir Henry de Beaumont que marcharon más cerca del río Forth. Ambos destacamentos marcharon frente a la principal fuerza de combate. Estos dos destacamentos tenían la tarea de levantar el sitio de Stirling. La fuerza Hereford-Gloucester fue la primera en cruzar Bannockburn y marchó hacia los bosques que ocultaban a los escoceses y se interpusieron en el camino de los escoceses en su camino a Stirling. Poco sabían los ingleses que The Bruce se había aventurado lejos de su protección natural. El rey Robert no estaba completamente armado para el combate, sino que estaba armado para el reconocimiento con solo un caballo pequeño, una armadura ligera y un hacha para defenderse. El sobrino de Hereford, Henry de Bohun, vio al rey tan mal equipado y se aprovechó. Henry de Bohun cargó con su equipo completo de combate con su lanza y se encontró con las tropas del rey Robert. Bruce y Henry de Bohun, sobrino del conde de Hereford, se enfrentaron en lo que se convirtió en un célebre caso de combate singular. Bohun cargó contra Bruce y, cuando los dos pasaron uno al lado del otro, Bruce partió la cabeza de Bohun con su hacha. Luego, los escoceses se apresuraron contra las fuerzas inglesas bajo el mando de Gloucester y Hereford, quienes se retiraron, luchando por regresar a Bannockburn. Esta historia es importante porque fue un reflejo del liderazgo de Sir Robert The Bruce. Se afirma en un artículo de Sidney Dean que "Aunque fue controvertido entre sus compañeros, Bruce se ganó el respeto de sus soldados liderando desde el frente y mostrando coraje físico"

La segunda fuerza de caballería inglesa estaba al mando de Robert Clifford y Henry de Beaumont. Sus fuerzas incluían a Sir Thomas de Grey de Heaton, padre del cronista Thomas Grey. El joven Gray describió la batalla:

Robert Lord de Clifford y Henry de Beaumont, con trescientos hombres en brazos, hicieron un circuito al otro lado de la madera hacia el castillo, manteniendo el terreno abierto. Thomas Randolph, primer conde de Moray, sobrino del rey Robert, que era el líder de la guardia avanzada escocesa, oyendo que su tío había repulsado la guardia avanzada de los ingleses en el otro lado de la madera, pensó que debía tener su parte, y emitiendo de la madera con su división marchó a través del campo abierto hacia los dos señores antes mencionados.

Sir Henry de Beaumont llamó a sus hombres: "Esperemos un poco; que vengan; démosles espacio".

"Señor," dijo Sir Thomas Gray, "Dudo que lo que les dé ahora, tendrán todo demasiado pronto".

"Muy bien" exclamó el dicho Henry, "si tienes miedo, fuera".

"Señor," respondió el dicho Tomás, "no es por temor que yo volaré este día."

Así que, diciendo, entró entre Beaumont y Sir William Deyncourt y acusó al grueso del enemigo. William fue asesinado, Thomas fue tomado prisionero, su caballo fue asesinado en los picos, y él mismo llevó a los escoceses a pie cuando marcharon, habiendo recorrido completamente el escuadrón de los dos señores. Algunos de los ingleses huyeron al castillo, otros al ejército del rey, que ya habían abandonado el camino por la madera había desbordado sobre una llanura cerca del agua de Forth más allá de Bannockburn, una malvada, profunda y húmeda marisma, donde el ejército ingles dijo que no se atrevía y permanecía toda la noche, habiendo perdido tristemente la confianza y siendo demasiado desafectado por los acontecimientos del día.

Sir Thomas Grey, Scalacronica, traducido por Herbert Maxwell


Segundo día de batalla

Una interpretación de la batalla de Bannockburn, segundo día.

Durante la noche, las fuerzas inglesas cruzaron el arroyo conocido como Bannockburn y establecieron su posición en la llanura que se extendía más allá. Un caballero escocés, Alexander Seton, que luchaba al servicio de Eduardo II de Inglaterra, abandonó el campamento inglés y le dijo a Bruce que la moral de los ingleses estaba baja y lo animó a atacar.

Por la mañana, los escoceses avanzaron desde New Park. No mucho después del amanecer, Edward se sorprendió al ver a los piqueros escoceses emerger de la protección del bosque y avanzar hacia su posición. A medida que el ejército de Bruce se acercaba, se detuvieron y se arrodillaron en oración. Según los informes, Edward dijo sorprendido: "¡Rezan por misericordia!" "Por misericordia, sí," uno de sus asistentes respondió: 'pero de Dios, no de ti'. Estos hombres vencerán o morirán."

El conde de Gloucester había discutido con el conde de Hereford sobre quién debería liderar la vanguardia en la batalla. También había tratado de persuadir al rey de que se pospusiera la batalla. Esto llevó al rey a acusarlo de cobardía. Incitado por la acusación, el conde de Gloucester avanzó para encontrarse con los escoceses. Pocos acompañaron a Gloucester y, cuando llegó a las líneas escocesas, fue rápidamente rodeado y asesinado.

Los ingleses fueron gradualmente empujados hacia atrás y aplastados por los escoceses. schiltrons Los arqueros ingleses intentaron apoyar el avance de los caballeros, pero se les ordenó que dejaran de disparar, ya que estaban causando bajas entre los suyos. Luego, los ingleses intentaron desplegar sus arqueros ingleses y galeses para flanquear a los escoceses que avanzaban, pero fueron dispersados por 500 jinetes escoceses al mando del mariscal Sir Robert Keith. (Aunque la caballería escocesa a veces se describe como caballería ligera, esto parece ser una mala interpretación de la afirmación de Barbour de que se trataba de hombres de armas montados en caballos más ligeros que los de sus homólogos ingleses).

La caballería inglesa estaba cercada contra los Bannockburn, lo que les dificultaba maniobrar. Incapaces de mantener sus formaciones, rompieron filas. Pronto quedó claro para Aymer de Valence y Giles d'Argentan (supuestamente el tercer mejor caballero de Europa) que los ingleses habían perdido la batalla y que Eduardo II necesitaba a toda costa ser conducido a un lugar seguro. Tomando las riendas del caballo del rey, lo arrastraron, seguido de cerca por 500 caballeros de la guardia real.

Una vez que se alejaron de la batalla, d'Argentan se volvió hacia el rey y dijo: "Señor, su protección estaba encomendada a mí, pero ya que está seguro en su camino, haré una oferta. te despides porque nunca he huido de una batalla, ni lo haré ahora." Hizo girar a su caballo para volver a las filas de los escoceses, donde fue vencido y asesinado.

Retiro de inglés

Edward huyó con su guardaespaldas personal y el pánico se extendió entre las tropas restantes, convirtiendo su derrota en una derrota. El rey Eduardo con unos 500 hombres huyó primero al castillo de Stirling, donde Sir Philip de Moubray, comandante del castillo, lo rechazó porque el castillo sería entregado en breve a los escoceses. Luego, perseguido por James Douglas y una pequeña tropa de jinetes, Edward huyó al castillo de Dunbar, desde donde tomó un barco a Berwick. De la carnicería de Bannockburn, el resto del ejército trató de escapar a la seguridad de la frontera inglesa, 90 millas (140 km) al sur. Muchos fueron asesinados por el ejército escocés que los perseguía o por los habitantes del campo por el que pasaban.

El historiador Peter Reese escribió que "solo un grupo considerable de hombres, todos soldados de a pie, lograron escapar a Inglaterra." Se trataba de una fuerza de lanceros galeses que se mantenían unidos por su comandante, Sir Maurice de Berkeley. La mayoría de ellos llegaron a Carlisle. Sopesando la evidencia disponible, Reese concluye que "parece dudoso que incluso un tercio de los soldados de a pie regresaran a Inglaterra". Si su estimación es precisa, de 16.000 soldados de infantería ingleses, unos 11.000 murieron. El cronista inglés Thomas Walsingham dio el número de hombres de armas ingleses que fueron asesinados en 700, mientras que 500 hombres de armas más se salvaron como rescate. Las pérdidas escocesas parecen haber sido comparativamente leves, con solo dos caballeros entre los muertos.

Consecuencias

La consecuencia inmediata fue la rendición del castillo de Stirling, una de las fortalezas más importantes de Escocia, al rey Robert. Luego lo despreció (arrasó) para evitar que lo retomaran. Casi tan importante fue la rendición del castillo de Bothwell, donde se había refugiado un grupo considerable de nobles ingleses, incluido el conde de Hereford. Al mismo tiempo, las fortalezas eduardianas de Dunbar y Jedburgh también estaban siendo capturadas. Para 1315, solo Berwick permanecía fuera del control de Robert. A cambio de los nobles capturados, Eduardo II liberó a la esposa de Robert, Elizabeth de Burgh, las hermanas Christina Bruce, Mary Bruce y su hija Marjorie Bruce, y Robert Wishart, obispo de Glasgow, poniendo fin a su encarcelamiento de 8 años en Inglaterra.

La derrota de los ingleses abrió el norte de Inglaterra a las incursiones escocesas y permitió la invasión escocesa de Irlanda. Estos finalmente llevaron, después del fracaso de la Declaración de Arbroath para asegurar el reconocimiento diplomático de la independencia de Escocia por parte del Papa, al Tratado de Edimburgo-Northampton en 1328. En virtud del tratado, la corona inglesa reconoció la plena independencia del Reino. de Escocia, y reconoció a Robert the Bruce, y sus herederos y sucesores, como los gobernantes legítimos.

Bajas notables

Las siguientes son las bajas y los cautivos notables de la batalla.

Muertes

  • Gilbert de Clare, 8o Conde de Gloucester
  • Sir Giles d'Argentan
  • John Lovel, 2o Barón Lovel
  • John Comyn, Señor de Badenoch
  • Robert de Clifford, Primer Barón de Clifford
  • Sir Henry de Bohun
  • William Marshal, Mariscal de Irlanda
  • Edmund de Mauley, King's Steward
  • Sir Robert de Felton de Litcham, Primer Señor
  • Malduin (Malcolm) MacGilchrist, 3er Señor de Arrochar
  • William de Vescy de Kildare
  • John de Montfort, 2o Barón Montfort
  • Payn Tibetoft, 1er Barón Tibotot
  • William de Hastelegh
  • Edmund Hastings, 1er Barón Hastings
  • Miles de Stapleton
  • Simon Ward
  • Michael de Poinyng
  • Thomas de Ufford
  • John de Elsingfelde
  • Ralph de Beauchamp

Cautivos

  • Humphrey de Bohun, 4o Conde de Hereford
  • John Segrave, 2o Barón Segrave
  • Maurice de Berkeley, 2o Barón Berkeley
  • Thomas de Berkeley
  • Sir Marmaduke Tweng
  • Ralph de Monthermer, 1er Barón Monthermer
  • Robert de Umfraville, Earl de Angus
  • Sir Anthony de Luci
  • Sir Ingram de Umfraville
  • Sir John Maltravers, 1er Barón Maltravers
  • Sir Thomas de Grey de Heaton
  • William Le Latimer
  • John Giffard
  • Giles de Beauchamp
  • Gilbert de Bohun
  • Thomas de Ferrers
  • Roger Corbet
  • John Bluwet
  • Bartolomé de Enefeld
  • John Cysrewast
  • John de Clavering

Legado

Centro de visitantes de Bannockburn

El hemicircle del monumento moderno de Bannockburn

En 1932, el Comité de Preservación de Bannockburn, bajo la dirección de Edward Bruce, décimo conde de Elgin y Kincardine, entregó tierras al National Trust for Scotland. Se compraron más terrenos en 1960 y 1965 para facilitar el acceso de los visitantes. Se erigió un monumento moderno en un campo sobre el posible lugar de la batalla, donde se cree que acamparon las partes beligerantes la noche anterior a la batalla. El monumento consta de dos paredes semicirculares que representan a los partidos enfrentados. Cerca se encuentra la estatua de Bruce de la década de 1960 de Pilkington Jackson. Aunque la estatua fue concebida por Pilkington Jackson, encargó a Thomas Taylor Bowie del Ontario College of Art en Toronto que creara la estatua. El monumento, y el centro de visitantes asociado, es una de las atracciones turísticas más populares de la zona. El campo de batalla se ha incluido en el Inventario de campos de batalla históricos en Escocia y está protegido por Escocia histórica en virtud de la Ley de entorno histórico (enmienda) de 2011.

El National Trust for Scotland gestiona el Centro de visitantes de Bannockburn (anteriormente conocido como Bannockburn Heritage Centre), que está abierto todos los días de marzo a octubre. El 31 de octubre de 2012, el edificio original se cerró para su demolición y reemplazo por un nuevo diseño, inspirado en los edificios tradicionales escoceses, de Reiach and Hall Architects. El proyecto es una asociación entre National Trust for Scotland e Historic Environment Scotland, financiado por el gobierno escocés y Heritage Lottery Fund. El nuevo centro de visitantes del campo de batalla, ahora renombrado como Centro de visitantes de Bannockburn, abrió en marzo de 2014. Una de las atracciones creadas por la remodelación del centro y del cercano monumento conmemorativo del campo de batalla de 9 millones de libras esterlinas es un juego multijugador computarizado.

El 11 de junio de 2020, durante las protestas de George Floyd en el Reino Unido, la estatua fue desfigurada con grafitis.

Artes

Bruce dirige sus tropas, de Cassell Historia de Inglaterra.

"Escoceses ¿Qué Hae?" es el título de un poema patriótico de Robert Burns. El coro del himno nacional no oficial de Escocia Flower of Scotland se refiere a la victoria de Escocia sobre Edward y los ingleses en Bannockburn.

Muchas obras de arte representan la batalla. John Duncan y Eric Harald Macbeth Robertson pintaron el encuentro de Bruce con de Bohun. John Phillip pintó a Bruce recibiendo el sacramento en la víspera de la batalla. John Hassall pintó un tema similar. Una pintura de William Findlay muestra a Bruce en la batalla.

Galería

Contenido relacionado

VIII milenio antes de Cristo

Gran Guerra del Norte

Ska

Más resultados...
Tamaño del texto:
Editar